Archivo de etiquetas| república

Ley de Seguridad Nacional

El Consejo de Ministros ha analizado el Informe del Anteproyecto de Ley de modificación de la Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional, según la cual prevé la declaración por el presidente del Gobierno de las situaciones de interés para la seguridad nacional.

Dicha Ley se apoya en el artículo 30, apartado 4, de la Constitución Española, que dice: “Mediante ley podrán regularse los deberes de los ciudadanos en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública”.

Lo que los “padres” de la Constitución no valoraron en su momento, probablemente porque todos ellos, desde la extrema derecha a la extrema izquierda, pensaron en una España unida, libre y democrática, es que ningún partido político utilizara ese artículo en beneficio propio, asidero ardiendo para tomar o permanecer en el Gobierno mediante plenos poderes a un presidente que posibilitaría eliminar los controles de todo tipo a sus decisiones personales.

Aprovechando que “la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19 ha expuesto vulnerabilidades que afectan a la seguridad nacional y al bienestar de los ciudadanos, como son la dependencia del abastecimiento exterior y la fragilidad del flujo comercial internacional”, el proyecto de modificación otorga al presidente del gobierno “la potestad de dictar directamente el Real Decreto de declaración de la situación de interés para la Seguridad Nacional, sin necesidad de reunir previamente al Consejo de Seguridad Nacional” o al Congreso de los Diputados.

“La actuación de la seguridad nacional, mediante la declaración por el presidente del Gobierno de una situación de interés para la seguridad nacional, permite integrar la acción de todos los recursos disponibles de las administraciones públicas afectadas, e incluso aquellos que estuvieran en mano de particulares, mediante el ejercicio de las potestades ordinarias previstas por el ordenamiento jurídico”. Traducción: El presidente del Gobierno podrá expropiar cualquier bien que considere clave por Real Decreto, sin pasar ni por el Congreso ni por el Consejo de Seguridad Nacional, y, además, podrá saltarse los trámites “si existen razones de urgencia o de oportunidad que así lo exijan”.

Se “podrá proceder a la requisa temporal de todo tipo de bienes, así como a la intervención u ocupación transitoria de los que sean necesarios y, en su caso, a la suspensión de actividades”.

“En los casos de situación de interés para la Seguridad Nacional, cualquier persona, a partir de la mayoría de edad, estará obligada a la realización de las prestaciones personales que exijan las autoridades competentes, siguiendo las directrices del Consejo de Seguridad Nacional o de la autoridad funcional, sin derecho a indemnización por esta causa, y al cumplimiento de las órdenes e instrucciones, generales o particulares, que aquellas establezcan”.

Habla de la posibilidad de nacionalizar empresas para crear “una Reserva Estratégica basada en las Capacidades Nacionales de Producción Industrial” para asegurar la disponibilidad de los servicios esenciales y el suministro de bienes básicos.

“Los documentos y la información manejada por el Sistema de Seguridad Nacional quedan excluidos del derecho de acceso a la información pública”. Esto abre la vía para que cualquier contrato que afecte a “situaciones de interés para la seguridad nacional” pueda ocultar quiénes son los adjudicatarios de los contratos “de carácter estratégico que permitan autoabastecer a España bajo condiciones excepcionales” y quede fuera de control parlamentario

“Los medios colaborarán con las autoridades en la difusión de informaciones preventivas y operativas”. “El parte de las diez de la noche” de la época franquista: Solo es verdad lo que el presidente ordene que se diga.

Este proyecto de modificación podría resumirse en que La Ley de Seguridad Nacional permitirá al presidente del Gobierno expropiar bienes, nacionalizar empresas, movilizar a los españoles y obligar a los medios de comunicación a publicar lo que él considere oportuno, sin control de ningún tipo.

Todo ello se basa en “situación de interés para la seguridad nacional”. La riqueza del idioma español es tan grande que en ese enunciado general podrían caber situaciones como:

•        Pandemia sanitaria

•        Huracanes, inclemencias del tiempo, pérdidas de cosechas

•        Ataque cibernético

•        Necesidad de inmuebles para acoger a inmigrantes

•        Posibilidad de suspensión de pagos del Reino de España

•        Independencia de alguna/s autonomía/s

•        Guerra civil – Guerras o injerencias con terceros países

Que podrían desembocar en:

•        Vacunaciones forzosas, registros sanitarios públicos, discriminación por razón de situación médica.

•        Fallecidos sin testar, beneficiario el Estado, por interés nacional.

•        Expropiación de alimentos, campos de cultivo, camiones de transporte, carreteras cortadas, naves y locales por necesidades de contingencia nacional.

•        Expropiación casas y viviendas para alojar a inmigrantes y parados permanentes.

•        Cierre de iglesias y locales católicos para que, por seguridad nacional, no se produzcan choques ideológicos o religiosos.

•        Cese de funcionarios, sanitarios, jueces, de instituciones y organismos públicos, militares, y policía que no estén de acuerdo con determinadas políticas.

•        Requisa de cualquier tipo de carácter sanitario, medioambiental, económico, financiero, etc., en cuyo concepto queda incluida cualquier tipo de empresa privada.

•        Embargo y/o expropiación de depósitos bancarios a particulares y empresas que han generado un ahorro con su trabajo y esfuerzo diario, para pagar la Deuda Pública con la que se mantiene a los que no aportan nada vía impuesto a la sociedad. Como el texto habla del “carácter temporal” de la medida, podría ser de dos o tres generaciones hasta que la deuda alcanzase un porcentaje asumible.

          Cuidado con este tema; Nouriel Roubini, profesor de Economía en la Universidad de Nueva York, que predijo con exactitud la crisis de 2007, ha dicho que los niveles de deuda pública y privada se encuentran en máximos de las últimas décadas, mientras que la inflación empieza a asomar la cabeza, azuzada por unas políticas fiscales y monetarias sin precedentes. “Se está preparando el escenario para la madre de las crisis de la deuda estanflacionaria (aceleración de la inflación coexistiendo con tasas de desempleo elevadas) en los próximos años”. Y la realidad confirma este pronóstico: El IPC general en Estados Unidos, interanual a junio 21, es del 5,4%.

Esta relación es una muestra, no limitativa, de hasta dónde podrían llegar los conceptos de “crisis” e “interés” para la seguridad nacional.

Como esta norma obligaría todos los ciudadanos, sin excepción, a cumplir las órdenes e instrucciones que impartan las autoridades de acuerdo con las directrices fijadas por el Consejo de Seguridad Nacional, a ver si Pedro Sánchez es valiente y la utiliza para “la seguridad nacional” contra quienes atentan a esa seguridad “nacional” mediante sus actuaciones de secesión e independencia del total “nacional” de España.

Estamos hablando de la posibilidad de un “estado de excepcionalidad permanente”, propio de países comunistas, chavistas o castristas, que incluía Podemos en su programa electoral, pero que los ciudadanos no nos paramos a leer, estudiar y reflexionar, antes de votar, impropio de una democracia consolidada, de un país que es frontera europea ante una inmigración incontrolada que, en su mayoría, quiere imponer costumbres medievales, muy alejadas de posiciones democráticas, exigiendo unos derechos que ni se les ocurre plantearse mentalmente en sus países de origen.

Cuanto antecede se pretende realizar mediante una Ley Ordinaria, un Real Decreto, y no como una LEY ORGÁNICA, que son aquellas referidas a asuntos de tal importancia para la nación, que su aprobación requiere de un consenso y procedimiento aprobatorio por el poder legislativo por mayoría absoluta.

Hay que distinguir entre lo urgente y lo importante; únicamente cuando a lo uno se junta otro, es el caso puntual en el que alguien puede asumir la responsabilidad personal que afecte a un colectivo público, con control a posteriori. En una democracia, nadie puede tener poder absoluto en nada y sobre nadie, impensable sin control parlamentario, por mucho que los constituyentes no supusieran que, a futuro, hubiera un mentiroso compulsivo que antepusiera su egolatría a la libertad y la democracia de los ciudadanos.

¿Y la oposición, Sr. Casado? No piense que con su discurso melifluo y sin un programa alternativo va a llegar a la Moncloa. Porque Pedro Sánchez será lo que sea, pero le saca dos años de adelanto, él ya piensa lo que puede pasar de aquí a dos años y ha empezado su partida de ajedrez colocando a sus peones para dar jaque mate a los reyezuelos autonómicos que osan contradecirle, mientras usted más que casado parece cónyuge político supérstite. Mire cómo acabó Rajoy, y reflexione.

14 de abril

La proclamación de la Segunda República Española consistió en la instauración el 14 de abril de 1931 del nuevo régimen político republicano que sucedió a la monarquía borbónica de Alfonso XIII.

El artículo 1 de la Constitución española de 1978 dice en su apartado 3 que “La forma política del Estado español es la monarquía parlamentaria”, y el artículo 56 nos dice que “el Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen especialmente la Constitución y las leyes”

Hoy, aniversario de la proclamación de la II República, el vicepresidente del Gobierno y líder del partido ultraizquierdista Podemos, Pablo Iglesias, ha cuestionado, una vez más, nuestra Constitución y ha defendido una República «donde el jefe del Estado jamás se vista de militar».

Dentro de un discurso populista, prende fuego a la Constitución de la Transición que nos trajo la paz y la reconciliación de todos los españoles, incendiando aún más la actual situación española, con 18.000 muertos por el coronavirus según datos oficiales a día de hoy, con los independentistas catalanes diciendo que ellos están por la autodeterminación, no por reforzar a España, con el cierre de miles de empresas, con un paro que en el mejor de los casos no va a bajar de cinco millones de personas, él a lo suyo: Quiere un país «donde mandara el pueblo y no el poder económico; donde la corrupción no fuera un instrumento para burlar la democracia; donde jamás viéramos a un jefe del Estado aparecer vestido con un uniforme militar, porque es un representante del pueblo; y donde el ejército estuviera subordinado al poder civil».

 

 

¿Por qué? Una vez que se ha hecho con el poder real del país, en dónde el presidente Pedro Sánchez es un político desprestigiado desde el mismo momento que, repetidamente, ha mentido al pueblo diciendo una y otra vez que no iba a pactar con Podemos, porque eran comunistas, proindependentistas y anti constitucionalistas, y ahora depende exclusivamente de Podemos para seguir en su puesto, aislados internacionalmente porque ninguna nación se fía de España teniendo a los comunistas en el poder y en el control del CNI, abandonados por la Unión Europea que nos ha prestado dinero en abundancia pero que ha visto que se ha dilapidado en ERE’s ficticios, putas, cocaína, republiquetas, embajadas regionales, y amistades peligrosas con países que tienen poco de democrático, es él quien maneja el BOE con medidas que solo favorecen a los que menos aportan al bien común, que son sus votantes.

Todo lo expuesto, junto y a la vez, es un cóctel explosivo en dónde la miseria y la delincuencia, podrían provocar revueltas populares, tanto de izquierdas como de derechas. Y es aquí donde estamos llegando al problema de Podemos, el miedo a que intervenga el Ejército para poner orden en una democracia que, demasiado deprisa, se está dirigiendo a una dictadura bolivariana que, desde hace tiempo, nos están vendiendo como la panacea a todos los problemas. Y peor aún, hay gente que se lo cree.

Es en los momentos difíciles cuando los verdaderos líderes tienen que mostrar su talla y valía. Estamos atravesando una crisis sanitaria de, todavía, imprevisibles consecuencias, atacada con retraso, pocos medios e infraestructuras diseñadas por alguien que no tiene ni idea de lo que lleva entre manos, desde la compra de material a la descoordinación interregional. Y una profunda recesión económica, no falta nada más que a Mingafuego se le ocurra que España salga del euro, que va a llevar varios años, bastantes, en los que habrá que trabajar más y mejor, ganando menos, para que podamos superarla, situación que no se si todos estamos dispuestos a ello. Otro motivo de revueltas.

Acabo recordando que España ha tenido dos Repúblicas y que, en las dos ocasiones, terminaron en una guerra civil.

 

 

Lucha en el poder

Cuando hicimos un análisis de los Ministros del Gobierno de esta Legislatura, decíamos de Nadia Calviño Santamaria que nació en La Coruña, 51 años, economista por la UCM y Licenciada en Derecho por la UNED, pertenece al Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, en dónde ha trabajado durante muchos años; posteriormente estuvo en la Comisión Europea como Directora General de varios departamentos. Habla español, inglés, francés y alemán. Casada, es madre de cuatro hijos. No es afiliada al PSOE. Pedro Sánchez la incorporó a su Gobierno en 2018 como Ministra de Economía.

De pensamiento liberal, europeísta, negociadora, hábil, inteligente, muy trabajadora, perfeccionista, técnica de alto nivel, de carácter cordial pero firme y siempre sonriente. Sus críticos dicen de ella que cede poco en las negociaciones. Tiene unas magníficas relaciones con el Partido Popular y con Ciudadanos.

En su nuevo puesto como Vicepresidenta de Asuntos Económicos, será fundamental para contener el gasto público que Podemos pretender expandir, si por ellos fuera, hasta el infinito, en un país dónde la deuda pública crece de una forma exagerada y el crecimiento esperado de la economía española para 2020 según el Servicios de Estudios de BBVA será del 1,60%, en vez del 2,10% y del 1,80% que prevén otros organismos, entre ellos el propio Gobierno.

 

 

Calviño es un antídoto contra la preocupación de la Unión Europea ante la presencia de los comunistas en el Gobierno de España, dada la gran reputación que tiene en todos los foros comunitarios, labrada durante más de una década como alto cargo de la Comisión Europea. Y, en última instancia, quien debe poner los medios económicos que se precisen para que, por tercera vez en la democracia, no volvamos a entrar en un nuevo periodo de crisis financiera de gobierno socialista.

Cuando acabe su presencia en el Gobierno, si no sale perjudicada en esta Legislatura, es una mujer que puede figurar en todas las quinielas para ser Gobernadora del Banco de España, Directora del FMI o puestos similares.

Pues menos mal que esta mujer está en el Gobierno, que es la que se opuso a la nacionalización de las eléctricas y medios de comunicación propuesto por Pablo Iglesias, que se ha visto apartado de todo protagonismo sobre las medidas económicas tomadas en función del tema del coronavirus.

Podemos ha puesto en funcionamiento toda su maquinaria en las reces sociales en contra de Carmen Calvo y Nadia Calviño, que son las que han puesto algo de orden en el desmadre político y económico en el que nos encontramos, tildándolas de “representantes del IBEX 35” y tratando de soliviantar a las masas como si fueran ellos los que van a sacar a España de la profunda crisis que ya está a las puertas de las empresas y familias.

Aprovecha, además, para poner en el punto de mira la monarquía, a la que los políticos en el poder están ninguneando y la oposición no es consciente de la gravedad del momento. Dos repúblicas en España, dos guerras civiles.

Lo que verdaderamente cambia los sistemas políticos, apareciendo los dictadores de derechas o de izquierdas, es el hambre. Yo, ahí lo dejo …

 

 

 

 

Salvar al Mosso d’Esquadra número D602A7201

Los Mossos d’esquadra es la policía autonómica de Cataluña, que forma parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; transferidos en el año 1983 a la autoridad de la Generalitat de Catalunya en un proceso de sustitución del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, en las funciones de orden público, seguridad ciudadana y tráfico.

El pasado 21-D (21 de diciembre), el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, celebró el Consejo de Ministros del Gobierno de España en Barcelona, probablemente la reunión de Gobierno más cara en la historia de España, al haber utilizado aviones, infraestructura, escoltas, policías nacionales y guardias civiles en número de 1.500 desplazados, amén de los efectivos locales, y los Mossos d’Esquadra.

Las provocaciones de los secesionistas son constantes contra cualquier acto que ellos no consideren la exaltación de sus ideas independentistas. En esta ocasión, en la que el presidente autonómico ha tenido una reunión bilateral con el presidente del Gobierno español, al mismo nivel, de estado a estado, dejándose fotografiar con el “lazo amarillo” que representa la anticonstitucionalidad y republicanismo de una parte de los catalanes, obviando a más del cincuenta por ciento de ellos, con los que no ha tenido ni una sola palabra de afecto y reconocimiento, los Mossos d’Esquadra tuvieron que “arrancar cebollas” en el argot policial, o sea, despejar las barricadas humanas urbanas.

 

 

Y apareció un separatista con uniforme de guarda rural increpando a un Mosso antidisturbios, el policía número D602A7201, que le dijo “Oye, eres funcionario como yo, deberías defenderme a mí y no a esos hijos de puta”. El interpelado le espetó: “Yo defiendo la república”. A lo que el policía autonómico le contestó: “¡Qué república ni que collonsla república no existe, idiota!”

El conseller de Interior, Miquel Buch, para justificar la actuación de la policía autonómica en esta ocasión y las críticas recibidas, ha dicho: “la policía no se mueve si no quieren traspasar la línea o tiran objetos contundentes” … Y ha apuntado: “Cualquier democracia del mundo necesita tener un cuerpo policial que garantice el orden público. El viernes había gente que llevaba la cara tapada y tiraba vallas y objetos contundentes a los mossos”.

“Los mossos protegieron y garantizaron el orden público”, ha remachado el titular de Interior, que ha insistido en que la policía catalana “permanentemente revisa las imágenes: las de los medios y también las propias. Si hay algún agente que haya actuado de una manera no correcta, el mismo Cuerpo tiene sus protocolos y formas de actuar para hacer lo que corresponda”.

Y lo que, según ellos, corresponde, es investigar y actuar contra ese policía constitucionalista, mientras el guarda rural ha aparecido en TV3 como un “héroe de la causa”. Este hecho es un claro ejemplo de la ruptura entre catalanes enfrentados por la propuesta separatista. Y, digámoslo claro, de las dos Españas de Antonio Machado que han de helarte el corazón, en este momento dividida en dos grandes bloques casi calcados a los que dieron paso a la Guerra Civil del año 1936; solo faltan muertos y quema de iglesias.

Pero hoy toca salvar la Constitución en la persona de ese policía autonómico, sobre quien no he visto que ningún partido político se haya pronunciado de forma indubitada a su favor. Él representa la legalidad, el respeto a las leyes y la defensa del periodo democrático y de paz más largo en la historia de España. Bajo ningún concepto, ningún español de bien debe consentir represalias contra ese hombre, por decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Y si el Estado español, en las personas de fiscales, jueces, políticos, legisladores y Consejo de Ministros, no lo impide, la palabra a utilizar sería cobardes.

 

Publicado en el Blog de Campos el 26-12-2018

 

España – II República Española – 3ª parte

https://laverdadofende.blog/2013/05/26/la-guerra-civil-espanola-comenzo-porque-un-alucinado-socialista-queria-el-poder-francisco-largo-caballero/a

Socialistas y comunistas son los máximos responsables de mantener la falsedad histórica sobre la Guerra Civil española.

Fue la decisión mayoritaria del Partido Socialista y de la Unión General de Trabajadores quienes alegando falsos motivos prepararon y declararon la Guerra Civil, cuya finalidad era la toma del Poder y hacer de España la segunda República Soviética de Europa, al precio que fuese.

Fue la mayoría de los socialistas y la totalidad de los comunistas los más fieles defensores y los sumisos servidores de una potencia totalitaria extranjera, que basaba su ideología y régimen político en el terror y en el genocidio.

 

 

Fue el cinismo y la demagogia el sustento de socialistas y comunistas a lo largo de la Guerra Civil: mintieron al principio, mintieron en el intermedio y mintieron al final Socialistas y comunistas mantienen esa falsedad histórica como patrimonio de permanente chantaje.

Socialistas y comunistas son los máximos responsables; pero no son los únicos, cada cual debe asumir su parte de responsabilidad, comenzando por los acomplejados y consentidores, liberales o demócratas.

 

  1. ALEGANDO FALSOS MOTIVOS                                                                                                                                                                        a) El peligro de fascismo en España

Los principales partidos de la izquierda en España estaban integrados en sus respectivas Internacionales.

Los días 18 y 19 de febrero de 1933 se reunió en Zurich la Internacional Socialista:

“UN MANIFIESTO DE LA INTERNACIONAL SOCIALISTA OBRERA – ¡A LOS TRABAJADORES DEL MUNDO!

Ante el peligro creciente de la reacción y de la guerra, la Internacional Obrera y Socialista declara hallarse dispuesta a entrar en negociaciones con la Internacional Comunista para una acción en común”. El Socialista (Órgano de la Ejecutiva del PSOE), 25 de febrero de 1933, portada.

En ese manifiesto la Internacional Socialista alertaba del peligro fascista, denunciaba al “imperialismo japonés”, y que “el progreso del fascismo ha colocado a la cabeza de varios pueblos a las fuerzas nacionalistas y militaristas, Hitler, en Alemania; Mussolini, en Italia; Pilsudski, en Polonia; Horthy, en Hungría; la dictadura del rey en Yugoslavia, y las dictaduras más o menos disimuladas en los restantes países de los Balcanes”: ni una palabra sobre España.

El Socialista, 24 de junio de 1933, p. 3: El ministro de Trabajo y líder socialista Francisco Largo Caballero, en un discurso ante las Delegaciones hispanoamericanas en la Conferencia Internacional del Trabajo celebrada en Ginebra:

“(…) ideología liberal y democrática que pertenece a otros partidos republicanos, pero que no es esencialmente la nuestra, la del Partido Socialista.

(…) no desertaremos de nuestro deber y llevaremos la revolución española a los fines que le señaló la voluntad popular por todos los medios que para ello sean precisos. Con nosotros, cuando se quiera; sin nosotros, ni un paso. En España, afortunadamente, no hay ningún peligro de que se produzca ese nacionalismo exasperado, porque no existen las causas que se dan en otros países. No hay un ejército desmovilizado y sin trabajo (…). No hay millones de parados (…). No hay beligerantes de ayer a quienes culpar de las dificultades económicas creadas (…). No hay problemas de raza, y en España no sabemos bien, ni nos importa, en qué se diferencia un ario de un judío. No hay líderes nacionalistas. Nosotros tuvimos ya una dictadura, pero pasó para siempre a la historia, y no volverá”.

En España en el año 1932, la organización fascista las JONS no tenía ni veinticinco afiliados. Otra organización fascista era Falange Española, que en la persona de su fundador José Antonio Primo de Rivera se opuso en diciembre de 1934 y en septiembre de 1935 a la formación de una Internacional fascista.

En febrero de 1934 se fusionaron Falange Española y las JONS, y dos años después, en la farsa y pucherazo electoral de febrero de 1936 obtenían unos escasos 46.466 votos, el 0’34% del electorado.

El comunismo y el fascismo eran el anverso y el reverso de la misma moneda; pero como el fascismo era la única fuerza decidida a enfrentarse al comunismo, en marzo de 1934 se desplazan a Italia un grupo de conspiradores monárquicos.

A las cuatro de la tarde del 31 de marzo de 1934 se entrevistan con Mussolini y el mariscal Italo Balbo, el teniente general en la reserva el monárquico Emilio Barrera Luyando, los carlistas Rafael Olazábal y Antonio de Lizarza en representación de la Comunión Tradicionalista, y Antonio Goicoechea como jefe del monárquico Partido de Renovación Española. El autor que veintiocho meses después encontró el borrador donde Goicoechea escribió lo acordado fue Juan Simeón Vidarte. Todos fuimos culpables. Testimonio de un socialista español. México, 1973, pp., 347 y 348.

En el conocido más tarde como Pacto de Roma, Mussolini se comprometía a facilitar a los monárquicos españoles armas y dinero.

Antonio Lizarza Iribarren. Memorias de la Conspiración 1931-1936. Pamplona, 31954, pp. 24 a 28.

La prensa del Frente Popular lo publicó el 14 de mayo de 1937. Mundo Obrero (Órgano Central del Partido Comunista), 1936:

21 de marzo, portada: “Aunque la CEDA se vista de demócrata, siempre será el partido del fascismo vaticanista”.

21 de abril, portada: “La C.E.D.A. es un partido del fascismo vaticanista El pueblo pide que se disuelva Acción Popular y se encarcele a Gil Robles”.

Sobre la acusación de fascismo a la CEDA, el que fuera vicesecretario y secretario de la Ejecutiva del PSOE desde 1932 a 1943, Juan Simeón Vedarte Franco confesaba años después:

“Con todos sus defectos e incompatibilidades con nosotros, la CEDA buena o mala tenía un programa, quería una constitución política aunque ésta se adaptase a sus conveniencias. Era un partido que deseaba vivir dentro de una legalidad, aunque ésta no fuera la que España se diera en las Cortes Constituyentes”. ob. cit. p. 626

La derecha además de ser acusada de fascista era la que ponía los muertos. Desde enero a noviembre de 1933 fueron asesinados siete militantes de Acción Popular, entre ellos una mujer, Josefa Martín, que por intentar defender a su hermano herido, es tiroteada el 26 de noviembre por el socialista y presidente de la Casa del Pueblo de Parla, Madrid, muriendo cuatro días después. También fueron asesinados cinco afiliados de la Derecha Regional Valenciana acusada igualmente de fascista.

 

Leer Más…

Todo a Cien – 176 Un solo plato por comida

El Rey Felipe VI matrimonió por amor real y televisivo con la actual Reina, una joven con ideas republicanas, libertaria de pensamientos y hechos, que han provocado más de un problema diplomático, empezando por su agenda propia, ajena a su labor institucional, vacando los fines de semana como si de un Juan Español con dificultades para llegar a fin de mes se tratara.

El digital Hispanidad cuenta que, en una reciente reunión presidida por la Reina Leticia surgió la siguiente anécdota, que no si es anécdota o instintivo de su pensamiento:

“En España tenemos que acostumbrarnos a comer un solo plato por comida. ¿Qué es eso de comer primer plato, segundo plato y postre? En ese momento uno de los presentes aseguró que él tomaba primer plato, segundo plato, postre y café, generalmente acompañado de un chupito. Su Majestad exclamó: ¡Qué barbaridad! Instante que aprovechó un tercero, probablemente un republicano, para asegurar que, además, se tomaba una segunda copa con la partidita de mus”.

En España se empezó a comer tres comidas completas al día en los años sesenta del siglo pasado. Y a tomar chupito después de las comidas en los años ochenta. No sé si la idea de la Reina corresponde a su interés en la salud de los ciudadanos, a que si comemos solamente un plato podría duplicarse la población contemplativa con acceso a comida gratuita, o a recordar los tiempos del “periodo mundial rojo” de hambre y piojos. Tú mismo, amable lector.

 

Presentadora de televisión

Reina de España

Publicado en el Blog de Campos el 25-11-2016

 

 

 

 

Primer Presidente de la Primera República Española

Don Estanislao Figueras y Moragas fue el primer presidente de la Primera República Española, entre febrero y junio de 1873. Nacido en Barcelona en 1819, militó en varios partidos y entre otras cuestiones en su biografía, como ser condenado a prisión y fundar un periódico, es inédito el hecho de huir de un país siendo presidente del mismo, por estar harto y sin aviso previo.

 

Tras acceder a la presidencia, la crisis económica, las intrigas políticas, también dentro de su propio partido, y los problemas con una Cataluña separatista le llevaron a buscar el camino de la frontera y huir a Francia sin decir nada a nadie.

 

Primer Presidente

Según parece, el 10 de junio de aquel 1873, en una reunión, el señor Figueras soltó:

 

Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros.

 

Y tras aquella reunión, sin avisar a nadie y siendo aún presidente, se subió a un tren en Atocha y se fue a París.

 

Lógicamente le buscaron sucesor rápidamente en la figura de Francisco Pi y Margall, partidario de un modelo federalista para España, que se vio obligado a dimitir ante la imposibilidad de desarrollar su labor de gobierno tras la insurrección federalista del Cantón de Cartagena, no previsto en sus esquemas mentales que se limitaban a Cataluña.

 

Si actualmente hubiera altura política entre nuestros representantes políticos, en menos de quince días, toda España política estaría viviendo en París, siguiendo el honrado ejemplo de Don Estanislao Figueras.

 

Publicado el 20 de septiembre de 2014 en el Blog de Campos – De internet

 

Aquí estamos – Primera parte – Marxismo

Pasan las hojas del calendario, avanza el nuevo año y sigue el cuento viejo. En España hay mucho sentimiento republicano, la mayoría por ser conscientes que todas las personas nacemos desnudos, llorando y con la sangre roja, sin ninguna otra distinción. Y que hombres y mujeres se hacen con esfuerzo, preparación y lucha para conseguir cualquier desempeño obtenido en igualdad de oportunidades y no predestinados desde la cuna.

Pero, duele reconocerlo, los españoles somos los inventores de la picaresca, los sobres voladores, la mordida de la serpiente, sola o acompañada de terceros, dar sombra al botijo, la ley del mínimo esfuerzo y, actualmente, muy europeos y democráticos, siempre que Europa nos preste dinero y siempre que la votación general coincida con nuestros propios deseos y pensamientos. Leer Más…