Tag Archive | navidad

Navidad

Cada año, el día uno de enero prendemos una vela, un cirio que permanece encendido hasta el treinta y uno de diciembre de ese mismo año, que acaba por consumirse y apagarse sin que nos demos cuenta, porque los efluvios de Nochevieja enmascaran el fin de la cera que ha ido gastándose con el paso del tiempo.

Estos son días navideños, todo el mundo parece bueno, que no ha roto un plato en su vida, que quiere al prójimo como así mismo, que es solidario, humanitario y comparte alegría con cualquiera que se cruce con él en la calle.

Pero la realidad es que ha muerto un año, con sus alegrías y sus tristezas, con sus problemas y sus soluciones, con aquellos que han nacido a la vida y aquellos otros que la han abandonado, con los que tiene mucho y con los que tienen poco, con las ilusiones de lo que está por venir y las desilusiones de lo que ya ha venido.

La naturaleza es sabia y enero es mes de podar las flores para que vuelvan a retoñar con más fuerza e inunden de colores y fragancias, renacer a la vida, un nuevo ciclo vital al que los humanos estamos vetados. Podar los árboles para que crezcan más sanos, fuertes y robustos, a la vez que nos dejen ver el bosque con cierta claridad.

Leer Más…

Anuncios

Cocer el marisco

Se acerca la Navidad. Muchas personas comen marisco en esas fechas. Para algunas de ellas, es una excepción justificada por la presencia de toda su saga familiar alrededor de una mesa. Para disfrutar de todo el sabor del marisco fresco, es fundamental llevarlo a la mesa bien cocinado. Y una de las claves es, sin duda, una buena cocción. Aunque existen algunas reglas básicas que se aplican a todos los mariscos (por ejemplo, que lo ideal sería utilizar agua marina o, en su defecto, salarla), existen otras variables que debemos conocer como la cantidad de sal necesaria por cada litro de agua o el tiempo de cocción, ya que varían dependiendo del tipo de género que vayamos a cocinar.

 

 

Es recomendable cocer los mariscos en agua con laurel y abundante sal, en la proporción indicada en el cuadro que se muestra debajo, teniendo en cuenta que una cuchara sopera de sal equivale a 15 gramos.

Es importante tener siempre presente que los mariscos vivos se introducirán en agua fría y se irán cociendo a medida que se vaya calentando el agua. El tiempo de cocción se contará desde el momento en que empiece a hervir.

Por contra, los mariscos muertos se introducirán cuando esté el agua hirviendo y se comenzará a contar el tiempo de cocción desde el momento en que empiece a hervir de nuevo.

Las excepciones son los camarones y los percebes, que se echarán siempre cuando el agua esté hirviendo y se sacarán una vez que hierva de nuevo.

 

Tipo de marisco

Gramos de sal por litro de agua

Minutos de cocción

Buey mediano

60

18

Buey grande

60

20

Camarón

70

medio minuto

Centolla mediana

60

15

Centolla grande

60

18

Cigala mediana

60

1,5

Cigala grande

60

3

Gamba

50

1

Langosta mediana

60

20

Langosta grande

60

30

Langostino mediano

60

1,5

Langostino grande

60

2

Bogavante mediano

60

20

Bogavante grande

60

30

Nécora pequeña

60

5

Nécora grande

60

7

Percebe 70 medio minuto

 

Publicado en el Blog de Campos el 18-12-2017

 

 

Todo a Cien – 184 Felicitaciones navideñas

Se ha acabado la Navidad, amor cristiano, familiar y excusa social por parte de empresas, familiares, amigos y hasta enemigos encubiertos en espera del error ajeno, con una cortés felicitación postal navideña antes, un correo electrónico después y un wasap más tarde.

Me dice un JUJO, jubilado joven, que antes de jubilarse recibía unas dos mil felicitaciones navideñas; unas mil el primer año de jubilado; el segundo, sobre ciento cincuenta; y este año, treinta y dos contadas. Es el juego de la vida, parecer y no ser, ser pero no estar, amigo mientras me puedas dar, árbol que no da sombra ni fruto, ¿para qué lo quiero? No cuentes nada más que con aquellos que más íntimamente te quieren. Feliz año nuevo 2017.

 

el-cartera

 

Publicado en el Blog de Campos el 02-01-2017

En Navidad, un libro

Hoy traigo a mi blog el texto de un amigo, del que omito su nombre por los servicios que presta a España. Doy fe de su existencia y de la realidad que a continuación se muestra.

 

 

Desde hace ya muchos años tengo la costumbre de regalar un libro el día de Navidad a las personas más cercanas, intento elegir cada libro guiado por la intuición en función de su destinatario, casi siempre acudo a la Casa del Libro en Madrid, en los días anteriores a la Navidad, muchas veces el mismo día 24 de diciembre, pocas horas antes que cierren la librería.

Esta vez llevaba en mi cabeza un libro, había escuchado a su autor en una entrevista radiofónica, me pareció muy interesante y era uno de los títulos que había decidido regalar este año, pero no recordaba bien ni el título exacto, ni el autor: ¿“Las dictaduras blandas”?, ¿”Los populismos blandos”?, después de la necesaria consulta, la destreza del empleado de la Casa del Libro me resolvió el dilema, el libro que yo buscaba era “Los totalitarismos blandos”: Podemos, nacionalistas y otros enemigos de la democracia. Autor:  Iñaki Ezkerra.

Pregunté por el Libro que buscaba en voz alta, con la tranquilidad del hombre libre, nos escucharon varias personas que estaban en la abarrotada librería; de forma inmediata, un hombre atento, amable y pacífico, que seguramente no cumplirá ya los 60 años y con aspecto entre profesor de instituto o funcionario a punto de la jubilación, se dirigió a mí con un libro en la mano:

El hombre atento, amable y pacífico: este es el libro que Vd. busca.

Yo: sí, gracias muy amable.

El hombre atento, amable y pacífico: ¿Cómo se cree Ud. estas cosas? ¿Cómo compra Ud. este libro?

Yo: Mire yo creo en pocas cosas, pero lo que sí creo es que hay sistemas que nos llevarán con certeza al desastre. Llevo ocho años trabajando en varios países de Sudamérica, entre ellos Venezuela, y veo los resultados de las políticas que denuncia precisamente el autor de este libro.

El hombre atento, amable y pacífico: “Podemos” no tiene nada que ver con Venezuela.

Yo: Pues a mí me consta de forma fehaciente todo lo contrario. Además, le voy a decir otra cosa, lo que yo quiero es poder tener la libertad de comprar el libro que me plazca sin que nadie me lo reproche, lo que yo pienso de Podemos es que si algún día llegan a gobernar ni el autor de este libro podría haberlo publicado, ni yo hubiera podido comprarlo libremente, los nazis empezaron dando sutiles recomendaciones como hace usted conmigo, y luego siguieron quemando libros, para terminar exterminando personas; no sé cuáles serán sus intenciones últimas, pero yo prefiero ser beligerante ahora, porque mañana tal vez sea demasiado tarde para mi libertad.

El hombre atento, amable y pacífico, simplemente se calló y continuó escudriñando los libros de espaldas a mí. Hay valientes ante cobardes, ante quienes no saben o no quieren defender su libertad.

 

Publicado en el Blog de Campos el 27-12-2016

 

 

Futuro imperfecto

Se acaba el otoño y los rayos de sol que calientan a jóvenes escolares y jubilados que se reúnen como cado en la Plaza Mayor. Cada grupo tiene su sitio, sin imponer por nadie, por el uso y la costumbre, que históricamente eran fuente del derecho.

Los jóvenes se concentran alrededor de la estatua de Cervantes, de forma instintiva, a ver si se le pega algo del genio alcalaíno; y los jubilados, tras hacer su ejercicio físico diario de pasear dando vueltas por el perímetro rectangular de la plaza, que es aproximadamente de un kilómetro, en los bancos de piedra que la delimitan por todos lados.

Los jubilados están gozosos porque si su mente retrocede cincuenta años, ya estarían muertos por edad o por enfermedades que hoy se tratan fácilmente y que entonces les hubiera llevado a la tumba. No tengo datos, pero supongo que salvo por el cáncer y el infarto, la muerte se dilata muchos años.

Saben que su futuro es hoy, que su avance civil y social, ha concluido; la familia es el refugio definitivo, quedan pocos amigos verdaderos; que hay nuevas formas sociales de convivencia en la que solo se acuerdan de ellos para aprovecharse de su voto, de su ocio bien ganado y de sus dineros. Incluso que alguien puede poner en peligro su pensión, sangre, sudor y lágrimas de muchos años cotizando. Se encuentran en la estación azul de su vida, azul de cielo y azul de mar, inmensidad inabarcable. Pero son el futuro imperfecto del país.

Los jóvenes entre catorce y dieciocho años que son los que por allí acuden, están llenos de vida, alegres, camaradería entre ellos, alguna pareja temprana, todos bien vestidos y alimentados, protección paterna y gran paterna, se van a encontrar con una sociedad globalizada en la que van a tener más dificultades para triunfar en ella que las que tuvieron sus padres y sus abuelos, estando más preparados que ellos, competencia mundial con personas a las que se le exige más que a ellos y que están, y van a estar en el futuro, más formados culturalmente y como personas, porque asumen su formación como una obligatoriedad para consigo mismo y para con la sociedad, y no como un derecho perdurable en el tiempo.

Eso, para los que sean aplicados y alcancen nivel competitivo, porque el que no lo haga o no sea capaz de conseguirlo, pasará penurias en una sociedad en la que la mano de obra sin cualificar no encontrará lugar alguno para sobrevivir por sus propios medios. También tienen un futuro imperfecto.

Con la poda de los plátanos del espolón cervantino y la llegada del frío, la lluvia y la nieve, nos acercamos a uno de los tres grandes periodos de holganza sobre los que está concebida la vida en España: Semana Santa, vacaciones estivales y Navidad.

De ellas, parece ser la Navidad la más entrañable. Los intentos por desvirtuar el sentido cristiano de la Navidad no han podido, todavía, con ella. Al ataque de otras religiones, “decir Feliz Navidad es peor que la fornicación y el consumo de alcohol y asesinar a alguien”, se han unido determinadas fuerzas políticas que quieren ser protagonistas en todo, hasta el muerto en los entierros, “el Holocausto es un mero problema burocrático”.

Pero aquí está muy arraigada la celebración navideña. Nunca podré olvidar la forma en la que un Sargento de Complemento, era de los entonces considerados contrarios al régimen imperante y por eso no fue Oficial Alférez, se las ingenió para vender la guardia de principal que le tocaba el día de Nochebuena en el cuartel en el que yo hice el Servicio Militar; sí, se vendían las guardias por quinientas pesetas (tres euros actuales), que entonces era mucho dinero, para poder pasar esa noche en su casa con su familia.

Aquel anuncio de “Vuelve a casa por Navidad” sigue vigente. Y en muchísimos hogares se respeta la costumbre de reunirse toda la familia, que acude desde cualquier sitio en el que se encuentre cada uno de sus componentes, en torno al fuego del hogar paterno o del abuelo, respetados por ese día al menos como sabios que lo eran en culturas hoy desaparecidas.

 

 

Todo es mudable. Durante el mandato de Nerón y tras el incendio de Roma en el año 64, se produjo la primera devaluación documentada de la moneda: Se introdujo una aleación del 10% en el denario, de plata pura hasta entonces. Desde el año 90 a. C. se venía engendrando una generalizada crisis económica por toda Europa y Asia que, agravada por el descenso de la natalidad, alcanzó su cenit de pobreza en el siglo III. Se deprecio el valor de las tierras y se produjo la bancarrota del Estado y la quiebra de los negocios privados.

Diocleciano intento restablecer el valor de las monedas de plata y de oro, lo que propicio que la moneda fraccionaria fuera despreciada y muchos comerciantes se negaran a aceptarla como pago. La reacción fue un encarecimiento de los productos y un deterioro de las condiciones de vida de las clases inferiores puesto que, lógicamente, el folles de bronce era la moneda más accesible para los pobres. Probablemente fue el último intento de salvar la economía de la cultura romana, que sucumbió políticamente a la invasión de los barbaros y económicamente a la supremacía del besante, moneda de Oriente que fue aceptada universalmente.

Han transcurrido dieciocho siglos desde estos hechos y al igual que desaparecieron la cultura mesopotámica, griega o romana, no quiero pensar que pudiera ocurrir lo mismo con la europea.

Pero mientras tanto, mis mejores deseos en esta Navidad, de paz, salud, amor y felicidad para usted y todos los suyos, querido lector, con el que cuento en mi futuro como emborronador de cuartillas vírgenes en su concepción inicial.

navidad-2016

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, núm. 2.451 del 24-12-2016

Publicado en el Blog de Campos el 24-12-2016

 

 

Navidad

 

Navidad, remembranzas, amor, solidaridad. En estas fechas aumenta de forma considerable la recogida de alimentos por parte de asociaciones, partidos políticos, grandes superficies de alimentación, que acaban para su reparto de beneficencia en Cáritas y el Banco de Alimentos, principalmente. El español es solidario y parece que el total donado supera los veintidós millones de kilos.

¿Hay tantos pobres reales como parece? ¿Han ido a comer a cualquier restaurante un sábado o un domingo sin reservar antes? Imposible comer. ¿Han intentado reservar un hotel para fin de semana? Imposible pernoctar. ¿Han viajado en coche un viernes, sábado o domingo? Atascos perpetuos. ¿Han visto cómo están los supermercados? Llenos a rebosar. ¿Han trabajado estadísticas de los comedores sociales los días de fiesta, puentes y días de ocio? Se asustarían si los comparan con los días laborables. ¿Han leído al articulista costumbrista alcalaíno Atila-no acerca de los botes de garbanzos y otras legumbres de los que facilita Cáritas, encontrados en la basura etiquetados, intactos? Pero no es un tema local; la fotografía que ilustra estos comentarios está tomada en una ciudad que dista 250 kilómetros de Alcalá. A mí también me gusta el jamón de Jabugo, pero me crie a base de garbanzos, judías, lentejas y productos similares.

 

navi-01

 

La pobreza en España ni es tan poca como unos dicen, ni tanta como dicen otros, y muchos de los que la sufren se han acostumbrado a vivir de esa forma a base de subvenciones, y no son capaces de levantarse temprano para buscar trabajo, en contra de lo que hacen muchos extranjeros que han venido a trabajar honradamente, en lo que haga falta y a la hora que se necesite, que se han incorporado perfectamente a la sociedad española y que, algunos, se están haciendo ricos.

La Navidad es una celebración básicamente católica. Pero la celebran los creyentes de cualquier religión, incluso los que no tienen religión alguna que no sea la propia de su ateísmo. Nadie renuncia a la paga extra, que fue establecida en tiempos del franquismo para conmemorar dicha celebración, ni a las mini vacaciones, ni a las comidas de empresas, ni al turrón y al asiento en torno a la familia.

El Belén se ha sustituido en muchos hogares por el Árbol de Navidad, se celebra Papá Noël, y otras costumbres ajenas a su origen pero que van arraigando en muchos sitios. En Polonia, por ejemplo, se pone siempre el Belén y el Árbol de Navidad en cada casa, y se reserva una silla y un cubierto en la mesa para “quien lo necesite”.

Con el paso de los años, los recuerdos familiares afloran más fuertes en esos días, los que ya no están, los que están fuera, las distintas situaciones entre unos y otros, las anécdotas de juventud, lo que pudo ser y no ha sido …

La Navidad es el inicio de final del año. El fin de año, preludio de uno nuevo lleno de esperanzas que deberemos convertir en realidades. Es el momento de enterrar definitivamente a los muertos, reales por haber acabado su ciclo vital, “cosas que son y que no son, como este rio distinto cada instante a su inmediato próximo pasado, fluvial cadáver que la mar descansa” de Ángel González, y mentales que retumban en el cerebro y en la conciencia: el trabajo no conseguido, los estudios nunca acabados, los exámenes suspendidos, el amor perdido, el que nunca existió, el de la separación con herida, los sueños incumplidos y la realidad, que no es cortés, que no ha salido como uno pensaba. Libérate. Sé libre. No permitas ser juego de nadie. Lejos de las personas tóxicas. Cuando uno cae, se tiene que levantar con más fuerza. Sentir con el corazón, pensar con la cabeza. Ser feliz.

“Mucho debo a quienes no amo” son palabras terribles, pero de desarrollo propio, de la Premio Nobel de Literatura 1996, Wislawa Szymborska. Partamos limpios de equipaje. El futuro es hoy, y el de mañana tenemos que labrárnoslo todos y cada uno de los días de nuestra vida.

Levanto mi copa de cava, catalán, con mis mejores deseos de paz, salud, amor y felicidad para usted y todos los suyos, querido lector. Feliz Navidad y Año Nuevo 2017.

 

 

http://www.alcalahoy.es/2016/12/17/la-navidad/

Publicado en el Blog de Campos el 21-12-2016

 

Pobres con móvil

Ayuntamiento de Madrid. Los pobres con móvil de Manuela y el padre Ángel
28/12/2015 en Confidencial

 

Pobres con móvil

• La España de las mentiras: Navidad es el nacimiento de Cristo pero, al parecer, Cristo no fue invitado al Ayuntamiento de Madrid.
• Cómo iba a serlo si la alcaldesa presume de atea.
• Por cierto, las hermanitas de los pobres de la calle Martínez Campos dan de comer al doble de pobres que Manuela y el cura Ángel, sólo que 365 días al año. Y sin teles que lo filmen.
• Por el contrario, la mano derecha del Padre Ángel sabe lo que hace su mano izquierda… además de saberlo los otros seis millones de madrileños.
• Carmena, como Lenin, es muy consciente de que los buenos curas deben ser fusilados, pero que a los heterodoxos, a los afines… hay que mimarlos. Resultan muy útiles.

 

Leer Más…