Tag Archive | pensiones

La ética al poder

Desde que es presidente del Gobierno Pedro Sánchez, no ha vuelto a haber manifestaciones ni concentraciones “anti manada”, feministas, violaciones de menores, animalistas, pensionistas, profesores, de rosas, de claveles, de colores y de cualquier otra causa mantenida con subvenciones públicas, esas que alguien dijo había que mantener y promocionar por si algún día lo desalojan de su puesto político y tiene que refugiarse en alguna de ellas.

Uno de los temas más reivindicativos en los últimos tiempos, ha sido la actualización de las pensiones. Mariano Rajoy propuso un aumento de las mismas, y se ocuparon las calles de muchas ciudades y durante mucho tiempo. Pedro Sánchez llevó a efecto esa propuesta, sin modificaciones de ningún tipo, y no ha vuelto a haber ninguna más. Ahora Podemos presiona al PSOE, sin cuya confluencia de votos desaparecería rápidamente de la Moncloa, para que la revalorización del año próximo lo sea en función del IPC; a mí, como pensionista, me parece estupendo, pero no sé de dónde van a sacar el dinero si no es con aumento de la Deuda Pública, pues sus números de los PGE no van a salir de ninguna forma.

Ahora nos hemos enterado que el líder de la Coordinadora por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, controlada por Podemos, se llama Lázaro Sola Macías, y las reivindicaciones que hacía en su momento, son:

Restablecer la jubilación ordinaria a los 65 años; una pensión asegurada del 100% computada sin penalizar, cuando se tienen 40, 30 o más años cotizados; pensión mínima de 1.080 euros al mes; revalorización automática en relación al IPC real; no a los planes privados de pensiones; recuperación de la capacidad adquisitiva perdida desde 2011; pleno e inmediato funcionamiento de la Ley de Dependencia; eliminar todo tipo de copago y restablecer la calidad de los derechos sanitarios, ¡¡las listas de espera matan!!… Estas reivindicaciones son el eje de nuestro movimiento y no nos vamos a ir de las calles hasta lograrlas. 30-04-2018 en Izquierda Revolucionaria.

 

Bueno, pues resulta que este “angelito” defensor de los obreros y pensionistas, ha cobrado toda su vida en dinero negro como él mismo dijo en La Sexta Noche: “He trabajado toda mi vida en la hostelería. Teníamos el salario mínimo porque trabajábamos a porcentaje: si vendíamos más comida, o se ocupaban más habitaciones de hotel… eso era dinero negro. Pero eso ya ocurría desde tiempos inmemoriales. Entonces, no hemos cotizado…”

Y exige lo mismo que quien ha cotizado durante cuarenta años a Hacienda y a la Seguridad Social. Habrá quien diga que no es solidario. El calificativo que yo pienso es más fuerte, el que indica que ha vivido a costa de sus conciudadanos, que se ha aprovechado del trabajo y del esfuerzo fiscal de todos los españoles y extranjeros que cumplen con sus compromisos legales, que se le tenía que caer la cara de vergüenza, no solo por haber engañado al Estado, y en consecuencia a todos nosotros, sino por liderar a personas que, en gran parte, son masa sin mucha preparación en estos temas, que se dejan llevar por un estómago garbancero agradecido como el de este señor,  que no puede seguir liderando ni un minuto más ni la Comunidad de Vecinos en la que vive.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

 

 

Anuncios

Más opiniones sobre las pensiones

Desde hace unos años, BBVA viene dando diferentes toques de atención sobre el tema de las pensiones en España, todas ellas encaminadas a alargar la vida laboral. La última vez, por ahora, fue el pasado mes de junio. Recojo de la web de esa entidad bancaria las últimas publicaciones al respecto:

España ante el reto de las pensiones: sostenibilidad vs suficiencia, por Miguel Rodríguez Canfranc el 28-02-2018. El aumento de la esperanza de vida y el descenso de la natalidad suponen un reto estructural para los sistemas de pensiones de los países desarrollados. En el caso de España, a este reto estructural se le une otro, derivado de las elevadas tasas de desempleo de los últimos años y del comienzo de la jubilación de los ‘baby boomers’. Sobre la mesa se encuentra ya el gran desafío: cómo conseguir un sistema de pensiones sostenible y que al mismo tiempo pague pensiones suficientes a la población jubilada.

El hecho de que las personas vivan más tiempo supone que hay que pagar pensiones también durante más tiempo. Cuando se diseñaron los primeros sistemas de pensiones (el primero se creó en la Alemania del canciller Otto von Bismarck, a finales del siglo XIX), la edad de jubilación se situó en los 65 años. Solo llegaban vivos a esa edad tres de cada 10 personas y su esperanza de vida era de menos de 10 años. Hoy en día nueve de cada 10 personas llegan vivas a los 65 años, y dentro de 30 años las personas que alcancen en ese momento los 65 años se estima que vivirán, de media, 25 años más.

La pensión de jubilación ha pasado de un importe medio mensual de 766,52 euros en el año 2007, a 1.068,378 euros en 2017. Lógico, han accedido a la jubilación personas que han cotizado más años y por más importe.

 

 

El reto de las pensiones del futuro: cómo reinventar la Seguridad Social, por Miguel Rodríguez Candranc el 22-06-2018. José Antonio Herce, presidente del Foro de Expertos Independientes del Instituto BBVA de Pensiones, aboga por reinventar la seguridad social para que pueda hacer frente al gran reto al que se enfrentan las pensiones: la longevidad. Así lo expresó en una charla organizada por Deusto Business Alumni y BBVA en el Palacio Euskalduna de Bilbao, el 12 de junio de 2018.

Según explicó Herce, cuando se creó el primer sistema de seguridad social en la Prusia de Bismark, la esperanza media de vida al nacer era inferior a los 40 años, y la edad de jubilación se estableció en los 65. Hoy, en los países avanzados más que se ha duplicado la esperanza media de vida y la edad de jubilación es la misma.

La edad a la que sobrevive hoy el mismo porcentaje de una generación que sobrevivía a los 65 en 1900 son 91 años. Es la edad equivalente. Igualmente, los años de vida media que quedaban en 1900 a partir de los 65 años eran 9,1 años. Hoy en día el equivalente son los 81 años.

“Hoy la denominada gran edad se sitúa entre 81 y 91 años. ¿Eso quiere decir que la gente tiene que jubilarse a esa gran edad? No”, afirmó Herce. “Pero tomemos una decisión. Si nos empeñamos en seguir jubilándonos a los 65 (y no me valen los 67) apenas habremos empezado a recorrer el camino”.

“La Seguridad Social es injusta por exceso, porque a los 12 años de haberte jubilado te ha devuelto todas tus cotizaciones”

Herce abogó por desarrollar plenamente los sistemas de pensiones de empleo, a través de convenios colectivos, para poder reinventar la Seguridad Social. “Los sistemas de pensiones de empleo pagarían las pensiones de los jubilados hasta llegar a la gran edad que se estableciese, y es a esa gran edad cuando empezaría a pagar pensiones la Seguridad Social”, explicó, refiriéndose a una propuesta reciente realizada en el ámbito académico con algunos colaboradores. Una especie de “sistema mixto en dos etapas”, dijo.

Según Herce, hoy hay pensiones de viudedad que en muchos casos carecen de sentido … “Hay muchos países avanzados donde no hay pensiones de supervivencia como las conocemos en España. Lo que hay es un capital único o 12 o 18 mensualidades para que el hogar que ha sufrido estrés emocional y económico por la pérdida de un cabeza de familia pueda recibir la solidaridad de la sociedad”, concluyó.

Resumen rápido: Alargar la edad de jubilación, planes de empleo que cubran un periodo de la jubilación, y reconsideración de lo percibido por las viudas.

