Tag Archive | guerra

No soy Jesucristo

Todos los de mi generación habrán leído u oído la fábula de Esopo ¡Que viene el lobo!, en el que un pastorcillo moviliza varias veces a todo un pueblo al grito ¡que viene el lobo!, cuando era mentira, y cuando verdaderamente llega, nadie le hace caso ni acude a socorrerlo.

Algo parecido está pasando con los independentistas en Cataluña. Diferentes personas de relevancia social en aquellas tierras vienen clamando por “poner 50.000 muertos para la independencia”, armar con armamento de largo alcance a la policía autonómica, pedir ayuda a Rusia para formar un ejército de guerra integrado por 10.000 soldados, y otras actuaciones similares.

Los últimos, por ahora, han sido CLARA PONSATÍ, miembro de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), consejera de Enseñanza del Gobierno de Cataluña entre 2016 y 2017 y diputada del Parlamento Europeo desde 2020, huida de España -cobarde- a la que se le retiró el estatus de inmunidad al considerar que los delitos de secesión y malversación de caudales públicos por los que fue juzgada fueron anteriores a las elecciones europeas en las que obtuvo el escaño. Ha declarado, una vez más, pero de forma más rotunda y en televisión catalana en directo, que la secesión de España «solo será posible con un enfrentamiento civil con el Estado español».

El otro ha sido ​ SANTIAGO ESPOT, presidente ejecutivo de Catalunya Acció, energúmeno independentista que ya en el año 2010 promovió 3.000 denuncias a comerciantes catalanes que no rotulaban sus negocios en catalán, en presunto delito de odio contra el idioma español. En la misma fecha y foro que la anterior, “Yo, como independentista, sinceramente, a mí lo primero que me interesa es la independencia de Catalunya. ¿Qué sea a través de vías democráticas? Ojalá fuese así –(supongo se refiere a un referéndum democrático legal en todo el territorio español)- Pero lo que es evidente es que no renuncio a las vías que puedan traer un conflicto institucional e incluso que puede llegar a pasar  … porque no hemos de engañar a la gente… que puedan llegar a un conflicto civil. Claro que sí, los conflictos civiles los vivimos en todos los lados. Y mira lo que ha dicho Ramón, lo de Rusia y Ucrania. ¿Quién se podía imaginar eso hace cuatro días?» … «el independentismo hemos de tomar buena nota de todo ello. Y dicen: ‘Esto va de democracia’. No. Esto va de romper con España, si hace falta, a costa de la democracia«.

No quiero mezclar agua y vino, pero ¿han escuchado los comentarios de la RAC-1 -el “parte” oficial de la Generalitat Catalana- cuando el Real Madrid eliminó al Manchester City hace unos días, en los que “se masca” el odio a lo español?

De todo esto, ni una sola palabra en los medios de comunicación nacionales, la noticia que ignora el pueblo no existe, las subvenciones en primer tiempo de saludo.

“No tengas sentimientos de enemistad hacia nadie que no haya manifestado ser tu enemigo, ni luches contra nadie que no se oponga a ti”. El Arte de la Guerra, de Sun Tzu. Estos están demostrando ser nuestros enemigos, y todo en la vida tiene un comienzo y un final.

Yo no soy Jesucristo. “A quien te golpee en la mejilla derecha, preséntale la otra” dicen los Evangelios que dijo El Nazareno. Yo estoy harto de poner la otra mejilla, de que el Gobierno mire para otro lado en cualquier agresión, delito o corruptela que venga de los independentistas; de que se les facilite dinero para que abran sus embajadas que únicamente sirven para desprestigiar a España, a mantener el odio sobre todo lo español, que conspiren contra el resto de los españoles y contra la Constitución, que sean el plato de lentejas socialista para que los menos se impongan a los más; que “sus celos son hijos del amor, más son bastardos, te confieso”, Lope de Vega, que también dejó escrito “No hay en el mundo palabras tan eficaces ni oradores tan elocuentes como las lágrimas”, ahora es el momento de solventar el tema porque, como en el fútbol, la mejor defensa es un buen ataque, y supongo que estos personajes son conscientes que en las guerras actuales no vale escudarse en civiles ni en niños, unos pueden ser espías o delatores, y los otros inmolarse en ara de las ideas que les han imbuido: a lo peor hay que ayudarles a alcanzar ese propósito del número de catalanes que están dispuestos a seguir a esos líderes que quieren llevarlos hasta la muerte desde sus cómodos sillones en lugares estratégicos al amparo del poder bélico del enemigo, porque las guerras ponen de manifiesto lo peor de todos nosotros, los odios profundos, las envidias más insondables, los rencores más atroces, el animal más perverso que cada uno llevamos dentro, desenmascarando disfraces propios y ajenos con un único objetivo, o matas o te matan. Matar o que te maten, el resto es palabrería de quienes no se encuentran al alcance de las balas.

España y su actual gobierno tiene abiertos demasiados frentes en este momento: La guerra ruso-ucraniana en la que, queramos o no, estamos involucrados y que cada vez es un peligro mayor, tanto por la ayuda bélica que los ucranianos están recibiendo de sus principales aliados Biden y Soros como por la amenaza encubierta de Rusia, que se ha referido a que París, Berlín o Roma podrían desaparecer íntegramente en tres minutos, pero si fuera España la represaliada, una bomba atómica Zar-100 sobre Madrid produciría el 60% de muertes inmediatas y el 20% con quemaduras gravísimas de la población de toda la Comunidad Autónoma; la cimitarra marroquí que pesa sobre ciertas partes del país, acosado por la inmigración ilegal con la llegada de 10.000 de ellos en los cuatro primeros meses del año; el problema energético, la inflación y las consecuencias económicas que vamos a sufrir, incluido el “yolismo” de no contabilizar como parados a los contratados como fijos discontinuos que dejen de trabajar ya que el trabajador dejará de acudir a la empresa pero no constará como parado en las estadísticas del Ministerio de Trabajo. «Figurará como demandante de empleo no parado», con lo que seguimos decorando los índices de paro mediante el devengo de subvenciones estatales; el aislamiento internacional de las grandes decisiones por la composición comunista del Ejecutivo y la entrada en la Comisión Oficial de Secretos de enemigos declarados de los países democráticos más importantes del mundo; la insostenible financiación de la Seguridad Social y el previsible aumento de impuestos para hacer frente a ello; “la sopa boba” que se facilita a todo aquel que llega; el dinero es un bien escaso y parece que nadie se da cuenta de ello.

La información facilitada por la directora del CNI a la Comisión de Secretos Oficiales, de la que ya forman parte los independentistas -por la gracia de Pedro Sánchez, igual que Franco lo era por la gracia de Dios-, ha enmudecido ante la ingente cantidad de pruebas que les ha facilitado de la legalidad y buen hacer de su actuación.

Pero es igual, los independentistas, que ven la debilidad del mando, están aprovechando la situación para, por las buenas o por las malas, conseguir su objetivo. El resto de los ciudadanos no debemos olvidar que “para ganar al malo, hay que ser más malo que el malo”.

Ojalá se serenen las almas y no tengamos que llegar a ese enfrentamiento civil del que hablan los independentistas, pero, en cualquier caso, deberían saber que España está dispuesta a responder de forma rápida y contundente. Y aquí estamos fallando, pues todos los políticos permanecen callados y nadie asume este problema con la firmeza y responsabilidad que la situación requiere.

Antonio CAMPOS

Guerra ruso-ucraniana

La guerra ruso-ucraniana está dejando al descubierto algunas cosas hasta ahora desconocidas para el gran público sobre temas bélicos que no conocíamos los legos en la materia. Voy a partir de una base y es que todos los intervinientes, de una u otra manera, mienten. Sin posicionamiento de ningún tipo -eso no significa que no esté interesado, muy interesado, en que esto acabe pronto y bien- vamos a tratar de hacer una exposición lo más desapasionada posible, haciendo caso omiso a las crónicas e interpretaciones subjetivas que todos los días estamos viendo en la mayoría de los medios de comunicación, televisiones y clase política, sin olvidar nunca que somos españoles, pertenecemos a la OTAN y como tal la obligación de España es cumplir sus compromisos con dicha organización, aunque no nos guste entrar en una guerra que, de producirse, asolaría países enteros y dejaría millones de muertos en todo el mundo. Por ello, todos, empezando por nuestros políticos, hemos de ser prudentes en su máxima expresión y habilitar los medios diplomáticos que fueran precisos para evitar esa hecatombe.

Para centrar la importancia de Ucrania a nivel mundial hay que decir que es un país con más de seiscientos mil kilómetros cuadrados, 42 millones de habitantes, que era la república más rica de cuántas formaban la antigua URSS, de la que se independizó en el año 1991. Hoy, pese a la riqueza que atesora su geografía, es una nación pobre, tiene el menor producto interno bruto a valores de paridad de poder adquisitivo -PPA- per cápita de Europa, y un Ejército con 300.000 soldados en activo.

Ocupa el primer lugar en Europa en reservas de minerales de uranio; el segundo en Europa y décimo en el mundo en reservas de titanio; el segundo en el mundo de reservas de manganeso; segunda reserva de mineral de hierro más grande del mundo; segundo en Europa en reservas de mercurio; séptimo en el mundo en reservas de carbón; primero de Europa en tierras cultivadas; primero en el mundo en exportaciones de girasol y aceite de girasol; segundo del mundo en producción de cebada; cuarto mayor productor del mundo de maíz; quinto del mundo mayor productor de centeno; quinto del mundo en producción de abejas; octavo del mundo en exportaciones de trigo; primer productor de Europa de amoniaco; octavo del mundo de capacidad instalada de centrales nucleares; tercera red ferroviaria más larga de Europa; cuarto mayor exportador de turbinas para centrales nucleares del mundo;  cuarto mayor fabricante de lanzacohetes del mundo; cuarto en el mundo en exportaciones de arcilla y décimo mayor productor de acero del mundo.

Una riqueza en manos de oligarcas concentrados bajo el megacaucus mundial de la masonería anglosajona, de Soros, banqueros de primerísimo nivel e ilustres apellidos norteamericanos, como los Biden, que pusieron al frente del país a Volodímir Zelenski, licenciado en Derecho, de lengua nativa rusa, de profesión humorista televisivo en una de las cadenas propiedad de uno de esos oligarcas ucranianos.

Rusia invadió Ucrania con un despliegue militar que parecía iba a ser una victoria rápida, sin gran oposición y con un bajo coste de vidas humanas, dada su supremacía en número de soldados y armas convencionales de todo tipo, bajo el pretexto de tener muy cerca de sus fronteras los misiles de la OTAN. Rusia tiene más de un millón y medio de militares activos y posee 6.255 cabezas nucleares, 1.625 de ellas desplegadas y preparadas para disparo inmediato.

Los ucranianos se han hecho fuertes, han combatido bravamente, han recibido ayudas en dinero, armas, munición, material sanitario y de supervivencia de la OTAN y de Estados Unidos, todo ello como secretos de estado y sin que tropa alguna que vista esos uniformes haya pisado tierra, por aquello de las amenazas rusas ante la intervención de terceros países y el miedo a que se extienda la guerra a toda Europa.

A partir de ahí y en un mundo en el que se puede disparar un misil desde un despacho a miles de kilómetros de distancia con un margen de error de más/menos dos metros, y en el que desde ese mismo lugar y a través de los satélites correspondientes se puede ver el prepucio de un hombre mientras micciona, cada uno cuenta su historia:

Los ucranianos hablan de asesinatos de lesa humanidad a civiles, bombardeos a hospitales, fosas comunes de enterramientos de miles de personas, violaciones a sus mujeres, abusos sexuales a niños y atrocidades similares, además de destrucción de edificios, carreteras, material bélico y otros operativos guerreros, y en la persona de su presidente Zelenski y de los intereses ocultos que pudieran existir y que desconocemos, está dispuesta a no rendirse, a inmolarse, como ha pasado en la ciudad de Mariúpol en la que los rusos dicen haber bombardeado laboratorios bacteriológicos y los ucranianos que han masacrado un hospital de civiles, pero no tienen ninguna opción de ganar esta guerra en la que, no puede ser otro el objetivo, desean la intervención de la OTAN y Estados Unidos, lo que la convertiría en un enfrentamiento nuclear mundial.

En la guerra las opciones de supervivencia son prácticamente igual para todos los intervinientes, militares o paisanos. No se puede distinguir a simple vista quién representa un peligro; sin remontarnos a los “ojeadores” de ETA que indicaban los hábitos y rutinas de los objetivos marcados, hoy en día cualquiera puede ser agente secreto de algún país, dentro de la gran pirámide existente en cualquier servicio de inteligencia del mundo, desde el panadero de la esquina a un director de banco, pasando por esos jóvenes estudiantes que han alquilado un piso cerca de tu casa o el vendedor de fruta musulmán que indica y da las coordenadas de tiro.

El periodista residente en Nabarniz (Vizcaya, pueblo gobernado por Bildu), Pablo/Páviel González Yagüe, que nació en Rusia, nieto de un niño que llevaron allí durante la guerra civil, e hijo de un residente ruso, que trabaja para diarios de ultraizquierda y nacionalistas, como Gara, Público o El Nacional, fue detenido la noche del 27 al 28 de febrero por los servicios de seguridad polacos e “identificado como un agente de la Dirección Principal de Inteligencia del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa (GRU). Hizo operaciones en beneficio de Rusia, aprovechando su condición de periodista, que le permitió viajar libremente por el mundo y por Europa, incluyendo zonas de conflicto militar y territorios marcados por tensiones políticas”.

Y si nos fijamos en el Estado Islámico, no es ningún secreto la utilización de “niños soldados” para cometer atentados y la amenaza de que los “niños soldados actuarán en todo el mundo”, pero especialmente para “recuperar Roma y Al Andalus”. Y muestran videos en los que se ven a esos niños comentando su vida: “Nos despertamos temprano, desayunamos, vamos al campo de entrenamiento, antes de ir a clases de religión. Almorzamos a las 12, seguido de la oración. Continuamos entrenando por la tarde, hasta que llega la hora de la oración de la puesta del sol, cenamos y nos vamos a la cama” y hace un juramento en el sentido de que va a “liberar a sus presos”, la Mezquita de Al-Aqsa, las Dos Mezquitas Sagradas y conquistar Roma y Al-Andalus, todo ello a través de la yihad además de, como forma de amedrentar al mundo y mostrar que los entrenamientos son reales, algunos de esos niños asesinan a sangre fría a varios prisioneros, incluidos soldados nigerianos en la guerra del Sahel y el África subsahariana.

Contra lo que dicen los ucranianos, Putin ha declarado: “Una red de docenas de laboratorios operaban en Ucrania bajo la dirección y con el apoyo financiero del Pentágono. Allí se realizaban programas biológicos militares, incluyendo experimentos con muestras del coronavirus, ántrax, cólera, peste porcina africana y otras enfermedades mortales”. Y ha remarcado el ministro de Defensa ruso Ígor Konashenkov: “Quiero enfatizar que, según los documentos, estos estudios [sobre las formas en que los murciélagos transmiten enfermedades a los humanos] se han llevado a cabo en Jarkov de manera sistemática y bajo la supervisión directa de especialistas de los Estados Unidos durante muchos años”.

Una vez transcurridos los primeros días de la invasión rusa, en eso no hay ninguna duda de quién ha sido el ofendido en la integridad de su territorio, la guerra se está librando, más que en el campo de batalla, en los medios de comunicación, internet y poderes interesados, llegando en algunos casos a decir que el potencial que mantiene a Ucrania dentro de los diez países del mundo con más recursos en materias primas y agrícolas, en concreto el gas licuado, ya ha sido almacenado en países limítrofes por una empresa que dirige un hijo de Joe Biden, en unas estructuras construidas por una empresa catalana, dejando el país con un endeudamiento impagable, que es lo que se encontrará Putin. Con lo que, con guerra o sin ella, el nuevo suministro de gas natural pondría a Europa en una inflación y unas tasas de paro no vistas desde hace muchos años.

De hecho, Biden ha suscrito un acuerdo con la presidenta de la Comisión Europea por el que se ha comprometido a enviar 15.000 millones de metros cúbicos de gas adicionales a la UE, que sumados a los 22.200 millones de metros cúbicos que mandó en 2021, darían un total de 37.000 millones de metros cúbicos para este año, porque la diferencia de precio entre el suministro por gaseoducto o por metanero es de 2,4 veces más caro a través de este último medio.

Un periódico del prestigio de The Washington Post publica que Rusia ha comunicado a Estados Unidos para que tanto ellos como sus aliados detengan la militarización y el envío de armas a Ucrania, porque pudiera haber “consecuencias impredecibles para la seguridad regional e internacional”, a la vez que el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, amenazó con un despliegue nuclear en caso de que Suecia y Finlandia entren en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Como nuestro presidente es el más guapo de la verbena del barrio, según OKDIARIO, Pedro Sánchez, ha desvelado en rueda de prensa durante una intervención conjunta con Volodímir Zelenski que las 200 toneladas de material y armas de guerra enviadas por España a Ucrania van de camino a Polonia a bordo del buque Ysabel.  No sé si estas palabras son una cortina de humo para despistar a los servicios secretos rusos o una indiscreción indigna de cualquier gobernante, pero, en cualquier caso, pone dicho buque español en el punto de mira de los misiles rusos, que ha amenazado claramente a quien ayude a la defensa de Ucrania; si el barco español, bandera OTAN, fuese atacado, Europa debería entrar en guerra y entonces sí que estaríamos en la III WW. Gracias, presidente.

Otro español, Josep Borrel, Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y vicepresidente de la Comisión Europea, ha informado que la Unión Europea facilitará a Ucrania nuevas armas y un apoyo económico de 500 millones de euros adicionales a los 1.000 millones de euros ya aportados, a lo que ha respondido el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, señalando que esas declaraciones implican «un cambio radical de las reglas de juego», lo que no deja de ser otro mensaje soterrado, pero claro, a la expansión del conflicto bélico a toda Europa.

Hay que destacar que en España todo lo que huele, algunos demasiado, a independentismo o comunismo, se ha puesto al lado de su amada Rusia, por la ayuda que algún día pueda llegarles desde allí, bien para su ruptura con España o para instaurar un régimen político de trasfondo comunista con pátina liberal en dónde todos marcan el paso al unísono o desaparecen misteriosamente.

Todos, sin excepción, se han manifestado en contra de ayudar a los ucranianos en envío de material militar y, como siempre, retuercen la verdad para que quede sembrada la duda en las mentes más débiles. El ministro Garzón ha declarado que Zelenski ha suprimido once partidos políticos, que ha vulnerado los derechos civiles del pueblo ucraniano y que ese gesto antidemocrático es inaceptable en un país aspirante a la UE, cuando lo que ha hecho ha sido suspender las actividades de los mismos durante la vigencia de la ley marcial, por sus vínculos con Rusia, en este caso el Estado agresor, si bien solo uno de ellos tiene representación parlamentaria y cuyo líder se encontraba  en arresto domiciliario desde el año pasado, acusado de traición, habiendo desaparecido tres días antes de la invasión rusa, y encontrándose en paradero desconocido. Como creo que todo el mundo miente, y en esta guerra más, lo que yo no tengo claro es quién lo habrá hecho desaparecer.

En la sublimidad hecha tontería de Celtiberia Show, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha firmado un decreto incoando diligencias preprocesales de investigación en relación con la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Con el trabajo que deja de hacer sobre lo que ocurre en España, tiene esta ocurrencia de la que debe estar riéndose el mundo entero.

El ínclito exvicepresidente del gobierno Pablo Iglesias tacha de “bravuconada” el envío de tropas y ayuda militar; y el secretario general del Partido Comunista de España (PCE) y dirigente de Izquierda Unida (IU), Enrique Santiago, ha calificado de “incomprensible” la decisión de continuar enviando armas a Ucrania, acusando a la OTAN de provocar la guerra.

Joe Biden ha apartado a Pedro Sánchez de cualquier reunión acerca de las políticas a seguir en esta guerra, con un mensaje claro: ¡Desconfío de ustedes! Y el núcleo duro, el estado mayor de mando ha quedado constituido por el propio Biden, el presidente francés, Emmanuel Macron, el canciller alemán, Olaf Scholz, el primer ministro italiano, Mario Draghi, y el británico, Boris Johnson. Nadie se fía de nuestro gobierno social-comunista en dónde Podemos, aprovechando esta crisis europea exige la regularización de medio millón de inmigrantes sin papeles, su seguro de voto para no tener que volver a trabajar por el salario mínimo interprofesional a partir de las próximas elecciones, y Pedro Sánchez reclama “enfoque de género” y “salud sexual” en el ataque de Rusia a Ucrania, que no sé cómo interpretar eso, pero me huele a que las mujeres no participen en la lucha armada, transgrediendo su propio axioma de igualdad de sexos, que muchos que no estudiaron con los libros del profesor Blecua llaman de género.

Porque el PSOE de la Transición, aprovecho para decirlo alto y claro, liderado por Felipe González, ya no existe. Zapatero lo sembró de odio ideológico y deseo de venganza, tratando de  cambiar la historia y ganar la guerra que perdieron. Y Pedro Sánchez ha radicalizado a republicanos, independentistas, marxistas y comunistas, con su ambición desmedida, falta de ética, mentiras y engaños a diestro y siniestro (pregunten a Pablo Iglesias) con el único fin de mantenerse en el poder y acomodarse a la sombra de Soros (Carlos Westendorp, político, diplomático y jurista, ministro de Asuntos Exteriores de Felipe González, ha declarado que fue a finales de los años noventa cuando Soros “se fijó” en Pedro Sánchez) en algún puesto en Europa cuando los españoles seamos conscientes de sus verdaderas intenciones.

La OTAN está involucrada en esta guerra, hasta cierto punto. El canciller alemán, Olaf Scholz, que ha aprobado una inversión de 100.000 millones de euros a fortalecer sus Fuerzas Armadas, en función de líder de Europa, ha dicho que «las posibilidades de enviar material del ejército alemán se han agotado» … porque “es importante que consideremos cada paso con mucho cuidado. Las consecuencias de un error serían dramáticas», y que el embargo a la entrada de la energía rusa supondría una recesión en toda Europa.

Es más, si la OTAN entrara en conflicto, China estaría al acecho y preparada para actuar en cualquier momento dado que Rusia es su segundo mayor proveedor de petróleo, con 1,6 millones de barriles al día, solo por detrás de Arabia Saudí, y que se resentiría drásticamente su economía por su bloqueo de exportaciones a Europa y Estados Unidos, que caerían en quiebra financiera ante el patrón oro ruso, que es lo que verdaderamente acumula este país y teme el resto del mundo, que no tendría otra alternativa que rendirse a la unión Rusia-China, de forma unilateral y sin condiciones.

Quien fue la primera autoridad militar profesional de España, el antiguo JEMAD Fernando Alejandre: «Si nos enfrentamos abiertamente a Rusia iríamos a una destrucción mutua segura» … Por eso «enviar armas a Ucrania solo alargará su resistencia para llegar en mejores condiciones a una negociación» … Lo único que puede hacer Ucrania “es intentar evitar que se produzca una masacre contra su propia población civil y continuar la defensa el mayor tiempo posible, sabiendo que sus posibilidades son muy pocas”.

Otro reconocido profesional de la milicia, el coronel Baños da su opinión en una reciente entrevista:

“¿Rusia no quiere una democracia junto a su frontera? —Eso es totalmente falso. Si vamos a los índices de democracia que publica cada año la Unidad de Inteligencia de The Economist, que divide los países entre democracias plenas, democracias imperfectas, regímenes híbridos y regímenes autoritarios, Ucrania ni siquiera es considerada democracia imperfecta. Aquí, el juego de la guerra de la narrativa nos está presentando Ucrania como si fuera un país maravilloso y no es así en absoluto. No tiene nada más que ver a su presidente, Zelesnki, un humorista que tenía un programa de televisión en el que criticaba la corrupción y que se ha convertido en lo mismo.

¿Y Ucrania no tiene nada que decir? —Hablan del derecho soberano de un país a ingresar en donde le dé la gana, en este caso en la OTAN. Esto te lo venden como un gran mantra. Y yo le pregunto: si mañana México quisiera entrar en la alianza de seguridad de Rusia, la FSPO, la organización del tratado de Seguridad Colectiva, en el que están todos los países de Asia central más Armenia y motivo por el que Rusia acudió a ayudar a Kazajistán, para defenderse de Estados Unidos ¿Estados Unidos lo permitiría? Obviamente, no. ¿Qué pasó en Cuba en 1962? Como estado soberano, tenía todo el derecho a poner misiles nucleares en su territorio, pero Estados Unidos lo impidió. El mundo es mucho más complicado de explicar”.

En esta guerra parece que todo el mundo lleva razón, que no hay una opinión unánime y mucho menos absoluta; todo el mundo miente, tiene sus medios de comunicación afines por una u otra causa; se trucan los reportajes; no sabemos quién ha matado a quién; las suspicacias proceden de todos los sitios y colores; la independencia periodística está quedando por los suelos, con videos que demuestran de forma palpable que se manipulan reportajes; y que al final la única realidad es que hay muertos y destrucción, que mutuamente se achacan las partes contendientes, el resto es subjetivo según quién te lo cuente. Y lo más grave es que todo esto está pasando manejado y dirigido desde un despacho en cualquier parte del mundo desde el que se puede observar lo que pasa a miles de kilómetros de una forma absolutamente fidedigna.

En resumen, está muy bien la solidaridad con Ucrania, con los negocios de Soros allí y sus ONG piratas de las que no he visto ningún barco de Open Arms recogiendo refugiados ucranianos,  con el subterfugio de instrucciones anglosajonas que en realidad son quienes mueven todos los hilos del mundo (hay quien mantiene que el objetivo último es el hundimiento de Rusia, el único país europeo que tiene potencia para oponerse al plan del NOM y de la Agenda 50), con la acumulación de riquezas con apellido Biden (desindustrialización y destrucción de la agricultura, pesca, minería y otras actividades productivas en Europa), con las informaciones interesadas y sesgadas de todo tipo que nos están llegando (conversión de la economía en digital con control total de los medios de vida por parte de los oligarcas), con cinco millones de expatriados ucranianos (pueblos envejecidos, despoblados, empobrecidos, inermes, débiles, inmigración extraeuropea que rompa la paz social, debilite la cohesión social y cultural), que son los primeros que deberían estar en el frente de batalla, pues son ellos los que tienen que defender su país, porque quien no es hombre para defender su patria, no puede pedir que se inmolen otros en su lugar.

Pero una vez que la guerra no ha acabado en los primeros días de batalla, puede prolongarse en el tiempo con miles de muertos indiscriminados por rencor en ambos bandos; o lo que es peor, las armas convencionales ya no son válidas para ganar una guerra, la infantería de combate es carne de tiro certero, los edificios a destruir lo son desde kilómetros de distancia, y las batallas se ganan en despachos con mapas y generales que tienen a su disposición armas y tecnologías de todo tipo, incluidas bacteriológicas y nucleares, y que pueden causar miles, millones, de personas muertas por algún loco que juegue con botones de colores. Y Joe Biden lo ha dicho alto y claro: «Si Rusia usa armas nucleares, químicas o biológicas, responderemos». Y ¿a que no adivinan ustedes quienes son los que están más cerca de Rusia? Efectivamente, Europa.

La guerra ruso-ucraniana, como todas las guerras, ponen de manifiesto lo peor de todos nosotros, los odios profundos, las envidias más insondables, los rencores más atroces, el animal más perverso que cada uno llevamos dentro, desenmascarando disfraces propios y ajenos con un único objetivo, o matas o te matan. Matar o que te maten, el resto es palabrería de quienes no se encuentran al alcance de las balas.

En el conocidísimo El Arte de la Guerra de Sun Tzu se lee: “Por regla general, hacer la guerra no es lo mejor. Sólo la necesidad debe obligar a emprenderla. Independientemente de su resultado y su naturaleza, los combates resultan funestos incluso para los propios vencedores. Únicamente hay que librarlos si la guerra no se puede conducir de otra forma. Si al soberano le mueven la cólera o la venganza, no debe declarar la guerra ni movilizar tropas”.

Antonio CAMPOS

https://www.capitalmadrid.com/autores/antonio_campo/articulos

https://www.capitalmadrid.com/2022/4/26/62269/el-lado-militar-y-economico-de-la-guerra-entre-rusia-y-ucrania.html

Ucrania y la guerra nueva: vencer no es posible, hay que aniquilar

Por Eulogio López 02/04/22 en Hispanidad

La lección más terrible de la invasión rusa: en la sociedad urbana sólo se pueden ganar las guerras de dos formas; o mediante el terrorismo o mediante un ataque nuclear.

En tiempos más civilizados, por ejemplo, durante la estupenda Edad Media, las guerras eran cuestión de militares: dos ejércitos salían de sus castillos, se daban de mandobles en un descampado y el que ganaba se quedaba con todas las propiedades del otro.

Era cuando la Iglesia prohibía las ballestas, no el arco, porque resultaba un arma demasiado letal y disparada a distancia: algo propio de cobardes.

Con la modernidad llegó el urbanismo y los bombardeos… de ciudades. Se mataba a larguísima distancia, sin distinguir entre militares y civiles. Es decir, habíamos entrado en la radiante modernidad. Los civiles convertidos en objetivo militar.

En el siglo XXI, aproximadamente postmoderno, no es que estemos urbanizados, es, sencillamente, que el mundo rural ha dejado de existir.

En las ciudades se apiñan objetivos militares y civiles y por eso, aun cuando Putin no fuera una bestia, que lo es, en la invasión de Ucrania no podría hacer sino lo que ha hecho: matar civiles aun cuando no lo pretenda… y de esto último no estoy seguro.

En el caso del terrorismo, la ocultación detrás de los civiles no es un elemento: es la esencia. El terrorista puede no ganar nunca la guerra pero hace mucho daño y es el tipo de guerra más cobarde de todos

Además, estoy seguro que el Kremlin tiene su parte de razón cuando acusa a las unidades ucranianas de esconderse detrás de civiles o en centros civiles, hospitales y escuelas incluidos. Lo hace todo el mundo. Los judíos, por ejemplo, dicen de los árabes que para ellos la guerra es una cuestión de familia. Pero es que la guerra del siglo XXI siempre es una cuestión de familia.

Ojo, esto no justifica a los rusos, pero la verdad nunca sobra.

Para entendernos, la lección más terrible de la invasión de Ucrania es que en una sociedad hiperurbanizada las guerras sólo se ganan de dos formas: o mediante el terrorismo o mediante el ataque nuclear.

En el caso del terrorismo, la ocultación detrás de los civiles no es un elemento: es la esencia. El terrorista puede no ganar nunca la guerra, pero hace mucho daño y es el tipo de guerra más cobarde de todos.

Y luego está la guerra nuclear. Miren ustedes, con un ejército todopoderoso, Putin no ha conseguido tomar Ucrania y ahora ya habla de paz, o así. Un mundo de ciudades es más fácil de arrasar que de conquistar. Además, no es posible matar moscas a cañonazos, bombardeando casa a casa y agujero a agujero. Ahí surge la tentación de la aniquilación total, por ejemplo, nuclear. La misma tentación en la que cayó un tal Harry Truman -menudo elemento- en 1945, harto de alargar la guerra contra Japón.

Así que mejor evitar la guerra, cualquier guerra. En este mundo hiperurbanizado no existe enemigo pequeño.

Los ejércitos más poderosos del mundo están fracasando en sus conquistas (Vietnam, Afganistán, Siria, Ucrania) porque no se enfrentan a un ejército inferior sino a toda una población civil

Cuando cayó el comunismo, insisto, debimos cerrar la OTAN e integrar a Rusia en Europa. En todo caso, enfrentarnos a quienes realmente teníamos enfrente: al Oriente, hoy liderado por Pekín y mañana, probablemente, por Delhi.

En cualquier caso, los ejércitos más poderosos del mundo están fracasando en sus conquistas (Vietnam, Afganistán, Siria, Ucrania) porque no se enfrentan a un ejército inferior sino a toda una población civil, confundida con la militar en el seno de las grandes urbes que constituyen nuestro modo de vida. Naturalmente que no justifico las matanzas de civiles -¿resulta necesario aclararlo?- pero sólo digo que la guerra clásica era mucho más civilizada que la actual: se trataba de vencer, no de aniquilar. En esta tesitura, resulta que la opción nuclear se perfila como una tentación más irresistible.

