La Presidencia del Senado

Pedro Sánchez, ganador de las elecciones generales pasadas, se ha creído que es el Jefe del Estado, el Presidente de la República o el dictadorzuelo de un país bananero. Saltándose el protocolo de que es el Rey quien tiene que llamar a consulta a los líderes de los diversos partidos en lid electoral, ha sido él el que se ha autoerigido en presidente in péctore, adelantándose a los acontecimientos.

 

 

Y había designado, por su índice (dedo) socialista que el futuro presidente del Senado sería el catalán Miguel Iceta. Había un problema, y es que el Sr. Iceta no es Senador elegido en las urnas, por lo que debería ser elegido en representación de la Comunidad Autónoma de Cataluña.

Hoy se ha celebrado la sesión del Parlamento Catalán en la que debía decidirse dicha elección, en votación secreta, que es por la que se opta cuando nadie quiere que le señalen,  y la votación se ha saldado con el “no” de todos los grupos independentistas (65), la abstención de Ciudadanos y PPC (39), y tan solo el apoyo de socialistas y En Comú Podem, que junto con el PSC suman 25, por lo que Iceta no será Senador y, por tanto, tampoco Presidente del Senado.

Esta votación es una muestra de la fortaleza de los grupos independentistas catalanes, que no se fían de lo que Pedro Sánchez pueda haberles prometido y que corre el riesgo de no obtener los apoyos suficientes para poder superar las votaciones en el Congreso de Diputados.

Albert Batet, de JxCat, ha rechazado el “diálogo falso” de los socialistas. “Estamos cansados de la falsa retórica del diálogo”, ha puntualizado, al tiempo que ha reprochado la banalización de la situación excepcional de Cataluña, como cuando “se ríen o cuando se menosprecia el exilio”.

EL PSOE ha manifestado que van a presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional. A todos nos sabe mal perder.

En mi opinión, de esta situación se desprenden tres lecciones.

Pedro Sánchez se cree que está por encima del bien y del mal, que sus palabras son la ley, y que da por sentados hechos que solo son ilusiones en sus noches de colchón monclovita.

Los independentistas catalanes solo quieren la secesión, por cualquier medio, y se les está permitiendo cosas que, si ocurrieran en La Rioja, Castilla La Mancha o Asturias, serían repelidas con la contundencia que marca la ley.

Tan peligroso es, para el futuro de España, que Pedro Sánchez pacte con los independentistas como que lo haga con Podemos. Aunque no guste a muchos de sus votantes, el único pacto que no olerá a pólvora, sería con Ciudadanos: Recomposición de un centro, tanto de derechas como de izquierdas, que pusiera en el fiel de la balanza que todo el mundo tiene que ganarse el pan que come, una política efectiva de vivienda social y un extenso tejido industrial y empresarial que genere empleo de larga duración y remuneración suficiente para mantener dignamente a las familias, y un nuevo consenso general que se olvide de Viriato, El Cid Campeador, Los Reyes Católicos, Franco, Carrillo y, si me apuran hasta de Felipe González, Aznar , Zapatero y Rajoy, mirando a un futuro de una Europa envejecida, en edad y en cultura, que está empezando a consumirse en sus propios ideales.

 

Publicado en el Blog de Campos el 16-05-2019

 

 

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: