Archivo de etiquetas| democracia

Ponme donde haya

La policía española ha detenido a “El Pollo Carvajal”, jefe de los servicios secretos venezolanos durante la etapa de Hugo Chávez, acusado de narcotráfico, blanqueo de capitales y colaboración con las FARC para introducir drogas en Estados Unidos, y que fuentes muy bien informadas dicen que lo sabe todo sobre Podemos y el PSOE, con información facilitada por la DEA (Administración de Control de Drogas de Estados Unidos) a las autoridades españolas del paradero del militar e información de los números de teléfono con los que se comunicaba. Sabían más de él los servicios de información estadounidenses que los propios españoles, de un fugado en territorio español.

No deben ir los tiros muy errados cuando esta detención, que parece se ha demorado unos meses para completar el análisis de las comunicaciones del detenido, ha provocado malestar en Podemos ante el temor a que Carvajal pueda desvelar supuestos asuntos comprometedores para diferentes políticos españoles.

¿Dónde quedó la rehabilitación de la honradez, de la lucha contra la corrupción, de la democracia del pueblo? ¿Conoceremos la verdad de esta historia? ¿Llegará la justicia hasta el final?

No me des dinero, solo ponme donde haya.

Afganistán y el género de los ángeles

MARÍA ELVIRA ROCA BAREA

27 agosto 2021

Quizás algún lector sepa de dónde procede la expresión “discutir sobre el sexo de los ángeles”, pero en este momento, precisamente en este, tras la caída de Kabul, conviene recordarlo. Era el gran asunto sobre el que debatía la intelligentsia de Bizancio en el momento en que los turcos pusieron cerco a Constantinopla. Llevaban en ello mucho tiempo. Dice la leyenda que, cuando tomaron la ciudad, se encontraron a estos cerebros privilegiados tan enfrascados en las sutilezas de la entrepierna angelical que no se percataron de que había caído. Esta parte última personalmente me la creo. Lo más probable es que se hicieran los locos… y que vaya otro a batirse el cobre, que los turcos son muy feos y dan miedito. Conociendo la invencible inclinación de los intelectuales, sean o no teológicos, a arrimarse al sol que más calienta, puede darse por seguro que, en cuanto vieron aparecer una cimitarra pegada a un turbante (¡qué imagen tan poco guay, tan políticamente incorrecta y tan estéticamente insoportable!), cambiaran radicalmente el tema de discusión, y en cuestión de 5 minutos encontraron 5.000 argumentos teológicos para exclamar, mientras caían de hinojos: ¡Dios es Alá!

De hecho, hubo pocos mártires entre los teólogos. La mayoría se convirtió sin descomponer el pliegue de la túnica. Atinó a morir con honor defendiendo una almena el emperador Constantino XI Paleólogo. Acababan así mil quinientos años de historia continuada de Imperio romano desde Augusto. El hegemón simbólico había viajado desde el Lacio hasta el Asia Menor cuando Constantino fundó la ciudad a la que dio su nombre. El emperador de Bizancio siempre se consideró emperador de los romanos y por eso los cristianos se llaman romi o rumí en árabe. Los historiadores, que desde Homero han envidiado a los poetas, consideraron que había una bella metáfora en el hecho de que el emperador que la fundó y el que la perdió frente a los turcos tuvieran el mismo nombre, Constantino, como había sucedido con la Roma del Lacio, que fue fundada por un Rómulo y perdida frente a los hérulos de Odoacro por otro Rómulo en 476.

Jugando a las casitas de género andan nuestros teólogos y teólogas buscándole la pilila al teorema de Pitágoras. A fin de cuentas, son dos catetos y una hipotenusa y no respeta la paridad. La cosa es ardua y exigirá muchas reuniones de la nueva clerecía y mucho presupuesto. Sobre todo, mucho presupuesto. No digamos nada si hay que averiguar los misterios genitales de la conjetura de Goldbach o de la siempre esquiva demostración del teorema de Fermat, no apta para teólogos. Mientras tanto se andan firmando manifiestos para salvar a las mujeres. La mayor parte de los que van a morir son hombres, porque hombres son la inmensa mayoría de los que trabajaban para los occidentales. Antes, cuando mandaban los hombres, se decía aquello de “las mujeres y los niños primeros”. Ahora, de los niños no se acuerda nadie y los hombres, pues si mueren, bien muertos están.

Es posible que en medio de la bruma erótico-teológica haya anidado la idea de que a las cimitarras o al AK-47, se los puede combatir con firmas. No se sabe si esto es frivolidad o un renacer glorioso del pensamiento mágico, pero hiela la sangre. En cualquier caso, lleva indefectiblemente a aquella frase que Dante escribió a las puertas del infierno: Lasciate ogni speranza. Los que hoy procuran huir de Kabul por todos los medios a su alcance saben que están en las puertas del infierno y en las puertas del infierno no se lucha con firmas de género. Se lucha con el AK-47 en la mano. La puñeta es que el AK-47 necesita alguien que lo empuñe. Y de eso no tenemos.

A cambio se le ofrecen al personal (y se auto ofrecen) emplastos ideológicos lenitivos a modo de soma para que vaya encajando su destino terminal sin mucho sufrir. Y sobre todo sin la mala conciencia que da ser responsable, sin remedio posible y hasta el final, de las consecuencias de nuestros actos y de nuestras ideas. Ah, ha sido tan divertido jugar a ser anti imperialista (yankee go home), ir a las manis y todo eso.

La comparecencia del presidente-emperador Biden diciendo que no había ningún peligro y que la retirada de Kabul en modo alguno (not at all) se parecía a la salida de Saigón es para que las campanas toquen a arrebato en el mundo de las realidades paralelas, ese en el que las palabras ya no tienen nada que ver con lo que de verdad pasa o ha pasado, y ese mundo es el nuestro. El presidente-emperador Biden no está haciendo más que continuar la política de su predecesor, el presidente-emperador Trump: America first. Como Trump no hizo otra cosa que continuar con el muro de Obama, que todo el mundo llama el de Trump, porque es feo y facha. Pero el muro en la frontera mexicana lo empezó ese Barak que a todas las enamoró. Sin embargo, sucede que abandonando territorios y levantando murallas no se sostiene un imperio. Estados Unidos se ha desentendido del proyecto universal que todo imperio representa y, por lo tanto, tiene los días contados. Los huecos que dejará en su decadencia los irá ocupando China. Ha empezado el repliegue oficialmente. Es que es muy duro, muy duro, estar ahí, recibiendo el viento de cara y peleando cada día por ser el campeón de Occidente. Ahora Occidente ya no tiene campeón. España ocupó esa posición en otro tiempo y no lo hizo mal. Los turcos se quedaron en Constantinopla.

Pasado este mal trago que tantas imágenes antiestéticas ha dejado, olvidaremos pronto, porque el occidental sobre todo lo que no soporta es que le pongan delante realidades que le estropeen el fin de semana. Y si esto es irremediable, rápidamente se fabrica un manifiesto que firmar para “pedir” a Otro (infantilismo y Reyes Magos a partes iguales) que vaya a resolver la papeleta, sin afrontar la cuestión fundamental, a saber: ¿quién va a empuñar en las puertas del infierno el AK-47 que se enfrente al AK-47 con turbante? Pues eso.

Los occidentales se baten en retirada en el limes. No ahora sino desde hace tiempo. El abandono de Armenia fue un aviso de que lo que hoy está pasando, iba a pasar. Simplemente nuestro buque insignia, nuestro imperio protector, se viene abajo a una velocidad vertiginosa. Es posiblemente el último imperio cristiano-occidental. Cuando su poder colapse por completo, pasaremos a ser protectorado o reino tributario de China en el mejor de los casos. A bote pronto, el imperio de Confucio parece más soportable que el de los servidores de la Sharía. Porque está claro que antes o después China y el Islam chocarán. De hecho, mientras cantan el pio-pio del entendimiento universal, los chinos están concentrando tropas en los 70 kilómetros de frontera que tienen con Afganistán, precisamente en el territorio de los uigures musulmanes que tantos problemas dan a China y de los que el gobierno chino no se fía en absoluto. Sus proyectos de futuro son incompatibles a medio plazo. Los occidentales estamos fuera del tablero porque ya solo somos incompatibles con la realidad.

Desafiados por la presencia real de la barbarie, los occidentales hemos huido. Algunos procuramos mirar de frente la bochornosa verdad y no ahorrarnos la vergüenza. Otros/as/es se refugian en las rogativas del género de los ángeles esgrimiendo manifiestos “solo para mujeres” como cirios encendidos. La resistencia frente al horror se reduce a buscarle un confort a la conciencia, convenientemente ideologizada. No ha habido, como Spengler quería creer, un grupo de soldados que salvara la civilización.

María Elvira Roca Barea es profesora, ensayista y autora de:

Edición crítica y estudio del arte predicatoria “Ad noticiam artis predicandi”. Universidad de Málaga. 1997.

El caballero de la piel de tigre, de Shota Rustaveli (Elvira Roca, trad.). Universidad de Málaga. 2003.

Tratado militar de Frontino. Humanismo y caballería en el cuatrocientos castellano. Traducción del siglo XV, de Sexto Julio Frontino. CSIC. 2010. p. 488.

Imperiofobia y leyenda negra: Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio español. Ediciones Siruela. 2016. p. 363.

6 relatos ejemplares 6. Ediciones Siruela. 2018.

Fracasología. España y sus elites: de los afrancesados a nuestros días. Madrid: Espasa. 2019.

Amenaza a la democracia

Por su interés, reproducimos el siguiente artículo:

Amenaza a la democracia: alarmante plan escrito por Sánchez para perpetuarse en el poder

República o una nueva España ‘plurinacional’, son algunas de las propuestas que quiere imponer en el ‘nuevo’ PSOE

DAVID LOZANO – 02 agosto 2021 en Periodistadigital

Son los planes de Pedro Sánchez para hacerse con el control absoluto del PSOE con el fin de perpetuarse en el poder, en el Gobierno, durante muchos años más. Sánchez trabaja codo con codo con su nuevo gurú en Moncloa: Félix Bolaños, ‘estrella emergente’ en el socialismo (y en su nuevo Ejecutivo) y que tiene el encargo también de remodelar el PSOE que tendrá que salir del congreso Federal que se celebra este otoño. De él tiene que salir el nuevo partido que quiere liderar Sánchez durante la próxima década con un liderazgo personalista.

El líder socialista lo tiene muy claro y lo que ha encargado a Bolaños es que diseñe lo que será el PSOE hasta 2030. Es la fecha que se ha marcado el presidente del Gobierno para su retirada, no solo del partido sino de Moncloa, porque Sánchez no contempla ya sentarse en la bancada de la oposición.

