Archivo | De internet RSS for this section

Cocer el marisco

Se acerca la Navidad. Muchas personas comen marisco en esas fechas. Para algunas de ellas, es una excepción justificada por la presencia de toda su saga familiar alrededor de una mesa. Para disfrutar de todo el sabor del marisco fresco, es fundamental llevarlo a la mesa bien cocinado. Y una de las claves es, sin duda, una buena cocción. Aunque existen algunas reglas básicas que se aplican a todos los mariscos (por ejemplo, que lo ideal sería utilizar agua marina o, en su defecto, salarla), existen otras variables que debemos conocer como la cantidad de sal necesaria por cada litro de agua o el tiempo de cocción, ya que varían dependiendo del tipo de género que vayamos a cocinar.

 

 

Es recomendable cocer los mariscos en agua con laurel y abundante sal, en la proporción indicada en el cuadro que se muestra debajo, teniendo en cuenta que una cuchara sopera de sal equivale a 15 gramos.

Es importante tener siempre presente que los mariscos vivos se introducirán en agua fría y se irán cociendo a medida que se vaya calentando el agua. El tiempo de cocción se contará desde el momento en que empiece a hervir.

Por contra, los mariscos muertos se introducirán cuando esté el agua hirviendo y se comenzará a contar el tiempo de cocción desde el momento en que empiece a hervir de nuevo.

Las excepciones son los camarones y los percebes, que se echarán siempre cuando el agua esté hirviendo y se sacarán una vez que hierva de nuevo.

 

Tipo de marisco

Gramos de sal por litro de agua

Minutos de cocción

Buey mediano

60

18

Buey grande

60

20

Camarón

70

medio minuto

Centolla mediana

60

15

Centolla grande

60

18

Cigala mediana

60

1,5

Cigala grande

60

3

Gamba

50

1

Langosta mediana

60

20

Langosta grande

60

30

Langostino mediano

60

1,5

Langostino grande

60

2

Bogavante mediano

60

20

Bogavante grande

60

30

Nécora pequeña

60

5

Nécora grande

60

7

Percebe 70 medio minuto

 

Publicado en el Blog de Campos el 18-12-2017

 

 

Anuncios

Miguel de Cervantes

 

El Quijote es un compendio de giros, modismos, sentencias populares y refranes que alcanzan a todo y a todos. Siguen a continuación unos cuántos de ellos, para pensar y razonar.

 

“La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.”

“Sea moderado tu sueño; que el que no madruga con el sol, no goza del día.”

“Lo que se sabe sentir se sabe decir.”

“En las cortesías antes se ha de pecar por carta de más que de menos.”

“La pluma es la lengua del alma.”

“Hacer bien a villanos es echar agua en el mar.”

“La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose.”

“Cada hombre es el hijo de su propio trabajo.”

“Al bien hacer jamás le falta premio.”

“Las sentencias cortas se derivan de una gran experiencia.”

“Más vale el peor concierto que no el divorcio mejor.”

“Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.”

“Más vale el buen nombre que las muchas riquezas.”

“El mejor cimiento y zanja del mundo es el dinero.”

“Mientras se gana algo no se pierde nada.”

“Los males que no tienen fuerza para acabar la vida, no han de tenerla para acabar la paciencia.”

“El ver mucho y leer mucho aviva los ingenios de los hombres.”

“Mi deseo es poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías.”

“Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.”

“Esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza y, sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quién derriba.”

“Ninguna ciencia, en cuanto a ciencia, engaña; el engaño está en quien no la sabe.”

“Los delitos llevan a las espaldas el castigo.”

“Alguno se estima atrevido cuando con otros se compara.”

“Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus hechos.”

“Contra el callar no hay castigo ni respuesta.”

“¿Qué desatino me lleva a contar las faltas ajenas teniendo tanto que decir de las mias?.”

“Adonde intervienen el favor y las dádivas, se allanas los riscos y se deshacen las dificultades.”

“La falsedad tiene alas y vuela, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde.”

“Donde una puerta se cierra, otra se abre.”

“Poca o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.”

“No hay en la tierra contento que se iguale a alcanzar la libertad perdida.”

“Más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo.”

“La ingratitud es hija de la soberbia.”

“El retirarse no es huir, ni el esperar es cordura cuando el peligro sobrepuja a la esperanza.”

“La verdadera amistad no debe ser sospechosa en nada.”

“¿No sabes tú que no es valentía la temeridad?”

“Lo que poco cuesta aún se estima menos.”

“La necesidad, según se dice, es maestra en utilizar el ingenio.”

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciados dones que a los hombres dieron los cielos.”

Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616), escritor español

 

Publicado en el Blog de Campos el 12-12-2017

Cataluña querida

El artículo que sigue a continuación está escrito por D. Fernando Sebastián Aguilar, (Calatayud, 14 de diciembre de 1929), claretiano y sacerdote católico español. Fue obispo de León (1979-1988), arzobispo coadjutor de Granada (1988-1993) y arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela (1993-2007). Ocupó diversos cargos en la Conferencia Episcopal Española y fue creado cardenal por el Papa Francisco en 2014.

Cataluña querida

Soy aragonés, pero he vivido quince años en Cataluña. Vic, Solsona, Valls. Es decir, Barcelona, Lérida y Tarragona. Conozco un poco Cataluña y a los catalanes. Tengo familiares y amigos en Cataluña. Leo literatura catalana. A mis 19 años, hice mi tesis de Filosofía sobre la antropología de Ramón Llull (tema apasionante, ¿no?).

Quiero decir que mis palabras son fruto del amor, del buen deseo y, también, del dolor. No pretendo hablar desde posiciones políticas, casi ni eclesiales, me basta con hablar humanamente, cívicamente, sinceramente.

Leer Más…

La donación de mis órganos

Recién llegado de Santiago de Compostela, cinco grandes etapas, cinco años consecutivos, Pamplona, Logroño, Burgos, León y Santiago de Compostela. En Iria Flavia visitamos la tumba de Camilo José Cela, y le rendimos honores con la lectura de su conocido poema “La donación de mis órganos”. Tumba muy sencilla, sin ningún protagonismo porque “allegados son iguales los que viven de sus manos que los ricos”, en busca de la eternidad a la sombra de un olivo.

La donación de mis órganos – Camilo José Cela

Quiero el día que yo muera

poder donar mis riñones,

mis ojos y mis pulmones.

Que se los den a cualquiera.

Si hay un paciente que espera

por lo que yo ofrezco aquí

espero que se haga así

para salvar una vida.

Si ya no puedo respirar,

que otro respire por mí.

Donaré mí corazón

para algún pecho cansado

que quiera ser restaurado

y entrar de nuevo en acción.

Hago firme donación

y que se cumpla confío

antes de sentirlo frío,

roto, podrido y maltrecho

que lata desde otro pecho

si ya no late en el mío.

La pinga la donaré

y que se la den a un caído

y levante poseído

el vigor que disfruté.

Pero pido que después

se la pongan a un jinete,

de esos que les gusta el brete.

Eso sería una gran cosa

yo descansando en la fosa

y mi pinga dando fuerte.

Entre otras donaciones

me niego a donar la boca.

Pues hay algo que me choca

por poderosas razones.

Sé de quién en ocasiones

habla mucha bobería;

mama lo que no debía

y prefiero que se pierda

antes que algún comemierda

mame con la boca mía.

El culo no lo donaré

pues siempre existe un confuso

que pueda darle mal uso

al culo que yo doné.

Muchos años lo cuidé

lavándomelo a menudo.

Para que un cirujano chulo

en dicha transplantación

se lo ponga a un maricón

y muerto me den por culo.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 08-10-2015

¿De qué árbol caiste?

Mientras esperamos a ver cómo acaba esta semana, nos entretenemos sin hacer daño a nadie. Busca el día de tu cumpleaños y encuentra tu árbol; una vez localizado busca abajo la explicación sobre el mismo. Es interesante y de alguna manera preciso, además de ser parte de la astrología Celta.

Leer Más…

El dolor, ¿aísla o une?

Vuelta al hospital. Esperando en la sala bajo una luz que tintinea al son de mis pensamientos, noto los ojos de mi compañero de incertidumbre clavados en mí. Le sonrío y le doy las buenas tardes. Me mira cabizbajo, sin responder siquiera con un gruñido. Vuelvo a mis pensamientos.

Me imagino cómo será éste nuevo médico, qué me dirá, qué pensará. Mi pezón fantasma se pone a protestar. Parece que dijera que no quiere que nadie más escrute su inexistencia, que quiere comenzar a vivir. Mutilado, pero con ganas de conocer mundo.

Aparece en la puerta un señor que, de no llevar bata, hubiera podido jurar que es Sancho Panza. Me recibe con una enorme sonrisa mientras sentencio: “Le traigo el ‘marrón’ del día”.

“Mujer, no será para tanto”.

Y empiezo a contar mis miserias médicas.

“¡Qué injusto que usted pase por esto!”- Me dice mientras coge mi mano-“Justamente usted, que sólo quería ver el cuerpo que en realidad le pertenece”.

Le sonrío con las lágrimas suicidándose por mis mejillas.

“¿Quiere algo para el dolor?” me pregunta con ojos compasivos. “No, gracias. Ya tengo.”

“Si ve que no es suficiente, puedo hablarle de alternativas más naturales, aunque algo… alegales” Y me guiña el ojo.

Río con los ojos, tratando de no soltar una leve carcajada. “Ahora comenzará usted un nuevo ciclo de médicos, pruebas, incertidumbre y dolor. ¿Está preparada?”

No contesto. Tan solo miro por la ventana de la consulta y veo cómo un pájaro cotillea toda la escena. Siento mi pezón fantasma retorciéndose de dolor, mi espalda completamente agarrotada y mi viejo amigo, el clavo en el ojo, jugando a bailar reggeaton en mi lacrimal.

“No se preocupe. Y sea positiva, abrace, abrace mucho, abrace todo lo que pueda, déjese abrazar, deje que los demás se acerquen” dice Ramón, que ya me ha dado permiso para tutearle, con una enorme sonrisa.

Salgo de allí con una sensación extraña. En el ascensor aparece el chaval que siquiera me gruñó. Sus lágrimas también se suicidan. Quiero pedirle un abrazo, pero no me atrevo. Le pongo la mano en el hombro, se gira y me abraza, un abrazo que ha durado cuatro plantas de hospital.

“Gracias”, me susurra.

“Gracias”, le susurro.

Y pienso cuánto aísla el dolor socialmente, pero cuánto une en algunas circunstancias.

Autora: Eva Campos Navarro

Psicóloga – Coach – Escritora

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 14-09-2017

 

Opinión de terceros

Pío Moa es un articulista gallego que militó en el Partido Comunista de España – PCE ® – y de su brazo armado el GRAPO, de dónde fue expulsado en el año 1977; a raíz de ello abandonó sus ideas ultraizquierdistas y pasó a sostener posiciones conservadoras, revisando el origen y las causas de la Guerra Civil Española.

El pasado 18 de agosto, en el digital lagaceta.es, publica el siguiente artículo titulado “Lo que nos enseña el atentado de Barcelona” que, siendo una opinión personal, tiene un interés general.

Su publicación en este Blog no significa que esté de acuerdo con él.

1.- Lo primero que debía haber habido es una declaración oficial del gobierno, de la guardia civil y de la policía sobre el atentado. Pero ha sido la Generalidad y sus mozos de escuadra (los “mosus” dicen todos los cantamañanas) quienes han corrido con esa formalidad.  Sin embargo, las competencias antiterroristas no han sido transferidas ni podrían serlo, pertenecen al gobierno, no a la autonomía, la cual se ha comportado como país independiente. Este dato esencial no ha sido advertido por casi ningún analista político, reflejo de una situación. Algo parecido ha ocurrido con la seguridad del aeropuerto del Prat, que es competencia exclusiva del gobierno y debiera estar en manos de la Guardia Civil en todo momento.  Rajoy y sus ministrillos simplemente incumplen la ley y reconocen por la vía del hecho consumado, una vez más, el estado residual del estado allí, y la práctica secesión de Cataluña. Y un gobierno que ni cumple ni hace cumplir la ley es simplemente un gobierno antidemocrático y delincuente. Aunque casi todo el mundo persista en hacer como si no se enterase, debido a la ausencia o precariedad de cultura democrática en España.

Leer Más…