Archivo de etiquetas| rescate

Ayudemos a las empresas, por caridad

El Grupo CELSA – Compañía Española de Laminación – es el mayor grupo siderúrgico de España, se funda en el año 1967 en Castellbisbal (Barcelona) por Francesc Rubiralta Vilaseca, ingeniero industrial con amplia experiencia internacional, muy conocido, y reconocido, en la sociedad catalana, benefactor del Gran Teatro del Liceo, del Instituto de Empresa Familiar (IEF) y con subvenciones a la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), al IESE Business School y al ESADE de Barcelona; murió en 2010 y fue sustituido por su hijo Francesc Rubiralta Rubió como presidente y CEO de Celsa. Es una multinacional de capital familiar, ​está presente en 120 países, tiene casi 10.000 empleados de forma directa, que alcanzan los 28.500 si consideramos directos e indirectos, y factura más de 4.000 millones de euros al año, prácticamente lo mismo que facturaba en el año 2013, última constancia fehaciente que tengo de sus cuentas.

Adelantado a las políticas de adjetivos verdes, naturales o ecologistas, su filosofía de trabajo ha sido los principios de la economía circular. Actualmente, todas las actividades de las compañías del grupo se desarrollan acorde a estos principios. Devolver productos a su ciclo de vida. Reciclan anualmente más de ocho millones de toneladas de chatarra férrica, lo que supondría más de 1.000 campos de fútbol llenos, evitando así la acumulación de residuos en vertederos y obteniendo nuevamente productos de acero de alto valor para la sociedad sin necesidad de menoscabar los recursos naturales.

El grupo fue creciendo mediante la compra, entre otras muchas, de empresas que tenían problemas de estrangulamiento financiero, como Sidegasa y Nueva Montaña Quijano, la adquisición de viejas factorías de hierro vascas en la que figuraban nombres como los Echevarria, Delclaux y Churruca, catalanas como Altos Hornos de Cataluña, Altos Hornos del Besós y Tycsa, y fuerte expansión en los países nórdicos, a la vez que surgían disputas familiares y se asumía un elevado endeudamiento que tuvieron que refinanciar, alargando plazos (lo que en el mundillo bancario se denomina patada pa´lante) y con cláusulas de reconversión en acciones en el caso de incumplimientos de pago.

Aunque la página web de la empresa no muestra su situación financiera actual ni ha deposito cuentas consolidadas en el Registro Mercantil, los mayores acreedores son los bancos Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y hasta 20 bancos en total, que en 2017 tuvieron que hacer una refinanciación por importe de 2.600 millones de euros, calificada como pérdidas futuras, y que han ido vendiendo por menos del 25% de su valor nominal a fondos buitres, de esos que pretenden comprar a precio de saldo, fraccionando empresas, inmuebles, instalaciones y mercancías para proceder a su venta por separado.

CELSA solicitó al Gobierno de España, a través de la SEPI y acogido al Fondo de Rescate de Empresas Estratégicas, 700 millones de euros a primeros de este año. Ahora, parece ser que el Gobierno pretende que los acreedores hagan una quita del 80% y darles únicamente 550 millones de euros.

De toda esta historia, vista desde fuera, yo saco las siguientes conclusiones:

  • Antes de morir Rubiralta padre, se le estimaba una solvencia superior a los 2.000 millones de euros, que habrá pasado a los herederos, quienes seguirán aumentando su patrimonio con los dividendos obtenidos en los años de bonanza. Pregunta de alumno de bachillerato: ¿No sería lógico que avalaran personalmente la aportación que vamos a hacer todos los ciudadanos españoles para tratar de solucionar su problema?
  • El Estado, Hacienda Pública y Seguridad Social, ¿está al corriente de pago por parte de estas empresas? En caso contrario, ¿está avalada la deuda convenientemente? No olvidemos que ese dinero es también de todos los españoles. Yo tengo en estos momentos un contencioso con Hacienda en el que me reclama 2.200 euros, por disparidad de criterios, que he recurrido al TEAR; y me han obligado a presentar un aval bancario por ese importe.
  • Para hacer el planteamiento que ha hecho la SEPI, no hacían falta alforjas, con que hubieran presentado Concurso necesario, se hubiera llegado al mismo destino.
  • Los bancos, una vez más, pecan con el riesgo comercial de crecimiento. No puede ser que los analistas y responsables de los bancos antes citados sean todos tontos y no se hayan dado cuenta de la situación financiera de este grupo, aunque podría haberse dado otra circunstancia, más factible: Ser conocedores de la realidad, pero haber accedido a la refinanciación para no reconocer la falencia y provisionar la pérdida.
  • Si una empresa como la que estamos hablando dice que necesita 700 millones, salvo prueba evidente en contrario, con lo que quedaría en muy mal lugar la solicitante tratando de engañar al Estado, es que verdaderamente necesita ese importe y no otro menor que se le quiera dar. Una cosa son las necesidades y otra las intenciones.
  • Facturando 4.000 mil millones de euros anuales, con una deuda rabiosa de 2.600 millones y otra a largo de 550 millones, hasta donde sabemos, ¿alguien piensa que podrá cumplir con sus compromisos de pago puntual y dinerariamente?

Dejo para lo último, pero no por ello menos importante, el problema de los trabajadores. Si el Grupo CELSA cayera definitivamente y no se pusiera dinero bueno sobre dinero malo, ¿cuánto le costaría al Estado, política, social y económicamente? Busquemos ahí la respuesta a todo el tinglado que se ha montado acerca de las empresas zombis, muchas de las cuales no volverán a ser rentables nunca, estando condenadas, desgraciadamente, a desaparecer.

Qué se nos oculta

Durante algún tiempo, tres años de mi vida, me dediqué a investigar delitos financieros, que los hay, de todo tipo y en todos los sitios. Lo primero que aprendí, bueno la verdad es que llegué con ello aprendido porque solamente los políticos llegan a un cargo público sin tener idea de la responsabilidad que se les encarga y de ahí los miles de asesores que pagamos todos los españoles, es que uno debía parase a pensar cual podía ser el MOVIL del delito, siempre presunto y con la carga de la prueba por parte de quien acusa.
En los muchísimos asuntos que cayeron sobre mi mesa, no siempre pude llegar al fondo de ellos ni probar aquello de lo que estaba seguro se había producido, con muchas más dificultades y zancadillas cuanto más alto, en cualquier sentido, era el puesto de quien, presuntamente, había delinquido o permitido que otro delinquiera.
Hay una cosa que se llama “signos externos” que es prácticamente común a todos los casos: Alguien que gana dos mil quinientos euros mensuales, no puede tener un chalet en Madrid, una casa en la sierra, dos hijos estudiando en Suiza, un coche Mercedes y dos domésticas que ayudan a su esposa en la casa. Y aunque muchos de ustedes no lo crean, hay miles de personas en esa situación. No voy a detallar cómo lo hacen, pero créanme, muchos; desde albañiles a presidentes de grandes empresas, desde gente que vive en poblados de absorción a los que lo hacen en urbanizaciones privilegiadas, personajes públicos y privados, de todas las razas, colores y situación social.
La última noticia sobre este tema, publicada en los medios de comunicación, es la de un mosso d’esquadra de 31 años que llevaba una vida de gran lujo: se dedicaba al tráfico de drogas. Es lo que se llama “un soguilla”, una pieza sin la que el engranaje no funcionaría, pero que está muy lejos del poder de decisión. Ese poder de decisión que es lo que parece está prohibido investigar en España.
¿Cuál es el móvil por el que el Pedro Sánchez está aceptando todo aquello que criticaba de Podemos? ¿Qué contenían las maletas de la VP presidenta de Venezuela en su parada nocturna en el aeropuerto de Madrid? ¿Dónde están los que piensan en el futuro y no en remover el pasado, sangriento por todas partes?

La Asociación Europea de Magistrados, con sede en Roma, ha hecho un comunicado que, entre otras cosas, dice: “La Asociación Europea de Jueces expresa su gran preocupación porque España está dando un paso atrás en los objetivos fundamentales para la independencia del poder judicial. En lugar de aprovechar esta oportunidad legislativa para reformar el sistema de designación de los jueces del CGPJ reforzando las garantías de independencia de los jueces y magistrados, como pilar fundamental del estado de derecho, …… la presente opción aumentará el riesgo de influencia política indebida en el nombramiento de los miembros del Consejo y en el sistema judicial en su conjunto, dañando la percepción de la sociedad sobre una independencia judicial efectiva”.
El dinero del rescate europeo no acaba de llegar, nadie se fía ya de España. El economista alemán, profesor de la Universidad de Múnich, Friedrich L. Sell, alerta sobre España: “No es responsable transferir fondos al Gobierno actual, están fallando todos los poderes del Estado, puede ser que se necesite al Banco Mundial o al FMI para identificar, primero, proyectos significativos que merezcan apoyos”. Y es que Europa está viendo el desmesurado incremento de la Deuda Pública Española, sin que se hagan inversiones productivas ni haya creación de empleo, con unos presupuestos expansivos del gasto sin ningún retorno que no sea político, de marcado carácter marxista-comunista, contrario a los pensamientos democráticos del resto de países de la Unión Europea.
Los Presupuestos Generales del Estados previstos, son contrarios a lo que está haciendo toda Europa; aquí se suben los impuestos, dicen que a los ricos; mentira. ¿Alguien cree que los ricos beben en vasos de plástico, comen en platos de plásticos o beben gaseosa o cubatas con Coca-Cola? Los ricos beben en copas de cristal de Bohemia, whisky Macallan, coñac Remy Martin XO, o champan Clicquot La Grand; los impuestos a la compra de valores en Bolsa (tasa Tobin), los pagarán quienes ahorran en un plan de inversión o en un plan de pensiones para su vejez; los impuestos a empresas de tráfico empresarial a través de internet (tasa Google), los pagarán los usuarios finales, que son los más pobres, los que buscan las oportunidades más baratas del mercado, no los ricos que compran en Loewe o en Rolex; los impuestos de donaciones y sucesiones (¿cuántas veces ha dicho el PSOE que se trataban de impuestos abusivos, duplicados y que había que suprimir?), los pagarán los más pobres, porque los ricos están debidamente asesorados y distribuidos sus bienes de tal forma que son los que menos pagan.
Mientras tanto, las colas para poder comer o recoger comida en las instituciones de beneficencia privada son cada vez mayores, y hay menos existencias con la que atender la demanda porque todo el mundo ha bajado uno, o varios, peldaños en su nivel de pobreza.
El Gobierno está aprovechando la pandemia del coronavirus y la crisis económica que está provocando el confinamiento y la falta de trabajo (el 43% de los jóvenes están en paro), para imponer, con la colaboración necesaria de un garbancero turolense, una forma de actuar autárquica y excluyente a cualquiera que intente oponerse a ello.
La Comunidad de Madrid mejora los datos del coronavirus por los que se ha confinado a las ciudades más importantes de la región, pero el ministro Illa (seguro que él no ha sido, que está deseando volver a Cataluña como optante a molt honorable president, aunque se quedará de botijero de Ferraz) rebaja la cifra de 500 positivos que decretó hace un par de semanas, a 200, o a 100 si fuera preciso, para seguir teniendo el control ciudadano y tratar de descabalgar políticamente a la presidenta de la Comunidad.
En los años de la Transición, Mari Trini cantaba una canción que se titulaba Libertad y que decía: Yo que canté / Siempre en las jaulas / Unas de hierro, / Otras de plata, / Unas de pena, / Muchas de rabia, / Me acostumbré a ser / Tierra liberada.
La libertad / No te la regalan, / No es patrimonio, / Ni hereditaria / Ni contagiosa, / Sí milenaria. / La libertad, / La libertad, / Hermosa palabra. / No la ensuciemos, / No la exhibamos / Como a una estatua. (…)
Son unos momentos en los que están en juego la libertad y la democracia y, desde luego, ni el marxismo ni el comunismo es libertad ni democracia.

España en recesión

El mes de julio nos ha dejado una noticia que, aunque esperada, ha impactado en toda España y en toda Europa. Batiendo los peores pronósticos de todos los organismos públicos y privados, la economía española entra en recesión tras un desplome histórico del PIB del 18,5%, coincidiendo con el Estado de Alarma y la paralización de numerosas actividades económicas. Es la tercera vez en el siglo XXI en que la economía española afronta una recesión. Durante la crisis de 2008 entró en ella en dos ocasiones, la primera vez en el cuarto trimestre de 2018 (saliendo de ella en el segundo trimestre de 2009) y la segunda en el segundo trimestre de 2011; esta segunda recesión duró más tiempo, hasta el cuarto trimestre de 2013.

En tasa interanual, el PIB del segundo trimestre se contrajo un 22,1%, frente al descenso del 4,1% del trimestre anterior. Se trata del mayor retroceso interanual de toda la serie. Hasta ahora, la mayor contracción anual del PIB era la del segundo trimestre de 2009, cuando la economía española bajó un 4,4% interanual.

Los datos trimestrales muestran un hundimiento del consumo de los hogares del 21,2%, sin precedentes en la serie histórica, y un recorte del 22,3% en la inversión, con caídas del entorno del 25% o superiores tanto en el caso de la inversión en vivienda como en maquinaria y bienes de equipo. Las exportaciones retrocedieron un 38,6% respecto al segundo trimestre de 2019, en contraste con el descenso interanual del 6,1% experimentado en el trimestre anterior, mientras que las importaciones se desplomaron un 33,1% y venían de decrecer un 5,5% en el primer trimestre. La traducción es que nadie invierte porque no hay confianza alguna en las medidas que toma el Gobierno.

 

 

 

 

El PIB de la eurozona también sufre un histórico desplome del 12,1% en el segundo trimestre; Estados Unidos el -9,5%; Alemania el -10,1%, Francia el -14,1%, y el que más se acerca a España es México con el -17,3%.

El déficit del Estado se quintuplica en el primer semestre hasta 48.767 millones, el 4,36% del PIB. Los parados han aumentado más de un millón. Menos ingresos en Hacienda por importe de veinte mil millones de euros con motivo de menos cotizantes y por menor importe. Se compran los votos de vascos y catalanes con cinco mil millones de euros para tratar de aprobar los PGE, expansivos y “sociales”, contrarios a las premisas impuestas por la Unión Europea para hacer efectivo el rescate que por importe de 140.000 millones de euros nos ha concedido, casi la mitad de ellos en forma de préstamo que, la verdad, no se cómo vamos a pagar si no es renovando la emisión de Deuda Pública por los siglos de los siglos.

Lo peor de todo es que no se ve solución al problema. Las ideas expansionistas del gasto, la derogación de la Reforma Laboral, el trasvase dinerario de los que producen a los inactivos, nacionales e internacionales, legales e ilegales, el aumento de impuestos, no son soluciones válidas en estos momentos, en los que ni está controlado el asunto del coronavirus, ni el mercado laboral, ni la economía nacional.

Parece que no nos queremos dar cuenta que estamos en la mayor recesión del siglo XX/XXI, solo superada por la del año 1936, inicio de la Guerra Civil. Y que para salir de dónde nos encontramos, sería necesario deflactar los sueldos, los servicios (dormir en un hotel de cualquier costa española cuesta más que hacerlo en Madrid, Sevilla, o La Coruña), reinventar las empresas y concederles incentivos fiscales, unificar compras a nivel estatal y no diecisiete comunidades autónomas gastando en lo mismo a diferentes precios, hacer como Alemania después de la II WW, trabajar una hora más al día sin contraprestación económica. Todo esto es contrario el marxismo, leninismo y comunismo imperante hoy en España, pero es la única solución si no queremos que la economía empeore aún más, cuando en el último trimestre del presente año y en el primero del próximo, se acaben los ERTES y se multipliquen los Concursos de Acreedores, el cierre de empresas y las quiebras.

Los empleados también tienen que ser conscientes que un puesto de trabajo ya no es para toda la vida, debiendo reinventarse una y otra vez para no quedarse por el camino, por lo que la formación continua será esencial para estar al día y no quedarse obsoletos, además de la flexibilidad y la capacidad de adaptación. Además, el número de asalariados disminuirá con el paso de los años, mientras aumentará el de ‘freelance’ o colaboradores externos como autónomos.

Han pasado desapercibidas dos noticias de enorme importancia para España y para los españoles. Las dos entidades bancarias más importantes, Santander y BBVA, han presentado sus cuentas con pérdidas, con provisiones de hasta doce mil millones de euros en el caso del Santander que, estoy seguro, además de los deterioros por el coronavirus, esconde errores de concesión de créditos, otra vez más seguimos sin aprender y se antepone el riesgo comercial a la buena administración del dinero de los clientes.

Hoy es muy difícil ganar dinero haciendo banca en España, y en el mundo. Con los intereses tendente a cero, cualquier error en la concesión de una operación de crédito, hecha por tierra el trabajo de cien operaciones buenas. Y no digamos por qué los bancos siguen dando préstamos hipotecarios, en cuya concesión hay que ser un verdadero especialista, porque hay que tener en cuenta si hay menores, si hay ancianos, si hay algún discapacitado, si …. multitud de condicionantes, y encima luego no se puede disponer del inmueble hasta pasado un tiempo en el que se deteriora o es okupado por vividores de lo ajeno, con el apoyo moral y judicial de los partidos gobernantes.

Bien, en estas circunstancias de pérdidas, de persistir, podría llevar a ambas entidades a ser rescatadas o intervenidas, o dictaminarse su disolución o venta a un tercero por “cero” euros, como pasó con el Banco Popular Español. En el mejor de los casos, tendrán que tirar de las Reservas para compensar esas pérdidas, con lo que deberían hacer una ampliación de capital para mantener las ratios de solvencia. Porque el Fondo de Garantía de Depósitos no tendría dinero para pagar a todos los depositantes, por no hablar de los millones de accionistas que suman entre ambos bancos, que perderían todo su dinero. Y no se trata solamente de ellos, ambos bancos son acreedores de muchos partidos políticos, de muchos organismos oficiales, de grandes empresas, mantienen un elevado importe de Deuda Pública, y su teórica caída sería un golpe de incalculables consecuencias económicas.

Mientras todo esto ocurre, una concejala de Podemos del Ayuntamiento de Alicante dice que el uso del aire acondicionado es “micromachismo”. ¡Dios!, en qué manos estamos.

 

 

España deberá acometer reformas

La entrega del fondo europeo está condicionada a que el Gobierno presente proyectos que vayan en línea con lo que pide Bruselas, y que afecta al empleo, las pensiones, la educación e incluso al modelo territorial

ANA CARVAJAL en vozpopuli.com del 22-07-2020

 

 

España recibirá 140.000 millones de euros con cargo al nuevo fondo creado por la Unión Europea para salir de la crisis provocada por el coronavirus. De ese dinero, 72.700 millones serán préstamos y el resto ayudas directas, pero solo serán desembolsados si España presenta un plan de reformas que sean coherentes con las recomendaciones que anualmente hace la Comisión Europea.

¿Y cuáles son esas recomendaciones? Pues las que suele publicar el Ejecutivo comunitario tras evaluar los documentos enviados desde el Ministerio de Economía. La última vez que se hizo ese ejercicio fue en mayo pasado, si bien el análisis de la Comisión quedó alterado por la pandemia que en ese momento estaba azotando la Unión Europea.

No obstante, la Comisión recogió algunas de las reformas que España debe hacer para acabar con la brecha de productividad que tiene con la media de los países comunitarios. A saber:

1.- Revisión del sistema de incentivos a la contratación para fomentar el empleo indefinido, especialmente para los trabajadores jóvenes.

2.- Flexibilización de las condiciones laborales, aunque no se especifica en qué sentido.

3.- Fomentar el atractivo de la formación profesional.

4.- Promover la inversión privada.

5.- Impulsar la innovación.

6.- Apoyar la digitalización de las empresas para incrementar su competitividad.

7.- Facilitar la penetración de las energías renovables.

8.- Reducir el consumo de energía de los edificios, tanto públicos como privados.

9.- Invertir en nuevas interconexiones eléctricas con el resto de la Unión.

10.- Desarrollar una infraestructura de combustibles alternativos para que se pueda desarrollar el vehículo eléctrico.

11.- Eliminar la fragmentación y los obstáculos reglamentarios que impiden a las empresas beneficiarse de las economías de escala. Para ello, se recomienda utilizar de forma más activa la Ley de Unidad de Mercado.

12.- Preservar la capacidad del sistema judicial para tratar de forma eficiente los procedimientos de insolvencia.

13.- Cuando las condiciones económicas lo permitan, aplicar políticas fiscales que garanticen la sostenibilidad de la deuda.

14.- Reforzar la capacidad y resiliencia del sistema sanitario.

15.- Centrar la inversión en la transición ecológica y digital.

16.- Fomentar la investigación y la innovación.

Además de esas 16 reformas, en el documento de este año se hace mención a las recomendaciones realizadas en 2019, “que deben tenerse en cuenta”. Y en ese análisis se incluían también las siguientes peticiones:

17.- Aumentar la eficiencia del gasto público.

18.- Incentivar, tanto a los trabajadores como a los empleadores, para que inviertan en formación.

19.- Reducir las barreras para la movilidad laboral entre las distintas zonas del país.

20.- Modernizar los servicios públicos de empleo para mejorar su misión como conseguidores de puestos de trabajo.

21.- Reducir el empleo de duración determinada en el sector público.

22.- Invertir en vivienda social.

23.- Promover el emprendimiento y las empresas emergentes.

24.- Asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones a medio y largo plazo con medidas para abordar tanto la adecuación de los ingresos de los futuros jubilados, que constituye el principal reto, como la de la duración y la integridad de sus carreras laborales.

25.- Reformar el sistema educativo para mejorar los resultados y adecuarlo a las necesidades del sector privado.

26.- Eliminar las restricciones regionales a la prestación de servicios, consecuencia de la regulación fragmentada que existe en España.

27.- Invertir en infraestructuras que garanticen un mayor uso del ferrocarril para el transporte de mercancías.

28.- Promover el transporte sostenible y la economía circular.

29.- Reducir la fragmentación del sistema nacional de asistencia al desempleo.

30.- Simplificar el sistema de incentivos a la contratación.

De estas 30 medidas se concluye que el Gobierno de Pedro Sánchez tendrá muy complicado llevar a término el programa suscrito en su día con Unidas Podemos, pues cuestiones como la derogación de la reforma laboral serán prácticamente imposibles, ya que lo que pide Bruselas es precisamente una mayor flexibilidad en materia de empleo.

También provocará dificultades a Sánchez todo lo relativo a la unidad de mercado. El Gobierno está sostenido por una pléyade de partidos regionalistas, nacionalistas e independentistas que difícilmente darán su apoyo a reformas que vayan en la dirección de unificar y reducir las particularidades territoriales, de las que Bruselas abomina, sobre todo en materia de empleo y de barreras a la actividad empresarial.

Entre las reformas de más calado solicitadas sistemáticamente por la Comisión Europea se encuentran la de las pensiones y la educativa, dos cuestiones fundamentales a las que España sigue sin dar una respuesta a medio y largo plazo y que, según Bruselas, lastran la productividad de la economía y ponen en riesgo la viabilidad de las finanzas públicas.

 

Hiperbólicamente

Podemos, en boca de la vicepresidenta tercera del Congreso de Diputados, Gloria Elizo, ha pedido la abdicación del Rey Felipe VI. Estamos llegando donde íbamos y de lo que yo, desde hace tiempo, vengo insistiendo en mis escritos. El verdadero objetivo es el fin de la monarquía española, que se inició con putas y comisiones, y continuó con malos casamientos, y el establecimiento de una república federal frentepopulista, volviendo a la situación que se dio en los años treinta del siglo pasado, incluso como experimento previo a enfrentamientos mayores, igual que entonces. Solo falta algún muerto por parte de cualquier exaltado, el intento de golpe de estado del Partido Socialista de 1934 y “el radicalismo guerracivilista de la extrema derecha, montaraz y asilvestrada”, que dice mi amigo Paco Peña.

Hoy sí voy a ser hiperbólico y voy a exponer la PmF, Posición Menos Favorable, que podría darse en España durante la presente Legislatura, dejando al margen la grave crisis económica que se nos viene encima a partir de que se acaben los ERTES y empiecen de verdad los Concursos de Acreedores y el paro.

  1. Vuelve el coronavirus, con otros muchos miles de muertos en España, que sigue sin prepararse en medios técnicos y humanos
  2. Se fuerza la renuncia a la Corona de Felipe VI
  3. Cataluña se declara independiente
  4. El País Vasco se declara independiente
  5. Marruecos invade Ceuta y Melilla
  6. Se nacionalizan 2,8 millones de inmigrantes, incluidos ilegales, “los caballos de Troya” venezolanos ya en nuestro país, y los militares musulmanes igualmente ya presentes aquí, todos ellos en espera de instrucciones en el momento oportuno. Estos últimos han ensayado en Albacete la semana pasada lo que es la toma de una ciudad por ilegales en edad militar e infectados del coronavirus. Papeles, casa y paga para ellos, y una subida de impuestos a los españoles.
  7. La flota de guerra de Estados Unidos abandona España y se instala en Marruecos
  8. Todos estos problemas son de carácter interno, por lo que no se puede contar con la ayuda de la Unión Europea.
  9. ”Hay que salir del euro, suspender el pago de la deuda y nacionalizar la banca”, dijo Pablo Iglesias el 27-10-2013. Europa no se fía de España y los 140.000 millones de euros que vamos a recibir del Fondo de Reconstrucción Europeo (62.000 millones en préstamos que hay que devolver), lo es con lo que se ha llamado el “freno de emergencia”, mediante el que cualquier país de la Unión Europea preocupado por los gastos de otro socio comunitario podría suspender las ayudas. De esta manera, si hubiera aumentos de gasto incompatibles con la devolución de los créditos o si se retrasasen las medidas pactadas con Bruselas, la activación del “freno de emergencia” haría que el “rescate” quedase suspendido durante un periodo en el que los países cuestionados deberían rendir cuentas y, si fuese necesario, replegar sus medidas de política económica para ofrecer las garantías esperadas por sus socios. Lo que es lo mismo, inversión y no gasto en comprar el voto cautivo de los subvencionados.

Además, surge la figura de “árbitros imparciales”, que analizarán si los países cumplen con sus compromisos, para bloquear los fondos en caso de incumplimiento; como el español o castellano tiene un léxico muy rico, son los famosos “hombres de negro” y un rescate en toda regla, del que hay que devolver casi la mitad.

No sé cómo va a aceptar esto Podemos, pero si mantiene sus palabras y promesas electorales, en buena lógica democrática, debería dejar el gobierno, aunque ya ha declarado Pablo Iglesias que con todo esto hay más dinero para “política social”. Veremos quién cumple con lo pactado y quién no, y si el ideario comunista se impone al rescate del país.

  1. La oposición política es un desastre; el Partido Popular comparte hermanos masones con el PSOE y Ciudadanos, y sus críticas parlamentarias son mantequilla puesta al horno; y no comprende que se han acabado las mayorías absolutas y que si quiere gobernar algún día se deberá entender con Ciudadanos y VOX.

 

 

Increíble, ¿verdad? Ojalá. Pero muchas veces la realidad supera la ficción. Nos guste o no, en España hay unos cinco/seis millones de votantes marxistas, comunistas, anticapitalistas, independentistas y vividores de las subvenciones públicas. No incluyo entre ellos al sector socialdemócrata del Partido Socialista que, en mi opinión, es el que tiene la responsabilidad moral de descabalgar del poder, por medios democráticos dentro de su propio partido, a Pedro Sánchez, cooperador necesario de lo que está ocurriendo, y que el Código Penal describe como “el que cooperan a su ejecución con un acto sin el cual no se habría efectuado”. La cosa se está poniendo fea, la olla bulle, y es el momento de que todos tengamos muy claro de dónde venimos, dónde estamos y a dónde vamos. Por el bien de todos los ciudadanos, de la libertad, de la democracia y de España.

 

 

El rescate de España o la bancarrota

El rescate de España o la bancarrota, lo que no nos cuentan Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Por Eduardo Rodríguez de Brujón y Fernández Abogado. Experto en Derecho Bancario y Concursal. Socio director de Quercus&Superbia Jurídico. Académico de número de la Muy Ilustre Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades.

En El Diestro del 4 mayo, 2020

Las noticias económicas de esta semana, nos dibujan los efectos que se producen en España, por estar dirigidos por un incompetente declarado, con ánima de comunista.

A tenor de semejante timonel, España va a la deriva en una tempestad provocada por una epidemia de COVID-19 que nos llevará a una recesión superior a la que se produjo en la posguerra de 1939. Se prevé una caída del 15% del PIB, un incremento de la deuda pública hasta 120.000 millones, lo que supondrá el 125% del PIB, una prima de riesgo del 200%, un 25% de paro real con una caída de la recaudación impositiva de impuestos directos e indirectos del 40% y todo ello, ante un desplome del consumo interno y de la exportación. El turismo, que aporta el PIB el 18%, prácticamente desaparecerá para este verano y dejará de aportar riqueza a las arcas públicas. La recomendación de Alemania a sus nacionales de no visitar España, unido al cierre de fronteras para entrada y salida de personas hasta octubre del 2020, nos llevará a un descenso de nuestros ingresos de caja. El cierre de las fábricas de vehículos durante 2 meses, cuya fabricación representa el 10% del PIB, ha llevado a la aniquilación de las empresas auxiliares y la caída de las exportaciones de productos agrícolas de un 30%, nos llevan técnicamente a la bancarrota, de un estado fallido.

 

 

Día a día se incrementa el gasto público a consecuencia de una política basada en el “progreso hacia el tercer mundo”, propiciada por un estalinista iletrado que, a cambio de sus votos, mantiene a un presidente con la cabeza vacía en la cúspide del gobierno.

Mientras esto sucede, España palidece confinada policialmente con la excusa del COVID-19 y todos los días se desayuna con la certeza de que se está implantando el comunismo a plazos.

Decreto a decreto y traición a traición de quienes votan con Pedro Sánchez cada prologa quincenal de confinamiento de sus compatriotas, se engarza el totalitarismo a una sociedad acobardada, ante la mirada atónita de su monarca y del mundo.

Según un informe de Moody´s, el BCE comprará 115.000 millones de deuda pública española durante lo que queda del año 2020, apoyándose a su vez, en otros fondos monetarios internacionales menores, con lo que solamente cubrirá con esta compra de deuda soberana española, el 59% del conjunto de las necesidades de financiación de nuestro país, lo que incluye las refinanciaciones a corto plazo de la deuda pública española de bonos y letras del Tesoro.

En consecuencia, España sólo tiene dos caminos: solicitar el auxilio de Europa y ser intervenida de un modo u otro, o salir de la Unión Europea y agruparse en torno a los países, que en la época de la guerra fría se llamaban eufemísticamente “NO Alineados” pero que navegaban en aguas manejadas por la Unión Soviética.

Si Sánchez decide seguir en la Unión Europea y pedir el rescate, puede elegir entre solicitar que se active el “Mecanismo Europeo de Estabilidad” aprovechando la línea de crédito que se ha preparado para financiar el gasto para el gasto relacionado con la lucha contra el virus, junto a otros estados miembros y además intentar ser uno de los principales receptores del SURE (Fondo Europeo de Desempleo) o acudir al rescate solicitando que se ponga en marcha el Mecanismo de Estabilidad (MEDE).

Activar el MEDE, significa que los hombres de negro entrarán en la administración del Estado recortando el gasto público y conminando al de la coleta a regentar las residencias de ancianos que tenía tan abandonadas desde su toma de posesión como vicepresidente y a organizar la agenda 2030 con la “tía Greta”.

Ante la imposible situación económica de España, Pedro Sánchez se enfrenta a esas dos opciones.

El señor Sánchez, para poder sobrevivir como “zoom polikoton”, ha de relegar al comunista Iglesias al cargo de comparsa, dejándole jugar al cambio climático, al feminismo y al animalismo, siendo protagonista en un espectáculo teatral esperpéntico digno de la casa de los horrores, pero inofensivo para España y los españoles. Pedro Sánchez ha de apartarle del poder y ponerle muy lejos del BOE, para que Europa acepte prestarnos el socorro financiero que se necesita como única opción para que la nación avance dentro del contexto europeo, porque de lo contrario, se producirá una debacle social que le costará a Pedro la presidencia, habrá revueltas callejeras incontrolables con millones de trabajadores en paro que carecerán de lo más elemental para vivir.

Si Sánchez no elimina a Iglesias del gabinete de ministros, dejará una España en ruinas donde la nación se jugará de nuevo su ser o no ser entre luchar por la libertad o caer en manos del leninismo más decimonónico y atroz.

En este momento España se encuentra sin liquidez como consecuencia de la necesidad adquirida de pagar los ERTES y ERES, los gastos ordinarios, las pensiones y los sueldos de los funcionarios y esto será una bomba en junio para las arcas vacías del Estado. Además, hay que sumar a esta debacle financiera, los gastos ocasionados por el COVID-19 no previstos en los presupuestos prorrogados de Montoro y las pagas extras de jubilados y empleados públicos, que provocarán problemas de tesorería inimaginables para una bisoña Marisú Montero y una funcionaria de buró, llamada Calviño.

Este nivel altísimo de gasto público, hace que estos ineptos que nos gobiernan, en vez de liberar a las empresas y autónomos de los impuestos y de los pagos a la Seguridad para que generen actividad económica y empiecen a ingresar para el estado, por IVA e impuestos de sociedades e IRPF, los dineros que se necesitan para seguir adelante, los asfixian con una carga impositiva insoportable para una economía que lleva 60 días sin ingresar un euro causa de un cierre ocasionado por una orden del mismo gobierno, que les exprime hasta provocar su quiebra contable.

Ante esta actitud, sólo me cabe decir que Sánchez y sus chicos son unos campeones. Para coger unas pocas manzanas, cortan el árbol. ¿Y el año que viene quién les dará manzanas?

En resumen:

La situación económica es inimaginable. España está sin recursos ni liquidez para asumir los compromisos que tiene para con los españoles y para con Europa. Antes de llegar el invierno los hombres de negro vendrán a España. Cada euro que nos den como fondo de rescate vendrá condicionado a que Europa tome las riendas.

Europa cortará de raíz el gasto de un estado de las autonomías que es insostenible y hará patente la incapacidad del gobierno para regir los destinos de España.

España necesita 140.000 millones de euros que no podremos devolver en varias generaciones. Entre Zapatero, Rajoy, Sánchez y su jefe Iglesias, habrán destruido una de las economías más prometedoras del continente europeo.

España ha enviado estos días, el proyecto de presupuestos del Estado a la Comisión Europea, y seguro que no será admitido por ser increíble y por haber sido realizado con el magín de sectarios ideológicos comunistas, más que con el sentido común y la razón.

Tras el rescate en otoño, el comunista Iglesias perderá el control del consejo de ministros a causa de los “hombres de negro”. Sánchez e Iglesias romperán la coalición y convocarán elecciones en enero de 2021 o nos llevarán a un régimen comunista que atentará contra nuestros ahorros, contra la propiedad privada, contra nuestra libertad y contra la unidad nacional.

Sánchez no podrá ganar más tiempo con el cuento del COVID-19, ni con nuestro confinamiento con la excusa espuria de proteger nuestra salud y los españoles saldrán a la calle para realizar la mayor rebelión contra un gobernante que se haya conocido desde 1939.

Europa no permitirá que Sánchez e Iglesias jueguen con los derechos y libertades de los españoles, utilizando a las fuerzas de orden publico contra su propio pueblo, aplicando un estado de excepción ilegal, disfrazado de Alarma, mediante el cual se condena a los españoles hasta con cinco años de prisión por el simple hecho de querer ser libres. Sánchez e Iglesias no saben que la libertad esta dentro del alma de los españoles y no es una concesión ni de ellos ni del Estado.

Debemos de saber que Sánchez e Iglesias nos han tenido que soltar a la calle de golpe y sin explicación lógica alguna a tenor de sus argumentos, ya que Europa les ha obligado a devolvernos nuestros derechos y libertades y la libre circulación por nuestra patria, a cambio de darles fondos para el rescate del Estado. Europa tiene que conocer la censura de nuestras comunicaciones privadas y de las redes sociales.

Sánchez e Iglesias no cuentan a los españoles y, especialmente a los jubilados que han sobrevivido a su incompetencia, que el sistema público de pensiones deja de tener liquidez en septiembre de 2020 y que la Seguridad Social está en quiebra contable.

ánchez e Iglesias nos ocultan que, a partir del 11 de mayo los españoles se encontrarán con la tasa de paro más alta desde 1936 y que el turismo no podrá aportar el 18% del PIB porque los europeos no van a venir a veranear a nuestra España, por estar cerradas las fronteras hasta octubre.

Sánchez e Iglesias no nos cuentan que los españoles que han estado invirtiendo sus ahorros en inmuebles para arrendarlos y que han visto crecer su riqueza con la plusvalía de sus ladrillos, van a ver como sus casas pierden hasta el 40% de su valor, con el consiguiente empobrecimiento a causa de la acción de estos dos sátrapas. No nos cuentan tampoco que ya no consumiremos como ahora, al carecer de liquidez y los comercios cerrarán uno a uno hasta que nuestras ciudades sean desiertos tenebrosos sin actividad económica.

La “nueva normalidad” que nos han prometido, será mucho peor que la pandemia de coronavirus. La “nueva normalidad” no es más que el eufemismo de la llegada del totalitarismo comunista, si Dios, Europa y los españoles no lo evitan.

 

La que se avecina

En el año 2009 empiezan los problemas financieros en Grecia con el desplome de su Bolsa, y afloran el uso indebido de instrumentos financieros desde el año 2001 para ocultar la realidad de su Deuda.

En el año 2010, la Unión Europea les concede un préstamo de 110 mil millones de euros. En el 2012, un segundo préstamo de 130 mil millones de euros, a cambio de aceptar la supervisión permanente de la CE, el BCE y el FMI, se realiza un plan de austeridad y al año siguiente el paro alcanza el 27,6% de la población activa.

En enero de 2015, el partido de izquierda radical Syriza, encabezado por Alexis Tsipras, gana las elecciones generales apoyado sobre todo en mensajes antiausteridad, similar a lo que en la actualidad pregona Podemos en España. Ese mismo año, el Gobierno decreta que las entidades públicas transfieran sus reservas en efectivo al Banco de Grecia para aliviar la liquidez nacional, y el 29 de junio entra en vigor el primer día del “corralito”, medida que establece el cierre de los bancos y la Bolsa hasta el día 7 de julio y limita la retirada de efectivo hasta 60 euros diarios.

Se aprueba una tercera ayuda, rescate europeo, por 86 mil millones de euros, se reforma la ley hipotecaria para que no se pueda desalojar a los morosos, y al final de año, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) aprueba el desembolso de 2.710 millones de euros para recapitalizar el Banco Nacional de Grecia.

 

 

En el año 2016 el Parlamento griego aprueba la reforma fiscal y de las pensiones. Las modificaciones en las pensiones fueron:

Subida de la edad de la jubilación de los 65 a los 67 años, una nueva base de cálculo, el establecimiento de una pensión garantizada de 384 euros y la reducción de la pensión máxima.

– La pensión garantizada de 384 euros se cobrará tras un mínimo de 20 años trabajados. Las personas cuya vida laboral no exceda los 15 años, el mínimo vigente hasta ahora, cobrarán 346 euros.

– Los jubilados verán recortados los ingresos de las pensiones suplementarias, entre un 2 y un 50%, si la suma excede los 1.300 mensuales brutos.

– La pensión máxima se reducirá de 2.773 a 2.304 euros brutos.

– Las pensiones futuras sufrirán un nuevo recorte, que oscilará entre el 5 y el 12% sobre estas nuevas reducciones.

– La pensión pasará a calcularse en base a la cotización de toda la vida laboral, en lugar de los cinco mejores años de la última década trabajada que rige en la actualidad.

En cuanto a la Reforma Fiscal, se rebajó el mínimo exento de tributar desde los 9.550 euros hasta los 8.800 euros brutos anuales.

– Cambiaron los tipos impositivos del impuesto sobre la renta. El mínimo es ahora del 22% (para los ingresos inferiores a los 20.000 euros brutos anuales); del 29% para la franja que comprende los 20.000 y 30.000 euros; del 37% entre los 30.000 y los 40.000 euros; y del 45% para los que superen esa cantidad.

– Aumenta del 10% al 15% el impuesto sobre el dividendo de las empresas. También se produjeron modificaciones en los impuestos indirectos, como la subida del IVA hasta el 24% en los combustibles, y nuevas tasas en el café y los cigarrillos electrónicos.

Todo esto bajo las arengas de Tsipras de que estas reformas eran “para proteger a los más débiles, sus salarios, las pensiones y el derecho a la vivienda” ¿De qué les suena a ustedes esta cantinela? Todos estos recortes, en medio de violentas protestas en la calle, disturbios en las ciudades y grandes manifestaciones en contra.

Tsipras perdió las elecciones en 2019 ante el conservador Kyriakos Mitsotakis, ganador por mayoría absoluta y nuevo Primer Ministro griego. Grecia volvió a dar la espalda a la izquierda que los llevó a la pobreza generalizada. Y ha tardado poco en ir recobrando la eficacia y la responsabilidad del buen gobernante: En esta crisis provocada por el coronavirus, lo ha hecho mucho mejor que España, sin la más mínima discusión.

Como he mostrado en anteriores artículos, 14,1 millones de ciudadanos españoles tienen que mantener a 17,8 millones que no son activos en el trabajo; a esas cifras hay que sumar los nuevos parados por ERTE, Concursos y despidos que se producirán cuando se pueda volver libremente al trabajo, aunque también descenderán las de los ERTE’s actuales. Y la RENTA MÍNIMA, que ya ha dicho Pablo Iglesias que va a empezarse a pagar durante este mes de mayo a todo aquel vago, español o extranjero, legal o ilegal, que quiera vivir del cuento en España, además de las prostitutas, a las que la izquierda niega su legalización y regularización, con cotización de impuestos y de seguridad social, pero las incluye como “voto cautivo” en esta nueva dádiva para dependientes perpetuos del Estado. ¿Quién va a pagar esta fiesta?

En mi opinión, y siempre que a nuestro Gobierno sanchista-comunista no se le ocurra salir del euro, expropiar los ahorros particulares o nacionalizar los sectores básicos de producción en España, habrá que afrontar una serie de reformas estructurales, en el fondo y en la forma, para que la empresa privada cree empleo, mucho y rápido, de tal manera que se evite el pillaje y los delitos por obtener el sustento básico, para lo que hay que incentivar fiscalmente la contratación y delimitar un “periodo máximo” de circunstancias extraordinarias: Ya que no se puede devaluar la moneda, ni tampoco se debe devaluar el salario, hacerlo mediante el aumento de una hora diaria más de trabajo, método empleado en Alemania y en Japón para su reconstrucción después de la IIWW.

Además, habrá que impulsar la creación de industrias y empresas de nueva tecnología, técnicas avanzadas, biomédicas, farmacéuticas, robotización, armamentística, investigación y desarrollos propios, que cumplan un doble objetivo: Evitar la dependencia de terceros, y sustituir al turismo y a la construcción como pilares básicos de nuestra economía. Esto habría que haberlo hecho, con o sin coronavirus, desde hace años.

Para ello, para que podamos volver a situarnos con el poder adquisitivo y el nivel de vida del que veníamos disfrutando, hay que aplicar una fórmula muy sencilla que decía un viejo profesor mío: Para que una empresa vaya bien, solo hay que hacer dos cosas: Aumentar los ingresos y disminuir los gastos.

Aumentar los ingresos en la Hacienda Pública es SUBIR LOS IMPUESTOS. Quienes en su día hayan votado conociendo y siendo conscientes de los programas electorales de los distintos partidos políticos, sabrán de las verdaderas intenciones comunistas de Podemos, que aprovechará la desgracia ajena del coronavirus para imponer su ideario: Que los que ellos llaman ricos, mantengan durante toda la vida a los vagos, a los que no quieren trabajar, a los inmigrantes ilegales y a todos aquellos que consideran son su “nicho” de votos para mantenerse en el poder más años que estuvo Franco. Y no engaña a nadie, solo a los que quieren dejarse engañar; Pablo Iglesias dijo en sede parlamentaria el martes pasado que “Para mí es un honor representar a un grupo político dentro del cual hay un partido con casi cien años de historia, el Partido Comunista de España”. Solo le faltó decir que el comunismo ha matado más de cien millones de personas durante el siglo XX, y que se siente orgulloso de la sangre que corre por sus venas.

 

 

Por considerar que es la auténtica realidad lo que dicen, copio de Libre Mercado:

Subir el IRPF a las rentas de más de 100.000 euros anuales, con un tipo marginal del 47%, que llegaría hasta el 55% para las de más de 300.000 euros.

Que las rentas del capital tributen en la misma base que las del trabajo, incluyendo las plusvalías generadas en menos de dos años (ampliable a seis en el caso de inmuebles).

Eliminar las desgravaciones fiscales de los planes de pensiones, cuyo límite actual se sitúa en 8.000 euros al año por contribuyente.

Crear un Impuesto sobre la Riqueza (ahora “tasa covid”) sobre patrimonios de más de 1 millón de euros, con el fin de recaudar el 1% del PIB (más de 10.000 millones de euros). Tendría un mínimo exento por primera vivienda de 400.000 euros y gravaría con un 2% los patrimonios de más de 1 millón, con un 2,5% los de más de 10, con un 3% los superiores a 50 y con un 3,5% los de más de 100 millones. Sustituiría al Impuesto de Patrimonio.

Elevar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, armonizándolo a escala estatal a partir de un mínimo de tributación para evitar la competencia fiscal entre comunidades autónomas.

Establecer un tipo del 35% en el Impuesto de Sociedades para las bases imponibles superiores al millón de euros, introduciendo, además, un tipo mínimo del 15% sobre el resultado contable.

Aplicar un Impuesto sobre los Depósitos con un gravamen mínimo del 0,2%, con la posibilidad de que las comunidades autónomas puedan establecer recargos adicionales.

Crear un recargo específico en el IBI para viviendas desocupadas.

Y aprobar un Impuesto sobre las Transacciones Financieras para gravar con un 0,3% la compra de acciones y derivados, quedando exenta la adquisición de deuda pública.

Añado yo: Y recortar las pensiones, algo parecido a lo anteriormente expuesto que se hizo en Grecia. Nuestros pensionistas, que fueron los que nos trajeron la democracia, trabajaron de sol a sol, cuidaron de sus padres, de sus hijos y de sus nietos, han sido maltratados institucionalmente durante esta pandemia, sedándolos en espera de la muerte a los que tenían más de ochenta años, afirmación innegable porque existen documentos fehacientes en este sentido en varias comunidades autónomas sobre ello; a los que han logrado sobrevivir, el actual Gobierno del Dúo Diabólico les recortará su pensión y les empujará, a los que todavía puedan, a realizar trabajos en la economía sumergida y a pasar penalidades no previstas durante los muchos años que han cotizado a la Seguridad Social. Otros perjudicados serán los funcionarios públicos, congelando durante unos años las subidas de sueldo y suprimiendo la Mutua de Funcionarios de la Administración Central del Estado (MUFACE), el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS) y la Mutualidad General Judicial (MUGEJU).

La otra alternativa es la austeridad, lo que es lo mismo RECORTAR EL GASTO. Pero, me temo, que no va por ahí la estabilización de nuestra Deuda Pública, porque lo que propongo a continuación sería acabar con muchas canonjías propias, y muchos de nuestros políticos no podrían colocarse ni de cajero de un supermercado.

  • Congreso de Diputados: Dos por cada provincia con menos de medio millón de habitantes; cuatro Diputados para las provincias que tengan más de medio millón de habitantes.
  • El Senado estará formado por dos Senadores por cada provincia española, uno por cada una de las poblaciones de Ceuta y Melilla, y dos por cada Comunidad Autónoma, elegidos de entre sus parlamentarios.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos de menos de 50.000 habitantes estarán compuestos por cinco personas, Alcalde, Vicealcalde y tres Concejales.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos comprendidos entre 50.000 y 500.000 habitantes, estarán compuestos por diez personas, Alcalde, Vicealcalde y ocho Concejales.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos de más de 500.000 habitantes estarán compuestos por quince personas, Alcalde, Vicealcalde y trece Concejales.
  • Supresión de los casi doscientos mil asesores y cargos de confianza políticos, siendo sustituidos por funcionario públicos de carrera, que desempeñen la dirección técnica de las instrucciones políticas.
  • Fusionar algunas Comunidades Autónomas, con lo que desaparecerían multitud de cargos, carguillos, amiguetes y caciques locales, a la vez que se reconoce de forma expresa las particularidades propias de Cataluña y el País Vasco a las que, dentro de la solidaridad interterritorial e isonomía entre todos los españoles, mantendrán autonomía financiera y otras transferencias de servicio al ciudadano, salvo temas de educación, defensa, justicia y sanidad, que será igual en todo el territorio español.
  • Igualar las condiciones de las pensiones de todos los cargos públicos a la del resto de trabajadores, años de cotización y plazos, así como cotización por la totalidad de emolumentos.
  • Atajar el fraude a Hacienda y a la Seguridad Social en un doble sentido:

-Inspecciones, con capacidad sancionadora y fecha máxima de seis meses para resolver recursos, a empresarios y empresas, cobrando las deudas en efectivo o garantizándolas de forma suficiente, preferentes en el supuesto de Concurso.

-Convertir en productivo el gasto improductivo que es la prestación por desempleo, renta mínima  y subvenciones a quienes no trabajan, introduciendo criterios de eficacia, cambiando el concepto por el de Salario Estatal, periodo transitorio, cobrando las dos terceras partes del SMI, a fin de que busquen trabajo de forma activa, con contraprestación de colaboración social de obligado cumplimiento por parte de los perceptores, a disposición y mando del alcalde de cada municipio, en horario de jornada completa: Mañanas, de nueve a catorce horas, arreglo de carreteras y caminos, ambulatorios, hospitales, escuelas, cárceles, limpieza de bosques, riberas y acequias, medio ambiente, acompañamiento de disminuidos, discapacitados, ancianos, y mil y una necesidades más que es necesario cubrir. Horario de tarde, de cinco a siete: Cursos de capacitación impartidos en escuelas, institutos y universidades, por profesores de esos centros, controlados por el Estado. Todo ello con el mismo rigor con el que se lleva a cabo el horario en cualquier empresa privada.

  • Corrupción. Ley de punto final, y fijar un plazo máximo para sentenciar los procesos hoy abiertos. Acuerdo parlamentario (o sea, de siete personas: los cinco líderes nacionales, el vasco y el catalán) para que el próximo que caiga en ello, persona, grupo o partido, sea fulminado política, económica y carcelariamente, de forma rápida y ejemplar. El último tema, de ayer, un supuesto fraude de 40 millones de euros por parte de la anterior cúpula del sindicato UGT en Andalucía

 

  • Suprimir todo tipo de subvenciones:

-Cultura, teatro, cine y artistas en general, darles un porcentaje de bonificación fiscal sobre el importe declarado de los resultados obtenidos por el trabajo realizado.

-Nuevas empresas y autónomos, exención fiscal total los dos primeros años, condicionado a su permanencia futura como actividad o empresa.

-Clubs, ONG’s, organizaciones varias, feministas, y de otra índole cualquiera, sin subvenciones de ningún tipo. Se harán cargo de ellas las Comunidades Autónomas, con funcionarios públicos de carrera, y serán auditadas por el mismo organismo que lo haga de las Cuentas Públicas.

-Inmigrantes, se aplicará la vigente Ley de Extranjería, debiendo acogerse a los identificados y legalmente expatriados, con contrato de trabajo, que tendrán las mismas ayudas que los nacionales.

-Sindicatos obreros y patronales, partidos políticos: Sin subvenciones. Solo tendrán ingresos por las cuotas de sus afiliados y por donaciones nominativas y suficientemente identificadas, sujetas a impuestos, de particulares y empresas, sujetas a bonificaciones fiscales.

 

 

-En cuanto a las ayudas al alquiler, becas de libros, sanidad y pensiones sin haber cotizado en toda su vida, se suprimirán para todo extranjero que se encuentre de forma ilegal en territorio español.

  • Modificar el sistema actual de pensiones para futuros pensionistas; el actual Ministro de Seguridad Social era un prestigioso profesional en esta materia, pero desde que le nombraron Ministro, parece que se le ha olvidado todo lo que sabía y se ha comprado una almohadilla para arrodillarse.

Con lo aquí expuesto, hay materia suficiente para formar un Grupo de Trabajo con verdaderos expertos, para analizar en profundidad estas propuestas y cuánto supone en la economía española para tratar de solucionar la situación económica actual, y si se atreve el Gobierno, promueva un referéndum nacional a ver qué dicen los ciudadanos sobre ello.

Todo lo hasta aquí reflejado, siempre que no haya que pedir un RESCATE a la Unión Europea, que sería lo lógico, pues ahora mismo el Estado no tiene liquidez para asumir los compromisos contraídos, como es el pago de los ERTES, que se están prolongando en el tiempo.

Hay quién apuesta por una intervención por parte de Europa para septiembre, a cambio de un rescate de entre cien y ciento cuarenta mil millones de euros, condicionado a un recorte drástico de gastos, con una bajada en los precios de las viviendas entre el 30 y el 40%. Cambiarán los hábitos de consumo, compraremos poco y lo necesario, imponiéndose las compras por internet. Se acabarán los gastos superfluos. Cambio cultural y estructural de todo el sistema político, económico y empresarial que hemos conocido hasta ahora.

Podemos se opondrá de forma contundente a ser dirigidos y controlados por Europa, por lo que Pedro Sánchez se verá forzado a convocar nuevas elecciones generales para enero 2021. Por tercera vez en la historia democrática de España el socialismo dejará el país como un secarral, en quiebra la economía nacional, o se verá confirmado como un Estado comunista, fraccionado, desunido, pero, en este caso, en quiebra perpetua.

¿Por cuál de las opciones propuestas votaría usted? ¿Cuál de dichas opciones cree realmente que es la que va a adoptarse? ¿Cómo va a reaccionar la ciudadanía española? Piénselo bien, pues estamos en el momento más delicado, sanitaria y económicamente, desde la guerra civil española del siglo XX.

 

 

El dinero y el viento

 

El fin de semana pasado ha saltado a la prensa la correspondencia interna del Banco de España, en la que el Jefe de Inspección de Bankia, José Antonio Casaus Lara, dirige a sus superiores en abril y mayo de 2011, transmitiéndoles su opinión sobre la verdadera situación financiera de dicha entidad bancaria.

Hasta donde yo sé, alertando sobre la crisis financiera que hemos padecido, la primera comunicación de la que tengo constancia escrita es de fecha 22-04-2005,  número 11226/RG 24208 del MEH, siendo Gobernador del Banco de España el Sr. Caruana (nombrado por el PP), del Presidente de la Asociación de Inspectores de Entidades de Crédito del Banco de España al entonces Ministro de Economía y Hacienda Sr. Solbes (nombrado por el PSOE) que, por cierto, meses después dimitió oficialmente del Gobierno de la Nación.

Y porque conozco, en fechas posteriores, alguna entidad financiera que diariamente tenía que informar al Banco de España del dinero en caja (tesorería para poder hacer frente a los pagos y por pagos se entiende hasta la compensación de Cámara), y también diariamente tenía que comunicar las operaciones de riesgo crediticio que concedía. El Banco de España siempre ha tenido un equipo de inspección de élite, magníficos profesionales; o sea, el Banco de España sabía, y sabe, todo de lo que sucede en los Bancos españoles.

¿Por qué entonces suceden estas cosas? Pues porque todo el mundo, sea cual que sea el puesto que ocupe, tiene superior/res que son los que verdaderamente toman las decisiones estratégicas. ¿Alguien piensa que en ningún momento esas personas no informaron a quien los nombró, a quien les deben el poder dar de comer a sus familias, sus superiores teóricos en resumidas cuentas? ¿Y quiénes eran sus superiores?

En la España democrática sería de desear una verdadera independencia de los poderes judiciales y financieros, sin que ningún partido político tenga que echarse en cara nada uno al otro pues tanto PP como PSOE, cuando han gobernado, han actuado de igual forma.

En el año 2012 escribíamos que entre las investigaciones a realizar en el caso Bankia, verdaderamente interesantes era:

  • Recabar documentación del Banco de España, FROB, CNMV, de la propia Bankia y de las siete cajas que dieron lugar a Bankia.
  • Informes de las actas de inspección del Banco de España, tramitados o no posteriormente por el Gobernador, citando como testigos al anterior Gobernador del Banco de España y al Presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Y añadíamos: Los afectados por tener que declarar, cada uno en la situación que le corresponda, ¿tirarán de la manta y hasta dónde, o nos encontraremos con otro caso de sumisión absoluta a la obediencia, política, profesional, o de la historia, de militares y curas, entre otros?

En reiteradas ocasiones, el actual Presidente de Bankia Sr. Goirigolzarri, ha dicho que Bankia es de todos los españoles. Es verdad. El inspector Sr. Casaus estimaba en quince mil millones de euros el importe que costaría rescatar la entidad. El actual CEO de la misma consideró que eran dieciocho mil. ¿Conocía la realidad porque se lo había comunicado el Banco de España? La cifra final se fue a veintidós mil y pico millones de euros, puestos por el Estado, o sea, por todos los españoles.

Como resulta que soy dueño de una parte de este pastel, quiero que me informen, con nombres y apellidos, todos los créditos, avales y otras operaciones crediticias que concedieron a partidos políticos, a los propios consejeros, altos cargos y familiares, directa e indirectamente, a título personal o a través de empresas controladas por ellos, para saber quién me ha robado la cartera.

Una vez más ha tenido que ser “el cuarto poder” el que ha destapado aquello que los políticos callan, en la democracia imperfecta de la España actual.

 

Publicado en el Blog de Campos el 23-10-2016

 

 

Todo a Cien – 124 Mecanismo Único de Resolución

Este año ha entrado en funcionamiento el Mecanismo Único de Resolución, cuyo objetivo es “evitar rescates con dinero público y escenarios sin solución”, a nivel de toda la Unión Europea. Es el máximo organismo europeo en materia de resolución (liquidación) bancaria, revisando los planes anticrisis de los bancos considerados de importancia significativa por el Banco Central Europeo (BCE), a los que se han añadido otros más pequeños pero también con elevados importes de negocio y clientes. Los españoles en esa lista, son: Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell, Popular, BMN, Bankinter, Ibercaja, Cajamar, Kutxabank, Liberbank, Abanca, Unicaja y la filial española de Banca Mediolanum.

El Banco de España va a crear una nueva rúbrica contable de “Riesgos en seguimiento especial”, que deberán ser provisionados por las pérdidas esperadas y no por las pérdidas incurridas. Si a partir de ahora ven cambios significativos en el decir o hacer de alguna de estas entidades, piensen que algo no va bien.

Publicado en el Blog de Campos el 27-01-2016

Todo a Cien – 77 Rescate heleno

Una vez más, las necesidades básicas de subsistencia han puesto de manifiesto la realidad al nuevo gobierno griego, que ha necesitado solo diez días para renunciar a sus sueños (y los sueños, sueños son, de nuestro Calderón), y aceptar el rescate europeo, pagando la deuda y haciendo las reformas necesarias para tratar de salir de la incómoda situación de crisis económica y social en que se encuentra. Esto debería ser una aviso para Podemos, pues si Europa no lo ha permitido con Grecia, menos lo haría con una de las primeras potencias europeas como es España. Y para Cataluña, a quien España debería aplicarle el mismo método y con la misma contundencia que el empleado con Grecia, incluso haciendo caso a lo dicho por el escritor Valentí Vilagines, en la cadena de televisión local de Solsona (Lérida) “La Xarxa”: «Esto no es coña, eh, o lo arreglamos así, a tiros, o no lo conseguiremos». Por una vez estoy de acuerdo con este abanto, cenutrio, echacantos y orate catalán.

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, nº 2367 del 07-03-2015, pág. 11