Archivo de etiquetas| impuestos

Finanzas estatales

Comenzamos un nuevo año y pese a los buenos deseos de todos, los problemas de los españoles siguen siendo los mismos, es más, yo creo que se van a acrecentar en el ya presente 2021. Hoy nos centraremos en las fuentes de financiación del Estado.

El Estado tiene dos fuentes principales de financiación: la Deuda Pública y los Impuestos. La Deuda Pública Española ha aumentado de forma desorbitada en los últimos tiempos, por los gastos derivados de la pandemia por coronavirus, por menores ingresos por aumento del paro y la reducción de beneficios empresariales, y por las subvenciones de todo tipo que se están produciendo para que la ciudadanía sienta que seguimos en una sociedad del bienestar, que no se corresponde con la realidad financiera del país y que si no se pone remedio urgente a la situación, desembocará en “colas del hambre” y revueltas callejeras, tanto de autóctonos como de inmigrantes.

La mayor parte de la Deuda Pública Española la tiene el BCE, preocupado seriamente por su creciente volumen porque mantiene en su cartera un importe estimado de 330.000 millones de euros, el 25% del total, fondos soberanos e inversores extranjeros poseen el 30% y los bancos españoles un total entre el 15 y el 20% que, abocados a fusionarse a corto plazo, van a tener en sus balances una exposición muy elevada al futuro económico de la nación.

Además, durante el año 2021 han de salir al mercado otros 300.000 millones de euros, 190.000 millones de euros para refinanciar emisiones anteriores, y 110.000 millones de euros nuevos, para el incremento del déficit y las desviaciones presupuestarias de los PGE recientemente aprobados. Y las ideas expansivas del gasto que mantiene el Gobierno van en contra de cualquier política de reducción de la deuda. España, y los residentes en España, estamos viviendo muy por encima de nuestras posibilidades reales y eso, antes o después, se acaba pagando.

La otra fuente de ingresos son los Impuestos. Estas son las modificaciones contempladas en los PGE, que entran en vigor con la llegada del nuevo año.

Alza fiscal del IRPF de dos puntos para las rentas del trabajo superiores a los 300.000 euros, y de tres para las del capital por encima de 200.000 euros. Si se suprimiera el tope de cotización a la Seguridad Social, quienes ganan ese dinero tendrían que repensarse si el líquido resultante merece la pena sobrepasar, o no, esos importes brutos; y si la preparación, el esfuerzo y dedicación que hacen para ganarlo es justicia distributiva al trasvasarlo a aquellos de no hacen nada y tienen “todo gratis”.  

Otro cambio que recogen los Presupuestos es la vigencia indefinida del impuesto sobre el patrimonio, que se suprimió en 2008 y se reintrodujo con carácter temporal durante la anterior crisis financiera, prorrogándose desde 2011 año tras año. El Gobierno también ha subido un punto el tipo —del 2,5% al 3,5%— para las fortunas de más de 10 millones de euros. Este impuesto será nulo de ingresos para la Hacienda Estatal, ya que este gravamen está cedido a las comunidades, que lo recaudan y tienen la capacidad de bonificarlo hasta el 100%, como ocurre en Madrid.

Como quiera que Madrid es la CCAA que más aporta a la caja estatal, con los impuestos autonómicos más bajos, el Gobierno ha pactado con ERC una armonización fiscal, lo que realmente significa que Madrid tenga que subir sus impuestos autonómicos al mismo nivel y rango que el resto de autonomías, dejando fuera el Régimen Especial del País Vasco y Navarra (ahí hay mucho miedo, prohibido tocar no vaya a ser que se molesten), porque los sectores independentistas vascos y catalanes son los que mantienen a Pedro Sánchez en el poder. Todo ello va a llevar a replantearse los impuestos autonómicos por IRPF, Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, y si a esa parte de la población que más gana y mantiene el sistema de los que nada aportan, le conviene o no fijar la residencia en otros países europeos, como Portugal, a la misma distancia que Valencia o Málaga, que espera con los brazos abiertos y amplia exacción de impuestos a todo aquel español que allí llegue.

Incremento del IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas del 10% al 21%, incluidos “cubatas”.

En el impuesto de sociedades, se limitará al 95% la exención sobre dividendos de las filiales para grupos con ingresos superiores a los 40 millones; las que facturen menos tendrán un periodo de gracia de tres años.

Se gravarán al 15% los dividendos no distribuidos de las Socimis -sociedades especializadas en inversiones inmobiliarias-, que ahora están exentas de pagar el impuesto de sociedades si reparten al menos el 80% de los dividendos entre los accionistas.

Subida de las cuotas de los autónomos entre tres y doce euros más mensualmente.

Impuesto a los residuos y a los envases plásticos.

Subida del impuesto de matriculación, debido a que se empezará a usar la nueva normativa WLTP para medir las emisiones. Se estima una subida media del 5%.

Se reduce los incentivos a los planes de pensiones individuales: el límite máximo de deducción por las aportaciones pasa de 8.000 a 2.000 euros. Para los planes colectivos, al contrario, aumenta de 8.000 euros a 10.000 euros.

Sube del 6% al 8% el tipo de gravamen del impuesto sobre primas de seguros.

La tasa Google gravará a un tipo del 3% a las grandes empresas con ingresos superiores a los 750 millones a nivel mundial y facturación en España de más de tres millones. Mientras que la tasa Tobin -el tributo a las transacciones financieras- gravará con un 0,2% las operaciones de compraventa de acciones de compañías españolas que coticen y tengan capitalización mayor a 1.000 millones de euros, todo el IBEX.

Se reduce de 2.500 a 1.000 euros el pago en efectivo entre empresas y particulares.

El sector de los combustibles vaticina una subida media del precio de los carburantes de 0,07 euros por litro.

La factura del gas sube de media el 5,97%

Correos subirá los sellos de las cartas hasta un 22,6%. El sello para el envío de cartas y tarjetas postales (normalizadas y de hasta 20 gramos de peso) a destinos nacionales subirá un 7,7%, y pasará a costar 0,70 euros. El envío de paquetes nacionales costará también un 5% más. La empresa pública ha encarecido más de un 55% la correspondencia nacional en cinco años.

Se prevé que baje la luz hasta un 13% de manera progresiva durante los próximos 5 años, debido a la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico.

Se calcula que las tarifas de las autopistas bajen un 0,11%.

El Ingreso Mínimo Vital sube un 1,8%

Las pensiones y prestaciones suben el 0,9% en el caso de las generales y el 1,8% en las no contributivas.

Si excluimos el aumento de cotización por IRPF a las rentas altas, el resto de las medidas adoptadas van a desembocar en un incremento de los precios al consumidor final, a la clase media que sostiene el país, a esos que se levantan todos los días antes de amanecer para que los verdaderamente ricos tengan a buen recaudo sus fortunas y los que no trabajan, ni quieren hacerlo en toda su vida, vivan a cuenta perpetua del “papá Estado”, al que le sale más beneficioso tenerlos callados y contentos que prepararlos, y obligarlos a través de leyes de reinserción laboral, para que aporten valor añadido al conjunto del país, que falta va a hacer en este año 2021 en el que las dificultades económicas van a ser aún mayores que en el infausto 2020 pasado. ¡Virgencita, virgencita, que me quede como estoy!!

Paraíso fiscal de Madrid

Estamos a punto de morir, de rodillas, ante las nuevas hordas dictatoriales e implorando una vacuna que pretende modificar el ADN humano mediante ingeniería genética en el que se han introducido genes de otras especies, como el chimpancé.

Al amparo del miedo que nos invade, la política española se está convirtiendo, se ha convertido ya, en un mercadeo árabe en el que el regateo es de obligado cumplimiento, con el agravante que nuestros políticos saben de antemano que van a llegar a un acuerdo, satisfactorio en beneficio mutuo, a pesar del espectáculo teatral que representan a diario.

Pedro Sánchez impone a Margarita Robles, ministra de Defensa, trasladar el cuartel del Ejército en San Sebastián para lograr el voto favorable del PNV a los Presupuestos. Estos cuarteles están plenamente operativos, estratégicos para el CNI y, con ellos, desaparece la inmediatez de actuación en el País Vasco ante cualquier insurrección o hipotética independencia, en la que el Ejército tardaría en reaccionar más de lo debido, situación no descartable ante manifestaciones como las que ha realizado Otegui: “Necesitamos que la gente ocupe la calle ….. hemos convocado una manifestación para el día 6 de diciembre, en contra de la Constitución, por la república vasca ….. con sectores abertzales, soberanistas, a los de izquierda, a las mujeres, a los antifascistas ….”  

El otro punto álgido separatista, Cataluña, por boca de un personaje con nombre que lo define, exige a Pedro Sánchez que ponga fin al control financiero del Estado a la Generalitat y que iguale los impuestos que se pagan en la Comunidad Autónoma de Madrid con la del resto de autonomías. Lo que realmente está pidiendo es que se suba el IRPF y el impuesto de sucesiones y donaciones, para igualarlos a los vigentes en las autonomías regidas por socialistas, podemitas e independentistas, que dilapidan el dinero en gastos “suntuosos” de tipo proselitista, subvenciones a adictos, embajadetas publicitarias y todo tipo de actos cuyo único objetivo es su ansiada independencia. Todo ello mediante una enmienda a los PGE con la siguiente redacción:

  1. Se crea la cuota estatal en el Impuesto sobre el Patrimonio cuyo rendimiento constituye ingreso del Estado no cedido a las Comunidades Autónomas.
  2. Tributan por la cuota estatal los contribuyentes por obligación personal
  3. La determinación de la cuota líquida estatal se ajustará a las reglas siguientes:
  4. a) Se aplicará la normativa estatal vigente reguladora del Impuesto. En ningún caso serán de aplicación las normas aprobadas por las Comunidades Autónomas en ejercicio de la capacidad normativa reconocida en la Ley de cesión tributos.
  5. b) El importe del mínimo exento, así como la escala de tipos de gravamen, serán los que haya fijado la normativa estatal con carácter supletorio”.

Si esto se lleva a efecto, se cierra la puerta a las reducciones que tienen establecidas las comunidades autónomas, y antes que transcurran los muchos años que se tardan en obtener una sentencia final firme, Madrid debería enrocar el texto legal (hay que ser más malos que los malos) a través de vías subsidiarias compensatorias a estudiar.

Ya puesto, deberíamos igualar también el Concierto Económico del Régimen Fiscal del País Vasco y Navarra, la calidad de la sanidad pública, los sueldos de los funcionarios, policías, guardias civiles, bomberos, profesores, médicos y enfermeros; la compra unificada de material sanitario al mismo precio en todas las comunidades autónomas; el embargo al FC Barcelona por impago a Hacienda, al igual que ha hecho con los jubilados morosos mediante detracción de su deuda en la nómina extra de este mes; y así en otros muchos temas en los que, principalmente Cataluña, ha mantenido una ventaja competitiva hasta que al dinero le pusieron alas con un tres por ciento de potencia y se trató de disimular con el adoctrinamiento independentista.  

Madrid se ha decantado por bajar los impuestos, y ha obtenido mayores ingresos; Cataluña ha implantado impuestos hasta por tomar una gaseosa y, junto al éxodo de empresas debido a sus pretensiones independentistas, ha reducido drásticamente sus ingresos fiscales; a esto, lo llaman “paraíso fiscal de Madrid”, lo que solo es una buena administración basada en controlar los gastos y aumentar los ingresos, idea fundamental en cualquier empresa bien gestionada.

Otra que se queja de lo mismo es María Jesús Montero, que fuera consejera de Hacienda bajo el Gobierno de Susana Díaz y que no pudo hacerlo peor, batiendo todos los récords de paro y endeudamiento autonómico. Y ahora está en el Gobierno, con una sonrisa melifrua y con más peligro que un mono con un cutter en la mano.

No vale quejarse cuando uno va perdiendo el partido, ni pretender que acaben con empate a cero los que juguemos fuera de casa y con victoria local los jugados en nuestro campo. Porque, sin reconocerlo, ¡¡faltaría más!! estaríamos volviendo a un estado centralizado en el que los 47 millones de ciudadanos que lo habitan tendrían los mismos derechos, obligaciones, deberes y leyes. Solo les faltaría decir que con Franco se vivía mejor.

Fuente: Libremercado

Sin complejos

A fecha 01-04-2020, datos oficiales, 13,4 millones de trabajadores (10,0 millones empleados privados y 3,3 millones empleados públicos) tienen que pagar a 17,7 millones de personas que viven del erario público. A esas cifras hay que sumar los nuevos parados por ERTE, Concursos y despidos que se producirán cuando se pueda volver libremente al trabajo, aunque también descenderán las de los ERTE’s actuales. Y la RENTA MÍNIMA, a todo aquel vago, español o extranjero, legal o ilegal, que quiera vivir del cuento en España, además de las prostitutas, a las que la izquierda niega su legalización y regularización, con cotización de impuestos y de seguridad social, pero las incluye como “voto cautivo” en esta nueva dádiva para dependientes perpetuos del Estado. ¿Quién va a pagar esta fiesta?

En mi opinión, y siempre que a nuestro Gobierno sanchista-comunista no se le ocurra salir del euro, expropiar los ahorros particulares o nacionalizar los sectores básicos de producción en España, habrá que afrontar una serie de reformas estructurales, en el fondo y en la forma, para que la empresa privada cree empleo, mucho y rápido, de tal manera que se evite el pillaje y los delitos por obtener el sustento básico, para lo que hay que incentivar fiscalmente la contratación y delimitar un “periodo máximo” de circunstancias extraordinarias: Ya que no se puede devaluar la moneda, ni tampoco se debe devaluar el salario, hacerlo mediante el aumento de una hora diaria más de trabajo, método empleado en Alemania y en Japón para su reconstrucción después de la IIWW.

Además, habrá que impulsar la creación de industrias y empresas de nueva tecnología, técnicas avanzadas, biomédicas, farmacéuticas, robotización, armamentística, investigación y desarrollos propios, que cumplan un doble objetivo: Evitar la dependencia de terceros, y sustituir al turismo y a la construcción como pilares básicos de nuestra economía. Esto habría que haberlo hecho, con o sin coronavirus, desde hace años.

Para ello, para que podamos volver a situarnos con el poder adquisitivo y el nivel de vida del que veníamos disfrutando, hay que aplicar una fórmula muy sencilla que decía un viejo profesor mío: Para que una empresa vaya bien, solo hay que hacer dos cosas: Aumentar los ingresos y disminuir los gastos.

Aumentar los ingresos en la Hacienda Pública es SUBIR LOS IMPUESTOS. Quienes en su día hayan votado conociendo y siendo conscientes de los programas electorales de los distintos partidos políticos, sabrán de las verdaderas intenciones comunistas de Podemos, que aprovechará la desgracia ajena del coronavirus para imponer su ideario:

Subir el IRPF a las rentas de más de 100.000 euros anuales, con un tipo marginal del 47%, que llegaría hasta el 55% para las de más de 300.000 euros.

Que las rentas del capital tributen en la misma base que las del trabajo, incluyendo las plusvalías generadas en menos de dos años (ampliable a seis en el caso de inmuebles).

Eliminar las desgravaciones fiscales de los planes de pensiones, cuyo límite actual se sitúa en 8.000 euros al año por contribuyente.

Crear un Impuesto sobre la Riqueza (ahora “tasa covid”) sobre patrimonios de más de 1 millón de euros, con el fin de recaudar el 1% del PIB (más de 10.000 millones de euros). Tendría un mínimo exento por primera vivienda de 400.000 euros y gravaría con un 2% los patrimonios de más de 1 millón, con un 2,5% los de más de 10, con un 3% los superiores a 50 y con un 3,5% los de más de 100 millones. Sustituiría al Impuesto de Patrimonio.

Elevar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, armonizándolo a escala estatal a partir de un mínimo de tributación para evitar la competencia fiscal entre comunidades autónomas.

Establecer un tipo del 35% en el Impuesto de Sociedades para las bases imponibles superiores al millón de euros, introduciendo, además, un tipo mínimo del 15% sobre el resultado contable.

Aplicar un Impuesto sobre los Depósitos con un gravamen mínimo del 0,2%, con la posibilidad de que las comunidades autónomas puedan establecer recargos adicionales.

Crear un recargo específico en el IBI para viviendas desocupadas.

Aprobar un Impuesto sobre las Transacciones Financieras para gravar con un 0,3% la compra de acciones y derivados, quedando exenta la adquisición de deuda pública.

Y recortar las pensiones, algo parecido a lo que, en doce ocasiones diferentes, se hizo en Grecia cuando tuvo que acudir la Unión Europea a su rescate con el comunista Tsipras en el poder. Otros perjudicados serán los funcionarios públicos, congelando durante unos años las subidas de sueldo y suprimiendo MUFACE, ISFAS y MUGEJU.

La otra alternativa es la austeridad, lo que es lo mismo RECORTAR EL GASTO. Pero, me temo, que no va por ahí la estabilización de nuestra Deuda Pública, porque lo que propongo a continuación sería acabar con muchas canonjías propias, y muchos de nuestros políticos no podrían colocarse ni de cajero de un supermercado.

  • Congreso de Diputados: Dos por cada provincia con menos de medio millón de habitantes; cuatro Diputados para las provincias que tengan más de medio millón de habitantes.
  • El Senado estará formado por dos Senadores por cada provincia española, uno por cada una de las poblaciones de Ceuta y Melilla, y dos por cada Comunidad Autónoma, elegidos de entre sus parlamentarios.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos de menos de 50.000 habitantes estarán compuestos por cinco personas, Alcalde, Vicealcalde y tres Concejales.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos comprendidos entre 50.000 y 500.000 habitantes, estarán compuestos por diez personas, Alcalde, Vicealcalde y ocho Concejales.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos de más de 500.000 habitantes estarán compuestos por quince personas, Alcalde, Vicealcalde y trece Concejales.
  • Supresión de los casi doscientos mil asesores y cargos de confianza políticos, siendo sustituidos por funcionario públicos de carrera, que desempeñen la dirección técnica de las instrucciones políticas.
  • Fusionar algunas Comunidades Autónomas, con lo que desaparecerían multitud de cargos, carguillos, amiguetes y caciques locales, a la vez que se reconoce de forma expresa las particularidades propias de Cataluña y el País Vasco a las que, dentro de la solidaridad interterritorial e isonomía entre todos los españoles, mantendrán autonomía financiera y otras transferencias de servicio al ciudadano, salvo temas de educación, defensa, justicia y sanidad, que será igual en todo el territorio español.
  • Igualar las condiciones de las pensiones de todos los cargos públicos a la del resto de trabajadores, años de cotización y plazos, así como cotización por la totalidad de emolumentos.
  • Atajar el fraude a Hacienda y a la Seguridad Social en un doble sentido:

-Inspecciones, con capacidad sancionadora y fecha máxima de seis meses para resolver recursos, a empresarios y empresas, cobrando las deudas en efectivo o garantizándolas de forma suficiente, preferentes en el supuesto de Concurso.

-Convertir en productivo el gasto improductivo que es la prestación por desempleo, renta mínima  y subvenciones a quienes no trabajan, introduciendo criterios de eficacia, cambiando el concepto por el de Salario Estatal, periodo transitorio, cobrando las dos terceras partes del SMI, a fin de que busquen trabajo de forma activa, con contraprestación de colaboración social de obligado cumplimiento por parte de los perceptores, a disposición y mando del alcalde de cada municipio, en horario de jornada completa: Mañanas, de nueve a catorce horas, arreglo de carreteras y caminos, ambulatorios, hospitales, escuelas, cárceles, limpieza de bosques, riberas y acequias, medio ambiente, acompañamiento de disminuidos, discapacitados, ancianos, y mil y una necesidades más que es necesario cubrir. Horario de tarde, de cinco a siete: Cursos de capacitación impartidos en escuelas, institutos y universidades, por profesores de esos centros, controlados por el Estado. Todo ello con el mismo rigor con el que se lleva a cabo el horario en cualquier empresa privada.

  • Corrupción. Ley de punto final, y fijar un plazo máximo para sentenciar los procesos hoy abiertos. Acuerdo parlamentario (o sea, de siete personas: los cinco líderes nacionales, el vasco y el catalán) para que el próximo que caiga en ello, persona, grupo o partido, sea fulminado política, económica y carcelariamente, de forma rápida y ejemplar. El último tema, de la semana pasada, un supuesto fraude de 40 millones de euros por parte de la anterior cúpula del sindicato UGT en Andalucía
  • Suprimir todo tipo de subvenciones:

-Cultura, teatro, cine y artistas en general, darles un porcentaje de bonificación fiscal sobre el importe declarado de los resultados obtenidos por el trabajo realizado.

-Nuevas empresas y autónomos, exención fiscal total los dos primeros años, condicionado a su permanencia futura como actividad o empresa.

-Clubs, ONG’s, organizaciones varias, feministas, y de otra índole cualquiera, sin subvenciones de ningún tipo. Se harán cargo de ellas las Comunidades Autónomas, con funcionarios públicos de carrera, y serán auditadas por el mismo organismo que lo haga de las Cuentas Públicas.

-Inmigrantes, se aplicará la vigente Ley de Extranjería, debiendo acogerse a los identificados y legalmente expatriados, con contrato de trabajo, que tendrán las mismas ayudas que los nacionales.

-Sindicatos obreros y patronales, partidos políticos: Sin subvenciones. Solo tendrán ingresos por las cuotas de sus afiliados y por donaciones nominativas y suficientemente identificadas, sujetas a impuestos, de particulares y empresas, sujetas a bonificaciones fiscales.

-En cuanto a las ayudas al alquiler, becas de libros, sanidad y pensiones sin haber cotizado en toda su vida, se suprimirán para todo extranjero que se encuentre de forma ilegal en territorio español.

  • Modificar el sistema actual de pensiones para futuros pensionistas; el actual Ministro de Seguridad Social era un prestigioso profesional en esta materia, pero desde que le nombraron Ministro, parece que se le ha olvidado todo lo que sabía y se ha comprado una almohadilla para arrodillarse.

Con lo aquí expuesto, hay materia suficiente para formar un Grupo de Trabajo con verdaderos expertos, para analizar en profundidad estas propuestas y cuánto supone en la economía española para tratar de solucionar la situación económica actual, y si se atreve el Gobierno, promueva un referéndum nacional a ver qué dicen los ciudadanos sobre ello.

Cuanto antecede, siempre que no haya que pedir un RESCATE a la Unión Europea, que sería lo lógico, ante la falta de liquidez de nuestra Hacienda Pública. Hay quién apuesta por una intervención por parte de Europa para septiembre; cambiarán los hábitos de consumo, compraremos poco y lo necesario, imponiéndose las compras por internet. Se acabarán los gastos superfluos. Cambio cultural y estructural de todo el sistema político, económico y empresarial que hemos conocido hasta ahora.

Podemos se opondrá de forma contundente a ser dirigidos y controlados por Europa, por lo que Pedro Sánchez se verá forzado a convocar nuevas elecciones generales para el próximo año 2021.

La mayoría de españoles no son/somos conscientes que ya nada será igual, que tendremos que cambiar nuestra forma de vida y que los próximo años vamos a pasarlos muy mal en todos los aspectos, porque estamos en el momento más delicado, sanitaria y económicamente, desde la guerra civil española del siglo XX.

Antonio Campos

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 15-05-2020

 

Política progresista

 

 

…y más paro, más pobreza, más Suspensiones de Pagos, más salida de capitales, más falta de inversiones extranjeras, otra vez a vivir de las pensiones de los padres y a ver colas en los centros de asistencia social de la Iglesia. ¿Qué no te acuerdas?

Esto no hace tanto ocurría en  la España de Zapatero hasta que llegó un nuevo Gobierno que tuvo que enderezar el rumbo de un país que tenía el mayor déficit comercial del mundo, con facturas sin pagar por miles de millones de euros, con las Cajas de Ahorro (no los bancos) quebradas y si no se rescataban la gente perdía sus ahorros, con unas pensiones impagables,  con 17 Comunidades Autónomas que son como un agujero negro por donde se pierde gran parte del dinero que pagamos en impuestos, con una tasa de paro que llegó al 26% (la mayor de la UE con Grecia), con una generación perdida… Con un nuevo Gobierno, se embridó el gasto, se rescataron las cajas, a lo que contribuyeron los bancos, se aprobó la reforma laboral y empezamos a exportar, a reducir el déficit y la deuda, a alquilar y comprar viviendas y a estrenar coche … a sonreír y a ser felices de nuevo.

Pero hay una parte de la población que lo que le motiva son las promesas, los discursos  vacíos, las palabras huecas, las mentiras y el odio a la derecha, que ahora toda es fascista, porque quien no está de acuerdo con los planteamientos plurinacionales sanchistas-podemitas son todos fascistas, porque estos quieren vaciar los bolsillos de los que se levantan a las siete de la mañana para ir a trabajar, para subvencionar a sus amigos, adictos y conocidos, y a todos aquellos que no quieren “dar un palo al agua” en toda su vida. Quien desconoce la historia está condenado a repetirla. ¿Alguien duda de a dónde nos van a llevar sus políticas autodenominadas progresistas?

 

El hachazo fiscal

Por su interés, reproducimos a continuación el artículo de María Galante publicado el 16-11-2019 en Hispanidad, sobre las propuestas fiscales que vienen tras “el abrazo rojo” entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

“”El hachazo fiscal. La subida de impuestos, punto por punto, que preparan Sánchez e Iglesias. Ya se ha hablado mucho, mucho, mucho sobre el pacto, aun por cerrar…no debemos perder la esperanza, entre PSOE y Unidas Podemos. Pero, volvamos al documento de 10 puntos hecho público tras el ‘bombazo’ que dibuja cuáles serán las líneas maestras del Gobierno de coalición.

El último de los puntos es el que habla de impuestos y, aunque no se ofrecen detalles de la futura fiscalidad, -no hace falta porque los conocemos todos, salvo sorpresas y éstas no hay que descartarlas-, a Iglesias no le ha costado nada convencer a Sánchez de que transite por el camino “podemita” y ponga en marcha una reforma fiscal que “aumente la progresividad y la recaudación”. No debemos de olvidar que el programa de Sánchez para el 10-N en cuanto a impuestos estaba sospechosamente vacío, algo que no es habitual en alguien que lleva año y medio gobernando y a quien, por lo tanto, se le supone una política fiscal definida. La tenía, y se la había propuesto a Bruselas, el pasado mes de mayo, pero la ocultó en el programa para estar abierto a pactos de distintos colores.

 

 

Entonces, y sumando las medidas presentadas en las pasadas elecciones de abril, que se mantienen, y las nuevas de cara al Ejecutivo que se avecina en el que tiene ya un pie el populismo, al que algunos definen como “caudillismo amable”, destacan las siguientes, (dedíquenle tiempo porque la lista es larga):

-Subida mínima de dos puntos en los tipos del IRPF para rentas superiores a 130.000 euros y de cuatro puntos para los de más de 300.000 euros.

-En concreto, Podemos propone un incremento del tipo marginal a partir de los 100.000 euros para las rentas del trabajo que pasarían del 45% actual hasta una horquilla del 47% al 55%. Este último tramo afectaría solo a rentas de más de 300.000 euros.

-Subida mínima de cuatro puntos en el IRPF para las rentas del ahorro superiores a 140.000 euros, pasando del 23% al 27%.

-Aplicación de un tipo efectivo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades para grandes corporaciones, que subiría al 18% en el caso de los bancos y empresas de hidrocarburos.

-Recorte de las deducciones en el Impuesto de Sociedades.

-Aplicar un tipo agravado en el Impuesto de Sociedades a las empresas “contaminantes”.

-Incremento de las cotizaciones a través de una nueva subida del salario mínimo interprofesional.

-Aumento de las cotizaciones que pagan los autónomos bajo la excusa de adecuar dicha contribución a sus ingresos reales. El 80% de los autónomos cotiza por la base mínima, de modo que la mayoría pasaría a cotizar más para poder trabajar.

-Destopar las cotizaciones sociales a los sueldos de más de 45.000 euros brutos anuales, lo cual supondría un pago medio de 2.200 euros al año por trabajador, aumentando, además, el coste laboral para, al menos, dos millones de asalariados.

-Aumentar la fiscalidad del diésel con el fin de equiparar su precio al de la gasolina, perjudicando con ello a la mitad de los conductores.

-Armonización fiscal a nivel autonómico, lo cual se traduciría en la reintroducción del Impuesto de Patrimonio en todo el territorio nacional, a partir de un mínimo exento por primera vivienda de 400.000 euros, y en una subida del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en las regiones que lo han eliminado o reducido de forma sustancial.

-Elevar el IVA a los alimentos ultraprocesados o ricos en grasas y azúcares.

-Creación de la tasa Google a empresas tecnológicas.

-Creación de la tasa Tobin a transacciones financieras.

-Endurecer el régimen de las Sicav para elevar su tributación.

-Endurecer el régimen de las Socimi (empresas de inversión colectiva en inmuebles en alquiler) para que, entre otras medidas, paguen un tipo del 15% sobre los beneficios no distribuidos.

-Eliminar las ventajas fiscales que disfrutan los planes privados de pensiones, cuyos partícipes rondan los 7,6 millones de personas.

-Limitación de vuelos nacionales y encarecimiento generalizado de los billetes de avión mediante el aumento del IVA, un mayor gravamen al queroseno y la creación de una tasa adicional y específica a este tipo de viajes.

-Creación de un nuevo impuesto a la distribución y venta de plástico de un solo uso, embalaje o de productos de usar y tirar.

-Subida del impuesto de matriculación a todos los vehículos que emitan CO2, frente al umbral mínimo actual de más de 120 g/km, y una nueva elevación del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica.

-Nuevos aranceles mediante la creación de un “impuesto de carbono” en las fronteras de la UE que se aplicaría a las actividades intensivas en energía, desde el transporte aéreo y marítimo a los sectores industriales más contaminantes procedentes de terceros países””.

Completan estas medidas las propuestas sobre “la vivienda como derecho y no como mera mercancía”, limitando los precios de los alquileres, prohibiendo los desahucios o “casos de ocupación en precario” (okupas), cesión y alquiler a terceros de los pisos vacíos. El fin de la propiedad privada.

Acabo con una mención a algo que circula por internet y que, desgraciadamente, podría convertirse en realidad:

La buena noticia es que van a subir el SMI a 1.200 euros y vas a trabajar 34 horas a la semana. La mala es que tu empresa va a cerrar y lo verás desde el paro.

 

 

 

 

Programa PSOE elecciones 2019 – Segunda parte

Hay varios temas que observo se han tocado demasiado someramente:

 

  • Situación, pactos y actuaciones que se van a llevar a cabo en relación a los secesionistas catalanes y vascos, cesiones que se les van a hacer, nuevos estatutos pactados, o al menos bosquejados, y si se van a amnistiar o no a los hoy juzgados por la asonada catalana y a los presos de ETA en su día condenados.

 

  • En los apartados 61 y 62 se habla de que “Las pensiones se actualizarán anualmente con el IPC real, aumentando en mayor medida las pensiones mínimas y no contributivas”. O sea, se beneficia a los más insolidarios, a los que no han cotizado nunca nada o a aquellos que han cotizado lo mínimo cobrando en dinero negro el resto de sus ingresos. Es urgente llegar a un pacto nacional sobre este tema, del que se habla mucho y nadie hace nada, pues en caso de venir mal dadas (una nueva crisis empieza a asomar en el horizonte) o ser intervenidos por Europa, las pensiones pasarían a devaluarse de una forma similar a como se hizo en Grecia en su momento.

 

  • Inmigración. Apartados 70 y 107. Se habla de protegerlos, pero no se dice nada de que vayan a escuelas, aprendan el español, trabajen y paguen impuestos. Los musulmanes utilizan la democracia occidental para vivir de las subvenciones y conquistar Europa, inshallah.

 

  • Violencia de género. Apartados 72, 73 Y 74. Habla de IGUALDAD. Pero igualdad no es la prevalencia de la palabra de la mujer ante la del hombre. Según la Constitución y el Ordenamiento Jurídico español, toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario, siendo la carga de la prueba de quien acusa.

 

  • Estatuto de los Trabajadores. Anular la reforma laboral con un nuevo Estatuto de los Trabajadores que blinde a los sindicatos. Se pretende avanzar en la participación de los trabajadores en la toma de decisiones empresariales, lo que en el PSOE denominan democracia y participación de las trabajadoras y trabajadores en las empresas. Y, puesto que esta función no se puede realizar con todos los trabajadores uno por uno, se hará por medio de los sindicatos, que ganarán un poder significativo en las empresas (en las que no cierren).

  • Ley Mordaza. Apartado 94. Esta ley es una auténtica locura en un estado verdaderamente democrático. Pero, cuidado, no la vayamos a empeorar, que no es muy de fiar ese añadido de “Es posible mayor libertad con mayor seguridad”.

 

  • Ley de Memoria Histórica. Apartado 95. Por aquí empezó a romperse la Transición. La redacción de “reparación de las víctimas de la Guerra Civil y de la Dictadura”, deja fuera a muchos republicanos, socialistas, comunistas, anarquistas, bolcheviques, con las manos manchadas de sangre con la misma intensidad que el otro bando contendiente.

 

  • Prostitución. Apartado 75. ¿No sería más fácil legalizar y regular la prostitución? Con la prostitución y el cannabis pasará como con la Ley Seca de Estados Unidos, algún día serán legales, en vez de meter la cabeza debajo de la almohada como ahora se hace, pero a la vez tener en cuenta sus cifras de negocio para calcular el PIB.

 

  • Identidad de género. Un/a menor de 16 años puede ser madre, abortar, cambiar de sexo, etc, etc…. Pero sigue siendo menor legal cuando comete algún delito. Algo chirría.

 

  • Política del agua. Otro tema sobre el que estamos escondiendo la cabeza. ¿Por qué no se hacen más pantanos? Si no fuera por los que hizo Franco, España estaría ahora muriendo de sed. Igualmente, con el agua del Ebro que se pierde en la desembocadura catalana al Mediterráneo.

 

  • Vivienda social. Apartado 84. Franco construyó cuatro millones de viviendas sociales. ¿Por qué no se hace algo parecido? ¿Por qué esa actuación tiene el apellido franquista? ¿Por qué no se quiere de verdad atajar el problema en su verdadera amplitud? ¿Por qué los lobbies inmobiliarios (todos los lobbies van a reforzarse según el apartado 50) no quieren perder su pedazo de tarta, en connivencia con intereses espurios? ¿Porque todo el mundo quiere vivir en el barrio de Salamanca en Madrid?

 

  • Reforma Constitucional. Apartado 88. No dice nada de los verdaderos intereses en reformar la Constitución, con temas tan candentes como ahora mismo tiene España.

 

  • Ejército Europeo. Apartado 104. Con eso se evita tener un Ejército Nacional que pueda cumplir con los artículo 2 y 8 de la Constitución, tanto para la defensa de nuestras fronteras, la unidad de España o una hipotética situación homónima a la actual de Venezuela, cuyos “profesores” no hay que olvidar que fueron los líderes de Podemos, conmilitones del PSOE, a quienes ahora presionan para que el exJEMAD Julio Rodríguez sea el próximo Ministro de Defensa, del que dependería el CNI.

 

  • Economía. Traslado unos artículos de la prensa nacional para que nadie pueda decir que sesgo mis opiniones:

 

 

 

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha instado a buscar una fórmula, “sea la que sea”, para asegurar el mantenimiento de las autovías, que tiene un coste anual para el Estado de 11.000 millones de euros, y que se hace inviable porque cada vez hay más kilómetros (20.000 actualmente) y menos recursos públicos. Las palabras del ministro abren la puerta a la instauración de un posible pago por el uso de las autovías hasta ahora gratuitas. Precisamente, la patronal de grandes constructoras y concesionarias SEOPAN propuso la semana pasada la extensión de peajes a toda la red viaria de gran capacidad (autovías y autopistas) con concesiones a 25 años, lo que aportaría al Estado entre 60.000 y 110.000 millones de euros, dependiendo de las tarifas aplicadas. SEOPAN también aboga por la implantación de sistemas de peaje inteligente para el acceso y salida a las grandes ciudades, como Madrid o Barcelona. Por Ramón Muñoz en El País del 09-11-2018.

 

En la noche del 30 de abril, una vez ganadas las elecciones el PSOE, Pedro Sánchez envió a Bruselas la Actualización del Programa de Estabilidad. En los grandes números del documento, el Ejecutivo confirmaba un aumento de la presión fiscal que tendrán que soportar los contribuyentes y las empresas y corregía las cifras de déficit presentadas hasta la fecha. Pero, además, analizaba los peligros que acechan a la economía española en un momento de desaceleración para reconocer que si los vientos de cola que en los últimos años han sido favorables se vuelven adversos -como ya anticipa la subida del petróleo-, su impacto negativo en la economía exigirá una subida adicional de impuestos. La primera de las amenazas sería que el Banco Central Europeo (BCE) module su discurso y decida recuperar la hoja de ruta que tenía para 2019 con el inicio de una subida de tipos. Se trata de una “hipótesis improbable”, según reconoce el documento enviado a Bruselas. La debilidad de la economía de la Eurozona obligó a Fráncfort a guardar en un cajón esa posible subida de tipos. Sin embargo, tampoco es del todo descartable. Mario Drahgi finaliza su mandato en octubre de 2019 y son muchas las voces que se muestran preocupadas por la escasa munición con la que el BCE cuenta en caso de que estalle otra crisis económica.De acuerdo con los cálculos del Gobierno español, un aumento de 120 puntos básicos en los tipos, tendría un impacto negativo en el PIB de alrededor de un 1% de aquí a 2021. Algo que impactaría en las cuentas públicas, con una menor recaudación fiscal, un mayor gasto en prestaciones sociales y un mayor coste de los intereses de la inmensa deuda pública que acumula España. Todo ello en un entorno “en el que la demanda interna y la creación de empleo se resienten”. Trasladado a los números, ese escenario supondría un aumento extra del déficit de 0,8 puntos porcentuales, que habría que compensar con nuevas medidas tributarias para cumplir con el objetivo de déficit. Por María Vega en Okdiario del 03-05-2019.

 

El Gobierno de Pedro Sánchez ha esperado a la celebración de elecciones para revelar a la opinión pública su estrategia fiscal para la presente legislatura. El principal objetivo del PSOE consiste en elevar la presión fiscal desde el 35,1% del PIB en 2018 hasta el 37,3% en 2020, lo cual equivale a recaudar unos 26.000 millones de euros adicionales cada año.

 

Para conseguirlo, el Ejecutivo confía en que la buena marcha de la economía siga contribuyendo positivamente a llenar las arcas públicas, pero también contempla una sustancial subida de impuestos por dos vías. En primer lugar, al incremento de las cotizaciones sociales aplicado este año, con un impacto próximo a los 3.800 millones de euros, se sumará un aumento de impuestos por valor de otros 5.600 millones a partir de 2020, fruto de la puesta en marcha de las medidas tributarias que contenía el fallido proyecto de Presupuestos de 2019. Y, en segundo término, Hacienda espera elevar la recaudación mediante la eliminación o rebaja de beneficios fiscales.

 

Este particular palo, consistente en revisar las cuantiosas deducciones y bonificaciones que incluye el sistema tributario español, es menos perceptible, puesto que no consiste en elevar tipos o crear nuevos impuestos, pero el resultado a nivel recaudatorio es idéntico, ya que la reducción de este tipo de incentivos se traduce, en última instancia, en la ampliación de las bases imponibles y el pago de una mayor factura fiscal para los contribuyentes afectados.

 

En concreto, el Programa de Estabilidad que el Gobierno remitió a Bruselas el pasado martes hace alusión a la necesidad de revisar este tipo de beneficios para ahorrar dinero a la Administración —en perjuicio del contribuyente—. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) será el organismo encargado de revisar estas partidas. En una primera fase, desarrollada en 2018, dicha entidad ya detectó una serie de ineficiencias en el ámbito de las subvenciones y las recetas médicas, cuya corrección permitiría contener el gasto. El Gobierno se compromete ahora con Bruselas a realizar estas mejoras, tras incluir estos ahorros en las proyecciones presupuestarias que maneja hasta 2022.

 

La segunda fase, sin embargo, se llevará a cabo el presente año y, en este caso, la AIReF revisará, entre otras partidas, el amplio elenco de deducciones y bonificaciones fiscales que están vigentes, un trabajo que también aprovechará el Gobierno para elevar la recaudación fiscal. Así, tal y como señala el Programa de Estabilidad, “los beneficios fiscales son instrumentos de política fiscal que persiguen determinados objetivos económicos y/o sociales, mediante ahorros o mejoras en la renta de personas físicas y jurídicas a través de reducciones en sus cuotas tributarias. Conllevan, por tanto, una minoración de la recaudación tributaria. Por todo ello, conocer su efectividad resulta crucial para poder diseñar un sistema tributario que alcance sus objetivos de manera óptima”.

 

El plan consiste en evaluar un total de trece beneficios fiscales, cuya cuantía asciende a 57.187 millones de euros. Seis de estos beneficios están vinculados al IRPF, desde la tributación conjunta hasta reducciones por alquiler o aportaciones a planes de pensiones privados; otros tres son relativos al Impuesto sobre Sociedades; tres se aplican al ámbito del IVA; y uno en Impuestos Especiales, tal y como refleja el siguiente cuadro.

 

 

Dado el importe a revisar, equivalente al 5% del PIB, a poco que la AIReF detecte posibles correcciones, las arcas públicas podrían engrosar varios cientos e incluso algunos miles de millones de euros mediante el rediseño, reducción o eliminación de dichos beneficios, con la consiguiente carga extra para las familias y empresas afectadas.

Además, también se revisarán los incentivos a la contratación, en referencia a las bonificaciones y reducciones en las cuotas de la Seguridad Social de las que se benefician las empresas por contratar determinados perfiles, como jóvenes o parados. La cuantía de estos incentivos ronda los 2.600 millones de euros año y, según señala el Gobierno en su documento, “suponen una minoración de los ingresos por cotizaciones sociales”.

 

Aquí, la AIReF revisará los incentivos que se aplican a jóvenes menores de 30 años y mayores de 45; mujeres con infrarrepresentación en determinadas profesiones y oficios; transformación de contratos temporales en indefinidos o tarifa plana de trabajadores autónomos; reducciones al trabajo autónomo con carácter general y específico; y contrataciones de personas con discapacidad.

Esto no significa que el Gobierno de Sánchez vaya a eliminar todas estas deducciones fiscales, ni mucho menos, pero sí muestra su disposición a revisar cada una de estas partidas para elevar la recaudación, lo cual, en caso de efectuarse, implicaría una nueva subida de impuestos por la puerta de atrás. Así, por ejemplo, el Programa de Estabilidad estima que tan sólo la reorganización de los incentivos aplicados a la contratación podría llegar a elevar la recaudación de la Seguridad Social en unos 500 millones de euros al año desde 2020, equivalente al 19% del volumen total de dichas ventajas fiscales. Por M. Llamas en Libre Mercado del 03-05-2019

 

 

IRPF, diésel, Patrimonio, Sociedades… así es el estacazo fiscal de Sánchez en el que Bruselas no cree. La Comisión considera que las previsiones de ingresos del Gobierno socialista están infladas y que España seguirá incumpliendo el déficit.

 

Un total de 26.000 millones de euros acumulados en los próximos cuatro años. Este es el aumento de la presión fiscal que el Gobierno de Pedro Sánchez ocultó durante la campaña electoral y que acaba de prometer a Bruselas apenas dos días después de ganar las elecciones del 28-A. El aperitivo llegará en 2020 con una subida de impuestos por valor de 5.654 millones de euros. En principio, 2019 se salva de cualquier incremento impositivo por tratarse de un año electoral.

 

La mayoría de estas medidas estaban ya incluidas en el acuerdo al que llegó Sánchez con Podemos para los Presupuestos de 2019, que finalmente fueron rechazados en el Congreso, lo que precipitó las elecciones anticipadas. Ahora, el Gobierno socialista se dispone a resucitar el pacto con Pablo Iglesias.

 

Su objetivo, aduce, es que “quienes disponen de mayor riqueza contribuyan de forma equitativa en un modelo fiscal progresivo, donde cada uno aporte en función de su capacidad y reciba en función de su necesidad, preservando a la clase media y trabajadora”. Pero lo cierto es que algunas subidas, como la del diésel, afectan a toda la población y el resto pueden ser repercutidas por las empresas en los consumidores.

 

Con esta subida masiva de impuestos, el Gobierno de Sánchez pretende convencer a Bruselas de que podrá financiar el fuerte aumento de gasto público incluido en su programa (en medidas como volver a ligar las pensiones a la inflación, algo que la Comisión ve contraproducente; el incremento de los salarios de los funcionarios; el subsidio de paro para mayores de 52 años; o el aumento del permiso de paternidad). Y que por tanto cumplirá los objetivos de reducción del déficit públicos exigidos por la Unión Europea.

 

Sin embargo, Bruselas ya ha dejado claro que no se cree los números de Sánchez. Las cuentas no cuadran. Según la evaluación que hizo el Ejecutivo comunitario del borrador de Presupuestos para 2019, las previsiones de ingresos de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, son demasiado optimistas, están infladas. Hay un alto riesgo de incumplir el Pacto de Estabilidad. El Fondo Monetario Internacional (FMI) también ha avisado de los riesgos de una subida de impuestos en un momento en que el crecimiento económico se ralentiza.

 

La Comisión tiene previsto publicar el próximo martes 7 de mayo sus previsiones económicas de primavera, en las que examinará el impacto de las medidas de Sánchez sobre el crecimiento y el déficit. Y a principios de junio aprobará sus recomendaciones de política económica al Gobierno socialista, en las que previsiblemente reiterará sus críticas y dudas. De momento, este es el incremento de impuestos que prepara Sánchez.

 

Nuevos impuestos

SUBIDA DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES (1.776 MILLONES): Esta medida busca acercar el tipo efectivo al nominal, con el objetivo de lograr “una mayor contribución de las grandes empresas y grupos consolidados”. Por un lado, se limitarán algunas exenciones. Por el otro, el Gobierno de Sánchez impondrá un tipo mínimo efectivo de tributación del 15% para las grandes compañías. Las pymes quedan exentas. Es más, las que facturen menos de un millón de euros verán reducidos del 25% al 23% el impuesto de sociedades. (-276 MILLONES)

 

INCREMENTO DEL IRPF A LAS RENTAS ALTAS (328 MILLONES): Se incrementan dos puntos los tipos impositivos para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. Asimismo, el tipo estatal sobre la base del ahorro aumentará cuatro puntos para las rentas del ahorro superiores a 140.000 euros, pasando del 23% al 27%. Sánchez sostiene que esta medida “responde a la justicia social y a la capacidad contributiva de los ciudadanos”.

 

SUBIDA DEL IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO (339 MILLONES): Subirá un 1% el tipo aplicable a patrimonios superiores a 10 millones de euros “con el objetivo de que aporten en mayor medida los ciudadanos que dispongan de mayor patrimonio”. Bruselas considera “muy improbable” que esta medida genere la recaudación que espera el Gobierno socialista.

 

En España, este denominado “impuesto sobre la riqueza” está transferido a las comunidades autónomas, que tienen poderes para fijar el tipo que quieran. La subida prevista por Sánchez sólo se aplicaría a Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha y Castilla y León, las únicas que no tienen su propio impuesto sobre el patrimonio y se remiten al estatal. En el esto de regiones, el impuesto a las rentas altas sólo generó 89 millones en 2016, según los datos de la Comisión.

 

NUEVO IMPUESTO AL DIÉSEL (670 MILLONES): Sánchez tiene previsto aumentar la fiscalidad de los gasóleos: en concreto, una subida de 38 euros por cada mil litros. No obstante, de momento se salvan el gasóleo de uso profesional y el gasóleo bonificado. Se trata de otorgar a sus usuarios más tiempo para adaptar su actividad a otros productos menos contaminantes y de no mermar su competitividad.

 

El Gobierno sostiene que su objetivo es equiparar progresivamente la fiscalidad del diésel y la de la gasolina: “No persigue, por tanto, un fin recaudatorio per se, sino que busca proteger el medioambiente”. El Ejecutivo comunitario ha venido señalando reiteradamente que España es uno de los países de la UE que menos recauda con impuestos medioambientales y que por tanto tiene más margen para subirlos.

 

REBAJA DEL IVA A LOS SERVICIOS VETERINARIOS (-35 MILLONES): Se reducirá  el gravamen a los servicios veterinarios del actual 21% al tipo reducido del 10%. El Gobierno socialista considera necesario adecuar la tributación de estos servicios a la de los medicamentos para uso veterinario, que sí pagan un 10%.

 

MEDIDAS DE FISCALIDAD DE GÉNERO Y DESIGUALDAD (-18 MILLONES): Este capítulo incluye dos cambios. En primer lugar, se rebaja el IVA de los productos de higiene femenina del actual tipo reducido del 10% al superreducido del 4%. En segundo lugar, Sánchez introducirá una deducción en el impuesto de sociedades para las empresas que incrementen el número de mujeres en su consejo de administración hasta alcanzar la paridad.

 

REBAJA DEL IVA A LAS PUBLICACIONES DIGITALES (-24 MILLONES): El Gobierno socialista rebajará del 21% al 4% el IVA para libros, periódicos y revistas en soporte electrónico. De esta forma, España hace uso de la posibilidad recientemente aprobada por la UE para acabar con la discriminación fiscal que sufren las publicaciones digitales respecto a las de papel.

 

TASA A LAS TRANSACCIONES FINANCIERAS (850 MILLONES): Consiste en gravar con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero, con independencia de la residencia de las personas o entidades que intervengan en la operación o del lugar en el que se negocien. Estas operaciones no se encuentran en la actualidad sujetas a impuesto alguno, por lo que, según el Gobierno de Sánchez, el establecimiento de la tasa supone un avance en equidad tributaria.

 

Esta medida está inspirada en una propuesta de la Comisión Europea que lleva años atascada en Bruselas. Además, el Ejecutivo comunitario considera que la previsión de ingresos está inflada. Basándose en las experiencias de Francia e Italia, que ya tienen sus propias tasas nacionales, concluye que la recaudación será un 30% inferior a la prevista. Es decir, unos 595 millones.

 

TASA DIGITAL (1.200 MILLONES): Se trata de gravar los ingresos obtenidos en España por grandes empresas internacionales como Google o Facebook a partir de ciertas actividades digitales que escapan al actual marco fiscal. La tasa se aplicará a un tipo del 3% a los ingresos generados por servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea como los que prestan las redes sociales y la venta de datos obtenidos a partir de información proporcionada por el usuario.

 

Esta tasa se basa también en una propuesta de Bruselas pero que ya ha sido enterrada en la UE por falta de unanimidad. Tampoco en este caso el Ejecutivo comunitario se cree la previsión de ingresos de Montero y le aplica un descuento del 30%, lo que dejaría la recaudación en 840 millones.

 

LUCHA CONTRA EL FRAUDE FISCAL (828 MILLONES): Este apartado se concreta en tres medidas: limitación de los pagos en efectivo, refuerzo de la lista de morosos a la Hacienda Pública y adopción de las mejores prácticas internacionales en la lucha contra los paraísos fiscales. La Comisión estima que la recaudación real será la mitad de la prevista por Sánchez (414 millones) debido a la incertidumbre sobre la puesta en marcha efectiva de estas iniciativas.

Por Juan Sanhermelando en Elespañol.com del 02-05-2019.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 07-05-2019

 

 

El dinero … de los demás

Se acerca la Navidad y proliferan las comidas de confraternización de compañeros de trabajo y antiguos colegas de aventuras y desventuras de nuestra vida. Un grupo de los que militamos en un partido político de izquierdas en nuestra juventud, entonces ya demócrata a la española que quién se movía no salía en la foto, me dicen que no me reconocen en mis actuales escritos. Es posible, pero yo sigo pretendiendo conjugar la libertad individual o personal (el progresismo) con la libertad económica (el conservadurismo), elogiando las ideas y no las ideologías, ejerciendo mi libertad responsable ante lo que me gusta y lo que no me gusta, sea el color que sea el que predomine.

El texto que sigue a continuación procede de internet, de autor desconocido, año 2010. Probablemente es el momento de tenerlo presente.

Algo tan sencillo como tomarse una caña con los amigos puede darnos toda una lección de vida.

Todos los días 10 hombres se reúnen en un bar para charlar y beber cerveza. La cuenta total de los diez hombres es de 100€. Acuerdan pagarla de la manera proporcional en que se pagan los impuestos en la sociedad de un país, con lo que la cosa sería más o menos así, según la escala de riqueza e ingresos de cada uno:

  • Los primeros 4 hombres (los más pobres) no pagan nada.
  • El 5º paga 1€.
  • El 6º paga 3€.
  • El 7º paga 7€.
  • El 8º paga 12€.
  • El 9º paga 18€.
  • El 10º (el más rico) paga 59€.

A partir de entonces, todos se divertían y mantenían este acuerdo entre ellos, hasta que, un día, el dueño del bar les metió en un problema: “Ya que ustedes son tan buenos clientes,” les dijo, “les voy a reducir el costo de sus cervezas diarias en 20€. Los tragos desde ahora costarán 80€.”

 

 

El grupo, sin embargo, planteó seguir pagando la cuenta en la misma proporción que lo hacían antes.

Los cuatro primeros siguieron bebiendo gratis; la rebaja no les afectaba en absoluto.

¿Pero qué pasaba con los otros seis bebedores, los que realmente abonan la cuenta?

¿Cómo debían repartir los 20€ de rebaja de manera que cada uno recibiese una porción justa?

Calcularon que los 20€ divididos en 6 eran 3,33€, pero, si restaban eso de la porción de cada uno, entonces el 5º y 6º hombres estarían cobrando para beber, ya que el 5º pagaba antes 1€ y el 6º 3€.

Entonces el barman sugirió una fórmula en función de la riqueza de cada uno, y procedió a calcular la cantidad que cada uno debería pagar.

  • El 5º bebedor, lo mismo que los cuatro primeros, no pagaría nada: (100% de ahorro).
  • El 6º pagaría ahora 2€ en lugar de 3€: (ahorro 33%)
  • El 7º pagaría 5€ en lugar de 7€: (ahorro 28%)
  • El 8º pagaría 9€ en lugar de 12€: (ahorro 25%)
  • El 9º pagaría 14€ en lugar de 18€: (ahorro 22%)
  • El 10º pagaría 50€ en lugar de 59€: (ahorro 16%)

Cada uno de los seis pagadores estaba ahora en una situación mejor que antes: los primeros cuatros bebedores seguían bebiendo gratis y el quinto también.

Pero, una vez fuera del bar, comenzaron a comparar lo que estaban ahorrando.

“Yo sólo recibí 1€ de los 20 ahorrados,” dijo el 6º hombre y señaló al 10º bebedor, diciendo “Pero él recibió 9€”

“Sí, es correcto,” dijo el 5º hombre. “Yo también sólo ahorré 1€; es injusto que él reciba nueve veces más que yo.”

“Es verdad”, exclamó el 7º hombre. “¿Por qué recibe el 9€ de rebaja cuando yo recibo sólo 2€? ¡Los ricos siempre reciben los mayores beneficios!”

“¡Un momento!”, gritaron los cuatro primeros al mismo tiempo. “¡Nosotros no hemos recibido nada de nada, el sistema explota a los pobres!”

Los nueve hombres rodearon al 10º y le dieron una paliza.

La noche siguiente el 10º hombre no acudió a beber, de modo que los nueve se sentaron y bebieron sus cervezas sin él. Pero a la hora de pagar la cuenta descubrieron algo inquietante: Entre todos ellos no juntaban el dinero para pagar ni siquiera la mitad de la cuenta.

Y así es, amigos y amigas, periodistas y profesores universitarios, gremialistas y asalariados, profesionales y gente de la calle, la manera en que funciona el sistema de impuestos. La gente que paga los impuestos más altos son los que se benefician más, en importes absolutos, de una reducción de impuestos, porque parten de una base imponible superior. Póngales impuestos muy altos, atáquenlos por ser ricos, y lo más probable es que no aparezcan nunca más. De hecho, es casi seguro que comenzarán a beber en algún bar en el extranjero donde la atmósfera sea más amigable. Les recuerdo lo que ha hecho, con Pedro Sánchez ya en el Gobierno, uno de los españoles más universales y que se siente más español que nadie, Julio Iglesias, que ha reorganizado todas sus finanzas y residencia fiscal fuera de España.

El décimo hombre representa las 90.788 personas, el 0,46% de los contribuyentes, que ganan más de 150.000 euros al año, a los que el PSOE, para seguir manteniéndose en el poder, va a subir los impuestos a instancia (órdenes) de Podemos. No sé si ambos conocen que todavía no se ha recuperado el volumen de declaraciones de rentas altas que supuso la subida de impuestos del ministro Montoro. En concreto, en 2014, con esa subida fiscal ya operativa, se situó en 68.107 personas. Se recuperó en 2016, es decir, el año en el que se disfrutó del pleno vigor de la bajada del Gobierno del PP a ese tramo del IRPF anunciada antes de las elecciones generales, aumentando hasta 90.788 personas.

Un salario bruto de 130.000 euros, que es mucha retribución, para el que hay que tener una muy alta preparación académica y profesional, actualización constante y entrega personal, con detrimento de la convivencia familiar diaria, restando los impuestos que se pretenden aprobar con el acuerdo Gobierno-Podemos, y las cuotas de la Seguridad Social sobre las que hay prevista una subida casi del 20%, se queda en menos de 60.000 euros líquidos anuales, aproximadamente el 45% del bruto, sin opción a becas, subvenciones ni ayudas de ningún tipo. En Estados Unidos hay personas que no quieren ascender en sus puestos de trabajo porque la diferencia líquida de sueldo no les merece la pena el mayor esfuerzo que supone más responsabilidad y dedicación. Ya sé que a una parte importante de la población española estas cifras le parecerán desorbitadas, pero no hay que olvidar que son los que más impuestos pagan para que no colapse el sistema de pensiones, pagar el subsidio de paro (cada uno de ellos paga entre seis y diez parados mensuales) y mantener a inmigrantes ilegales ociosos, entre otras muchas más necesidades.

Las estadísticas reflejan cómo cada vez que se toca ese tributo, el número de declarantes a los que Podemos califica como “ricos” experimenta un retroceso. Una reacción normal en un contexto mundial en el que “mover el capital es sencillo y lícito gracias a multitud de mecanismos”, según el catedrático Manuel Lagares, que algo sabe de esto; y añade: “Muchos rendimientos altos son de ejecutivos de multinacionales que tienen fácil cambiar el rendimiento del trabajo a otro país y distribuir su salario entre diferentes lugares. Es ingenuo pensar que con esa subida al IRPF van a recaudar lo que esperan”.

¿Saben que la Bolsa ha llegado a perder unos sesenta mil millones de euros en lo que va de año? ¿Y que han salido de España, legalmente, más de quince mil millones de euros desde que es presidente el Sr. Sánchez?

Moraleja: “El problema con el socialismo marxista es que uno termina quedándose sin el dinero de la otra gente”.

Y ya lo dijo Margaret Thatcher: “El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero… de los demás”.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 07-12-2018

Publicado en el Blog de Campos el 08-12-2018

 

 

Agosto, mes de sesteo

El mes de agosto es el canicular por excelencia en España, el calor incrementa el deseo sexual y se multiplican los casos de infidelidades, ocultadas de diferentes formas a la pareja habitual y que, con el tiempo, acaban en separación o divorcio.

 

Aprovechando este mes de sesteo, el presidente de Gobierno Sr. Sánchez, se ha dedicado a generalizar la vaselina, que como todo el mundo sabe es una fracción refinada de petróleo, entre los españoles. Por cierto, años después y ahora con mucha fuerza, parece ser que el interés de la masonería, de Rusia e Israel en Cataluña, podría venir porque hay petróleo en las costas gerundenses. Veamos algunos ejemplos de vaselina suavizante:

Decreto/Ley del 03-08-2018 de Medidas urgentes para el Desarrollo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que desprotege a los varones por su simple condición, dando veracidad a que una denuncia falsa puede hundir la vida de cualquier ciudadano de nuestro país, y a que diferentes organismos pueden decidir sobre las denuncias de violencia de género y tomar medidas preventivas contra el acusado, el cual, a posteriori, deberá demostrar su inocencia, y desde el momento de la denuncia, sin ningún tipo de prueba, será tratado como culpable. Y se habilitan a los Ayuntamientos para “aplicar la justicia del pueblo” en esta materia.

Entrecomillo “la justicia del pueblo” para señalar que el objetivo real es ir quitando competencias a la judicatura que, en un país verdaderamente democrático, son los únicos competentes para aplicar justicia. En España se ha creado un estado de ánimo ficticio por los medios de comunicación progres subvencionados por los mismos que subvencionan a las asociaciones feministas, que no coincide para nada con que sea uno de los países más seguros para las mujeres a nivel mundial. Y nadie puede ser condenado sin pruebas y tener que demostrar él su inocencia.

Muchos juristas han declarado la probable inconstitucionalidad de este Decreto/Ley, recomendándoles por mi parte lo publicado por Verónica del Carpio, profesora de Derecho Civil de la UNED.

Rumor no confirmado. Según la Asociación Unificada de la Guardia Civil, el ocho de este mismo mes de agosto, accediendo a las presiones de los partidos secesionistas y de Podemos, gracias a los que llegó a la Moncloa, Pedro Sánchez ha llegado a un acuerdo o pacto, para ir reduciendo paulatinamente los efectivos de forma tal que los últimos guardias civiles y policías nacionales salgan en marzo de 2.020 de Euskadi y Cataluña. Muy importante luz y taquígrafos para saber qué hay de verdad, o mentira, en este tema.

De la licenciatura universitaria y de los títulos de la presidenta consorte, no hablo. Solo me gustaría recordar que “el metro tiene cien centímetros para todo el mundo” y que el PP (Parte de Podemos, llamase “parte” a los informativos de la época de Franco), no ha dicho ni una palabra en esa televisión pública y democrática actual.

 

 

Se agudiza el problema de los inmigrantes ilegales y de los manteros. Dice un amigo que “No se si los manteros son delincuentes, pero al menos sí son infractores de la ley; la gran mayoría son inmigrantes ilegales con documentaciones falsificadas, venden artículos falsificados, carecen de permiso de venta ambulante, ocupan la vía pública sin permiso, no pagan impuestos de ningún tipo, tampoco las multas que le ponen porque son insolventes. Y sí, son negros, pero si fuesen blancos, chinos o esquimales serían igual de infractores o delincuentes”.

Yo añado: ¿No hay dejación de funciones y transgresión de no sé cuántos artículos de nuestras leyes por parte de la Policía Local, de los Ayuntamientos, de la Policía Nacional, de la Judicatura y de la Fiscalía, permitiendo esta situación de manifiesta ilegalidad e incumplimiento, entre otras, de la Ley de Extranjería?

Crónica de una muerte anunciada, perdón, de una subida de impuestos generalizada. El presidente del Gobierno ha dicho que “no hay más solución que subir impuestos”. Se le ha olvidado decir que es para poder mantener diecisiete reinos de taifas, algunas con ínfulas de estado soberano, sanidad universal para todo el que aquí llegue, subvenciones para el inmigrante que no quiera trabajar en todo su vida, para mantener organizaciones paralelas que agiten la calle a propia conveniencia, para duplicidades de organismos estatales y para elevar exponencialmente el número de funcionarios sin oposición.

Para eso no hay que ser doctor en economía con tesis ignota, solo hay que seguir anteriores ejemplos de cuasi quiebras financieras socialistas. Ahora la disputa con Podemos es a partir de qué importe, pues estos últimos pretenden que sea a partir de sesenta mil euros brutos al año, que no está mal, pero que después de pagar impuestos y cotizaciones sociales, corresponden a algo más de 2.250 euros mensuales, en catorce pagas. Luego “los ricos” no son tan ricos.

Por otra parte, la subida de impuestos a los verdaderamente ricos y a las grandes empresas, traerá consigo su deslocalización y, en muchos casos, el traslado final del gasto al consumidor e incremento de la inflación.

Comenzamos el cuarto trimestre del año, que es en el que todas las empresas se vuelcan en conseguir sus objetivos. Políticamente, lo hasta aquí expuesto no augura nada bueno, y es solo una pequeña muestra de los actuales problemas. Y es que nuestro presidente es cautivo de quienes quieren destruir España y la Constitución que nos dimos en su momento. Deseo vivamente que estas infidelidades veraniegas no le lleven al divorcio para con los ciudadanos.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en el Blog de Campos el 25-08-2018

 

 

 

 

 

Todo a Cien – 218 Vuelve el marxismo

Gustará a unos y no gustará a otros, dirán que ochenta mil personas han decidido por casi cuarenta millones de votantes españoles, otros que pertenece a cierto grado, pero lo que nadie puede negar es que Pedro Sánchez ha ganado ampliamente las elecciones entre los militantes del Partido Socialista a la Secretaría de dicho Partido Político.

El tema va más allá, ha jubilado a toda la vieja guardia socialista, la que en su momento abandonó el marxismo para establecerse en la socialdemocracia y poner a España en Europa. El tiempo no pasa en balde y los nuevos socialistas marxistas saben que no llegarán a tocar verdadero poder si no es con la alianza de Podemos, comunistas, chavistas, leninistas.

Susana Díaz ha resultado ser una populista de centro izquierda, con muchos frentes abiertos en su Comunidad Autónoma, sin resolver, agravados día a día por el aumento del paro y las subvenciones en aquella región. El “no mientas cariño”, no ha calado en la verdadera izquierda marxista, porque ella utiliza la mentira siempre con los votantes.

Partido Socialista dividido en dos grandes bloques, en el que no sé cómo uno de ellos va a conseguir que el otro vote a favor de la consulta de independencia de Cataluña, de la propiedad privada, las okupaciones, de la judicialización constante de las operaciones bancarias, del aumento de la redistribución de la pobreza en el siguiente percentil al que ahora se encuentra, y en un cambio constitucional que dé estabilidad a todos los españoles y no solo a los revolucionarios de izquierdas.

Han hablado las urnas, a las que hay que respetar siempre, y esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

 

Publicado en el Blog de Campos el 22-05-2017

Renta mínima

 

La Renta Mínima de Inserción (RMI) actual en la CCAA de Madrid, es una prestación económica, integrada por la suma de una prestación mensual básica y un complemento variable, en función de los miembros que forman parte de la unidad de convivencia, con objeto de satisfacer las necesidades básicas de la misma, cuando éstas no puedan obtenerse del trabajo, o de pensiones y prestaciones de protección social.

Vuelvo a escribirlo: El paro reconocido en España no es tal, muchos trabajan en dinero negro y encima se mofan de los que pagan sus impuestos. El profesor austriaco Friedrich Schneider ha realizado un estudio del año 2015 sobre la economía sumergida en Europa. Dentro de la dificultad para cuantificar datos, ha estimado que la economía sumergida en España, pagada en dinero “negro”, equivale al 18,2% del PIB.

Una iniciativa legislativa popular (ILP) promovida por UGT y CCOO, apoyada por el PSOE, Unidos Podemos, ERC, PNV, PDECat -antigua Convergència-, Compromís, EH Bildu, Nueva Canarias y Coalición Canaria, ha tramitado una proposición de ley para fijar una prestación de ingresos mínimos de 426 euros mensuales para más de 2,4 millones de personas desempleados que lleven más de un año inscritos como demandantes de empleo y hayan agotado sus prestaciones, que se prolongaría indefinidamente mientras el beneficiario carezca de empleo y de recursos económicos y supondría un gasto total de más de 11.000 millones de euros anuales.

En concreto, los requisitos de los beneficiarios son tener entre 18 y 65 años, encontrarse en situación de no ocupado, no percibir prestaciones por desempleo, que la renta per cápita sea inferior a 5.837 euros anuales y carecer de ingresos individuales y de los miembros de la unidad familiar establecidos en el 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Haciendo una cuenta rápida, padre, madre y dos hijos mayores de edad, que ni estudian ni trabajan, sin dar un palo al agua, mil setecientos euros mensuales, prestación evidentemente no contributiva.

La ILP ha superado el primer trámite, pero ahora se inicia el periodo de enmiendas en comisión -que durará meses- y tendrá que volver al pleno para ser aprobada.

 

renta-minima

¿También si se produce un “efecto llamada” y toda la población de Somalia, Irán o Irak llegase aquí a no hacer nada? Porque nadie mira la nacionalidad de los inmigrantes ingenieros, arquitectos, informáticos, economistas, físicos o matemáticos. Muchos inmigrantes, verdaderos trabajadores, se están haciendo ricos o al menos, se han incorporado sin problema alguno a la clase media española. Albañiles marroquíes, charcuteros rumanos, técnicos polacos, comerciantes chinos, médicos cubanos y sirios, conductores turcos, pasteleros tunecinos, cocineros indios, y otros muchos honrados ciudadanos que nunca han tenido, ni tendrán, ningún problema de repudio, xenofobia o racismo. Pero además de los vagos españoles, que son muchos, llegan demasiados vagos extranjeros, que pretenden vivir vitaliciamente de las subvenciones.

Hay quien dice que la derecha ha abocado al sufrimiento a una parte de la población, a la que también hay que incluir en la Renta Mínima. ¿A la formada, a la preparada, a la que se ha esforzado, a la que no ha perdido el tiempo, a la que trabaja, a la que se levanta a las siete de la mañana para buscar trabajo, a esa clase media española, sin distinción política, que no ha tenido nunca becas ni subvenciones, paga las medicinas, y alguien pretende cercenar sus pensiones?

Desde hace años, mantengo que hay que convertir en productivo el gasto improductivo que es la prestación por desempleo y subvenciones a quienes no trabajan, introduciendo criterios de eficacia, cambiando el concepto por el de Renta Mínima, Salario de Subsistencia o de cualquier otra forma que se le quiera llamar, periodo transitorio, con contraprestación de colaboración social de obligado cumplimiento por parte de los perceptores, en horario de jornada completa: Mañanas, de nueve a catorce horas, arreglo de carreteras y caminos, ambulatorios, hospitales, escuelas, cárceles, limpieza de bosques, riberas y acequias, medio ambiente, acompañamiento de disminuidos, discapacitados, ancianos, y mil y una necesidades más que es necesario cubrir. Horario de tarde, de cinco a siete: Cursos de capacitación impartidos por y en escuelas, institutos y universidades, controlados por el Estado. Todo ello con el mismo rigor con el que se lleva a cabo el horario en cualquier empresa privada.

La Universidad de Alcalá de Henares ha realizado un estudio, año 2016, en el que cifra la cantidad de novecientos euros para poder vivir, sin lujos pero con dignidad, en España en estos momentos. Lo ideal sería que el Salario Mínimo fuera de ese importe, estudiando alguna formula de bonificación al pequeño y mediano empresario para que pudiera pagarlo. En el supuesto que aquellos que trabajan o sean pensionistas no lleguen a esos ingresos, complementarlo por parte del Estado.

“Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo. El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona. Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso, mi querido amigo, es el fin de cualquier nación. No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”. Dr. Adrian Rogers, 1931.

 

 

Publicado en Alcalá Hoy el 20-02-2017 http://www.alcalahoy.es/2017/02/20/renta-minima-por-antonio-campos/

Publicado en el Blog de Campos el 24-02-2017