Tag Archive | enfermedad

Historia del vibrador

Esta semana ha aparecido una noticia en internet sobre un médico de la pedanía de Llanos de Brujas en Murcia, que atendió a una mujer joven que presentaba síntomas de desfallecimiento. Su diagnóstico fue que “estaba mal follada”.  Han saltado todas las alarmas, pero el asunto no es de hoy.

 

En la antigua Grecia, cuando una mujer sufría de histeria, se decía que padecía de “útero ardiente”, luego en la Edad Media se la denominó como “sofocación de la matriz” y se suponía que su causante era la abstinencia sexual, ya que ésta provocaba la retención del “esperma femenino”, responsable del padecimiento. De hecho existió una época en la que se recomendó que la comadrona se impregnara un dedo en aceite de lirio o de nardo, que lo introdujera en la vulva de la mujer histérica y lo agitara fuertemente. Más formalmente, se aconsejaron las relaciones sexuales, por lo que muchas veces la maternidad acabó transformándose finalmente en el tratamiento salvador de las mujeres histéricas.

En la Inglaterra victoriana del siglo XIX, los médicos solían combatir la histeria femenina acariciando manualmente el clítoris de las pacientes hasta que pudieran alcanzar el orgasmo, que en esa época era conocido como paroxismo histérico, puesto que consideraban que el deseo sexual femenino reprimido era una enfermedad.

 

fo1

Ya cansado y dolorido de utilizar su mano, el doctor Joseph Mortimer Granvilla desarrolló el primer vibrador eléctrico en la década de 1880. El objetivo era utilizarlo en su consultorio como una herramienta terapéutica contra la histeria, que en aquellos años asolaba a las mujeres como una especie de epidemia. El único problema era su tamaño industrial. La paciente se tumbaba en un diván y el doctor le aplicaba el vibrador electromecánico en la entrepierna, consiguiendo un orgasmo en unos 10 minutos, más o menos.

 

fo2

Lo más curioso es que en aquella época se consideraba impropio que una mujer entrara sola al consultorio de un médico, por lo que generalmente las madres y en algunos casos los maridos de las pacientes, se sentaban tranquilamente a un lado de la camilla mientras el médico masturbaba a su hija o esposa.

 

fo3

 

Como naturalmente resultaba un tanto engorroso acudir al médico para ver como a la paciente le aliviaban la histeria, el potencial mercado para los vibradores de mano era enorme, y esto fue aprovechado enseguida por la empresa Hamilton Beach que los patentó en 1902. Para esa época, el vibrador personal fue el tercer aparato eléctrico disponible en los hogares, solamente precedido por la nevera y el ventilador, pero mucho más antiguo que la plancha eléctrica, la licuadora y la aspiradora. Las mujeres podían comprar sus aparatos por correo ya que se anunciaban normalmente en revistas de decoración y bordado. Por ejemplo, un anuncio de 1910 decía:

“La cura al envejecimiento ha sido descubierta en las vibraciones. Los más grandes científicos dicen que le debemos no sólo nuestra salud sino también la misma vitalidad a esa fuerza maravillosa. La vibración promueve la vida y el vigor, la fuerza y la belleza. Si su cuerpo vibra, usted se sentirá bien y no enfermara jamás.”

Su comercialización llegó a tal extremo que algunos modelos incluían un recambio adaptable que convertía al vibrador en una batidora.

 

fo4

Para la década de 1920, en los hogares norteamericanos había más vibradores que tostadoras; y aunque desaparecieron de las consultas de los médicos, seguían considerándose aparatos clínicos para proporcionar relax a las “histéricas” más inquietas.

La buena imagen y reputación de los vibradores cambió completamente a mediados del siglo XX por dos razones. Primero porque en 1952, la Asociación Americana de Psiquiatría declaró oficialmente que la histeria femenina no era una enfermedad legítima, sino un mito anticuado, y el segundo motivo fue que la popularidad del cine hizo que las películas pornográficas tuvieran más difusión, y varias de ellas mostraban actrices utilizando el vibrador como juguete sexual y la gente los empezó a ver como objetos de perversión. Esto originó que los vibradores desaparecieran de las revistas femeninas, catálogos y estantes de tiendas populares como Sears, donde se habían vendido durante casi medio siglo.

 

fo5

A mediados de la década de 1970, en plena explosión del feminismo, la sexóloga americana Betty Dodson empezó a utilizar vibradores en sus talleres de salud sexual femenina y poco después los aparatos fueron reapareciendo en los estantes de farmacias especializadas, y no únicamente en los sex shops. También recibieron otro gran impulso en 1986, cuando el Dr. Everett Koop lo incluyó en una lista de prácticas de sexo seguro dentro de un folleto de prevención del SIDA que se envió a los 107 millones de hogares estadounidenses, siendo este el mayor correo enviado en la historia de ese país.

Estos aparatitos han ido evolucionando a la par de la tecnología y hoy es posible encontrarlos hasta como un accesorio para el Ipod, que vibra al compás de los sugerentes ritmos musicales.

 

Publicado en el Blog de Campos el 14-09-2016

 

 

 

 

 

Anuncios

Todo a Cien – 121 Medicina en España

En el mes de julio de 2014 escribía un corto sobre los trasplantes de órganos realizados en España. La Organización Nacional de Trasplantes ha publicado las cifras de 2015, en el que ha habido 1859 donantes, un diez por ciento más que el año 2014. Con ello se alcanzan los 39,7 donantes por millón de habitantes, muy cerca del objetivo de los 40 donantes pmp marcado para el año 2020, de largo el índice más alto registrado en España o en cualquier otro país del mundo. Ni que decir tiene que hay donantes multiorgánicos, habiendo atendido a 409 enfermos más que el año anterior. Aumentan todos los trasplantes, con máximos históricos en riñón (2905), hígado (1162) y pulmón.

La Nochebuena pasada avisaron a un amigo mío a las 19:30 que había disponibles los órganos que necesitaba, entró en quirófano a las 23:00 horas y salió hacia la UCI a las 07:30 horas del día de Navidad. Le trasplantaron los dos pulmones. El equipo médico actuante, la operación realizada y la fecha que era, no tiene precio. Tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo. Que no venga nadie, de dentro ni de fuera, a joderlo.

Publicado en el Blog de Campos el 15-01-2016

Todo a Cien – 103 Insensatez médica

Este mes hace un año que un médico de la sanidad pública de Barcelona negó un tratamiento a la ciudadrealeña Carmen Lozano, afectada de fatiga crónica y sensibilidad química múltiple, diciéndole que «como ciudadano catalán que ansía la independencia y que, además, así será», no le volvería a reconocer. «Dijo que estaba cansado de atender pacientes de fuera de Cataluña, por la falta de pago por los servicios prestados entre las distintas comunidades, y me señaló un mapa con diferentes colores para que me quedara claro», asegura dicha señora. No sabemos si esta misma circunstancia se da con ciudadanos extranjeros (sospecho que no) pero, en cualquier caso, ha transcurrido un año y se constata una vez más que en este país, incluso un médico que antepone su furor neuronal a su deber profesional, puede cometer cualquier insensatez, que mientras no haya sangre por medio, nunca pasa nada.

 

Cien01

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 26-09-2015

Todo a Cien – 93 Vacunaciones

¿Dónde empieza y dónde acaba la libertad de cada ciudadano? Yo creo que donde acaba y donde empieza la libertad de cualquier otro ciudadano. La negativa de unos padres a vacunar a su hijo, es su libertad. Pero las consecuencias producidas afectan a mi libertad y a la del resto de personas. Tenemos la suerte de vivir en un país del primer mundo, en el que está garantizado un Plan de Vacunación Estatal para todos los ciudadanos. Esos padres que tuvieron la libertad para no vacunar a su hijo, enfermo de difteria contagiosa y que todavía desconocemos si la ha propalado o no en su derredor, ahora tendrían que pagar todos los gastos médicos que le estamos pagando todos los españoles, como se hace en Estados Unidos, país origen de la idea, bien porque ellos se quedaron anclados en mentes intransigentes, o porque no les salió de sus pubis vacunarlo en su día.

Vacunas-para-viajar-a-Punta-Cana

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, núm. 2380 del 13-06-2015, pág. 14

Todo a Cien – 87 Sanidad mundial

Hay una parte de la población española que exige la prestación de la Sanidad Pública a todo aquel que se acerque a sus puertas. Hace un par de meses, MÉDICOS DEL MUNDO denunció la exclusión sanitaria no urgente en Madrid a un colectivo de personas de fuera de la Unión Europea, inmigrantes ilegales en su mayoría. ¿Han ido alguna de esas personas a que les atiendan en algún tema sanitario a Estados Unidos, Japón, Rusia, Venezuela, Marruecos, Egipto, India y otros muchos países del mundo? ¿Les han atendido, si no han pagado por adelantado? ¿Y lo han denunciado? ¿Por qué allí no lo denuncian? Hace unos días, cerca de mil personas muertas en el mar tratando de llegar a Italia. ¿Qué pasaría si llegara la mitad de la población de Angola, de Egipto o de Libia, a España, Italia o Francia? ¿Se le van a facilitar gratis las medicinas que cualquier ciudadano español paga parcialmente, jubilados incluidos? No se trata de ser insolidarios con un problema complejo, pero al que hay que buscar una solución.

Sanidad

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, nº 2.374 del 02-05-2015, pág. 11

Todo a Cien – 70 Pasa lo que pasa

Los enfermos de hepatitis C reclaman, justamente, la medicina que cure su enfermedad. Teniendo en cuenta que la Sanidad está transferida a las CCAA, las reclamaciones deberían hacerse a dichas entidades. Cuando fallan estas, porque no hay dinero, que es lo que no hemos entendido todavía, se acude a “papá Estado” para que resuelva los problemas. En las empresas privadas bien gestionadas, está centralizada la compra hasta del papel higiénico: Que proponga eso mismo el Estado Central a ver cómo reaccionan las CCAA.

 

Y, partiendo de la premisa de que es prioritaria la salud, de algún sitio habrá que recortar. Yo propongo: Suprimir diez diputados autonómicos en cada CCAA; suprimir veinticinco asesores en cada CCAA; suprimir el diez por ciento de los concejales de todos los ayuntamientos, suprimir el cinco por ciento de los diputados nacionales, suprimir las subvenciones a los inmigrantes, igualándolos al subsidio de paro de los españoles; vigilar el gasto de la sanidad pública de forma similar a como se hace en la privada, en la que se controla cuando se empieza un frasco de alcohol y cuando se acaba. No sé si esto alcanzaría para dar el tratamiento adecuado a todos los enfermos, pero sí a una parte muy importante de ellos. Desde Luca Pacioli, el Debe tiene que ser igual al Haber. A ver si nos enteramos. Si no, pasa lo que pasa.

 

Hepatitis C

Publicado en PUETA DE MADRID de Alcalá de Henares, nº 2361 del 24-01-2015, pág. 16

El tio Damián

El tío Damián

Autor desconocido, archivo de internet año 2012

El tío Damián se encontraba bien de salud, hasta que su mujer, la tía Dorita, a instancias de su hija Tota, le dijo:

– Damián, vas a cumplir 80 años, es hora de que te hagas una revisión médica.

– ¿Y para qué?, si me siento muy bien.

– Por prevención, cuando todavía te sientes joven, contestó la tía Dorita.

Por eso el tío Damián fue a consultar al médico. El médico, con buen criterio, le mandó a hacer exámenes y análisis de todo lo que pudiera hacerse.

Leer Más…