Es la primera lección que extraigo de la guerra de Ucrania… y naturalmente lo que más me gustaría sería equivocarme.

La culpa la tiene Ucrania

El Consejo de Ministros celebrado ayer 29 de marzo de 2022 ha aprobado una serie de medidas como “Respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la Guerra en Ucrania”, poniendo así todo el énfasis en dicha contienda bélica de los males económicos-financieros, retroceso del estado de bienestar y aumento de la inflación en los que en estos momentos nos encontramos en España.

Entre las medidas aprobadas, destacamos:

Rebaja 0,20 euros por litro de combustible repostado, gasóleo, gasolina y gas para todos los conductores, con lo que calculan que el impacto será de 1.423 millones de euros, debiendo ser adelantado ese importe por los suministradores de carburantes y solicitar mensualmente su devolución al Estado.

En aquellas empresas beneficiarias de ayudas directas en las que haya aumento de los costes energéticos, ello no podrá constituir causa objetiva de despido hasta el 30 de junio de 2022. El incumplimiento de esta obligación conllevará el reintegro de la ayuda recibida. Igualmente, no podrán utilizar estas causas para realizar despidos las empresas que se acojan a las medidas de reducción de jornada o suspensión de contratos reguladas para ERE o ERTE.

Limitación de alquileres de viviendas. Contiene una limitación extraordinaria de la actualización anual del alquiler de la vivienda habitual, impidiendo subidas superiores al 2% hasta el próximo 30 de junio.

Se aprueba una nueva línea de avales de créditos ICO por 10.000 millones de euros, cuando todavía quedan por cubrir más de 25.000 millones de la anterior, puesto que los solicitantes no reúnen las condiciones de viabilidad a futuro de las empresas demandantes, por lo que, a la vez, se extiende el plazo de vencimiento de los préstamos avalados por el ICO y el plazo de carencia para los sectores más afectados. Mucho me tengo que equivocar si al final no somos todos los españoles quienes pagamos esta fiesta.

Ayudas para el sector agrario y pesquero: 193,5 millones de euros para los sectores agrarios y ganaderos en conjunto; la pesca extractiva y acuícola contará con unas ayudas de 68,2 millones de euros; y el sector productor de leche percibirá un total de 169 millones de euros en ayuda directa, de los que 124 millones de euros son para el sector productor de leche de vaca (210 euros por vaca hasta un máximo de 40 animales por beneficiario, 145 euros por animal entre 41 y 180 cabezas; y 80 euros por más de 180 vacas), 32,3 millones de euros para los productores de leche de oveja (15 euros por animal) y 12,7 millones de euros para los de leche de cabra (10 euros por cabeza).

Las ayudas directas del Estado para buques y empresas armadoras pesqueras para compensar por el incremento, sobre todo, del precio del combustible sumarán 18,18 millones de euros y oscilarán entre los 1.550,52 euros por barco (con un tonelaje bruto de menos de 25) hasta un máximo de 35.000 euros para los buques a partir de 2.500 de tonelaje bruto.

Hay otra serie de pequeñas ayudas y la posibilidad del aplazamiento en el pago de las cuotas de seguridad social por tres meses.

Se modifica, en contra de la opinión de cualquier ingeniero agrícola, la obligación de dejar en barbecho un 5 % de sus superficies de cultivo y se flexibiliza el requisito de diversificación. Con ello, se podrán movilizar más de 600.000 hectáreas declaradas como superficies de interés ecológico, así como 2,16 millones de hectáreas declaradas para cumplir el requisito de diversificación de cultivos.

Se aprueba una serie de actuaciones destinadas a ayudar a la industria gran consumidora de energía, consistente en una reducción en la factura eléctrica del 80% del coste correspondiente a los peajes de acceso a las redes de transporte y distribución de electricidad aplicables en cada momento, hasta el 31 de diciembre de 2022 por un total de 225 millones de euros. Y se destinarán 125 millones de euros en ayudas directas a empresas gasintensivas, de lo que se beneficiarán unas 1.600 empresas, de las cuales el 88% son pymes. Otra medida adicional por 73,6 millones de euros serán subvenciones para compensar los cargos de la factura eléctrica destinados a la financiación de la retribución específica a renovables y cogeneración de alta eficiencia.

En un despropósito digno de parodia de Tip y Coll, como sus amigos de “la ceja” están caninos, se incorporan medidas para “paliar las consecuencias desfavorables de la guerra en el ámbito cultural, ya que se considera necesario apoyar a los artistas, empresas e instituciones afectadas por esta situación, para que continúen con su actividad, preservando su libertad de creación”. ¿Y por qué no una importante bonificación fiscal sobre el beneficio que declaren de su “obra artística”? ¿Tenemos los españoles que pagar los jueguecitos de quien hace películas que solo ven sus amigos y familiares?

El plan también refleja el acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), con un paquete de medidas inmediatas para paliar las consecuencias del conflicto en Ucrania que supondrá una inyección de más de 1.000 millones de euros, incluyendo la bonificación al precio del combustible que supera los 600 millones para el sector. Y se incluye una línea de ayudas directas de 450 millones, que supondrán ayudas de 1.250 euros por camión, 900 por autobús, 500 por furgonetas y ambulancias, y 300 por vehículo ligero (taxis y VTC).

Y hace un apartado especial sobre las facilidades a los refugiados ucranianos que soliciten la nacionalidad española, que estarán exentos de aportar los certificados de nacimiento y antecedentes penales de su país de origen, asimilándose así a las personas refugiadas y apátridas reconocidas como tales por el Ministerio del Interior.

Entre esos refugiados, ¿no hay ningún delincuente, violador, asesino, incluidos los que liberó al antiguo payaso y hoy presidente de Ucrania a cambio de su actualizada película “Doce del patíbulo”? ¿Huyen de su país negándose a defenderlo y pretenden que los muertos los pongan la OTAN y Estados Unidos? ¿Con qué fondos dinerarios contamos en España para atender adecuadamente a esas personas? ¿No debíamos sentir con el corazón y pensar con la cabeza? Por favor, sumen el importe total de las medidas adoptadas “para paliar las consecuencias del conflicto en Ucrania” y compárenlas con el cuadrante que sigue a continuación, y díganme qué es más urgente y necesario.

Santa Bárbara y los truenos

Santa Bárbara fue decapitada por su propio padre, Dióscoro, por convertirse al cristianismo y negarse a casarse con quien su progenitor había elegido para ella. Poco después, murió Dióscoro alcanzado por un rayo.

Santa Bárbara es la patrona del Arma de Artillería y de todas las profesiones relacionadas con temas del fuego, como bomberos, explosivos, coheteros o mineros.

De esta historia procede el dicho popular de “no nos acordamos de Santa Bárbara hasta que no truena”.

Hay gente que piensa que los ejércitos están para lucir uniformes, hacer misiones sociales o desfilar en fechas señaladas. Pero la realidad, triste realidad, es que los ejércitos están para combatir en la guerra. Fue el romano  Publius Flavius Vegetius en el siglo IV d.C. el que escribió “Si vis pacem, para bellum” lo que significa “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”, que viene a significar que es necesario estar preparados y mostrar la fuerza a los adversarios para que no detecten debilidades ni vean oportunidades de victoria si quieren declarar una guerra.

Rusia ha invadido Ucrania, que formó parte de la antigua URSS hasta el año 1991 en la que se declaró independiente, vamos, algo así como si Cataluña se declarara independiente y pasados unos años un gobierno de otro signo les declarara la guerra para recuperar esa región, salvando las distancias, que son muchas, entre ellas los cientos de años que Cataluña forma parte de España.

El salario habitual de un trabajador ruso se encuentra entre 400 y 600 euros al mes. Pero su poderío en armamento es espectacular. Esta guerra será un paseo militar para ellos si no interviene Estados Unidos y la OTAN, y si intervienen será una guerra mundial altamente destructiva. En el cuadro adjunto se puede ver que Rusia tiene más militares en activo que la suma de todos los principales países europeos, de los que no aparece ninguno entre ellos.

