Ponme donde haya

La policía española ha detenido a “El Pollo Carvajal”, jefe de los servicios secretos venezolanos durante la etapa de Hugo Chávez, acusado de narcotráfico, blanqueo de capitales y colaboración con las FARC para introducir drogas en Estados Unidos, y que fuentes muy bien informadas dicen que lo sabe todo sobre Podemos y el PSOE, con información facilitada por la DEA (Administración de Control de Drogas de Estados Unidos) a las autoridades españolas del paradero del militar e información de los números de teléfono con los que se comunicaba. Sabían más de él los servicios de información estadounidenses que los propios españoles, de un fugado en territorio español.

No deben ir los tiros muy errados cuando esta detención, que parece se ha demorado unos meses para completar el análisis de las comunicaciones del detenido, ha provocado malestar en Podemos ante el temor a que Carvajal pueda desvelar supuestos asuntos comprometedores para diferentes políticos españoles.

¿Dónde quedó la rehabilitación de la honradez, de la lucha contra la corrupción, de la democracia del pueblo? ¿Conoceremos la verdad de esta historia? ¿Llegará la justicia hasta el final?

No me des dinero, solo ponme donde haya.

Afganistán y el género de los ángeles

MARÍA ELVIRA ROCA BAREA

27 agosto 2021

Quizás algún lector sepa de dónde procede la expresión “discutir sobre el sexo de los ángeles”, pero en este momento, precisamente en este, tras la caída de Kabul, conviene recordarlo. Era el gran asunto sobre el que debatía la intelligentsia de Bizancio en el momento en que los turcos pusieron cerco a Constantinopla. Llevaban en ello mucho tiempo. Dice la leyenda que, cuando tomaron la ciudad, se encontraron a estos cerebros privilegiados tan enfrascados en las sutilezas de la entrepierna angelical que no se percataron de que había caído. Esta parte última personalmente me la creo. Lo más probable es que se hicieran los locos… y que vaya otro a batirse el cobre, que los turcos son muy feos y dan miedito. Conociendo la invencible inclinación de los intelectuales, sean o no teológicos, a arrimarse al sol que más calienta, puede darse por seguro que, en cuanto vieron aparecer una cimitarra pegada a un turbante (¡qué imagen tan poco guay, tan políticamente incorrecta y tan estéticamente insoportable!), cambiaran radicalmente el tema de discusión, y en cuestión de 5 minutos encontraron 5.000 argumentos teológicos para exclamar, mientras caían de hinojos: ¡Dios es Alá!

De hecho, hubo pocos mártires entre los teólogos. La mayoría se convirtió sin descomponer el pliegue de la túnica. Atinó a morir con honor defendiendo una almena el emperador Constantino XI Paleólogo. Acababan así mil quinientos años de historia continuada de Imperio romano desde Augusto. El hegemón simbólico había viajado desde el Lacio hasta el Asia Menor cuando Constantino fundó la ciudad a la que dio su nombre. El emperador de Bizancio siempre se consideró emperador de los romanos y por eso los cristianos se llaman romi o rumí en árabe. Los historiadores, que desde Homero han envidiado a los poetas, consideraron que había una bella metáfora en el hecho de que el emperador que la fundó y el que la perdió frente a los turcos tuvieran el mismo nombre, Constantino, como había sucedido con la Roma del Lacio, que fue fundada por un Rómulo y perdida frente a los hérulos de Odoacro por otro Rómulo en 476.

Jugando a las casitas de género andan nuestros teólogos y teólogas buscándole la pilila al teorema de Pitágoras. A fin de cuentas, son dos catetos y una hipotenusa y no respeta la paridad. La cosa es ardua y exigirá muchas reuniones de la nueva clerecía y mucho presupuesto. Sobre todo, mucho presupuesto. No digamos nada si hay que averiguar los misterios genitales de la conjetura de Goldbach o de la siempre esquiva demostración del teorema de Fermat, no apta para teólogos. Mientras tanto se andan firmando manifiestos para salvar a las mujeres. La mayor parte de los que van a morir son hombres, porque hombres son la inmensa mayoría de los que trabajaban para los occidentales. Antes, cuando mandaban los hombres, se decía aquello de “las mujeres y los niños primeros”. Ahora, de los niños no se acuerda nadie y los hombres, pues si mueren, bien muertos están.

Es posible que en medio de la bruma erótico-teológica haya anidado la idea de que a las cimitarras o al AK-47, se los puede combatir con firmas. No se sabe si esto es frivolidad o un renacer glorioso del pensamiento mágico, pero hiela la sangre. En cualquier caso, lleva indefectiblemente a aquella frase que Dante escribió a las puertas del infierno: Lasciate ogni speranza. Los que hoy procuran huir de Kabul por todos los medios a su alcance saben que están en las puertas del infierno y en las puertas del infierno no se lucha con firmas de género. Se lucha con el AK-47 en la mano. La puñeta es que el AK-47 necesita alguien que lo empuñe. Y de eso no tenemos.

A cambio se le ofrecen al personal (y se auto ofrecen) emplastos ideológicos lenitivos a modo de soma para que vaya encajando su destino terminal sin mucho sufrir. Y sobre todo sin la mala conciencia que da ser responsable, sin remedio posible y hasta el final, de las consecuencias de nuestros actos y de nuestras ideas. Ah, ha sido tan divertido jugar a ser anti imperialista (yankee go home), ir a las manis y todo eso.

La comparecencia del presidente-emperador Biden diciendo que no había ningún peligro y que la retirada de Kabul en modo alguno (not at all) se parecía a la salida de Saigón es para que las campanas toquen a arrebato en el mundo de las realidades paralelas, ese en el que las palabras ya no tienen nada que ver con lo que de verdad pasa o ha pasado, y ese mundo es el nuestro. El presidente-emperador Biden no está haciendo más que continuar la política de su predecesor, el presidente-emperador Trump: America first. Como Trump no hizo otra cosa que continuar con el muro de Obama, que todo el mundo llama el de Trump, porque es feo y facha. Pero el muro en la frontera mexicana lo empezó ese Barak que a todas las enamoró. Sin embargo, sucede que abandonando territorios y levantando murallas no se sostiene un imperio. Estados Unidos se ha desentendido del proyecto universal que todo imperio representa y, por lo tanto, tiene los días contados. Los huecos que dejará en su decadencia los irá ocupando China. Ha empezado el repliegue oficialmente. Es que es muy duro, muy duro, estar ahí, recibiendo el viento de cara y peleando cada día por ser el campeón de Occidente. Ahora Occidente ya no tiene campeón. España ocupó esa posición en otro tiempo y no lo hizo mal. Los turcos se quedaron en Constantinopla.

Pasado este mal trago que tantas imágenes antiestéticas ha dejado, olvidaremos pronto, porque el occidental sobre todo lo que no soporta es que le pongan delante realidades que le estropeen el fin de semana. Y si esto es irremediable, rápidamente se fabrica un manifiesto que firmar para “pedir” a Otro (infantilismo y Reyes Magos a partes iguales) que vaya a resolver la papeleta, sin afrontar la cuestión fundamental, a saber: ¿quién va a empuñar en las puertas del infierno el AK-47 que se enfrente al AK-47 con turbante? Pues eso.

Los occidentales se baten en retirada en el limes. No ahora sino desde hace tiempo. El abandono de Armenia fue un aviso de que lo que hoy está pasando, iba a pasar. Simplemente nuestro buque insignia, nuestro imperio protector, se viene abajo a una velocidad vertiginosa. Es posiblemente el último imperio cristiano-occidental. Cuando su poder colapse por completo, pasaremos a ser protectorado o reino tributario de China en el mejor de los casos. A bote pronto, el imperio de Confucio parece más soportable que el de los servidores de la Sharía. Porque está claro que antes o después China y el Islam chocarán. De hecho, mientras cantan el pio-pio del entendimiento universal, los chinos están concentrando tropas en los 70 kilómetros de frontera que tienen con Afganistán, precisamente en el territorio de los uigures musulmanes que tantos problemas dan a China y de los que el gobierno chino no se fía en absoluto. Sus proyectos de futuro son incompatibles a medio plazo. Los occidentales estamos fuera del tablero porque ya solo somos incompatibles con la realidad.

Desafiados por la presencia real de la barbarie, los occidentales hemos huido. Algunos procuramos mirar de frente la bochornosa verdad y no ahorrarnos la vergüenza. Otros/as/es se refugian en las rogativas del género de los ángeles esgrimiendo manifiestos “solo para mujeres” como cirios encendidos. La resistencia frente al horror se reduce a buscarle un confort a la conciencia, convenientemente ideologizada. No ha habido, como Spengler quería creer, un grupo de soldados que salvara la civilización.

María Elvira Roca Barea es profesora, ensayista y autora de:

Edición crítica y estudio del arte predicatoria “Ad noticiam artis predicandi”. Universidad de Málaga. 1997.

El caballero de la piel de tigre, de Shota Rustaveli (Elvira Roca, trad.). Universidad de Málaga. 2003.

Tratado militar de Frontino. Humanismo y caballería en el cuatrocientos castellano. Traducción del siglo XV, de Sexto Julio Frontino. CSIC. 2010. p. 488.

Imperiofobia y leyenda negra: Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio español. Ediciones Siruela. 2016. p. 363.

6 relatos ejemplares 6. Ediciones Siruela. 2018.

Fracasología. España y sus elites: de los afrancesados a nuestros días. Madrid: Espasa. 2019.

A IRENE MONTERO, MINISTRA DE ALGO

Por Juan Manuel Jimenez Muñoz.

Querida insignificancia:

Has turbado mi descanso vacacional con tus declaraciones de hoy. Dices en el Parlamento “que no hablemos tanto de Afganistán, pues en todos los países del mundo, incluyendo España, se dan casos de machismo, que es una cuestión de grados”.

Bien es verdad que donde Dios no puso, no puede haber; y no es menos cierto que lo que natura non da, Salamanca non presta. Pero Irenita: que intentes blanquear una religión intrínsecamente expansionista, impositiva, guerrillera, liberticida y antifeminista, entremezclando en la misma frase a asesinos talibanes con democracias occidentales, ya pasa de castaño oscuro.

Si por “grados de machismo” entiendes el que va desde lapidar a una adúltera hasta el albañil que piropea a una morena en la calle… entonces tu estulticia raya en lo criminal, pues nos pones en peligro a todos.

Has afirmado también “que de Afganistán hemos de aprender una lección: que jamás una intervención militar ha solucionado los derechos de las personas, y menos de las mujeres”. Posiblemente esa frase se deba a que pasaste de curso con suspensos; pero bueno: hay magníficos reportajes en Canal Historia o en Neflitx para subsanar en parte tu monumental ignorancia.

Irenita: hablar mal de los militares y del oficio de los militares es lo vuestro. Os pone. Os pone cachondos y cachondas. Por eso Pedro Sánchez afirmaba en 2014 “que el Ministerio de Defensa sobraba”. No dijo que, a cambio del de Defensa, faltaba el tuyo, el Ministerio de la Señorita Pepis, pero todos lo entendimos.

Podría empezar por Atapuerca para ilustrarte un poco sobre las bondades de la intervención militar en muchos casos, pero para que no te estalle la cabeza me ceñiré a lo conocido.

A ver, Irenita: ¿quién restauró los derechos humanos en Europa cuando todo el continente era de Hitler? ¿Te suena eso? ¿Te suena la Batalla de Inglaterra, el desembarco de Normandía, la toma de Berlín por el Ejército Rojo, el suicidio de Adolf Hitler y los juicios de Núremberg contra el nazismo?

A ver, Irenita: ¿quién restauró la democracia en Italia y capturó a Mussolini? ¿Te suenan los partisanos? ¿Te suenan los americanos tomando Grecia e Italia? ¿Te suena la ilegalización del Partido Fascista?

A ver, Irenita: ¿quién restauró la libertad en la Camboya de Pol-Pot, tras cinco años de terror rojo y tres millones y medios de civiles asesinados, un tercio de la población? ¿No recuerdas que el ejército comunista de Vietnam del Norte, tras echar a los americanos de Vietnam, tuvo que entrar a sangre y fuego en Camboya para eliminar a esa mala peste de Pol-Pot?

A ver, Irenita: cuando los franceses de Murat fusilaban en Madrid a los civiles, incendiaban los conventos y violaban a las manolas… ¿quién paró los pies al Emperador Napoleón Boina-Aparte? ¿No fueron militares españoles aliados con los ingleses quienes sacaron de España al invasor? ¿No fue la guerra de guerrillas la que hizo que (por suerte o por desgracia) no cantemos ahora La Marsellesa como Himno Nacional? ¿Y no fue Rusia, al otro lado de Europa, la que cortó las alas al Emperador, y no precisamente a base de mimos y carantoñas?

A ver, Irenita: ¿quién restauró la democracia en Japón tras el gobierno militar-fascista del general Tojo, que arrastró al país a la Segunda Guerra Mundial? ¿Fueron feministas de “todas y todes” con las tetas al aire, o militares estadounidenses con muy mala leche en el cuerpo?

En fin, Irenita. Llevas razón en una cosa: de Afganistán, todos hemos aprendido “algo”. Y ese “algo” es que gente como tú sois un peligro para todos.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz.

Médico y escritor malagueño.

Aniquilar al contrincante

Hay por ahí una gorda, pero que “muy gorda y apretá” como cantaba Javier Gurruchaga, que ha dicho que hay que matar a los votantes de un partido, hoy en la oposición política.

Dadas sus características personales y el cociente intelectual mostrado, supongo que será a pedos salidos de su circunferencia planetaria, o por aplastamiento de cada uno de los que logre cabalgar, aunque de esta forma no creo que sean muchos.

Por su edad, no ha conocido la etapa republicana, ni la franquista, ni la Transición, ni siquiera la presidencia del socialdemócrata Felipe González.

Aún con posibilidad de equivocarme, no ha pasado hambre, no conoce trabajo que no sea soportar que la hayan aguantado y mantenido sus padres, alguna que otra subvención y el chiringuito formado alrededor de eso que ahora llaman youtuber como forma de ganarse la vida, aunque después de aquella que defendía la inviolabilidad de las gallinas, no te puedes fiar ni de la chaqueta que llevas puesta.

Si esa es la actitud que va a tener la izquierda cuando pierda el poder, no me extraña que más de uno piense que España es una democracia fallida en la que personas sin ideas, pero con ideologías totalitarias, el objetivo prioritario que tienen es aniquilar a tiros al contrincante.

Antonio CAMPOS

División de poderes

Uno de los fundamentos de la democracia es la división de dominio de cualquier autoridad, que limita el de cada uno de los poderes ejecutivos, legislativo y judicial.

En España nos encontramos en el filo de la navaja en este aspecto. El poder ejecutivo y el legislativo se encuentran en las mismas manos, puesto que al presidente del Gobierno lo elige el Parlamento, en teoría, por delegación del pueblo. Pero siendo ello verdad, una cosa es consecuencia indisoluble de la otra, por lo que se unen y confunden uno y otro poder. Cosa diferente sería si hubiera elecciones generales para elegir al presidente, y otras diferenciadas y en periodos distintos, para elegir a los parlamentarios, a cuyo control real debería someterse el presidente y su gobierno.

Peor aún es el nombramiento político de los componentes del Consejo General del Poder Judicial, con lo que los partidos políticos mantienen el control de la judicatura.

Todo ello se ha mantenido con cualquiera de los colores que han disfrutado del poder, morado, amarillo, naranja, rojo y azul, que todos ellos la han liado “parda” arrimando la ascua a su sardina, por lo que ninguno de ellos se puede quejar, no así los ciudadanos que vemos como cada día la democracia va quedando constreñida en unas pocas manos.

No alcanzo a comprender por qué los componentes de las Fuerzas Armadas no pueden sindicarse ni hacer comentario alguno sobre política, y en cambio la judicatura sí puede hacer y decir lo que considere oportuno. Ambos colectivos deben ser apolíticos, con independencia de lo que cada uno de ellos piense a título personal, pero no es de recibo imponer silencio a quienes tienen las armas bélicas en sus manos y no hacerlo a quienes tienen las armas de la justicia y la libertad de las personas. Y me siento desprotegido cuando leo autos provisionales y sentencias de nuestros tribunales de justicia en las que, para delitos de igual o similar gravedad, unos quedan libres y otros condenados.

Llevamos años en los que está paralizada la renovación de los componentes del CGPJ. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que va a dejar a la altura de una zapatilla en argucias políticas a Iván Redondo, ha afirmado que “los jueces no pueden elegir a los jueces” porque “eso no es propio de una democracia plena”. NO ES NO, Sr. Bolaños. Lo que es indicio de ausencia de democracia es que los políticos elijan a los jueces. Y de eso es igual de culpable el Partido Popular, que no ha hecho nada al respecto cuando ha estado en el poder.

La justicia es ciega, los jueces han de ser libres y elegir entre ellos a quienes tienen que dirigir su pirámide de poder, tienen que designar a los mejores entre ellos, a los más honrados, a los más preparados, a los más justos, no a los más adictos a una u otra concepción política. Soy de los que pregona esto desde hace muchos años, y lo he dejado escrito en múltiples ocasiones. Jueces y fiscales han de designar a los que tienen que ocupar sus órganos de gobierno.

El Partido Popular ha de decir, claramente, qué haría, qué modificaría si llega al poder, pues no se puede uno quejar solo cuando está en la oposición y el viento no le sopla favorable. Y el Partido Socialista Obrero Español, sector sanchista, ser consciente que controlar los tres poderes del Estado, ejecutivo, legislativo y judicial, tiene un nombre: dictadura.

Antonio CAMPOS

Cabañuelas 2021/2022

Las Cabañuelas es la forma que tiene el pueblo de pronosticar el tiempo que ha de hacer durante el año siguiente al de su realización. Se utiliza en el sur y en el centro de España. Según parece, la palabra cabañuelas proviene de la festividad judía de los Tabernáculos. Como en esta festividad judía se realizaban ritos referentes a la predicción meteorológica, el término adoptó ese significado en castellano.

Por otro lado, la palabra témporas tiene la misma raíz latina que tiempo. También es un término de predicciones a largo plazo, pero se realiza por estaciones del año, en el norte de España.

Al igual que en los últimos años, tomo las realizadas por José Buitrago, “El cabañuelo de Mulas” porque, hasta ahora, ha acertado en su totalidad en lo previsto para años pasados. El origen de “elbuitrago” y sus pronósticos atmosféricos se remonta al año 1856, siendo el actual la cuarta generación en ejercer estas predicciones, que recojo de su página en internet para el periodo 2021/2022. “Está escrito en el cielo lo que pasará en el suelo”.

Otoño 2021

Lluvias a partir de los primeros días del año hidrológico en septiembre. Abundantes por Centro y Este pudiendo traer puntualmente y locales con fuertes chaparrones tormentosos e incluso podría ser torrenciales en cualquier punto de España, más probables entre el Sur, Este y Cataluña.

Temperaturas frías según pase octubre con escarchas severas generalizadas por todo el país a principio 2ª semana de noviembre.  Y nieblas matinales intensas en zonas de los valles hasta medio día finales de otoño; en este tiempo no nos libraremos de algún susto al prodigarse las lluvias con tormentas que localmente podrían ser muy fuerte.

Invierno 2021/2022

Lluvioso por todo el país con muchas nieblas matinales temperaturas bajas o muy bajas en el Norte pasando a mediados en adelante a producirse algunas nevadas de consideración, Norte y Centro con grandes, para pasar escarchas e intensas heladas fin y principio de año 22 pasado Los Reyes cambios a la vista las nevadas se prodigarán por niveles muy bajos y serán intensas.

Primavera 2022

Al principio de esta primavera podría producirse algunas heladas poco imaginables en sureste, lluvias muy tormentosas y abundantes por todo el territorio e incluso en alguna zona del este y levante podría ser fuerte con granizadas localizadas en algunos momentos torrencial. Vientos racheados y fuertes de todas direcciones por toda la península islas Baleares y Canarias.

Verano

Caluroso y bochornoso que podrían alcanzar algún grado más de los 44º por su mitad Sur y Centro con algunas tormentas con gran aparato eléctrico y fuertes granizadas donde se produzcan, en su mayoría por el Levante, Aragón y Cataluña; este granizo posiblemente sea de un gran tamaño.

Terrorismo islamista

Artículo publicado el 18-11-2015.

Actualizado al 29-08-2021

Desde el atentado contra las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York en septiembre del 2001, se han venido sucediendo ataques islamistas yihadistas de forma continuada.

El yihadismo es un neologismo occidental utilizado para denominar a las ramas más violentas y radicales dentro del islam, caracterizadas por la frecuente y brutal utilización del terrorismo, en nombre de una supuesta yihad, a la cual sus seguidores llaman “guerra santa” en el nombre de Alá.

Los datos que dispongo, actualizados al 31-12-2020, son los que siguen a continuación. En el apartado “heridos”, en dónde no figura cifra alguna no significa que no hubiera ninguno, sino que yo no tengo datos fehacientes de ello.

Son atentados terroristas, asesinatos puros y duros, sin clemencia, sin distinción de nada ni de nadie, contra cualquier persona que consideren “infiel” por no seguir sus dictados, solo por el hecho de querer implantar su dictadura religiosa del primer medievo, abluciones porque no se lavaba nadie, comer con la mano contraria a la que se limpiaban el trasero en su reubicación de los dátiles del desierto y no comer ciertos animales porque entonces tenían triquinosis.

Y no se tratan de “hechos aislados” como algunos quieren hacernos creer, es una guerra expansionista que se ha infiltrado en pleno centro de Europa, el continente al que han llegado en silencio, haciéndose los mártires y abusando de la democracia, que les permite hacer, decir y vivir de una forma impensable en sus países de origen.

El último atentado yihadista se ha producido mientras reescribo este artículo: 170 fallecidos y 150 heridos en el aeropuerto de Kabul, objetivo civil claro, sin remordimiento de conciencia ni miedo a que nadie les llame no democráticos ante la muerte de  víctimas colaterales, mientras los ejércitos de todo el mundo abandonaban, derrotados, Afganistán, cuyas tierras han quedado regadas con sangre de todas las naciones, 102 de ellas españoles, y miles de millones de euros y dólares tirados en la consecución de la nada, en una contienda en la que yo estaba empezando a pensar que los artilleros y aviadores europeos y estadounidenses deberían volver a la academia, pues con bombas teledirigidas (margen de error de dos metros) y aviones de última generación de disparo laser (margen de error tendente a cero), producían pocas bajas al enemigo y mucha agitación global en contra del belicismo. Es lo que se llama la presión mundial provocada por los progresistas de salón, que no son conscientes reales del peligro en el que se encuentra la civilización occidental. Si lo miramos en términos comparativos, es mucho más fácil y barato matar a inocentes por parte de los radicales, que mantener el orden mundial por parte de los países democráticos.

En el año 2014 dejaba yo escrito: Seamos conscientes que en estos momentos se está produciendo un genocidio religioso islamista, asesimahomato, que Mesopotamia no está tan lejos como nos figuramos se encuentra, que el IS ha declarado la guerra a los Estados Unidos, o sea, mundial, que ya se han unido en un frente común Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, Australia, Turquía, Italia, Polonia y Dinamarca, que se trata de la ideología más peligrosa desde el nazismo y el holocausto judío, y que en un mundo global, todo nos afecta a todos.  Lo que es lo mismo, aunque no lo queramos reconocer, estamos en guerra, en un país en el que solo el 16% estaría dispuesto a luchar ante una agresión extranjera, según sondeo del CIS en su momento.

Es ahora, siete años después, cuando el enemigo lo tenemos ya en casa, cuando lo vemos cerca, cuando el miedo resbala por nuestra propia piel, cuando empezamos a ser conscientes del verdadero problema que suponen estos desalmados, cuando el Gobierno y la prensa con él colaboracionista, reconocen que, efectivamente, estábamos en una guerra, sobre la que no he visto ni oído voces musulmanas relevantes condenando todas estas viles actuaciones.

En cuanto a los españoles, parece que hay una parte que, a cambio de muertos, quiere repartir besos y flores. Espero que, Dios y Alá no quiera, si llegan a su tierra prometida de Al Ándalus, sean a sus madres, mujeres e hijas a las primeras que pongan el burka y a ellos los primeros que los orienten mirando a la Meca, Makka, Digna para los musulmanes.

Abu Muqatil, uno de los dirigentes del Estado Islámico, asegura, en un mensaje dirigido a sus militantes en Europa, que los atentados son sencillos de cometer en el Continente, donde es fácil adquirir armas y todos los “cruzados” (cristianos) son objetivos. Anuncia que cuando logren conquistar estos territorios, las mujeres y los niños serán vendidos en los mercados. (Mediterráneo Digital).

“Yo les llamo a seguir el método de los hermanos que ejecutan operaciones en Europa. Las armas son fáciles de adquirir en esos países. Confíen en Alá. También les digo que no busquen objetivos específicos. No hay que matar a nadie en concreto, sino a todos. Los kuffar (infieles) europeos son todos objetivos. No te canses en buscar objetivos difíciles”.

“Anuncio que con el permiso de Alá pronto se verá su bandera aleteando en el Palacio del Elíseo. El Estado Islámico está cerca ahora. Entre nosotros y ellos está el mar. Con el permiso de Alá, la marcha está avanzando. Sus mujeres y niños serán vendidos por nosotros en los mercados del Estado Islámico”.

España es uno de los países más expuestos a futuro en esta guerra. Michel de Notredame, Nostradamus, francés, 1503-1566, realizó una serie de profecías en lenguaje críptico, que han sido estudiadas en todo el mundo y en todas las épocas. Uno de los más divulgados es el estudio realizado por Jean Charles de Fonstbrune en 1980, traducido al español por Manuel Serrat Crespo. Según esta traducción, serían Granada, Sevilla, Córdoba, León, Zaragoza, Barcelona y Baleares, las ciudades directamente atacadas por los musulmanes invasores.

Como los yihadistas que no se inmolan aprenden rápido, los que se inmolan no sé con qué parte de las muchas en quedan sus cuerpos van a disfrutar de las vírgenes del paraíso, cualquier posible futuro atentado no será en un campo de futbol que saben que son registrados concienzudamente al entrar, pero no se puede descartar la Alhambra de Granada, una corrida de tronío en la Monumental de Sevilla, un partido de baloncesto entre el Barcelona y cualquier equipo puntero europeo, el Metro de Madrid en el próximo clásico de futbol Real Madrid – Barcelona, un acto católico en la Basílica del Pilar en Zaragoza, fiestas en León a primeros de diciembre, o el día de la Constitución en cualquier lugar de España.

¿Qué pasaría entonces? ¿Nos uniríamos todos sin distinción de ningún tipo? ¿Acudiríamos en defensa del futuro de nuestros hijos y nietos? ¿Nos limitaríamos a condolencias y lazos negros? ¿Estaríamos dispuestos a combatir y morir en defensa de la libertad y la democracia? Confío que no tengamos que llegar a ese momento, pero tengo claro que si queremos la paz, debemos estar preparados para la guerra.

Antonio CAMPOS

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo

No hace tanto tiempo, Pedro Sánchez estaba dispuesto a modificar el Código Penal en lo relativo al delito de sedición, que dice:

Artículo 544: Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

Artículo 545.1: Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo.

Los mercaderes catalanes han conseguido la libertad de hecho de los condenados por el procés, han recibido dinero en mayor proporción que el resto de autonomías, el traspaso de competencias en materia de seguridad de costas, junto a otra serie de prebendas como es querer sentar al presidente del Gobierno de la nación con el presidente de aquella región española, como si se trataran de dos gobernantes del mismo rango … “Poderoso caballero es don dinero”.

Como con ello se han aplacado los cromosomas de los independentistas, incluidos argentinos que no tienen el valor de posicionarse en su país de origen, el presidente del Gobierno ya no va a reformar los delitos de sedición y rebelión, que se comprometió a hacerlo este año, cuando vio peligrar su sillón y estancia en la Moncloa.

¿Era antes tan grave la condena por sedición y ahora ya no? Se descubre pronto y con suma facilidad al que miente porque incurre en inexactitudes o contradicciones. “Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”.

Que no nos vuelva a hablar de progresismo, su única idea de insensato iluminado es mantenerse en el poder, a costa de quien sea y de lo que sea. Verdaderamente, es un peligro para España.

Antonio CAMPOS

Islam y democracia

Publicado el 04 de abril de 2015

¿Es el Islam incompatible con la democracia? El Islam es incompatible con la democracia mientras haya musulmanes empeñados en la guerra santa, con sus costumbres bárbaras, degollando cuellos y matando por Allah. Estas acciones son totalmente contrarias a la democracia y el Estado de Derecho. Mientras que lo divino rija la actuación diaria por encima de las leyes, lo que importe es lo que ponga el Corán, y sobre él se articule la vida y las leyes de la sociedad, el Islam es incompatible con la democracia.

Otra cosa son los musulmanes que, preservando sus creencias y su fe, respetan a quienes no coinciden con su religión y su vida, aceptan las leyes civiles y saben vivir en democracia.

El escritor Luis Antonio de Villena dijo que “debajo del problema musulmán subyace la cuestión del significado de la palabra libertad” en un “islam intolerante y atrasado en el tiempo”. Estoy con él, y con los que piensan que la Revolución Francesa fue el inicio de la Edad Contemporánea en Europa, anteponiendo la razón y la persona a cualquier otra circunstancia. Y que no estaría de más un sabio islamista que actualizara conceptos.

Mustafá Kemal Ataturk proclamó la República laica de Turquía en 1934, prohibió la “sharía”, dio voto a las mujeres, erradicó la poligamia, instauró nuevos códigos Civil, Penal y de Comercio, copiado de los países más adelantados de Europa. He estado varias veces en Turquía, en diferentes momentos. Lo que construyó este hombre, por desgracia, está empezando a desaparecer, y cada vez es más el sentimiento islamista que se percibe en la calle.

Los musulmanes no se sienten bien y emigran desde países como Egipto, Israel (dicen que no tienen igualdad), Libia, Argelia, Irán, Irak, Paquistán, Afganistán, Yemen, Siria, Líbano, Sudán, Jordania. Y ¿a dónde van? A Inglaterra, Francia, Italia, Suecia, Holanda, Bélgica, Noruega, Hungría, España. En definitiva, están bien solo en los países que no están bajo el rito musulmán. ¿Y a quién culpan de sus males? A las naciones en dónde ellos se sienten bien, que no son las dictaduras religiosas de su procedencia.

“Os conquistaremos con vuestra democracia”, tienen bien asimilado en su fuero interno. Y llevan razón, porque quien pretenda exigir reciprocidad de libertad religiosa y civil en sus países de origen, oirá multitud de voces que lo tildarán de retrógrado, incivil, antidemocrático y otras lindezas parecidas, todas ellas procedentes de sus mismos conciudadanos nativos radicales, como si a ellos no les fueran a cortar el cuello cuando llegue su momento.

Vemos en la televisión degollar a personas, cortarles la cabeza y exhibirlas como trofeos. Niños ejercitándose como soldados profesionales, que actúan como tales, que llevan la muerte como único objetivo en sus mentes, que al menos en dos ocasiones que hayamos visto en televisión, asesinan fríamente y sin compasión de ningún tipo a personas indefensas y con las manos atadas a la espalda, y sobre los que no creo que nadie se queje cuando lleguen los bombardeos y sean ellos las víctimas.

En la guerra hay que pensárselo antes de entrar; una vez dentro, el enemigo es invisible y corresponde a todo aquel de quien puedes esperar una agresión. Entonces, dicen los viejos que hablan con experiencia, es mi vida o la del otro; y siempre se acaba eligiendo mi vida.

El grupo yihadista del Estado Islámico ha arrasado la biblioteca de Mosul, incendiando, destruyendo o apropiándose para vender en el mercado negro, más de cien mil libros, muchos de ellos manuscritos cristianos de incalculable valor. Y dinamitaron una parte importante del edificio.

Igualmente, han destruido esculturas asirias del Museo Histórico de Mosul, y toros alados de las ruinas de Nínive, golpeándolas con martillos y taladros y dejándolas reducidas a escombros.

Días después, nueva oleada de destrucción en la ciudad de Nimrud, uno de los enclaves de arte asirio más importante de Irak, y del mundo, siglo XIII a.C., eliminando cualquier rastro cultural pre musulmán.

Según la policía religiosa, ¡qué mal suena eso!, “el profeta nos ordenó deshacernos de las estatuas y las reliquias tal como hicieron sus seguidores cuando conquistaron nuevas naciones”.

El peligro más inminente para Europa está ya en Libia (con lo bien que lo tenía controlado todo Gadafi), desde donde un misil es una verdadera amenaza para Italia o para España. La primavera árabe lo único que ha conseguido ha sido una serie de gobiernos islamistas de muy dudoso resultado democrático, tal como se entiende en Occidente.

Será casualidad, pero Nostradamus habla en el siglo XVI de la invasión de Europa por parte de los musulmanes desde Libia.

Los servicios secretos mundiales están en ello, han frustrado muchos atentados, y no descartan la invasión de Argelia y Túnez, el país islámico junto a Marruecos, más avanzado y cercano a la civilización occidental. De hecho, el atentando del pasado dieciocho de marzo en Túnez era, en principio, un intento de acabar con el parlamentarismo democrático tunecino, que se vio trastocado y acabó en un ataque a una de las principales fuentes de ingresos del país, la economía, secuestro y muerte de turistas de diferentes países democráticos del mundo, entre los que hay que lamentar el de unos españoles.

Por no hablar de los otros dos atentados terroristas en Yemen al día siguiente, en una mezquita de musulmanes moderados, con más de 140 muertos y otros tantos heridos. Intolerable desde cualquier punto de vista.

Y otros 45 muertos en las cuarenta y ocho horas siguientes, en Siria, cerca de la frontera con Turquía, de cuyo atentado los grandes medios de comunicación españoles dan solamente una pequeña reseña.

En España, el gran aumento de la población musulmana de todas nacionalidades (ver https://ancamfer.wordpress.com/2015/01/26/comunidad-islamica-de-espana/), ha hecho crecer las escuelas de pensamiento islámico, la última, recientemente, convirtiendo un edificio en el centro de Madrid en un gran núcleo cultural para la difusión del islam chií (ver https://ancamfer.wordpress.com/2014/10/17/musulmanes/).

Esto no lo para nadie, es más, ni siquiera hay valor a disentir. Hasta los activistas de FEMEN y esa señorita que de cuando en cuando nos enseña los pechos: “la jerarquía eclesiástica está en la diana. La religión es uno de nuestros principales puntos de ataque. No voy a dar nombres, pero no hay límites”, dijo. Pero, una vez más, faltan clituevos para decir eso mismo sobre el Islam que, de entrada, no le permitiría su opción sexual de lesbiana.

Todo el mundo se queja que Estados Unidos se mete en todos los lados, pero por parte europea nadie habla claro sobre el tema por miedo a atentados de “lobos solitarios”, cuando sería necesaria la puesta en marcha de una operación militar internacional que pusiera fin a la situación. Si el siguiente atentado islamista se produjera en Marruecos, sería a las mismas puertas de España, y habría que habilitar la defensa de Europa de una forma rápida, contundente y eficaz.

Acabo con una cita que ya he utilizado en otras ocasiones, pero que no me cansaré de repetir:

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a llevarse a los judíos, no protesté, porque yo no era judío. Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar”. La frase es de Martin Niemöller (1892-1984), pastor luterano alemán.

Antonio CAMPOS

Mujer musulmana

Publicado el 24 de octubre de 2014

En estos tiempos en los que se propone que las víctimas de la violencia de género tengan funerales de Estado, espero que no se les ocurra concederles una paga extraordinaria para todos (epiceno) incursos en la misma circunstancia, ni una escultura de Calatrava en la mitad del pueblo, y cuando parece que Podemos va a desalojar a más de uno de su bancada, es el momento de gritar: ¡Vuelve ZP! Al menos nos reíamos contigo.

También “… los que luchamos por la igualdad de las personas independientemente de su condición sexual o a los que, frente a posturas medievales defendidas por instituciones arcaicas, machistas y homófobas …”, eso sí, siempre refiriéndose a la religión católica.

Aquella otra que dice que lo mejor es contratar a mujeres de más de 45 años o de menos de 25, para evitar el problema del embarazo. El embarazo, ¿es un problema? Pues lo ha dicho una señora que tiene seis hijos.

Todos esos, y otros muchos, no dicen nada sobre los derechos de las mujeres inmigrantes y en especial de la situación a nivel mundial de la mujer musulmana, cuya sociedad mantiene unos principios de clara desigualdad de sexos, inaceptables en el mundo occidental.

El Derecho Islámico, que compete a todas las personas musulmanas del mundo, sea el que sea el lugar en que se encuentren, procede de fuente divina. Así el Corán en Azora IV dice:

3. Casaos con las mujeres que os gusten, dos, tres o cuatro …

12. Dejad al varón una parte igual a la de dos hembras …

38. Los hombres están por encima de las mujeres, porque Dios ha favorecido a unos respecto a otros … A aquellas de quienes temáis la desobediencia, amonestadlas, mantenedlas separadas en sus habitaciones, golpeadlas.

Las figuras más representativas de esta desigualdad es el matrimonio polígamo masculino pero no femenino, la disolución del matrimonio a través del repudio (disolución extrajudicial del matrimonio pronunciado por el marido a su arbitrio) y la prohibición de matrimonio entre una musulmana y un no musulmán.

La catedrática de Derecho Internacional Pilar Diago Diago apunta que “el Derecho sucesorio islámico presenta discriminaciones no solo por razón de sexo, sino por causa de religión e incluso por causa del origen legítimo o ilegítimo de los hijos e hijas. Así, el marido hereda de la mujer fallecida el doble de lo que ella heredaría de su marido en caso de fallecer, mientras que un musulmán no puede heredar de un no musulmán y al revés, o una hija o hijo ilegítimo no hereda de su padre biológico”.

Otro tema a considerar es la celebración de matrimonios mixtos que como hemos comentado en el párrafo anterior, solo puede presentarse entre un musulmán y mujer no musulmana, que cada vez es más frecuente en España, tanto por razones de amor como de conveniencia a efectos de residencia y obtención de ayudas y subvenciones.

Si el matrimonio lo forman hombre y mujer de la misma nacionalidad, prevalecerá la ley nacional de ambos.

Si la de uno de ellos corresponde a un país islámico, “se producirá un choque de ordenamientos jurídicos con incompatibilidad manifiesta”, textual de la citada Dra Diago.

Pero si por cualquier causa establecen su residencia en cualquier país islámico, y no existen pactos públicos previos, se aplicará la ley islámica, siendo musulmanes a todos los efectos sus descendientes, que tendrán que ser educados en la religión musulmana.

El último, por ahora, ejemplo de la discriminación existente en el pensamiento islamista, es la condena a morir en la horca de una cristiana paquistaní que ofreció agua para beber a unas mujeres musulmanas, las cuales se negaron por tratarse de acto “impuro” al proceder de una mujer no musulmana. A ello la cristiana dijo: “Jesucristo murió por mí en la cruz. ¿Qué hizo Mahoma por vosotras?”. Insultos al Profeta, blasfemia y no cuantas cosas más. Condenada a muerte. ¿Es normal esto en pleno siglo XXI?

De todos los países islámicos, es Túnez, donde está abolida expresamente la poligamia y el repudio, y Marruecos (repudio restrictivo), los más cercanos a la civilización occidental en estos aspectos. La colaboración hispano-marroquí es el primer lazo de unión para frenar la expansión del yihadismo en Europa, que viene utilizando las ciudades de Ceuta y Melilla, fuera del paraguas de la OTAN, como base de reclutamiento para la lucha armada.

Las presentes líneas no pretenden acercar al lector al derecho, solo poner de manifiesto una realidad mundial que está muy cerca de nosotros y que, espero, nunca alcance la relevancia suficiente para que nuestras mujeres se vean abocadas a ello.

Somos un país en el que los árboles no nos dejan ver el bosque. Nos entretenemos buscando la excelencia con animales, muchos de los cuales no existirían hoy en día si no fuera por el destino a los que se los dedica, plantas silvestres, que otrora eran el sustento de las personas, y otra serie de bilirrubina mal calmada en hipotética defensa de etéreos hados, favorable o adversa manera de ocurrir los sucesos.

He recordado algo casi olvidado: Libérate. Sé libre. No permitas ser juego de nadie. Cuando uno cae, se tiene que levantar con más fuerza. Hay que empezar de cero todos los días. Sentir con el corazón, pensar con la cabeza. Crecer. Ser feliz. Faltan clituevos, acróstico del lenguaje business con motivo de la incorporación generalizada de la mujer a los puestos de mando. Cerremos el medievo. Acabemos con la corrupción de una vez. La mujer al poder. Jóvenes, con experiencia y el cerebro bien amueblado. Hay que darles la oportunidad que no han sabido aprovechar los políticos varones. Conjugar el futuro pacífico, punto de encuentro de la casa común, manos blancas y guantes de seda. ¿Se puede soñar o es obligatorio tomar la calle mediante algaradas populistas?

Antonio CAMPOS