Tag Archive | islam

Todo a Cien – 222 Animales

PACMA – Partido Animalista contra el maltrato animal, es un Partido Político fundado en el año 2003, que lucha por los derechos de los animales, parece ser que de los de cuatro patas. Recientemente ha denunciado la “matanza del cerdo”, festejo tradicional en meses de intenso frío (a todo cerdo le llega su San Martín), que se viene realizando en Extremadura, La Mancha y Castilla-León, que pervive como ritual cultural y social de tiempos pasados, en los que se mataba un cerdo en cada familia y se aviaba para el consumo anual. Hasta Financial Time promocionó en su día el ritual de la matanza tradicional del cerdo de la dehesa extremeña.

Este Partido está dirigido por dos mujeres, que tienen ahora una oportunidad única para denunciar con la misma libertad y ahínco la Pascua Musulmana o Fiesta del Sacrificio (Eid al-Adha), la fiesta mayor del Islam en recuerdo del cordero que Abraham degolló como sacrificio a Alá en lugar de su propio hijo, que tiene lugar al término del peregrinaje a la Meca.

En España, todos somos iguales ante la ley.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 07-06-2017

 

 

Todo a Cien – 221 Ramadán 2017

Mediante un mensaje en árabe, el Estado Islámico ha hecho un llamamiento a la guerra total contra los países occidentales durante el Ramadán, llama a “sus soldados a atacar sus hogares, sus mercados, sus carreteras y sus puntos de reunión”.

“Los ataques contra civiles nos gustan y son los más efectivos. Pueden traeros grandes recompensas divinas en Ramadán”, afirma el autor del mensaje.

Lo que es lo mismo, no existen víctimas colaterales, todos somos enemigos, todo el que no sea de ellos, por el solo impío pecado de estar vivos, es camino de gloria y perfección ¿eterna? Espero que, si llegase el momento, los sentimientos mundiales estuvieran en el mismo sentido, en el supuesto que las víctimas fueran del otro bando.

Ramadan Moubarak Said a todos mis amigos musulmanes, a los que no matan, a los que respetan la democracia, a los que creen en la libertad religiosa, a los que contribuyen con su buen hacer diario a hacer un mundo más feliz y seguro.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 02-06-2017

Todo a Cien – 219 Plan Nacional contra la Despoblación

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), por consenso del PP, PSOE e IU, ha pactado un Plan Nacional contra la Despoblación en España, que deberá ser enviado al Gobierno para su estudio y tramitación.

Consta de ochenta medidas relativas al fomento del empleo en el medio rural, contemplando la aplicación de incentivos fiscales, apoyo técnico y económico para potenciar los sectores productivos tradicionales de las áreas rurales, ya que estiman que la mitad de los municipios rurales españoles se encuentran en riesgo más o menos severo de extinción demográfica.

Coincide este estudio con un reportaje de Le Monde sobre este mismo tema, sobre el abandono de 65.000 kilómetros cuadrados de tierras desérticas en Aragón, las dos Castillas y la Comunidad Valenciana, que cuentan con «una de las densidades de población más escasas de toda la UE» y se presenta como «un desierto demográfico que registra la mayor tasa de envejecimiento de la UE».

Esta es la oportunidad que se debería aprovechar para dar acogida a los refugiados. Darles tierras en esos lares para que las cultivaran, medios materiales para que construyeran sus casas, facilitarles cualquier trámite burocrático para que se asentaran en estos pueblos y se ganaran el pan con el sudor de su frente. También valdría la ocasión para reinsertar en el mundo laboral, mediante autoconsumo, a los parados de larga duración que, parece ser, no tienen ya oportunidades de trabajar en ningún sitio. “Hombre parado, malos pensamientos”, dice un refrán castellano.

¡Ah! Que aquí no quiere trabajar nadie, ni en nombre de Dios ni de Alá. Que es más fácil y más cómodo vivir de las subvenciones a costa de los que no han hecho otra cosa en su vida que trabajar. ¡¡¡Acabáramos!!!

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 24-05-2017

Inmigrantes

En dos artículos anteriores hemos hablado de “EEUU y los inmigrantes” y “Europa y los Inmigrantes”. Junto a personas que se ganan la vida honradamente, que han contribuido con su trabajo a la prosperidad económica del país en el que se han asentado, han llegado vagos, delincuentes, terroristas, y resto de vividores de las subvenciones e impuestos de los que trabajan diariamente, nacionales y extranjeros, en busca de su sustento diario.

Estos últimos son los que no quiere nadie a su lado, insolidarios en el más amplio sentido de la palabra para con el resto de ciudadanos, la mayoría de ellos con escaso nivel cultural y caldo de cultivo para el voto populista de quien pretende asentarse en el poder a base de soflamas contra el estado del bienestar, y a favor de la inequidad que es tratar igual a desiguales.

Los cimbrios y teutones, en número superior al millón de personas, vencieron a los romanos en el siglo II a.C., aunque estos lograron parar esa gran migración. Fueron los bárbaros, en el siglo II d.C., los que superaron las fronteras romanas y aquellos movimientos de personas resultaron cruciales en la formación de Europa. Desde entonces, se han repetido las migraciones, prácticamente siempre, con afán de conquista por las armas, incluidas guerras mundiales.

En el inicio del siglo XXI, la migración de la pobreza es masiva, inicialmente amistosa, pero con la voluntad de permanecer establemente en el sitio de destino escogido, sin acabar de integrarse en el idioma, las costumbres y las leyes de los lugares de acogida. Muchos acaban constituyéndose en guetos aislados del resto de ciudadanos, y su único objetivo es sobrevivir de cualquier manera y en cualquier lugar, pero a ser posible, sin hacer nada productivo y mucho menos integrado en la convivencia del país.

Mención aparte para aquellos que huyen de la guerra en sus países, la mayoría hombres llenos de vitalidad, que se les ve bien alimentados, que llegan sin mujeres ni niños, con móviles último modelo, que rechazan los alimentos que distribuye la Cruz Roja, por ser eso, una cruz cristiana quien se los facilita, y que esperan que la guerra se la ganen los norteamericanos y europeos, que sean estos quienes pongan los muertos.

Hay que separar el grano de la paja, no generalizar nunca, pero es en estos dos grandes grupos migratorios dónde se encuentran los mayores problemas de convivencia, solidaridad y seguridad, mafias de todo tipo, nacionalidades y colores, puntos de fricción para con las personas y con el Estado.

 

 

El término terrorismo, derivado de terror, designa un método expeditivo de represión revolucionaria, de acción política destinada a sembrar el miedo en un grupo social de una comunidad, de una ciudad o de un país, cuyo fin último es desestabilizar la sociedad y promover una revolución.

Reseña especial para el terrorismo islamista, a la vez que máxima prudencia en considerar terrorista a cualquier refugiado. Y total desprecio para aquellos políticos que no se adhieren a la lucha antiterrorista.

La migración en general es, para los excluidos, cada vez más informados de su exclusión, la única posibilidad de incorporación al mundo del consumo, socializado universalmente a través de los medios de comunicación de masas. ¿Hay solución global para ello? Creo que se debería ir al origen del problema, a la situación política y económica de sus países de procedencia. Cooperación e inversión internacional en dichos países, colaboración policial y militar, escuelas, cultura básica y puestos de trabajo en el germen de los problemas, fomentar la agricultura, industrialización, en resumen, una mínima calidad de vida que, en cualquier caso, sería inmensamente superior a la que ahora disfrutan. Y no colaborar en sustituir dictadores políticos por dictadores religiosos, en unos países con mentalidad absolutamente diferente a las de las democracias occidentales.

Se conseguiría con ello ir más allá, como acabar con las mafias que trafican con los inmigrantes y controlar las fronteras, aunque la corrupción existente en la mayoría de esos países pondría trabas a todas estas actuaciones propuestas.

El problema es mundial, tanto en los países de procedencia como de asentamiento. Hay millones de diferentes interpretaciones, artículos, escritos, libros, detractores y defensores. El debate es universal y permanente. No se puede dejar morir a estas personas, ni a ninguna, en medio de los mares. Pero hay que buscar una solución internacional a un tema muy complejo, que puede cambiar la faz de la Tierra en los próximos decenios y, entre otras, acabar con la cultura europea tal como la conocemos.

 

 

http://www.alcalahoy.es/2017/04/26/inmigrantes-por-antonio-campos/

Publicado en el Blog de Campos el 28-04-20107

 

Europa y los inmigrantes

http://www.alcalahoy.es/2017/04/07/europa-y-los-inmigrantes-por-antonio-campos/

En países que son algo en el mundo, como China, Vietnam del Norte, Cuba, Japón o Rusia, cénit de la democracia para algunos, los musulmanes no son bienvenidos.

El Presidente ruso Vladimir Putin ha dicho que aquellos refugiados musulmanes que no estén por la labor de acatar y respetar las costumbres rusas, deben marcharse a Arabia Saudí o Irán donde las creencias radicales son consideradas la norma. Y que permitirá abrir mezquitas cuando los musulmanes permitan abrir iglesias en sus territorios.

Japón es la única nación del mundo que no da ciudadanía a los musulmanes, ni subvenciones de ningún tipo y en el que los musulmanes no pueden ni siquiera alquilar una vivienda. Los musulmanes residentes en Japón son sólo los empleados de empresas extranjeras. Consideran que el Islam es para “mentes muy estrechas” y ejercen una extrema vigilancia sobre los pocos musulmanes residente en aquel país.

Si alguien tiene arrestos, que vaya a Cuba, China o Vietnam a pedir democracia unidireccional (solo derechos, no obligaciones) para los musulmanes.

Y nadie, en estos países ni el mundo entero, los llaman fachas, fascistas, xenófobos ni racistas.

En Europa somos distintos, se está empezando a perder el control ante el terror de los islamistas. Millones de jóvenes en los suburbios pobres de las grandes ciudades europeas, siempre de la misma religión que se niega a aceptar la supremacía del poder civil, se arroga derecho a la agresión y niega derechos a quienes no la profesan, que en el futuro pondrá en discusión la supremacía de las leyes islámicas sobre leyes civiles occidentales. Quienes asesinan a desconocidos aludiendo a una llamada de su dios, nunca son judíos, ni armenios cristianos, ni gitanos protestantes, ni budistas, indios ni chinos.

 

Es ya un problema de primer nivel nacional en diferentes países europeos, pues si bien hay musulmanes pacíficos que se distancian del terrorismo, no existe voluntad integradora de ningún tipo en las leyes civiles ni en el convivir diario, aislándose en un poder religioso paralelo que marca sus vidas. Y esto es así en cualquier país europeo.

 

 

En Londres, fuente la periodista Celia Maza en El Confidencial del 23-03-2017: “grupos islamistas controlan todo un barrio imponiendo, con dinero del contribuyente, la ley Sharia en templos, escuelas y tribunales” … / … “Cuando uno pasea por los barrios de Newham y Tower Hamlets se transporta a otro mundo. Algunos jóvenes pueden llegar a vivir sin hablar inglés y sin relacionarse con otras personas que no sean musulmanas. Es el caldo de cultivo perfecto para los radicales”.

¿Qué pasaría si desalmados de otras religiones, en cualquier país del mundo, atentara contra musulmanes? La explosión por simpatía, en ambos bandos, nos llevaría a una situación muy delicada para todos.

 

En España se está produciendo el efecto “llamada”, dada la laxitud de nuestras leyes en delitos menores y medios, la conciencia “péndulo” de cuarenta años del franquismo, y las subvenciones con las que se acoge a quien llega aquí, además de, perdonen la expresión, estar acojonados, un país de cobardes en el que hasta el Presidente del Real Madrid quita la cruz que remata la corona del escudo del equipo más laureado del mundo. ¿Por qué no exigir reciprocidad con estas personas?

En muchos Ayuntamientos se está empadronando a ilegales que, dicen, viven en una vivienda en la que parece caben cincuenta o cien personas. Para que un español puede empadronarse en cualquier ciudad de España, necesita acreditar la escritura de propiedad y factura de suministro de agua, luz o gas; si vive en alquiler, contrato de arrendamiento y último recibo de pago de suministro de agua, luz o gas, además del título acreditativo de propiedad o alquiler de aquella persona que tenga la posesión efectiva de la vivienda. No sé si a estos inmigrantes se les exigen los mismos requisitos.

Con eso, tienen derecho a ayuda a la integración, ayuda al alquiler, escuela, comedores infantiles, bonos transportes, médicos y medicinas gratis. Todo ello, teniendo en cuenta la retribución dineraria, en especies y servicios, supone un gasto de unos 1.500 euros mensuales, con cargo al erario público. Si tiene esposa y un hijo, hay que añadir otros trescientos euros más.

Todo ello, sin pagar impuestos y a cambio de no hacer nada. Y esa persona, que no hace nada, que no aporta nada y que nunca aportará nada a la sociedad, recibe más dinero al mes que muchos jubilados con más de cuarenta años de cotización; una persona sin oficio ni beneficio, sea blanco, negro o de color café, (no hablamos de racismo ni xenofobia, sólo de vagos caradura) cobra más que muchos funcionarios que se han currado una plaza a base de meses de estudios y sacrificios; y cobra más que muchos mileuristas que se levantan a las seis de la mañana y deben doblar el lomo a diario para pagar su hipoteca, llegando siempre justos a final de mes.

Estamos en “guerra silente”, mundial, aunque los buenismos progresistas no quieran reconocerlo, no quieran enterarse que esa guerra existe, y somos los occidentales los atacados, unos con armas y otros con ovarios. Las leyes y la burocracia no están actualizadas para luchar contra ese enemigo de todos que es el terrorismo. Habrá que adecuarlas para atajar la mentalidad de esos padres que envían a sus hijos a matar y morir en ello, con hombres y mujeres que darán su vida con tal de llevarse a algunos de nosotros por delante.

No se toman en serio manifestaciones como las realizadas en noviembre pasado por el Imán supremo de Canarias, que exige más ayudas a los musulmanes y advierte que de lo contrario, habrá más terrorismo.

El agravio comparativo con muchos inmigrantes honestos que trabajan con nosotros, que trabajan mucho y muy duro para vivir con dignidad, está servido. Personas que se ganan la vida honradamente, que pagan sus impuestos, que han contribuido con su trabajo a la prosperidad económica del país; con esos nadie es racista, es más, la sociedad española les está sinceramente agradecida.

¿No se podrían gestionar las ayudas y subvenciones, en este y en todos los casos, para que fuesen préstamos sin interés, con obligación de devolverlo cuando, con un tope de cinco años, por ejemplo, se superare ese periodo de necesidades materiales? En caso contrario, y así es como funciona esto ahora, estamos alentando a que no hagan nunca nada, no trabajen de forma ilimitada en el tiempo, y tengan libre el día para reclamar cosas que en sus países de origen no se atreverían ni a pensar.

Como en otras muchas cosas, deberíamos reflexionar un rato sobre todo ello.

 

 

Publicado en el digital ALCALA HOY el 07-04-2017

Publicado en el Blog de Campos el 11-04-2017

 

Población muslim 2016 en España

Como vengo haciendo desde hace años, expongo a continuación estadísticas sobre los musulmanes en España, tomadas de UCIDE – Unión de Comunidades Islámicas de España, organización que viene haciendo un estudio muy completo de cuanto atañe a la población musulmana, publicada en español y en árabe. Está establecida en Madrid, e inscrita legalmente en abril del año 1989.

De entre las cinco escuelas reconocidas universalmente, los ritos malekí y hanafí (suníes) son los más extendidos en España para la práctica del culto islámico, seguidos en menor medida del chafeí y del hanbalí, también suníes, y del yafarí (chií). De todas ellas se distinguen algunas pequeñas cofradías sufíes.

En el Registro de Entidades Religiosas (RER) del Ministerio de Justicia, al finalizar 2016, constaban inscritas 46 federaciones confesionales islámicas, 1.512 comunidades religiosas y 21 asociaciones confesionales.

Por su origen nacional, los dos grandes bloques en número de población musulmana, como media general, lo constituyen los españoles y los marroquíes, añadiéndose y superando también los pakistaníes en algunos municipios como Barcelona y Badalona (Barcelona) o Valencia y Logroño, los senegaleses en Salou (Tarragona) y Guissona (Lleida) o La Coruña y Vigo (Pontevedra), y argelinos en Alicante o Ejea de los Caballeros (Zaragoza) y Lalín (Pontevedra).

De esta manera, con los datos estadísticos de habitantes y religiones por nacionalidad, podemos establecer, en cifras redondas, unos porcentajes aproximativos que nos acercan y dan una idea de la proporcionalidad entre muslimes y población general. De entre los musulmanes inmigrantes destacan cuatro zonas geográficas de origen: El Magreb Árabe, África Occidental, Oriente Próximo y Oriente Medio. De estas zonas geográficas, y otras, han ido inmigrando desde los años 40 personas que han adquirido la nacionalidad española, teniendo ya bisnietos en la actualidad; también desde finales de los años 60 otros ciudadanos españoles naturales comienzan a buscar entre diversas convicciones su realización personal, produciéndose así un cierto goteo de personas que abrazan el Islam, a quienes, con corrección teológica y semántica, llaman revertidos ya que simplemente recuperan su religión natural original.

Los musulmanes españoles quedan integrados en cuatro grandes grupos: Naturales, nacionalizados, ceutíes y melillenses.

 

moracos-3

 

Por su implantación geográfica, el asentamiento de los conciudadanos musulmanes es mayor en la mitad sureste del país destacando en número las autonomías de Andalucía, Cataluña, Madrid y Valenciana, seguidas de Murcia, y en porcentaje las de Ceuta y Melilla; teniendo menor presencia en el cuadrante noroeste peninsular. Por provincia destacarían Barcelona y Madrid, seguidas de Murcia, y en porcentaje Ceuta y Melilla.

Los municipios con mayor número de conciudadanos musulmanes son Barcelona, Ceuta, Madrid y Melilla, seguidos de El Ejido (Almería) y Murcia. Por porcentaje de población musulmana significativa en el municipio también destacan Albuñol (Granada), Aitona (Lleida), Castejón (Navarra), La Junquera (Girona), La Mojonera (Almería), Níjar (Almería), Salt (Girona), Saucedilla (Cáceres), Soses (Lleida), Talayuela (Cáceres), TorrePacheco (Murcia) y Ullà (Girona).

A destacar que el mayor porcentaje de los musulmanes son de nacionalidad española, el 41,89% del total. Y que Cataluña, con 515.482 musulmanes censados, es la Comunidad Autónoma dónde están establecidos el mayor número de los practicantes de esta religión.

Los datos estadísticos correspondientes al 31-12-2016, fuente UCIDE y refundidos por mí, son los que siguen a continuación.

En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso, que la paz y la convivencia reine entre todos.

 

mnoracos-1

 

moracos-2

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 18-02-2017

Publicado en el Blog de Campos el 20-02-2017

 

Todo a Cien – 183 Nochevieja en la Puerta del Sol

¿Qué pasaría si en España hubiera un atentado terrorista islamista en el que murieran cientos de personas y otras tantas acabaran tullidas para el resto de sus días?

Los buenismos progresistas dirían que son casos aislados. Los familiares de los interfectos, y nunca mejor utilizado este vocablo, llenarían su corazón de odio perpetuo. Y la mayoría de todos los bien nacidos se darían cuenta del cuento que nos han contado, de la falsa integración, de la religión que premia por aniquilar al enemigo, de un paraíso inexistente por el que un líder dijo que no había que comer cerdo porque entonces todos tenían triquinosis, que había que lavarse antes de comer para no infectarse con las manos llenas de defecaciones, que por el mismo motivo había que limpiarse después de plantar dátiles en el desierto, reseteando el abono con una mano y debiendo comer con la otra, que como había muchas más mujeres que hombres, acostumbrados a caminar detrás de los camellos, podían desposarse con varias, y repudiarlas con la misma facilidad con la que pactaban la querencia.

Europa, España, estamos acojonados. Pasivos esperando que nos ataquen. Mil quinientos policías con armas largas en la Puerta del Sol de Madrid en Nochevieja, tres anillos de seguridad, cámaras de vigilancia, grabaciones desde el puesto de mando. ¿Qué hubiéramos dicho si Franco hubiera hecho ese despliegue policial en su tiempo? Que no se podía vivir así, que era una dictadura, que más vale morir con honor que vivir de rodillas, que … Ahora en cambio es probable que te llamen facha, racista y xenófobo.

Confío en ser yo el equivocado. Eso sí, no me considero facha, racista ni xenófobo, solo cronista de la realidad diaria.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 01-01-2017