El secretario general del PSOE ya no tiene nadie que le ‘tosa’ en su partido y ahora mira a un futuro que pasa por él o por él, pero en el que va a ser fundamental su ‘fontanero’, al que aprecia especialmente por haber diseñado, porque fue Félix Bolaños quien se encargó de toda la logística e incluso detalles mediáticos como la retransmisión por TVE, de la exhumación de Francisco Franco.

Mano a mano entre Sánchez y Bolaños escriben las directrices del nuevo PSOE que se derive del congreso Federal (Valencia, del 15 al 17 de octubre). Según han explicado a Periodista Digital fuentes socialistas que conocen los cambios que dibujan el presidente del Gobierno y su fontanero, “se puede decir que pasamos de ser el Partido Socialista a ser el Partido Sanchista, sin cambiar las siglas: PSOE, Partido Sanchista Obrero Español”.

Pedro Sánchez ejecutará una renovación profunda de los órganos socialistas de dirección. “En la Ejecutiva nadie tiene confirmada su continuidad y quien haya dicho que va a renovar el cargo mente”, explican a PD las mismas fuentes.

La continuidad de la ‘superpoderosa’, orgánicamente hablando, Adriana Lastra, está en el aire. Incluso Santos Cerdán, que ha relevado al cesado José Luis Ábalos en la secretaría de Organización, no tiene asegurada su continuidad.

Pero, tal y como han explicado a Periodista Digital las fuentes consultadas, Sánchez quiere tener una Ejecutiva con fuerte presencia del Consejo de Ministros. El ‘capo’ socialista incluirá a muchos de sus ministros, la mayoría de ellos con poca solidez dentro del PSOE y con inexistente poder orgánico, en su Ejecutiva. Es su plan para seguir ganando elecciones: muchas ministras en su Ejecutiva.

Esa remodelación de caras es el primer paso porque quiere cambiar sus líneas ideológicas: apuesta por la República y por la plurinacionalidad de España. También quiere romper los convenios que España mantiene con la Santa Sede. Los planes también pasan por controlar el CGPJ o tribunales ‘hostiles’ como el de Cuentas.

Esto es, romper con la España que conocemos y el cuestionamiento de nuestra monarquía parlamentaria para contentar a la ultraizquierda, nacionalistas e independentistas y ganar, al menos, dos citas electorales más. Pedro Sánchez no se ve fuera de Moncloa hasta 2030.

Los errores se pagan

Toño Mateu Lahoz es, probablemente, el mejor árbitro de fútbol de España y de Europa, lo que es lo mismo, del mundo. Pitó la final de la Copa de Europa de Clubs y estaba destinado a hacer lo mismo en la final de la Eurocopa de Selecciones Nacionales que se está jugando estos días.

Le asignaron uno de los partidos más importantes de dicho torneo, Francia-Portugal. Y cometió un error inexplicable al sancionar con penalti una caída voluntaria de Kylian Mbappé, la nueva estrella mundial, en el área de Portugal.

En Europa, en el mundo, los errores se pagan. El Comité de Designación de Árbitros lo ha apartado de la fase final, suspendiendo su pase a los partidos más importantes de semifinales y final de esa competición.

¡Cuánto tenemos todavía que aprender! En España hubiera habido un corporativismo mal entendido que habría disimulado el error y la sanción. Y no digamos en el tema de la cosa pública: Errores, mentiras, engaños, titulaciones falsas, amistades, adictos, astillas y uno y mil casos más de pícaro del Siglo de Oro, más vigente que nunca en la historia de nuestro país.

Se nos llena la boca diciendo que somos demócratas, pero no la conjugamos en nuestros actos, no exigimos responsabilidad alguna a quien se equivoca, muchas veces de forma intencionada, y permitimos hechos y actuaciones que en cualquier otro país civilizado serían censurados y cesadas las personas de forma fulminante, a iniciativa propia o del mando correspondiente.

Mateu Lahoz seguirá siendo el mejor árbitro, pero es justo que pague por el error cometido. Ojalá fuera así en todos los casos en España, sobre todo en lo que atañe a la responsabilidad de los que desempeñan funciones públicas, que olvidan demasiado a menudo que se trata de periodos circunstanciales, y que deberían volver a su vida privada en las mismas condiciones que lo hizo el anterior presidente de Uruguay, Pepe Mújica, ejemplo de honestidad y honradez.

Democracia a la española

Cuando alguien que no sabe quién fue Carlos III, Espartero, Bartolomé de las Casas, Galdós o el general Rojo, es un menor de cuarenta años, que vive de las subvenciones y de manifestarse cuando sus jefes políticos se lo ordenan, podría disculparse su actuación por la condescendencia que los padres hemos tenido con ellos, por su ausencia de esfuerzo personal y porque, tras su apariencia, siempre está el clásico pícaro español que su único objetivo es vivir a costa del trabajo de otros.

Pero cuando alguien que fue director de un Instituto por la gracia del PSOE, universitario, preparado, escritor, historiador, que hizo el Bachiller con las leyes de Lora Tamayo y de Villar Palasí, y que formó parte de aquellos que consiguieron un estado democrático en España, escribe lo que sigue a continuación, textualmente, es para preocuparse seriamente.

“El pueblo siempre tiene razón. No, no es verdad, el pueblo también se equivoca, los errores de los individuos traen consigo el desacierto de la colectividad.

La señora Ayuso ha recogido votos de todas las clases sociales, de todos los colectivos, de los jóvenes, de los mayores, de las mujeres, de las feministas y de las que no lo son, de los maestros, de los sanitarios, , de los parados, de los del ERTE, los pensionistas, los pensionados, los que reciben el IMV, los que padecen los contratos temporales o directamente los de basura, los de grandes, medianos y pequeños empresarios de la hostelería, de curas y de monjas y de una elevada dosis de hartazgo … ¡de todo y de todos!”.