BBVA es el cuarto banco de Europa por capitalización, que encabeza el Santander. Me acuerdo cuando alguien decía: “¿Vais de permitir ser segundos?, cualquiera que queda segundo en unas olimpiadas no se acuerdan de él ni en su pueblo”, cuando el segundo aventajaba al primero en diez mil millones de pesetas, sesenta millones de euros, calderilla hoy en día, en el que uno casi duplica al otro en valoración bursátil.

¿Cuántos empleados tiene el Grupo BBVA mayores de 65 años? Creo que uno, su presidente D. Francisco González, Duracell, pues desde los primeros años de este siglo ha despedido, mediante prejubilación, a todos los empleados y, con más ahínco, a los directivos con más de 53 años, sustituyéndolos por jóvenes ejecutivos dinámicos y agresivos que pasaron a ganar una tercera parte de aquellos a los que sustituían. Ahora, todavía hay algunos empleados con sesenta y algún año más de edad, en puestos que no quieren desempeñar los licenciados universitarios bilingües de las últimas promociones. En la crisis del ladrillo, de la que todavía no están limpios los balances de todas las entidades, mucho ha tenido que ver esta política y la ambición comercial del mercado.

¿Cuántos empleados mayores de sesenta y cinco años han visto en algún comercio, albañil, camarero, carnicero, empresa de telefonía, banco, etc …? Cero, o tirando a cero. ¿A quién afectaría esa medida? A los funcionarios públicos, única y exclusivamente, y no a todos, porque no veo a un bombero de setenta años subiendo por una escalera móvil a un décimo piso, ni a un policía de la misma edad corriendo detrás de un asesino, ni …. Otra cosa es un catedrático de universidad que enseñe, pero no opere, un abogado o un arquitecto …

Alargar la edad de jubilación, en un mercado laboral en el que se despide o prejubila a los empleados antes de cumplir los sesenta años, es una forma de reducir drásticamente el importe de las pensiones, por ausencia de cotizaciones en los últimos años previos a la jubilación, o por reducción de las mismas, y por el aumento de plazo de la base reguladora que es de hasta 25 años según la ley actual. Lo que debería ser justicia social, se convierte así en pobreza permanente para los que son apartados del mercado antes de la edad efectiva de jubilación que se pretende modificar.

En cuanto a las viudas, mantenemos a extranjeros que no trabajan, ni quieren trabajar, en toda su vida, que no han cotizado ni un euro nunca, mantenemos diecisiete taifas derrochadoras, y vamos a aplicar la eutanasia sin punto final a las esposas de aquellos que no sabían hacer otra cosa que trabajar en su momento.

Quien siga mis escritos, sabe que este es un tema que me preocupa desde hace muchos años, pero no creo que el planteamiento de esta entidad financiera sea la solución al problema.

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en el Blog de Campos el 21-07-2018

 

 

Pensiones – Visión de futuro

Si hay alguien que lleva años hablando, y escribiendo, sobre la viabilidad del sistema de pensiones en España, ese soy yo. Siempre he presentado este asunto como uno de los mayores problemas que tenemos, que hay que negociar entre todos los Partidos Políticos, Sindicatos, Patronal empresarial y representación social de afectados, que en el fondo somos todos los ciudadanos españoles. He dicho negociar, no decir tonterías, no tratar de alcanzar el cielo con la mano, de imponer ideas predeterminadas, sí de encontrar una solución factible y a la que alcancen los recursos económicos disponibles para asegurar las pensiones actuales y futuras.

El sistema de pensiones está basado en unos ingresos producidos por los trabajadores activos, que pagan las pensiones de los jubilados. La crisis financiera que hemos sufrido ha llevado aparejada la caída del empleo y de los sueldos de los empleados, disminuyendo por tanto los ingresos para pagar las pensiones, que cada día son más, de más importe y de más largo plazo de pago. Esta situación no tiene arreglo inmediato por lo que, salvo milagro, los pensionistas perderán capacidad de compra.

En lo que cursa el presente año y ante la subida del 0,25% aprobada por el Gobierno, los jubilados han tomado la calle en diversas ocasiones, en las ciudades más importantes de España. Detrás de las protestas hay una amalgama de asociaciones en torno a la llamada Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, presumiblemente dirigida por Podemos, aunque se hayan sumado miles de simpatizantes de otros partidos políticos. Podemos ha pasado de pedir que no voten los mayores de 45 años, porque lo hacen a otras opciones políticas, a capitalizar a su favor las reivindicaciones de nuestros jubilados. En la manifestación habida el pasado sábado en Alcalá de Henares, la dirección y organización corrió a cargo de los sindicatos CCOO y UGT, con servicio de seguridad de gente muy joven que, con alto grado de probabilidad, no han pagado nada hasta ahora a la Seguridad Social.

El PSOE, Pedro Sánchez votó en 2010 en el Congreso la única congelación de las pensiones de la historia de España, el pensionazo de José Luis Rodríguez Zapatero. Entonces era diputado, había entrado en el Congreso en 2009 sustituyendo a Pedro Solbes, que dimitió por sus discrepancias con Zapatero. De los 85 parlamentarios que forman la actual bancada del PSOE, 18 estaban aquel mayo de 2010 y votaron a favor de congelar las pensiones. Y ¿Cuáles son sus propuestas actuales en materia fiscal? Proponen una subida del 1,6% para 2018, que según algunos economistas supondría un gasto de 1.600 MM de euros anuales, a pagar con “Subida de impuestos a los trabajadores. En el IRPF, una subida de cuatro puntos al tipo máximo. Para el ahorro, en algunos casos llegará hasta el 35% desde el 23% actual”. “Nuevos impuestos a la banca, al Patrimonio, a las Herencias y a las Donaciones, con un tipo mínimo no revisable a la baja por la Comunidades Autónomas”. “Impuesto sobre transacciones financieras, sobre consumo de alcohol, tabaco y carburantes”.

En cuanto a Podemos, pretende una subida igual al IPC, extremo este derogado por el Partido Popular a partir del año 2014 incluido. Supondría un gasto de 6.000 MM euros anuales.

El Gobierno del Partido Popular, ante el miedo a perder parte del voto de este colectivo, ha anunciado una subida de las pensiones mínimas y de las no contributivas del 3% y del 1% las de importe de hasta 12.000 euros anuales, las de viudedad en un 1% más, elevar el mínimo exento en el pago de IRPF de los pensionistas hasta las rentas de 18.000 euros anuales, e indexar el aumento de las pensiones al crecimiento del PIB y del empleo. En total, un gasto de 1.000 MM de euros. “Reclamo reflexión y números y evitar cualquier tipo de demagogia”, ha dicho Rajoy. Y con todo ello, nadie queda conforme.

Distingamos entre pensiones dignas y subida anual de las pensiones. El importe de la pensión que cobra cada persona lo es en función del que han cotizado durante una serie de años. Hay personas que han cotizado muchos años, otros pocos; hay personas que han cotizado por todo el dinero que ganaban, otros lo hacían por el mínimo y con el resto constituía imposiciones o compraban valores en Bolsa a nombre de sus hijos menores de edad; hay personas que no han cotizado nunca. Dicho de otra forma, muchos de los que ahora reclaman “pensiones dignas”, han sido defraudadores e insolidarios con la caja común de todos los españoles. Evidentemente no puede ser “café para todos”, España no es un régimen comunista de checa compartida, cada uno tiene que cobrar de acuerdo a lo que cada uno ha aportado. Cuando hablamos de “pensión digna”, ¿qué se pretende? ¿Qué quién menos ha pagado salga más beneficiado? Dentro de la solidaridad para con los más débiles, hay que aquilatar mucho estos temas porque igual que pueden saltar por debajo, podrían hacerlo por arriba.

En cuanto a la subida anual propuesta por los partidos de la oposición, ambos líderes saben, porque son soberbios y ambiciosos, pero no tontos, que solo hay dos alternativas: Subir los impuestos a todos, o reducir los gastos.

La subida de los impuestos, a bancos y grandes empresas, en un primer momento, ya está claramente expuesto tanto por el PSOE como por Podemos. En el primer momento y un rato más, a los particulares, en resumidas cuentas, a todos los contribuyentes, que esa es otra, ¿Cuántos viven de las subvenciones y sin trabajar durante años y años, sin aportar nada de impuestos?

En artículos anteriores exponía una serie de medidas para reducir los gastos. Muestro a continuación tres de ellos, que serían suficientes para equilibrar las cuentas de la Seguridad Social y atender a la subida anual de las pensiones.

  • Rebajar un 30% las Partidas 4, 6 y 7 de los Presupuestos Generales del Estado (Transferencias a Sindicatos, Partidos Políticos, Fundaciones opacas y otros varios).
  • Prohibir contratos de libre designación y asesores a todos los niveles de la organización del Estado, debiendo ser los funcionarios públicos de carrera los que desempeñen la dirección técnica de las instrucciones políticas que emanen de dichos Organismos.
  • Suprimir las Autonomías y toda su Administración Política. El periodista Francisco Rubiales analiza así este tema:

 

 

A España le está llegando la hora de la verdad y tendrá que elegir entre conservar el actual sistema autonómico, ruinoso, injusto e insostenible, o suprimir las autonomías para salvar el sistema de pensiones y los servicios públicos básicos, sobre todo la educación y la sanidad.

Hasta ahora el sistema autonómico y el pago de las pensiones han podido coexistir gracias al endeudamiento atroz, pero ya no se puede pedir más dinero a los mercados y habrá que elegir.

El sistema autonómico español representa el modelo de Estado más costoso y despilfarrador de toda Europa y, probablemente, del mundo. Mantener a 17 gobiernos regionales, cada uno con sus parlamentos, consejerías, empresas públicas, instituciones y funcionando como reinos de taifas no es sostenible, ni siquiera para países tan ricos como Estados Unidos o Alemania. España ha podido hacerlo hasta ahora porque se ha endeudado hasta la médula, acumulando una deuda que se acerca al 150 por ciento de su PIB anual, pero los mercados no van a permitir que España siga endeudándose mucho más porque la deuda actual ya es impagable.

Por culpa de esa distribución autonómica, España es el país de Europa con más políticos a cargo del Estado, casi 500.000, más que Francia, Alemania e Inglaterra juntos, una locura que convierte en insostenible un Estado autonómico que, además, alimenta la corrupción, la desigualdad y el separatismo.

El sistema es insostenible a todas luces, pero los políticos, que han encontrado en las autonomías un sistema para multiplicar su poder, su dinero, sus privilegios y sus lujos, no quieren prescindir de la locura autonómica y están dispuestos a sacrificar antes el sistema de pensiones, ya casi arruinado por ellos.

La sentencia andaluza “Menos autonomía y más comía” se convertirá pronto en un grito de dolor generalizado si, como parece, los políticos se empeñan en mantener las autonomías y reducir drásticamente las pensiones.

Si eso ocurre, España entrará en una etapa convulsa y peligrosa donde quedará demostrado lo que ya se sospecha: políticos y ciudadanos, en este país, son enemigos.

Me reitero. Hay que negociar y consensuar este tema de forma urgente, con visión de futuro, como estadistas, buscando el bien general del país y no el particular de los políticos.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 14-04-2018

Publicado en el Blog de Campos el 14-04-2018

 

 

 

Pensiones. Tranquilos, de momento

Cómo un economista, master en política económica por la Universidad de Bruselas, profesor de universidad en Madrid, miembro de la Asamblea General de Caja Madrid desde el año 2004 al 2009 en representación del PSOE por el Ayuntamiento de Madrid, y actual líder de la Oposición Política en el Parlamento Español, haya podido decir que, si todos los españoles tuvieron con sus impuestos que rescatar la banca, es justo que ahora la banca ayude a financiar las pensiones de aquellos mismos españoles.

