Quien utiliza el servicio, lo paga

PSV, Unidas Podemos, UGT, Sortu, algunos del PNV, ETA, Bildu, JxCat y ERC en la persona de Oriol Junquera, que ya en 2006 en el prólogo de un libro de Piernitas, alias del mossèn Josep Armengou, el cura loco que inculcó el nacionalismo a Pujol y al mismo Junqueras, escribía:  

«Armengou (…) sintetiza en axiomas la ideología del independentismo de izquierdas. Aquel que arranca antes de la guerra civil con el Estat Català de Francesc Macià y que acaba expresándose en la militancia de los años setenta y ochenta en el PSAN o el MDT, a través del eslabón que supone el Front Nacional de Catalunya, del cual él participa. (…) El entorno de Terra Lliure se reconoce en afirmaciones como «Ningún país ha podido liberarse del colonialismo español sin la violencia. Todo hace pensar que Cataluña no será el primero». (…)

Es la democracia «a la catalana», la misma que ha votado eliminar del Reglamento del Parlament autonómico el requisito de no estar condenado por corrupción para poder pertenecer al mismo, para evitar que su presidenta Laura Borrás tuviera que dejar su cargo ante una probable condena inmediata por corrupción, pendiente de dictar por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Ese nuevo Frente Amplio de la izquierda radical, en unión y armonía en una manifestación en San Sebastián a favor de la libertad de los presos, convictos, confesos y condenados, de ETA. Casi mil muertos, de todos los partidos y clases sociales, más de dos mil quinientos heridos, muchos de ellos con lesiones indelebles mientras vivan, casi cuatrocientos atentados no aclarados, a lo que han contribuido PSOE y Podemos votando en contra de su investigación en la Comisión Europea, cuarenta y cinco años asesinando, ahora nos encontramos con otro secreto de Estado sobre las conversaciones de ayuda mutua entre ETA y Zapatero en su día, y el Gobierno actual blanqueando a los asesinos etarras.

Un aviso, otro más, para un Gobierno excesivamente débil políticamente, -hasta tal punto que va a cambiar la ley que regula los avales de los clubes de fútbol para que la Junta Directiva del Barcelona no responda de la posible quiebra de ese club-, que se mantiene en el poder a base de concesiones a separatistas e izquierdistas radicales, que nos lleva a una descomposición tipo yugoslavo. Joseba Azkarraga, muy ligado históricamente al PNV, dijo que «estaremos ante un fracaso colectivo» si dentro de un año se celebra el undécimo aniversario de la renuncia de ETA a la violencia con los presos de la banda terrorista en la misma situación que ahora, en que «el 56 % de ellos están aún en cárceles fuera de Euskal Herria».

A Pedro Sánchez le ha salido respondona hasta su sibilina vicepresidenta del Gobierno, sobre la que el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha dicho: «Yolanda Díaz me preocupa más que Iglesias. Él era el producto de una teoría. Ella es el producto de un partido, el Partido Comunista, y los comunistas saben mandar, saben organizar y saben dirigir, y por eso es peligrosa”. Yolanda Díaz ha lanzado un mensaje claro sobre la derogación de la reforma laboral: «Vamos a derogar la reforma laboral a pesar de todas las resistencias, que las hay».

Nos va a pasar como cuando estaba Zapatero: confiábamos en Pedro Solbes, pero no pudo o no lo dejaron hacer; ahora es Nadia Calviño, profesional por la que suspiraría cualquier empresa en el mundo, pero que como sigamos con esta deriva, va a tener el mismo apoyo, o sea, ninguno, que tuvo Solbes, porque sin los votos de Unidas Podemos a los PGE hubieran tenido que convocar elecciones generales anticipadas y, en estos momentos, no son nada favorables las encuestas por el tirón popular y la singularidad de Abascal y de Isabel Díaz Ayuso, aunque el Partido Popular, de error en error, está inmerso en una lucha interna contra la lideresa autonómica madrileña, ante el miedo a que sus seguidores la impulsen hacia otros menesteres alternativos ante la falta de carisma y acomodo en tierra de nadie del Sr. Casado.

La intransigente posición de Yolanda Díaz, además de ser una demostración de fuerza ante el PSOE, reforzaría su liderazgo de cara a disputar los votos radicales de la izquierda en la próxima contienda electoral, pondría en dificultades la recepción de los Fondos Europeos y aumentarían las cifras del paro (no olvidemos que el paro era del 25,77% cuando Rajoy hizo la reforma laboral vigente) y, como consecuencia, menos recaudación impositiva, más Deuda Pública y merma del estado de bienestar, con una inflación que ha alcanzado el 5,6% interanual a noviembre del presente año (310% el gas; 270% la luz;; 25% el gasoil; 17%% los tomates; 15% las manzanas; 12% el pan), lo que significa que, además de la subyacente, es la real la que impacta en la depreciación de los sueldos, de los ahorros y del poder adquisitivo de la cesta de la compra de cada día, con una subida esperada de los costes de producción y transporte, aumento de 10.000 millones de euros en pensiones más de lo previsto, en una economía disociada de la realidad en la que los países se endeudan mediante la emisión de papel impagable al cero por ciento, generando con ello más pobreza para la clase media y mayor dependencia de las personas subvencionadas.

Unidas Podemos está crecida, desgastando al Gobierno desde dentro. La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, anuncia una querella contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, por prevaricación, al retirarle el acta de diputado al político canario Alberto Rodríguez, condenado por sentencia firme, porque «La decisión la ha tomado cediendo ante la vergonzosa presión del Supremo y de la extrema derecha, hace un daño enorme a la democracia y a nuestro país». Está claro, cualquier sentencia que vaya contra sus intereses, es fascista, ultraderechista y contraria a su democracia.

La guinda al pastel. Un tal Adolfo Ranero, que compartió lista electoral de Podemos al Congreso de los Diputados en 2015 con Pablo Iglesias, Carolina Bescansa, Iñigo Errejón e Irene Montero, ha tuiteado en su cuenta pública: «Si se desata una guerra civil», la izquierda debe «exterminar sistemática y totalmente a todo miembro y votante de Vox, Ciudadanos o Partido Popular». Los españoles debemos ser masoquistas o drogados intelectualmente hasta perder la noción del peligro, si seguimos votando estas posiciones claramente dictatoriales.

Para satisfacer los apetitos dinerarios y carnales de quienes mantienen a Pedro Sánchez en el poder, en el afán recaudatorio de quien ve que sus recursos financieros no llegan para pagar las deudas, el argumento es “Quien utiliza el servicio, lo paga” refiriéndose a la circulación por autovías. ¿Se mantendrá la misma premisa con los sindicatos, las cárceles, la sanidad gratuita para quienes no han aportado nada, los carriles bici y otros servicios públicos que solo son utilizados por una parte de la población?

Para hacer algo hay que saber, poder y querer. El que no pueda con la carga, que deje el cargo. Porque no se puede ser comunista para unas cosas y capitalista para otras.

Definición de Peaje - Qué es y Concepto

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: