España – La Transición – 3ª parte

De:  Josep María Castellà Andreu en letraslibres.com el 05-12-20108

La Constitución española de 1978 fue aprobada en un contexto complicado: la Transición a la democracia. La Constitución no inaugura la democracia, como subraya Manuel Aragón, sino que culmina el proceso de cambio político (el económico y el social se habían producido antes), que se lleva a cabo de acuerdo con las bases asentadas por la Ley para la reforma política. Para que la Constitución no fuera un acto fallido y tuviera un efecto integrador y perdurable, antes de la celebración de las elecciones del 15 de junio de 1977, y bajo el impulso del gobierno Suárez, se afianzó el pluralismo político (legalización de los partidos y en particular del Partido Comunista en 1977), el heredero legítimo de la dinastía histórica, don Juan de Borbón, cedió sus derechos al rey Juan Carlos y España se adhirió a los grandes pactos internacionales sobre derechos humanos. Tras la celebración de dichas elecciones, y mientras se comenzaba a discutir el proyecto de Constitución, se firmaron los pactos de la Moncloa, que estabilizaron la economía y las relaciones laborales, se aprobó la ley de amnistía, y se restauró la Generalitat con el regreso de Josep Tarradellas. Es justo poner en valor lo que todo ello supuso y recordar lo complicado de la empresa. Compárese el éxito del caso español con las transiciones a la democracia de los regímenes comunistas del Este de Europa, en las que se tuvo que hacer simultáneamente la transición de una economía planificada a otra de mercado, de un Estado ateo a otro con libertad de creencias, de partidos únicos a democracias pluripartidistas. Como en estos países, la democratización iría de la mano de la plena incorporación al Consejo de Europa, a la OTAN y a la Unión Europea.

El resultado de las elecciones de junio de 1977 –con unas Cortes pluripartidistas, sin mayoría absoluta de la UCD– fue determinante para que la Constitución se elaborara en el Parlamento por varios grupos parlamentarios (y no por el Gobierno y sus expertos). Se ha destacado el método del consenso: sabían los múltiples asuntos que les dividían en un momento en que las ideologías pesaban más que ahora (modelo económico, cuestión religiosa…), pero les unía el espíritu de reconciliación y de proyecto nacional de futuro compartido. Estando claro esto, hay técnicas jurídicas para resolver las controversias, mediante “compromisos dilatorios”, como en Weimar. Esto es, remitir al futuro –y a la ley– lo que separa y concentrarse en lo que une. Los ponentes aunaban conocimientos jurídicos y sabiduría política. El resultado, la Constitución, simbolizaba el acta de paz, cuarenta años después del final de la Guerra Civil. Nada más y nada menos. Por eso el pueblo español la ratificó tan mayoritariamente, como antes había votado masivamente la Ley para la reforma política, optando por la vía de la reforma en lugar de la ruptura o el inmovilismo. Reducir esta obra histórica al resultado de la presión de militares es minusvalorar la trayectoria y obra de políticos curtidos en circunstancias nada fáciles frente a sus propios compañeros de viaje. Como advierte el escritor Javier Cercas, cada uno de ellos “traicionó” sus principios e ideologías, como Suárez o Carrillo, en aras del bien común. En cualquier caso, el resultado está ahí: en el texto y en lo que la Constitución ha posibilitado durante toda su vigencia.

 

 

De: elpais.com del 24-07-2012

Siete diputados de la Legislatura Constituyente (1977-1979) fueron los encargados de discutir y estampar su firma en el anteproyecto de Constitución. Un proceso que no estuvo exento de tensiones, aunque logró el consenso de siete hombres de sensibilidades políticas muy alejadas (no así de todos los integrantes de los grupos parlamentarios a los que representaban), y que culminaría con la ratificación en referéndum el 6 de diciembre de 1978. Este es el perfil de los conocidos como padres de la Constitución:

  1. GABRIEL CISNEROS LABORDA – Ponente por: Unión del Centro Democrático (UCD)

 

Nacido en Tarazona (Zaragoza), en 1940, y fallecido en Murcia en 2007. Licenciado en Derecho, ingresó por oposición en el Cuerpo General Técnico de la Administración Civil del Estado en 1967. En 1976 fue nombrado director general de Asistencia Social en el Ministerio de Gobernación, cargo del que dimitió en abril de 1977 para presentarse a las elecciones legislativas de ese año, en las que fue elegido diputado. En la Cámara formó parte de la Ponencia Constitucional, participando en la redacción de la Carta Magna de 1978. Un año más tarde sería elegido secretario de Información de UCD, cargo que ostentaba cuando fue víctima de un grave atentado terrorista perpetrado por ETA el 2 de julio de 1979. En 1986, Gabriel Cisneros abandonó la política activa, aunque dos años más tarde se reincorporó a las filas del Partido Popular (PP). En 1990, durante el X Congreso del PP celebrado en Sevilla, fue elegido miembro de la Ejecutiva del partido, cargo que ostenta desde entonces. En 2002, Cisneros fue elegido –junto al socialista Josep Borrell- representante del Parlamento español en la Convención para la Reforma Institucional de la UE. Fue reelegido diputado popular el 14 de marzo de 2004, el 2 de abril y desempeño el cargo de vicepresidente tercero de la Mesa del Congreso en la VIII Legislatura. Enfermó de cáncer en 2006. Ese mismo año, el 2 de noviembre, sufrió un infarto cerebral en el Congreso de los Diputados del que pudo sobreponerse. Falleció en Murcia, el 27 de julio de 2007.

 

  1. MANUEL FRAGA IRIBARNE – Ponente por: Alianza Popular (AP)

 

 

Nacido en 1922 en Vilalba (Lugo) y fallecido en Madrid en 2012. Doctor en Ciencias Políticas y Económicas por la Universidad de Madrid, comenzó su actividad política en 1951 como secretario general del Instituto de Cultura Hispánica. Durante la dictadura de Franco, ostentó los cargos de consejero nacional del Movimiento y procurador en Cortes, aunque su puesto más destacado fue el de ministro de Información y Turismo, entre 1962 y 1969. Al frente de esta cartera, elaboró la Ley de Prensa e Imprenta y el Estatuto de Publicidad. En 1973, y a lo largo de dos años, ejerció de embajador de España en el Reino Unido e Irlanda del Norte. En diciembre de 1975 regresó a la política para formar parte del primer gobierno de la transición como vicepresidente para Asuntos del Interior y ministro de la Gobernación. Entre 1977 y 1978 formó parte de la ponencia que redactó la actual Constitución. En esos años fundó Alianza Popular, partido con el que obtuvo unos malos resultados electorales en 1979, razón por la que presentó su dimisión. Ese mismo año se celebró el III Congreso de AP, en el que fue elegido presidente del partido. En diciembre de 1986, dimitió de su cargo y un año más tarde fue elegido eurodiputado por AP. A partir de entonces se centró en la presidencia de la Xunta de Galicia. Fue presidente de la Xunta hasta 2005. En las elecciones autonómicas gallegas de ese año el PP volvió a ganar las elecciones, pero perdió la mayoría absoluta. Una alianza entre el PSOE y el BNG impidió que revalidase la presidencia. En 2006 fue elegido senador por designio del Parlamento gallego, cargo que revalidó en las elecciones generales de 2008. Presidió, al ser el senador más longevo, la mesa de edad en la constitución de la Cámara Alta en 2008, donde aprovechó para recordar su idea de reformar el Senado en un sentido autonomista.

 

  1. MIGUEL HERRERO RODRÍGUEZ DE MIÑÓN -Ponente por: Unión del Centro Democrático (UCD)

 

Licenciado en Filosofía y Letras y doctorado en Derecho, en 1966 obtuvo el puesto de Letrado del Consejo de Estado. En 1976 fue nombrado secretario general técnico del Ministerio de Justicia, cargo que desempeñó hasta abril de 1977. Un año más tarde, fue elegido presidente de la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados. Miguel Herrero presidió la Unión de Centro Democrático desde 1980 hasta 1981, partido que abandonó en 1982. A partir de entonces perteneció a Alianza Popular, formación que presidiría tras la renuncia de Fraga, en 1986. Herrero Rodríguez de Miñón perdió protagonismo dentro del partido cuando Aznar alcanzó su presidencia. En el XI Congreso del PP en 1993 quedó fuera de la cúpula al no ser incluido dentro de la candidatura. Desde 1996 compatibiliza sus actividades con las de defensor del asegurado en la mutua FIATC. En 2004 se dio de baja como militante del PP. En la actualidad colabora con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, sigue siendo miembro de la Real Academia de las Ciencias Morales y Políticas y es miembro del Tribunal Constitucional del Principado de Andorra. Además, colaboraba como tertuliano junto a Santiago Carrillo en el programa La Ventana que conducía Gemma Nierga en la Cadena SER.

 

  1. JORDI SOLÉ TURÁ -Ponente por: Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC)

 

 

Nacido en Mollet del Vallès (Barcelona), en 1930, y fallecido en Barcelona en 2009. Se licenció en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona con Premio Extraordinario en 1958. Se vio obligado a abandonar España en 1960 ante el aumento de detenciones de comunistas catalanes, viviendo en París y Bucarest durante cuatro años. Al poco tiempo de regresar y después de reincorporarse a la vida universitaria, fue detenido y pasó seis meses en prisión. Solé fue miembro de Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) desde 1956. Varios años después resultó elegido diputado de este partido por Barcelona y fue ponente y portavoz en la comisión encargada de redactar la Constitución de 1978. Tras varios acercamientos posteriores al mundo de la política, en 1991 fue nombrado Ministro de Cultura con el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, puesto que ocupó cinco años, hasta su sustitución por Carmen Alborch. Asiduo colaborador de varias revistas y periódicos, fue además autor de numerosos libros. Desde 2000 estaba apartado de la vida pública, víctima del alzheimer.

 

  1. JOSÉ PEDRO PÉREZ-LLORCA RODRIGO -Ponente por: Unión del Centro Democrático (UCD)

 

 

Gaditano, se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y poco después ingresó en la carrera diplomática. En julio de 1968 logró, por oposición, la plaza de letrado en las Cortes Españolas. Su primer contacto con la política lo tuvo con el Partido Socialista Popular, aunque en 1976 se incorpora al recién creado Partido Popular. Al poco tiempo, el PP se une a UCD y en las elecciones de 1977 es designado diputado por Madrid. Es en esta legislatura cuando ejerce de ponente en la comisión encargada de la redacción de la Constitución de 1978. Dentro de la UCD y durante varias legislaturas desempeñó diferentes puestos: ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes, ministro de Administración Territorial y encargado de la cartera de Asuntos Exteriores. Durante 12 años (1984-1996), preside la Asociación Atlántica Española y ocupa puestos de consejero en varias empresas privadas. En 1998 el expresidente Felipe González le nombró mediador en la crisis de Kosovo.

  1. MIQUEL ROCA I JUNYENT -Ponente por: Pacte Democràtic per Catalunya

 

 

Aunque nació en Francia, Miquel Roca siempre ha vivido en Cataluña. Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, su primer cargo representativo en política lo desempeñó como secretario general adjunto de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC). En las elecciones de 1977 resultó elegido diputado y fue uno de los siete miembros que elaboró la ponencia que sirvió como borrador para redactar la Constitución de 1978. En vista del hundimiento de UCD, Roca pensó en la creación de una fuerza política que ocupara el espacio de centro y presentó oficialmente el Partido Reformista (PDR) en 1983. Tres años después y tras un rotundo fracaso del PDR en las elecciones, decide disolverlo y presentarse con CiU. Alcanza la secretaría general de CDC en 1989, sustituyendo a Jordi Pujol, aunque deja este puesto varios años después por las discrepancias existentes entre CDC y CiU. Después de no resultar elegido para la alcaldía de Barcelona, a la que se presentó en 1995, abandona la política y se dedica a su actividad como abogado y docente. En la actualidad, se dedica a la asesoría jurídica a través de su despacho Roca Junyent Abogados Asociados, que fundó en 1996.

 

  1. GREGORIO PECES-BARBA -Ponente por: Partido Socialista Obrero Español (PSOE)

 

 

Nacido en Madrid en 1938 y fallecido en Asturias en 2012. Se licenció en Derecho por la Universidad Complutense y en 1963 fundó, junto a Pedro Altares y Javier Rupérez, entre otros, la revista Cuadernos para el diálogo. En 1972 se afilió al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), entonces en la clandestinidad. En las elecciones generales de 1977 fue elegido diputado por Valladolid y designado miembro de la ponencia encargada de estudiar el anteproyecto de la Constitución. El 7 de marzo de 1978 se retiró de la citada ponencia, siguiendo instrucciones de su partido. Sin embargo, al concluir ésta sus trabajos, Peces-Barba firmó el anteproyecto, precisando que su firma no presuponía el consenso del PSOE. En 1982 es nombrado presidente del Congreso, puesto que abandona cuatro años después para incorporarse a la vida universitaria como catedrático de Derecho Natural y Filosofía del Derecho en la Universidad Complutense de Madrid. En 1990 fue nombrado rector de la Universidad Carlos III, tarea que aún desempeña. Además de su tarea docente, ha continuado con el ejercicio de la abogacía, es Director del Instituto de Derechos Humanos y parlamentario del Consejo de Europa. Su gran afición por el fútbol le llevó en julio de 2000 a presentarse a la presidencia del Real Madrid, en sustitución de Lorenzo Sanz, puesto que nunca llegó a desempeñar. Fue rector de la Universidad Carlos III de Madrid hasta 2007. Fue Alto Comisionado para el Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, cargo de nueva creación con rango de secretario de Estado, entre 2004 y 2006, año en el que fue cesado por deseo propio y desapareció el cargo con él. Seguía ligado a la Universidad Carlos III como catedrático de Filosofía del Derecho.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 16-02-2019

 

Anuncios

Carta a un culipardo

Eres un par de años más joven que yo, pertenecemos a la misma generación. Yo vivía en la calle El Gato, paso obligado por ti, y otros hijos de falangistas y adinerados de aquella época, para ir al Colegio Marianista, el mejor de la ciudad, privado, con unas instalaciones deportivas modélicas. Allí estabais matriculados quienes luego serían catedráticos de economía, grandes empresarios, inspectores de Hacienda y del Banco de España, todos, como he dicho, hijos de falangistas y sindicalistas de Franco, que sus padres tenían dinero para poder enviarlos a Madrid a estudiar una carrera universitaria, que luego han progresado en el Partido Socialista.

Cuando jugábamos al baloncesto contra vosotros, siempre perdíamos, erais los mejores y los más preparados. Y no pasaba nada, nos dábamos un abrazo al final del partido, y todos tan amigos. Nieto del Conde de la Cañadas, Grande de España, Doctor en Geografía e Historia, has dedicado muchos años de tu vida al partido político que creías representaba tu ideal socialdemócrata.

Yo me desilusioné hace muchos años, cuando me di cuenta que el que se movía, no salía en la foto. Cuando Pedro Sánchez formó gobierno, escribí un artículo: https://ancamfer.wordpress.com/2018/06/16/nuevo-gobierno/ en el que decía que “el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sorprendido a la mayoría silenciosa de españoles rodeándose de un Consejo de Ministros integrado por personas preparadas, competentes, capaces, sensatas …” Han bastado solo ocho meses para comprobar que estaba errado, la verdad es que no se si con hache o sin hache, dos ceses inmediatos, otros dos que han incumplido la ética del partido, y el propio presidente acumulando mentiras a lo largo de su mandato. No se qué tiene el poder que vuelve tontas a personas inteligentes.

 

 

Ahora has sido tú la víctima del peor presidente de Gobierno de la democracia en España. Como buen manchego, noble, mitad sancho, mitad quijote, has tenido el gran pecado de llevar la contraria al “Iluminado Sánchez”, no aceptando intermediario alguno que fuera su parapeto en las concesiones a los secesionistas. Y no han tenido ni la valentía de decírtelo a la cara, que te has tenido que enterar por los periodistas, que la garbancera Adriana Lastra, una de las triovarias, te ha cesado de la Comisión Permanente, que son los únicos socialistas que seguirán en activo cuando se disuelvan las Cortes para unas próximas elecciones generales.

Te has inmolado. Con valentía, porque todavía estás en activo; los otros socialistas que han hablado están ya “en la reserva” que algunos, como yo, desearíamos que fuera activa. Volver a la socialdemocracia que puso a España en el mapa del mundo.

Casi de forma simultánea, Pedro Sánchez disuelve el Parlamento y convoca elecciones generales para el próximo 28 de abril, san Prudencio. Pero antes, como los malos toreros que saben que no han hecho una buena faena, trata de adornarse con un mitin que es el resumen integral de todas las mentiras que nos ha dicho durante su mandado, es más, ha sido un canto a su fracaso, a esa palabra que no se le cae de la boca cuando se refiere al secesionismo, negociar, cuando él ha negociado y no ha conseguido nada, solo ha hecho concesiones al independentismo, empezando por acercar a Barcelona a los políticos presos hasta rehabilitar a un asesino como fue Lluís Companys. Pero como la senda se ha acabado, pero él sigue, dice que hay que negociar, ¿con quién? Con los constitucionalistas catalanes que quieren vivir dentro de España, o con los secesionistas que no quieren negociar, solo imponer sus ideas. Algún día habrá que decir basta.

José María, tu serías buen presidente del Gobierno de España. Estás preparado, tienes experiencia, tienes dinero por lo que es mucho más difícil que metas la mano donde no debes, viviste la Transición y eres consciente que, cuando teníamos quince años, todavía eran las calles de tierra prensada en nuestra querida patria chica.

Se que es una ficción, que las hoces, los martillos, los mandiles, los puños en alto y las mentes que piensan en cerebros de terceros, no dejarán que recobremos la paz y el sosiego del que hemos disfrutado muchos años. Solo pido que el día de San Prudencia, los españoles tengamos prudencia, o sea, capacidad de pensar, ante ciertos acontecimientos o actividades, sobre los riesgos posibles que estos conllevan, y adecuar o modificar la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios a ningún ciudadano honrado y decente.

 

Publicado en el Blog de Campos el 15-02-2019

 

 

 

 

 

La senda se acaba

 

 

 

Aquellos que dicen que Maduro no es un dictador, eso sí, elegido democráticamente con el visto bueno de nuestro expresidente Sr. Zapatero, los que dicen que Otegui es un hombre de paz, los que toman la calle después de perder unas elecciones democráticas y legales, los que odian a España, los que quieren emular a Largo Caballero, tienen presto varios calificativos para aquellos que disienten de sus ideas, como fascista, xenófobo, racista, machista, etc….

En este caso solo me voy a referir al término racista, que según la RAE es: “Aquel que muestra exacerbación del sentido racial de un grupo étnico que suele motivar la discriminación o persecución de otro y otros con los que convive”.

España no es racista: Que se lo pregunten a cualquier baloncestista negro, al profesor sudamericano de cualquier universidad, al japonés del barrio, al rumano que tiene una empresa de construcción con quince empleados, al chino de la calle Mayor de mi ciudad, que habla castellano igual que yo, que abre su negocio a las nueve de la mañana y lo cierra a las nueve de la noche.

El español al que no acepta es aquel extranjero que ha venido a vivir de las subvenciones y al que ha venido a delinquir. Ni a los españoles que mienten y ocultan la verdad sobre ello, entre las que se encuentran las diversas asociaciones de feministas, subvencionadas en los PGE 2019 con 220 millones de euros, treinta y seis mil millones de pesetas, de los que viven una serie de personas absolutamente ineficaces, porque las mujeres muertas por violencia de género son prácticamente las mismas que en el año 2003, que fue cuando empezó este chollo de estómagos garbanceros agradecidos.

Leer Más…

Talibanes rojos

Acabado el espíritu de la Transición democrática pacífica durante el mandato de Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, su ley de Memoria Histórica que volvía a abrir heridas cerradas muchos años atrás, y el giro político inequívocamente izquierdista dado, más propio de países bananeros que de naciones democráticas del siglo XXI, en España volvieron a aparecer términos fuera de uso hasta entonces, como facha, fascista, machista, xenófobo, tirano, dictatorial, totalitario y otros apelativos similares contra las ideas de derechas, democráticas y constitucionalistas sin lugar a dudas desde el primer momento de la citada Transición política.

Lo mismo pasaba con la izquierda, moderada en el partido socialdemócrata de Felipe González, uno de los mejores estadistas europeos del último cuarto del siglo XX, y en el Partido Comunista, integrado en su mayoría por personas que habían pasado la Guerra Civil y sabían de hambre y penalidades, obreros honrados y con un amplio sentido de la lógica y de la responsabilidad que ha de existir en el juego democrático.

Se atemperó el tema de ETA y sus execrables crímenes, a la vez que fue creciendo el secesionismo catalán, con una declaración unilateral de independencia que ahora se está juzgando en el Tribunal Supremo, y que en su momento se trató de forma poco contundente, todo lo contrario que hizo la II República en una situación similar en el tiempo.

Volvieron, decía, los apelativos con oprobio y los improperios contra la derecha, que callaba y no era consciente que, una vez más, se cumplía la “ley del péndulo” y que los hijos y nietos de conspicuos franquistas se habían unido a otros con ADN manchado de sangre, y se habían convertido en talibanes rojos, más corruptos y peores personas que sus padres y abuelos.

 

 

Y, lo que es peor, desde viviendas unifamiliares, desde fincas de caza, desde parcelas construidas a diez metros de la playa, desde Goyas y Óscares, desde televisiones públicas y privadas, desde su multinacional de discos, desde negocios millonarios, desde vestidos de seda ellas y smóking ellos, desde sus mayordomos y sirvientes, desde la abundancia en todo, mandan rodear el Parlamento Andaluz porque han perdido las elecciones democráticas, montan manifestaciones en las que hay todo tipo de vandalismo, pero insultan, menosprecian y llaman “mierdas” a los miles de españoles que se congregaron en Madrid el pasado domingo, pacíficamente, sin romper ni una sola papelera, sin banderas anticonstitucionales, reclamando a Pedro Sánchez que cesara en una de sus grandes mentiras: Que presentó la moción de censura para convocar elecciones generales. Hablan, además, de convencer a mentes pobres (textual), cuando son ellos los que están siguiendo el Decálogo de Lennin y las ideas de Joseph Goebbels para imponer sus ideas en ese porcentaje pensante por medio de terceros y que aceptan la infalibilidad de su líder, ahora que se cuestiona la del Papa.

“Malos tiempos corren ahora para la picaresca”. ¿O no?

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 13-02-2019

 

 

 

 

 

 

Estamos ciegos

Mira que me levanto todos los días con la firme intención de no escribir nada sobre política, religión o futbol. Pero no puede ser. La realidad supera la ficción, y en esta ocasión me han resbalado dos lágrimas por la mejilla.

Arabia Saudí. Un niño de seis años decapitado delante de su madre. Madre e hijo visitaban el santuario del profeta Mahoma en Medina. Fueron abordados por un grupo de hombres que les preguntaron si eran musulmanes chiítas. La mujer dijo que sí, y entonces acusaron al niño de ser de la rama “incorrecta” del Islam y le cortaron la cabeza con un trozo de cristal. La madre comenzó a gritar poco antes de desplomarse en el suelo.

 

 

El mundo no puede consentir esto. Lo malo es que no solo mira para otro lado, sino que protege su expansión y asentamiento en toda Europa. Lo dijo Oriana Fallaci hace muchos años:

Hay momentos de la vida en que callar se convierte en una culpa. Hablar, una obligación, un deber civil, un desafío moral, un imperativo categórico del cual no te puedes evadir. 

“Querido sostenedor de Las-Dos-Culturas, las mezquitas que en toda Europa florecen a la sombra de nuestro (vuestro) olvidado laicismo y de nuestro (vuestro) pacifismo hipócrita y desbocado están llenas de terroristas y futuros terroristas. Protegidos por el cinismo, el oportunismo, el cálculo, la estupidez de quienes nos los presentan como si fueran tibias de santo. 

Estoy hablando a las personas que no siendo estúpidas ni malas, se hallan en la prudencia o en la duda. Y a ellas les digo: ¡Despierta, gente, despierta! Intimidados como estáis por el miedo de ir a contracorriente o parecer racistas no entendéis, o no queréis entender, que aquí está ocurriendo una Cruzada al Revés. En su esencia, la nuestra es una guerra de religión y quien lo niegue, miente (…) una guerra que ellos llaman Yihad, Guerra Santa (…) No entendéis, no queréis entender, que para los musulmanes Occidente es un mundo que hay que conquistar, castigar, someter al Islam.

Acostumbrados como estáis al doble juego, cegados como estáis por la miopía, no entendéis o no queréis entender que nos han declarado una guerra de religión. Promovida y fomentada por una facción de aquella religión, puede ser, (¿puede ser?), pero de religión. (…) Que puede ser que no aspire a conquistar nuestro territorio, pero mira a la conquista de nuestras almas. Ala desaparición de nuestra libertad, de nuestra sociedad, de nuestra civilización. Es decir, al aniquilamiento de nuestra manera de vivir o de morir, de nuestra manera de rezar o no rezar, de pensar o no pensar. De nuestra manera de comer y beber, de vestirnos, divertirnos, informarnos… No entendéis o no queréis entender que si no nos ponemos, si no nos defendemos, si no combatimos, la Yihad vencerá. Vencerá y destruirá el mundo que bien o mal hemos logrado construir, cambiar, mejorar, hacer un poco más inteligente. (…)

Destruirá en suma nuestra identidad, nuestra cultura, nuestro arte, nuestra ciencia, nuestra moral, nuestros valores, nuestros principios, nuestros placeres… Sí señores: nuestros placeres también. ¿No comprendéis que los Osama bin Laden se creen verdaderamente autorizados a mataros a vosotros y a vuestros hijos porque bebéis vino o cerveza, porque no lleváis la barba larga o el chador o el burkah, porque vais al teatro y al cine, porque escucháis a Mozart y canturreáis una cancioncilla, porque bailáis en las discotecas o en vuestras casas, porque miráis la televisión, porque lleváis minifalda o pantalones cortos, porque en el mar o en la piscina estáis desnudos o casi desnudos, porque jodéis cuando y donde y con quien os da la gana?  

¿A dónde ha ido vuestro laicismo? ¿A dónde ha ido el Sol del Porvenir, la libertad, la justicia, la repulsa, la injerencia, ejercitada por las autoridades eclesiásticas en la vida del ciudadano? La tolerancia religiosa, primer punto de todos los principios civiles, no anula el laicismo. Al contrario, es el laicismo que la garantiza. (…) ¿Nos importa ni siquiera eso, tontos? Yo soy atea, gracias a Dios. Racionalmente, por lo tanto irremediablemente atea. Y no tengo alguna intención de ver mi racionalismo, mi ateísmo, ofendido y perseguido y castigado por los nuevos Inquisidores a la Tierra. (…) Razonar con ellos, impensable. Tratarlos con indulgencia, tolerancia o esperanza, un suicidio.

  

 

¿Qué lógica tiene respetar a quien no nos respeta, qué dignidad tiene defender la cultura o presunta cultura de aquellos que desprecian la nuestra? Y concluye:

Lo importante es que ciertas infamias no me las impongan a mí. Declaro que este asunto me concierne por completo. Nos concierne a todos.

A pesar de las escandalosas riquezas de sus amos, Arabia Saudí vive aun en una miseria medieval, vegeta aun en el oscurantismo y el puritanismo de una religión que produce solamente religión. Se ahoga en un analfabetismo del 60% y 80%. Una mujer musulmana no puede ir sola al médico, a la escuela, a la peluquería. Todos están bajo el yugo de una religión que regula cada momento y cada aspecto de sus vidas. 

Lo peor de todo no es equivocarse; es permanecer en el error.

 

Publicado en el Blog de Campos el 11-02-2019

 

 

Jugar con fuego

Hoy se han amplificado las voces contra el sanchismo del que hablábamos ayer en nuestro artículo

https://ancamfer.wordpress.com/2019/02/06/que-la-patria-se-lo-demande/,

sobre los puntos de debate que Quim Torra ha planteado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la aceptación por parte de éste de un mediador, un relator o como queramos llamarlo, un intermediario en resumidas cuentas, lo ha afirmado Alfonso Guerra, como si España fuera una de esas repúblicas bananeras que existen en el mundo.

 

 

También hay socialistas-sanchistas que pretenden seguir en su canonjía y niegan la mayor, como si se estuviera hablando de cualquier pecadillo venial de andar por casa, una pequeña mancha en el suelo de la cocina, sin más importancia.

El teatro sigue … Aprovechando la debilidad del gobierno sanchista, un sicólogo amigo me ha dicho que Sánchez tiene visos de estar enfermo clínicamente en aras del poder, nos hemos despertado con dos nuevas noticias sobre Cataluña: La primera es que Quim Torra ha hecho, o va a hacer, otra petición: El control absoluto del aeropuerto de Barcelona, considerando que “tienen derecho al control de sus fronteras”, instalación estratégica en la entrada y salida de turistas, empresarios y mercancías a todo el mundo. Un estado independiente.

La segunda es que todos los españoles paguemos su fiesta y el despilfarro gastado durante años en el intento de secesión: Que se le perdonen los 71.000 (setenta y un mil) millones de euros, once billones y seiscientos mil millones de pesetas, más de mil quinientos euros por habitante, incluidos niños de pecho, extranjeros ilegales y gente que no ha cotizado en su vida.

Por su parte, Sánchez pretende transferirles Justicia y el Poder Judicial, así como las políticas de inmigración que, añadido al control del aeropuerto, se convertiría en una entrada principal de nuevos ciudadanos catalanes, a todos los efectos, a preparar para el voto secesionista.

En cuanto a la Justicia, está claro: Les permitiría controlar los procesos judiciales relacionados con el secesionismo, en una Barcelona, y no digamos en Gerona, Lérida o Tarragona, en donde todo el mundo acude a los mismos restaurantes, a los mismos teatros, a las mismas peluquerías y en donde la Generalitat señala el importe de los “bonos patrióticos” que debe comprar cada entidad bancaria. Todo esto no me lo ha contado nadie; lo he vivido yo en primera persona.

Pues no, Sr. Sánchez, no queremos que le perdone la deuda a Cataluña porque han usado el dinero de todos los españoles para educar a los niños en el odio a España, para no tener acceso a la enseñanza en castellano, idioma común de todos los españoles, para rotular aeropuertos, estaciones de ferrocarriles, rodalías, metros y cualquier otra cosa de servicio público en catalán, ingles y, después, en castellano, para abrir embajadas que no resuelven ningún problema a los ciudadanos, solo son “altavoces” de la secesión, para cambiar la historia, mintiendo en personajes, fechas, batallas o derrotas ante los franceses, “marcar” a los no secesionistas como los nazis marcaban a los judíos, detener a una persona por llevar una bandera de España, señalar y agredir a quienes no comulgan con el independentismo, prohibición de acceso a cargos públicos de quienes no son adictos al régimen lazi, olvidarse del 50% que se sienten españoles, con los que todavía está por hablar con ellos una sola vez el presidente Sánchez, vivir en un estado de guerra latente, subvencionando a la televisión, radio y prensa que propaga el odio y presenta a España como si fuera una dictadura y ellos, que tienen la mejor red de carreteras y la mejor sanidad de España, estuvieran oprimidos y esclavos de un himno que preconiza ¡Ahora es hora, segadores! – ¡Ahora es hora de estar alerta! – Para cuando venga otro junio – ¡afilemos bien las herramientas!

Porque el mismo derecho tiene Cataluña que el resto de Regiones o Comunidades (¡qué gran error cometimos con eso en la Constitución!), o que el empresario que ha presentado Concurso de acreedores, que el tendero de la esquina, o los hipotecados que no pueden pagar sus deudas.

Porque nuestra Constitución, con sus errores, reconoce la UNIDAD DE ESPAÑA, y la igualdad de todos los españoles. Se habla mucho, y de hecho se ha reconocido, al masón Guaidó en Venezuela como presidente interino (su excelencia Sr. Sánchez también nos prometió ser un presidente interino para convocar elecciones legislativas), justificado por la pobreza, hambre, falta de medicinas, inflación, muertos, y otras lindezas salidas de las urnas, en cuya votación fue observador internacional “su padre político”, Sr. Zapatero, quien puso el nihil obstat a aquella votación; de la democracia ha salido más de una dictadura en muchos sitios. En el tema de Cataluña hay metido más de uno, y dos, masones.

¿Qué pasaría si en España alguien se salta el artículo de la Constitución que habla de la unidad de España? ¿Y del otro que habla de quién o quienes tienen la obligación de defenderla, y lo hicieran? El poder se puede conseguir de dos formas, con los votos o con las botas. Y en ambos casos, tiene verdadero peligro jugar con fuego.

 

Publicado en el Blog de Campos el 07-02-2019