Lo hasta aquí expuesto son datos y a partir de ahora, especulaciones. España forma parte de la OTAN, con todas sus consecuencias, buenas y malas. Podemos, que es una forma verbal de enmascarar el sustantivo comunismo, ha advertido y dejado claro al presidente del Gobierno que “está en defensa de la paz y los derechos humanos” y que no apoyará en ningún caso la participación de tropas españolas en una hipotética entrada en contienda bajo el mando de la OTAN.

 El secretario de Estado de la Agenda 2030 y líder del PCE, Enrique Santiago, sostiene que “empujar la OTAN hasta Rusia es un grave error para Europa, amenaza la paz y es estratégicamente torpe: subirán el gas, el petróleo, la inflación… Europa debe aportar medidas para desencallar el conflicto EEUU-Rusia, evitar militarizarlo y dar garantías de paz para las partes”. Ni que decir tiene que ERC, EH Bildu, Más País y Compromís se han adherido al postulado de Podemos, por lo que pudiera pasar a futuro.

Yolanda Díaz (comunista de cuna): “No frivolicemos con la libertad. El comunismo es la democracia y la igualdad”.

Oriol Junqueras (golpista condenado a 13 años de cárcel por sedición) ha dicho que, en Ucrania al igual que en Cataluña, hay una agresión exterior por parte de un Estado que quiere imponerse. Además, ha asegurado que el “autoritarismo y la corrupción” del presidente ruso Vladimir Putin “se parece al de algunos partidos españoles”, cuando allí había que pagar hasta por concertar una entrevista con quien repartía la pela. En esa reunión estaba Otegui (ayer etarra, hoy probable futuro Lendakari vasco) quién se unió a lo dicho: “Cataluña y el País Vasco sufren una agresión exterior” en referencia a España.

Me alegro de todas estas manifestaciones porque los que todavía tiene legañas en los ojos a la hora de votar, verán en ello una muestra indubitada de rancio sentido comunista e independentista a la vez que sometimiento a la matria rusa, que posterga la libertad individual y como nación ante objetivos espurios dictatoriales.

Y Pedro Sánchez, que está sufriendo en primera persona desaires, arrinconamientos y postergación por parte de los líderes mundiales por tenerlos en su Gobierno, le ha contestado apartando a cualquier miembro de Podemos del Gabinete de Crisis creado en La Moncloa, dejándolos por tanto al margen de cualquier información sensible sobre la guerra de Ucrania. En mi opinión, muy bien hecho.

Como Pedro Sánchez es muy mentiroso, pero nada tonto, eso significa que tiene asegurado el voto del, por ahora, principal partido de la oposición para cuando tenga que recabar del Congreso la autorización necesaria para entrar oficialmente en guerra.

Guerra que nadie queremos que ocurra, pero en la que todos creen que los muertos los debe poner Estados Unidos, vilipendiada nación en tiempos de paz, sin pensar que los que estamos al alcance de las actuales armas rusas somos los europeos, y quedo obnubilado cuando ya se anuncian cinco millones de refugiados ucranianos, que son los primeros que deberían estar en el frente de batalla, que son ellos los primeros que tienen que defender su país, porque quien no es hombre para defender su patria, no puede pedir que se inmolen otros en su lugar.

La OTAN ha movilizado la Fuerza de Respuesta compuesta de 40.000 soldados, entre los que se encuentra España, y debemos ser conscientes que en las guerras los tiros van y vienen, que el enemigo también sabe disparar y que más de uno podría volver a hombros de sus compañeros.

Cuando escribo estas líneas, las tropas rusas están a cinco kilómetros de Kiev (tres millones de habitantes), la capital de Ucrania, habiendo pasado por la ciudad fronteriza de Sumy (250.000 habitantes) sin resistencia alguna y sin disparar un solo tiro, en un despliegue militar de libro, teóricamente un modelo de guerra perfecta, habiendo movilizado solo para ello el triple de tropas que tiene el ejército español en total.  Y hace un llamamiento al ejército ucraniano para que tome el poder y se evite un derramamiento de sangre.

Es a partir de este momento cuando la guerra se está librando, más que en el campo de batalla, en los medios de comunicación, internet y poderes interesados, llegando en algunos casos a decir que el potencial que mantiene a Ucrania dentro de los diez países del mundo con más recursos en materias primas y agrícolas, en concreto el gas licuado, ya ha sido almacenado en países limítrofes por una empresa que dirige un hijo de Joe Biden, en unas estructuras construidas por una empresa catalana, dejando el país con un endeudamiento impagable, que es lo que se encontrará Putin. Con lo que, con guerra o sin ella, el nuevo suministro de gas natural pondría a Europa en una inflación y unas tasas de paro no vistas desde hace muchos años.

Otros hablan del peligro que supondría que si Rusia se apodera de Ucrania los tendríamos “a tiro piedra” de Europa, y que si fuera defendida por la OTAN sería el inicio del ingreso de ese país en la Unión Europea, con el peligro que ello supondría para Rusia. En realidad, creo que el bloque occidental es consciente que Rusia destruiría Europa con el potencial y medios bélicos que posee y que las restricciones de mercado que pudieran imponerles no le afectarían en gran medida porque tienen los de los indios, chinos y de muchos países musulmanes que los sustituirían, además del uso de criptomonedas y demás sistemas de intercambios monetarios mundiales.

Mis conocimientos son muy limitados en estos temas bélicos, pero veo que el mundo se enfrenta a una difícil toma de decisiones, en dónde el tema psicológico está provocando un pánico en el que las hormigas, honradas obreras a las que ahora se les ha dado un fusil para defenderse, pueden convertirse en una guerra de guerrillas que mantuviera latente la disputa durante años y que produciría muertos indiscriminados por rencor en ambos bandos, algo parecido a lo que sucedió antes y después de la guerra civil del 36 en España; rendirse con una serie de condiciones pactadas por los leones en cuyas negociaciones intervendría Europa y Estados Unidos; o desencadenarse una contienda mundial con armas y tecnologías de todo tipo, y miles, millones, de personas muertas por algún loco que juegue con botones de colores.

Espero que se impongan las dos grandes eles  -la LÓGICA y la LIBERTAD- y la paz y concordia reine en todos los corazones.

Antonio CAMPOS

Publicado en PUERTA DE MADRID el 04-03-2022

La realidad del wellcome

Era junio de 2019 cuando yo escribía: “En todas las empresas serias del mundo, y en todos los Gobiernos sensatos del planeta, existen planes y soluciones alternativas a los mejores deseos de quienes mandan, que es la PMF – Posición Más Favorable, hasta la PmF – Posición menos Favorable, pues no siempre se cumplen los objetivos deseados.

El mundo está muy agitado, guerras con armas, con las finanzas y con palabras, están abiertas en diferentes frentes. España no es ajena a esa situación y, más que una nación unida y al unísono con la Constitución y con quien ostenta el mando, es un reino de taifas en el que cada “burro” tira para su lado. Imaginemos que pudiera pasar algo parecido a lo que sigue a continuación:

Yair Netanyahu, -hijo mayor del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha sugerido en Twitter a árabes y musulmanes que si quieren liberar “tierras ocupadas” empiecen por Ceuta, Melilla y otros enclaves españoles en el norte de África. “Queridos árabes y musulmanes. ¿Queréis liberar tierras árabes e islámicas ocupadas? ¡Aquí tenéis un buen comienzo!”, y adjuntaba un mapa con las ciudades españolas en el norte de África y otras islas en el mar de Alborán. El mapa remarca en cuadrados resaltados Ceuta, Melilla, el peñón de Vélez de la Gomera, el peñón de Alhucemas, la isla de Alborán y las islas Chafarinas.

Tendríamos una guerra contra Marruecos, que tiene mucho más potencial militar que España, sin posibilidad de ayuda por parte de la UE, porque esas ciudades “no pertenecen a Europa”. Primer gran problema.

Los presuntos golpistas catalanes independentistas son condenados a largos castigos. Al haberse traspasado a la Generalitat la responsabilidad de los asuntos penitenciarios, y en función del llamado principio de flexibilidad en la aplicación de la pena, que permite la incorporación del preso a un régimen de semilibertad al pasar a estar clasificado en el segundo grado. Tenemos que hablar … No te preocupes … Se reincorporan a la actividad y, ahítos y henchidos del triunfo, declaran la independencia de Cataluña. Segundo gran problema.

Bildu, y Euskadi en general, quieren anexionarse Navarra. Desde hace al menos veinte años, cuando las empresas financiaban aprender idiomas a sus empleados, querían aprender euskera en un altísimo porcentaje superior al inglés o a otras lenguas financieras o de futuro. El PNV quiere un referéndum con los catalanes y ser reconocidos como nación.  Aparecen reportajes de investigación periodística que relacionan al expresidente Zapatero con concesiones presuntamente anticonstitucionales y, desde luego, indignas de la segunda autoridad del país en su momento. EH Bildu exige el traspaso «inmediato» de 36 transferencias a Euskadi, prioritariamente la Seguridad Social y Prisiones, y de 25 a Navarra. Lo de Prisiones, ya sabemos, todos los presos de ETA a la calle; lo de la Seguridad Social, romper el sistema a nivel nacional es acelerar su desaparición. Tercer gran problema.

Podemos exige a Pedro Sánchez más impuestos y más gastos en subvenciones y “todo gratis” para quienes no dan golpe laboral en toda su vida, todo a costa de una lucha de clases contra lo que ellos llaman ricos. Alguna persona de su entorno dice que “las únicas iglesias que dan luz son las que arden”. Volvemos 85 años atrás, y ya vimos las consecuencias. Cuarto gran problema.

Cuando se dejan crecer los problemas sin poner remedio alguno, llega un momento en el que se hacen incontrolables. Si algún día alguien aplicara la ley acerca de la inmigración, las falsificaciones, las leyes musulmanas paralelas y contra el “todo gratis”, sería una rebelión en toda regla. Ayman Al Zawahiri cabecilla de Al Qaeda Central (AQC), dentro de la estrategia de enfrentamiento que mantiene con Daesh y su líder, Abu Bark Bagdhadi, ha lanzado un mensaje para que los musulmanes se unan en la reconquista de las tierras que en su día perdieron, entre ellas Al Andalus. Quinto gran problema.

Por cualquiera de las causas expuestas, el Ejército Español tiene que estar bien dotado y preparado por lo que pudiera ocurrir.

¿Que esto es muy difícil y parece el guion de una película de miedo? Sí. Pero la noticia más importante en España la semana pasada, fue la boda de Belén Esteban en una finca de recreo de Alcalá de Henares.

En agosto del 2020 insistíamos: “Ayer nos enteramos, por boca del coronel de la Legión Enrique de Vivero, en el programa «Buenos días España» que dirige Santiago Fontela, que Mohamed VI habría impedido visitar Ceuta y Melilla a los Reyes de España en el periplo que están haciendo por todas las Comunidades Españolas. El Gobierno de Marruecos «lamenta y rechaza» la visita oficial que los Reyes de España harán la próxima semana a Ceuta y Melilla, que Rabat considera «ciudades expropiadas» según dijo el portavoz del ejecutivo marroquí, que preside el nacionalista Abás El Fassi. Un portavoz del Gobierno marroquí ha afirmado que «no podemos olvidar un problema primordial, que es el de las dos ciudades ocupadas».

El Dúo Diabólico (Pedro Sánchez y Pablo Iglesias), la antigua “Novia de España”, hoy la “Niña de Bilderberg”, y Casado, el «Príncipe de los Mediocres”, callan, están de vacaciones, con un incremento exponencial de contagiados por el coronavirus, una parte importante de ellos procedentes de pateras de inmigrantes ilegales, crecen a cientos de miles los parados, más subvencionados, más censura encubierta a través de medios afines, mentiras e incumplimientos de programas electorales en cuanto a sobornos y cuestiones judiciales, Cataluña y Euskadi cada vez más envalentonados con su secesión, y solo falta que los marroquíes, el hermano moro de tres besos en la mejilla, en el protocolo, que parece no es de la misma forma en privado, se descuelgue con una guerra contra España, porque todo el mundo se da cuenta de la debilidad del Gobierno Español, de la debilidad de la oposición y de la ciudadanía en general, que está muriendo lentamente con paliativos hasta que lleguemos al “éxito” por eutanasia pasiva.

Y hoy, que es el futuro de ayer, la realidad es que Marruecos se ha armado con las técnicas más modernas de guerra y cuenta con el apoyo de Estados Unidos, que ha establecido la mayor base militar norteamericana en África en la frontera con el Sahara Occidental, con trato preferente por su islamismo moderado y contención del radicalismo y refuerzo de las tropas francesas en el Sahel. Pero, además, tiene otras cuatro bases en el norte del país que son las que verdaderamente controlan el Estrecho de Gibraltar.

La disputa del antiguo Sahara español es lo que está en juego: Los saharauis se consideran una nación independiente, y los marroquíes una provincia de Marruecos.

Además de los desprecios diplomáticos que España ha realizado a Estados Unidos, hasta tal punto que el presidente Joe Biden no ha hablado todavía con Pedro Sánchez, el que España haya acogido como refugiado al secretario general del Frente Polisario, Brahim Gali, idea podemita comparable a que Cataluña y Euskadi pudieran ser países independientes, ha desencadenado la “invasión silente” por parte de más de seis mil personas que han llegado a nado desde Marruecos a Ceuta, en una táctica similar a la de La Marcha Verde del año 1975, aprovechando la debilidad de España en los últimos estertores de Franco. Ahora se aprovecha la debilidad de una España desunida, enferma, en dificultades económicas, con un gobierno social-comunista único en el mundo democrático y en clara desventaja en material bélico, en calidad y en cantidad.

En el momento de escribir estas líneas, los ilegales llegados a Ceuta han ocupado cuatro colegios, han incendiado uno de ellos, se han producido asaltos a viviendas y comercios, diversos medios de comunicación hablan de una avalancha de personas desde diferentes sitios de Marruecos hacia Ceuta, y al ministro Marlaska, el Niño de Las Cortes, no se le ocurre otra cosa que decir que “se perseguirán todos los delitos de odio respecto a esta crisis con Marruecos”.

¿Wellcome refugiados? ¿Alguien piensa que los que están llegando, bien vestidos, alimentados, con relojes y teléfonos móviles, son realmente refugiados? ¿Alguien piensa que son los que pagarán las pensiones de nuestros jubilados, que vienen con intención de trabajar?

Añádase a cuanto antecede la ¿incompetencia? de nuestros Servicios Secretos en todas sus variantes y diferentes nombres, del Ministerio de Exteriores, del Ministerio del Interior, y de la política general de España, pues un tema de esta envergadura no se improvisa en veinticuatro horas por parte de Marruecos. Y he mencionado incompetencia con un signo de interrogación, no vaya a ser que se trate de algo más grave, porque hay veces que la realidad supera a la ficción.

Solo falta que nos sodomicen, que a alguno le gustará.

La realidad supera la ficción

En todas las empresas serias del mundo, y en todos los Gobiernos sensatos del planeta, existen planes y soluciones alternativas a los mejores deseos de quienes mandan, que es la PMF – Posición Más Favorable, hasta la PmF – Posición menos Favorable, pues no siempre se cumplen los objetivos deseados.

El mundo está muy agitado, guerras con armas, con las finanzas y con palabras, están abiertas en diferentes frentes. España no es ajena a esa situación y, más que una nación unida y al unísono con la Constitución y con quien ostenta el mando, es un reino de taifas en el que cada “burro” tira para su lado.

 

 

Seguimos sin Gobierno, prorrogadas las funciones del anterior del PSOE y los presupuestos del PP, habiéndonos quedado claro a todos los españoles a través de las diversas coaliciones contra-natura realizadas en municipios y comunidades autónomas, que lo que los políticos quieren es el poder, sin importantes para ello unirse a sus más encarnizados rivales ideológicos.

El PSOE “deja caer” que, en última instancia y si no se le permite gobernar en solitario, podría haber nuevas elecciones en el próximo mes de septiembre. Un entendido en la materia, ajeno al CIS de Tezanos, me dice que, de ser así, los socialistas volverían a ganar las elecciones con aún más margen de ventaja, aunque no con mayoría absoluta; VOX, que es el enemigo cristiano para la masonería, subiría de forma notable; PP subiría unos tres puntos porcentuales; Ciudadanos bajaría de forma considerable, por su indefinición actual y porque dejaría de tener los apoyos que ahora tiene, que ya están pensando en sustituir a Albert Rivera por Inés Arrimadas; y Podemos pasaría a ser la última colocada en el panorama nacional, con importante pérdida de votos que pasarían al socialismo de Pedro Sánchez.

Con este panorama, imaginemos que pudiera pasar algo parecido a lo que sigue a continuación:

 

 

Yair Netanyahu, -hijo mayor del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha sugerido en Twitter a árabes y musulmanes que si quieren liberar “tierras ocupadas” empiecen por Ceuta, Melilla y otros enclaves españoles en el norte de África. “Queridos árabes y musulmanes. ¿Queréis liberar tierras árabes e islámicas ocupadas? ¡Aquí tenéis un buen comienzo!”, y adjuntaba un mapa con las ciudades españolas en el norte de África y otras islas en el mar de Alborán. El mapa remarca en cuadrados resaltados Ceuta, Melilla, el peñón de Vélez de la Gomera, el peñón de Alhucemas, la isla de Alborán y las islas Chafarinas.

Tendríamos una guerra contra Marruecos, que tiene mucho más potencial militar que España, sin posibilidad de ayuda por parte de la UE, porque esas ciudades “no pertenecen a Europa”. Primer gran problema.

Los presuntos golpistas catalanes independentistas son condenados a largos castigos. Al haberse traspasado a la Generalitat la responsabilidad de los asuntos penitenciarios, y en función del llamado principio de flexibilidad en la aplicación de la pena, que permite la incorporación del preso a un régimen de semilibertad al pasar a estar clasificado en el segundo grado. Tenemos que hablar … No te preocupes … Se reincorporan a la actividad y, ahítos y henchidos del triunfo, declaran la independencia de Cataluña. Segundo gran problema.

Bildu, y Euskadi en general, quieren anexoniarse Navarra. Desde hace al menos veinte años, cuando las empresas financiaban aprender idiomas a sus empleados, querían aprender euskera en un altísimo porcentaje superior al inglés o a otras lenguas financieras o de futuro. Algunas “viejas glorias” (asesinos) de ETA quieren volver a la lucha armada. El PNV quiere un referéndum con los catalanes y ser reconocidos como nación.  Aparecen reportajes de investigación periodística que relacionan al expresidente Zapatero con concesiones presuntamente anticonstitucionales y, desde luego, indignas de la segunda autoridad del país en su momento. EH Bildu exige el traspaso «inmediato» de 36 transferencias a Euskadi, prioritariamente la Seguridad Social y Prisiones, y de 25 a Navarra. Lo de Prisiones, ya sabemos, todos los presos de ETA a la calle; lo de la Seguridad Social, romper el sistema a nivel nacional es acelerar su desaparición. Tercer gran problema.

Podemos exige a Pedro Sánchez más impuestos y más gastos en subvenciones y “todo gratis” para quienes no dan golpe laboral en toda su vida, todo a costa de una lucha de clases contra lo que ellos llaman ricos. Alguna persona de su entorno dice que “las únicas iglesias que dan luz son las que arden”. Volvemos 85 años atrás, y ya vimos las consecuencias. En el mejor de los casos, intervención por “los hombres de negro” en el momento que suban los tipos de interés. Cuarto gran problema.

Cuando se dejan crecer los problemas sin poner remedio alguno, llega un momento en el que se hacen incontrolables. Si algún día alguien aplicara la ley acerca de la inmigración, las falsificaciones, las leyes musulmanas paralelas y contra el “todo gratis”, sería una rebelión en toda regla. Ayman Al Zawahiri cabecilla de Al Qaeda Central (AQC), dentro de la estrategia de enfrentamiento que mantiene con Daesh y su líder, Abu Bark Bagdhadi, ha lanzado un mensaje para que los musulmanes se unan en la reconquista de las tierras que en su día perdieron, entre ellas Al Andalus. Quinto gran problema.

Según las profecías de Nostradamus, España será invadida desde Libia (quitamos al dictador Gadafi, que tenía controlada la situación y bien enfocado el crecimiento social), y pusimos a dictadores religiosos, que son mucho peores que los civiles. Caerán, a sangre y fuego, Sevilla, Córdoba, Baleares, Barcelona, Zaragoza y León. Sería la próxima guerra mundial. Último y definitivo gran problema.

Por cualquiera de las causas expuestas, el Ejército Español tiene que estar bien dotado y preparado por lo que pudiera ocurrir.

De momento el “pan y circo” de los romanos, la televisión de “toros, fútbol y bailes regionales” de Franco, y las vacaciones estivales de julio y agosto, también de los parados y subvencionados, que no tienen para comer ni pagar la hipoteca, pero sí para irse de vacaciones incluso algunos a sus países de origen, parte del circo de la “buenisma” izquierda actual, paralizan el país hasta septiembre. “Que te casas mañana, Lucía … Mañana será otro día”.

¿Que esto es muy difícil y parece el guion de una película de miedo? Sí. Pero algunas veces la realidad supera la ficción, hasta tal punto que la noticia más importante en España la semana pasada, fue la boda de Belén Esteban en una finca de recreo de Alcalá de Henares.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 28-06-2019

 

 

 

 

Todo a Cien – 205 Gibraltrar

Si éramos pocos, parió la abuela. Si la secesión de Cataluña, los préstamos del FLA a las Autonomías que no se pagan, la trama podemita dictatorial in péctore, la inmigración que no trabaja ni quiere trabajar, la corrupción generalizada a ciertos niveles, … no era suficiente, ahora vienen los ingleses a amenazarnos con una guerra real por Gibraltar, incluido el ministro de Defensa británico, Michael Fallon, que ha declarado que Reino Unido tiene la intención de «proteger Gibraltar hasta sus últimas consecuencias».

Como nunca pasa nada, hasta que pasa, los ejércitos españoles y el material utilizado, han quedado obsoletos en relación a los de otros países, tanto en cantidad como en calidad. Sí, nos machacarían. Igual que haría Marruecos si reclamase Ceuta y Melilla por las armas.

El mundo ha cambiado mucho, y sigue cambiando cada día. Los PGE no alcanzan a satisfacer todas las necesidades, el despilfarro autonómico sigue imparable y siempre hay un disidente a cualquier cosa que se proponga. Solo nos falta enfrentarnos a los ingleses en una guerra perdida de antemano.

 

Publicado en el Blog de Campos el 03-04-2016

Todo a Cien – 153 Basta ya

Hoy es un nuevo día triste para todo el mundo. No quiero ni puedo escribir nada porque la sangre me atropella el cerebro a la vez que brota de mi roto corazón. Una vez más, se pondrán crespones negros y discursos en todas las lenguas tratando de aplacar el fuego interno que sufre toda la población, diciendo que son unos pocos los malos musulmanes. Pero para solucionar los problemas, lo primero que hay que hacer es reconocerlos. Estamos en guerra. Y matan de una forma indiscriminada, con daños colaterales de civiles. Basta ya.

Publicado en el Blog de Campos el 15-07-2016

Todo a Cien – 143 WWIII

Tengo un amigo en internet, reputado periodista, que me dice que la III WW se avecina. Que un frente estará formado por Rusia, China, Irán, Siria y Corea del Norte. En el otro bloque estarían EEUU, Europa, Turquía, Canadá, Australia, India, Corea del Sur, Arabia Saudí, la Liga Árabe e Israel, de dónde al parecer proceden las fuentes. Un choque de tal envergadura supondría la muerte de millones de personas.

A esto añade que Irán pretende un despliegue de buques de guerra y destructores en Latinoamérica, en un intento de extender su cooperación militar con países que se oponen a EEUU, ampliando lazos con Venezuela, Bolivia, Brasil, Ecuador, Nicaragua, Cuba, México y Colombia.

Martin Armstrong, que estudia los ciclos económicos e históricos, dice que “el gran problema mundial es la deuda y una guerra es necesaria para aliviar la presión para reducir el gasto”

Miedo me da pensar que Ronald Trump pueda llegar a ser Presidente de Estados Unidos, con su exacerbado verbo y actitudes radicales. Mientras, nosotros, en España, pensando que otros radicales y okupas manejen nuestro dinero y nuestro destino.

Que Dios, Alá, Yahvé, Buda, Confucio, Zoroastro y resto de Seres Supremos, no lo permita, ni lo uno ni lo otro.

 

WW3

Publicado en el Blog de Campos el 26-05-2016