Archive | abril 2017

Sabiduría judía

Moshe dice a su hijo: -Hijo, quiero que te cases con una dama que ya escogí.

El hijo responde: -Pero padre, yo quiero escoger a mi mujer.

Moshe dice a su hijo: -Mi querido hijo, ella es hija de Bill Gates.

El hijo responde: -Bueno, en ese caso acepto.

Entonces Moshe se reúne con Bill Gates… – Bill, ya tengo al marido ideal para su hija.

Bill Gates responde: -Pero mi hija es muy joven aún para casarse.

Moshe dice a Bill Gates: -Tal vez, pero este joven es el Vicepresidente del Banco Mundial.

Bill Gates responde: En ese caso, creo que lo podemos arreglar.  Trato hecho, convenceré a mi hija para que acepte al muchacho.

Finalmente, Moshe se reúne con el Presidente del Banco Mundial …..

– Señor Presidente, tengo a un joven recomendado para ocupar el cargo de Vicepresidente de este banco…

Presidente: -Pero ya tengo muchos vicepresidentes, inclusive más de los que realmente son necesarios.

Moshe: -Lo que pasa es que este joven es el yerno de Bill Gates.

Presidente: -En ese caso…..considérelo contratado.

¡¡¡ ASÍ SE HACEN LOS NEGOCIOS !!!

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 29-04-2017

 

 

Inmigrantes

En dos artículos anteriores hemos hablado de “EEUU y los inmigrantes” y “Europa y los Inmigrantes”. Junto a personas que se ganan la vida honradamente, que han contribuido con su trabajo a la prosperidad económica del país en el que se han asentado, han llegado vagos, delincuentes, terroristas, y resto de vividores de las subvenciones e impuestos de los que trabajan diariamente, nacionales y extranjeros, en busca de su sustento diario.

Estos últimos son los que no quiere nadie a su lado, insolidarios en el más amplio sentido de la palabra para con el resto de ciudadanos, la mayoría de ellos con escaso nivel cultural y caldo de cultivo para el voto populista de quien pretende asentarse en el poder a base de soflamas contra el estado del bienestar, y a favor de la inequidad que es tratar igual a desiguales.

Los cimbrios y teutones, en número superior al millón de personas, vencieron a los romanos en el siglo II a.C., aunque estos lograron parar esa gran migración. Fueron los bárbaros, en el siglo II d.C., los que superaron las fronteras romanas y aquellos movimientos de personas resultaron cruciales en la formación de Europa. Desde entonces, se han repetido las migraciones, prácticamente siempre, con afán de conquista por las armas, incluidas guerras mundiales.

En el inicio del siglo XXI, la migración de la pobreza es masiva, inicialmente amistosa, pero con la voluntad de permanecer establemente en el sitio de destino escogido, sin acabar de integrarse en el idioma, las costumbres y las leyes de los lugares de acogida. Muchos acaban constituyéndose en guetos aislados del resto de ciudadanos, y su único objetivo es sobrevivir de cualquier manera y en cualquier lugar, pero a ser posible, sin hacer nada productivo y mucho menos integrado en la convivencia del país.

Mención aparte para aquellos que huyen de la guerra en sus países, la mayoría hombres llenos de vitalidad, que se les ve bien alimentados, que llegan sin mujeres ni niños, con móviles último modelo, que rechazan los alimentos que distribuye la Cruz Roja, por ser eso, una cruz cristiana quien se los facilita, y que esperan que la guerra se la ganen los norteamericanos y europeos, que sean estos quienes pongan los muertos.

Hay que separar el grano de la paja, no generalizar nunca, pero es en estos dos grandes grupos migratorios dónde se encuentran los mayores problemas de convivencia, solidaridad y seguridad, mafias de todo tipo, nacionalidades y colores, puntos de fricción para con las personas y con el Estado.

 

 

El término terrorismo, derivado de terror, designa un método expeditivo de represión revolucionaria, de acción política destinada a sembrar el miedo en un grupo social de una comunidad, de una ciudad o de un país, cuyo fin último es desestabilizar la sociedad y promover una revolución.

Reseña especial para el terrorismo islamista, a la vez que máxima prudencia en considerar terrorista a cualquier refugiado. Y total desprecio para aquellos políticos que no se adhieren a la lucha antiterrorista.

La migración en general es, para los excluidos, cada vez más informados de su exclusión, la única posibilidad de incorporación al mundo del consumo, socializado universalmente a través de los medios de comunicación de masas. ¿Hay solución global para ello? Creo que se debería ir al origen del problema, a la situación política y económica de sus países de procedencia. Cooperación e inversión internacional en dichos países, colaboración policial y militar, escuelas, cultura básica y puestos de trabajo en el germen de los problemas, fomentar la agricultura, industrialización, en resumen, una mínima calidad de vida que, en cualquier caso, sería inmensamente superior a la que ahora disfrutan. Y no colaborar en sustituir dictadores políticos por dictadores religiosos, en unos países con mentalidad absolutamente diferente a las de las democracias occidentales.

Se conseguiría con ello ir más allá, como acabar con las mafias que trafican con los inmigrantes y controlar las fronteras, aunque la corrupción existente en la mayoría de esos países pondría trabas a todas estas actuaciones propuestas.

El problema es mundial, tanto en los países de procedencia como de asentamiento. Hay millones de diferentes interpretaciones, artículos, escritos, libros, detractores y defensores. El debate es universal y permanente. No se puede dejar morir a estas personas, ni a ninguna, en medio de los mares. Pero hay que buscar una solución internacional a un tema muy complejo, que puede cambiar la faz de la Tierra en los próximos decenios y, entre otras, acabar con la cultura europea tal como la conocemos.

 

 

http://www.alcalahoy.es/2017/04/26/inmigrantes-por-antonio-campos/

Publicado en el Blog de Campos el 28-04-20107

 

Las leyes de la calle y la de las empresas

 

Héctor G. Barnés  13/12/2012   El Confidencial

A los 16 años, Ryan Blair vivía entre rejas en una cárcel del estado americano de Los Ángeles, cumpliendo condena por sus actividades delictivas como parte de una peligrosa pandilla urbana tras haber sido atrapado por décima vez. A los 21, ya había fundado su propio negocio, 24/Tech. A los 33, Blair se ha convertido en uno de los grandes emprendedores de Estados Unidos y uno de los empresarios con mejor reputación en su país, así como en el principal ejemplo moderno del Sueño Americano, demostrando cómo se puede escalar a lo más alto desde los peldaños más bajos de la sociedad. Su último proyecto, ViSalus, una empresa de tecnología fundada en 2005, encabeza la lista de las compañías que han crecido más rápido durante la última década, nada menos que un 1.200% en sus tres primeros años.

 

 

Tan demandado se encontraba Blair que decidió editar Nothing to Lose, Everything to Win: How I Went from Gang Member to Multimillonaire Entrepreneur (Portfolio), parte autobiografía, parte libro de autoayuda, donde se recogen los trucos y actitudes que le han ayudado a triunfar en la vida, algo que también relata en todas las conferencias que imparte a lo largo del año y las entrevistas concedidas a medios como Business Insider, Forbes o ABC News o sus colaboraciones en la CNBC. Como señala el autor, las leyes de la calle no son tan diferentes de las de los grandes despachos.

Pelea por lo que es tuyo. Nos sonará de haberlo visto en unas cuantas películas. El matón de la cárcel le pide al que acaba de ingresar que le dé su comida. Este se niega y recibe una buena paliza, pero a cambio, sabe que no le volverán a pedir el almuerzo y el matón elegirá otro objetivo más fácil e, incluso, puede que llegue a considerar al nuevo como uno de los suyos. Blair recuerda que “la gente va a intentar conseguir tu dinero, ya sea demandándote o metiendo mano en tu patrimonio, así que tienes que mantenerte firme por tus principios, porque si le das a alguien lo que te pide, ese sólo será el primero de una larga lista”.

Obtener beneficios manteniendo las promesas. Blair lo tiene muy claro: “hay que hacer pagar a los mentirosos”. Con dicha aserción, el empresario señala que hay que compatibilizar la rentabilidad y la ética con el objetivo de crear una nueva América “donde la autenticidad lleve la voz cantante y nuestros beneficios no sean tasados, sino invertidos en crear más puestos de trabajo”. En una de las últimas entradas de su blog personal, Blair declaraba la guerra “a la avaricia” y señalaba que toda la sociedad, de los más ricos a los más pobres pasando por los activistas de Occupy Wall Street, debía trabajar junta, y no enfrentarse unos contra otros.

No contrates a gente a la que le gusten todas tus ideas. Como señala el autor, “la adulación te hace sentir bien, pero no paga las facturas”. Para Blair, es necesario que nuestros colaboradores nos pongan a prueba de vez en cuando y ofrezcan su punto de vista personal, por mucho que no lo compartamos. De lo contrario, cuando estemos equivocados, nos dirigiremos a la ruina. Eso sí, entre aplausos de nuestros compañeros.

No mezcles trabajo con placer. Blair es un firme defensor de no confraternizar en exceso (no digamos ya entablar una relación amorosa) con sus trabajadores, pues considera que cuando lo personal comienza a interferir en nuestra empresa, es probable que comiencen a surgir determinados problemas. Por ello, hay que tener cuidado a la hora de seleccionar nuestros empleados y anticipar dificultades –o afinidades– futuras.

Nunca expreses una emoción negativa en un correo electrónico. Es lo que el compañero de Blair John Tolmie denomina la “regla de las 24 horas”, y que debemos tener presente cuando, enfadados o decepcionados, nos apresuremos a contentar a un compañero, un superior o un cliente por e-mail. Este tipo de comunicaciones más delicadas sólo deben realizarse en persona, o como mucho, por teléfono.

Gánate la confianza de la gente. “En la calle nunca confías en el primero con que te encuentras”, señala Blair. ¿Por qué hacerlo entonces en el también feroz mundo de los negocios? No debemos fiarnos de los demás sin que antes estos se hayan mostrado dignos de nuestra confianza. Al mismo tiempo, debemos hacernos creíbles a los ojos de los demás a través de nuestro propio comportamiento. La honestidad es lo más importante.

La gente pequeña trata de rebajar tus ambiciones, pero la gente grande te hace sentir que tú también eres grande. Uno de los grandes maestros de Blair es el escritor Mark Twain, al que se refiere con relativa frecuencia en las páginas de su libro. Dicha sentencia nos recuerda de qué clase de personas deberíamos rodearnos para llevar a buen puerto nuestras iniciativas. El autor señala que “necesitas librarte de esa gente tan corta de vista que no es capaz de apreciar tu potencial, o demasiado amargada para aprovecharlo”.

La sabiduría callejera es mejor que cualquier discurso rimbombante. Blair no se muestra impresionado por “la retórica, los currículos o las palabras de moda”, sino que prefiere que sea lo que sea que se le tenga que decir, se le comunique de manera directa y de manera práctica y aplicable a la vida real, no utilizando términos vacuos ni esa palabrería que no significa nada.

Sé rápido para despedir pero lento para contratar. No se trata de comportarse como un déspota al menor error –otro de los consejos de Blair es “no poner jamás a la compañía por encima de sus trabajadores”–, pero sí de que no te tiemble el pulso a la hora de eliminar al trabajador que puede poner en peligro la eficiencia de todo el sistema, una vez se le hayan dado las oportunidades y avisos necesarios. Al mismo tiempo, contratar a alguien por un pálpito o después de una mera entrevista es “como casarse con alguien en Las Vegas tras una noche de fiesta”.

La competencia no lo es todo. El autor señala que uno de los grandes problemas que suelen perjudicar a algunas start-ups es centrarse demasiado en destruir al rival y, de esa manera, descuidar lo que está ocurriendo en tu propia casa. Para Blair, en muchos casos es mejor centrarse en mejorar en términos generales sin pensar en lo que están haciendo en la casa de al lado.

La vida es un teatro donde todos tienen sus papeles: algunos son protagonistas y otros, secundarios. Blair considera que pretender que todos los miembros de un mismo grupo u organización se encuentren al mismo nivel y gocen de la misma capacidad de decisión es contraproducente. Hay gente preparada para mandar y otra para cumplir órdenes. Ello no quiere decir que estos últimos no sean importantes, pero sí que hay que saber el lugar que corresponde a cada cual. Como señala, “todo el mundo en una compañía comparte un fin común, que es el de crear un mejor producto para el cliente y, de esa forma, obtener beneficios. Pero no todo el mundo puede estar en la sala de juntas y tampoco todos pueden estar en la cadena de montaje”. Las leyes de la calle funcionan en las empresas.

 

Publicado en el Blog de Campos el 27-04-2017

 

 

Todo a Cien – 214 Francia ha votado

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas celebradas el domingo pasado, la ultraderechista Le Pen ha arrasado entre aquellos votantes que tienen una renta mensual inferior a dos mil euros. Este mismo segmento de votantes, ha optado en segundo lugar por los correligionarios franceses de Podemos, llamados extrema izquierda, sin rubor alguno, por toda la prensa internacional. Combate del populismo extremo de izquierda con el populismo extremo de derecha.

En cambio, al centro derecha de Macrón, le han votado los que tienen una renta mensual superior a dos mil euros. Y han subido todas las Bolsas del mundo, se han estabilizado los mercados, y se han aclarado las dudas que había sobre el futuro de la Unión Europea.

El concepto de “quien no me vota a mí es un fascista”, parece tiene perímetro mundial, y esa extrema izquierda (¿recuerdan mis escritos anteriores sobre el Decálogo de Lenin?) han salido a las calles de París con algarabías violentas contra los dos candidatos que pasan a la elección final, con la pretensión de organizar “la noche de las barricadas”, lanzando botellas incendiarias y petardos contra la policía. Imagínense cuando, si no les apoya el Partido Socialista que, por cierto, ha quedado como Partido marginal en Francia, las pierda Podemos aquí en España.

Si comparamos cuál es el poder adquisitivo de dos mil euros en Francia con el real de compras y servicios en España, más un porcentaje marginal de tontos ricos, bueno, y algo más complicado, casi podemos calcular el techo de voto de la formación morada.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 25-04-2017

Todo a Cien – 213 El dinero es más peligroso que el plutonio

 

 

 

Hace exactamente un mes, en un “Todo a Cien” titulado “Corrupción”, decía textualmente: “Mal, muy mal tiene que estar la cosa en el PP para que un antiguo “pata negra” del partido en el gobierno haga esas manifestaciones. O se limpia de una vez, en todos los partidos y de todos los colores, el tema de la corrupción, o se convertirá en un acicate más para acabar con la democracia en España”.

Hoy ha dimitido de sus cargos políticos Esperanza Aguirre. Por omisión en el control del que fue su subordinado en la Comunidad de Madrid, que ha resultado, presumiblemente, ser un pillo de tomo y lomo, y que en estos momentos se encuentra en la cárcel. En un país en el que no dimite nadie, a ningún nivel, es de agradecer este gesto, de una persona que estoy seguro pudiera ser responsable por inadvertencia, pero no por acción.

“Mi manera de concebir la política me lleva a asumir la responsabilidad que me corresponde por no haber vigilado a Ignacio González y no haber descubierto antes lo que ahora, después de años de investigación, han descubierto la Guardia Civil y el juez”, ha dicho.

Basta ya, de una vez por todas. Son los líderes de todos los Partidos Políticos con representación parlamentaria, los que tienen que decir, alto y claro, y legislarlo, la responsabilidad política, penal y dineraria, de cualquier persona que se dedique a la política, a cualquier nivel, así como a particulares y empresas que intervengan, con un solo euro, cerca de ellos.

