Archivo | abril 2020

Reinventarse

El martes pasado publicaba yo que 14,1 millones de ciudadanos tienen que mantener a 17,8 millones que no son activos en el trabajo; a esas cifras hay que sumar los nuevos parados por ERTE, Concursos y despidos que se producirán cuando se pueda volver libremente al trabajo, aunque también descenderán las de los ERTE’s actuales. Y la RENTA MÍNIMA, que ya ha dicho Pablo Iglesias que va a empezarse a pagar durante este mes de mayo a todo aquel vago, español o extranjero, legal o ilegal, que quiera vivir del cuento en España, además de las prostitutas, a las que la izquierda niega su legalización y regularización, con cotización de impuestos y de seguridad social, pero las incluye como “voto cautivo” en esta nueva dádiva para dependientes perpetuos del Estado.

En esa misma fecha, El Mundo publicaba a grandes titulares que “21 millones de personas cobran ya del Estado: el 44% de la población de España”. Aunque no lo parezca a simple vista, los datos son los mismos, pues este periódico suma los 3,3 millones de empleados públicos (que sí cotizan y pagan impuestos) a los 17,8 millones no activos en el trabajo, total los 21 millones de personas que figura en su titular. Aparte de lectura comprensiva, hay que leer entre líneas, pues se puede decir lo mismo con distintas palabras, cambiando las comas o el orden de las mismas.

 

 

Esta es una situación inasumible para cualquier país, aún más cuando debido al tema coronavirus que asola todo el mundo, la actividad económica no se va a recuperar en mucho tiempo por más que el Presidente del Gobierno haya empeñado su palabra (¡como si nunca la hubiera incumplido!) en una “desescalada” progresiva.

El turismo, hostelería, restaurantes, hoteles, chiringuitos de playa y similares, es el sector con más empleados, directos e indirectos de proveedores y servicios auxiliares. Además de tener que reducir sus precios por la competencia que va a haber entre los países con los que compite España en este ramo empresarial, las restricciones en capacidad, aislamiento, robotización del servicio de meseros que dicen en América Latina, desaparición de autoservicios para la comida, barras de bares sin servicios al público, ionización de la ropa de las habitaciones, y otros varios inherentes, se va a perder prácticamente el año 2020 en cuanto ingresos, concentrándose en el último trimestre del año una actividad general menguada.

La construcción es el otro gran motor de la economía española. Otra crisis que se ha adelantado un par de años a una nueva burbuja que se estaba produciendo en los precios de la vivienda. Y otra actividad con multitud de puestos de trabajo directos e indirectos: cemento, yesos, carpintería, fontanería, cristalería, sanitarios ……. Y con el paro existente, y el previsto, y las leyes dictadas por este Gobierno en cuanto a condiciones de concesión, ejecución y lanzamiento de morosos, ¿a quién van a conceder una hipoteca los Bancos?

 

 

Los Bancos han reducido personal, mucho, en los últimos diez años, especialmente a los que más ganaban, que eran los técnicos más expertos. Hubo años de una gran expansión, una oficina de cada banco en cada barrio de cada ciudad. Eso se ha acabado. Se cerrarán muchísimas oficinas, prejubilando a los empleados más viejos y despidiendo a los más jóvenes o con poca antigüedad, y los dueños de los locales se quedarán colgados con la hipoteca que el mismo banco les concedieron en su día cuando les vendieron la oficina, apuntándose las plusvalías en la Cuenta de Resultados y que el comprador veía como “un plan de pensiones” porque tener como inquilino a un banco, era para toda la vida. Habrá megaoficinas, con especialistas para grandes zonas determinadas, se venderán todo tipo de productos porque la rentabilidad hoy en día está en las comisiones, no en los intereses, y una gran parte del personal trabajará desde su casa, porque el asunto del coronavirus ha descubierto que el teletrabajo es más barato para las empresas, no gasta luz, ni en limpieza, ni en otros muchos gastos generales. Se informatizará y robotizará la mayor parte de las operaciones bancarias “de carril”, como solicitar un préstamo, una hipoteca o comprar un billete de tren o de avión. Todo ello, con mucho menos personal que el que actualmente tiene el sector.

Ocio español. Fútbol, baloncesto, balonmano, toros, teatro, cine, discotecas, fiestas populares, conciertos, y similares. Otro sector que emplea a millones de personas. Yo creo que va a pasar como lo expuesto al hablar del turismo que, como mínimo, se concentrará la actividad a partir del último trimestre de este año, de forma parcial y con muchos condicionantes: Fútbol profesional, sin espectadores; y tendrán que rebajarse los precios de los fichajes y de las grandes estrellas, porque sus fuentes de ingresos serán principalmente los derechos de televisión, que serán menos porque los anunciantes también pasarán por sus propios problemas económicos. Los toros, prácticamente el año en blanco, sin ingresos para los toreros, que también tendrán que rebajar su caché en el momento que los Ayuntamientos dejen de subvencionar esta actividad, y los ganaderos que, como mínimo, han perdido una camada de toros, la que correspondía torear este año. En cuanto a las discotecas y salas de fiesta, no sé cómo nos vamos a relacionar si hay que seguir, por mucho tiempo, manteniendo las distancias sanitarias entre personas.

Piscinas públicas. Gimnasios. Me temo que va a ser un año muy difícil para esto. Las piscinas porque a ver quién es el guapo que vigila cada instante para que los bañistas lo hagan separadamente; y los gimnasios, porque tendrán que hacer grandes reformas, que cuestan dinero, para poder adaptarse a lo que instruya el Gobierno.

 

 

Automoción, coches, motos y camiones. Como va a haber menos trabajo, o más paro, aunque no es lo mismo, habrá menos dinero en circulación. Otro sector que mueve cientos de miles de trabajadores, directos o indirectos. ¿Quién va a financiar la compra de un camión nuevo si falta mercancía que transportar? ¿Quién va a financiar la compra de un coche nuevo? Probablemente, las financieras de las propias marcas, que tendrán que asumir más riesgos que hasta ahora, lo que también llevará más morosidad y menos rentabilidad empresarial.

Pequeñas tiendas de barrio. Creo que van a ser los mayores perjudicados, autónomos que van a tener que cerrar, tanto por el estrangulamiento financiero que están teniendo durante el tiempo que llevan cerradas, como por el miedo que va a haber de ir a ellas, proliferando las compras por internet en detrimento de estos pequeños negocios.

Todos estos, y muchos más que no detallo en esta ocasión por no hacer demasiado extenso este escrito, van a querer, quieren, subvenciones, pues únicamente sobrevivirán aquellos que han tenido previsión y han ahorrado o capitalizado beneficios en los años del “todo vale” en los que han ganado mucho dinero. Yo soy absolutamente contrario a las subvenciones porque estimo que cada uno de nosotros hemos de ser responsables de nuestros actos y ganarnos el pan que nos comemos, sin tener que agradecer nada al “papá Estado” que lo que hace es comprar tu voto y tu adición a su causa a cambio de esas subvenciones.

Pero, en estos momentos, estamos en una situación muy delicada. La pandemia del coronavirus no se sabe hasta cuándo ni dónde llegará, debiendo poner todos los medios humanos y económicos necesarios para atajarla. Cuidado con la “desescalada”, que a los españoles no se nos puede “recomendar”, hay que “obligar” porque si no, nadie hace caso de nada, que podría ser peor el remedio que la enfermedad.

 

Y hay que invertir lo que sea necesario para proteger a todos los ciudadanos, y de forma muy especial a los trabajadores, ni uno solo sin haber realizado los tests correspondientes, mascarilla y guantes, que han de volver, de forma ordenada, pero mejor cuanto antes, al trabajo, si no queremos que el hambre y la miseria deje más muertos que el coronavirus. España necesita un “Plan Siglo XXI”, que supera en conocimientos e ideario al actual Gobierno, necesitamos a los mejores no a los más adictos, analizando todas y cada una de las subvenciones que se van que tener que dar, revisando las declaraciones fiscales de todos los beneficiarios, sin que se facilite ninguna ayuda a ningún particular ni empresa que haya generado ingresos anteriores suficientes para poder subsistir por sí mismo.

Reinventarse, ponerse a trabajar como Alemania o Japón lo hicieron después de la Segunda Guerra Mundial, haciéndolo una hora más al día si fuera preciso; y ser conscientes que, aun así, vamos a tardar varios años, si no se pide rescate a Europa o se establece una autarquía tipo venezolana, en volver a situarnos con el poder adquisitivo y el nivel de vida del que veníamos disfrutando.

 

 

Aprovechando la pandemia …

La pandemia mundial que estamos sufriendo, se está aprovechando por el Gobierno de España para tomar una serie de decisiones de tipo dictatorial, desde la censura encubierta bajo esa nomenclatura de “minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del gobierno” hasta limitar el precio máximo de venta de mascarillas en las farmacias.

El Edicto sobre Precios Máximos de Diocleciano en el año 301, por el que fijaba los precios máximos para más de 1300 productos, además de establecer el coste de la mano de obra para producirlos, fue el principio de fin del Imperio Romano.

En una ocasión le preguntaron a Milton Friedman, ¿Maestro, que es lo que hace que haya abundancia de bienes? Respondió: No estoy seguro de que sé responder esta pregunta tan compleja, lo que sí le puedo decir es que si sé como se crea la escasez. Basta con que el Gobierno controle precios, de inmediato ésta aparece, aquí y en cualquier parte del mundo. Vladimir Chelminski en “Los controles de precios”.

Yo, desde el primer momento, pensaba que el culpable de todo era Pablo Iglesias, por aquello que su verdadero objetivo es terminar con la Transición y la Constitución de 1978. Pero ayer fue mi hijo el que me advirtió: ¿No te das cuenta que Pablo Iglesias no sería nada sin la aquiescencia de Pedro Sánchez, que se sostienen mutuamente y que uno hace de policía bueno y el otro de policía malo, pero no dejan ambos de ser policías marxistas-estalinistas? Pues va a ser que lleva razón, porque si no fuera así, no se entenderían las decisiones que se están tomando.

 

 

¿Alguien piensa que los farmacéuticos son santos/as varones/mujeres que cuanto más vendan, más pierden? Hablo de dinero, de ese bien escaso por lo que las personas …… matan. Ellos/as son magníficos profesionales, amigos y asesores de sus clientes, pero nadie tiene un negocio en el que los costes sean mayores que los ingresos. Era yo un pipiolo recién salido del horno cuando la empresa en la que trabajaba me envió a un pueblo de Sevilla a intervenir una Suspensión de Pagos, como acompañante de lo que ahora se llama un senior, “el jefe” por entonces. Se trataba de un empresario de encurtidos de aceitunas, rellenas de anchoas o de pimiento morrón, primer exportador por entonces a Estados Unidos. El buen hombre solo llevaba un libro de bancos y su contabilidad era la de “la boina y el pincho”, método que otro día explicaremos; tuvimos que ir casa por casa, de deudores y de acreedores, preguntando cuánto le debían o cuánto a él debían. Cuando hicimos números, resultó que estaba vendiendo las aceitunas a un precio menor del que le costaban las materias primas. Y cuando se lo dijimos, asombrado, nos dijo: Pero si me levanto a las siete de la mañana y me voy a casa a las nueve de la noche, ¿cómo puedo estar perdiendo dinero? El senior, mi jefe, le contestó con una frase que nunca se me ha olvidado: Cuánto más trabaja usted, más dinero pierde.

El vicepresidente del Congreso, el socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, apuesta por «desechar» a quienes denuncian los errores del Gobierno. «La improvisación en el mundo es total»: «Ningún gobierno del mundo ni ninguno autonómico […] vio venir esta pandemia». «Es evidente que todos podemos cometer errores, pero hay que distinguir entre los que estamos por apagar ese fuego, destruir al virus, que yo creo que somos la mayoría, y los que están por destruir al Gobierno».

 

 

Desde el sábado pasado circula por internet un video, no censurado por la pastora que cuida del rebaño antigubernamental, con el logo del PSOE, en el que aparece el Hospital Universitario La Paz de Madrid con el rótulo de “34 años de sanidad universal” y el ministro socialista de entonces, Ernest Lluch que, dicho sea de paso, se sentiría avergonzado del PSOE actual. Todo ello como si la sanidad pública y dicho hospital lo hubieran hecho los socialistas. La Sanidad Pública fue creada en España bajo el régimen franquista, y el Hospital La Paz, se inauguró en 1964 y desde entonces, ha tenido varias ampliaciones y actualizaciones. Ya sé por qué se ha permitido que circule ese video: No es un bulo, es mentira.

¿Por qué los militares no pueden manifestar sus ideas políticas y sí los jueces, que han de ser igual de imparciales y distantes del Poder Legislativo y Ejecutivo? Con motivo del fallo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) sobre la podemita Isa Serra, Garzón y Martín Pallín lideran un manifiesto con más de 30 jueces y catedráticos, contra el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que había manifestado un «profundo malestar» por las críticas del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias. El citado manifiesto discordante, obviando las pruebas presentadas, opina que la sentencia responde a un «modelo irracional de valoración de la prueba». También valoran que la decisión judicial «incurre en graves errores de paradigma probatorio. Y cualquier ciudadano, incluso un vicepresidente del Gobierno, tiene derecho a opinar sobre ello, como por otra parte es una práctica común que se ha venido haciendo elogiosa o críticamente en otros asuntos judiciales sin que, razonablemente, el CGPJ haya juzgado conveniente alzar su voz tonante».

Según ha informado el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, el Gobierno ha decidido poner fin a las ruedas de prensa diaria de los uniformados de la Policía, la Guardia Civil y las Fuerzas Armadas, que solo comparecerán ante los medios cuando lo determinen sus respectivos ministerios. Así se evita cualquier descuido verbal, como ha sucedido con anterioridad.

El Grupo de Izquierda Confederal en el Senado (seis personas, formado por Adelante Andalucía, Més per Mallorca, Más Madrid, Compromís, Geroa Bai y Catalunya En Comú Podem), ha registrado una proposición de ley en el que solicita que una vez conseguida la exhumación de Franco, el conjunto arquitectónico del Valle de los Caídos debe ser demolido. Igual que los talibanes que demolieron los tesoros arquitectónicos de Oriente Medio.

Se está aprovechando la pandemia del coronavirus para implantar una nueva escala de valores: Mientras se suspende la Semana Santa cristiana, el ministro del Interior cursa instrucciones para que los musulmanes puedan «finalizar el rezo en la vía pública» para «evitar alteraciones del orden». Destruimos la Cruz del Valle de los Caídos y nos aferramos al cubo del masón Stanley Kubrick (¿cubo Rubrick?), al cubo de La Meca, al cubo de la Kábala.

 

 

Acabo por hoy. Cada vez se cercena más la actividad privada. Informe realizado por el autor, con datos de libremarcado.com del 24-04-2020:

 

 

 

Esto quiere decir que 14,1 millones de ciudadanos tienen que mantener a 17,8 millones que no son activos en el trabajo; a esas cifras hay que sumar los nuevos parados por ERTE, Concursos y despidos que se producirán cuando se pueda volver libremente al trabajo, aunque también descenderán las de los ERTE’s actuales. Y la RENTA MÍNIMA, que ya ha dicho Pablo Iglesias que va a empezarse a pagar durante este mes de mayo a todo aquel vago, español o extranjero, legal o ilegal, que quiera vivir del cuento en España, además de las prostitutas, a las que la izquierda niega su legalización y regularización, con cotización de impuestos y de seguridad social, pero las incluye como “voto cautivo” en esta nueva dádiva para dependientes perpetuos del Estado.

Esto es lo que hay. ¿Quién va a pagar esta fiesta? O nos reciclamos rápidamente y se hace un plan de salvamento económico-financiero nacional, como Alemania hizo después de la Segunda Guerra Mundial, o lo vamos a pasar muy mal en los próximos años.

 

 

 

La presión de la máquina

Cataluña va a aprobar sus nuevos Presupuestos Generales, y Quim Torra, y su Gobierno, se niega a recortar partidas de evidente acento independentista para crear un “fondo con el que paliar los efectos del Covid-19 y favorecer la reactivación económica, el rescate del sector productivo y hacer frente a la emergencia social por el coronavirus” que ha propuesto Ciudadanos.

Han bloqueado la propuesta en la Mesa del Parlament, no permitiendo la tramitación de enmiendas porque la financiación de ese fondo sería a través de “suprimir el Diplocat, las embajadas y las entidades del sector público de la Generalitat que participaron en la comisión de los delitos de sedición y malversación (Cesicat o CTTI), según lo probado por el Tribunal Supremo en la sentencia del 1-O”; eliminar las subvenciones directas a entidades independentistas como Òmnium Cultural, la Plataforma Pro Seleccions Catalanes o la Plataforma per la Llengua por “constituir un gasto superfluo en la actual situación de crisis”; “reducir un 50% el gasto de TV3 en contratación de productoras y de mantenimiento de corresponsalías en el marco de la redistribución del gasto público a las inaplazables necesidades presupuestarias para afrontar la protección de la salud”; o la “suspensión del salario de comisionados del Parlament investigados por delitos de corrupción, como el Síndic de Greuges, Rafael Ribó”.

En Euskadi, en la subvencionada televisión vasca ETB-2, con motivo del homenaje a los difuntos por el coronavirus en el cierre del Palacio de Hielo de Madrid como tanatorio que alojó más de mil cadáveres, el presentador Xabier Lapitz, ha dicho: “Podría ser la alineación de hockey, ¿no? Es un palacio de hielo que ha sido, por desgracia, un almacén de muertos. ¿Hace falta esto para la clausura de una instalación excepcional? ¿El himno, los militares, la ministra de Defensa, la que llevaba la cuenta del perro de Esperanza Aguirre?”. Desde luego, no ha dicho nada de los dos obreros muertos hace ya más de dos meses y sepultados entre la basura en Vizcaya, aún sin rescatar.

A la vez, el periodista podemita Fonsi Loaiza desea la muerte de las infantas Leonor y Sofía en un twitter pidiendo que pasen por la guillotina. Para ese mensaje no existe eso que el Gobierno nos ha vendido como “evitar bulos inventados por los fachas”, claro, este es de los suyos.

Aprovechando que tenemos un Presidente del Gobierno, y un Gobierno en sí, absolutamente inconsistente, sin reconocimiento internacional, débil en su composición y errado en su toma de decisiones, se están juntando una serie de problemas que es un polvorín, custodiado por dos soldados de guardia que si uno de los dos se volviera loco, borracho, drogado o tonto, podría saltar por los aires en cualquier momento.

España muere, miles de fallecidos por el coronavirus y millones de ciudadanos por miedo sanitario y político, que va cercenando su libertad y la democracia que tanto nos costó conseguir, leones españoles convertidos en borregos por unos lobos disfrazados de corderos.

  • Con la renta mínima os hacemos dependientes
  • Con el control sobre vuestros hijos os hacemos adictos
  • Con el aprobado general os hacemos ignorantes
  • Con la compra de los medios de comunicación os hacemos manipulables
  • Con “nuestra” verdad os olvidáis de pensar
  • Con la manipulación de vuestros aplausos hacemos que no protestéis
  • Con los Decretos Leyes seguiremos perpetuados en el poder
  • Con el BOE vamos erosionando el estado de derecho
  • Con la ocultación del dolor os hacemos ausentes insensibles de la realidad
  • Con el paso del tiempo os haremos olvidar que existió la pandemia
  • Con el confinamiento sin horizonte os hacemos cautivos
  • Con la crisis financiera controlaremos las empresas
  • Con el control de las empresas, las nacionalizaremos
  • Con la nacionalización de las empresas, controlaremos a los trabajadores
  • Con el control de los trabajadores, volveremos a la primera línea, os haremos dependientes.

 

 

Cada vez estamos dando más presión a la máquina de vapor que lleva el tren España a través de Europa y del mundo. Esperemos que no reviente porque estamos siguiendo la misma vía que en su momento condujo a Venezuela, a más velocidad y con el agravante que aquí hay más curvas que atravesar, deuda pública del 115% del PIB, millones de parados, autonomías, independencias, nos comen fronteras por mar, quieren guillotinar la monarquía, el Gobierno se permite disentir de la Justicia diciendo que es libertad de expresión, pero no aplica el mismo rasero si alguien discrepa de “su” verdad, y hasta hay quien pretende que salgamos de la Unión Europea y del euro, lo que supondría una tremenda devaluación de nuestra nueva peseta, como se hizo en Venezuela, que arruinaría a todos, empezando por los mayores de sesenta años y terminando por los jóvenes que se fueran incorporando al trabajo, que vivirían en la miseria para el resto de sus días, pendientes de las subvenciones perpetuas en empresas nacionalizadas, sin trabajo ni remuneración de la sociedad de consumo, sin vacaciones, sin aire acondicionado y sin que se vislumbre ningún fresco general que airee el clima y mantenga la ecología autóctona, por aquello del cambio climático y el aumento de la temperatura.

 

 

 

 

Así empezó en Venezuela

Isabel Serra Sánchez (Isa Serra) tiene treinta años, anticapitalista, diputada y portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid.

 

 

Por los incidentes ocurridos en enero 2014 con motivo de un lanzamiento por desahucio en Madrid, entre los integrantes de la plataforma “Stop Desahucios” y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que se hallaban formando el dispositivo de seguridad, en julio de 2019 se anunció que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid investigaba a Isa Serra por el supuesto delito de desórdenes públicos acontecidos en ese lanzamiento del año 2014.

Ahora, el 22 de abril de 2020 el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) la condena a una multa de 2.400 euros y 19 meses de inhabilitación para “el derecho al sufragio pasivo” al margen de la condena de prisión, que en principio no implicara el ingreso en la cárcel, y le absuelve del delito de desórdenes públicos. Entre otras cosas, la sentencia dice:

“La acusada, integrándose en los grupos de personas, pues unas veces se encontraba en uno de los cordones y otras veces en el otro, que increpaban, insultaban y acosaban a los agentes, profirió insultos dirigidos a los agentes en general, así como en particular a una agente de Policía Municipal, diciéndole: ‘Eres cocainómana’, ‘mala madre, hija de puta, con todo lo que hemos luchado las mujeres, contigo se pierde todo, no te quieren ni tus propios compañeros’. A otra agente de Policía le dirigió frases como: ‘Hija de puta, puta, zorra; que te follas a todos los policías municipales’. ‘Vergüenza, si fuera tu hijo tendría que cogerte un arma y pegarte un tiro’.

Desde prácticamente el día de su fundación como Partido Político, vengo escribiendo sobre Podemos y sus verdaderas intenciones de implantar el chavismo-comunismo en España. Lo que sigue a continuación son las reacciones de sus principales líderes:

Pablo Iglesias: “Las sentencias se acatan (y en este caso se recurren) pero me invade una enorme sensación de injusticia. En España mucha gente siente que corruptos muy poderosos quedan impunes gracias a sus privilegios y contactos, mientras se condena a quien protestó por un desahucio vergonzoso”. Al día siguiente vuelve a hacer unas declaraciones en las que ataca al CGPJ. Estamos hablando del Vicepresidente del Gobierno.

Irene Montero: “Isa Serra ayudó a parar un desahucio de una persona con discapacidad. Actuó en defensa de los Derechos Humanos y del Art.47 de la Constitución, que protege el derecho a la vivienda. Ni Isa ni ninguna persona que en España luche contra las injusticias estaréis solas. Somos más”.

Pablo Echenique: “El TSJ de Madrid ha condenado sin pruebas a @isaserras por manifestarse pacíficamente para intentar parar un desahucio de una persona con discapacidad. Obviamente recurriremos, pero yo pensaba que los jueces estaban para impartir justicia. Qué vergüenza”.

Conclusión:  Una nueva decepción con una persona que, hasta que ha sido nombrada ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, era un magnífico profesional, que ha callado y “acepta con agrado cuantas indicaciones se le formulan” por parte del Dúo Diabólico que nos gobierna.  Según Podemos, la justicia es injusta, cuando son a ellos a los que se le juzgan, sobre todo, si son declarados culpables. Y no sienten ningún pudor en repetir una y mil veces una mentira hasta que el pueblo, sordo, mudo y esclavo subvencionado, acaba por creerse que el dinero cae del cielo y que algún día van a tener una casa y una piscina como la de Pablo Iglesias. Lo peor de todo es que se está repitiendo, casi de forma textual, la forma en la que empezó la dictadura venezolana.

 

 

Premio Cervantes – abril 2020

Como cada 23 de abril, conmemoración del enterramiento del mayor escritor en español de todos los tiempos, se entrega el Premio Cervantes en la Universidad de Alcalá de Henares. Un año más, fiel a la cita, dejamos constancia que lo que sigue a continuación solo es una ficción del autor, que nada tiene que ver con la realidad.

 

El poeta catalán Joan Margarit (Sanaüja, Lleida, 1938), arquitecto, se dio a conocer en España en 1963 con el libro «Crónica» y a lo largo de su carrera ha compaginado su labor de poeta con la de catedrático de Cálculo en la Universidad Politécnica de Cataluña. Poeta catalán, Margarit empezó escribiendo en castellano, pero a partir de 1981 comenzó a publicar solo en catalán. Lleva publicados una treintena de libros. La mayor parte de su obra ha sido traducida al castellano por él mismo. También tiene obra traducida al alemán, el euskera, el hebreo, el inglés, el portugués y el ruso.

Según el jurado, destaca que «su obra poética de honda transcendencia y lúcido lenguaje siempre innovador ha enriquecido tanto la lengua española como la lengua catalana, y representa la pluralidad de la cultura peninsular en una dimensión universal de gran maestría».

Margarit es catalanista de ideas separatista y en el propio Instituto Cervantes en Madrid hizo una defensa pública del catalán, «la única lengua o una de las pocas lenguas cultas sin Estado» que existen. «Soy un poeta catalán, pero también castellano, coño», indicó Margarit, tras recordar que la dictadura le impuso el castellano «a patadas, pero no lo pienso devolver ahora», identificado este galardón «con el diálogo entre lenguas, entre Cataluña y España», o sea, Cataluña no es España.

Un vate de obra indiscutible según los expertos. El premio lleva aparejados 125.000 euros, que pagamos con nuestros impuestos. El poeta, al que haciendo el canelo damos lo mejor que tenemos, ha venido expresando una y otra vez su repugnancia hacia España. Margarit suelta sandeces como que «España es franquista desde el siglo XV». Manifiesta que «España me da miedo». Sobre el castellano lamenta que «me lo impuso la dictadura a patadas». Margarit salmodia tópicos indocumentados, como la fábula podemita de que «España es el segundo país con más fosas comunes tras Camboya». Margarit ofreció el pregón de 2010 de las fiestas de la Mercé de Barcelona y largó una arenga separatista, enfatizando que «la necesidad de supervivencia de Cataluña» pasa por independizarse. Todo este último párrafo es de ABC.

 

LA LIBERTAD

Es la razón de nuestra vida,

dijimos, estudiantes soñadores.

La razón de los viejos, matizamos ahora,

su única y escéptica esperanza.

La libertad es un extraño viaje.

Son las plazas de toros con las sillas

sobre la arena en las primeras elecciones.

Es el peligro que, de madrugada,

nos acecha en el metro,

son los periódicos al fin de la jornada.

La libertad es hacer el amor en los parques.

Es el alba de un día de huelga general.

Es morir libre. Son las guerras médicas.

Las palabras República y Civil.

Un rey saliendo en tren hacia el exilio.

La libertad es una librería.

Ir indocumentado.

Las canciones prohibidas.

Una forma de amor, la libertad.

Este año, con eso del coronavirus, había menos personal que de costumbre y los saludos eran más protocolarios, incluso la reina Leticia, ya repuesta de la cuarentena sanitaria, no daba besos a amigos y colegas republicanos.

 

 

Mientras el galardonado hablaba una y otra vez de los diferentes idiomas procedentes del latín, igualando el catalán con el italiano, el francés, el portugués o el español, haciendo referencias constantes a Jacinto Verdaguer, de Pau Piferrer, de Antoni de Bofarull, de Victor Balaguer, de Joan Maragall, de Joan Salvat-Papasseit, Carles Riba, Josep Vicenç Foix, Salvador Espriu, Gabriel Ferrater, y a otros de los que nunca había oído hablar, pensaba lo que tenía encima: el asunto del coronavirus y la ineficacia del Gobierno había dejado miles de muertos oficiales, que ya veremos los que son realmente cuando los Juzgados comuniquen sus cifras; empresas en quiebra y un paro desbocado; subvenciones a todo el mundo, que no sé cómo se van a pagar, para comprar el voto a los dependientes del Estado; Torra, con “la aturada del país”, se había acampanado y aprovechado el Estado de Alarma para ahondar aún más en la secesión, “nosotros estamos por la autodeterminación, no por reforzar a España”, sonrisa de hiena con aquello de los muertos de la Ponsatí , “De Madrid al cielo”, esa mujer con el pelo cortado al estilo hombre; pues desde Barcelona también se puede ir al cielo, imagínate, hipotéticamente, si viviera el antepasado Felipe V “El Animoso”, dejaría caer media docena de bombas de racimo sobre la Plaza de Sant Jaume, morirían menos personas que con el coronavirus y se arreglaría el problema para otros cuarenta años; y si faltaba algo, lo del Emérito, que sería lo que fuese, Casanova se había quedado a la altura de los zapatos, pero todo el mundo le obedecía, a él no le hacía caso nadie, ni los militares de alto grado, muchos masones; y ahora tiene que hablar, serio, tragándose el poema “La libertad”, sobre la convivencia de todos, en general y sin citar que la totalidad de los ganadores de premios literarios del año 2019 habían correspondido a escritores de izquierdas, ácratas, separatistas gallegos, vascos y catalanes, que junto al Mingafuego ese quieren acabar con la monarquía, con el futuro de las niñas; y los de la oposición no dejan de ser unos contemplativos bocachanclas desunidos, teóricos de la nada; bueno, hasta podría ser verdad lo que se comentaba sobre la posibilidad de que Pedro Sánchez y Torra hubieran negociado que, cada tres o cuatro años, el premiado fuera un escritor catalán, recibido con el himno de Els segadors, ese que habla de que “es hora, segadores / ahora es hora de estar alerta / para cuando venga otro junio / afilemos bien las herramientas”.

El acto en si cada vez tiene menos brillo. La gente se agolpa en los alrededores de la Universidad, únicamente, para verme. Pero el resto se había convertido en una “obligación”, no en una fiesta del gran premio de la Literatura mundial del castellano que debería ser. Los asistentes vienen, toman un vino, mean, y se van rápidamente de la ciudad. No aportan nada, solo una referencia en las televisiones, que se centran en el cóctel posterior en Madrid. El alcalde de Alcalá de Henares tiene trabajo por hacer para recuperar el protagonismo que el acto de la entrega del Premio Cervantes tuvo en su día en la ciudad.

Sonó el despertador. ¡Uf!, qué sueño más tonto he tenido. A ver cuál es la agenda de hoy, que no tengo que ir a lo del Premio Cervantes por la dichosa pandemia.

¡Ah! Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Que conste.

 

Antonio Campos

 

 

Ya no brilla el charol

En mi artículo de ayer “PERDÓN POR PENSAR” decía: Delatores, mordaza y censura.  Por si había alguna duda, el domingo 19 de abril, el Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, ha confirmado en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa que una de las misiones de la benemérita es la de “minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del gobierno”. A esos niveles, no se da puntada sin hilo; o es coacción gubernamental para quien disienta o es un aviso a sus compañeros de las Fuerzas Armadas de lo que está pasando.

La realidad, parece, ha demostrado que no se trata de la segunda opción que yo presuponía. Copio a continuación dos opiniones, referenciadas, sobre ello.

elcorreodeespana.com del 21-04-2020 Por Eduardo Garcia Serrano

¡Con un par de huevos, mi general!

 

 

En una España en la que no habrá sitio para tantas cruces, ni cruces para tantos muertos, sí que habrá mucho sitio para muchas cruces en la pechera de la guerrera del general de la Guardia Civil José Manuel Santiago quien, con sus inquietantes declaraciones sobre la investigación de la crítica al Gobierno por su gestión de la pandemia, ha demostrado estar extraordinariamente bien domado, ha evidenciado no estar dispuesto a renunciar al disfrute del lado más soleado de la vida y ha proclamado que su único código es la defensa del Gobierno. Defensa numantina, a toda costa, contra todo y contra todos. El Gobierno es lo primero, todo lo demás es superfluo por accesorio.

Al general José Manuel Santiago le han enseñado a amar, por encima de todo, incluso del TODO POR LA PATRIA que almena como un juramento el honor militar, a la Constitución y al Gobierno. No es que el general Santiago lo haya olvidado, es que sencillamente no lo sabe. Ignora, y esa es la esencia del problema y la médula de la decadencia, que la Constitución y el Gobierno existen porque existe España, y España existe porque su pueblo, de uniforme y de paisano, la ha defendido incluso contra sus constituciones y sus gobiernos en muchas encrucijadas históricas.

No me quiero poner épico, mi general, por eso no le hablaré del Capitán Cortés, pero sí lo haré de un modesto número de la Guardia Civil a quien usted, sin duda habría mandado a un pelotón de castigo. Recién fundada la Guardia Civil por Francisco Javier Girón (glorioso apellido en la historia de España) Ezpeleta, Duque de Ahumada, se celebraba una representación de muchas campanillas en el Teatro Real de Madrid a la que asistía Isabel II. El número de la Benemérita que estaba de guardia en la puerta principal recibió la orden de no franquearle el paso a nadie, una vez iniciada la función. El General Narváez, a la sazón presidente del Consejo de Ministros, cuyo poder llegaba hasta la alcoba y las enaguas de la Reina, llegó tarde al Teatro Real. La puerta estaba cerrada y el todopoderoso Narváez exigió airado, desabrido y destemplado que le abrieran la cancela. El número de la Benemérita que estaba de guardia se negó a hacerlo y al recibir la amenaza de Narváez de pasar a toda costa, aquél modesto guardia civil embrazó el fusil, apuntó al Presidente del Consejo de Ministros y le dijo: “Si lo hacéis, mi general, será atropellando estas armas y mis órdenes”. Narváez, al que no le faltaba el valor, reculó, entró al teatro por un lateral, y volvió a recular en el palco cuando al exigirle al Duque de Ahumada la cabeza del número de la Guardia Civil que le había parado los pies en la puerta principal, el fundador de la Benemérita se negó a entregársela ofreciéndole a cambio la suya.

El General Narváez se tragó el orgullo, ni el modesto número de la Guardia Civil fue arrestado ni el Duque de Ahumada destituido, porque todos ellos, todos, eran hombres de honor. El honor, general José Manuel Santiago, es eso que siempre está por encima de la disciplina y que es la divisa de la Guardia Civil. Mucho me temo que si usted hubiera estado de guardia aquella noche en el Teatro Real, el General Narváez hubiera pasado contraviniendo la órdenes para sentarse en el palco con Marlaska y Julito Rodriguez, otro que tal baila al son del Gobierno, que es la única divisa de todos los funcionarios, de uniforme o de paisano, que tienen una aguda percepción de sus carreras.

¡Con un par de huevos, mi general! Hala, a cumplir la honorable misión de perseguir a los periodistas y  ciudadanos que critiquen la gestión de su Gobierno en la pandemia de coronavirus e incompetencia que padecemos. Aquí me tiene, como Narváez tuvo en la puerta del Teatro Real a aquél modesto número de la Guardia Civil.

 

 

Hispanidad 21-04-2020 – Redacción

Con su silencio, el general Santiago certifica que la policía persigue a quien se atreva a discrepar de Pedro Sánchez.

… / …

El jefe de la Benemérita no responde a las preguntas sobre si la Guardia Civil investiga bulos “susceptibles” de generar “desafección” a “instituciones del Gobierno”.

Por su parte, José Manuel Santiago, jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, preguntado por una orden interna de la Guardia Civil que ordenó recopilar bulos y ‘fake news’ “susceptibles” de generar “desafección” a instituciones del Gobierno”, ha respondido: “Sobre bulos y desinformación, hablamos de un asunto muy serio que afecta al resto de países del mundo (…) Cuando he hablado de bulos y desinformación me refiero a que la monitorización que hacemos de las redes trata de identificar los bulos de origen incierto que puedan generar estrés social, alarma social, en cuestiones que tienen que ver con la salud, con escrupuloso respeto a la libertad de expresión y la crítica”.

Así que, en definitiva, el general Santiago no ha respondido sobre el fondo del asunto, es decir, si la guardia civil estudia la “desafección” a “instituciones del Gobierno”. Lo cual atenta contra el derecho fundamental a la libertad de expresión.

 

 

 

Perdón por pensar

Cuando se aprobó la Ley de Seguridad Ciudadana, la llamada Ley Mordaza, legislada por el Partido Popular en 2015 como si se fuera a mantener en el poder los mismos años que Franco, yo escribía que “puede volverse en su contra en el momento que pierda el Gobierno”.

”En dicha ley, aun estando penadas actuaciones discutibles constitucionalmente, lo peor, en mi opinión, es que el artículo 32 pone en manos del Ministro del Interior, el Secretario de Estado de Seguridad, las delegaciones del Gobierno y de la vía contencioso-administrativa, Fermín el del Banderín vestido de juez y parte política del partido de turno, la potestad sancionadora de hechos y situaciones que retrotraen mis pensamientos cincuenta años atrás.

¿Alguien cree realmente que el líder de la oposición emergente -PODEMOS- va a recurrir esa ley si hipotéticamente ganara las elecciones, solo o acompañado de terceros? Menudo chollo en sus manos para silenciar bolivarianamente a la ciudadanía discordante si llega al poder. ¡Ah!, se siente, es una ley del Partido Popular. Ojalá me equivoque”.

 

 

 

Pues no, no me he equivocado. Tanto el PSOE sanchista como Podemos comunista han llevado en sus programas electorales la derogación de esta ley, pero no solo no lo han cumplido, sino que la han utilizado para multar a quienes se han saltado el confinamiento de la ciudadanía por el Estado de Alarma. Según el Ministerio del Interior, «todas o el 99 por ciento» de las propuestas de sanción efectuadas en este periodo de confinamiento por las fuerzas y Cuerpos de Seguridad durante este periodo han respondido la LSC. Más concretamente, a ese artículo 36.6, que castiga grave «la desobediencia o resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación». La multa, de 601 a 30.000 euros.

Añadamos el tema “BULOS”, dícese de todo aquel comentario que vaya contra del pensamiento único que pretenden implantar en España el Gobierno sanchista-chavista, que la Fiscal General de Estado, a la que se va a traspasar las funciones de investigación que hasta ahora llevaban a cabo los Juzgados de Instrucción, parece quiere penar con cinco años de cárcel, enmascarando bajo el título de “monitorización de las redes sociales” lo que, a todas luces, es una CENSURA a la libertad de opinión y expresión.

 

 

Delatores, mordaza y censura.  Por si había alguna duda, el domingo 19 de abril, el Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, ha confirmado en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa que una de las misiones de la benemérita es la de “minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del gobierno”. A esos niveles, no se da puntada sin hilo; o es coacción gubernamental para quien disienta o es un aviso a sus compañeros de las Fuerzas Armadas de lo que está pasando.

Una vez más mi mente retrocede muchos años y hasta hace buena la Ley de Prensa de Fraga Iribarne, “Puede hablarse de una libertad de prensa siempre vigilada por el poder político”, el “Parte” obligatorio de RNE, el CUBA LIBRE o el GRANMA de la Cuba de Fidel Castro o el PRAVDA bolchevique.

Nunca creí que en España habría que volver a pedir perdón por pensar.

 

 

No somos conscientes de ello

Que el Gobierno lo está haciendo francamente mal en el tema del coronavirus, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que no se tomaron en su momento las medidas oportunas para que Irene Montero pudiera lucir su palmito el 8-M, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que la mayoría de ministros, secretarios y subsecretarios de Estado, y sus correspondientes asesores, no tienen idea de qué va esto del coronavirus, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que ha habido una descoordinación manifiesta entre el Estado Central y las Autonomías, que por sí mismo justificaría la “fusión” entre algunas de ellas, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que cuando la cosas se ponen mal de verdad hay que echar mano del Ejército, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que vamos a tener que trabajar más, mejor y con menos salario si queremos salir de la recesión a la que estamos abocados, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que los catalanes secesionistas están aprovechando el momento para avanzar claramente y sin tapujos en su independencia, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que hay determinados periódicos y televisiones nacionales que acomodan las noticias a los deseos de sanchistas y podemitas, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que Pablo Iglesias está aprovechando la desgracia de todos los ciudadanos con esta pandemia para instaurar, con Pedro Sánchez como colaborador necesario, un estado autárquico a semejanza de Cuba o Venezuela, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que el tema del coronavirus va para largo y mueren cada día tantas personas como si se estrellaran dos grandes aviones todos los días en Barajas o en el Prat, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que la mayoría de españoles han seguido el confinamiento en sus casas, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Que cualquier relajación a este confinamiento puede traernos un retroceso en el control de la pandemia y aumente otra vez exponencialmente el número de muertos, evidente. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

La fotografía que se incluye a continuación se ha obtenido el sábado día 18 de abril, en una calle de un barrio residencial de la ciudad de Alcalá de Henares, en dónde las plazas de aparcamiento son escasas y quienes no tienen garaje, dan muchas vueltas para poder aparcar cada día. La ciudad tiene unos 200.000 habitantes y han sido diagnosticados positivos 2.000 personas hasta la fecha, habiendo colapsado el Hospital Universitario Príncipe de Asturias allí ubicado. Veremos si no volvemos a pagarlo caro. Pero los españoles no somos conscientes de ello.

Por favor, Dios mío, si te tienes que llevar a alguno más en esta pandemia, llévate a los tontos.

 

 

 

Población muslim 2019 en España

Como vengo haciendo desde hace años, expongo a continuación estadísticas sobre los musulmanes en España, tomadas de UCIDE – Unión de Comunidades Islámicas de España, organización que realiza un estudio muy completo de cuanto atañe a la población musulmana, publicada en español y en árabe. Está establecida en Madrid, e inscrita legalmente en abril del año 1989.

 

UNIÓN DE COMUNIDADES

ISLÁMICAS DE ESPAÑA

إتحاد الجمعيات الإسلامية بإسبانيا

En general, los datos permanecen estables en relación a años anteriores. De entre las cinco escuelas reconocidas universalmente, los ritos malekí y hanafí (suníes) son los más extendidos en España para la práctica del culto islámico, seguidos en menor medida del chafeí y del hanbalí, también suníes, y del yafarí (chií). De todas ellas se distinguen algunas pequeñas cofradías sufíes.

Por su origen nacional, los dos grandes bloques en número de población musulmana, como media general, lo constituyen los españoles y los marroquíes, añadiéndose y superando también los pakistaníes en algunos municipios como Barcelona y Badalona (Barcelona) o Valencia y Logroño, los senegaleses en Salou (Tarragona) y Guissona (Lleida) o La Coruña y Vigo (Pontevedra), y argelinos en Alicante o Ejea de los Caballeros (Zaragoza) y Lalín (Pontevedra).

De esta manera, con los datos estadísticos de habitantes y religiones por nacionalidad, podemos establecer, en cifras redondas, unos porcentajes aproximativos que nos acercan y dan una idea de la proporcionalidad entre muslimes y población general. De entre los musulmanes inmigrantes destacan cuatro zonas geográficas de origen: El Magreb Árabe, África Occidental, Oriente Próximo y Oriente Medio. De estas zonas geográficas, y otras, han ido inmigrando desde los años 40 personas que han adquirido la nacionalidad española, teniendo ya bisnietos en la actualidad; también desde finales de los años 60 otros ciudadanos españoles naturales comienzan a buscar entre diversas convicciones su realización personal, produciéndose así un cierto goteo de personas que abrazan el Islam, a quienes, con corrección teológica y semántica, llaman revertidos ya que simplemente recuperan su religión natural original.

Por su implantación geográfica, el asentamiento de los conciudadanos musulmanes es mayor en la mitad sureste del país destacando en número las autonomías de Andalucía, Cataluña, Madrid y Valenciana, seguidas de Murcia, y en porcentaje las de Ceuta y Melilla; teniendo menor presencia en el cuadrante noroeste peninsular. Por provincias destacarían Barcelona y Madrid, seguidas de Murcia, y en porcentaje Ceuta y Melilla.

Los municipios con mayor número de conciudadanos musulmanes son Barcelona, Ceuta, Madrid y Melilla, seguidos de El Ejido (Almería) y Murcia. Por porcentaje de población musulmana significativa en el municipio también destacan Albuñol (Granada), La Mojonera (Almería), Níjar (Almería), Salt (Girona), Talayuela (Cáceres) y Torre Pacheco (Murcia).

A destacar que, por primera vez en la historia moderna, los musulmanes superan los dos millones de personas, siendo de nacionalidad española el mayor porcentaje de ellos, el 42,06% del total. Y que Cataluña, con 564.055 musulmanes censados, es la Comunidad Autónoma dónde están establecidos el mayor número de los practicantes de esta religión.

Cifras oficiales de población resultantes de la revisión del Padrón municipal a 1 de enero 2020. Resumen por Comunidades Autónomas. Fuente: INE.

 

 

 

Los datos estadísticos correspondientes al 31-12-2019, fuente UCIDE y refundidos por mí, son los que siguen a continuación.

 

 

Evolución de la población musulmana en España

 

 

 

Según estos datos, los musulmanes extranjeros son el 24,12% de todos los extranjeros, y el total de musulmanes, el 4,45% del total de la población española.

Nada habla el estudio de cuál es el grado de formación o capacitación, en qué trabajan y de qué viven los musulmanes en España, ni de su integración en la democracia española. Algún día habrá que hablar en serio de este tema, de quién realmente trabaja en España, de quién sostiene económicamente a quién y si el esfuerzo realizado por nuestros pensionistas, que nacieron cuando las calles eran de tierra, no había semáforos, una estufa de picón para calentar la casa, los pantalones remendados pasaban de padres a hijos, y una lata de tomate de cinco kilos agujereada por un lado servía de ducha, como son pacíficos, no producen algarabías, pagan sus impuestos, no ponen bombas ni gritan en contra de la bandera de España ni del Rey, su pensión es el futuro contrabalanceo a los excesos cometidos para con quienes no han aportado nada, o tendente a nada, a las arcas de la caja común de los españoles.

El Sagrado Corán en la Azora IV, sura 131, dice “Dios basta como amigo”. ¡Que les vamos a contar a nuestros pensionistas, que se criaron y educaron con el Catecismo del Padre Germán Astete, con Dios presente hasta en la sopa! En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso, que la paz y la convivencia reine entre todos.

 

 

Terminando de redactar este artículo, me llega la triste noticia de la muerte de Riay Tatary Bakry, Abu Islam, a los 72 años de edad, víctima del coronavirus. Era presidente de la Comunidad Islámica de España, órgano de representación de los musulmanes ante el Estado. Hombre moderado y contrario al fundamentalismo y la violencia, ejemplo de convivencia y tolerancia. Deja un vacío difícil de cubrir como líder religioso de los musulmanes en España; confío en que su sucesor sea una persona de las mismas cualidades y no se añada un problema más a la España actual. ¡Que Alá le haya acogido en el Paraíso!

 

Antonio CAMPOS

La España de las subvenciones

Cuando se formó el actual Gobierno de izquierdas revueltas, dejé escrito que el nuevo Ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá Belmonte, era políticamente “independiente” y que no necesitaba de ningún cargo político para vivir, pues es de esos que tienen trabajo en cualquier sitio y en cualquier momento, y advertía que iba a chocar inmediatamente con Podemos. Y añadía: La política tiene un “no sé qué” que hace tontos a listos, idiotas a inteligentes, y de ello hay múltiples antecedentes en todos los partidos que han llegado al poder. Veremos si Escrivá sigue manteniendo estos criterios en su nuevo cargo que, como he dicho antes, no lo necesita para vivir cómodamente y ganar más en la empresa privada que como ministro.

Hoy, jueves 16 de abril, Escrivá ha manifestado que se ha enterado este mismo jueves por los medios de comunicación que se iba a celebrar una rueda de prensa para ofrecer detalles sobre el Ingreso Mínimo Vital, junto al vicepresidente segundo Pablo Iglesias, que no hay dinero para asumir esta medida, que “obviamente habrá un aumento de deuda pública extraordinario”, y que se hará como prestación de la Seguridad Social.

Podemos, con una pequeña representación parlamentaria, se ha hecho con el poder real del Gobierno, debido a que es quienes mantienen como presidente a Pedro Sánchez, que caería estrepitosamente si dejaran de apoyarle los ultraizquierdistas podemitas.

Pablo Iglesias está siguiendo “exactamente” el Decálogo de Lenin en su política. Otro día analizaremos este tema con más profundidad, pero ahora es el punto tercero de dicho documento el que quiere poner en práctica en asuntos económicos: “Divida a la población en grupos antagónicos, incitando las discusiones sobre asuntos sociales”.

El Ingreso Mínimo Vital previsto, es un pago mensual a todos aquellos que no tengan trabajo o el mismo no les genere unos ingresos suficientes de acuerdo a los parámetros que disponga el Gobierno. España es el país de las SUBVENCIONES, en todos los aspectos; hasta actores y directores de cine millonarios quieren que se les subvencionen.

 

 

Con el desgraciado tema del coronavirus, se va a llegar a más de cinco millones de parados, y a la vez se da la paradoja que no hay obreros para recoger los productos del campo en Andalucía. Si añadimos una subvención más como el Ingreso Mínimo Vital, sin contraprestación alguna por parte de los receptores, estaremos haciendo un efecto llamada a todos los vagos del mundo, incluidos los españoles, para lo que, necesariamente, tendrán que subir los impuestos a la clase media principalmente, pues los verdaderamente ricos estarán debidamente asesorados, en España o fuera de España, Portugal está ahí muy cerca y tiene los brazos abiertos a recibir capital extranjero con unas bonificaciones fiscales impensables hoy en día en España. “A fuerza de afanes, mantienen los laboriosos a los holgazanes”, dice el refranero español.

Podemos está “sembrando” votos dando migajas a los más desfavorecidos, que de esta forma pasan a depender exclusivamente de las “dádivas” del Estado, está convirtiendo ciudadanos en esclavos del poder, extendiendo la masa de personas que viven de no hacer nada, de no pagar impuestos, de trabajar en dinero negro como complemento, del todo gratis, de tener todos los derechos y ninguna obligación.

¿Por qué a esos ciudadanos, los que cobran subvenciones del Paro, Ingreso Mínimo Vital y conceptos similares, no se les topa los ingresos mensuales, por todos los conceptos, en las dos terceras partes del SMI para que su situación sea transitoria y busquen activamente trabajo? ¿Por qué no se usan a esas personas para necesidades de trabajo de ayuntamientos, autonomías y estatales? Por la mañana, a trabajar y ayudar en lo que nuestras autoridades dispongan, y por la tarde a clases de formación en institutos y universidades públicas, con clases impartidas por profesores de esos centros de enseñanza pública.

Ministro Escrivá, ¿qué necesidad tienes de pasar por este trance de quedar en ridículo ante quienes te conocemos y sabemos de tu valía? Pablénin Mingafuego tiene agarrado a Pedrosán por cierta parte y no soltará la presa hasta que imponga su política bolivariana, salvo que sea el propio PSOE el que se convenza que vamos directos hacia un abismo.