Navidad 2018

Hemos tenido un año políticamente muy movido a nivel mundial. El mundo ya no está controlado únicamente por Estados Unidos y Rusia. A ellos se les han unidos otras potencias mundiales como China, Corea del Norte, India e Israel, con armas de alta tecnología propia, ha vuelto “la guerra fría” y la prevalencia de intereses entre estos países y aquellos a los que cada uno protege o con los que disiente. Europa se hace vieja, no acaba de funcionar el invento de la Unión Europea, y está siendo invadida, todavía pacíficamente, por los musulmanes, los de los países ricos en jet privados y los de los países pobres disfrazados de náufragos abandonados en medio del mar, recogidos por barcos avisados por las mafias y supervisado todo por ignotos intereses mundiales.

En el panorama nacional, el cambio más importante ha sido la caída del gobierno del Partido Popular, sustituido por el PSOE, mediante una moción de censura parlamentaria ganada por muy estrecho margen, apoyada por todos los partidos marxistas, comunistas, independentistas y anti constitucionalistas. A ello contribuyó el orgullo de Mariano Rajoy, que prefirió que la oposición ganase la moción de censura antes de presentar su dimisión, aunque algunos dicen que fue el pago que hubo de hacer ante la basura que pudiera aparecer a la bajamar de la playa. Algún día los historiadores deberán profundizar en este asunto, que va a cambiar la historia de España para algunos años.

Los otros dos temas más importantes han sido la aparición de VOX en las elecciones autonómicas de Andalucía. Ahora son ya cinco los Partidos a nivel nacional a participar en el juego de pactos. Y la llamada a la guerra bélica del Presidente Torra de la Generalitat catalana, de forma clara y abierta, poniendo ejemplos de cómo hacerlo.

En siete meses, Pedro Sánchez ha enterrado la socialdemocracia de Felipe González y su Valido Pablo Iglesias, sin citarlo de frente, está dejando su impronta comunista-leninista, para establecer el ideario de los socialistas y comunistas de los años treinta del siglo pasado: República Ibérica compuesta de repúblicas independientes (Cataluña, Euskadi, Galicia, Andalucía, Canarias, Aragón, Castilla y León; y ojo a Portugal), anticlerical, de censura, y nueva Constitución de esas que tienen muchos artículos, entre los cuales existen algunos por los que no se les pueden descabalgar del poder.

Con estos hechos del presente año, el próximo se presenta movido en España, tanto política como económicamente, y me atrevo a pronosticar el inicio de una nueva crisis económica, empresarial y de particulares, contracción del crédito bancario, que sigue presentando unas tasas de Mora demasiado altas una vez amortizadas las “carteras malas” de la pasada crisis, y un aumento del paro. Ojalá me equivoque.

Pero estamos en Navidad, esa fiesta cristiana que molesta y disgusta a los musulmanes, a los comunistas y a todo el pijo-rojerío de muchos de nuestros líderes políticos a todos los niveles. Tengo que decirlo: En la ciudad en la que vivo, Alcalá de Henares, más de doscientos mil habitantes, el gobierno municipal es una coalición PSOE-Marca blanca de Podemos-Antigua afiliada de IU. Dejando al margen las ideas religiosas que puedan tener, no ha habido, ni hay, ninguna pega ni restricción para la celebración de esta fiesta católica, es más, promociona los belenes públicos y privados, el adorno de los comercios y un magnífico alumbrado navideño. A cada cual lo suyo, y estos munícipes alcalaínos consideran que el bien general de la costumbre navideña española está por encima de los intereses personales del partido político.

 

 

Una de las costumbres más respetadas entre la gente de mi generación, era la cena de Nochebuena. Presidía la mesa el abuelo, la abuela en el lado opuesto, y entre ellos, hijos, hijas, nueras y yernos, nietos y nietas, y bisnietos si los había. No fallaba nadie, aunque cada uno de ellos estuviera en diferentes sitios del planeta. Cuando empieza a marchar gente (este modismo se lo oí el otro día a un gitano de los que concursan en el programa La Báscula de Telemadrid), siempre hay algún mal momento recordándolos, que se supera brindando por los ausentes. En mi familia se sigue respetando esta costumbre, año tras año. Y no sé si será porque lo han visto desde el día que nacieron o porque así se han educado, pero sigue sin faltar nadie.

Quiero acabar este artículo con un precioso poema de Mario de Andrade (Sao Paulo 1893 – 1945), poeta, novelista, ensayista y musicólogo, uno de los fundadores del modernismo brasileño.

*MI ALMA TIENE PRISA*

Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora.

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de *dulces*; los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

Mi tiempo es escaso como para discutir títulos. Quiero la esencia, mi alma tiene prisa… Sin muchos dulces en el paquete…

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana. Que sepa reír de sus errores. Que no se envanezca, con sus triunfos. Que no se considere electa antes de la hora. Que no huya de sus responsabilidades. Que defienda la dignidad humana. Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas.

Gente a quien los golpes duros de la vida le enseñaron a crecer con toques suaves en el alma.

Sí…, tengo prisa…, tengo prisa por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan. Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final, satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta que sólo tienes una.

Mis más sinceras felicitaciones para todos, salud y paz, que el año próximo se cumplan todos sus objetivos, que la convivencia sea pacífica e igualitaria, y que no desaparezca la sonrisa de sus rostros todos los días de su vida. Yo tomo un descanso para encargarme de un nuevo proyecto literario. Pero volveré. Hasta la vista.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 21-12-2018

Publicado en el Blog de Campos el 22-12-2018

 

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: