Archivo de etiquetas| secesionismo

Independentistas a por el Barça

Durante el infausto presente año 2020, en España no se habla de otra cosa que no sea de política o del coronavirus.

Noticia mundial ha sido la goleada que el Bayer de Munich le metió al FC Barcelona, en Lisboa, cuartos de final de la Copa de Europa, por ocho goles a dos. Munich y Barcelona son dos ciudades muy parecidas, tanto por su actividad como por el nivel de vida que tienen, superior al resto de ciudades de Alemania o España. Se dice que las acciones de Bayer han subido de forma considerable por el aumento de venta de aspirinas en Cataluña, y que el Barça va a pedir que se repita el partido porque varios de sus jugadores, por eso de la pandemia del coronavirus, llegaban con las pistolas cargadas por falta de actividad.

 

 

Pero no han pasado veinticuatro horas cuando el independentismo catalán aprovecha el fracaso futbolístico para hacerse con el control de uno de los clubes más laureados del mundo.

El secesionismo catalán ya domina la Generalitat, el Parlament y la Cámara de Comercio de Barcelona. Y ahora quiere controlar el FC Barcelona para su causa. Ser presidente del Real Madrid o del Barcelona, es más importante que ser Ministro del Gobierno.

La Assemblea Nacional Catalana (ANC), lanzaba un tuit en el que reclamaba un presidente secesionista al frente de la entidad. “Tal vez ya va tocando que el Barça vuelva a tener un presidente independentista, ¿no?”

“La punta de lanza del nacionalismo para el asalto a la presidencia azulgrana es Víctor Font, el candidato avalado por el expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont (Junts per Catalunya) y por el magnate de los medios de comunicación Jaume Roures. En este sentido, Font -que lidera la plataforma Sí al futur (Sí al futuro)- también se apresuró anoche a reclamar la dimisión del actual presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y la convocatoria inmediata de elecciones, previstas para dentro de un año.

También el expresidente y activista independentista Joan Laporta ha arremetido contra Bartomeu, calificándolo de cobarde e inepto y exigiendo su marcha”. Crónicaglobal del 15-08-2020.

En resumen, si el FC Barcelona cae en manos independentistas, tendrá un altavoz mundial para sus reivindicaciones secesionistas, dejando a la altura de una zapatilla sus ambaixades, medios de comunicación comprados y cualquier tipo de relaciones públicas que imaginar puedan. El fútbol es un acontecimiento social, televisado a todo el mundo, y no comparable con cualquier otra publicidad que pudieran hacer.

Al mismo tiempo, la consellera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón, exige al Estado 7.500 millones de euros en forma de “ayudas directas al sector turístico, medidas para estimular la demanda, e impulsar la digitalización y la formación”. Eso sí, por lo bien que los hoteles y restaurantes trataron a las Fuerza de Seguridad del Estado cuando tuvieron que trasladarse allí en momentos difíciles, por rotular solo en catalán para que lo lean y comprendan bien los españoles, por decir que somos faltos y que les robamos, para que sigan construyendo su secesión con el dinero de todos los españoles. Y a Murcia, a Málaga, a Gijón, a La Coruña, a Segovia, a Cuenca y a Soria, que tomen una aspirina y así se les cura la crisis económica.

Si España tiene que recortar gastos, que lo tiene que hacer salvo que Podemos nos lleve directos a una nueva Venezuela en Europa, que los catalanes contribuyan en la misma medida que el resto de Autonomías a salir de la situación actual. Cien centímetros tiene el metro para todo el mundo.

 

 

Olvidados de la democracia

Uno de los principales problemas que tenemos hoy día en España, es el secesionismo. Bajo el concepto de “nación independiente”, “raza pura”, “raza superior”, “mejor nivel de vida”, “toma de decisiones locales” y otros parecidos, algunos de ellos rozando la xenofobia y el racismo contra España, a la que muchos vascos y catalanes engrandecieron incluso con sus vidas, se ha hecho un totum revolutum que parece que son todos los vascos y todos los catalanes los que desean la independencia.

Nada más lejos de la realidad. Aunque las circunstancias han cambiado mucho desde que yo vivía en Bilbao, y posteriormente en Barcelona, son millones los ciudadanos de ambas autonomías que se sienten, además de catalanes o vascos, españoles. Y esos españoles están olvidados por completo por las autoridades nacionales, por el Gobierno de la Nación.

No voy a entrar hoy en que los niños no pueden estudiar si no es en el idioma autóctono, que un estudiante universitario de Almería no puede ir a ninguna universidad de esas regiones, un director de banco de Sevilla no podría trasladarse allí, o un juez de Badajoz o un catedrático de Valladolid, porque no entendería nada del idioma en el que tendrían, obligatoriamente, que estudiar, trabajar o desenvolverse, estando, hoy por hoy, en España.

Para ello, desde siempre, utilizan la debilidad del Estado central, del Gobierno de turno, aumentado en grado sumo cuando, como ahora, gobierna un egocéntrico mitómano ayudado por comunistas y separatistas, que ignoran a los que se sienten españoles en esas tierras, que no les tienen presentes para nada y que ni siquiera les oyen como debieran, al menos con el mismo rango y rigor que a los que pretenden la separación de España.

 

 

Los separatistas se unen entre ellos, porque es su primer objetivo, sea cual sea su credo y pensamiento político y económico. Pero no creamos que son todos iguales. Si llegaran a independizarse, supongo que tras una nueva guerra civil, Dios no lo quiera, aparecerían las diferencias de objetivos como partidos políticos. Las últimas noticias, rumores, apuntan a que PSE, Bildu y Podemos podrían unirse en Irún en un Gobierno vasco tripartito para echar al PNV. Los tres primeros son partidos de izquierda, algunos de ellos radicales; el PNV es la extrema derecha vasca, la de La Comercial, la de Neguri, la de los curas, la de los ricos vascos venidos a menos. Todos estos pactos los puede vender “Iván el Terrible” con el lacito de colores que le parezca bien, pero la realidad de idearios es la que he descrito.

Lo mismo pasa en Cataluña, dónde coexisten en el separatismo la izquierda moderada, la ultraizquierda y comunistas, con la derecha tradicional de los botiguers, pañeros, industriales, banqueros y residentes en Pedralbes, la parte alta de Barcelona.

Fue Fraga el que dijo que “la política hace extraños compañeros de cama”, una persona ahora vilipendiada pero que fue decisivo en la Transición española de la dictadura a la democracia, que murió siendo “cero” más rico que cuando entró en política, y eso que estuvo en activo más años que el “palo de la bandera”.

No. Los secesionistas son una piña contra España; pero entre ellos, existen muy notables diferencias que tienen confundidos a los ciudadanos de esas CCAA’s, que se creen que todos vivirían como ricos de la noche a la mañana. De eso hay muy pocos casos en España, el más reciente, el de Pablo Iglesias, que se ha hecho rico en cuatro años con el voto de los pobres.

 

 

Cataluña querida

El artículo que sigue a continuación está escrito por D. Fernando Sebastián Aguilar, (Calatayud, 14 de diciembre de 1929), claretiano y sacerdote católico español. Fue obispo de León (1979-1988), arzobispo coadjutor de Granada (1988-1993) y arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela (1993-2007). Ocupó diversos cargos en la Conferencia Episcopal Española y fue creado cardenal por el Papa Francisco en 2014.

Cataluña querida

Soy aragonés, pero he vivido quince años en Cataluña. Vic, Solsona, Valls. Es decir, Barcelona, Lérida y Tarragona. Conozco un poco Cataluña y a los catalanes. Tengo familiares y amigos en Cataluña. Leo literatura catalana. A mis 19 años, hice mi tesis de Filosofía sobre la antropología de Ramón Llull (tema apasionante, ¿no?).

Quiero decir que mis palabras son fruto del amor, del buen deseo y, también, del dolor. No pretendo hablar desde posiciones políticas, casi ni eclesiales, me basta con hablar humanamente, cívicamente, sinceramente.

Leer Más…

Todo a Cien – 201 Errores pasados

La situación actual de lucha fratricida en España, de momento sin sangre, es culpa única del Presidente José María Aznar. A cambio de apoyos de ciertas Comunidades Autónomas, transfirió los temas de cultura y enseñanza a dichas CCAA’s.

He dicho muchas veces que, en mi opinión, Felipe González puso a España en Europa, y Aznar en el mundo. Pero ambos cometieron algunos errores que perduran hoy en día y, lo peor, sin arreglo ni marcha atrás posible.

Un “meme” que circula por internet: Un toro con las banderillas puestas, dice “In Spain this is art”. Una papeleta de voto a punto de introducirse en una urna secesionista, dice “In Spain this is a crime”. En inglés, para que dé la vuelta al mundo, porque el catalán no se habla en ningún sitio fuera de Cataluña. Es un claro ejemplo torticero de la inmersión catalana. Claro que si estás contra este ejemplo, te has ganado la calificación de facha y talibán, porque todo lo que no coincida con lo que yo pienso, está mal, mal absoluto.

Como los catalanes se están batasunizando, los vascos se están esquerrando porque ven que no pasa nada, que todo vale, y que solo va a la cárcel al que pillan con droga o con delitos de sangre.

Cuando queramos darnos cuenta, será tarde y, desgraciadamente, surgirán las armas. Esto tampoco lo dice nadie, pero muchos lo piensan. ¿Qué dicen de esto algunos masones, que están detrás de todo ello?

 

Publicado en el Blog de Campos el 13-03-2017

Cambiar la Constitución Española

¿Te acuerdas de mí, amigo? Soy Perico, el del asueto tabernario, el que me levanto cuando quiero, como cuando me apetece y duermo cuando tengo sueño, y no tengo que dar explicaciones a nadie; con mi pensión me mantengo, ni doy ni nadie me da, soy verdaderamente libre. Y bebo mi gazpacho diario con dos dedos de ginebra, MG, seca, que creo es lo que me mantiene tan tieso. Siéntate, hombre, siéntate.

Todo el mundo quiere cambiar la Constitución, ¿todo el mundo? Yo creo que quienes quieren cambiarla son aquellos que no la respetan: separatistas, podemitas, antisistema, antiglobalización, anticapitalistas, y resto de nueva casta empeñados en la revolución para perpetuarse en el poder.

Todo el mundo habla, pero nadie dice qué quiere cambiar, qué es lo que quiere mejorar y para quiénes, qué artículos son los que pretenden acrecentar para la felicidad de la mayoría de todos los españoles.

¿No será que la minoría, que grita más, se moviliza más y habla como si estuviera en posesión absoluta de la verdad, lo que pretende es su modificación, aquella que le pueda permitir su único y unidireccional deseo?

 

const

 

Los separatistas lo único que quieren es el secesionismo. Hasta ahora han venido diciendo que no había diálogo con el Gobierno. Ya lo hay. Es igual, es echar agua al mar. Es su medio de vida y su protección ante la ley. El clan Pujol sirve de ejemplo. Negociación, sí. Pero el incumplimiento de las leyes es manifiesto en muchos casos, y no pasa nada. Aparca mal en cualquier calle de cualquier ciudad y ya verás lo que tarda un coche de la Policía Municipal en ponerte una multa. Entre una y otra acción, hay diferencia. Negociación, sí. Pero contundencia en la aplicación de la ley, una vez se llegue a ninguna parte en las negociaciones. “Es un golpe de estado a cámara lenta sin respuesta del Gobierno”, ha dicho Alfonso Guerra.

La amalgama podemita, perroflautas, vividores de la nada, cotizantes cero, universitarios, exjueces, exmilitares, presentadores de televisión propietarios de muchas viviendas, periodistas de la causa, actores que acuden a la clínica judía más cara del mundo a que nazcan sus hijos, y algún amigo mío desde hace veinte años, quieren la independencia de algunas CCAA’s (divide y vencerás, reinos de taifas del siglo XXI), pensamiento leninista de igualdad entre el cabo y el general, entre el ordenanza y la Sra Botín, el papá Estado debe pagarme todo por el solo hecho de haber nacido, piensan en acabar con la propiedad privada, y soliviantan a las masas con una interpretación torticera del artículo 47 de la Constitución:  “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada …/…”

Eso no quiere decir que no se paguen las hipotecas a los bancos, aunque bien empleado les está por haberlas concedido jóvenes ejecutivos dinámicos y agresivos que anteponían su bonus anual a la solvencia de la empresa y que, en muchos casos, fueron ascendidos antes que saliera ardiendo su oficina. Son “los poderes públicos”, no las empresas privadas, quienes tienen que solucionar el tema.

Los antisistema quieren derogar todo, la Constitución, la Ley, viva la anarquía, la okupación y hacer lo que les venga en gana, de forma violenta y radical. Todo son derechos, nada de obligaciones, nosotros somos el centro de la tierra, como hace siglos la tierra era el centro del sol. Pero utilizan las leyes en sus agujeros más débiles.

En el resto de la nueva casta incluyo, dice Perico, al Partido Socialista actual, mi antiguo partido, en manos de los satélites autonómicos, que dicen una cosa allí y otra aquí, porque sus Diputados diluyen el fracaso electoral. Hasta tal punto que se han unido a los separatistas para que los secesionistas no puedan ser juzgados por el Tribunal Constitucional. Un Partido con, al menos, tres candidatos a líder, si finalmente no se define el maño, que ninguno de los tres ha trabajado en la empresa privada, gane cuál de ellos sea, es un partido dividido en busca del poder personal, sin definir clara y públicamente su verdadera ideología, amparándose en un vago concepto de “izquierdas” que igual sirve para construir Estado que para destruirlo. Además, el Partido Popular lo tiene cogido por cierta parte, que “viene el lobo” de unas elecciones anticipadas.

Ciudadanos sigue buscando su sitio, moviéndose al ritmo de las olas políticas. Y el Partido Popular, bastante tiene con que no le descabalguen de sus muchos años en sillones de cuero, sigue sin poder solucionar dos problemas fundamentales: El trabajo y el paro, y en consecuencia la insolidaridad de quienes trabajan y no pagan impuestos, y la atención a los realmente pobres, empezando por los niños, mediante un plan de choque que no incurra en el reparto de dinero y alimentos en bruto, sino en desayunos y comidas en los colegios, acompañados de los padres, con cargo a una partida específica de los PGE, a fin de no desperdiciar comida que luego aparece en la basura o en mercados de otros países. Y, probablemente, se le avecina la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, la calle tomada por los “círculos” de Podemos y nuevas elecciones generales, todo en este año.

Como no pertenezco ni estoy asociado a ninguna formación política, voy a proponer mi reforma de la Constitución Española, respetando las minorías, pero, evidentemente, para las mayorías, que son las que sostienen este país.

Art. 2 – Añadir: Cualquier partido político o asociación de cualquier tipo que vaya contra el presente artículo, quedará fuera de la ley, y será penado de acuerdo a las mismas, en su grado máximo.

Capítulo 1º. Arts 11 al 13 – Incluir: La nacionalidad española para los extranjeros, en cualquiera de las CCAA, se concederá bajo las siguientes condiciones:

  • Hablar correctamente el idioma español
  • Llevar en España un mínimo de cinco años cotizados a la Seguridad Social y a la Hacienda Pública.
  • Prometer o jurar cumplir y hacer cumplir la Constitución

Art. 16.1 – Añadir: Y su sometimiento a las leyes civiles.

Art. 57.1 – Suprimir: En el mismo grado, el varón a la mujer.

Art. 69.2, 3, 4 y 5 – Derogar. Sustituir por: El Senado estará formado por 106 Senadores, cinco por cada Comunidad Autónoma, y dos por cada una de las poblaciones de Ceuta y Melilla, completándose con 17 más designados entre los miembros de la Asamblea Legislativa de cada Comunidad Autónoma.

Art. 117.2 – Añadir: Y serán nombrados por los todos los miembros del Poder Judicial de carrera a partir del rango de XXXXXXXX.

Art. 122 – 123 y 124.4 – Modificar de acuerdo a lo indicado para el Artículo 117.2

Art. 137 – Nueva redacción: Apartado 1. El Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las siguientes Comunidades Autónomas: (Relación de todas ellas de forma nominal). Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses. Apartado 2. Se reconoce de forma expresa las particularidades propias de las Autonomías de Cataluña y el País Vasco a las que, dentro de la solidaridad interterritorial e isonomía entre todos los españoles, mantendrán (y aquí hay que discutir lo que mantendrán, de forma educada, sin golpes de Estado y sin tiros por parte de nadie)

Art. 140 – Añadir un apartado 2 del siguiente contenido:

  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos de menos de 50.000 habitantes estarán compuestos por cinco personas, Alcalde, Vicealcalde y tres Concejales.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos comprendidos entre 50.000 y 500.000 habitantes, estarán compuestos por diez personas, Alcalde, Vicealcalde y ocho Concejales.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos de más de 500.000 habitantes estarán compuestos por quince personas, Alcalde, Vicealcalde y trece Concejales.

Capítulo Tercero, arts. 143 a 158, que hablan de las Comunidades autónomas –  Adaptarlo al Art. 137 nuevo, estableciendo el nombre de Gobernador Autonómico para el Presidente de cada CCAA.

Art. 159.1 – Derogar, sustituyéndolo por: El Tribunal Constitucional se compone de 13 miembros elegidos por todos los de carrera del Poder Judicial, a partir del rango XXXXXX.

Derogación de la Disposición Transitoria novena, sustituyéndose la renovación de un tercio de los miembros del Tribunal Constitucional cada tres años, elegidos por todos los de carrera del Poder Judicial, a partir del rango XXXXXX.

Se prohíben contratos de libre designación y asesores a todos los niveles de la organización del Estado, debiendo ser los funcionarios públicos de carrera los que desempeñen la dirección técnica de las instrucciones políticas que emanen de dichos Organismos.

Modificación de todos aquellos artículos, o inclusión de nuevos, para la elección directa del Presidente del Gobierno, Gobernadores Autonómicos y Alcaldes, que se realizarán a doble vuelta entre los dos partidos más votados en la primera, siendo reforzados los ganadores en un porcentaje XXX libre, adicional a los elegidos, por el orden establecido en las candidaturas. Los elegidos para cualquiera de estos ámbitos, no podrán desempeñar el mismo puesto más allá de un periodo máximo de ocho años.

Nos está oyendo la camarera, Odalisca, dominicana, de treinta y algún año, de dónde llegó a la llamada de unas compatriotas; trabaja en este bar-restaurante, jornada de diez de la mañana a cinco de la tarde, una semana; a la siguiente, de cinco de la tarde a doce de la noche; paga sus impuestos, alta en la Seguridad Social; se le escapa un comentario: “No me explico cómo hay tanto parado; yo tardé diez días en encontrar trabajo; con lo bien que se vive en España”.

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, nº 2.459 del 25-02-2017

Publicado en el Blog de Campos el 27-02-2017