La España de las subvenciones

Cuando se formó el actual Gobierno de izquierdas revueltas, dejé escrito que el nuevo Ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá Belmonte, era políticamente “independiente” y que no necesitaba de ningún cargo político para vivir, pues es de esos que tienen trabajo en cualquier sitio y en cualquier momento, y advertía que iba a chocar inmediatamente con Podemos. Y añadía: La política tiene un “no sé qué” que hace tontos a listos, idiotas a inteligentes, y de ello hay múltiples antecedentes en todos los partidos que han llegado al poder. Veremos si Escrivá sigue manteniendo estos criterios en su nuevo cargo que, como he dicho antes, no lo necesita para vivir cómodamente y ganar más en la empresa privada que como ministro.

Hoy, jueves 16 de abril, Escrivá ha manifestado que se ha enterado este mismo jueves por los medios de comunicación que se iba a celebrar una rueda de prensa para ofrecer detalles sobre el Ingreso Mínimo Vital, junto al vicepresidente segundo Pablo Iglesias, que no hay dinero para asumir esta medida, que “obviamente habrá un aumento de deuda pública extraordinario”, y que se hará como prestación de la Seguridad Social.

Podemos, con una pequeña representación parlamentaria, se ha hecho con el poder real del Gobierno, debido a que es quienes mantienen como presidente a Pedro Sánchez, que caería estrepitosamente si dejaran de apoyarle los ultraizquierdistas podemitas.

Pablo Iglesias está siguiendo “exactamente” el Decálogo de Lenin en su política. Otro día analizaremos este tema con más profundidad, pero ahora es el punto tercero de dicho documento el que quiere poner en práctica en asuntos económicos: “Divida a la población en grupos antagónicos, incitando las discusiones sobre asuntos sociales”.

El Ingreso Mínimo Vital previsto, es un pago mensual a todos aquellos que no tengan trabajo o el mismo no les genere unos ingresos suficientes de acuerdo a los parámetros que disponga el Gobierno. España es el país de las SUBVENCIONES, en todos los aspectos; hasta actores y directores de cine millonarios quieren que se les subvencionen.

 

 

Con el desgraciado tema del coronavirus, se va a llegar a más de cinco millones de parados, y a la vez se da la paradoja que no hay obreros para recoger los productos del campo en Andalucía. Si añadimos una subvención más como el Ingreso Mínimo Vital, sin contraprestación alguna por parte de los receptores, estaremos haciendo un efecto llamada a todos los vagos del mundo, incluidos los españoles, para lo que, necesariamente, tendrán que subir los impuestos a la clase media principalmente, pues los verdaderamente ricos estarán debidamente asesorados, en España o fuera de España, Portugal está ahí muy cerca y tiene los brazos abiertos a recibir capital extranjero con unas bonificaciones fiscales impensables hoy en día en España. “A fuerza de afanes, mantienen los laboriosos a los holgazanes”, dice el refranero español.

Podemos está “sembrando” votos dando migajas a los más desfavorecidos, que de esta forma pasan a depender exclusivamente de las “dádivas” del Estado, está convirtiendo ciudadanos en esclavos del poder, extendiendo la masa de personas que viven de no hacer nada, de no pagar impuestos, de trabajar en dinero negro como complemento, del todo gratis, de tener todos los derechos y ninguna obligación.

¿Por qué a esos ciudadanos, los que cobran subvenciones del Paro, Ingreso Mínimo Vital y conceptos similares, no se les topa los ingresos mensuales, por todos los conceptos, en las dos terceras partes del SMI para que su situación sea transitoria y busquen activamente trabajo? ¿Por qué no se usan a esas personas para necesidades de trabajo de ayuntamientos, autonomías y estatales? Por la mañana, a trabajar y ayudar en lo que nuestras autoridades dispongan, y por la tarde a clases de formación en institutos y universidades públicas, con clases impartidas por profesores de esos centros de enseñanza pública.

Ministro Escrivá, ¿qué necesidad tienes de pasar por este trance de quedar en ridículo ante quienes te conocemos y sabemos de tu valía? Pablénin Mingafuego tiene agarrado a Pedrosán por cierta parte y no soltará la presa hasta que imponga su política bolivariana, salvo que sea el propio PSOE el que se convenza que vamos directos hacia un abismo.

 

 

 

 

Etiquetas:, , , , , ,

Una respuesta a “La España de las subvenciones”

  1. Jeronimo Escapa dice :

    Estoy completamente de acuerdo contigo con este artículo, es un PAR español, solo falta en este artículo, comentar, que por dignidad, el Sr. Escriva tiene que presentar la dimisión.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: