Archivo de etiquetas| Turquia

Santa Sofía de Estambul

La República de Turquía tiene una superficie de 779.452 km2. El territorio turco limita en el suroeste con Irán e Irak; en el sur con Siria y en el noroeste y oeste con Azerbaiján, Armenia y Georgia y al norte con Grecia y Bulgaria. El 97% del territorio (755.688 km2) está situado en la parte asiática y el 3% restante (23.764 km2) en la europea. Su peculiar situación geográfica entre Europa y Asia, fronteras marítimas (8.339 km.) y terrestres (2.753 km.), cada vez tiene más importancia estratégica en la zona comprendida entre la Unión Europea en el oeste y Asia Central en el este, Rusia en el norte y Oriente Medio en el sur. Algo menos de 75 millones de habitantes y unos 150 millones de personas que hablan turco, repartidos por todo el mundo.

Encrucijada histórica de civilizaciones, troyanos, hititas, frigios, cimerios, lidios, licios, asirios, persas, gálatas, Grecia Antigua, Alejandro Magno, Imperio Romano, Imperio Bizantino, Selyúcidas, Imperio Otomano.

El Imperio Otomano participó en la Primera Guerra Mundial formando parte de los perdedores Alemania, el Imperio Austro-Húngaro y Bulgaria, frente al bloque de Inglaterra, Francia, Rusia, Italia y Estados Unidos. Una vez ocupada Estambul y Anatolia, el sultán Mehmet VI firmó la rendición y los Aliados se repartieron el Imperio Otomano.

Como consecuencia de todo esto, surgió el Movimiento Nacional Turco en el año 1919, y la Guerra de Independencia Turca, que concluyó con la creación de la República de Turquía en 1923 con la configuración geográfica actual, por Mustafa Kemal Atatürk como primer Presidente, que impuso una serie de reformas para crear un estado moderno, democrático y laico.

Mustafa Kemal Atatürk (1881-1938) merece un artículo completo para él solo. Militar, político y verdadero revolucionario de ideas anquilosadas en la Edad Media, lleva a cabo una serie de reformas que sitúan a Turquía como un país avanzado en relación a cualquier otro en el que la religión mayoritaria sea el Islam.

De diferentes fuentes, entre ellas https://es.wikipedia.org/wiki/Mustafa_Kemal_Atatürk, las reformas más importantes fueron:

  • Abolición del sultanato (1922), poniendo fin a 623 años de dominio otomano.
  • Cierre de las escuelas religiosas y abolición de la sharia (ley religiosa) (1924).
  • Adopción de una Constitución, el 20 de abril de 1924. Turquía es una república democrática, secular, unitaria y constitucional.
  • Prohíbe el fez (gorro masculino) el 25 de noviembre de 1925, y el velo. Introduce la vestimenta occidental.
  • Adopta el calendario occidental (calendario gregoriano) (1925).
  • Se introduce un nuevo Código Civil basado en el suizo. Este código terminó con la poligamia y el divorcio por repudio, e introdujo el matrimonio civil (1926).
  • Elabora el primer censo de población (1927).
  • Se sustituye el alfabeto árabe por el latino (24 de mayo de 1928).
  • Se declara la laicidad del Estado (10 de abril de 1928).
  • La llamada a la oración y las recitaciones públicas del Corán deberán hacerse en turco en vez de en árabe (1933).
  • Se concede el derecho de voto a las mujeres y el derecho a ser votadas, pudiendo optar a puestos de trabajo oficiales (1934).
  • Se introdujeron los apellidos en sustitución del nombre único de tradición árabe (1934). Mustafa Kemal adoptó el de Atatürk, padre de los turcos.
  • Se proclamó el domingo como día de descanso (1935).

Con estos antecedentes y su estratégica situación geográfica, Turquía entró en el siglo XXI como un país amable, multicultural, seguro, lleno de espías y pequeños contingentes de tropas militares destacadas de muchos países del mundo, “de libertad en todos los aspectos, de reverencia al padre Atatürk, en el que “el muy potente ejército turco era el garante del progreso y la apertura de costumbres y expresión” en palabras de Serafín Fanjul, analista de primera categoría en la materia. Conozco una persona que dijo: “Si me pierdo, buscadme en Estambul”.

Pero el tema kurdo, los islamistas radicales y la presidencia de Erdogán desde el año 2003, han conseguido enterrar a Atatürk y la libertad. Los golpes sin contrario, de eso saben mucho las compañías de seguros, normalmente son auto-golpes para justificar errores propios. Y la asonada turca del año 2016 sirvió para dejar muertos, destituciones, detenciones masivas, limpieza en la cúpula del Ejército, penas de muerte, y ajustar cuentas a quienes no mantienen el mismo criterio que el dictador democrático, que es lo peor que puede pasarle a un país. Me acuerdo de Hitler, Revolución Rusa, Castro, Maduro y otros “grandes demócratas” elegidos por voto general.

Desde entonces, Turquía se ha radicalizado en torno al islam, habiéndose convertido en un país islámico más, con el riesgo añadido de posibilidad de atentados kurdos, de extremistas islamistas, de refugiados de guerra musulmanes, de inseguridad en derechos humanos, de altercados y detenciones por decir guapa a una mujer, por no tocar el tema de las prisiones que eso daría por sí solo para escribir un libro.

Este mes de julio 2020, Erdogán ha derogado la ley de 1934, aprobada por Kamal Ataturk para mantener Santa Sofía como museo, Patrimonio de la Humanidad, reconvirtiendo la monumental basílica al islam como un primer paso de un “renacimiento islámico que debe abarcar desde Bujará, ahora Uzbekistán, a Al Andalus”. “Este renacimiento es el símbolo de la vuelta del sol naciente de nuestra civilización, basada en la justicia, la conciencia, la ética, el monoteísmo y la hermandad, la civilización que espera con anhelo toda la Humanidad”.

 

Mujer turca finales siglo XX

 

Mujer turca año 2015

 

Dos comentarios por mi parte. Primero, Turquía es un país precioso, que recibe millones de turistas todos los años, y Santa Sofía es uno de los monumentos más visitados del mundo. He estado varias veces en Turquía, por motivos que ahora no vienen al caso; una de ella, acompañando a la catedrática de la UAH, Margarita Vallejo Girvés, que es una erudita de primer nivel internacional en Bizancio y en esta basílica en concreto, de imborrable recuerdo por lo que aprendí en aquella ocasión. Se han acabado las visitas turísticas; ahora es una mezquita musulmana y por lo tanto sujeta al culto islámico, cuyo primer rezo fue el viernes pasado, dirigido por el imán Alí Ermas, quien leyó el sermón con una espada en mano, símbolo de la persecución a los cristianos.

Esta decisión ha causado un revuelo internacional, con Estados Unidos y Rusia a la cabeza, por el cambio ideológico-religioso que conlleva. “Instamos a las autoridades turcas a que sigan preservando Santa Sofía como un museo, como una ilustración de su compromiso de respetar las tradiciones culturales y la rica historia que han dado forma a la República Turca, y a que garanticen que permanezca abierta a todos”, ha dicho el Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo. No hay que olvidar que en Turquía hay tropas de la OTAN, entre ellas españolas, la Unidad Patriot de artillería antiaérea.

 

 

Segundo, una vez más, aparece AL ANDALUS como objetivo prioritario del islam. Y Erdogán no es un imán de un pequeño poblado del desierto, ni Turquía es un país baladí, con un ejército que aplastaría al español en un enfrentamiento bilateral. Ha faltado tiempo para que el emirato de Sharjah, uno de los siete emiratos que integran los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Sheikh Sultan bin Muhammad Al-Qasimi, haya hecho un llamamiento para devolver a los musulmanes la Mezquita-Catedral de Córdoba,  pidiendo la reconversión en un templo para el culto musulmán.

Supongo que, ante todo esto, estará muy contento el que inventó aquello de la alianza de civilizaciones, los que permiten la llegada de ilegales musulmanes, los que les dan las subvenciones por no hacer nada y todos aquellos “verdaderos demócratas” que han leído a Marx, Lenin y a Bakunin, pero no han comprendido lo que leían. Es una guerra, diferida en el tiempo, pero guerra, en la que los “infieles” somos nosotros. Que viene el lobo …… y tardó en llegar, pero llegará, sobre todo si no se ponen a tiempo los medios para evitarlo.

 

 

Recomendaciones desde Venezuela

En España, cada día nos levantamos con alguna nueva sorpresa por parte de nuestros políticos. La situación sanchista-comunista actual tiene sus orígenes en el expresidente Zapatero y los últimos ocho votos masones que le eligieron Secretario General de su partido. A partir de ahí, se acabó la tranquilidad, se resucitaron viejos odios y horrores, volvieron posiciones guerracivilistas y se acabó la Transición, que creíamos modélica, que realizaron los nacidos a partir del año cuarenta del siglo pasado, sin que en el periodo en el que gobernó el Partido Popular de Mariano Rajoy ni siquiera se intentara modificar lo mal hecho por su antecesor socialista.

El Gobierno, en un informe remitido al Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha reconocido su estrecha relación con el régimen de Maduro del que recibe indicaciones sobre el procés. Nada nuevo bajo el Sol, pero ahora está puesto por escrito y ante la ONU. El Gobierno de Sánchez e Iglesias recibe recomendaciones sobre cuestiones políticas del régimen de Maduro y además, las da por buenas, como en el caso de Cataluña. De hecho, en las respuestas y observaciones del Ejecutivo en relación con el examen periódico universal (EPU) al que España se sometió el pasado mes de enero en Ginebra queda patente que el Gobierno acepta la recomendación de Venezuela de “iniciar un diálogo constructivo con el pueblo catalán y sus instituciones”. Esdiario del 18-07-2020.

Casi al mismo tiempo, en una intervención en el Foro Nueva Economía, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero considera que, para encontrar una solución a la crisis en Venezuela, “hay que aceptar que el chavismo es una realidad política”, aunque “hay una parte de la oposición a la que le cuesta aceptarlo, y que “cualquier salida que se pueda producir, que tiene que ser electoral y democrática, debe partir de esa idea”. Zapatero ha reconocido sus diferencias de opinión sobre Venezuela con su antecesor en el cargo Felipe González, y ha defendido que la diferencia es que él ha viajado al país “casi 40 veces” en los últimos años y conoce a fondo su historia reciente. Vozpopuli del 14-07-2020.

 

 

¿Qué tendrá Venezuela y el chavismo con el PSOE y Podemos? No solamente callan la situación descrita en mi artículo del pasado viernes 17 de julio titulado QUÉ ENVIDIA DE VENEZUELA, sino que apoyan a Maduro, al socialismo chavista de hambre, miseria y pobreza, a la dictadura de elecciones amañadas desde el poder, que cercena la oposición y la libertad de ese país.

Rumores hay de todo tipo sobre esa ¿interesada? amistad, y sobre las incidencias habidas en torno a diplomáticos y políticos venezolanos, la más sonada la visita de la vicepresidenta Delcy Rodríguez, recibida por el ministro español Ábalos, en el aeropuerto de Madrid-Adolfo Suarez, en tránsito a Turquía. ¿Conocen ustedes Estambul y sus joyerías de alto lujo, o el Gran Bazar? Allí se puede encontrar todo el oro que uno pueda imaginar, de 14, 18, 22 o 24 kilates, sin que quepa el regateo habitual de cualquier otro de los miles de productos que se venden, porque es mundialmente conocido que en ese país se funde el oro procedente de todas las partes del mundo.

Qué bien vivíamos cuando solo había un tonto en cada pueblo de España.

 

Turquía 3/3

3/3 – Turquía actual

 

t04

Presidente Erdogán y esposa, con velo musulmán. Año 2016

 

Han vuelto “las personas cubiertas” dependido de un hombre para poder vivir, en palabras de la escritora estadounidense de origen turco Elif Batuman, muy interesante leerla para ver la diferencia entre la sociedad libre y la islámica turca actual. “En Turquía, el auge del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), un partido de centro-derecha con raíces islámicas. Su líder carismático, Recep Tayyip Erdogan, ha sido jefe de Estado desde 2003, desde que el AKP logró su primera gran victoria. Erdogan se opone al aborto, al control de la natalidad y a la cesárea. Decía que el islam había establecido una clara posición para las mujeres, pero que no podías explicársela a las feministas, porque “no aceptan el concepto de maternidad”.

He estado varias, muchas veces, en Turquía, por distintos motivos. Una de ellas, en un grupo de la UAH a cuyo frente estaba la doctora Margarita Vallejo Girves, erudita de primer nivel nacional en Bizancio, enciclopedia hablante sobre el tema.

Hoy no es lo mismo. Los riesgos existen. De atentado kurdo, de extremistas islamistas, de refugiados de guerra musulmanes, de inseguridad en derechos humanos, de altercado por decir guapa a una mujer, no tocar el tema de las prisiones que eso es para hablar más despacio, y otros muchos pequeños detalles que hacen que el turismo se esté alejando de aquel maravilloso país.

No soy nadie para decir que vayan, o no vayan, a Turquía. Sus paisajes son excepcionales, sus monumentos maravillosos, su comida extraordinaria, y sus baños turcos una delicia.

Una tela de colores vivos, el “pestemal” rodeando la cintura. La sala grande y su ambiente caluroso. (Eso era el “Caldarium” de los romanos). Cuando se adapta al ambiente ya se puede entrar en la sauna, que es otra sección del baño turco. Es una sala pequeña con vapor de agua (El “Sudarium” de los romanos); Una vez bien sudado se sale de la sauna y se toma una ducha con agua fría. Después se vuelve otra vez a la sauna, se suda, y así sucesivamente. Después se entra otra vez en la sala grande donde está la gran mesa redonda y donde se pueden pedir los servicios de baño, por ejemplo: frotar la piel con un guante especial (en turco “kese”) que llevan los encargados. Antes de nada, si se ha pedido este servicio, el encargado empezará a atenderlo. Recién salido de la sauna, tiene la piel suave, y el sirviente, con la ayuda de este guante preparado especialmente empieza a recorrer su cuerpo con la suficiente fuerza para abrir los poros, haciendo una limpieza a fondo. Después de frotar la piel, el mismo encargado te baña y te enjabona. Cuando acaba su trabajo te deja y entonces uno se puede tomar un poco más de tiempo tomando el baño a su manera, tal como le guste. Y ya cuando parezca que se tiene suficiente, se pide un masaje a la turca antes de salir.

El masaje a la turca también depende de quien lo haga. Normalmente los encargados son muy buenos. Por mucho que no hayan estudiado sobre el tema, han aprendido en la práctica su oficio. Esta viene desde que se inventó el baño turco, así que se puede confiar en la tradición y en la historia de tantos años del baño turco y sus sirvientes. El resultado final es una relajación total del cuerpo y unas ganas de descansar hasta el día siguiente.

Termino pidiendo a todo aquel que lea estas líneas, la idea y la palabra más bonita políticamente hablando, LIBERTAD. No podemos vivir con miedo, en mi juventud se decía que más valía morir de pie con honor, que de rodillas ante el dictador; sé que hay muchas personas, sobre todo jóvenes que proclaman sus derechos pero no sus obligaciones, que no están dispuesto a ello, aunque alguien violase a sus madres, mujeres e hijas y a ellos los pusieron mirando a Cuenca.

Turquía es frontera real del islamismo radical, baluarte de defensa bélica ante cualquier agresión de Oriente, y necesita el apoyo de todo el mundo democrático aunque solo sea en defensa de los intereses propios. Además, es la historia de Europa. Y es preciosa.

 

t05

 

t06

 

t07

 

Turquía 2/3

2/3 – Mustafa Kemal Atatürk

El Imperio Otomano participó en la Primera Guerra Mundial formando parte de los perdedores Alemania, el Imperio Austro-Húngaro y Bulgaria, frente al bloque de Inglaterra, Francia, Rusia, Italia y Estados Unidos. Una vez ocupada Estambul y Anatolia, el sultán Mehmet VI firmó la rendición y los Aliados se repartieron el Imperio Otomano.

Como consecuencia de todo esto, surgió el Movimiento Nacional Turco en el año 1919, y la Guerra de Independencia Turca, que concluyó con la creación de la República de Turquía en 1923 con la configuración geográfica actual, por Mustafa Kemal Atatürk como primer Presidente, que impuso una serie de reformas para crear un estado moderno, democrático y laico.

Mustafa Kemal Atatürk (1881-1938) merece un artículo completo para él solo. Militar, político y verdadero revolucionario de ideas anquilosadas en la Edad Media, lleva a cabo una serie de reformas que sitúan a Turquía como un país avanzado en relación a cualquier otro en el que la religión mayoritaria sea el Islam.

De diferentes fuentes, entre ellas https://es.wikipedia.org/wiki/Mustafa_Kemal_Atatürk, las reformas más importantes fueron:

  • Abolición del sultanato (1922), poniendo fin a 623 años de dominio otomano.
  • Cierre de las escuelas religiosas y abolición de la sharia (ley religiosa) (1924).
  • Adopción de una Constitución, el 20 de abril de 1924. Turquía es una república democrática, secular, unitaria y constitucional.
  • Prohíbe el fez (gorro masculino) el 25 de noviembre de 1925, y el velo. Introduce la vestimenta occidental.
  • Adopta el calendario occidental (calendario gregoriano) (1925).
  • Se introduce un nuevo Código Civil basado en el suizo. Este código terminó con la poligamia y el divorcio por repudio, e introdujo el matrimonio civil (1926).
  • Elabora el primer censo de población (1927).
  • Se sustituye el alfabeto árabe por el latino (24 de mayo de 1928).
  • Se declara la laicidad del Estado (10 de abril de 1928).
  • La llamada a la oración y las recitaciones públicas del Corán deberán hacerse en turco en vez de en árabe (1933).
  • Se concede el derecho de voto a las mujeres y el derecho a ser votadas, pudiendo optar a puestos de trabajo oficiales (1934).
  • Se introdujeron los apellidos en sustitución del nombre único de tradición árabe (1934). Mustafa Kemal adoptó el de Atatürk, padre de los turcos.
  • Se proclamó el domingo como día de descanso (1935).

Dentro del programa de «occidentalización» de Atatürk, algunos cambios fueron muy simbólicos: el cambio de caracteres árabes a caracteres latinos, la adopción del calendario cristiano en lugar del musulmán y del domingo como el día festivo semanal en lugar del viernes, el uso de vestimentas occidentales incluyendo el sombrero, en lugar del turbante o el fez, la adopción de apellidos hereditarios y la promulgación del código de leyes europeo.

Turquía es una República unitaria cuyo sistema político es la democracia parlamentaria. El poder legislativo lo ejerce el Parlamento, denominado Gran Asamblea Nacional o “Meclis”, órgano unicameral compuesto por 550 miembros, elegidos por sufragio universal para un período de 5 años por los mayores de 18 años. Está dividido en siete regiones y en 81 provincias, regidas por un Gobernador designado por el Gobierno Central.

Con estos antecedentes y su estratégica situación geográfica, Turquía entró en el siglo XXI como un país precioso, amable, multicultural, seguro, lleno de espías y pequeños contingentes de tropas militares destacadas de muchos países del mundo, de futbolistas que agotan sus laureles en el campo de futbol y se relajan en las mejores discotecas y salas de fiestas que imaginar uno pueda, de libertad en todos los aspectos, de reverencia al padre Atatürk, en el que “el muy potente ejército turco era el garante del progreso y la apertura de costumbres y expresión” en palabras de Serafín Fanjul, analista de primera categoría en la materia. Conozco una persona que dijo: “Si me pierdo, buscarme en Estambul”.

Pero el tema kurdo, los islamistas radicales y el Presidente Erdogán tratan, y en algunos aspectos lo han conseguido, enterrar a Atatürk y la libertad. Los golpes sin contrario, de esto saben muchos las compañías de seguro, normalmente son auto-golpes para justificar errores propios. Y la asonada turca del pasado 15-07-2016 ha servido para dejar muertos, destituciones, detenciones masivas, limpieza en la cúpula del Ejército, penas de muerte, y ajustar cuentas a quienes no mantienen el mismo criterio que el dictador democrático, que es lo peor que puede pasarle a un país. Me acuerdo de Hitler, Revolución Rusa, Castro, Maduro y otros grandes demócratas elegidos por voto general.

 

t02

Mujer turca finales siglo XX

t03

Mujer turca año 2015

Turquía 1/3

Cuarenta y cinco muertos y más de ciento sesenta heridos es el balance de un nuevo atentado, esta vez de independentistas, llevado a cabo en Estambul la pasada semana. El mundo, por unas causas o por otras, está en guerra.

1/3 – Orígenes

 

t01

 

 

La República de Turquía tiene una superficie de 779.452 km2. El territorio turco limita en el suroeste con Irán e Irak; en el sur con Siria y en el noroeste y oeste con Azerbaiján, Armenia y Georgia y al norte con Grecia y Bulgaria. El 97% del territorio (755.688 km2) está situado en la parte asiática y el 3% restante (23.764 km2) en la europea. Su peculiar situación geográfica entre Europa y Asia, fronteras marítimas (8.339 km.) y terrestres (2.753 km.), cada vez tiene más importancia estratégica en la zona comprendida entre la Unión Europea en el oeste y Asia Central en el este, Rusia en el norte y Oriente Medio en el sur. Algo menos de 75 millones de habitantes y unos 150 millones de personas que hablan turco, repartidos por todo el mundo.

Encrucijada histórica de civilizaciones, troyanos, hititas, frigios, cimerios, lidios, licios, asirios, persas, gálatas, Grecia Antigua, Alejandro Magno, Imperio Romano, Imperio Bizantino, Selyúcidas, Imperio Otomano.

En el año 324 d.C. el emperador romano Constantino I eligió Bizancio como sede de la capital del Imperio Romano Oriental, Nueva Roma, luego Constantinopla y más tarde Estambul, que se convirtió en la capital del Imperio Bizantino, a la caída del romano. De esta época son una parte muy importante de las magníficas construcciones que nos han llegado hasta hoy.

A mediados del siglo X d.C. las tribus turcas nómadas se convirtieron al Islam y formaron el Imperio Selyúcida, que venció al ejército bizantino en la Batalla de Manzikert, pasando a dominar Anatolia, y luchando a favor del Islán en las primeras cruzadas cristianas.

El Imperio Otomano abarca el periodo entre 1299 y 1922 d. C. Originarios de Asia Central, los turcos otomanos se establecieron en la península de Anatolia a raíz de la destrucción, a fines del siglo XIII por los mongoles de Gengis Khan, del que hasta entonces había sido el primitivo imperio de los turcos selyúcidas.

El sultán MOHAMED I (1413-1421) logró consolidar el Reino otomano. Renovado impulso le dio su hijo, MURAD II (1421-1451), sometiendo a casi toda la península de los Balcanes. MOHAMED II (1451-1481), conquista Constantinopla en 1453. Caía así el último baluarte del Imperio Romano de Oriente, lo que suponía además un notable triunfo de la ley coránica, del credo musulmán, con lo que ello significaba de pérdida para el cristianismo occidental.

BAYACETO II (1481-1512) toma el principado de Moldavia en 1504. Partiendo de los límites iniciales que tenía a comienzos del siglo XV, a lo largo de una centuria su ampliación fue notable, terminando por abarcar toda la península balcánica, incluidas Serbia, Bosnia y Albania, muchas islas del Egeo, Crimea, el sur de Rusia, Asia Menor, el Mediterráneo oriental y el mar Negro. A este vasto espacio SELIM I (1512-1520) añadió con sus conquistas de Siria en 1516 y Egipto en 1517 nuevos territorios de alto valor estratégico, pero también de enorme significación económica (participación en el tráfico del oro y de esclavos africanos, acercamiento a la ruta de las especias, aprovechamiento del trigo y del arroz de la zona para abastecer al centro del Imperio) y religiosa al ser reconocido el sultán como califa, recibiendo las llaves de la Kaaba. A la altura de 1517 Selim I era tal vez el hombre más sobresaliente del mundo conocido por los europeos.

Pero todavía quedaba por llegar el gran momento de madurez del Imperio otomano, que correspondería al largo reinado de SOLIMAN II EL MAGNIFICO (1520-1566). Conquistó Belgrado en 1521; rendición de los Caballeros Hospitalarios de San Juan y toma de Rodas en 1522; desaparición del Reino de Hungría como entidad independiente tras la batalla de Mohacs en 1526. En 1529 se produjo un primer asedio a Viena, repetido años después, en 1532, con un intento de invasión turca de las tierras austriacas, resistiendo la capital la ofensiva turca. Sin poder superar esta barrera centroeuropea, el ejército del gran sultán se volcó en la dirección opuesta, conquistando Bagdad y Mesopotamia en 1536, continuando dos años después su avance hacia la India. La década de los cuarenta ofreció destacados acontecimientos para el Imperio, como fueron la anexión del sometido Reino húngaro en 1541; el mayor dominio alcanzado sobre los persas al producirse, en 1543, la renuncia del último rey abasí.

Durante el gobierno de SELIM II (1566-1574), tuvo lugar la famosa BATALLA DE LEPANTO (1571), que frenaría las incursiones marítimas de la flota turca hacia el Mediterráneo occidental, pero que no supuso la quiebra del poder otomano, que siguió pujante en el transcurso de los siguientes reinados de AMURATES III (1574-1595), MOHAMED III (1595-1603) y AHMED I (1603-1617), durante los cuales el imperio otomano conservó y consolidó sus fronteras en Europa, Asia y África.

Los otomanos alcanzaron el cénit de su poder en el siglo XVII, en el que sus fronteras incluían toda la península de Anatolia, Oriente Medio, las zonas costeras de la península arábiga, extensiones del Norte de África (territorios que hoy son Sudan, Eritrea, Yibuti, Egipto, Libia, Túnez y Argelia), la mayor parte de los territorios enclavados en la franja que va desde el sudeste de Europa (los Balcanes, Grecia, Bulgaria, Rumanía, Hungría, Ucrania) al Cáucaso (territorios que hoy son Georgia, Azerbaiyan y Armenia) en el norte. Esto comprendía un área de aproximadamente seis millones de kilómetros cuadrados.