Archivo de etiquetas| subvenciones

Saqueo a la “clase media”

La CUP – Candidatura de Unidad Popular – es un partido político catalán de izquierdas, de marcado carácter independentista y defensor a ultranza de “los países catalanes”. No reconoce al Estado español ni a la monarquía, es anticapitalista y la formación que más apoyo ofrece a la organización y a las acciones de los CDR – Comités de Defensa de la República – surgidos en el año 2017 con el objetivo inicial de facilitar la realización del referéndum de independencia de Cataluña, y que se han convertido en los protagonistas principales de todas las algaradas, alborotos y destrozos en el mobiliario público de cualquier acto reivindicativo que se produzca en Cataluña.

Como es fácil, y barato, “disparar con pólvora del rey”, han propuesto una renta básica universal que se sostenga “con un tipo único de IRPF del 49%” y que asegura que beneficiaría a un 80% de la población catalana, añadiendo que “no debe ser entendida como caridad sino como un derecho, un derecho a la existencia como primera base de la libertad republicana”, a la que “todo el mundo tendría derecho universal e incondicional, sin que se tenga que demostrar los recursos que perciben, ni haya control ni fiscalización de la pobreza”.

Otra puñalada al trabajador: El plan de Podemos para las pensiones subiría la presión fiscal a sueldos a partir de 2.400 € al mes y en los casos de las comunidades con tipos efectivos más elevados, el incremento afectaría a salarios netos inferiores a esta cuantía. Nuevo saqueo a la “clase media”, que es la que verdaderamente les molesta.

Si alguien viene a robarte a tu casa, ¿qué haces? Yo creo que la respuesta no se puede dar de antemano porque no se sabe cómo podemos reaccionar cada uno de nosotros; si es en Estados Unidos, hasta ahora, porque ya veremos qué hace el nuevo presidente progresista Joe Biden, además de llevar al mundo a alguna guerra como ya hicieron sus predecesores del Partido Demócrata, puedes defender tu propiedad privada con cualquier medio al alcance, incluso provocando la muerte del asaltante; en España, que somos más papistas que el Papa y que se ha legislado reduciendo las penas a los delincuentes de forma mucho más laxa que en el resto de países de Europa, casi hay que darles las gracias porque no te maten a ti. Pero en la práctica, alguna vez intentarán robar a alguien al que pillen cabreado, por la razón que sea, y aparecerán las hoces en la mano. Una cosa es la justicia distributiva y que todos contribuyamos a paliar la pobreza de forma alícuota, y otra muy distinta es que el país se convierta en una pléyade de subvencionados perennes, parásitos sociales, a costa del sudor de quienes se esfuerzan todos y cada uno de los días de su vida para sacar adelante a su familia. Poner un impuesto único por IRPF del 49% es un atraco a mano armada a las personas que verdaderamente sostienen la economía del país.

Mi nueva vida

Confieso que he estado equivocado durante muchos años. Nací pobre de solemnidad, en una corrala en la que la letrina estaba en un patio anejo a la vivienda y en la que el Marca hacía las veces de papel higiénico del momento.

Hijo de un trabajador incansable y de una madre ocupada todo el día en encender el fuego, limpiar la casa, lavar, planchar, preparar la comida, aún le sobraba faena para tener que remendar por la noche los calcetines del marido y de los hijos, utilizando un huevo de madera que se introducía en ellos y se cosían por fuera, trabajo muy delicado porque si no se realizaba bien, el cosido se clavaba en los pies cuando te los calzabas.

Fui un chaval espabilado, más que nada por necesidad, no mal estudiante, rebelde con causa, que se acentuó cuando hice el servicio militar en un regimiento de la España profunda al que destinaban los soldados de más nivel cultural, pero con ideas políticas contrarias al régimen imperante.

Trabajé mucho y logré situarme en una labor profesional en la que ganaba 2.500 euros mensuales. Y aquí es cuando se produjo mi milagro espiritual. Me di cuenta que entre lo que me retenían por impuestos de rendimiento del trabajo, de la seguridad social, que mis hijos no tenían becas de ningún tipo y tenía que pagar los colegios, los libros y resto de gastos inherentes a su educación, el alquiler de la vivienda, agua, luz e internet, al final me quedaban unos 600 euros mensuales para vivir.

Me comparé con quienes no trabajan y están subvencionados en todo y por todo, y llegué a la conclusión que estaba haciendo el tonto. Dejé el trabajo, me apunté al paro, cuando se acabó el paro me acogí a otras subvenciones, hago alguna chapucilla de cuando en cuando, por supuesto, sin pagar impuestos, di una patada a una puerta y ahora vivo de okupa, sin pagar alquiler, agua ni luz, no consiguen echarme de la vivienda porque un amiguete me apuntó a eso de “stop desahucios”, no pago ninguna multa porque soy insolvente y por lo tanto no me pueden embargar, y el dinero que tengo lo guardo en una caja de zapatos muy bien escondida en un sitio que solo yo conozco.

Así que este “puente” del Pilar he decidido actuar como la ultraizquierda política que me ha dado la buena situación que ahora tengo. Pese al confinamiento en Madrid, nuestro presidente del Gobierno, Sr. Sánchez, se ha ido a Portugal; el exministro Bono, a Panamá; las ministras Calvo, Calviño, Marisú Montero, Celaá y Robles; los ministros Ábalos, Campo, Marlaska, Castells e Illa; uno de los más imparciales presentadores televisivos, el Gran Wyoming; todos ellos, y ellas, han abandonado Madrid.

Con este ejemplo, yo también he salido de Madrid, igual que mis líderes del Gobierno, y he ido a comer opíparamente, como hacen mis líderes sindicales, siguiendo el patrón de mi líder podemita Pablo Iglesias de prosperar pasando de vivir en Vallecas a un chalet de un millón de euros, pagando en efectivo no vaya a ser que a algún inspector de Hacienda le dé por mirar mi no declaración, lo que puede impedirle revisar la de los Pujol, la de políticos que eran pobres de solemnidad y ahora son ricos, y la de todos aquellos que por los signos externos, su vida social no corresponde con los ingresos declarados.

Una vez de viaje, he pasado a Portugal, país hermano que cada día está más cerca del nivel de vida en España, y he comprado mascarillas, que parece es la panacea actual para el tema del coronavirus; allí se vende la caja de veinte mascarillas quirúrgicas a un precio total, impuestos incluidos, de 1,74 euros la caja, lo que me ha hecho pensar que algún camarada se está poniendo las botas, metafóricamente hablando, pues es de suponer que tendrá que estar regando el huerto para que crezca la hierba.

Y cuando he vuelto a casa he revisado la ley que dictó Doña Menda, Condesa de Cabra, sobre el confinamiento en la Comunidad Autónoma de Madrid. Me he dado cuenta que he cumplido con la ley, porque el artículo 5.1 está redactado por algún abogado de los que pasó curso sin aprobar todas las asignaturas, una sola palabra “EXCEPTO” cambia todo el texto legal, con lo que hay base más que suficiente para que sean nulas todas las multas que se están poniendo por saltarse la reclusión que, en teoría, el Gobierno ha decretado.

Esto es lo que hay. La España de “charanga y pandereta” de Antonio Machado, de la improvisación, de la hipocresía y apariencia de la novela picaresca, del vago y maleante, del fariseo que predica con la palabra, pero guarda el trigo en su silo, del que no se espera, como decía el periodista José María Garcia, “ni una mala palabra ni una buena acción”, de la España que nos ha tocado hoy vivir. Menos mal que nos queda Nadal.

Autocracia política

El PSOE, en la persona de la presidenta del Senado, Pilar Llop, ha presentado un nuevo Código de Conducta de la Cortes Generales, en el que se elimina el artículo dos del actual, que decía “los parlamentarios deben actuar con pleno acatamiento y respeto a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico”; y aparece uno nuevo: “Los miembros de las Cortes Generales ejercerán sus derechos y cumplirán sus deberes atendiendo exclusivamente a la consecución del interés general y se abstendrán de buscar u obtener beneficio económico”.

En pocas palabras: El PSOE elimina el requisito de acatar la Constitución por parte de diputados y senadores.

El sector marxista del PSOE, el leninista de Podemos y los secesionistas catalanes y vascos, no tienen intención de “cumplir y hacer cumplir la Constitución”. El primero de ellos, Pablo Iglesias, que ha roto su promesa de lealtad al Rey cuando tomó posesión de su cargo como VP del Gobierno, proclamando alto y claro que su primer objetivo es “una nueva República” que reconozca la plurinacionalidad de España, con una organización “más federal, más confederal”.

 

 

Estamos ante un nuevo Frente Popular, de luctuoso recuerdo del siglo pasado, queriendo acabar con la Transición del régimen franquista a la democracia, aprovechando la pandemia del coronavirus, la crisis económica, la invasión de inmigrantes ilegales perfectamente organizados en sus llegadas a las costas españolas, siguiendo de forma textual el Decálogo de Lenin o Manual para tomar el control de una sociedad: Corrompa a la juventud y dele libertad sexual; infiltre y después controle todos los medios de comunicación de masas;  divida a la población en grupos antagónicos, incitando las discusiones sobre asuntos sociales; destruya la confianza del pueblo en sus líderes; hable siempre sobre Democracia y Estado de Derecho, pero, en cuanto se presente la oportunidad, asuma el Poder sin ningún escrúpulo;  colabore con el vaciamiento de los dineros públicos; promueva disturbios y contribuya para que las autoridades constituidas no las repriman; contribuya a destruir los valores morales, la honestidad y la creencia en las promesas de los gobernantes.

Se utilizan las subvenciones, bajo cualquier otro nombre que encubra esa nomenclatura, para tener cautivos a una serie de personas que viven de ello, se acostumbren a no trabajar y no pueden pasar sin depender de un Gobierno que trasvase el dinero de los que crean riqueza a los que viven establecidos en el Mito de la Caverna de Platón, sombras irreales que simulan una realidad engañosa y superficial. Esta ficción proyectada por la luz de la hoguera los distrae de la realidad: la caverna en la que permanecen encadenados, y si alguno de los hombres se liberase de las cadenas y pudiese mirar hacia atrás, la realidad le confundiría y le molestaría. Todo ello confluye en la manera en la que los medios de comunicación afines y las opiniones hegemónicas de ese Frente Popular moldean nuestros puntos de vista y nuestra manera de pensar, sin que nos demos cuenta de ello.

Y lo peor de todo es que, hoy por hoy, no veo oposición real de ningún tipo para poder contrarrestar la deriva marxista-comunista que nos está llevando a una situación de autocracia política.

 

Subvenciones

En España se confunde la justicia social con las subvenciones. Cuando yo era joven, en el Derecho Romano siempre se hacía referencia a lo que dijo el jurisconsulto romano Domicio Ulpiano, de origen fenicio, como los catalanes, para definir lo que es la JUSTICIA: Es la constante y perpetua voluntad de dar a uno lo que le corresponde.

Amparados en una idea marxista-leninista, se pretende que todos seamos iguales, que apruebe igual el que estudia y el que no, que cobre lo mismo el que trabaja que el que no, el soldado que el General. Eso no es solidaridad y mucho menos justicia, eso es inequidad comunista, y no hay mayor injusticia que tratar iguales a diferentes.

Veamos unos datos que afectan a toda la población española:

Muertos por cáncer previstos para el presente año 2019, fuente Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), un total de 277.234 personas, de los que serán 161.064 hombres y 116.170 mujeres. Existe una partida presupuestaria nacional de 140 millones de euros para la investigación del cáncer.

Muertos por accidentes de trabajo en 2018, un total de 652 personas, de las que 602 eran hombres y 50 mujeres. No existe partida presupuestaria nacional para estos casos. Datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Muertos por suicidio, un total de 3.769 personas en el año 2017, cifras que se han mantenido similares en 2018, de los que el 70% han sido hombres y el 30% mujeres.  No existe partida presupuestaria nacional contra el suicidio. El INE no facilita datos desde el año 2006.

Violencia de género. Las mujeres muertas por violencia de género, fuente Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, han sido:

 

 

Según MEDITERRÁNEO DIGITAL del 25-11-2019, el 87% de los detenidos durante el año 2019 por violencia de género, no son españoles, o sea, extranjeros, cuando los extranjeros representan el 9,8% de la población según las cifras oficiales del Padrón Municipal al 01-01-2018 según el INE.

Para la lucha contra la violencia de género existe una partida presupuestaria de 220 millones de euros.

De los hombres muertos por violencia de género, no hay estadísticas desde el año 2007.

 

 

Son los partidos políticos de izquierda los principales promotores de las algarabías feministas y del buen vivir de quienes en ellas militan, de las subvenciones y canonjías de que disfrutan. No tengo datos de Unidas Podemos, pero la red del PSOE en este tema, según Actuall del año 2016, es la siguiente:

 

 

Cuadro explicativo de las relaciones establecidas entre las dirigentes de las principales
organizaciones feministas vinculadas al PSOE y a la llamada «industria» de los malos tratos /Actuall.

Lo hasta aquí expuesto, son datos y las fuentes de las que los he obtenido. Que cada uno saque sus propias conclusiones, pero no con el corazón, que no piensa, solo hace fluir sangre, a algunos hasta obnubilarles el cerebro.

 

 

 

Primero de mayo

Primero de mayo, día internacional de los trabajadores del movimiento obrero mundial. Es una jornada que se ha utilizado habitualmente para realizar diferentes reivindicaciones sociales y laborales a favor de las clases trabajadoras por parte, fundamentalmente, de los movimientos socialistas, anarquistas, comunistas y, últimamente, podemitas.

Las manifestaciones realizadas hoy en las principales ciudades de España, vistas desde fuera, han resultado un fracaso, tanto por el número de manifestantes como por la politización de sus reivindicaciones: Se han confundido, o fundido, con temas independentistas (el Secretario General de UGT, el asturiano José María Álvarez Suárez dijo expresamente que era independentista catalán cuando optó a tal puesto), cada vez tienen menos afiliados y, desde luego, ninguno de nivel universitario, que creen en la meritocracia, de trabajadores de pequeñas empresas, de autónomos y de jóvenes en general, que piensan que ya no habrá nunca un trabajo para todo la vida.

Los Sindicatos viven de las subvenciones y, salvo honrosas excepciones, acogen entre los liberados a personas con ideas todavía imbuidas en la lucha de clases, y a aquellos que ven peligrar su puesto de trabajo en edad en la que no volverían a encontrar otro, por conflictivos, por falta de preparación o porque no rinden al nivel que el empresario demanda. Son los que hoy han dicho que o se reparte la riqueza (¿) o habrá un conflicto social garantizado. Mucho peor son los sindicatos autónomos secesionistas y radicales.

Los Sindicatos de la época de la Transición no tienen nada que ver con los actuales, aunque sean las mismas siglas. Aquellos tenían mucha razón de ser. Los de hoy, ninguna. Y lo peor es que son absolutamente necesarios en cualquier democracia, porque representan el contrapeso al poder del capital. Pero me temo que, como otras muchas cosas en España, o se actualizan y cambian su forma de ser y actuar, o acabarán en la inmensidad democrática de la nada, un “cementerio de elefantes” sufragados por el erario público.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 01-05-2018

Todo a Cien – 277 La recogida de la fresa

Hay noticias que no sé por qué, no publican los grandes medios de comunicación nacionales. Por ejemplo, los empresarios andaluces han tenido que contratar en origen, los que están en España tampoco quieren hacerlo, a once mil rumanos y marroquíes porque los andaluces no quieren trabajar en la recogida de la fresa. Y ¿por qué? Pues porque el convenio del sector establece un precio de seis euros la hora trabajada. Ocho horas al día por veinte días laborables, total novecientos sesenta euros, importe superior al salario mínimo interprofesional. Y hay gente que con el PER, el paro, las subvenciones y la economía sumergida, no quieren trabajar por ese dinero. Además de vagos e insolidarios con el resto de españoles, no pagan impuestos, pero sí demandan servicios.

 

 

Esto es conocido por todo el mundo, especialmente por las autoridades municipales, autonómicas y nacionales. Pero nadie pone remedio, nadie se atreve a poner orden en este tema y convertir en productivo el gasto improductivo que es la prestación por desempleo y subvenciones a quienes no trabajan, introduciendo criterios de eficacia, cambiando el concepto por el de Salario de Subsistencia, periodo transitorio, cobrando lo mismo que el SMI, con contraprestación de colaboración social de obligado cumplimiento por parte de los perceptores, en horario de jornada completa: Mañanas, de nueve a catorce horas, arreglo de carreteras y caminos, ambulatorios, hospitales, escuelas, cárceles, limpieza de bosques, riberas y acequias, medio ambiente, acompañamiento de disminuidos, discapacitados, ancianos, y mil y una necesidades más que es necesario cubrir. Horario de tarde, de cinco a siete: Cursos de capacitación impartidos por y en escuelas, institutos y universidades, controlados por el Estado. Todo ello con el mismo rigor con el que se lleva a cabo el horario en cualquier empresa privada.

Como ahora todo el que demande obligaciones a los ciudadanos es un fascista, nadie lo va a hacer. Como ejemplo de lo que se le podría venir encima, varios comentarios publicados a continuación de la noticia de la contratación de rumanos y marroquíes, textuales.

  • Pregunta cuanto pagan y después habla, y todo para que el dueño de las tierras gane un montón de pasta con la mano de obra semi esclava.
  • Este trabajo es muy duro. Recordar que es temporal y que si hay alguna otra alternativa es lógico que se busquen otra cosa. Con salarios dignos, claro que habría más demanda que oferta. Los medios de desinformación cada vez bailando más el agua a los caciques andaluces.
  • La noticia es que los andaluces no se dejan esclavizar y no quieren ir a la fresa.
  • Es mejor estar durmiendo en casa, o sujetando la barra de un bar que trabajando, mientras estoy cobrando el PER.
  • Yo estuve cogiendo naranjas en Málaga a ese precio; estuve dos días y me fui. ¡Que lo cojan ellos con los huevos! Encima te hablaban como si te estuvieran haciendo un favor por darte trabajo.
  • Nadie cuestiona la dureza del campo, desde siempre, ha sido unos de los trabajos más duros que existen, pero si hay gente que está cobrando el PER durante todo el año, por 20 jornadas de trabajo, deberían obligarle a coger esos trabajos, porque lo que no puede ser es estar durmiendo y cobrando.

 

Publicado en el Blog de Campos el 04-01-2018

A burro muerto

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ

El Mundo 28/02/2016

Debate de investidura… Comparo las cifras de 1975 con las del año que acaba de empezar. Presupuestos Generales del Estado: 3.822 millones de euros y 122.083, respectivamente. Déficit público: 0’4% y 8’5%. Deuda pública: 9% y 98% del PIB. Tasa de paro: 3’74% y 24’5%. Población reclusa: 8.440 y más de 80.000. Vivienda: con letras (sin hipoteca) y, ahora, con hipoteca y desahucio. Impuestos: indirectos (sobre los bienes de lujo. No se pagaba IRPF ni IVA) y, ahora, IRPF más IVA, impuesto de Sociedades, impuesto de Bienes Inmuebles, impuesto de Primer Vagido y de Último Suspiro, Impuesto de Impuestos… Clase media: 56% y 43%. Industria: 36% y 12’8% del PIB. Funcionarios: 700.000 y 3.000.000, grosso modo. Índice de fecundidad: 2’8 y 1’27. Inmigración ilegal: 0 y 6’5 millones. Aborto: prohibido y, ahora, en torno a 150.000 al año. Suicidios: inapreciable y, ahora, más de 30 al día. Proyección internacional: 9ª potencia, entonces, y 7ª en el ranking de miseria, ahora. Sueldos públicos: los alcaldes no cobraban y los diputados recibían en pesetas el equivalente a 60 euros (hoy tienen un sueldo anual de 76.920, amén de sustanciosos aguinaldos). Estas cifras proceden de fuentes oficiales: el BOE, el Ministerio de Hacienda, el Instituto Nacional de Estadística, la DGIP…

 

A comienzos de los 80, cuando ya la Transición se había trocado en Desencanto (y no precisamente el de los Panero), culebreó por España el chascarrillo de que «contra Franco vivíamos mejor». ¿Y con él? Saque cada lector sus conclusiones mientras los políticos cotorrean, invisten y embisten. Me pregunto si para el viaje iniciado en 1975 se requerían las alforjas que pesan sobre los hombros de este país «solo, triste, cansado, pensativo y viejo». Así se sentía Antonio Machado en 1912. Tenía entonces treinta y cinco años, pero ya se le había muerto lo que más quería. Tres siglos antes escribió Quevedo un soneto portentoso en el que después de mirar los muros «de la patria mía» sentenciaba que no había «cosa en la que poner los ojos que no fuese recuerdo de la muerte». En el epiloguillo de mi Gárgoris y Habidis, que salió en el 78 y acaba de reeditarse, cité yo otro verso de Cernuda, escrito en el exilio: «¿España?», dijo. «Un nombre. España ha muerto». Lo que ahora se discute en la funeraria de las Cortes y tanatorios adjuntos es la cebada al rabo.

 

Publicado en el Blog de Campos el 12-05-2016

Libertad religiosa

Llevo muchos años emborronando cuartillas y nunca he escrito sobre la religión católica. Siempre he creído en la LIBERTAD y por tanto también en la libertad religiosa. Pero en este tema se ha pasado al libertinaje, “desenfreno en las obras o en las palabras”, según la RAE. España, muchos siglos cristiana, pasa a poner cortapisas a la Semana Santa y subvencionar el ramadán musulmán; mujeres jóvenes y pechos turgentes agreden moralmente a la iglesia católica, pero no tienen clituevos para hacerlo en una mezquita; se quiere que la iglesia pague el IBI pero no las mezquitas ni las sinagogas, ni los partidos políticos, ni los sindicatos ni las patronales; se gritan voces con odio preguerracivilista  hablando de fuegos y bombas contra iglesias, pero no contra otras religiones; no se habla nada de las escuelas, residencias, comedores y hospitales que sostiene la iglesia.

 

Y esos otros que gritan “no a la guerra”, contra el asesimahomato de los cristianos, que esperan que sean los americanos quienes una vez más pongan los muertos mientras los refugiados, que son quienes deberían defender su patria, esperan vivir sin dar golpe en Europa. Una cosa es ser un estado laico, y otra muy distinta hacer proselitismo laicista, arrimando la lumbre a favor de quien puede devolverte el calor con un bote, digo voto, de lentejas, siempre acercándose al ascua con mandil para no quemarse. Recobrar la ecuanimidad, la imparcialidad de juicio y la paz mental, es absolutamente necesario para todo el mundo, y mucho más para los políticos que, sin grandes conocimientos de nada la mayoría, pontifican en todo.

 

Cuando se escriba la historia de la Semana Santa alcalaína, sin mentiras, deberá figurar en letras de oro un socialista, José Macías Soto, granadino afincado en Alcalá desde hace muchas décadas, perteneciente a ese grupo de socialistas que no son ricos después de haber desempeñado algún cargo público. Empleado de Pegaso, en donde era representante sindical por UGT, ese sindicato presto a revuelo ordenado por el partido y que Pedro Sánchez ha perdido ahora a favor de los republicanos catalanes independentistas.

 

Me cuenta un amigo, director de banca por aquella época, que todos los finales de mes recibía la visita de Pepe Macías y Teodoro Escribano, que luego fue Alcalde de Alcalá, a reclamar la nómina de los empleados de dicha fábrica, que se retrasaba habitualmente porque la empresa no atravesaba por sus mejores momentos.

 

La reclamación era contundente, pero educada, correcta y sabiendo ambas partes cómo iba a acabar el tema. A nosotros nos tienes que pagar el último día de mes. Pero si no hemos recibido el dinero. Es igual, cuando domiciliamos las nóminas no nos dijisteis nada de eso. Pero comprender que antes tiene que ingresar la empresa y hasta ahora, nada. Bueno, pero que sepas que como no paguéis, os traigo aquí a todo el Comité de Empresa. Vale, no os pongáis así. Venid mañana, a ver qué pasa. Todos los meses era la misma canción, pero ambos jugaban su papel, ambos sabían lo que tenía que hacer el otro, y todos tomaban una cerveza cuando por la tarde se encontraban por la calle.

 

Pepe Macías fue el verdadero impulsor de la Semana Santa alcalaína. No voy a detallar su trabajo, que queda para los historiadores, pero fue la persona que reorganizó, organizó, puso de acuerdo a todas las partes, para que fuese lo que hoy es, incluso, y de ello me acuerdo perfectamente, dar el carácter festivo, cultural y turístico, a lo que el Obispo de entonces no era muy por la labor.

 

Y era socialista. De los que vivieron la Transición. De los que sabían la diferencia que había entre el régimen franquista y el democrático, del que había padecido en sus carnes, entre otras muchas cosas, que el Jueves y el Viernes Santo solo se podía poner música sacra en las radios y en la televisión, de los que, supongo, hoy ya jubilado, verá con tristeza el odio que ha renacido, cuando él fue uno de los que perdonaron, y fue perdonado, de todo lo ocurrido hasta entonces.

 

En muchos lugares de España, la Corporación Municipal acompaña en los actos religiosos formando dos filas; la de la izquierda la forman los partidos de izquierda; y la fila derecha, los partidos de la derecha; y el Alcalde, que es de toda la ciudad y no solo de los militantes de su partido, en el centro, delante de ambas filas; así muestran públicamente sus ideologías, pero sin renunciar al desempeño de su cargo público para con todos los ciudadanos.

 

Don Quijote dixit: “Yo, inclinado de mi estrella, voy por la angosta senda de la caballería andante, por cuyo ejercicio desprecio la hacienda pero no la honra. Mis intenciones siempre las enderezo a buenos fines, que son de hacer bien a todos y mal a ninguno”.

 

cr1

Publicado en el Blog de Campos el 26-03-2016

Todo a Cien 110 – Los asesores

Cuando uno llega a una empresa a ocupar el puesto para el que ha sido contratado, es porque está capacitado académica y profesionalmente para desempeñarlo, integrándose en un equipo que forma el todo de la empresa. Sin más, sin mirar para atrás ni poner excusas que traten de justificar no alcanzar el éxito para el que ha sido contratado. En política, no. Cualquier ignorante o cuasi analfabeto se rodea de asesores, elegidos a dedo entre amigos y conocidos, que cobran a cargo del erario público sueldos moderados porque no tienen reconocimiento empresarial para alcanzar otras cotas, pero que de alguna forma justifican la falta de conocimientos de quien los contrata. Cada vez son más, soslayando a los preparadísimos funcionarios públicos de carrera, sin ideario político. Con demasiada frecuencia, las personas no están a la altura de los cargos.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 14-11-2015, pág. 15

¿Refugiados o invasión?

Creo no equivocarme mucho si digo que los principales asuntos en los que deberíamos centrarnos los españoles en estos momentos, son los siguientes:

Leer Más…