Estas palabras representan la negación de la democracia, porque el pueblo siempre tiene razón, pero solo cuando me vota a mí, a lo que yo quiero, a lo que yo represento. Es un claro ejemplo de la deriva marxista del actual socialismo español; y es que es muy fácil pasar de un piso de sesenta metros cuadrados en Vallecas a una mansión de más de dos mil metros cuadrados en Galapagar; de ser abogado con toga sin estrenar a vivir en un chalet en “zona nacional”; de no saber nadar a pilotar un yate propio; en cambio, al revés, es muy malo porque a todos nos gusta el jamón de Jabugo, el vino de reserva y los hoteles de cinco estrellas. Lo malo de ello es que quienes les votan siguen pasando estrecheces. Y si surge una voz discordante, como Alfonso Guerra, que no se calla ni debajo del agua, queda inmediatamente inhabilitado por sus propios conmilitones: corresponde a otra época, está viejo, ideas obsoletas; eso sí, no como las suyas, que se remontan al siglo XIX.

Estoy empezando a pensar que Antonio Machado llevaba razón, que en España no puede ser y además es imposible:

“Ya hay un español que quiere / vivir y a vivir empieza / entre una España que muere / y otra España que bosteza. / Españolito que vienes / al mundo, te guarde Dios. / Una de las dos Españas / ha de helarte el corazón”.

Me ha encantado una frase que he hallado en internet: Tengo amigos de izquierda y de derecha; ateos y creyentes; del Real Madrid y del Barça; y el denominador común es respeto.

Lástima que solo sea una frase.

El pueblo ha votado

El cuatro de mayo se han celebrado elecciones al parlamento autonómico de Madrid. Finalizado el escrutinio, con una participación del 76,25% el resultado ha sido el siguiente:

Mi opinión sobre lo acontecido, discutible como cualquier otra, es la siguiente:

1.La verdadera ganadora de estas elecciones ha sido Isabel Díaz Ayuso, a título personal, que ha obtenido votos prestados de otros partidos por su actuación durante la pandemia del coronavirus, en la que ha sabido conjugar la salud de los ciudadanos y el mantenimiento de la actividad comercial. Estoy seguro: si en estos momentos se hicieran unas “primarias” en el Partido Popular, desbancaría al indeciso Pablo Casado, que quiere estar en misa y repicando. Ha nacido una lideresa nacional que lo primero que tiene que hacer es cuidarse del fuego amigo.

2.El bloque de la derecha ha obtenido el 57,35% de los parlamentarios autonómicos. No es que haya más gente de derechas y mucho menos que sean fascistas, es que está harta. Stanley G. Paine delimita el fascismo en el tiempo: La era fascista habría muerto en 1945, dice, y el mantenimiento del concepto solo permanece en la retórica política del consenso progresista en el que vivimos. “La clave del éxito fascista era el partido, con un estilo y discurso populista, capaz de movilizar agitando los peores sentimientos y emociones; en especial, el odio y la venganza como formas de justicia casi divina. A esto sumaban el constituir un nuevo tipo: el “partido-milicia” compuesto por tropas de civiles destinadas a someter por la violencia o la intimidación a sus oponentes”.

3.Desaparece de la política Pablo Iglesias, su populismo guerracivilista y sus pretensiones chavistas. La gente no quiere que le digan cómo tiene que pensar, cómo tienen que hablar y con qué ideología tienen que educar a sus hijos. Y ve cómo la izquierda marxista-comunista vive en plan capitalista: Pablo Iglesias en un chalet en Galapagar; Pedro Sánchez en “zona nacional” de Pozuelo; Yolanda Díaz en el barrio de Salamanca; y Mónica García en un piso de trescientos metros cuadrados junto al Retiro de Madrid.

4.Emergen dos nuevas figuras políticas nacionales en la izquierda, o ultraizquierda, ya veremos, trabajadoras, preparadas y que pueden tomar el relevo del ahora defenestrado Pablo Iglesias: la comunista Yolanda Díaz y la también comunista Mónica García, ésta última si Errejovich, personaje más peligroso que Pablo Iglesias porque a este se le veía venir, más impulsivo, más primario en sus manifestaciones y reacciones. Errejón, no. Prefiere mostrarse como conciliador, posición con la que aspira a vivir al albur del PSOE con una política marxista para un nicho de votantes “verdes” dispersos hasta ahora, sin entrar en la resolución de los verdaderos problemas presentes. Y mucho cuidado con esta Fashionaria del Retiro, que ha dicho: “A trabajar para derrotar al gobierno salido de las urnas”. Democracia comunista.

5.Una verdadera lástima la apabullante derrota de dos personas, para mí, muy válidos, inteligentes y dialogantes: Edmundo Bal y Ángel Gabilondo.

6.Y dejo para el último al verdadero perdedor de estas elecciones, al supervalorado, al egocéntrico Pedro Sánchez, el que llevó al PSOE al marxismo y arrinconó a los socialistas que hicieron la Transición y colaboraron de forma determinante en que la democracia llegara a España.

Una de las cosas que más molesta al actual PSOE, y que trata de ocultar de forma intencionada, es que es MARXISTA, porque Marx también era un dictador, chulo de su mujer, de la que gastó todo su dinero y vivió como un rey, y que le “endosó” un hijo ilegítimo con otra a Engels. Solo los que no saben leer ni escribir, o mal intencionados, pueden decir que el marxismo es democracia y libertad. Cien millones de muertos en el siglo XX por el marxismo-comunismo. Nadie, de ninguna democracia, se ha ido a un país marxista. Y lo peor de todo es que esos analfabetos, o malintencionados, nos tratan de tontos haciéndonos creer que la verdad es su mentira. Y es tan elevada su altanería que no se le ha pasado por la cabeza tener una persona de repuesto, joven, honrada, trabajadora, preparada, moderada, relacionada internacionalmente, que conjugue las necesidades de los menos favorecidos con la actividad privada, sin limitaciones ni cortapisas de ningún tipo, que es la que genera el capital y el empleo para que el sistema pueda seguir funcionando.

En nuestra ciudad, Alcalá de Henares, el bloque de derecha ha obtenido el 52,3% de los votos y 42,4% el de izquierda; la diferencia hasta el 100% corresponde al resto de partidos políticos, hasta un total de 20 que se han presentado. De ellos, solo siete han obtenido más de 100 votos, que eran los diputados a elegir y que completaban todas las listas. Este es otro fallo de la democracia. Cualquier grupo de amiguetes puede formar una pequeñísima organización que se presente a las elecciones, que no se votan ni ellos, y así se hacen con el censo de la población y la probable, no aseguro, pero sí imagino, comercialización de datos de los ciudadanos. Alguno de estos partidos ha obtenido únicamente 10 votos, los del fundador y su familia directa.

Acabo estas líneas, no sin antes recordar que en una democracia hay temas que son sagrados; uno de ellos la limpieza de las elecciones. Ha surgido un insistente rumor acerca de un Organismo Público como es Correos que, fundado en el año 1716, tiene una historia impoluta y centenaria, como tenían las Cajas de Ahorros hasta que fueron tomadas al asalto por políticos, sindicalistas y caciques locales, pero que se ha visto involucrado últimamente por unos asuntos feos, como el tema de las balas a políticos y los justificantes de votos para las elecciones autonómicas de Madrid por parte de muchas personas que afirman no haber votado.

¿Qué custodia electoral, policial o judicial tienen los sobres con los votos emitidos? ¿Quién tiene acceso a ellos y, supuestamente, podría cambiarlos? ¿Dónde y por cuántas manos pasan los sobres antes de depositarse en las urnas correspondientes? Todo esto también es aplicable al voto de los españoles residentes en el extranjero.

¿Votos no identificados convenientemente han dado vencedor a la derecha? ¿Votos no identificados convenientemente han hecho menos dura la derrota de la izquierda? En cualquier caso, la justicia tiene la obligación de investigar y aclarar qué es lo que realmente ha pasado, porque Correos y la confianza que inspira a todos los ciudadanos no puede quedar en entredicho. Que nadie diga que “se ha equivocado la máquina”. Las máquinas no se equivocan; las máquinas cumplen las órdenes y los parámetros que la mano del hombre le ha indicado.

Alguien tiene que dar explicaciones convincentes y asumir su responsabilidad, alguien tiene que convencer a los ciudadanos que no existen elecciones trucadas, que todo es limpio y que quien gana es porque lo han votado las personas y no un programa informático. No estamos hablando de ideas ni posicionamientos políticos, se trata de honradez, de decencia y de democracia.

Absolutamente reprobable

Yo fui de los que hice el Servicio Militar con CETME, en esos años en la vida en que tenías que suspender los estudios si no hacías Milicias Militares, o dejar el trabajo, eso sí, con la reincorporación legal obligatoria y garantizada cuando te licenciaban.

Hervía la sangre en los jóvenes y la mayoría pensábamos que perdíamos el tiempo, porque dábamos por asumido que desde la más tierna infancia éramos educados por nuestros padres y por los maestros (¡qué palabra tan bonita!) de la escuela en lo que era el esfuerzo, el trabajo, la amistad, el honor, el servicio a la patria, el respeto, la responsabilidad, la obligación … y otras de las muchas cosas que, entonces, se llamaba educación y normas sociales.

Cuando van pasando los años, te das cuenta que la vida cambia para todos y que ahora importan más otras cosas, como que un alto cargo o alta carga le diga a una hija que se coma un pollo, une polle o una polla, y que cada vez se fomenta más el desencuentro entre españoles, hasta tal punto que se pretende calificar como odio aquellas personas, cosas y casos que se llaman por su nombre desde los tiempos de nuestros clásicos del Siglo de Oro, y en cambio se es benévolo e incluso se apoya ataques verbales y simulacros de muerte del Jefe del Estado, del Presidente del Gobierno, de las ideas religiosas, se anima a matar policías, se homenajean a etarras y terroristas que fueron, se fomenta el incumplimiento de las sentencias del Tribunal Constitucional e intentos de derogar la Constitución, e incluso se intimida al adversario político señalándolo con el dedo índice de la mano a forma de dispararle un tiro, como hizo la ahora candidata a presidir la CCAA de Madrid por Más Madrid, Mónica García (que vive en un piso de 300 metros cuadrados frente al Retiro de Madrid – joder con los comunistas), como queda reflejado en la fotografía que sigue a continuación, mientras se llama ultraderecha a los que no se manifiestan con el brazo y mano levantada cara al sol, pero sí demócratas a quien lo hace con el brazo y puño en alto.

Conozco pues los cartuchos del CETME y de las pistolas ASTRA que utilizábamos. Y, bajo ningún concepto, es admisible, por parte de nadie, la amenaza que supone enviar a alguien una misiva junto con dos cartuchos sin percutir de CETME, como las que han recibido Pablo Iglesias, Grande-Marlaska y María Gámez, directora de la Guardia Civil.

Desde hace tiempo, estamos jugando con fuego, y ya no se puede asegurar nada, solo la recepción de la amenaza, pues el o los remitentes pueden ser cualquiera, manejando la hipótesis que conoce muy bien el antiguo juez Marlasca de no fiarse de nadie, que la policía puede pensar y trabajar analizando desde el autoenvío hasta el cumplimiento de la amenaza procedente de cualquier persona, partido político u organización, siempre y en todo caso, dictatorial.

El mismo día, Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC de Cataluña, exige “formar un gobierno de concertación independentista” (…) “abriendo formas permanentes de desobediencia, confrontación y movilización popular” (…) “…somos un país ocupado …. Hay que abrir tantos frentes como sean posibles mientras acumulamos la fuerza necesaria para debilitar el Estado”.

Similares amenazas son el envío de balas físicas, que no matan porque la mortalidad no la produce las balas sino la velocidad del impacto, que las balas dialécticas, que a menudo se disparan desde Cataluña, como en este caso concreto.

Espero la contundente actuación policial y de la justicia ante estos hechos absolutamente reprobables y, estando en las antípodas de Podemos, mi solidaridad y apoyo en estos momentos en los que, una vez más, parece que nos encontramos en el preludio de otro enfrentamiento entre hermanos. Los españoles nunca aprendemos de nuestros errores.

El que siembra viento, recoge tempestades. Por favor, avísennos, quien corresponda, si tenemos que empezar a practicar para defender nuestra vida por nuestros propios medios.

Hace 40 años

Hoy hace cuarenta años que se produjo el Golpe de Estado protagonizado por el Teniente Coronel Tejero, que es quien dio la cara y se jugó su bigote, dejando tras de sí un cúmulo de preguntas, suposiciones y opiniones, que van a tener que esperar hasta el año 2031 que es cuando se levantarán los archivos secretos de lo que verdaderamente ocurrió aquellos días.

Yo estaba en La Coruña, y pasé toda la noche al raso, en el puerto, en compañía de un compañero, esperando acontecimientos, hasta que se serenaron las cosas y nos fuimos a acostar, a las cuatro de la madrugada.

“¿Por qué una revista adelantó el día y la hora del 23-F? Los papeles olvidados del búnker. La nueva Ley de Secretos Oficiales —que pide desclasificar ya los documentos sobre el golpe de Estado— se atasca en el Congreso. La trama civil de la asonada que nadie quiere investigar”, escribía Carlos Prieto en El Confidencial el 03-11-2018. Y continúa: “Hay tantos agujeros por rellenar del 23-F y tal cantidad de documentos clasificados… que se ha facilitado mucho la tarea especulativa a los teóricos de la conspiración. Cuando se produzca la desclasificación, quizá logremos contestar con precisión a preguntas del tipo: ¿Quién era el elefante blanco? ¿Con quién habló la Casa Real durante la asonada? ¿Por qué varios miembros del CESID dieron apoyo logístico al golpe? ¿Por qué Armada enseñó a Tejero una lista de ministros de todos los partidos para hacer un gobierno de concentración nacional? ¿Había más gente en el ajo?”.

Recojo de la prensa nacional dos declaraciones realizadas esta semana por personajes que estuvieron muy cerca de los acontecimientos:

José Bono: “El Rey, tras el asalto al Congreso, se puso de parte de su pueblo. Si hubiese dudado o se hubiese mostrado tibio, estoy seguro de que los militares, en un altísimo porcentaje, habrían seguido a los golpistas”

Javier Solana: “La posibilidad de hacer a Armada presidente del Gobierno estaba muy estudiada. Éramos muchos los que sabíamos que existía la posibilidad de un paréntesis con un presidente militar, porque las fuerzas armadas estaban muy molestas. Había un momento de tensión con las fuerzas armadas y había ganas de que hubiera un presidente militar. Mucha gente estaba a favor de esto y ya existían consensos y pactos” (…) “El que frena todo es el Rey. El Rey se sintió engañado. A él le habían hablado mucho de cambiar la situación militar. Y pocos estaban en contra de eso. La posibilidad de que pudiera haber un cambio militar existía. Se había hablado que era necesario un cambio de estilo con los militares, y eso yo estoy seguro que lo hablamos todos, incluido el Rey. El ambiente tiene mucha importancia en cada época y en aquella época los ambientes los generaban grupos. El entorno militar lo vivíamos unos cuantos y eso había que manejarlo bien. Yo creo que el Rey apoyaba ese cambio, ese golpe de timón. Pero el entrar a tiros para lograrlo, rompió todos los esquemas y el Rey yo creo que se sintió engañado y traicionado. Cuando empiezan los tiros, el Rey decide inmediatamente que eso no es lo que se ha hablado”.

En cualquier caso, fue el Rey Juan Carlos I el que salió en TVE y abortó el mayor ataque contra la democracia habido en España desde la Transición.

Siete partidos políticos han anunciado su intención de no acudir al acto que se celebra hoy en el Congreso con presencia del Rey Felipe VI en recuerdo del 23-F de 1981. Los que no acudirán son PNV, ERC, CUP, Compromis, Bildu, JxCAT y BNG. En resumen, secesionistas y anti constitucionalistas que, dicho sea sin ofender, si hubiera triunfado aquel Golpe de Estado, no harían ni dirían lo que ahora dicen y hacen, estarían callados y sumisos, como cuando vitoreaban a Franco cada vez que visitaba las ciudades de esos territorios.

A los jóvenes debería enseñársele la historia verdadera de cómo se vivía en España desde los años cincuenta hasta final del siglo pasado, lo que trabajaron sus padres y abuelos para sacar adelante un país destruido por la guerra y aislado de ayudas extranjeras, de lo que, con sus defectos, significaron Adolfo Suárez, Felipe González o Aznar en calidad democrática, mejora del nivel de vida y del estado del bienestar, algo a lo que, bajo ningún concepto ni circunstancia, podemos renunciar o doblegarnos ante quien quisiera ponernos un yugo, del color que sea y mediante cualquier fórmula, pues al igual que las guerras actuales no tienen nada que ver con las que hacían los griegos o los romanos, actualmente se puede dar un Golpe de Estado de diferentes maneras, incluso desde el Boletín Oficial del Estado si cayera en malas manos. Hoy, para todos los demócratas, es un día de fiesta y celebración, que espero continúe por muchos años más.

Los romanos, el socialismo e Hispania – 02

Julio César

Cayo Julio César (Roma 12-7-100 a.C. – marzo 44) era miembro de una de las familias más laureadas de Roma, los Julios, que se decían descendientes de la misma Afrodita. En el año 69 a.C. fue nombrado cuestor de la Hispania Ulterior para regresar años después a Roma donde se inició su enfrentamiento con Pompeyo. Durante la estancia de éste en Oriente, Julio consiguió los nombramientos de edil, pontifex maximus y pretor urbano, congraciándose con la plebe y con el orden ecuestre al aliarse con Marco Licinio Craso, hombre de gran riqueza. No obstante, César provocó la oposición de la clase media al estar implicado en la conjura de Catilina en el año 63 a.C.; dos años más tarde Pompeyo regresó victorioso de Oriente, demandó al Senado que ratificara las medidas que él había adoptado en Asia Menor y concedió tierras a sus veteranos. Sus peticiones encontraron fuerte oposición hasta que César optó por la reconciliación; Pompeyo, Craso y César constituyeron el denominado Primer Triunvirato en el año 60 a.C., consolidado con el matrimonio de Julia, hija de César, con Pompeyo. Los triunviros se repartieron las zonas de influencia: Craso recibió el gobierno de los países de Oriente, Pompeyo permanecía en Roma y César asumía el mando militar de la Galia Cisalpina y el proconsulado de la Narbonense. Desde ese momento se enzarzó en una dura guerra contra los galos que duraría ocho años, consiguiendo la conquista de toda la Galia. Luchó contra los germanos en las orillas del Rin y envió dos expediciones a Britania. La muertes de Julia y Craso (54 y 53 a.C.) motivaron la separación entre Pompeyo y César al desaparecer los vínculos entre ambos. Cada uno deseaba imponerse debido a su tendencia al poder personal lo que provocaría una encarnizada guerra civil. Cuando en el año 49 Julio César acababa su mandato en la Galia, el Senado le ordenó que retirara las legiones del territorio galo lo que motivó que César atravesara el Rubicón y marchara con sus tropas hacia Roma.

Pompeyo se retiró a los Balcanes para preparar la resistencia. César y Pompeyo se enfrentaron en Farsalia (48 a.C.), viéndose obligado Pompeyo a huir a Egipto donde fue asesinado por Ptolomeo XIV. Pero la guerra contra sus partidarios, capitaneados por Escipión en Africa y por sus hijos Cneo y Sexto Pompeyo en Hispania, continuó hasta el año 45 a.C. Tras las derrotas de Thapsus en Africa y la definitiva en Munda (Baetica / Hispania) en la que murió Cneo Pompeyo, finalizó el periodo de guerras civiles y Julio César fue nombrado cónsul por un periodo de diez años.

Julio César se convertía en el único dueño de la situación y recibía el nombramiento de “dictador perpetuus” al que había de añadir los títulos de “imperator”, “pontifex maximus” y “pater patriae”. Aunque trató de legalizar su mandato se comportó como un dictador tomando el control sobre aspectos cruciales del gobierno: las finanzas públicas, la administración provincial, el mando sobre las fuerzas militares, demostrando cualidades de hombre de estado e igualando su ingenio militar.

Julio César no sólo ha pasado a la historia por su significación política y hazañas militares; además de ser el inventor del libro encuadernado (un invento meramente práctico ya que para una persona que se movía tanto era más cómodo llevar consigo libros que rollos), fue un importantísimo escritor, narrador historiográfico cuyas obras, Commentarii de bello Gallico (Comentarios sobre la guerra de las Galias) y Commentarii de bello civili (Comentarios sobre la guerra civil), constituyen una inestimable fuente de información para conocer los acontecimientos del periodo final de la República, ya que por primera vez una obra romana adopta un sentido de Historia Universal,  estilo iniciado por Heródoto.

Desde el punto de vista estilístico, las obras de César destacan por la pureza, la simplicidad y la elegancia de la lengua latina. Su prosa se caracteriza por la claridad sintáctica, la ausencia de anomalías gramaticales, la selección de un léxico claro y la renuncia a los términos arcaicos o raros. La narración de los hechos y la descripción de los paisajes contiene sólo los datos esenciales. Tienen precisión, viveza y dramatismo.

De él escribe Suetonio:

“Mostróse muy liberal con el dinero de la República y a nadie rehusó nada; todo, de grado o por fuerza, se doblegaba a su voluntad; solo Catón se atrevió a oponérsele una vez y César hizo que a la salida del Senado lo amarrasen sus lictores y lo condujesen a prisión ….”

“Dobló a perpetuidad los sueldos de las legiones,. Distribuyó el trigo sin medida ni tasa, y llegó hasta dar esclavos y tierras a sus soldados …..”

“Los acusados, los hombres perdidos de deudas, la juventud viciosa, encontraban en él un seguro refugio …”

“No perdonaba medio de atraerse los reyes y las provincias; a los unos les ofrecía devolver los numerosos cautivos sin rescate y a las otras cuantos socorros quisieran, sin consultar al Senado ni al pueblo.”

“Concluida la guerra y pacificada las Galias, era conveniente licenciar al ejército ….

“… dispuesto a vengar a brazo armado a los tribunos que le eran adictos …. Fue el pretexto de la guerra civil; él había querido trastornar la Repúblicas, según Pompeyo, porque no se sentía con fuerzas para hacer por el pueblo todo lo que había prometido, y porque sus prodigiosos gastos superaban a sus medios. Según otros, temía que le obligaran a rendir cuentas de todas las violencias que había llevado a cabo, de todas las ilegalidades y de todos los privilegios de su primer consulado.”

“Unos pensaban que estaba corrompido por la costumbre del mando y que, habiendo comparado las fuerzas de sus enemigos y las suyas, creyó llegado el momento de intentar su gran deseo. Cicerón dice que César tenía siempre en sus labios estos dos versos de Eurípides:

Respeto a la virtud, más si reinar conviene

El interés solo importa y lícito es dañar a la virtud”.

Tras su “veni, vidi, vici”, “dio a sus veteranos veinticuatro mil sestercios por cabeza, además de dos sestercios grandes que habían recibido en los comienzos de la guerra. Asimismo, les asignólas mejores tierras. Distribuyó al pueblo diez medios de trigo por cabeza y otras tantas libras de aceite, más trescientos sestercios que les había prometido, a los que añadió cien más en concepto de atrasos. Perdonó el alquiler de lascasas en Roma hasta el precio de dos mil sestercios, y en el resto de Italia hasta quinientos”.

“Vivió, con bastante modestia, en el barrio llamado Subusa; pero cuando fue gran pontífice se alojó en la calle Sagrada a cuenta de la República. Se dice que amó con pasión la magnificencia y el lujo”.

Se casó varias veces y tuvo multitud de amantes, reinas, mujeres de amigos y de prominentes romanos; y se le atribuye homosexualidad con Nicomedes, rey de Bitinia, hasta tal punto que durante la guerra de las Galias los soldados acompañaban sus marchas con esta copla:

“César ha sometido las Galias,

Nicomedes ha sometido a César,

César triunfa por haber sometido las Galias,

Nicomedes no triunfa por haber sometido a César”.

En cuanto al vino, Catón dijo: “De todos los que han trastornado la República, César es el único que no ha sido un borracho”.

Murió de veintitrés puñaladas de los conjurados, pronunciando la famosa expresión ¡También tú, Bruto, hijo mío!

Como resumen de sus ideas, recojo estas dos frases:

“Es preciso que todo lo que me pertenece esté tan exento de sospecha como de crimen”.

“Es preciso que en lo sucesivo se me hable con la mayor reverencia y se tengan como leyes mis palabras”.

Continua …

Los romanos, el socialismo e Hispania 01

Es posible que les haya llegado un video en el que una reportera le hace a un estudiante la siguiente pregunta: ¿Conoces a algún escritor de la “generación del 27”? Y el interpelado responde: Pero si todavía no hemos llegado al 27, estamos en el 20. Eso, sin haber entrado en vigor “la Ley Celáa” por la que se permite pasar de curso en el Bachiller con suspensos. No es de extrañar por tanto que aparezcan libros tirados en contenedores de obra, en cualquier calle y ciudad de España, procedentes de reformas de viviendas en las que “le sobran” a los nuevos propietarios, o “les queda feo” en su decoración minimalista.

De esa forma he conseguido, rescatándolo entre puertas viejas, cristales rotos y escombros de todo tipo, un libro que no había leído: “Vidas de los Césares”, de Suetonio, edición española de 1966. Suetonio fue un gran historiador, secretario de Adriano (76 dC – 138 dC), por lo que tuvo al alcance de su mano todos los documentos del archivo imperial, componiendo una obra histórica sobre el mandato de doce césares, no aplaude, censura ni juzga, es totalmente objetivo, limitándose a exponer lo que era Roma desde Julio César hasta Domiciano.

Para mejor comprensión cronológica, desempolvo los apuntes de mi profesora y amiga, la catedrática de la Universidad de Alcalá de Henares, Margarita Vallejo:

El Pre-Imperio es el periodo republicano que comienza con la ascensión al poder de Sila y finaliza con la proclamación de Augusto como emperador. Es la época de los Triunviratos en la que el poder republicano va decayendo paulatinamente.

En el año 82, el cónsul y general romano Sila regresó victorioso a Roma y, como era habitual, tomó cumplida venganza sobre sus adversarios «populares»; los asesinó, proscribió el ascenso a cargos públicos de sus descendientes, incautó sus bienes e instauró una nueva forma de estado, inaugurando un tipo de dictadura absoluta por tiempo indefinido, concepto jurídico que Julio César no olvidaría en el futuro.

El Alto Imperio Romano es el periodo de la historia de Roma, que comprende desde el momento en que, ayudado por los éxitos militares de Agripa, Octavio recibió el título de Augusto (27 a.C.), hasta la llegada al poder de Diocleciano (284 d.C.).

Continúa …