Hipócrita España

El pasado día nueve, un virus informático ha atacado los ficheros base del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), secuestrando datos que según ha manifestado el director de dicho organismo “no se ha visto afectada la confidencialidad ni el sistema para el pago de prestaciones y de ERTE”, “no está afectando al sistema de nóminas”, por lo que “la prestación seguirá recibiéndose sin problema”, pero en cambio “causará un retraso en la gestión en toda España”. También lo ha sido el INSS, ficheros de peticiones de pensión pública o las prestaciones de maternidad y paternidad. No es muy listo el virus informático, pues ha accedido a los datos de los pobres, parados y jubilados, y ha pasado de largo sobre los componentes del Gobierno, Parlamento y grandes contribuyentes fiscales.

El CNI, a través del Centro Criptológico Nacional, se encarga de las investigaciones.

El SEPE está saturado desde hace meses, por la antigüedad de sus sistemas informáticos, por no haber incrementado las plantillas en proporción al aumento del trabajo, y al desmesurado crecimiento de personas en paro y en situación de ERTE.

La Hacienda española tiene menos ingresos por cierres de negocios y empresas, por la disminución de beneficios, por la deslocalización habida y por la morosidad en el cobro de impuestos.

Las dos principales actividades económicas del país, construcción y turismo, prácticamente paralizadas, reclamando ayudas e indemnizaciones, eso sí, siendo los negocios lícitos (excluyo drogas, prostitución, armas y delitos de cuello blanco) que más dinero negro generan, directa e indirectamente, y que, en el caso del turismo, pretenden obtener beneficios en medio año para vivir un año entero. Seguimos centrados en estos trabajos, esperando su resurgimiento y olvidando, una vez más, fomentar las empresas de mayor valor añadido, tecnológico y humano, investigación, nanotecnología y desarrollo puntero.

En la construcción, con tanto parado, inmigrante subvencionado, sueldos precarios y más ajustados y legislación contraria a quien pone los recursos monetarios, los préstamos hipotecarios son riesgos cada vez más inciertos en las carteras de los bancos, que en muchos casos han vendido sus operaciones morosas a fondos o inversores expertos en recobros, que tienen su beneficio, precisamente, en el desahucio del mal pagador y la reincorporación de la vivienda al mercado de alquiler o nueva venta.

En cuanto al turismo, España ha dejado de ser ese país barato y en el que nadie te molestaba, para pasar a ser competencia directa de otros países que en estos momentos disfrutan de esos parámetros.

Por otra parte, todo el mundo reclama ayudas y subvenciones. Muchas de las ayudas que estoy viendo, por lo que publica la prensa, son a empresas zombis desde hace años, refinanciadas y vueltas a refinanciar por la banca en muchas ocasiones: es poner dinero bueno sobre dinero malo, que al final todo se convierte en malo. En otros casos, sus dueños se han embolsado buenos dividendos durante años, que no han repartido con nadie, pero ahora pretenden repartir las pérdidas. La explicación para mantener esas empresas inviables financieramente hablando, es clara: Evitar el aumento del paro que se produciría.

En cuanto a las subvenciones a chiringuitos de todo tipo, es una completa administración política paralela, dónde colocar a adictos al régimen imperante, que al igual que en épocas pasadas éramos “la reserva espiritual de Occidente”, estos son “la reserva obrera”, presta a hacer la revolución en la calle a instancias de quienes los sostienen.

Cuando un mal contable quiere cuadrar un balance y no lo consigue, o quiere ocultar la realidad de una empresa, aumenta el importe de las existencias hasta que debe y haber se igualan. No sé hasta qué punto podremos seguir haciendo eso en España, pero lo que es una verdad incontestable para cualquiera que sepa lo mínimo de finanzas, es que la falta de liquidez es el inicio, sin parada, de la suspensión de pagos.

La otra noticia importante de la semana ha sido la convocatoria anticipada de elecciones a la CCAA de Madrid. Isabel Díaz Ayuso, que durante el tiempo que llevamos de pandemia por coronavirus ha conseguido situar la región como el principal motor económico de España, con los menores impuestos, se ha adelantado, por minutos, a la moción de censura presentada por el Partido Socialista, en una partida de trileros en la que todas las partes tenían preparadas sus cartas marcadas, porque ni una ni otra cosa se improvisa en diez minutos, planteándose una disputa jurídica sobre qué fue primero, si el huevo o la gallina, si prevalece o no la convocatoria de elecciones y la disolución del parlamento autonómico, o la presentación de la moción de censura.

La opinión de acreditados juristas es que los efectos del decreto son “ex tunc”, es decir, «desde siempre», desde el momento mismo en que el acto tuvo su origen, retrotrayendo la situación jurídica a ese estado anterior, a la hora de la firma del decreto de disolución. Así se ha pronunciado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) rechazando las medidas cautelares instadas por la Mesa de la Diputación Permanente de la Asamblea de Madrid, porque “la disolución anticipada de la Asamblea de Madrid -cumpliendo las exigencias impuestas legal y estatutariamente para la adopción de tal acuerdo-, la validez y eficacia del correspondiente Decreto no pueden verse comprometidas por la presentación ulterior de una o varias mociones de censura. Sostener lo contrario dejaría, eventualmente, a la mera voluntad del número de diputados que ostentaran la representación exigida para presentar una moción de censura -15 por 100- el eficaz ejercicio de aquella potestad, bastando con presentarla con posterioridad a la adopción del acuerdo de disolución para privarle de virtualidad alguna”. Ahora, cabe la posibilidad de recurso de reposición y de casación, hasta llegar a las más altas instancias de los tribunales de justicia españoles.

En la práctica, una moción de censura -que es legal, constitucional y democrática- son pactos entre partidos políticos que se presentaron a las elecciones con programas no solo diferentes sino contradictorios, como en este caso es constatable por la insistencia en llevarla adelante para evitar el voto directo de todos los ciudadanos en unas nuevas elecciones, cuya convocatoria por parte de Díaz Ayuso trastoca toda la política nacional. Ciudadanos (Inés Arrimadas) y Más Madrid (Íñigo Errejón) podrían pasar a ser partidos residuales en Madrid, y la dimisión de Pablo Iglesias como VP del Gobierno y su presencia como candidato a la presidencia de la CCAA Madrid, es una convulsión total al futuro de España, sea cualquiera el resultado.

El Partido Socialista ha elegido cabeza de cartel autonómico a Gabilondo, peón que da escolta a Sánchez en cuanto le indica, ya que el tiempo corre en su contra para designar un candidato alternativo. Sus huestes en los medios de comunicación están asustadas: han empezado a bombardear con “elegir entre socialismo o barbarie” de la marxista polaca Rosa Luxemburgo en 1915, años a los que el marxismo-comunismo quiere retrotraernos.

VOX aumentaría su presencia y, posiblemente, sería socio indispensable para que el Partido Popular siguiera en el Gobierno, debiendo tragarse Pablo Casado sus palabras en contra de ese partido. Y si Díaz Ayuso ganara, sola o acompañada de terceros que decía aquella triste sentencia judicial, pasaría a ser, junto a Núñez Feijóo, la alternativa de futuro de su partido, que es lo que en el fondo se está cuestionando con esta moción de censura ideada por el maquiavélico Iván Redondo desde La Moncloa.

Mientras todo esto pasa, nos confinan en Semana Santa en cada una de las diecisiete taifas nacionales: Quien viva en Madrid no puede ir a ver a su familia a Ciudad Real. Pero en cambio, todos los aeropuertos nacionales pueden recibir a quien quiera aquí venir desde cualquier parte del mundo. ¿Es lógico? Pensándolo bien, a los comunistas, marxistas, ateos, musulmanes y otras personas no cristianas, no les importará porque no tienen nada que celebrar y podrían dedicarse a seguir trabajando en esos días; y a los católicos, tampoco, pues ellos deben vivir esas fechas con el espíritu religioso y de recogimiento acorde a lo que se conmemora. ¡Ah!, ¿que no es así? Hipócrita España.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 19-03-2021

Etiquetas: , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: