Archivo de etiquetas| Pablo Iglesias

España, con Iglesias hemos topado

SEMANA DE REFLEXIÓN DE VOTO – CCAA MADRID

En España vivíamos tranquilos, políticamente hablando, hasta que irrumpió Podemos, fundado como partido en el año 2014, que se sitúa en la ultraizquierda política española, de ideas radicales, asamblearias, anticapitalistas y comunistas. Entre sus fundadores, en mi opinión, el gran ideólogo es Juan Carlos Monedero, doctor por la Facultad de Ciencias Políticas de la UCM, asesor de Izquierda Unida desde el año 2000, del gobierno venezolano desde 2005 y de Podemos desde sus inicios.

Pablo Iglesias Turrión es licenciado en Derecho, master en Humanidades y doctor en Ciencias Políticas por la UCM, en dónde era profesor interino con un sueldo inferior a los mil euros mensuales cuando fundó Podemos y fue elegido secretario general con el apoyo del 88,6% de los simpatizantes de esa formación. Primus inter pares, ha sido siempre el líder de ese partido y quien, con su dialéctica populista y la impagable ayuda de determinados medios de comunicación masiva, irrumpió en la política nacional en las elecciones del 2015.

Íñigo Errejón Galván, también doctor en Ciencias Políticas, también fundador de Podemos, miembro de las Juventudes anarquistas, anticapitalista y antisistema, fue Secretario Político de Podemos. Por desavenencias con la línea política trazada por Pablo Iglesias, se desgajó de Podemos en el año 2019.

El PSOE socialdemócrata liderado por Felipe González, que puso a España en Europa y reconocida en todo el mundo, fue sustituido por la vuelta al marxismo de Pedro Sánchez, arrinconando a la generación que hizo la Transición y contribuyó de forma decisiva en la recuperación de la democracia.

Tras esta rápida presentación de los actores, nos trasladamos al mes de marzo de 2021 cuando Isabel Díaz Ayuso presenta su dimisión como presidenta de la CCAA de Madrid, disuelve la Asamblea Autonómica y convoca elecciones para el cuatro de mayo.

España tiene un endeudamiento de casi el 120% del PIB, hay más de cinco millones de parados reales, han muertos más de cien mil personas por la pandemia del coronavirus, miles y miles de negocios y empresas cerradas, no acaban de llegar las ayudas anunciadas por la Unión Europea que ve el aumento desmesurado del gasto y ninguna intención de contenerlo, concediendo dádivas a quienes se convierten en ciudadanos esclavos del poder, extendiendo así la masa de personas que viven del todo gratis, de tener todos los derechos y ninguna obligación.

En Madrid, que es la capital de España por si a alguien se le ha olvidado, confluyen todos los caminos, y gobernar Madrid tiene muchísima más importancia, política, social y estratégica, que cualquier otra región o comunidad autónoma de España.

Por ello, todos los partidos pusieron como cabecera de cartel a primeros espadas, hasta tal punto que el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, vislumbró una salida airosa del Consejo de Ministros y se autoeligió como candidato a la Presidencia de Madrid con la excusa de “No podemos consentir un gobierno de la ultraderecha” que, dicho así, por el líder de la ultraizquierda comunista, ideario que mató más de cien millones de personas en el siglo pasado, suena muy fuerte y fuera de lugar.

Pablo Iglesias es a Marx lo que Monedero a Engels; los primeros lucen, política y personalmente, hasta en la “buena vida”: Marx gastándose el dinero de su mujer, Pablo Iglesias viviendo como nuevo rico a la vez que pretende implantar el leninismo español del siglo XXI. Partiendo del marxismo, actualiza el pensamiento comunista, algo parecido a lo ocurrido con el trotskismo, maoísmo, castrismo o chavismo (en Venezuela, una persona que cobra el salario mínimo tardaría 4.000 años para poder comprar una vivienda).

El partido político es un instrumento para la organización y adoctrinamiento preestablecido; los cambios deben contemplarse con la meta de la consecución de un estado socialista, con una fuerte institucionalización del movimiento sindical y obrero, complementado con colectivos minoritarios a los que se les ha hecho sentirse importantes y fundamentales en el vivir de cada día; tolerancia cero al concepto y modelo capitalista, no existiendo modo de convivir con el pensamiento capitalista, que es necesario sustituir por la dictadura del proletariado, socializando (expropiando, nacionalizando) los medios de producción y propiedades privadas, poniéndolos a disposición del pueblo, incluido amedrentamiento a periodistas críticos con Podemos.

Pablo Iglesias se despidió el pasado 24 de marzo del Congreso de Diputados como vicepresidente del Gobierno ensalzando el comunismo, claro, rotundo, sin complejos y desafiante, como si el comunismo fuera la verdadera democracia y el futuro inminente de España. Nadie que lo vote puede llamarse a engaño.

La guinda al pastel, la puso hace unos días: “Sólo un cretino se sentiría bien cuando lo que tiene encima es muchísimo trabajo”. Ese es el espíritu del comunismo, gandul, vago y zángano a la hora de emplear el martillo para trabajar, utilizando la hoz para que lo hagan los que ellos llaman capitalistas.

Lo hasta aquí expuesto, es también aplicable a la formación MÁS MADRID, escisión de Podemos por contraposición de egos de sus líderes, pero con las mismas ideas y posicionamiento político.

Todas las encuestas dan vencedora a Isabel Díaz Ayuso en las elecciones autonómicas de la próxima semana, pero, en mi opinión, para ser presidenta tendrá que contar con el apoyo de los votos de VOX, partido que, hasta el momento, no ha hecho nada contra la Constitución, siendo probablemente el que más la defiende en su totalidad, y en cambio “alguien” se ha empeñado en crear una opinión casi generalizada como que son los malos de la película, anticonstitucionales, ultraderechistas, peligrosos, agresivos, españolistas y fascistas, que es el apelativo de moda para todo aquel que no sea afecto al régimen imperante en el Gobierno.

La izquierda radical podría llegar a gobernar Madrid si obtuviera mayoría la suma de diputados autonómicos del PSOE: “Me intranquilizaría que alguien con un planteamiento radical formase parte de mi gobierno”, ha asegurado Ángel Gabilondo en relación a Pablo Iglesias, retórica que enmascara una mentira como aquellas de Pedro Sánchez de “no dormiría tranquilo por las noches si fuera presidente con ministros de Podemos” o “no podría aceptar una coalición con Podemos, que supondría tener dos gobiernos en uno”; Podemos, al que seguro votan los autónomos y comerciantes porque lleva en su candidatura al portavoz del Sindicato de Manteros, esos que les hacen la competencia sin pagar impuestos a la puerta de sus negocios, aquellos a los que okupan sus casas y los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado a los que quiere controlar como “policía política gubernamental”; y Más Madrid, en donde Errejón ha impuesto la democracia de lista cerrada y sin primarias, no descartando que Pablo Iglesias sea investido presidente de dicha comunidad, intercambiando los apoyos parlamentarios del PSOE aquí y de Podemos en el Parlamento nacional, porque todos esos partidos representan el anticlericalismo obsesivo, el deseo de derogar la Constitución y el establecimiento de una dictadura de izquierdas.

Hoy en día, en España, toda decisión política incide de forma determinante en la economía y el estado de bienestar del que hemos venido disfrutando. Y un triunfo en Madrid de la izquierda, llevaría a toda la nación a más intervencionismo, más paro, más fiscalidad, más subvenciones, fuga de empresas, menos inversiones, menos propiedad privada y menos libertad.

Con ello, Bilderberg enterraría a Casado (por díscolo a sus consejos), a Isabel Díaz Ayuso (por presentarse destocada al ser nueva en plaza de categoría especial y estar fuera de control), a Inés Arrimadas (por haber fracasado en la consecución del objetivo asignado) y a VOX en conjunto (por ir contra el “pin parental” que les permitiría adoctrinar a las nuevas generaciones), y tendríamos PSOE marxista-globalista en el gobierno de la nación hasta que, en cualquier momento, no pudiera pagarse la Deuda Pública. Por eso, en estas elecciones autonómicas hay mucho en juego sobre el futuro de toda España.

Ideario izquierda radical

SEMANA DE REFLEXIÓN DE VOTO – CCAA MADRID

El próximo cuatro de mayo está previsto que se celebren elecciones al parlamento autonómico de Madrid, a las que concurre Pablo Iglesias, líder de Podemos, como cabeza de cartel de su partido. Pablo Iglesias tiene una cosa buena: nunca ha escondido sus ideas y quien lo vote, si no tiene un cociente intelectual excesivamente bajo, sabe que vota comunismo, en el que los que trabajan y se esfuerzan mantienen a los que no lo hacen, en un mundo de pobreza y miseria igual para todos.

Una muestra de su ideario político son las frases que siguen a continuación, todas ellas testadas y que pueden comprobarse con paciencia en una buena hemeroteca:

«Yo soy comunista»

«El poder nace de la boca de los fusiles»

«La verdadera violencia son los recortes»

«Si la política está en manos de los partidos, entendidos como esas agencias que en nuestro país se han repartido el poder de 1978, no es posible el cambio político»

«Las manitas en alto están bien, pero a veces lo que funciona son las barricadas»

«No hay partido socialista ni movimiento comunista que no haya pactado con canallas»

«Los mediocres y los cobardes siempre sobreviven mejor»

«El enemigo solo entiende el lenguaje de la fuerza»

«El crecimiento del movimiento anticapitalista es imparable y las balas no van a detenernos»

“Los escraches son una expresión de la democracia»

«Vosotros sabréis hacer cócteles molotov, porque ante la crisis del capitalismo, nos tocará coger las armas»

«Ser demócrata es expropiar»

«La guillotina es el acontecimiento fundador de la democracia»

“El cielo no se toma por consenso, se toma por asalto»

«Cuando definimos un enemigo -la lógica capitalista-, ese enemigo solo entiende un lenguaje, el lenguaje de la fuerza»

«Pido disculpas por no romper la cara a todos los fachas con los que discuto en televisión. Cuando acabemos con esta charla, en vez de mariconadas del teatro, nos vamos de cacería a Segovia a aplicar la justicia proletaria que es lo que se merecen unos cuantos»

«Lo de izquierdas que eres se mide por la distancia que dejas con la policía»

«El Estado siempre ha sido un régimen monárquico y eso revela la estrechez para pensar España. España es mucho más que su monarquía»

«Romper los candados del régimen del 78. Un proceso constituyente para abrir el candado del 78 y poder discutir de todo»

«Auditoría ciudadana de la deuda pública y privada, tomar medidas contra los responsables y declarar su impago»

«¿Entregarías la política económica del país a quien se gasta 600.000€ en un ático de lujo?»

«A mí me parece más peligroso el rollo de aislar a alguien, porque entonces no saben lo que pasa fuera. Este rollo de los políticos que viven en Somosaguas, que viven en chalés, que no saben lo que es coger el transporte público (…)»

«Creo que prohibir las puertas giratorias es sencillísimo. Se hace un decreto ley y ya está. Acabar con los desahucios hipotecarios es sencillísimo, se hace una ley y se acaba con ello. Hay cosas que son muy fáciles de hacer, sólo hace falta voluntad política»

«Hablo con muchos militares y es algo que me preocupa muchísimo, hacen falta militares valientes. Los ejércitos son necesarios, pero muchas veces defienden lo contrario a los intereses de la gente»

«Podemos es nacionalista en el sentido de defender un Estado plurinacional hasta sus últimas consecuencias»

«Dónde hay propiedad privada hay corrupción».

«Creo que es clave que la gente entienda que la comunicación es un derecho y que, si la comunicación es un derecho, no es susceptible de ser mercantilizado, de ser privatizado. El mayor ataque contra la libertad de expresión es que haya medios de comunicación que sean propiedad privada»

«Lo que ataca la libertad de expresión es que la mayoría de los medios sean privados»

«Si hablara de ETA diría que el terrorismo ha provocado un enorme dolor en nuestro país, pero también diría que tiene explicaciones políticas»

«La Revolución cubana marcó muchas cosas en el contexto de la Guerra fría. Marcó por ejemplo el inicio o la recuperación de la lucha armada como estrategia política de acceso al poder»

«Se echa de menos al comandante. Venezuela es un modelo para Europa»

«Una izquierda que sea capaz de plantearse como alternativa de gobierno con propuestas concretas y específicas, y ahí el punto de referencia puede ser América Latina»

«Es muy interesante vivir en un país como Venezuela, donde se están produciendo tantos cambios y tantas transformaciones que pueden convertirse en un ejemplo democrático para los ciudadanos del sur de Europa»

«Yo no puedo decir España, yo no puedo utilizar la bandera roja y gualda»

«Podemos no entrará en ningún gobierno presidido por el PSOE»

Vamos a exponer a continuación una serie de puntos sobre los que apoya Podemos su PROGRAMA 2020, de redacción textual en cursiva, que hay que leer y comprender con toda la carga de profundidad que se esconde bajo una aparente fácil redacción, pero que suponen verdaderas limitaciones a la libertad, económica, financiera, religiosa, de expresión, sobre la propiedad privada y otros temas fundamentales en un estado democrático.

Nacionalización e intervención estatal

Crear una empresa pública de energía.

Recuperar automáticamente la gestión pública de las centrales hidroeléctricas cuyas concesiones para la explotación privada hayan caducado o lo hagan en el futuro.

Crear una empresa pública eléctrica para para llevar a cabo la transición ecológica, luchar contra el cambio climático y bajar la factura de la luz.

Recuperar para lo público y con la máxima transparencia toda la gestión del agua.

Abandonar la política de grandes embalses y avanzar hacia una gestión inteligente, eficiente y ecológica del agua. El viejo modelo franquista de pantanos y obras faraónicas que han hundido y obligado a abandonar tantos pueblos se sustituirá de forma definitiva por una nueva cultura del agua, con un gobierno eficiente y moderno del agua a partir de la gestión de su demanda.

Declarar el taxi servicio público de interés general.

Una factura de la luz más barata y justa. La estructura que tiene hoy la factura de la luz es una trampa para que pagues más. Sobre esto ya tenemos experiencia de lo sucedido a partir del 01-01-2021.

Recuperar la participación pública en sectores estratégicos y poner en marcha un plan de recuperación industrial en las zonas que han sido deliberadamente desindustrializadas.

Preservar la soberanía de sectores estratégicos, como los puertos. Los puertos del Estado se orientarán hacia el interés general de la ciudadanía y del país.

Crear un Banco de Inversión para la Transición Tecnológica y Económica (BITTE) con el fin de asumir las principales inversiones para la transformación productiva que vamos a emprender.

Impedir la inminente privatización de Bankia. Su deseo en un Banco Público en el que hacer y deshacer a su antojo.

La regulación de la propiedad intelectual se pondrá al servicio de la innovación, la ciencia y el progreso en lugar de operar como una barrera para el emprendimiento.

Intervención del Estado en las empresas privadas

Poner orden en el oligopolio energético. Hay que eliminar sus privilegios y devolver poder a las pymes y a quienes pagan la luz. ( ..) Se establecerá un cargo para compensar la sobrerretribución (beneficios caídos del cielo) de algunas centrales …

Democratizar las empresas. Una economía moderna necesita actualizar la forma de dirigir sus empresas. Por una parte, apoyaremos las empresas de la economía social, en las que quien aporta su trabajo y su creatividad en el día a día también dirige la empresa. Por otra, impulsaremos la participación de los trabajadores en la dirección y en el accionariado de las empresas. A ver si lo he entendido: El empresario pone el dinero para que haga lo que los sindicalistas digan. Perfecto. Así conseguiremos muchos inversores.

Hembrismo vs feminismo

Reconocer en el Código Civil a los animales como seres que sienten. Los animales nunca más serán considerados como unos bienes cualesquiera. De eso, a hacer con Incitatus lo que hacía Calígula, solo hay un paso.

Trabajar para una Constitución decididamente feminista.

Implementar un Plan Estatal de Lucha contra las Violencias Machistas con una dotación anual de 600 millones de euros. Así, tomaremos como una cuestión de Estado la libertad y la reparación de las mujeres que sufren violencias machistas.

Garantía económica de vida para las mujeres que padecen violencias machistas. Con que una mujer diga que su pareja le pega, aunque sea mentira, gratis total para toda su vida.

Actualizar la definición de violencia machista para que recoja todas las formas de violencia contra las mujeres. La definición actual se encuentra limitada a la violencia ejercida por parejas y exparejas, lo que priva de una protección equiparable al resto de mujeres que sufren violencia, por ejemplo, por parte de desconocidos o de jefes y compañeros de trabajo.

Instaurar la paridad en las Administraciones Públicas y en los organismos financiados con dinero público.

Pasar del «No es no» al «Solo sí es sí».

Ampliar los derechos de personas lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales.

Crear una asignatura de feminismos. La educación es la principal herramienta para transformar las relaciones de desigualdad que están en el origen de las vulneraciones de la libertad sexual, por lo que los contenidos feministas serán transversales a lo largo de toda la educación y se creará una asignatura de feminismos en la educación.

Control de los medios de comunicación

Impulsar una red de centros culturales ciudadanos. Vuelven los video-clubs de todos los pueblos en tiempos de Franco.

Una nueva RTVE que no esté al servicio de ningún Gobierno- Para muestra, un botón. Rosa María Mateo es la Virgen de la Caridad al lado de su sustituto.

Potenciar la Agencia EFE como servicio público informativo. EFE en quiebra técnica, pero es igual, el caso es controlar todo lo que se publica.

Prohibir que los bancos y los fondos sean propietarios de los medios de comunicación. Falta añadir el que todo el mundo conecte a las nueve de la noche con “el parte oficial”.

Fomentar la responsabilidad informativa y la ciudadanía crítica frente a las fake news. Abordaremos estas cuestiones desde el enfoque de los derechos humanos y conforme a la deontología periodística. Dicho claramente, censura.

Otros varios

España, con la libre determinación del pueblo saharaui. España tiene una responsabilidad histórica con el Sáhara Occidental, con sus gentes y con la solidaridad entre nuestros pueblos. En el fondo, están apoyando la independencia de Cataluña y el País Vasco. Y en cuanto al Sahara, Marruecos nos podría “borrar del mapa” bélicamente en menos de dos semanas.

Resolución democrática del conflicto catalán. La gestión viable del conflicto en Cataluña pasa por construir un proceso de reconciliación que permita el diálogo y llegar a acuerdos. Apostamos por un referéndum pactado en el que Podemos defenderá un nuevo encaje para Cataluña en España. Independencia para Cataluña y Euskadi.

Plan Nacional contra la Corrupción, con el que impulsaremos una reforma del Código Penal para introducir el delito relacionado con el enriquecimiento ilícito de cargos políticos. Eso lo dice quienes están investigados judicialmente por diferentes asuntos.

Suprimir los aforamientos y acabar con la irresponsabilidad del Rey. Sobre la monarquía y hasta que no acaben con ella, no pararán; en cuanto a los aforamientos, ese es otro cantar.

Eliminar los privilegios de los cargos electos. Acabaremos con los privilegios de los cargos electos (diputadas, diputados, senadoras y senadores), tanto de los que gozan durante el ejercicio de sus funciones como de los que les son atribuidos una vez que cesan. Pablo Iglesias sigue con su coche blindado después de cesar como vicepresidente del Gobierno.

Reconocer el derecho de sufragio a partir de los 16 años. Frente al discurso conservador que dice que la juventud no se interesa por la política, estos meses hemos visto las calles llenas de jóvenes defendiendo el feminismo el 8M y la lucha contra el cambio climático el 15 de marzo. La juventud quiere un país mejor y debe poder participar. Además, a partir de esta edad, se les reconoce la capacidad ….. Todo esto, muy lógico: es un nicho de votantes para ellos, a los que se les reconoce la capacidad para votar, pero no para ir a la cárcel ni responder de sus hechos delictivos.

Democratizar los partidos. Aparte de las listas electorales, incorporaremos la paridad a los órganos de los partidos políticos y serán obligatorias las primarias para acceder a presidir los órganos ejecutivos de los partidos. Perfecto, paridad entre hombres, mujeres, gay, lesbianas, transexuales y resto de géneros que dicen existen, aunque sean tontos o están incapacitados para desempeñar esos puestos.

Promover las lenguas cooficiales y propias en el sistema educativo. La adecuada vitalidad de las lenguas cooficiales y propias de los distintos pueblos requiere una acción pública, acorde con su situación específica, que las potencie, como parte de la identidad y riqueza cultural de nuestro país. Para ello, necesitamos que exista una oferta educativa suficiente para permitir que en los centros educativos de toda España se puedan estudiar todos los idiomas oficiales y propios de cada territorio.

Garantizar la libertad para morir dignamente. Toda persona que padezca un sufrimiento irreversible debe tener reconocido el derecho y la libertad de poner fin a ese sufrimiento. Eutanasia. Ya lo han conseguido.

Fin de las leyes mordaza y de los delitos medievales de ofensa a los sentimientos religiosos e injurias a la Corona. En 2015, el Partido Popular nos devolvía a tiempos predemocráticos con la aprobación de las leyes mordaza, es decir, la Ley de Seguridad Ciudadana y la reforma del Código Penal en sus limitaciones a la acción política libre.

Inmigración ilegal

Establecer vías legales y seguras de entrada en España, poner fin a la irregularidad sobrevenida y garantizar los derechos civiles de las personas migradas. Las migraciones deben darse en condiciones de seguridad para las personas, y el Estado tiene que articular los mecanismos para garantizar los derechos humanos, especialmente el derecho a la vida. Por ello, flexibilizaremos los procesos de reagrupación familiar, recuperaremos la posibilidad de solicitar asilo en embajadas y consulados de terceros países, articularemos visados humanitarios, aumentaremos los programas de reasentamiento y crearemos nuevas modalidades de visado, como el de búsqueda de empleo. Además, flexibilizaremos los procesos de arraigo, dejando de vincular exclusivamente la renovación de las autorizaciones de residencia a un contrato en vigor u oferta de empleo. En la misma línea, el derecho al sufragio municipal de las personas extranjeras dejará de estar vinculado a tratados internacionales bilaterales; y, asimismo, se acortarán los plazos requeridos para adquirir la nacionalidad y se suprimirán las trabas burocráticas y requisitos discrecionales en el procedimiento de adquisición, como puede ser el examen de nacionalidad.

Control judicial

Despolitizar el Tribunal Constitucional con un sistema de nombramientos en el que prime el consenso y no las cuotas partidistas, contraproducentes para la elección de juristas de reconocido prestigio y para la garantía de su independencia respecto de los partidos políticos en el ejercicio de su cargo. Derogaremos la «reforma exprés» de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional llevada a cabo —unilateralmente y por el procedimiento de urgencia— por el PP en 2015, que le atribuyó competencias ejecutivas, como la suspensión de funciones a autoridades, propias de la jurisdicción ordinaria, pero impropias de la neutralidad institucional.

Reformar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para reforzar su independencia a través de un sistema de elección directa por la ciudadanía. Hasta que se apruebe la necesaria reforma constitucional, mejoraremos el sistema parlamentario de elección de vocales para aumentar la pluralidad y la transparencia de la elección de las doce vocalías de procedencia judicial, incluyendo la posibilidad de propuesta de candidaturas avaladas por la ciudadanía y las comparecencias públicas iguales a las de procedencia no judicial. El CGPJ deberá cumplir escrupulosamente, en todos los nombramientos discrecionales, los principios de mérito, capacidad y paridad de género para compensar la actual infrarrepresentación de mujeres en la cúpula judicial.

Si algo ha quedado claro en la presente legislatura, es que tanto PSOE como Podemos han hecho todo lo contrario a lo aquí expuesto.

Derogar la reforma laboral de Zapatero de 2010 y la de Rajoy de 2012. Es obvia la necesidad de elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores adaptado a la realidad laboral, tecnológica y ecológica de 2019, pero el primer paso de este proceso es la derogación de unas reformas laborales que han impedido que la gente recuperara los niveles de bienestar previos a la crisis y que fueron escritas al dictado de la troika y con el beneplácito de la CEOE y el Círculo de Empresarios. Esta derogación haría efectivas muchas de las medidas que se proponen en este apartado.

Fin de la propiedad privada

Blindar en la Constitución el derecho a la vivienda como derecho fundamental y desarrollar legalmente las garantías de su efectividad, conforme al derecho internacional. Esto implicará afrontar efectivamente el acceso a la vivienda como una cuestión de Estado. La burbuja del alquiler, unida a la anterior burbuja hipotecaria, ha llevado a que en España se destine, en promedio, más de un tercio de la nómina mensual al alquiler de vivienda o que el 80 % de los menores de treinta años vivan en casa de sus padres porque no pueden acceder a un derecho reconocido en la Constitución.

Intervenir el mercado del alquiler para impedir subidas abusivas mediante el control de precios y garantizar un alquiler estable y seguro para personas inquilinas y pequeñas propietarias. Para ello, estableceremos mecanismos de control y regulación de los precios del alquiler.

Garantizar un alquiler estable, asequible y seguro. Para asegurar la renta y la estabilidad del contrato en beneficio de ambas partes, se implantará un contrato de arrendamiento indefinido.

Crear un gran parque de alquiler público de precio asequible mediante la cesión obligatoria y las sanciones a los grandes tenedores de vivienda vacía.

Prohibir los desalojos sin alternativa habitacional. En ningún caso se podrá realizar el desalojo o desahucio de personas y sus familias en situación de vulnerabilidad, sin que la Administración competente garantice un realojo en condiciones dignas, ya sea en casos de impago de alquileres o por ocupación en precario motivada por la falta de vivienda asequible.

Proteger a los deudores y deudoras hipotecarios sin recursos suficientes con la limitación de su deuda al valor del bien hipotecado y el reconocimiento de derechos de reestructuración de deuda, quita y dación en pago.

Suministros básicos de agua, luz y gas garantizados. Con las reformas estructurales del sistema eléctrico, se bajará el precio de la factura de la luz, pero también se impedirán los cortes de suministros básicos de agua, luz y gas en las primeras residencias cuando el impago se deba a motivos ajenos a su voluntad, como la pobreza sobrevenida. Estas protecciones, que se activarán de manera automática cuando exista situación de vulnerabilidad, durarán un año y se extenderán mientras persista la situación de vulnerabilidad.

Fiscalidad

Derogar las normas mediante las que PP y PSOE han institucionalizado la austeridad y la década perdida en España (artículo 135 de la Constitución y Ley de Estabilidad Presupuestaria). Al PSOE y PP no les costó ni cinco minutos reformar la Constitución en 2011 para poner por delante los intereses de los bancos a los de nuestra ciudadanía. Hay que establecer con toda claridad en la norma constitucional que la prioridad de los presupuestos públicos es siempre el bienestar de la ciudadanía.

Establecer un IRPF más justo y progresivo bajando los impuestos a los sueldos más bajos y aumentando el tipo a los más altos (…) corregiremos la injusticia de que las rentas del capital (por productos financieros e inversiones) tributen mucho menos que las rentas del trabajo. Se eliminarán las deducciones que benefician solo a quienes tienen rentas más altas. Al mismo tiempo, se reducirá el tipo del primer tramo no exento del IRPF —el tramo más bajo— al 18 %.

Hacer el impuesto sobre sucesiones y donaciones más justo, en colaboración con las comunidades autónomas, de forma que sea más progresivo y que las personas herederas con menor patrimonio preexistente y mayor grado de consanguineidad tengan cuotas reducidas. También introduciremos, en estos casos, facilidades de pago, como fraccionamientos o dación en pago de bienes hipotecados. Al mismo tiempo, armonizaremos este impuesto a escala estatal a partir de un mínimo de tributación para evitar la competencia fiscal entre territorios.

Reformar el sistema de financiación autonómica para hacerlo más justo y que exista un suelo de ingresos efectivos para financiar servicios públicos dignos en toda España. El nuevo sistema de financiación autonómica se diseñará en diálogo con todas las comunidades autónomas, de manera vinculada a una reforma fiscal y a la solución del problema de las deudas

Este nuevo sistema garantizará que se alcancen, al menos, tres condiciones: en lugar de estar basado en un «techo de gasto», que impide que los derechos de la ciudadanía sean efectivos por la vía de limitar los recursos de las Autonomías para prestar servicios públicos, se basará en un «suelo de ingresos», que permitirá financiar servicios públicos dignos en toda España; todas las comunidades autónomas recibirán más financiación que la que reciben en la actualidad, pues hay que tener en cuenta que, aparte de su tradicional infrafinanciación, los recortes posteriores a 2009 se hicieron recaer de manera desproporcionada sobre ellas; y se reducirá la desigualdad territorial en cuanto a financiación.

Resumen de todo ello: Los que trabajen y coticen, sufragarán de forma permanente a quienes no lo hacen ni piensan hacerlo nunca.

AHORA VAS Y LO CUENTAS

SEMANA DE REFLEXIÓN DE VOTO – CCAA MADRID

El ‘gurú’ de los discursos de Iglesias dice que mientras haya medios libres lo tendrán «muy difícil»

Pablo Iglesias exige «elementos de control» para acallar a la prensa incómoda

EEUU denuncia los ataques a la prensa del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Iglesias: «Hay que naturalizar que una persona pública esté sometida al insulto en las redes sociales»

Okdiario del 02 abril 2021

Manuel Levín, responsable de Discurso de Podemos y hombre clave en la comunicación de Pablo Iglesias, ha reconocido el interés por controlar los medios desde el poder. Durante su intervención en la charla telemática ‘Ahora, futuro: diálogos transatlánticos’, organizada por el partido morado, ha señalado que «la pluralidad no se da por sí sola en el libre mercado, al contrario, hay que garantizarla desde las instituciones». Levín ha amparado esa vocación intervencionista en la necesidad de «democratizar los medios».

«Hay que trabajar para democratizar los medios. Hay que entender que la pluralidad no se da por sí sola en el libre mercado, al contrario, hay un proceso de concentración de la propiedad. La pluralidad hay que garantizarla desde las instituciones», ha insistido.

Levín ha aseverado que «la pluralidad no se da por sí sola dejándola al arbitrio del mercado» y ha apostado por «construir herramientas comunicacionales» por parte de la izquierda.

En este sentido, ha reconocido que «seguramente la derecha ha entendido mejor que la izquierda que el terreno principal de la política en tiempos de paz es la comunicación». Por ello, ha añadido, «hay una labor fundamental de las fuerzas progresistas a nivel militante y social que es crear herramientas comunicacionales».

«Mientras el conjunto de los canales de información estén en manos de los adversarios del interés general lo vamos a tener muy difícil», ha admitido. Según Levín, «producir cambios en los sistemas mediáticos tiene que ser un objetivo principal en las fuerzas progresistas de todo el mundo». Así como «en el seno del Estado» porque «ésa va a ser la condición de otras muchas victorias».

El interés de Podemos por controlar los medios de comunicación, bajo el pretexto de la «democratización», es abanderado por Pablo Iglesias. Durante una intervención en el Congreso, en febrero, el candidato a las elecciones del 4M llegó a lamentar que en España no exista «control democrático» sobre los medios.

Según Iglesias, esa falta de control es la «diferencia entre el poder mediático y el resto de poderes», como el poder ejecutivo, el legislativo o judicial», pese a la «gran influencia» que éstos ejercen en la agenda política y la formación de opinión.

El líder de Podemos no ha tenido problema alguno en criticar abiertamente a los medios y periodistas que revelan informaciones incómodas para él o su partido.

Unas críticas que han llegado incluso a EEUU. El informe anual de Prácticas de Derechos Humanos, publicado este martes por el Departamento de Estado estadounidense, denuncia los ataques a la prensa del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El informe recoge, por ejemplo, cuando el hasta ahora vicepresidente segundo aseguró que «la prensa crítica con el Gobierno había ofendido la dignidad del periodismo». También destaca que «Iglesias amenazó con enviar a un periodista a prisión por publicar información comprometida sobre su partido, especialmente sobre sus finanzas”.

En la diana de Pablo Iglesias está el director de OKDIARIO, Eduardo Inda, después de que este medio haya ido desvelando los escándalos de Podemos en el caso Neurona, que investiga el desvío de dinero electoral a una asesora chavista.

En marzo de 2020, el líder de Podemos llegó a amenazar abiertamente con «la cárcel» a los periodistas que han revelado informaciones comprometidas sobre Podemos.

«Las cloacas tenían sus patas mediáticas, que han ofendido la dignidad del periodismo», consideró Iglesias, y añadió: «Quiero decir hoy con toda claridad que nuestra democracia será mejor cuando los responsables políticos, policiales y mediáticos de ‘la cloaca’ estén donde tienen que estar: en la cárcel». Las asociaciones de la prensa condenaron este ataque del dirigente podemita.

En otra ocasión, también creó polémica al afirmar que hay que «naturalizar que en una democracia avanzada cualquier persona pública o con responsabilidades en la empresa privada esté sometido a la crítica o al insulto en las redes sociales».

Iglesias respondía así tras las críticas por el señalamiento desde Podemos al periodista Vicente Vallés, a raíz de sus informaciones sobre el caso del móvil de Dina Bousselham.

Manuel Levín, responsable de Discurso de Podemos y hombre clave en la comunicación de Pablo Iglesias, ha reconocido el interés por controlar los medios desde el poder. Durante su intervención en la charla telemática ‘Ahora, futuro: diálogos transatlánticos’, organizada por el partido morado, ha señalado que «la pluralidad no se da por sí sola en el libre mercado, al contrario, hay que garantizarla desde las instituciones». Levín ha amparado esa vocación intervencionista en la necesidad de «democratizar los medios».

«Hay que trabajar para democratizar los medios. Hay que entender que la pluralidad no se da por sí sola en el libre mercado, al contrario, hay un proceso de concentración de la propiedad. La pluralidad hay que garantizarla desde las instituciones», ha insistido.

Levín ha aseverado que «la pluralidad no se da por sí sola dejándola al arbitrio del mercado» y ha apostado por «construir herramientas comunicacionales» por parte de la izquierda.

En este sentido, ha reconocido que «seguramente la derecha ha entendido mejor que la izquierda que el terreno principal de la política en tiempos de paz es la comunicación». Por ello, ha añadido, «hay una labor fundamental de las fuerzas progresistas a nivel militante y social que es crear herramientas comunicacionales».

«Mientras el conjunto de los canales de información estén en manos de los adversarios del interés general lo vamos a tener muy difícil», ha admitido. Según Levín, «producir cambios en los sistemas mediáticos tiene que ser un objetivo principal en las fuerzas progresistas de todo el mundo». Así como «en el seno del Estado» porque «ésa va a ser la condición de otras muchas victorias».

El interés de Podemos por controlar los medios de comunicación, bajo el pretexto de la «democratización», es abanderado por Pablo Iglesias. Durante una intervención en el Congreso, en febrero, el candidato a las elecciones del 4M llegó a lamentar que en España no exista «control democrático» sobre los medios.

Según Iglesias, esa falta de control es la «diferencia entre el poder mediático y el resto de poderes», como el poder ejecutivo, el legislativo o judicial», pese a la «gran influencia» que éstos ejercen en la agenda política y la formación de opinión.

El líder de Podemos no ha tenido problema alguno en criticar abiertamente a los medios y periodistas que revelan informaciones incómodas para él o su partido.

Unas críticas que han llegado incluso a EEUU. El informe anual de Prácticas de Derechos Humanos, publicado este martes por el Departamento de Estado estadounidense, denuncia los ataques a la prensa del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El informe recoge, por ejemplo, cuando el hasta ahora vicepresidente segundo aseguró que «la prensa crítica con el Gobierno había ofendido la dignidad del periodismo». También destaca que «Iglesias amenazó con enviar a un periodista a prisión por publicar información comprometida sobre su partido, especialmente sobre sus finanzas”.

En la diana de Pablo Iglesias está el director de OKDIARIO, Eduardo Inda, después de que este medio haya ido desvelando los escándalos de Podemos en el caso Neurona, que investiga el desvío de dinero electoral a una asesora chavista.

En marzo de 2020, el líder de Podemos llegó a amenazar abiertamente con «la cárcel» a los periodistas que han revelado informaciones comprometidas sobre Podemos.

«Las cloacas tenían sus patas mediáticas, que han ofendido la dignidad del periodismo», consideró Iglesias, y añadió: «Quiero decir hoy con toda claridad que nuestra democracia será mejor cuando los responsables políticos, policiales y mediáticos de ‘la cloaca’ estén donde tienen que estar: en la cárcel». Las asociaciones de la prensa condenaron este ataque del dirigente podemita.

En otra ocasión, también creó polémica al afirmar que hay que «naturalizar que en una democracia avanzada cualquier persona pública o con responsabilidades en la empresa privada esté sometido a la crítica o al insulto en las redes sociales».

Iglesias respondía así tras las críticas por el señalamiento desde Podemos al periodista Vicente Vallés, a raíz de sus informaciones sobre el caso del móvil de Dina Bousselham.


Absolutamente reprobable

Yo fui de los que hice el Servicio Militar con CETME, en esos años en la vida en que tenías que suspender los estudios si no hacías Milicias Militares, o dejar el trabajo, eso sí, con la reincorporación legal obligatoria y garantizada cuando te licenciaban.

Hervía la sangre en los jóvenes y la mayoría pensábamos que perdíamos el tiempo, porque dábamos por asumido que desde la más tierna infancia éramos educados por nuestros padres y por los maestros (¡qué palabra tan bonita!) de la escuela en lo que era el esfuerzo, el trabajo, la amistad, el honor, el servicio a la patria, el respeto, la responsabilidad, la obligación … y otras de las muchas cosas que, entonces, se llamaba educación y normas sociales.

Cuando van pasando los años, te das cuenta que la vida cambia para todos y que ahora importan más otras cosas, como que un alto cargo o alta carga le diga a una hija que se coma un pollo, une polle o una polla, y que cada vez se fomenta más el desencuentro entre españoles, hasta tal punto que se pretende calificar como odio aquellas personas, cosas y casos que se llaman por su nombre desde los tiempos de nuestros clásicos del Siglo de Oro, y en cambio se es benévolo e incluso se apoya ataques verbales y simulacros de muerte del Jefe del Estado, del Presidente del Gobierno, de las ideas religiosas, se anima a matar policías, se homenajean a etarras y terroristas que fueron, se fomenta el incumplimiento de las sentencias del Tribunal Constitucional e intentos de derogar la Constitución, e incluso se intimida al adversario político señalándolo con el dedo índice de la mano a forma de dispararle un tiro, como hizo la ahora candidata a presidir la CCAA de Madrid por Más Madrid, Mónica García (que vive en un piso de 300 metros cuadrados frente al Retiro de Madrid – joder con los comunistas), como queda reflejado en la fotografía que sigue a continuación, mientras se llama ultraderecha a los que no se manifiestan con el brazo y mano levantada cara al sol, pero sí demócratas a quien lo hace con el brazo y puño en alto.

Conozco pues los cartuchos del CETME y de las pistolas ASTRA que utilizábamos. Y, bajo ningún concepto, es admisible, por parte de nadie, la amenaza que supone enviar a alguien una misiva junto con dos cartuchos sin percutir de CETME, como las que han recibido Pablo Iglesias, Grande-Marlaska y María Gámez, directora de la Guardia Civil.

Desde hace tiempo, estamos jugando con fuego, y ya no se puede asegurar nada, solo la recepción de la amenaza, pues el o los remitentes pueden ser cualquiera, manejando la hipótesis que conoce muy bien el antiguo juez Marlasca de no fiarse de nadie, que la policía puede pensar y trabajar analizando desde el autoenvío hasta el cumplimiento de la amenaza procedente de cualquier persona, partido político u organización, siempre y en todo caso, dictatorial.

El mismo día, Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC de Cataluña, exige “formar un gobierno de concertación independentista” (…) “abriendo formas permanentes de desobediencia, confrontación y movilización popular” (…) “…somos un país ocupado …. Hay que abrir tantos frentes como sean posibles mientras acumulamos la fuerza necesaria para debilitar el Estado”.

Similares amenazas son el envío de balas físicas, que no matan porque la mortalidad no la produce las balas sino la velocidad del impacto, que las balas dialécticas, que a menudo se disparan desde Cataluña, como en este caso concreto.

Espero la contundente actuación policial y de la justicia ante estos hechos absolutamente reprobables y, estando en las antípodas de Podemos, mi solidaridad y apoyo en estos momentos en los que, una vez más, parece que nos encontramos en el preludio de otro enfrentamiento entre hermanos. Los españoles nunca aprendemos de nuestros errores.

El que siembra viento, recoge tempestades. Por favor, avísennos, quien corresponda, si tenemos que empezar a practicar para defender nuestra vida por nuestros propios medios.

Remodelación del Consejo de Ministros

El anuncio de Pablo Iglesias como candidato a la presidencia de la CCAA de Madrid y por lo tanto su renuncia a la vicepresidencia del Gobierno de España, ha provocado una remodelación ministerial, habiendo sido nombradas ministras:

YOLANDA DÍAZ PÉREZ, vicepresidenta tercera, ferrolana, de 50 años, abogada por la Universidad de Santiago de Compostela, militante activa del Partido Comunista (PCE), hija de un obrero anticapitalista que llegó a dirigir CCOO en Galicia. Ha trabajado como abogada laboralista, toda su vida en política, amiga personal de Pablo Iglesias, quien la propuso para ministra de Trabajo y Economía Social, para el que fue nombrada en enero 2020 por el presidente Pedro Sánchez en el gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos.

Ha protagonizado los debates más importantes y contrapuestos con algunos de los ministros más centristas del Gobierno: la vicepresidenta Nadia Calviño la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Comunista convencida, anticapitalista, combatiente activa del colectivo empresarial, con sobresaliente capacidad de negociación con todo el arco parlamentario, inflexible en sus planteamientos, que adorna con una sonrisa meliflua.

Pablo Iglesias, con esa democracia interna que existe en los partidos políticos españoles, la ha designado su sustituta como vicepresidenta del Gobierno y la presenta ante los militantes y electores de Unidas Podemos, En Comú Podem y Galicia en Común, como la líder idónea para sucederlo al frente de la lista electoral de las próximas elecciones generales. 

IONE BELARRA, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, actual secretaria de Estado de dicho ministerio es la nueva Fiera Corrupia del Consejo de Ministros. Pamplonesa, 33 años, licenciada en psicología por la UAM, activista voluntaria en Cruz Roja y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y en la Universidad Autónoma de Madrid.

Al amparo y protección de Irene Montero, en Podemos desde 2014, es miembro del consejo estatal de ese partido, y portavoz adjunta del grupo confederal Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, desde donde ha sido el azote de la ministra de Defensa Margarita Robles y de la vicepresidenta Calviño:

“Sabemos que a Calviño no le gusta la regulación de precios del alquiler, pero está en el acuerdo de coalición que firmaron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias” (…) “Los acuerdos se tienen que respetar y el presidente debe hacérselo entender a los ministros de su partido”.

Fue ella quien propuso expropiar sin indemnización 200.000 viviendas vacías, a costa de los grandes propietarios de inmuebles, catalogando como tal a quien tenga cinco o más propiedades inmobiliarias: “Necesitamos una Ley de Vivienda que corresponsabilice al sector inmobiliario, al sector privado, en la garantía del derecho a la vivienda y le comprometa a cumplir con la función social que tiene que tener necesariamente la vivienda. Para ello es imprescindible que los grandes tenedores de vivienda, por ejemplo, pongan a disposición de las administraciones públicas un porcentaje de su parque para destinarlo a vivienda social”, añadiendo la suspensión de todos los desahucios sin alternativa habitacional, la prohibición de cortes de los suministros básicos a personas vulnerables y la ampliación de las moratorias hipotecarias.

El portavoz adjunto de Podemos en el Congreso y dirigente de IU Enrique Santiago es el nuevo secretario de Estado para la Agenda 2030 en sustitución de la nueva ministra Ione Belarra.

En mayo 2020, con motivo del nombramiento de este como vicepresidente primero de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de España tras la pandemia del coronavirus, escribíamos:

Enrique Santiago Romero (Madrid, 1964) es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección y Administración de Fundaciones y Entidades no Lucrativas por la Universidad Autónoma de Madrid, Master en Derecho Financiero y Tributario (CEF), Diplomado en Derecho del Trabajo y Seguridad Social (CEF) y en Derecho Internacional Humanitario y Derecho de Asilo y Refugio, por la Universidad Carlos III de Madrid.

Fue miembro del equipo jurídico de las FARC en las negociaciones con el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos.

Militante comunista desde la década de los ochenta, en 2018 fue elegido Secretario General del Partido Comunista de España.

En octubre de 2019 y recogido del español.com, el señor Santiago decía: El diputado de Unidas Podemos Enrique Santiago, leninista “a mucha honra”, ha asegurado que, si en España se dieran “las mismas condiciones” que en la Rusia de 1917, “indudablemente” iría mañana al Palacio de la Zarzuela y haría lo mismo que Lenin le hizo al Zar. Santiago, secretario general del Partido Comunista de España (PCE), admirador de Lenin -“yo me quito el sombrero”, afirma-, ha hecho estas manifestaciones a la revista satírica Mongolia.

Ante la rotundidad de su afirmación, el entrevistador, Pere Rusiñol, insiste en tono jocoso: “¿Lo liquidarías?”, en referencia a Felipe VI. A lo que Santiago, responde: “Eso ya depende de cómo se pusiera y lo que surgiera. Todos los procesos revolucionarios no los haces para matar a un zar, evidentemente. Eso es bastante anecdótico en el devenir de la historia. En su momento histórico estaba claramente justificado”.

En abril de 2020, en Mundo Obrero, declaraba: “Creemos en el diálogo, pero no sobre la forma sino sobre el fondo. Es la hora de ver lo que cada uno propone para la reconstrucción”, apuntando que para que el Estado pague debe tener recursos. “Ahora toca hablar de cómo se reconstruye lo común, lo de todos. No lo particular y lo privado. Y reconstruir lo común es un proceso que tiene que abarcar a todas las fuerzas políticas, sociales y sindicales, para que no vuelva a pasar algo así y nos encontremos sin Estado”.

Cuando fue preguntado sobre las denuncias contra los bulos para desestabilizar el gobierno y el papel de Unidas Podemos, respondió que “lo que denunciamos es una organización perfectamente estructurada para desestabilizar las instituciones del Estado en una situación de máxima emergencia”. Calificó a sus autores como “una organización criminal que construye herramientas con falsedades documentales para dar una imagen de criminalidad de las instituciones del Estado y no pueden quedar impunes”.

Con los comentarios hasta aquí expuestos, queda clara la posición e ideas políticas de los nombrados. Si logran imponer su ideario comunista, la reconstrucción económica será la ruina de España y el estancamiento en la miseria perpetua de un estado democrático convertido en una dictadura desde el propio poder, en dónde se han instalado, sin alboroto, para diseñar y construir el futuro mental e ideológico de lo que, hasta el momento, se llama España.

Mientras tanto, el Gobierno ha abierto una cuenta bancaria en el Banco de España para que ciudadanos y empresas hagan donaciones que contribuyan a la lucha contra el coronavirus. No hay dinero para la salud de los españoles, que según mis cálculos son 105.202 los fallecidos por esta causa al 31-03-2021, pero sí para regalarlo a quienes se han quedado anquilosados en ideas de hace más de un siglo, que se han demostrado fallidas en todo el mundo.

Hipócrita España

El pasado día nueve, un virus informático ha atacado los ficheros base del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), secuestrando datos que según ha manifestado el director de dicho organismo “no se ha visto afectada la confidencialidad ni el sistema para el pago de prestaciones y de ERTE”, “no está afectando al sistema de nóminas”, por lo que “la prestación seguirá recibiéndose sin problema”, pero en cambio “causará un retraso en la gestión en toda España”. También lo ha sido el INSS, ficheros de peticiones de pensión pública o las prestaciones de maternidad y paternidad. No es muy listo el virus informático, pues ha accedido a los datos de los pobres, parados y jubilados, y ha pasado de largo sobre los componentes del Gobierno, Parlamento y grandes contribuyentes fiscales.

El CNI, a través del Centro Criptológico Nacional, se encarga de las investigaciones.

El SEPE está saturado desde hace meses, por la antigüedad de sus sistemas informáticos, por no haber incrementado las plantillas en proporción al aumento del trabajo, y al desmesurado crecimiento de personas en paro y en situación de ERTE.

La Hacienda española tiene menos ingresos por cierres de negocios y empresas, por la disminución de beneficios, por la deslocalización habida y por la morosidad en el cobro de impuestos.

Las dos principales actividades económicas del país, construcción y turismo, prácticamente paralizadas, reclamando ayudas e indemnizaciones, eso sí, siendo los negocios lícitos (excluyo drogas, prostitución, armas y delitos de cuello blanco) que más dinero negro generan, directa e indirectamente, y que, en el caso del turismo, pretenden obtener beneficios en medio año para vivir un año entero. Seguimos centrados en estos trabajos, esperando su resurgimiento y olvidando, una vez más, fomentar las empresas de mayor valor añadido, tecnológico y humano, investigación, nanotecnología y desarrollo puntero.

En la construcción, con tanto parado, inmigrante subvencionado, sueldos precarios y más ajustados y legislación contraria a quien pone los recursos monetarios, los préstamos hipotecarios son riesgos cada vez más inciertos en las carteras de los bancos, que en muchos casos han vendido sus operaciones morosas a fondos o inversores expertos en recobros, que tienen su beneficio, precisamente, en el desahucio del mal pagador y la reincorporación de la vivienda al mercado de alquiler o nueva venta.

En cuanto al turismo, España ha dejado de ser ese país barato y en el que nadie te molestaba, para pasar a ser competencia directa de otros países que en estos momentos disfrutan de esos parámetros.

Por otra parte, todo el mundo reclama ayudas y subvenciones. Muchas de las ayudas que estoy viendo, por lo que publica la prensa, son a empresas zombis desde hace años, refinanciadas y vueltas a refinanciar por la banca en muchas ocasiones: es poner dinero bueno sobre dinero malo, que al final todo se convierte en malo. En otros casos, sus dueños se han embolsado buenos dividendos durante años, que no han repartido con nadie, pero ahora pretenden repartir las pérdidas. La explicación para mantener esas empresas inviables financieramente hablando, es clara: Evitar el aumento del paro que se produciría.

En cuanto a las subvenciones a chiringuitos de todo tipo, es una completa administración política paralela, dónde colocar a adictos al régimen imperante, que al igual que en épocas pasadas éramos “la reserva espiritual de Occidente”, estos son “la reserva obrera”, presta a hacer la revolución en la calle a instancias de quienes los sostienen.

Cuando un mal contable quiere cuadrar un balance y no lo consigue, o quiere ocultar la realidad de una empresa, aumenta el importe de las existencias hasta que debe y haber se igualan. No sé hasta qué punto podremos seguir haciendo eso en España, pero lo que es una verdad incontestable para cualquiera que sepa lo mínimo de finanzas, es que la falta de liquidez es el inicio, sin parada, de la suspensión de pagos.

La otra noticia importante de la semana ha sido la convocatoria anticipada de elecciones a la CCAA de Madrid. Isabel Díaz Ayuso, que durante el tiempo que llevamos de pandemia por coronavirus ha conseguido situar la región como el principal motor económico de España, con los menores impuestos, se ha adelantado, por minutos, a la moción de censura presentada por el Partido Socialista, en una partida de trileros en la que todas las partes tenían preparadas sus cartas marcadas, porque ni una ni otra cosa se improvisa en diez minutos, planteándose una disputa jurídica sobre qué fue primero, si el huevo o la gallina, si prevalece o no la convocatoria de elecciones y la disolución del parlamento autonómico, o la presentación de la moción de censura.

La opinión de acreditados juristas es que los efectos del decreto son “ex tunc”, es decir, “desde siempre”, desde el momento mismo en que el acto tuvo su origen, retrotrayendo la situación jurídica a ese estado anterior, a la hora de la firma del decreto de disolución. Así se ha pronunciado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) rechazando las medidas cautelares instadas por la Mesa de la Diputación Permanente de la Asamblea de Madrid, porque “la disolución anticipada de la Asamblea de Madrid -cumpliendo las exigencias impuestas legal y estatutariamente para la adopción de tal acuerdo-, la validez y eficacia del correspondiente Decreto no pueden verse comprometidas por la presentación ulterior de una o varias mociones de censura. Sostener lo contrario dejaría, eventualmente, a la mera voluntad del número de diputados que ostentaran la representación exigida para presentar una moción de censura -15 por 100- el eficaz ejercicio de aquella potestad, bastando con presentarla con posterioridad a la adopción del acuerdo de disolución para privarle de virtualidad alguna”. Ahora, cabe la posibilidad de recurso de reposición y de casación, hasta llegar a las más altas instancias de los tribunales de justicia españoles.

En la práctica, una moción de censura -que es legal, constitucional y democrática- son pactos entre partidos políticos que se presentaron a las elecciones con programas no solo diferentes sino contradictorios, como en este caso es constatable por la insistencia en llevarla adelante para evitar el voto directo de todos los ciudadanos en unas nuevas elecciones, cuya convocatoria por parte de Díaz Ayuso trastoca toda la política nacional. Ciudadanos (Inés Arrimadas) y Más Madrid (Íñigo Errejón) podrían pasar a ser partidos residuales en Madrid, y la dimisión de Pablo Iglesias como VP del Gobierno y su presencia como candidato a la presidencia de la CCAA Madrid, es una convulsión total al futuro de España, sea cualquiera el resultado.

El Partido Socialista ha elegido cabeza de cartel autonómico a Gabilondo, peón que da escolta a Sánchez en cuanto le indica, ya que el tiempo corre en su contra para designar un candidato alternativo. Sus huestes en los medios de comunicación están asustadas: han empezado a bombardear con “elegir entre socialismo o barbarie” de la marxista polaca Rosa Luxemburgo en 1915, años a los que el marxismo-comunismo quiere retrotraernos.

VOX aumentaría su presencia y, posiblemente, sería socio indispensable para que el Partido Popular siguiera en el Gobierno, debiendo tragarse Pablo Casado sus palabras en contra de ese partido. Y si Díaz Ayuso ganara, sola o acompañada de terceros que decía aquella triste sentencia judicial, pasaría a ser, junto a Núñez Feijóo, la alternativa de futuro de su partido, que es lo que en el fondo se está cuestionando con esta moción de censura ideada por el maquiavélico Iván Redondo desde La Moncloa.

Mientras todo esto pasa, nos confinan en Semana Santa en cada una de las diecisiete taifas nacionales: Quien viva en Madrid no puede ir a ver a su familia a Ciudad Real. Pero en cambio, todos los aeropuertos nacionales pueden recibir a quien quiera aquí venir desde cualquier parte del mundo. ¿Es lógico? Pensándolo bien, a los comunistas, marxistas, ateos, musulmanes y otras personas no cristianas, no les importará porque no tienen nada que celebrar y podrían dedicarse a seguir trabajando en esos días; y a los católicos, tampoco, pues ellos deben vivir esas fechas con el espíritu religioso y de recogimiento acorde a lo que se conmemora. ¡Ah!, ¿que no es así? Hipócrita España.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 19-03-2021

LA SOTA DE sOROS

No me voy a remontar a los años de la Guerra Civil. Yo nací en la segunda parte de la gobernanza de Franco. Todos teníamos claro que vivíamos en una dictadura (blanda ya en aquellos momentos) y que no podías escribir ni comentar nada contra Franco, la Falange y la Iglesia. Y que la policía te podía tranquilizar (de tranca) en cualquier momento y sin aviso previo.

Hicimos la Transición. Perdón, que creíamos eterno, entre hermanos, cooperando todos, desde Carrillo hasta Fraga, incluso Blas Piñar aceptó la democracia, en un fraternal abrazo en donde quedaron saldadas afrentas mutuas del pasado.

Hemos vivido bien, progresando adecuadamente, hasta que ocho votos masones de última hora hicieron Secretario General del PSOE a Zapatero. Con él volvieron a aparecer términos olvidados: Azules, rojos, comunistas, fascistas, independentistas, miserables, piojosos, antiespañoles, centralistas, hembrismo disfrazado de feminismo, república, guerracivilismo, Franco (los que nacieron después del año 1990 no habían oído hablar de él ni sabían quién fue) y otros similares que abrieron las heridas que ya considerábamos cerradas para siempre.

Pero la cosa ha ido peor, mucho peor, con la vuelta al marxismo en el año 2019 de la mano de Pedro Sánchez, ese personaje que miente más que parpadea, que va a llevar España a la quiebra económica, a su desmembramiento como nación y a una autarquía que, en once meses de legislatura, está cercenando la democracia y la libertad, con su valido comunista Pablo Iglesias, que no sé qué secreto guardará para que complazca vía Decreto Ley cuantas indicaciones le sugiere.