He trabajado muchos años en una multinacional y cualquier signo externo que no correspondiera con los ingresos justificados que cada uno teníamos, era motivo suficiente para que funcionaran las alarmas, porque como me enseñó un compañero que sabía mucho más que yo, “el dinero es más peligroso que el plutonio”.

 

Publicado en el Blog de Campos el 24-04-2017

 

Premio Cervantes – abril 2017

Como cada 23 de abril, conmemoración del enterramiento del mayor escritor en español de todos los tiempos, se entrega el Premio Cervantes en la Universidad de Alcalá de Henares. Un año más, fiel a la cita en estas mismas páginas, y para que no haya malas interpretaciones, dejamos constancia que lo que sigue a continuación solo es una ficción del autor.

 

Trabajar en viernes, sábado o domingo, según el Dios de cada cual, ha sido, y sigue siendo, no guardar el debido respeto a un más allá prometido y nunca comprobado, hasta el momento. También puede interpretarse como el merecido descanso a un resto de semana de intenso trabajo, asueto que empezó siendo de 24 horas, luego de 36 y en la actualidad, en muchísimos casos, de 55 horas ininterrumpidas a la semana. Hace años, los hoteles eran más caros los días de trabajo completo (lunes a jueves), y los rebajaban considerablemente de precio los fines de semana, pues poca gente que no fueran funcionarios y empleados de empresas importantes podía permitirse alojarse en un hotel. Hoy es al revés, son mucho más caros los fines de semana, y están llenos.

Supongamos que tengo que trabajar el 23 de abril, domingo, que soy una persona de posibles … Bueno, pues no sé … Mejor lo hacemos el jueves y así no nos señalamos ante ninguna religión, todavía con la galbana de la recién pasada Semana Santa y, además, tenemos libre el finde.

Leer Más…

Todo a Cien – 212 Evidencia

    Durante esta Semana Santa, la prensa nacional ha publicado que el Gobierno Catalán ha intentado comprar entre 300 y 500 granadas, catalogadas como armas de guerra, a una empresa alemana, operación abortada porque el vendedor avisó al Gobierno Español antes de realizar la venta.

       Tras disquisiciones técnicas, se les ha dado permiso para la adquisición de 500 granadas aturdidoras, similares a las que utilizan todos los cuerpos de operaciones especiales policiales.

       A ello hay que añadir 40.000 nuevos cartuchos para los fusiles de sus agentes y 200 pistolas de nueve milímetros parabellum, una semiautomática de fabricación alemana con la que patrullan los agentes autonómicos, fusiles de asalto para fuerzas especiales y otros armamentos que igual pueden utilizarse con efectos disuasorios que atacantes.

     ¿Por qué ha saltado esta noticia a los medios de comunicación? Por dos razones. La primera es que los políticos catalanes están jugando con fuego y es el CNI el que debería haber detectado esta operación de compra y no el fabricante alemán el que avise al Gobierno español. La segunda se llama miedo. Miedo a que la Generalitat se esté armando militarmente ante una hipotética respuesta contundente de nuestras Fuerzas Armadas en el supuesto de declaración unilateral de independencia.

      Carles Puigdemont ha declarado que el objetivo es proclamar la “república” aunque sea ilegal, unilateral y sin garantías.  Y el digital Racó Català habla de “Sublevación”, “gente dispuesta a luchar”“paralizar Barcelona ciudad”“hombres combativos”, “poner pecho y cojones”, nos llamarán “terroristas”.  Todo muy en la línea de los Grups de Defensa de la República que proponía hace poco la CUP.

      Yo, después de ver desfilar a los Paracaidistas en Alcalá de Henares y a la Legión en Málaga, estoy absolutamente tranquilo.

     No deberíamos cerrar los ojos a la evidencia, que el último tonto murió en la Primera Guerra Mundial.

 

Publicado en el Blog de Campos el 21-04-2017