Todos los españoles, el Estado Español, no ha tenido que rescatar a los Bancos, sino a las Cajas de Ahorro, instituciones centenarias de reputado hacer y solvencia, hasta que al amparo de la ley socialista de 1985 conocida como “Ley de Cajas”, fueron tomadas al asalto por los caciques locales, autonomías, políticos y sindicatos, para uso propio, proyectos faraónicos, sueños volatilizados y esplendor de unos cuantos amigos, conocidos y postulantes a favor de la causa del momento.

Leer Más…

Todo a Cien – 279 Principales problemas

La encuesta del CIS, “Percepción de los principales problemas en España al 31-12-2017”, multirespuesta de los encuestados, arroja los siguientes resultados en cuanto a las mayores preocupaciones de los ciudadanos.

 

En cambio, las que menos preocupan son la Monarquía (0,2%) y el fraude fiscal (0,2%).

Lo siento, pero disiento. Para mí, los principales problemas existentes en España son, por este orden, la independencia de Cataluña, la política anti sistema, la inmigración, las pensiones y el paro.

La independencia de Cataluña es odio a flor de piel entre hermanos, que podría generar sangre y miseria a toda España.

La política anti sistema quiere derogar la Constitución e implantar un sistema comunista en el que una parte de la población viva a costa de la otra, e igualmente podría generar sangre y miseria a toda España.

La inmigración, una parte legal y otra ilegal, no vienen a integrarse en la democracia europea, vienen a vivir de ella, sin trabajar y utilizando esa democracia para algún día implantar su dictadura.

Las pensiones de nuestros jubilados están en serio riesgo a corto plazo por falta de fondos para pagarlas.

El paro. Se necesitan muchos más puestos de trabajo para todas las edades y sexos. Y acabar con el grandísimo fraude existente en el cobro de las subvenciones por desempleo de gente que está trabajando, con la connivencia de algunos empresarios, en dinero negro.

Disentir, según la RAE, es “No ajustarse al sentir o parecer de alguien”. Como no podía ser de otra forma, acepto la democracia de la mayoría, pero disiento. ¿Se puede?

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 11-01-2018

Jubilaciones futuras

La Ley 27/2011 de 1 de agosto, firmada por el Presidente Rodríguez Zapatero y el Rey Juan Carlos, modificó las condiciones de jubilación de los españoles, alargando la vida laboral para que la Seguridad Social y la Hacienda Pública, tuvieran más ingresos. Los condicionantes de jubilación quedaron de la forma que se indica en el resumen a pie de página, fuente elaboración propia.

En teoría, la idea era buena y preveía que, alargando la edad de jubilación, la gente estaría más años trabajando y menos cobrando su pensión. Pero ¿qué es lo que ha pasado realmente? Según datos de la Seguridad Social, la edad real de jubilación en el año 2013 era de 64,33 años; en 2014 se redujo a 64,14 años; en 2015, a los 64,09 años; y a los 64,08 años en 2016. O sea, se ha producido el efecto contrario al previsto.

En mi opinión, dos son las causas principales de ello. El cambio de leyes en materia laboral ha permitido que empleados que antes eran prejubilados y seguían manteniendo su cotización a la Seguridad Social hasta la fecha de jubilación real, ahora son despedidos con una corta indemnización, por lo que se acogen antes a la jubilación anticipada.

Por otra parte, las empresas privadas no quieren a personal mayor de cincuenta y cinco años, porque “para pensar” ya están ellos en el Comité de Dirección, y lo que realmente necesitan es personal muy técnico y vendedores; en ambos casos, gente joven, con técnicas actualizadas y que se “coman” el mundo, con ilusión, fuerza y vitalidad, todo lo que se va perdiendo con los años.

Las rentas sociales, renta universal, subvenciones y resto de ayudas a cierta parte de la población, hacen que estas se decanten por recibir 500 euros mensuales sin dar golpe, a trabajar 40 horas semanales por 700 o 750 euros. Estos se jubilarán, aunque sea de forma no contributiva, en el momento que puedan.

Por otra parte, el clientelismo político cambia la dirección de la veleta según llega el viento. Nueva Canarias ha propuesto que las camareras de hotel se jubilen a los sesenta años, “por el especial desgaste físico de su trabajo”.

¿Quiénes verdaderamente van a alargar su edad de jubilación? Los funcionarios públicos en las diferentes administraciones locales, provinciales, autonómicas y gubernamentales. Pero, ¿todos? No. No es el mismo el esfuerzo físico de un catedrático de universidad que el de un bombero, el de un abogado del Estado que el de un albañil municipal. A la Administración también se le presenta un problema, y es que, dentro de un colectivo con las mismas normas, tiene que discernir quién sigue con facultades para realizar su trabajo y es rentable para la población que les paga, y quién no.

Vengo hablando y escribiendo sobre el tema de la jubilación y las pensiones desde hace cinco años. Hemos visto que cada vez se jubila antes el personal, que acceden a pensiones más altas porque han cotizado más y durante más años que los jubilados anteriores, que el déficit de la Seguridad Social aumenta cada año. Pero, muy español, hablamos, hablamos y hablamos, pero no se toman medidas que palíen esta situación. Nos va a pasar como con el tema islamista y la secesión catalana, que no vamos a ser conscientes de ello hasta que no nos explote la bomba en las manos.

Hablar abiertamente de estos temas hoy en día, es difícil, pues enseguida habrá quien te colgará algún cartel de intransigente. Pero la mayor desigualdad es tratar igual a desiguales. La pensión, en mi opinión, debería ser una hucha individualizada de toda la vida laboral del trabajador, mediante una aportación mensual de un porcentaje de su sueldo, y otro tanto por parte del empresario que lo tiene contratado. Todo ello, dentro de lo público, aquí no tiene nada que ver lo privado que, quien quiera y pueda, lo complementaría de esa otra forma. Es solo un idea, como todas, discutible.

La justicia “es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo que le corresponde” (Domicio Ulpiano, Tiro, 170 – Roma, 228), y no que el vecino cobre lo que he sudado yo.

Publicado el PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 24-06-2017

Publicado en el Blog de Campos el 24-06-2017

Todo a Cien – 181 Pensiones

Las pensiones de nuestros jubilados, esos que han pagado a las arcas públicas durante toda su vida, siguen sin consensuarse por nuestros políticos.

Retrasar la edad de jubilación es hacerse trampas en el solitario. No hay ninguna empresa privada, y más con las reformas laborales habidas, que mantenga un empleado más allá de los 55/58 años; la fuerza no es la misma que con 25 años, el sueldo es muy elevado, y se sustituye por alguien más joven, con menos sueldo y más “silencioso” porque sabe que lo pueden despedir en cualquier momento. Luego por ahí, nada.

La edad de jubilación solo sería real en la empresa pública. ¿Somos conscientes de un cirujano de 70 años, de un empleado de ayuntamiento manejando la informática, de … ?

Seamos realista. El tema no puede solventarse de ese modo. Hay que conjugar el sistema actual con uno de aportación similar al del IRPF, aportación de la empresa y del obrero, capitalización de acuerdo a lo que cada uno haya aportado.

Eso o suprimir las Autonomías, quitar el subsidio de paro, las subvenciones a los inmigrantes y que la Seguridad Social solo atienda a aquellos que han cotizado. Porque los actuales pensionistas son los que han pagado con sus impuestos las escuelas, hospitales, cárceles (de esas hay pocas), universidades, carreteras … y pagado las jubilaciones de los que le precedieron.

 

Publicado en el Blog de Campos el 20-12-2016