Hemos llegado a una situación en la que, al contrario que con Franco, ahora puedes esperar una agresión física de cualquiera, menos de la policía, y no puedes escribir ni comentar nada sin repasarlo media docena de veces, cambiar palabras, sentido de las frases y las comas de sitio, de tal forma que no molestes lo más mínimo a la tupida red censora que el Dúo Diabólico que nos manda ha montado en la mayoría de los medios de comunicación, a través de subvenciones (uno de los grandes males de este país) o de infiltrados políticos en interés de la causa socialista,

La gente necesita creer en algo, confiar en alguien; de ahí, las creencias religiosas y los postulados políticos. La palabra “socialista” tiene en España la impronta que dejó la socialdemocracia de los años de Felipe González, de libertad, diálogo, entendimiento, constitucionalidad, propiedad privada, desarrollo empresarial y equidad en el reparto de cargas, tiene un “valor de mercado” por sí misma, con independencia que quien se encuentre al frente de ese Partido Político. Eso genera, y así seguirá pasando en el futuro, una base mínima de votos que le deberían permitir gobernar con otros partidos más centrados y defensores de la Constitución, sin recurrir a extremismos comunistas ni separatistas, que están utilizando a Pedro Sánchez como una “sota” -del latín subtus, debajo, o sea, que sota viene a significar: lo que está debajo. ¿Y qué hay debajo de los reyes y caballeros? Pues un sirviente, un lacayo, un paje, etc… Para este viaje no hubiera hecho falta alforjas. Cuando nos demos cuenta tendremos la hoz, en el cuello o en la mano.

La verdad es que ha sido un año muy difícil, en todos los aspectos, tanto a nivel nacional como internacional. En España debemos destacar tres grandes bloques de problemas:

  • Tema coronavirus: En España no ha habido transparencia, coherencia ni se han consultado especialista médicos ni comerciales en la compra de material, se actuó tarde y se ha tratado de evitar la responsabilidad del Gobierno traspasando las competencias a las comunidades autónomas, diecisiete reinos de taifas que, si el Gobierno Central lo hizo mal, las comunidades autónomas lo están haciendo peor. Remito al lector a mi libro UN CUENTO GUBERNAMENTAL, en el que se recogen datos, citas, artículos y referencias documentadas, con el único propósito de dejar constancia para el futuro de la verdad sobre el tema, principalmente en España, en la que, aprovechando la desgracia, se ha tratado de limitar la libertad de expresión, del control parlamentario y de cualquier crítica al Gobierno, de prohibir las autopsias y tratar de ocultar los miles de muertos, no permitiendo fotografías ni reportajes televisivos de las morgues ni de ningún familiar de los fallecidos.
  • Política: Vuelve a haber dos bandos enfrentados claramente: Una derecha débil y desunida, sin un líder de prestigio e incapaz de movilizar a la ciudadanía. Y una izquierda frentepopulista instalada en el Gobierno, cuyo objetivo es derrocar la monarquía, abolir la Constitución, implantar una república federal de países independientes (País Vasco, Cataluña, Galicia, Andalucía y Castilla), controlando el poder ejecutivo, legislativo, judicial y de los medios de comunicación, e implantando un “Ministerio de la Verdad” que en realidad es una censura acerca de cualquier crítica a sus actuaciones. A ello hay que añadir la delicada situación diplomática con Marruecos, con varios frentes abiertos con ese país y ninguno de ellos favorable a España.
  • El presidente del Gobierno se ha instalado en una mentira constante. Aquello que dijo al principio de Legislatura de “(…) combatir la desafección política ciudadana con ejercicios claros de transparencia, mecanismos estrictos de control y garantías en la rendición de cuentas”, ha quedado reducido a una presentación de 41 páginas, modelo power point de un consultor juniors, autoproclamando la bondad de su actuación, examen de complacencia que no aborda ni uno solo de los problemas existentes, en un año en el que se han destruido un millón de empleos, han cerrado casi cien mil empresas, los muertos por coronavirus son muchos miles más que los reconocidos oficialmente, la Deuda Pública ha alcanzado una cifra impagable y el control estatal filocomunista es cada día más palpable.

Ha pasado desapercibida una noticia: The New York Times es uno de los periódicos más importantes del mundo, ganador del Premio Pulitzer en 125 ocasiones. Generalmente, se adelanta a las noticias y es el primero en presentarse allí dónde sabe que hay, o va a haber, conflicto. Para enero 2021 está previsto que amplíe su cobertura informativa en Madrid, tanto en instalaciones como en número de periodistas. Ahí lo dejo.

Hoy es treinta y uno de diciembre del año 2020, un muy mal año para todos. Como decía mi padre, “San Silvestre, coge el año y vete”. Y, si es posible, llévate de la política a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias, antes que esto acabe como el rosario de la aurora.

El fiel de la balanza

Las calumnias e injurias contra la Corona constituyen un delito tipificado en el artículo 491 del Código penal español, que prevé penas de multa de cuatro a veinticuatro meses.

Ayer día 23 de noviembre, el Palacio de la Zarzuela hizo oficial que el Rey Felipe VI estará los próximos diez días en cuarentena tras haber estado en contacto con un caso positivo de Covid-19. «A partir de este momento, guardará el preceptivo periodo de cuarentena de diez días, quedando suspendidas todas sus actividades oficiales previstas durante dicho periodo».

En España confundimos muchos conceptos, como público por gubernamental o libertad por libertinaje. Ha faltado tiempo para que la usuaria @SofiLoGon, en su perfil de Twitter, haya escrito: «Ojalá muriese, y la Leonor como es menor de edad no puede reinar, Letizia tiene que hacer de María Cristina, aparece un sector feudalista que dice que no puede ser porque tiene que ser un hombre el rey y se hagan froilanistas, y hay una guerra leonorinos vs froilanistas».

La susodicha tuitera aparece en una foto bebiendo una cerveza frígida, profesional del medio con cerca de ochenta mil mensajes publicados, casi mil seguidores, debe ser de ascendencia gallega pues muchos mensajes están en ese idioma, que hablan millones de personas en el mundo y sin el cual no puedes moverte en los negocios internacionales, que la coordinadora de la Red de Dinamización Lingüística de Galicia, dependiente de la Consejería de Educación del gobierno que preside el independentista de derecha Nuñez Feijóo, ha dicho que “ninguna persona culta debería atreverse a hablar español en público”.

Tomamos al azar otros de sus mensajes, si bien he de decir que he visto miles de personas más radicales que ella en los diversos medios de internet:

  • Fui al obispado para firmar la confirmación de apóstata, me dijeron “¿ESTÁS SEGURA?”, yo en plan: que sí acepto términos y condiciones, y al cabo de unas semanas me llegó una carta confirmando que ya no figuraba como integrante de la Iglesia católica.
  • Que todo tenga que ir siempre justificado en aras de la productividad es comprar los marcos del sistema que nos explota y que únicamente nos ve como seres válidos si somos productivos, es decir, si le somos útiles. es perpetuar la idea de que solo valemos en tanto que producimos.

Una cosa es expresar libremente las ideas y otra muy distinta desear la muerte a cualquier persona, con el agravante que en este caso es el Jefe del Estado. Y, por lo que se ve, no pasa nada.

En cambio, el VP Pablo Iglesias y su pareja sentimental, la ministra Montero, acuden al juez querellándose contra un ciudadano que hizo sonar el himno español frente a su vivienda, por “un delito de descubrimiento y revelación de secretos” ocurrido en su domicilio, a la vez que supuestas hordas podemitas han atacado el bar del querellado, pintándole banderas republicanas y atribuyéndole acosar a niños.

A título informativo, señalar que según la primera declaración de bienes que Pablo Iglesias presentó ante el Parlamento Europeo en 2013, su patrimonio alcanzaba a una vivienda rústica por valor de 13,5 mil euros y una moto con valor de 2,7 mil euros. Yo debo ser más tonto que el tonto de mi pueblo, pues tras cuarenta y cinco años y tres meses de cotización ininterrumpida a la Seguridad Social, mi poder adquisitivo no ha alcanzado para vivir en una vivienda unifamiliar independiente en una de las zonas más caras de Madrid.

Y los narcotraficantes que atropellaron e hirieron a dos guardias civiles en Algeciras, en libertad; los alborotadores y protagonistas de la quema de mobiliario urbano en Barcelona, en libertad; los MENA que atracan y roban, en libertad; los aluniceros con más de cincuenta detenciones, en libertad; los sentenciados por los ERE’s de Andalucía, en libertad; los políticos catalanes condenados por sedición, a punto de obtener la libertad; explotación sexual de menores tutelados en Mallorca por instituciones públicas regidas por la izquierda y explotados sexualmente: La presidenta del Consell, la socialista Catalina Cladera, opina que “lo único que pretende la oposición es hacer ruido, crispar, polarizar”, pero también en libertad y, peor aún, sin ser investigados.

Parece que, en España, si perteneces a cualquier círculo de presión, lo mismo da que sea legal que ilegal, tienes bula para que más de uno mire para otro lado, cuando la balanza de la justicia no está en el fiel. ¡Qué país vamos a dejar a las siguientes generaciones, quebrado, amoral, indecente y corrupto!

Carta a Pablo Iglesias

Autora: Susana Pérez

Carta a Pablo Iglesias – Noviembre 2020

«Hoy te voy a escribir a ti… únicamente a ti @PabloIglesias

Tuve la suerte de vivir una juventud en la que daba igual si votabas a unos o a otros. Nadie te preguntaba, y si lo sabían, nadie te odiaba por ello.

También viví una época en la que para todos, portar la bandera de España era símbolo de celebración o de orgullo, como ese mundial que ganó la selección Española de Fútbol hace diez años, y después la Eurocopa. Nadie te recriminaba nada.

Podías portar la rojigualda con total orgullo y libertad. Podías votar a PP, a Izquierda Unida o a PSOE y todos te respetaban. Y los asesinos eran eso, asesinos…

Hace 23 años que se asesinó a Miguel Ángel Blanco. De rodillas. De un tiro.

Mientras toda España manifestándose en Ciudades, pueblos, avenidas… suplicando que no lo mataran. ¿Y sabes Pablo? Ahí había votantes de todos los partidos, porque antes de que tú aparecieras teníamos mucha más humanidad que ahora.

Y daba igual a quien votaba el vecino. Los principios y las vidas estaban por delante.

Luego apareciste tú, Podemos, Monedero, Irene, Echenique… y de repente aparecieron palabras que yo solo había oído en el colegio y como parte de mi educación, no como adjetivo calificativo hacia ninguno de mis vecinos. Facha, comunista, rojo…

Es más, Franco llevaba muerto y enterrado años. Nadie hablaba de él. Y de repente apareces tú, y se empezó a hablar de Franco, fachas, muertos… por todos lados.

Los que no han conocido la realidad que yo viví con 20 años, donde todos votábamos y convivíamos con total armonía, hoy destrozan ciudades cuando no les gusta un resultado electoral, destrozan mobiliario urbano…y eso antes no pasaba. Eso, querido Pablo, se lo has inculcado tú.

Porque tú y los tuyos, solo habéis venido para resucitar problemas, odios y vivir a cuerpo de rey mientras podéis joder al de abajo. Porque antes de que tú aparecieras había Respeto por los demás.

Porque antes de que tú aparecieras, la política era política, como la que hacía la derecha y como la que hacía el gran Julio Anguita…política respetando al rival. Porque los políticos son rivales Pablo, no son enemigos como tú has acabado haciendo… enemigos de todos lados.

Te has convertido en todo lo que criticabas y lo peor es que tus cachorros podemitas, con la cabeza comida por tu desfachatez, defienden que hagas todo lo que criticabas. Qué pena que te gusten las multitudes ignorantes, porque sabes que con una pizca solo de inteligencia, nadie te va a votar. Haciendo ignorante al pueblo y adoptando medidas populistas te votan Pablo, y lo sabes.

Pero parece ser que la España que yo conocía, está despertando. Y te vas a cagar. Prepárate Pablo, lo de Galicia y el País Vasco solo ha sido el comienzo.

Vamos a por vosotros… por haber roto la armonía, el respeto, la convivencia y la paz del pueblo español.

Por favor, cierre la puerta al salir»

¿Recordáis las afirmaciones que realizó recientemente el vicepresidente desde La Moncloa, en las que manifestó que había que «naturalizar» los «insultos»? Pues esta carta no ha usado ni un solo insulto, pero el bloqueo de Pablo Iglesias a la autora de este escrito no se ha hecho esperar.

Nada es gratis

Nada es gratis en esta vida. Al Dúo Diabólico lo mantienen los separatistas e independentistas en el Gobierno. Y eso hay que pagarlo. Poco a poco, tratando que el pueblo no se dé cuenta de ello, aprovechando la falta de transparencia que están demostrando desde que ocupan el poder, recompensando los votos en el Congreso con esos pactos opacos que no conocemos los ciudadanos que los hemos votado.

Pero esto no es nuevo; todo empezó con Aznar y aquello de “parlar català en la intimitat”, transfiriendo las competencias sobre policía, prisiones y educación, entre otras, a un Jordi Pujol que tiene cogidos por cierta parte a muchos políticos de entonces y de ahora, con sus dosieres de “pata negra”. Han caído muchas cosas desde entonces, hasta el Rey Juan Carlos I, pero el ahora anciano jerarca del tres por ciento sigue intocable.

El artículo tercero de la Constitución Española dice:

1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

PSOE, Podemos y ERC, con la abstención de CD de Inés Arrimadas, han acordado cambiar la Ley Orgánica de Educación, eliminando “el castellano es lengua vehicular en toda España y las lenguas cooficiales lo son también en las respectivas Comunidades Autónomas”.

En una Comunidad Autónoma cuyos habitantes tienen la suerte de ser bilingües en castellano y catalán, en donde hasta hace muy poco los catalanes cambiaban al castellano en el momento en que se daban cuenta que alguien no entendía el catalán, ya era muy difícil recibir educación escolar o universitaria en castellano, si no perteneces a la élite autóctona, porque los hijos de Montilla (Colegio Alemán), Junqueras (Colegio Italiano), Rahola (Aiglon de Suiza), Mas (Aula, cuatrilingüe) o Guardiola (Benjamin Franklin) podrán disfrutar de una educación en varios idiomas.

El blog Dolça Catalunya, probablemente el más seguido por los catalanes españolistas, escribe: “Aclaremos que para el nacionalismo la lengua es una herramienta política para extender su ideología desde que Prat de la Riba escribiera que el catalán era un “instrument de nacionalisació“.

“La política de inmersión lingüística, por ejemplo, que ha sido, y es, un arma muy eficaz para crear las condiciones que han conducido a que la mitad de los catalanes busquen la independencia. (…)

La gente no sabe que la inmersión lingüística no es en realidad una invención de Jordi Pujol. La inmersión lingüística es en realidad un invento comunista que copian los socialistas y que estos presentan por primera vez en el 81. Es en ese momento cuando Marta Mata (PSC) se entrevista con Pujol y le convence de que eso del bilingüismo es una antigualla y que lo que hay que hacer es imponer la inmersión lingüística. (…) Y en el 83 aparece la Ley de normalización lingüística. Luego, Pujol va implantando esa inmersión con normas de bajo rango legal hasta que en el 92-93 la impone universalmente. Y eso pese a que, en el 94, el Tribunal Constitucional dice que el modelo constitucional es el bilingüismo. Pero les da igual y se lo pasan por el entreforro con el beneplácito de los socialistas (…)”

Y nos va a tocar contestar como Juan Marsé cuando le recriminaban usar el español: “Yo hablo y escribo en la lengua que me sale de los huevos”.

Sí, el nacionalisme ha convertit l’espanyol en la llengua de la llibertat a Catalunya”.

Hasta Antonio Miguel Carmona, que fue candidato socialista a la alcaldía de Madrid, profesor de reconocido prestigio en la Universidad CEU, discrepa de la decisión tomada ante las exigencias de los nacionalistas para apoyar los PGE: “El español es el idioma de todos y cada uno de los españoles, la base de nuestra cultura, diversa y plural, la principal garantía de la unidad cuya capacidad vehicular nos enriquece. El acervo literario y lingüístico pertenece a todos los españoles, sin excepción. Y a seiscientos millones de hispanoparlantes cuyas raíces comparten el orgullo de hablar y escribir la lengua de Cervantes”.

He dejado escrito en varias ocasiones que, durante mi estancia profesional en Barcelona, he tenido colaboradores con titulaciones de economistas, abogados, ingenieros …. que escribían el castellano con faltas de ortografía, y que se enfadaban muy mucho cuando yo se las resaltaba con un rotulador rojo. En una sociedad cada vez más cosmopolita, global y debiendo estar preparados para el futuro tan exigente que se nos viene encima, las empresas multinacionales, sus ejecutivos, los alumnos extranjeros, abandonarán Cataluña porque en sus países de origen lo que han estudiado ha sido el castellano o español.

Mientras esto ocurre, cada vez toma más visos de credibilidad el belicismo de Puigdemont cuando declaró la independencia de Cataluña en el año 2017, y los “10.000 soldados” rusos ofrecidos para el combate, si hubiera sido necesario para conseguir su objetivo.

En causa abierta por el magistrado del Juzgado 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, basada en la interceptación de conversaciones entre colaboradores del expresidente fugado que hablan de ese asunto concreto, incluso cita a Putin indirectamente como posible inspirador de una campaña que incluía, además del contingente militar, la asunción de la deuda catalana, cifrada en 80.000 millones de euros, 61.000 de ellos con el Estado. “En la estrategia de desinformación y desestabilización también habría participado el gobierno del Kremlin”, explica el juez instructor, que continua: “De haber aceptado, probablemente los acontecimientos habrían sido trágicos y habrían desencadenado un conflicto armado con el Estado con un incierto número de víctimas mortales”.

Las pretensiones de la Generalitat siempre han sido tener 18.000 hombres y mujeres, absolutamente fieles a la secesión, en sus propias Fuerzas Armadas o de utilizar a los Mossos d’Esquadra para reforzar su proyecto de independencia unilateral e imprescindible “para el combate global”.

A partir de entonces, varias han sido las personas y entidades catalanas que han hablado de un enfrentamiento bélico con España, incluso uno dijo que “podrían aguantar 50.000 muertos”. El último manifiesto en este sentido es del pasado mes de septiembre: La Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC) –las juventudes de JxCat, el partido de Carles Puigdemont –, aprobó un manifiesto para “dotar a la República catalana de unas fuerzas armadas propias con las que contribuir a la seguridad global …….”

La Deuda Pública Española, a través de las transferencias a Cataluña, está pagando la vida de rajá indio que Puigdemont lleva en Waterloo, su séquito y sus confabulaciones contra España. Y nuestro Gobierno va a facilitarnos vaselina en tubo con la entrega de la vacuna contra el coronavirus.

Pulula muy cercano al poder Iván Redondo, que antes había trabajado para el Partido Popular y ahora para el PSOE, que es la mente pensante que está sembrando cizaña en los campos de trigo, del que llevamos muchos años alimentándonos los españoles.

El PSOE está tocando muchos puntos de base, eliminando un párrafo aquí y otro allá, para crear los pilares para un cambio de régimen que va directo a una república federal, con varias naciones independientes, agrupadas bajo esa federación para seguir manteniendo los privilegios de pertenecer a la Unión Europea, e institucionalizar una sociedad civil débil y dependiente del Estado desde el nacimiento hasta la muerte. Eso tiene un nombre que todos sabemos, pero no somos conscientes que, como el lobo, llegará antes que después. Será entonces cuando vengan las lamentaciones.