Archivo de etiquetas| bankia

Bankia, punto final

La semana pasada la Audiencia Nacional sentenció sobre el llamado “caso Bankia”, nueve años después de los hechos, absolviendo a Rodrigo Rato y a otros 33 acusados de los delitos de falsedad contable y estafa a inversores por la salida a bolsa de Bankia en 2011, concluyendo que “lo que resulta evidente a todas luces es que el proceso que culminó con la salida a Bolsa de Bankia fue intensamente supervisado con éxito por el Banco de España, la CNMV, el FROB y la EBA, contando en definitiva con la aprobación de todas las Instituciones.”

 

 

En 2012 escribía yo el artículo que sigue a continuación:

Bankia, con perdón

Continua la novela Bankia, a la que hemos dedicado con anterioridad diversos comentarios en estas mismas páginas. Ha sido admitida a trámite la querella interpuesta por UPyD contra Bankia, BFA y treinta y tres personas del total de las que formaban los anteriores Consejos de Administración de dicho grupo empresarial.

Se les acusa de delito de falsedad de cuentas, administración desleal, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida en relación a blindajes personales y prejubilaciones.

El auto corresponde a diligencias previas y como indica la propia fiscalía “un criterio de imputación genérico … pero insuficiente para la atribución de conductas delictivas concretas”.

Los temas de los que se les acusa, en mi opinión, son muy difíciles de probar real y fehacientemente; aparecerán informes, auditorías, valoraciones que justificarán que en tal fecha tales activos estaban valorados en tales importes, autorizaciones de los órganos competentes al respecto, actas de responsabilidad compartida, etc, etc … y de aquí a mucho tiempo, cuando el juez Andreu Merelles que firma el Auto, sea ascendido porque es un profesional absolutamente competente y con futuro en la Magistratura, se sucedan los recursos hasta su agotamiento, y alguno de los imputados haya fallecido, la responsabilidad personal en el asunto se diluirá en la nada.

Pero el Auto contiene una serie de investigaciones a realizar verdaderamente interesantes:

  • Recabar documentación del Banco de España, FROB, CNMV, de la propia Bankia y de las siete cajas que dieron lugar a Bankia – aquí está lo más importante del asunto – de todos los créditos, avales y otras operaciones crediticias que concedieron a partidos políticos, a los propios consejeros, altos cargos y familiares, directa e indirectamente, a título personal o a través de empresas controladas por ellos.
  • Informes de las actas de inspección del Banco de España, tramitados o no posteriormente por el Gobernador, citando como testigos al anterior Gobernador del Banco de España y al Presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Y yo pregunto, con el ánimo de no ofender ni pecar:

¿Quién nombró a todos los involucrados para el desempeño de sus puestos? ¿Alguien piensa que en ningún momento esas personas no informaron a quien los nombró, a quien les deben el poder dar de comer a sus familias, sus superiores teóricos en resumidas cuentas? ¿Y quienes eran sus superiores?

La primera comunicación de la que tengo constancia escrita es de fecha 22-04-2005, número 11226/RG 24208 del MEH, siendo Gobernador del Banco de España el Sr. Caruana (nombrado por el PP), del Presidente de la Asociación de Inspectores de Entidades de Crédito del Banco de España al entonces Ministro de Economía y Hacienda Sr. Solbes (nombrado por el PSOE) que, por cierto, meses después dimitió oficialmente del Gobierno de la Nación.

Y porque conozco, en fechas posteriores, alguna entidad financiera que diariamente tenía que informar al Banco de España del dinero en caja (tesorería para poder hacer frente a los pagos y por pagos se entiende hasta la compensación de Cámara), y también diariamente tenía que comunicar las operaciones de riesgo crediticio que concedía. O sea, el Banco de España sabía, y sabe, todo de lo que sucede en los Bancos españoles.

¿Por qué ha sido UPyD el partido político que ha presentado la querella? ¿No será porque es el único partido que no tenía representación en el grupo Bankia ni en ninguna otra Caja de Ahorros, ni nombrado a nadie ni información de nadie?

Cambio la pregunta, ¿por qué los otros partidos políticos no han dado un paso adelante, judicialmente hablando, en estos asuntos? ¿Por qué cuando Bankia salió a Bolsa, ante la falta de interés, y de compra, por parte de las grandes gestoras, solicitaron a inversores nacionales acudir a dicha colocación?

¿Cuál es la diferencia en tapar “nuestras manchas negras” con la situación que había cuando mandaban “los flechillas” y su comprensiva frase de “Fulano ha tenido un alcance”?

¿Se va a hacer extensiva la misma actuación a los otros Bancos y Cajas intervenidos o vendidos a terceros con aportación dineraria de todos los españoles, cuya situación podría tener el mismo origen que la del grupo Bankia?

Los afectados por tener que declarar, cada uno en la situación que le corresponda, ¿tirarán de la manta y hasta dónde, o nos encontraremos con otro caso de sumisión absoluta a la obediencia, política, profesional, o de la historia, de militares y curas, entre otros?

Y la madre de todas las preguntas, ¿Por qué los partidos políticos han querido, y siguen queriendo, controlar las Cajas de Ahorros? ¿Cuál es el verdadero interés en el asunto?

Demos tiempo a los profesionales independientes, bancarios y judiciales, a ver si somos capaces de recuperar el prestigio perdido en los foros mundiales. Por mi parte, voy a procurar no volver a hablar más de Bankia hasta que la justicia dicte su última sentencia al respecto y compruebe si ha despejado alguna de mis preguntas.

Se ha dictado sentencia y no se ha despejado ninguna de las preguntas que yo me hacía, es más, abre otra serie de interrogantes de los que, desgraciadamente, no espero respuesta:

¿Quién y cómo va a resarcir a los acusados de las “penas de telediario” y “cárcel moral” a la que han estado sometidos durante estos años?

¿Los accionistas que fueron resarcidos, vía judicial o vía amistosa, de las pérdidas en Bolsa del valor Bankia, tiene que devolver esos importes?

¿Qué pasa con la reformulación de las cuentas de Bankia por parte del sucesor de Rato, ayudado por 24.000 millones de euros prestados por el Estado?

¿Es justicia la justicia aplicada con demora de diez años? ¿No necesitamos más jueces, médicos, policía y resto de servidores públicos y menos subvencionados?

Una vez más, España es diferente.

 

 

 

 

Fusión CaixaBank-Bankia

El pasado mes de julio escribíamos sobre una posible fusión entre BBVA y Bankia, sueño dorado del PNV porque sería una basa en la que se apoyara la república de nación de naciones a la que aspiran, concluyendo que Bankia no aportaría nada sustancial que mejorara la eficiencia y la rentabilidad del hipotético nuevo banco.

Ahora, parece que son más que rumores la fusión de CaixaBank y Bankia, dos antiguas Cajas de Ahorro de Barcelona y Madrid, reconvertidas en banco, ya que ambas han reconocido que comparten información confidencial para conocer con exactitud la situación real mutua, esperando que la fusión se lleve a cabo antes de finalizar el presente año.

La entidad resultante contaría con 664.027 millones de euros en activos totales (445.572 de CaixaBank y 218.455 de Bankia), que sumarían 14.037 millones de euros en capitalización (10.859 de CaixaBank y 3.178 de Bankia), que el número de empleados ascendería a 51.536 empleados (35.589 de CaixaBank y 15.947 de Bankia) y que el número de sucursales sumarían 6.727 (4.460 de CaixaBank y 2.267 de Bankia).

Bankia es un paquebote varado, que ha alcanzado su nivel de incompetencia como empresa, tanto en crecimiento como en rentabilidad, que no ha cumplido objetivos y no tiene músculo para devolver el dinero que el Estado les prestó por 24.000 millones de euros, que posee el 60% del capital social. Si Bankia fuera una empresa industrial cualquiera, tendría que presentar Concurso, al no poder pagar puntual y dinerariamente sus compromisos de pago. Presidida por José Ignacio Goirigolzarri y sus siempre adictos Pepe Sevilla y Antonio Ortega, y Carlos Plá en el Consejo, todos ellos con origen en el extinto Banco de Bilbao, y a los que nadie en España les puede enseñar nada de banca comercial.

CaixaBank ha tenido un desarrollo exponencial en la última década, cuenta con unos magníficos sistemas informáticos y de banca por internet, está más metido que Bankia en PYMES y empresas, es terriblemente dura con los empleados que a ella se incorporan procedentes de fusiones o adquisiciones, tiene mucho “riesgo patriótico” catalán, tanto de organismos oficiales como de empresas y particulares con relaciones directas o indirectas con ellos, si bien todo lo que no ven claro, por cualquier motivo, lo tienen bajo una subrúbrica para saber dónde están en cada momento, es demasiado burocrática en comités y reuniones interminables, las responsabilidades no se asumen a título personal sino en nombre de esos comités. A modo de ejemplo, mi último trabajo bancario consistió en venderles el negocio de un banco catalán, en quiebra, y las reuniones las formábamos mi segunda de a bordo y yo por la parte vendedora, y cincuenta personas de todos los departamentos por parte de ellos.  Preside la Fundación La Caixa, que posee el 40% del accionariado de CaixaBank, Isidro Fainé, Presidente del banco, Jordi Gual Solé, el CEO es Gonzalo Cortázar, todos ellos de amplia experiencia bancaria.

Dejó escrito Antonio Machado que «En España, de cada diez cabezas, nueve embisten y una piensa». En el Gobierno de España debe haber solamente tres que piensan, una de ellas Nadia Calviño. De un plumazo, se quita de en medio:

  • La pretensión de Pablo Iglesias y de Podemos de hacer “un banco público” con Bankia, o sea, un pozo sin fondo de dinero a partidos políticos, sindicatos, adictos, caciques y resto de su entorno político.
  • Posibilidad cierta de recobrar lo prestado a Bankia en su día, correspondiendo al FROB sobre el 14% de las acciones del nuevo banco.
  • Españolizar CaixaBank poniendo al frente a Goiri, aunque supongo que habrá “tiros” por ver dónde se ubican los nuevos Servicios Centrales, Sede Corporativa y domicilio social en el que corresponda pagar impuestos, que inicialmente parece será Valencia.

Dice Salvador Sostres: “Que el presidente de la nueva entidad vaya a ser Goirigolzarri y no Jordi Gual (actual presidente de CaixaBank) no puede en modo alguno desvincularse de la relación de este último con el independentismo. Hay una ideología de la derrota, y es una derrota que pudo leerse desde el principio”.

Goiri (bilbaíno, 67 años) podría caer en el egocentrismo de su verdugo Paco González en BBVA, queriendo perpetuarse en el poder hasta los 75 años, cerrando así las puertas y abriendo el primer frente de fuego amigo, a Gonzalo Cortázar (madrileño, 55 años). Este será el primer escollo a solucionar.

  • Crear un banco sistémico, traspasando la responsabilidad del control, inspección y seguimiento a la Unión Europea, así como las ayudas necesarias, si fueran precisas.
  • Dejar claro a Podemos quién manda en economía pues, lo ha confirmado Pedro Sánchez, Pablo Iglesias no se enteró de nada sobre esta operación hasta que no estaba hecha, con el consiguiente recochineo y enfado, hasta tal punto que ha hablado de abandonar el Gobierno de España; pero no habrá esa suerte. Fuera del Gobierno llueve mucho, hay que aportar valor añadido cada día y se pierde protagonismo en los medios de comunicación.

En cuanto a los problemas que va a plantear esta fusión, en mi opinión y a pesar de lo que figura en el power point público de la misma, se despedirán, bajo cualquier nombre que signifique lo mismo pero no figure la palabra despido, a 15.000 empleados en tres años; se cerrarán 2.500 oficinas; habrá un Consejo de Administración muy duro, en donde no cabrá la frase del General Patton: “Si todo tu Estado Mayor te da la razón es que ninguno te está escuchando”, con la Fundación La Caixa con casi el 30% de capital social, y el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, que preside el independentista Joan Canadell ha mostrado su oposición a la operación y anunció que pedirá «formalmente» a las instituciones catalanas» que «no apoyen la fusión para que no se pueda llevar a cabo». Se ampara el empresario independentista en que a pesar de que la Fundación Bancaria La Caixa será el máximo accionista del nuevo banco, y el FROB el segundo, «el Estado tiene herramientas múltiples para conseguir lo que le convenga. Es cuestión de tiempo que La Caixa sea plenamente españolizada para siempre y pierda sus orígenes»; El FROB (el Estado) tendrá un 14% del capital y Pablo Iglesias quiere colocar a Juan Carlos Monedero (el asesor de la quiebra financiera de varios países hispanoamericanos) y Pablo Echenique (físico sin idea de economía) en el Consejo, y el PSOE a alguno de sus políticos actualmente “descolgados”; en una banca de refinanciaciones que se avecina debido a la situación del país, habrá empresas en las que la suma de riesgos de ambos bancos representen una cuota excesiva para una prudencial asunción de los mismos; ambas entidades hacen un tipo de banca muy parecida y en zonas como Madrid, Castilla-La Mancha, Valencia, Baleares, hay muchos clientes comunes, con frecuencia rebotados de uno al otro banco; el ámbito de actuación del nuevo banco es Iberia, España y Portugal, únicamente.

Muy interesantes los comentarios que hace Alberto Ortín en Vozpopuli:

“Luis de Guindos lleva presionando con el tema de fusiones en la banca varios meses, ha insistido en que los bancos no son rentables, pero la fusión de Bankia y CaixaBank no va a solucionar el problema de fondo mientras la regulación siga siendo la misma”, comenta el primer ejecutivo de un banco extranjero presente en España.

“La operación tiene sentido desde el punto de vista industrial, pero el contexto va a seguir siendo el mismo: tipos bajos y una excesiva regulación”, explica. “El hecho de que se cree un banco más grande no significa que los fundamentales vayan a mejorar”, afirma.

“Si hay necesidad de llevar a cabo una fusión así es porque la previsión económica que manejan es muy mala”, dicen en un banco de inversión.

“Una fusión de ese tamaño no augura nada bueno”, estima el directivo de un banco de inversión español. “Si hay necesidad de llevar a cabo una fusión de ese calado es porque la previsión económica que manejan es muy mala”, piensa.

 

 

Las fuentes financieras consultadas también muestran su preocupación por el avance de las entidades financieras alternativas especializadas en banca por internet.

“Si a los bajos tipos de interés y la excesiva regulación sumamos la amenaza de que Google o Facebook se pongan también a conceder préstamos, el futuro de la banca europea es oscuro”, señalan. “No puede ser que a nosotros se nos imponga una estricta normativa y nuevos operadores se pongan a dar créditos como si nada desde una plataforma tecnológica”, lamentan.

“Desgraciadamente, a ningún banco ahora mismo le salen las cuentas en Europa con los actuales tipos tan bajos”, indica uno de los primeros espadas de un banco europeo con negocio en España. “Ninguno cubre su coste de capital, y ahora las perspectivas son que aumente la morosidad… La única forma de generar algo de negocio es reducir costes”, concluye.

“En el fondo”, dice el mismo ejecutivo, “la fusión de Bankia y CaixaBank es la constatación de un panorama sombrío, de que ahora mismo lo único que pueden hacer los bancos en Europa es reducir costes; es una mala noticia”.

Ha empezado el baile y hombres y mujeres inician el galanteo a ver si “pillan” que dicen los jóvenes, porque el resto de la banca tampoco está para tirar cohetes.

 

Fusión BBVA-Bankia

Reinando Isabel II, tras la Desamortización de Mendizábal en 1836 y la de Pascual Madoz en 1855, acogiéndose a la ley sobre Bancos de Emisión de enero de 1856, la Junta de Comercio de Bilbao, liderada por la familia Ybarra, promueve y funda jurídicamente el 19 de mayo de 1857, el Banco de Bilbao, con un capital de 8 millones de reales, en acciones de 2.000 reales, que fue cubierto por un total de 106 accionistas, como banco de emisión y descuento. En 1878, con Canovas del Castillo, pierde la facultad de emitir billetes propios y se reorganiza como banco de préstamos y descuento. Fue el primer banco que abrió sucursales en el extranjero, París en 1902 y Londres en 1918.

El Banco de Vizcaya se funda en 1901, como consecuencia de una escisión en las fuerzas financieras vizcaínas (problemas entre familias) y de su alianza con nuevos empresarios, participando varios consejeros del Bilbao en su constitución. El 01 de octubre de 1988 se firma la fusión del Banco de Bilbao y el Banco de Vizcaya para crear BBV.

Corporación Bancaria de España (CBE) se constituye en 1991 como sociedad estatal y entidad de crédito con estatuto de banco. Argentaria inicia su historia con un modelo de banca federada, pero en 1998 se integran Corporación Bancaria de España (ya privatizada vía OPVs), BEX (fusionado con BCI), BHE y Caja Postal en un solo banco: Argentaria. Todo ello, bajo el auspicio del Partido Popular, gobernante en aquellos años.

BBV y Argentaria se fusionan, por absorción de la segunda a la primera, el 25 de enero del 2000, cambiando la denominación social a BBVA y que, a través de su historia, es fruto de la compra de redes, absorción y fusión de más de cien entidades financieras. La última, creo recordar, fue la quebrada CatalunyaCaixa, controlada por los socialistas, con más saldo hipotecario en Mora que riesgo vivo, aportando al SAREB 12.000 millones brutos de préstamos promotor, que pasaron a valer 6.300 millones netos, y 8.000 millones de inmuebles adjudicados, traspasados por 3.000 millones de euros.

En mis años en el Grupo BBVA he conocido a dos grandes líderes, diferentes en la forma de ser y actuar, pero líderes natos. José Ángel Sánchez Asiaín, profesor, muy culto, diplomático, paternal con los empleados, un adelantado a su tiempo; y Pedro Luis Uriarte, el más listo de la clase, el que nos multiplicó la soldada, el más motivador, capaz de formar un ejército de fieles en media hora, que lo seguirían al fin del mundo. Fijaos si es listo que fue el que le coló el Concierto Económico Vasco al Gobierno Español en 1981, cuando era Consejero de Hacienda del Gobierno vasco del PNV, antes de llegar a BBVA.

 

 

Bankia es el lavado de cara de Caja Madrid, una caja de ahorros centenaria, de reputado hacer y solvencia, hasta que al amparo de la ley socialista de 1985 conocida como “Ley de Cajas”, fue tomada al asalto por caciques, autonomía, políticos y sindicatos, para uso propio, proyectos faraónicos, sueños volatilizados y esplendor de unos cuantos amigos, conocidos y postulantes a favor de la causa del momento, tuvo que ser rescatada por las arcas públicas con un importe superior a los cuatro billones (con b) de pesetas, 24.000 millones de euros, el mayor importe absoluto empleado en este tema en la historia de España.

Transcurridos muchos años desde los hechos, demandas y litigios de todo tipo, solo existe una sentencia “menor” por la que el Supremo condena por el caso de las tarjetas “black” a un total de 63 personas, de los cuales 29 con condenas superior a dos años, consejeros en representación del Partido Popular, PSOE, IU, Podemos, CCOO y UGT. Todos ellos, “representantes del pueblo”, algunos teóricos de primer nivel, pero pasó lo mismo que cuando un chavalillo quiere ser torero. Tiene técnica aprendida, maneja muy bien los brazos, se adorna una y otra vez, todo ello en la escuela taurina y en el toreo de salón. Pero cuando sale un toro con dos buenos pitones a una plaza de primera, se apartan novilleros y sobresalientes, y tiene que ser un torero bregado, con experiencia en muchas plazas, el que salga a matar el toro. En este caso, el diestro elegido fue Goirilgolzarri, extraordinario profesional que fue en BBVA, en una época en la que se pagaba algo por el Pasivo y se cobraba mucho por el Activo, con márgenes muy elevados y Resultados que crecían exponencialmente de un año para otro.

Escogió para acompañarle una cuadrilla de primer nivel, se le prestó todo el dinero que pidió, porque más de la mitad de los activos traspasados a la SAREB eran suyos, 38.000 millones de euros brutos en crédito promotor, neto 20.000 millones; e inmuebles adjudicados por valor de 12.000 millones brutos, que supusieron 4.800 millones netos.

Goirigolzarri es una persona cercana al PNV, culta, amable, afable, educada, dominador de la banca comercial cuando se gastaban zapatos en la calle, lleva las cifras del banco en la cabeza y siempre tiene una sonrisa a flor de boca. Su frase favorita era “ayudadme a mí para que yo pueda ayudaros a vosotros”, que traducida quería decir que había que conseguir unos exagerados objetivos personales para que la suma de todos alcanzase a superar los suyos, y así poder recompensar a sus más directores colaboradores, manteniéndose la cascada correspondiente.

Pero con unos tipos de interés muy bajos y una nueva morosidad muy alta, en todo el sector, inversiones en construir campo de futbol en África dejan más rentabilidad y se brinda con champán cuando se firma la operación, pero muchas veces se acuerda uno de los muertos de quien gestionó esos préstamos cuando hay que contabilizarlos en impagados, que no digo que sea el caso porque lo desconozco, pero ejemplos hay a montones en todas las casas.

En resumen, no ha cumplido objetivos y no tiene músculo para devolver el dinero que el Estado les prestó. Si Bankia fuera una empresa industrial cualquiera, tendría que presentar Concurso, al no poder pagar puntual y dinerariamente sus compromisos de pago.

Acabo esta introducción para saber quién es quién en este juego, manifestando, una vez más, que a quienes verdaderamente se rescató en la crisis anterior, no fueron a los Bancos, sino a los clientes de las Cajas de Ahorro, que hubieran perdido su dinero si la institución hubiera realmente quebrado, porque el Fondo de Garantía de Depósitos no ha tenido dinero, ni tendrá nunca, para pagar todos los depósitos de las Cajas intervenidas. Y que esto lo diga un analfabeto funcional, vale; pero que lo pregone el VP del Gobierno, Pablo Iglesias, es mentir descaradamente, porque ese sabe un rato de eso. “Miente, miente, miente, que algo quedará, cuando más grande sea una mentira, más gente la creerá”, la frase es de Josep Goebbels, pero tratándose de dictadores lo mismo da que sean de derechas que de izquierdas.

Desde que tomó posesión el actual gobierno sanchista-comunista, quieren crear un Banco Público, aprovechando la infraestructura del ICO o de Bankia, en cuyo capital tiene mayoría el Estado. Como los votos de esa coalición no suman suficientes para mantenerse en el poder, necesitan el apoyo de independentistas, secesionistas, proetarras y resto de la ultraizquierda nacional, y del PNV, partido de derecha, fundado en 1885 por Sabino Arana, nacionalista, liberal y demócrata cristiano, personaje que por sí solo da para llenar muchas páginas de escritura.

El objetivo a muy corto plazo del PNV, aprovechando el Gobierno actual por si cae antes de terminar la Legislatura, es forzar una fusión endilgándole Bankia a BBVA a toda costa, para que lo controlen ellos y, a futuro, lo conviertan en el Banco de Euskadi. Es probable que sea en pago a las últimas declaraciones del lendakari Urkullu, textuales: «Yo no soy español, sólo me siento vasco», y de Pablo Iglesias defendiendo la independencia del País Vasco y de un referéndum independentista. Hay que recordar que en las elecciones autonómicas de ayer, entre el PNV y los proetarras de Bildu obtuvieron el 70,6% de los escaños, que sube al 78,6% si sumamos los de Podemos.

Cuando una empresa alcanza su nivel de incompetencia, la solución es una fusión; y a empezar de cero. En los antiguos Banco Bilbao y Banco Vizcaya, había, y sigue habiendo en BBVA con sangre renovada, distinguidos alumnos de La Comercial de Deusto, del PNV y del Opus, estos últimos en Recursos Humanos, principalmente. Gente muy preparada, y muy vasca.

Podemos apoyaría esta operación, primero porque solucionaría el problema de Bankia, que al ritmo que va, no va a poder devolver el préstamo del Estado en la vida; segundo, porque el Estado tendría un porcentaje importante en el capital del nuevo Banco, lo que le permitiría tener Consejeros adictos y pagar algún que otro favor a alguien; tercero, porque podrían copar la Comisión Delegada de Riesgos y convertirse en un pozo sin fondo de financiación del régimen imperante; cuarto, porque sería una basa en la que se apoyara la república de nación de naciones a la que aspiran; y quinto, porque tendría controlado al PNV con la zanahoria con la que se engaña al burro para que ande y no se le da hasta que en el momento oportuno quiere el dueño.

Como el power point lo aguanta todo, en el estudio previo aparecerían sinergias, ahorro de gastos y mil y una transparencias en la que todo es muy bonito y se va a ganar mucho más dinero. Ya han empezado las noticias interesadas en la prensa, incluso el BCE, que se quitaría otro problema de en medio, pregona que sería la fusión más barata gracias a ser la que menos provisiones adicionales necesitaría, la que menos tendría que aportar en activos fiscales diferidos, y la segunda que menos costes de reestructuración de oficinas y plantilla tendría, dentro de una posibilidad de fusiones de entidades españolas. Recuerden lo que iba a aportar el Banco Popular Español a la Cuenta de Resultados del Santander, y la realidad de lo que ha sido.

Porque no siempre las cosas salen como uno desearía y los problemas de una fusión, empezando por la integración de los sistemas informáticos, son más costosos y problemáticos de lo previsto. A título descriptivo y no limitativo, la duplicidad de los Servicios Centrales, Territoriales y de Zona o Provinciales, despido masivo de empleados y su repercusión social, cierre de miles de oficinas, teletrabajo incluso desde países del tercer mundo, recortes de todo tipo en los gastos generales, morosidad de los mismos clientes en ambos bancos, total de deuda soberana por encima de lo prudencial, derivados con pérdidas, falta de ritmo de venta de los inmuebles en propiedad, al haberse actualizado balances hace pocos años y estar en muchos casos el precio contable por encima del de mercado, misma situación en la enajenación de los inmuebles adjudicados por impagos, reclamaciones judiciales pendientes de hechos anteriores, se pierde mucha inversión pues al sumar los riesgos de los clientes en las dos entidades, el porcentaje en CIRBE es excesivo, en el momento que se acaben los ERTES va a subir el paro de una forma exagerada y, en consecuencia, la morosidad a partir del primer trimestre del próximo año; letreros, cartelería, merchandising e impresos nuevos, amortizando de golpe los antiguos, intereses muy bajos, incluso negativos y rentabilidad inferior al coste del capital, que perjudican al ahorrador e invitan al endeudamiento, el sector de la construcción empieza a mostrar claros síntomas de agotamiento influido por una coyuntura económica delicada, normativa jurídica que protege al mal pagador, al moroso y al malintencionado, Bankia está estancado y BBVA tampoco está para tirar cohetes, porque no es capaz de crecer rentablemente.

A todo eso hay que añadir las sabias palabras del que fue Director de Comunicación del Grupo BBVA durante muchos años, Antonio López, que sabe y guarda muchos secretos financieros y políticos de alto voltaje: “Las fusiones son una especie de guerra civil y, si sobrevives, te llevas en la mochila el peso muerto de los desengaños”. Sabe más el diablo por viejo que por diablo.

En las circunstancias actuales, la acción BBVA perdería mucha cotización sobre el precio de estos momentos, porque Bankia no aportaría nada sustancial que mejorara la eficiencia y la rentabilidad, al revés, sería un gran problema; y si todo estuviera “atado” ya en España, los únicos que pueden pararlo son los 308 accionistas de BBVA que tienen más de medio millón de acciones y que totalizan mayoría suficiente con el 61% del capital, de los que los diez mayores son grandes fondos de inversión que operan a nivel mundial, a los que se podría unir UNITER, la Asociación de exempleados, que alcanza una representación de unos tres millones de acciones.

Y, en mi opinión, dejarse de viejas glorias a los que, como a todos, les tiene que llegar algún día la bien ganada jubilación, y asentar la españolidad de BBVA en Madrid, fusionándolo con algún importante y saneado banco transfronterizo de implantación europea. Cualquier cosa que no sea eso, será un brindis al sol para que un psicópata siga gobernando España.

 

 

Alicia en el país de las maravillas

Pues parece ser que sí, que el partido sanchista tiene mucho que callar cuando la vicepresidenta Nadia Calviño insiste en la fusión BBVA con Bankia, y a Carlos Torres no se le pone al teléfono el presidente del Gobierno, nuestro Venerado Líder Supremo. Esta fusión es un antiguo deseo del PNV y de Podemos, el primero como futuro Banco Nacional Vasco de la republiqueta euskaldún, en contra de lo que piensan los dueños de ese banco, que son fondos de inversión extranjeros, y Podemos, una vez hecho con el control de ICO para, como ha dicho con ironía pero con la mala leche que caracteriza a todos aquellos que tienen defectos físicos, Echenique, el indigente de Podemos que peor ha salido económicamente hablando, “¡Buenos días! Marcho ilusionado al trabajo. Hoy toca preparar 50 referéndums de autodeterminación para romper España en 50 repúblicas socialistas soviéticas independientes. Lo llamamos “diálogo” para despistar. ¡Feliz lunes!”. Todavía rueda por Barajas el fantasma de las cuarenta maletas que Alí Balós vió pasar delante de sus ojos.

Como todos los días hay suficientes noticias para poder autoproclamarse tontos al menos durante veinticuatro horas, hoy sabemos que más de nueve mil familias no pagan los alquileres sociales a la Consejería de Vivienda de la Comunidad de Madrid, por ochenta millones de euros. De ellas, 5.550 familias no quieren asumir los compromisos firmados en su momento y pretenden que se les rebaje su importe; y otras 3.700 familias, por importe de 35 millones de euros, no quieren pagar de ninguna manera. Por lo que se ve, lo que hay en España es de los españoles, del que lo coja, pero no cojeando sino asiéndolo pese a quien pese y sea de quien sea. Me acuerdo de aquel empleado de banca mexicano que decía: “Al moroso, ni descanso ni reposo”, era del PRI y estaba, igual que en España, en una “democracia oligárquica”, aunque aquí, afortunadamente, no hemos llegado a las “balanceras” en la calle.

Y otra, esta vez de corbata. El Tribunal de Cuentas, para el periodo 2006 a 2017, ha concluido que las subvenciones al carbón se gestionaron de forma irregular y sin control interno, habiendo desaparecido 1.786 millones de euros en ese periodo. No quiero saber quién ha administrado este dinero, por mi experiencia profesional de muchos años sé que no va a aparecer, que quien lo roba, lo desvía o lo confunde de destino, no lo va a dejar en ningún sitio al alcance de cualquiera para que sus “esfuerzos” no tengan recompensa final, pero sí me gustaría que, una vez demostrado y juzgado, cumplieran unos lustros de prisión sin permisos carcelarios de ningún tipo, devolviendo a la sociedad, al menos moralmente, aquello que a la sociedad les han robado.

¡Qué tonto soy! Todavía me gusta leer Alicia en el país de las maravillas.

 

 

Banco Público

Caja Madrid, una caja de ahorros centenaria, de reputado hacer y solvencia, hasta que al amparo de la ley socialista de 1985 conocida como “Ley de Cajas”, fue tomada al asalto por caciques, autonomía, políticos y sindicatos, para uso propio, proyectos faraónicos, sueños volatilizados y esplendor de unos cuantos amigos, conocidos y postulantes a favor de la causa del momento, tuvo que ser rescatada por las arcas públicas con un importe superior a los cuatro billones (con b) de pesetas, 24.000 millones de euros, el mayor importe absoluto empleado en este tema en la historia de España.

Dirigida en su día por teóricos de primer nivel, pasó lo mismo que cuando un chavalillo quiere ser torero. Tiene técnica aprendida, maneja muy bien los brazos, se adorna una y otra vez, todo ello en la escuela taurina y en el toreo de salón. Pero cuando sale un toro con dos buenos pitones a una plaza de primera, se apartan novilleros y sobresalientes, y tiene que ser un torero bregado, con experiencia en muchas plazas, el que salga a matar el toro. En este caso, el diestro elegido fue Goirilgolzarri, quién escogió para acompañarle una cuadrilla de primer nivel.

Goirigolzarri ha puesto el barco a navegar, pero el motor (el mercado) no tiene potencia suficiente (intereses alrededor de cero) para hacer el viaje de una forma rápida y segura.

 

Podemos quiere que Pedro Sánchez destituya a Goirigolzarri como presidente de Bankia, para convertir dicho banco en una banca pública, algo así como el ICO, pero en todo el conjunto de operaciones bancarias. Hay que decir que el ICO es donde todos los bancos enviaban las operaciones que no veían viables contabilizar en su balance, o sea, malas, y el Estado las financiaba, incluso a un precio más barato que las entidades bancarias.

¿Quién fue la lumbrera que dijo: “El dinero público no es de nadie”? Pues con esos conocimientos, ha llegado a ser vicepresidenta del Gobierno de España. Así nos va.

Un banco público en España es verificar que la necia frase anteriormente señalada, es una realidad de que el dinero “vuele” en las célebres cinco “p” de mi artículo del año 1992 en “Cinco días”, que me trajo algún problema interno y varios externos, pero que no deja de ser una realidad. Los peores riesgos que pueden concederse lo son a putas, políticos, parientes, periodistas y participadas, si esas profesiones o circunstancias lo son alrededor de partidos políticos, sindicatos, caciques, tanto locales como de esas organizaciones, y resto de agradecimientos por servicios prestados, o por prestar.

Hay que recordar que los condenados en firme por el Supremo por el caso de las tarjetas “black” en Bankia y Caja Madrid, fueron 63 en total, de los cuales 29 con condenas superior a dos años, consejeros en representación del Partido Popular, PSOE, IU, Podemos, CCOO y UGT. Todos ellos, “representantes del pueblo”.

De mi misma opinión es Borja Jiménez, que escribe: La izquierda quiere volver a un modelo que ya ha fracasado en España, que tuvo su conejillo de indias con las extintas cajas de ahorros, gestionadas por una clase política que miraban por su propio beneficio, y no por el de unos accionistas, como sucede en la banca privada. Además, cabe recordar que el ICO, que fue una idea de Zapatero -que obtuvo el visto bueno de IU, ERC y CiU– para conceder préstamos a pymes y autónomos, arrastra una morosidad superior al 80%, lo que da buena fe del penoso bagaje de esta suerte de banco público de crédito.

De los diferentes tipos de riesgos que hay que controlar en una entidad bancaria, uno de los principales es el riesgo crediticio, que requiere tanto un proceso de toma de decisión adecuado, como un análisis permanente de los riesgos asumidos, de manera que puedan ser adoptadas medidas cautelares ante cualquier posible incidencia en su desarrollo.

Y un banco público, en esta España en la que “el dinero no es de nadie”, sería un nuevo pozo sin fondo, cuya agua la beberían solo algunos, pero la pagaríamos todos los ciudadanos a través de mayor endeudamiento del Estado.

 

Publicado en el Blog de Campos el 29-05-2019

 

 

 

 

Cuando el tabernero vende la bota

 

“Cuando el tabernero vende la bota, o sabe a pez o está rota”.  Caja Madrid, una caja de ahorros centenaria, de reputado hacer y solvencia, hasta que al amparo de la ley socialista de 1985 conocida como “Ley de Cajas”, fue tomada al asalto por caciques, autonomía, políticos y sindicatos, para uso propio, proyectos faraónicos, sueños volatilizados y esplendor de unos cuantos amigos, conocidos y postulantes a favor de la causa del momento, tuvo que ser rescatada por las arcas públicas con un importe superior a los cuatro billones (con b) de pesetas, 24.000 millones de euros, el mayor importe absoluto empleado en este tema en la historia de España.

Dirigida en su día por teóricos de primer nivel, pasó lo mismo que cuando un chavalillo quiere ser torero. Tiene técnica aprendida, maneja muy bien los brazos, se adorna una y otra vez, todo ello en la escuela taurina y en el toreo de salón. Pero cuando sale un toro con dos buenos pitones a una plaza de primera, se apartan novilleros y sobresalientes, y tiene que ser un torero bregado, con experiencia en muchas plazas, el que salga a matar el toro. En este caso, el diestro elegido fue Goirilgolzarri, quién escogió para acompañarle una cuadrilla de primer nivel.

Tiempos difíciles para hacer banca, comprar Deuda Pública con rendimientos a la baja, franco suizo devaluándose y con ello las Carteras de Renta Fija, Estados Unidos apostando por las materias primas y poniendo aranceles a las importaciones de China, más fácil y barato tomar dinero en el interbancario que de clientes, préstamos referenciados al euribor con interés negativo, fallos judiciales en contra de las comisiones e intereses de los préstamos hipotecarios, problemas de todo tipo para judicializar, adjudicarse y vender los inmuebles procedentes de operaciones impagadas, cumplimiento de diversos ratios y condicionamientos de las autoridades monetarias españolas y europeas, las carteras hipotecarias ya no se movilizan con tanta rapidez y el todo vale de antes, las grandes operaciones de tesorería están controladas, las participaciones en terceras empresas, las ….

Una vez reducidos los gastos, desenganche profesional (despidos), cierre de oficinas, centralización de compras, apagar luces e ir a hoteles de menos categoría por parte de los directivos, venta de fallidos e inmuebles improductivos, o sea, la parte baja del Balance, otra cosa es aumentar los ingresos.

Ha cambiado mucho el panorama bancario en pocos años y, por lo que se deduce de los síntomas, no es igual trabajar con pleamar que con bajamar, a cuya retirada del agua de la playa aparece toda la porquería, y hay que emplear remedios desconocidos hasta entonces y más medios de los que se creía uno, para limpiar todo lo que queda sobre la arena.

El anterior Ministro de Economía Luis de Guindos trató por activa y por pasiva de fusionar Bankia y BBVA, con resultado infructuoso dada la antigua enemistad entre sus respectivos presidentes, Francisco González y Goirigolzarri, con la excusa de la digitalización del primero y su objetivo de banca sin oficinas, o casi, las más pequeñas con servicio de Caja solamente dos días a la semana, retorno de los antiguos Corresponsales bajo el nombre de Franquicias y la utilización de medios digitales como proyecto prioritario de convertir el banco en un mega store en el que las comisiones al tirón por venta de productos no exclusivamente bancarios sea el motor de la cuenta de Resultados.

Su sucesor, Román Escolano, que fue directivo de BBVA, ha ofrecido a CaixaBank entrar en negociaciones para fusionarse con Bankia, a lo que el banco valenciano ha contestado que sí, pero a precio de saldo, que habría que cerrar muchas oficinas, despedir a muchos empleados y que el importe conjunto de la deuda soberana podría poner en aprietos al nuevo banco.

A todo ello, Goirigolzarri, que tiene hasta diciembre de 2019 para terminar el proceso privatizador, pide que se acelere la privatización de Bankia, diciendo que “es el último paso que falta”, aunque yo pienso que él sabe que, al ritmo actual de negocio y beneficios, será un borrón en su currículum futuro, porque no podrá devolver las ayudas estatales recibidas en muchos años. Y aclaro para que no haya malas interpretaciones: Una cosa es la solvencia actual de Bankia, de la que no hay dudas preventivas, y otra su capacidad para devolver a corto/medio plazo ese dinero en su día recibido.

Poniendo todo lo dicho en el fiel de la balanza, parece que todavía no tenemos solucionado en su totalidad el sistema bancario español, porque, aunque hay otras pequeñas entidades con algún problema por solucionar, ninguno de esta importancia.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en el Blog de Campos el 26-04-2018

El dinero y el viento

 

El fin de semana pasado ha saltado a la prensa la correspondencia interna del Banco de España, en la que el Jefe de Inspección de Bankia, José Antonio Casaus Lara, dirige a sus superiores en abril y mayo de 2011, transmitiéndoles su opinión sobre la verdadera situación financiera de dicha entidad bancaria.

Hasta donde yo sé, alertando sobre la crisis financiera que hemos padecido, la primera comunicación de la que tengo constancia escrita es de fecha 22-04-2005,  número 11226/RG 24208 del MEH, siendo Gobernador del Banco de España el Sr. Caruana (nombrado por el PP), del Presidente de la Asociación de Inspectores de Entidades de Crédito del Banco de España al entonces Ministro de Economía y Hacienda Sr. Solbes (nombrado por el PSOE) que, por cierto, meses después dimitió oficialmente del Gobierno de la Nación.

Y porque conozco, en fechas posteriores, alguna entidad financiera que diariamente tenía que informar al Banco de España del dinero en caja (tesorería para poder hacer frente a los pagos y por pagos se entiende hasta la compensación de Cámara), y también diariamente tenía que comunicar las operaciones de riesgo crediticio que concedía. El Banco de España siempre ha tenido un equipo de inspección de élite, magníficos profesionales; o sea, el Banco de España sabía, y sabe, todo de lo que sucede en los Bancos españoles.

¿Por qué entonces suceden estas cosas? Pues porque todo el mundo, sea cual que sea el puesto que ocupe, tiene superior/res que son los que verdaderamente toman las decisiones estratégicas. ¿Alguien piensa que en ningún momento esas personas no informaron a quien los nombró, a quien les deben el poder dar de comer a sus familias, sus superiores teóricos en resumidas cuentas? ¿Y quiénes eran sus superiores?

En la España democrática sería de desear una verdadera independencia de los poderes judiciales y financieros, sin que ningún partido político tenga que echarse en cara nada uno al otro pues tanto PP como PSOE, cuando han gobernado, han actuado de igual forma.

En el año 2012 escribíamos que entre las investigaciones a realizar en el caso Bankia, verdaderamente interesantes era:

  • Recabar documentación del Banco de España, FROB, CNMV, de la propia Bankia y de las siete cajas que dieron lugar a Bankia.
  • Informes de las actas de inspección del Banco de España, tramitados o no posteriormente por el Gobernador, citando como testigos al anterior Gobernador del Banco de España y al Presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Y añadíamos: Los afectados por tener que declarar, cada uno en la situación que le corresponda, ¿tirarán de la manta y hasta dónde, o nos encontraremos con otro caso de sumisión absoluta a la obediencia, política, profesional, o de la historia, de militares y curas, entre otros?

En reiteradas ocasiones, el actual Presidente de Bankia Sr. Goirigolzarri, ha dicho que Bankia es de todos los españoles. Es verdad. El inspector Sr. Casaus estimaba en quince mil millones de euros el importe que costaría rescatar la entidad. El actual CEO de la misma consideró que eran dieciocho mil. ¿Conocía la realidad porque se lo había comunicado el Banco de España? La cifra final se fue a veintidós mil y pico millones de euros, puestos por el Estado, o sea, por todos los españoles.

Como resulta que soy dueño de una parte de este pastel, quiero que me informen, con nombres y apellidos, todos los créditos, avales y otras operaciones crediticias que concedieron a partidos políticos, a los propios consejeros, altos cargos y familiares, directa e indirectamente, a título personal o a través de empresas controladas por ellos, para saber quién me ha robado la cartera.

Una vez más ha tenido que ser “el cuarto poder” el que ha destapado aquello que los políticos callan, en la democracia imperfecta de la España actual.

 

Publicado en el Blog de Campos el 23-10-2016

 

 

Alguien lo sabe

Como continuación a mi anterior publicación “Bankia, con perdón”, este artículo es de junio de 2013, en el que se seguía insistiendo en que se debería, y se puede, llegar a ver el origen de los problemas habidos.

 

Alguien lo sabe

La semana pasada decíamos que no siempre se cumplen las reglas básicas de actuación en la concesión de riesgos en el negocio bancario. Las excepciones, cuando son muchas, reiteradas, consentidas y de elevado importe, entre otras causas, pueden llevar a una situación de quiebra técnica de la entidad, como ha sucedido en un pasado reciente en España.

Leer Más…

Bankia, con perdón

Llevamos un mes con disputas entre “lobos”, ya se sabe que se enseñan los dientes pero no se matan entre ellos, sobre si fueron galgos o podencos, si alguien conocía o no, quién o quienes y hasta dónde, la situación de las entidades financieras y en concreto el tema BANKIA en su momento.

Hoy publico en mi Blog este artículo de julio de 2012, al que seguirá otro de junio de 2013, en los que algo “chirriaba”, no “checaba” como dicen los mexicanos. Yo al menos tengo claro que hay muchas, demasiadas, lagunas en todo este asunto

 

 

Bankia, con perdón

Continua la novela Bankia, a la que hemos dedicado con anterioridad diversos comentarios en estas mismas páginas. Ha sido admitida a trámite la querella interpuesta por UPyD contra Bankia, BFA y treinta y tres personas del total de las que formaban los anteriores Consejos de Administración de dicho grupo empresarial.

 

 

Se les acusa de delito de falsedad de cuentas, administración desleal, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida en relación a blindajes personales y prejubilaciones.

Leer Más…

Riesgo sistémico

El artículo que sigue a continuación fue publicado el 02- junio 2012. Se venía a decir, poco más o menos, lo que está de rabiosa actualidad en estos momentos: Alguien tenía que saber cuál era la realidad de Bankia. Y el deber de saberlo y haber puesto los medios para impedirlo. Claro que no es más que la opinión de alguien que fue cocinero antes que fraile.

 

Leer Más…