El buitre vuela solo

En el momento de escribir estas líneas, 23 de octubre a media tarde, el COVID-19 ha infectado a 41,8 millones de personas en el mundo y han fallecidos 1,1 millones. En España los datos son un millón confirmado de personas infectadas y 34.521 muertes, cifras oficiales, que las que arrojan los certificados de los juzgados, los de las funerarias y las estadísticas, es que estamos muy cerca de los 60.000 fallecimientos en España.

Desgraciadamente, seguimos sin saber si el virus fue creado por la naturaleza o por la mano del hombre. Y la prevención universal más extendida es, como tengo escrito en mi libro UN CUENTO GUBERNAMENTAL, la que usaba un pastor analfabeto hace mil cuatrocientos años: Mahoma prohibió a los musulmanes comer cerdo para que no se contagiaran de la triquinosis, infección presente en animales carnívoros al comer larvas de ascárides en carne cruda o poco cocida. Cuando los seres humanos comen esa carne poco cocida que contiene esas larvas, maduran en los intestinos de las personas y presentan síntomas de diarrea, dolor abdominal, fatiga, náuseas, vómitos, fiebre, dolor muscular y dolor de cabeza.

Y en segundo lugar, limpiarse con la mano izquierda después de defecar, para no hacerlo con la mano que se toma la comida; y hacer las abluciones (lavarse) frecuentemente. Casi igual que se está haciendo ahora, agua y jabón, que recetaba el Dr. Trueta para las heridas.

Añadamos las mascarillas, más carillas en España que en ningún otro país del mundo, que en realidad tampoco se sabe muy bien para qué sirven pues las aglomeraciones siguen produciéndose en las grandes ciudades (la fotografía que sigue a continuación es de ayer en la estación de Atocha de Madrid) y las denuncias y multas que se imponen a jóvenes que siguen haciendo fiestas y botellones, es de igual ejemplo corrector que las de las prostitutas, todos y todas insolventes, mayores de edad y sin posibilidad de cobro en toda la vida. Bien, pues aún utilizando las mascarillas, la pandemia sigue creciendo de una forma exagerada, aunque, eso sí, no ha muerto ningún político, banquero ni personaje importante en todo el mundo.

“Nos enfrentamos a la perspectiva de un diciembre mortal, especialmente en Europa, Asia Central y Estados Unidos”, explicaba Christopher Murray, director de IHME, quien insiste en la importancia del “uso de mascarillas, el distanciamiento social y limitar las reuniones sociales” como la mejor forma de “prevenir la transmisión del virus”.

En este contexto, la comparecencia chavista de hoy en la televisión del sistema socialista, el presidente Pedro Sánchez ha dicho que “la situación es muy grave ……  las próximas semanas, los próximos meses van a ser muy duros ….. Estamos listos para adoptar todas las medidas que sean necesarias …..”

Pedro Sánchez es presidente del Gobierno, pero no un líder, cuya definición es:

DRAE. Del inglés leader, guía. Persona que dirige o conduce un partido político, un grupo social u otra colectividad.

Platón: El buen líder no ha de pedir serlo, ni rogar a los demás que se sometan a su liderazgo. … Para ello es preciso que el líder tenga las cualidades precisas para gobernar y dirigir el grupo hacia el objetivo común, y que los miembros de ese grupo reconozcan esas cualidades en el líder.

Significados.com: El líder es visto como la persona capaz de incentivar, motivar y ejercer influencia en el comportamiento o modo de pensar de su personal de equipo con el propósito de trabajar por un bien común. El líder tiene la función de transmitir una visión global e integrada, mostrar confianza al grupo, orientar y movilizar a las personas a concretizar los objetivos planteados, animar y mantener el interés del grupo a pesar de los obstáculos y crisis que se pueden encontrar a lo largo del trabajo, reforzar los sucesos y cuando sea necesario corregir los desvíos. Asimismo, el líder debe de utilizar todo el potencial de su personal y repartir las funciones a cada uno.

Un verdadero líder retomaría el control de un único país que se llama España, unificaría las instrucciones para todos los españoles (a los españoles nos tienen que ordenar si se quiere que hagamos caso de las cosas, porque eso de ruegos y solicitudes no va con nuestro carácter), y no el descontrol descentralizado que hay en estos momentos. Todo por no molestar a las Autonomías Vasca y Catalana, que de facto se tratan como si ya fueran naciones confederadas, por no perder sus votos en el Congreso y para que nuestro Dúo Diabólico siga desmantelando, legalmente, la nación.

Urcullu, del PNV, independentista de derechas como el galleguista Feijóo, que dice no sentirse español, pero no es tonto, ya ha solicitado el Estado de Alarma para Euskadi. Si mañana lo hiciera la Generalitat de Cataluña, esos que están dispuestos a poner 50.000 muertos en una hipotética guerra de independencia contra España, todo resuelto; porque lo que está en juego es no molestar a quienes tienen que poner el cojín en el sillón de los señores presidente y vicepresidente del Gobierno. A cambio, la salud de los españoles, esos que tenemos un miedo atroz a encontrarnos frente a tres entidades: Hospitales, juzgados y Hacienda. El buitre vuela solo.

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: