Archive | agosto 2017

Todo a Cien – 241 Aste Nagusia

La Aste Nagusia es la Semana Grande de Fiestas en Bilbao, del 19 al 27 de agosto. Aúna las tradiciones vascas, teatro, fútbol, toros (muy acreditados sus festejos, de las llamadas “corridas duras”), y un largo etcétera que este año llega a cuatrocientas actividades programadas.

No voy a entrar en posicionamientos políticos de ningún tipo, que viví allí en primera persona en los primeros años de los setenta. Pero jamás podía llegar a pensar que, transcurridos más de cuarenta años, el Gobierno Autónomo Vasco podría censurar o vetar, incluyéndolas en una lista para que no sean interpretadas en las fiestas del País Vasco de este verano, una serie de canciones que alguien dice pueden ser machistas y misóginas. Si eso hubiese pasado en tiempos de Franco, el efecto hubiese sido justamente el contrario, se cantarían en todas las txosnas, txokos y caseríos, el clamor hubiera sido internacional y se hubiera gritado una vez más que “Más vale morir de pie que vivir de rodillas”.

Como yo pertenezco a la generación del “Prohibido prohibir”, detallo las canciones prohibidas: “Despacito” de Luis Fonsi; “Súbeme la radio” de Enrique Iglesias; “Vente pa’ca” de Richy Martín; “Cuatro babys” de Maluma; “Me enamoré” de Shakira; entre otras.

Vivir para ver. Espainian bizi libre eta demokratikoan.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 19-08-2017

Todo a Cien – 242 Un fuerte abrazo para Barcelona

No se debe legislar leyes ni escribir nada con la sangre caliente. Pero tengo que unirme al dolor de todos los españoles por el atentado, presuntamente islamista, de esta tarde en Barcelona, en dónde hay una comunidad muy grande de musulmanes a los que los separatistas se han “trabajado” para que voten su escisión del resto de España.

Estos asesinos no han tenido piedad de nadie, cualquier sexo, edad, nacionalidad, rubios o morenos; lo digo para que cuando llegue, que llegará, el ataque estadounidense y/o europeo, nadie se rasgue las vestiduras por las “víctimas civiles inocentes”.

Como otras muchas cosas en España, no hemos tomado en serio esta amenaza religiosa, basta decir terroristas islamistas porque siempre son de esa religión, que está ampliamente instalada en nuestro país, a base de subvenciones pagadas con los impuestos de los españoles.

Mi repulsa para esos malnacidos que ya están inundando twitter e internet exculpándolos; y para la animadversión de la izquierda radical española que “exige el fin de las procesiones de Semana Santa porque ofende a nuestros hermanos musulmanes”.

Y un gran abrazo fraternal para todos los hermanos catalanes.

 

Foto Economiadigital

Publicado en el Blog de Campos el 16-08-2017

Cincuenta años no es nada

Buenas noches, Pepe. ¿Cómo estás? Bien, muy bien; ¿y tú? Magnífico, y más estando de Ferias; ¿han llegado? Sí, en la mesa de todos los años. Muchas gracias, amigo, hasta luego.

Pepe era amigo desde que teníamos pantalón corto. No había acabado el Bachiller porque lo suyo no eran los estudios, no le gustaban. Empezó a trabajar de pinche en un bar. Más listo que el hambre, tardó poco tiempo en ser el encargado y luego el dueño, pues el anterior le vendió el negocio, a pagar a plazos, cuando le llegó la edad de jubilación.

Había aprendido a manejar la plancha y a cocinar platos rápidos, que hasta ese momento allí se servían. Transformó el local, reduciendo la barra y ampliando el espacio reservado a mesas, porque había observado que consumían mucho más los clientes cómodamente sentados.

Fue añadiendo platos a la carta e incorporando mariscos en tierra castellana, en años en los que la inmensa mayoría de españoles no sabían qué eran las gambas, las cigalas o los percebes.

Su éxito fue tal que tuvo que alquilar un local enorme, de más de doscientos metros cuadrados, que inauguró como restaurante, con un pequeño bar a la entrada. Pepe fue engordando, mucho, física y monetariamente, sus platos regionales, autóctonos, vascos y gallegos, se hicieron famosos y llenaba sus salones a diario, incluso con gente que venía de fuera a probar su cocina.

Allí se reunían los tres amigos a cenar el dieciséis de agosto de cada año. El día anterior era la fiesta mayor de la ciudad, ese día que es fiesta en muchísimos sitios de España y en el que queda defenestrado el torero que no se viste de luces.

Eran amigos desde el Instituto, al que se llegaba con diez años de edad. Entraron a trabajar en la misma empresa, una multinacional, con más de doscientas cincuenta oficinas en toda España, incluso en el extranjero. Los pusieron a trabajar en la misma mesa, revueltos, a colocar, a facturar y a devolver recibos, miles, no se perdía ni se traspapelaba ninguno, todos los días la misma función, cumplida satisfactoriamente a la hora de salir.

Luego, unos días a clase, otros a dar un paseo, otros … a lo que fuera, pero siempre andaban juntos. Habían pensado que el mejor negocio en la ciudad sería poner una casa de lenocinio de gran lujo en el edificio de la Diputación Provincial, magníficos salones, tapices, cuadros de primeras firmas, colecciones de relojes antiguos de mesa, carillones, estatuas, alfombras kilométricas, mullidas, vajilla y cristalería de postín; y ellos, dirigiendo el cotarro desde el despacho de Presidencia.

Formaban parte de un Grupo de Teatro, aficionados avanzados que alguno llegó a actor profesional. Alternaban obras divertidas y pasajeras con otras de vanguardia y contenido social. Hoy es difícil de creer, pero cuando iban por los pueblos de la provincia, para cuyos paisanos ir a la capital era una odisea, los recibían al grito de “ya están aquí los cómicos”.

Servicio militar, chicas, dispersión de estudios universitarios, de carreras profesionales, de residencia. Pero siempre, fieles al compromiso de la cena agosteña en la patria chica y en el restaurante del amigo Pepe, que cada año tenía reservada la misma mesa, sin que nada tuvieran que decirle. Hacían buena la frase de Elbert Hubbard: “Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere”.

Pasaron así algunos años. La vida nos da y nos quita muchas cosas. Pepe murió de un “padentro” de comida seguido de un “vinocardio”. Se hizo cargo del restaurante uno de sus hijos, que compró un local en el centro de la ciudad, siguió dando la misma comida que su padre, calidad por encima de todo, añadió técnicas de marketing y relaciones con revistas especializadas y cronistas catadores profesionales, gratis, con actores, presentadores de radio y televisión a nivel nacional, y ahora hay que reservar con mucha antelación para que puedan atenderte.

Uno de esos años, como si se hubieran puesto de acuerdo, pero sin que nadie dijera nada, ninguno de los tres amigos se presentó a la cita. Culipardos en el exilio a propia voluntad, se habían casado, tenían hijos, vivían en ciudades diferentes, otros compromisos, otras prioridades. La vida, y la inmediatez de la acción.

El tiempo y la distancia convirtió una gran amistad en una cortés felicitación postal navideña, un correo electrónico después y un wasap más tarde.

Pasaron los años; cada uno sabía de los otros por amigos y compañeros comunes. Está bien, sin novedad, decían a quién preguntaba. La verdad es que los tres vivían bien, si por bien se entiende que no te falte el trabajo y que el salario te permita vivir dignamente, a ti y a tu familia. Uno estaba fuera de España, en un país árabe; otro, en el País Vasco; y el otro, en Londres.

Cincuenta años, medio siglo, un suspiro en la eternidad de los muertos. Jubilados jóvenes, dos de ellos se establecieron en Madrid, que acoge con cariño y grandeza a todo aquel que, honestamente, llega al perímetro de la capital de España; el tercero, se asentó en una ciudad andaluza, de dónde era nativa su mujer. La vida sigue.

Un día cualquiera de un año cualquiera, el tambor de la selva retumbó en internet, de algo valen los círculos creados: Que Fulanito está muy mal, que lo llevan a Madrid para tratarle, que se está muriendo. La amistad es más difícil y más rara que el amor; por eso, hay que salvarla como sea (Alberto Moravia).

Tocaron a rebato. Hasta aquí hemos llegado. Nos vemos en el hospital. No, no hace falta, si llevo diez meses tratándome. Lo peor ya ha pasado. Es de pulmón, pero está muy bien controlado, hasta me ha vuelto a salir el pelo, la medicina en España es magnífica. Es igual, nos vemos.

El abrazo fue prolongado, afloraron las lágrimas y los brazos no querían soltar al amigo pródigo, como pidiendo perdón por los años pasados, desperdiciando la amistad sin razón alguna.

No sabían qué decirse. Se miraban a los ojos sin atreverse a hablar, sabiendo el uno lo que pensaban los otros. ¿Qué podría haber pasado para dejar morir su profunda amistad durante tantos años? No había explicación alguna, no existía motivo alguno, no parecía lógico ningún razonamiento. Los tres se sentían culpables.

El vocablo amistad procede del latín amicitia, que a su vez procede de amicus, o sea, amigo, que a su vez procede de amare, que significa amar. La amistad es amor. Amor roto en este caso por las circunstancias de la vida, la inmediatez y superficialidad de las relaciones que van apareciendo en la madurez.

Como buenos españoles, celebraron el encuentro yéndose a comer. Hablaron y hablaron de tantos años perdidos, de dónde estaban, qué hacían, los hijos que tenían y todas esas pequeñas cosas que uno siempre sabe de la familia y de los amigos verdaderos, del silencio que los había alejado. Y de lo que habían cambiado, de los surcos de arado en la cabeza, de la escarcha en el pelo, de las flácidas bolsas bajo los ojos, de las manchas oscuras en las manos, de los centímetros menos de altura que cuando tenían veinte años, de los rastros que la vida había dejado en sus personas.

Y de cuanto había llenado la vida de cada uno. De lo aprendido, soñado y disfrutado. Si volviera a ser joven, con lo que ahora sé …, dijo uno. Serías un monstruo, contestó otro. Con lo fáciles que ahora son las cosas, prosiguió. Siempre han sido difíciles para todo el mundo, pero somos cada uno de nosotros los que las convertimos en fáciles. Quién no ligaba hace cincuenta años, tampoco ligaría hoy si volviera a ser joven …

Buenas noches, Pepín ¿Cómo estás? Bien, muy bien; ¿y ustedes? Magnífico, y más estando de Ferias. ¿Desean una mesa los señores? Sí, la mesa número quince, y por favor, resérvanos siempre la misma para tal día como hoy durante los próximos años.

 

Publicado en el Blog de Campos el 16-08-2017

 

 

Todo a Cien – 239 Verte en la eternidad

España, laica oficial, sigue siendo cristiana de hecho, al menos durante unas cuantas generaciones más. El quince de agosto, bajo diferentes advocaciones marianas, es la fiesta mayor de muchas ciudades y pueblos de España.

Regresan a sus orígenes muchas personas que tuvieron que buscarse el sustento más allá de dónde nacieron. Vuelven hijos y nietos a sus juegos de infancia, porque sus padres no tenían otras vacaciones más allá de pasar unos días del verano en el pueblo.

Se rinde culto a la Virgen del lugar, y la puerta de la iglesia es el punto de encuentro en donde se repasa la vida y milagros de los que fueron, de los que ya no están entre nosotros, de los que acompañarán por siempre el tintineo de la carroza de esa Virgen de no sé qué nombre, que no sé qué tiene, que imprime ese carácter y ese sentimiento que, personas que se declaran ateas, tengan un desmedido amor y devoción por la patrona de su pueblo.

Hoy quiero recordar a todos los que nos faltan a nuestro lado, pero en especial, a ese hombre bueno, con un corazón grande, grande, tan grande como él, trabajador, honesto, entregado, paño y solución de lágrimas para todo el que a él recurría, buen hijo, buen esposo, buen padre y buen hermano. Mi hermano Luis, que se nos ha ido hace poco, todavía insultantemente joven.

Sé que estarás empujando la carroza, porque poco antes de morir me dijiste: Estoy esperando ver a Dios para irme con Él. Cuida de nosotros y espero verte en la eternidad.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 15-08-2017

 

 

 

Todo a Cien – 240 Desmonterados

Si éramos pocos, aparecieron Llamazares, Garzón y Cristina Almeida, doscientos años os contemplan, con un nuevo Partido Político llamado ACTÚA, cuyo objetivo, además de la vuelta de estos personajes de museo a la teta de la vaca del Estado, es el entendimiento entre el PSOP (lo de la última P es mío) y Podemos, o sea, el Frente Popular del siglo XXI, comunismo trasnochado de hace exactamente un siglo de la revolución rusa.

No oigo hablar de proyectos, de investigación, de cultura, de sanidad, de justicia, financieros, económicos, laborales, internacionales, secesionista, de convivencia, ni de ningún otro tipo, y mucho menos de cómo se pudieran financiar (la izquierda siempre ha sido muy mala administradora de los dineros de los demás), que no sea la subida de impuestos, pagados siempre por la clase media ya que sus militantes, en su mayoría, aportan poco a las arcas comunes, y los ricos ya se las buscan para poner sus dineros a buen recaudo. La lucha es por la columna peridiana y no por el bienestar de la ciudadanía.

Bienvenidos sean a la política nacional, en donde no sé si debieran presentarse desmonterados como nuevos en plaza, que no olviden que DEMOCRACIA y LIBERTAD están reñidas con comunismo y que, si no suman, por favor, que no resten.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 13-08-2017

La victoria del tirano

La victoria del tirano, Nicolás Maduro, significa el fin de Podemos. Los incluye en la burguesía parasitaria.

En Venezuela están pasando cosas horribles que han levantado a gran parte del país con más de 150 asesinatos reconocidos. todo por luchar en defensa de sus interese sin ocasionar daños a personas o cosas, en cambio, Maduro y Zapatero gobiernan y matan.. El valor dominante es su férrea dictadura con armamento donado por Zapatero cuando era pudiente y ruin Presidente de España.

En Venezuela el Gobierno controla a los jueces, ya meros peones de brega de Maduro, quien a través de la bufonada de la Constituyente pretende hoy decapitar a la mayoría opositora elegida a finales de 2015 con el 56 % de los votos pese a las duras restricciones a la libertad de voto impuestas por el régimen. En Venezuela han sido asesinadas por la policía chavista 107 personas en 114 días de protesta y medio millar de presos políticos siguen en la cárcel. En Venezuela, el caos económico provocado por el régimen ha llevado a la miseria a millones de personas, privadas de los bienes de consumo más elementales, en medio de una galopante corrupción: 87.000 millones de dólares dilapidados, según la Asamblea Nacional, en provecho de la nueva casta del país que forman los jerarcas de la llamada revolución bolivariana. ¡Pobre Bolívar! Es ese zarrapastroso régimen (autoritario, represor, corrupto y económicamente desastroso) el que defienden desde hace años los dirigentes de Podemos.

 

 

Algo que no sería noticia ¿muchos partidos en el mundo apoyan dictaduras de uno u otro signo? de no ser porque Podemos se presenta como el cielo de la política española: la reunión de todos los bienes sin mezcla de mal alguno. Ocurre, sin embargo, que el mismo Podemos que no se cansa de criticar la llamada ley mordaza, que para sí quisiera la oposición venezolana, guarda un silencio ominoso ante la represión chavista y califica a sus opositores de enemigos de la democracia.

Que el mismo Podemos que ve corrupción por todas partes (salvo, claro está, en sus propias filas) cierra los ojos ante la que asola a Venezuela, de la que se ha beneficiado varios dirigentes podemitas mediante dudosos contratos con el régimen. Que el mismo Podemos que responsabiliza a las denominadas políticas neoliberales de la supuesta destrucción de nuestro Estado de bienestar -que ahí sigue, pese a las mentiras de Iglesias y los suyos, dando servicios a millones de personas- aplaude la demencial gestión económica de un régimen que ha hundido en la pobreza a uno de los países más ricos de América del Sur.

El apoyo al régimen chavista devora la credibilidad de Podemos al liquidar toda coherencia entre lo que sus líderes hacen y predican. Pero esa contradicción escandalosa es letal también para el nuevo PSOE de Pedro Sánchez, convencido de que solo podrá gobernar en coalición con Podemos y con el sostén secesionista. Para entendernos, con la complicidad, activa o pasiva, de un partido que defiende a las dos únicas dictaduras que quedan en América (la venezolana y la cubana) y de otros que se han amotinado contra el Estado democrático y pretenden romperlo por la fuerza.

Juan Pardo

http://blogdejuanpardo.blogspot.com.es/2017/07/pablo-iglesias-maduro-esta-dando-una.html?m=1

 

Publicado en el Blog de Campos el 11-08-2017

 

 

Todo a Cien – 238 PSOP de Baleares

El Gobierno Autonómico de Baleares, presidido por la socialista Francina Armengol con el respaldo de marcas blancas de Podemos, ha aprobado un proyecto de Ley de Vivienda que “obligará a los grandes poseedores de viviendas” ponerlas a disposición temporal del Ejecutivo autonómico, siempre que sean diez o más viviendas, se encuentren vacías más de dos años y sean propiedad de personas físicas o jurídicas que desarrollen una actividad económica con ellas, para destinarlas a alquiler social.

¿Estamos ante el nacimiento de una nueva serpiente, inicio de la desaparición de la propiedad privada? ¿Los inversores, bancos, promotores y empresas inmobiliarias van a invertir en un territorio en el que, además de salirles mal un negocio no habiendo podido vender las viviendas, se van a quedar sin la disponibilidad de su patrimonio? ¿Es todo esto constitucional? ¿Es lo que se puede esperar del PSOP – Partido Socialista Obrero Plurinacional – en el futuro?

Cada día que pasa se suma un problema más a los muchos ya existentes en este país. Nadie va a invertir nada sin seguridad jurídica. Si no hay inversión privada, no hay trabajo; si no hay trabajo … puede salir el sol por cualquier sitio.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 09-08-2017