Archivo de etiquetas| Papa Francisco

Papa Francisco, alguien fuera de lo común

Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo.

Sólo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.

Hay muchos que te aprecian, admiran y te quieren.

Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.

Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.

Ser feliz no es sólo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.

No es apenas conmemorar el éxito, sino aprender lecciones en los fracasos.

No es apenas tener alegría con los aplausos, sino tener alegría en el anonimato.

Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones, y períodos de crisis.

Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista para quien sabe viajar para adentro de su propio ser.

Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse actor de la propia historia.

Es atravesar desiertos fuera de sí mismo, ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma.

Es agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida.

Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.

Es saber hablar de sí mismo.

Es tener coraje para oír un “no”.

Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.

Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.

Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros.

Es tener madurez para decir ‘me equivoqué’.

Es tener la osadía para decir ‘perdóname’.

Es tener sensibilidad para expresar ‘te necesito’.

Es tener capacidad de decir ‘te amo’.

Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz.

Que en tus primaveras seas amante de la alegría.

Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.

Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.

Pues así serás más apasionado por la vida.

Y descubrirás que ser feliz no es tener una vida perfecta.

Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.

Usar las pérdidas para refinar la paciencia.

Usar las fallas para esculpir la serenidad.

Usar el dolor para lapidar el placer.

Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.

Jamás desistas….

Jamás desistas de las personas que amas.

Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 07-01-2018

Ayuna de egoísmo

 

El Papa Francisco propone quince sencillos actos de caridad, que él ha mencionado como manifestaciones concretas del amor de Dios

  1. Saludar (siempre y en todo lugar)
  1. Dar las gracias
  1. Recordarle a los demás cuanto los amas
  1. Saludar con alegría a esas personas que ves a diario
  1. Escuchar la historia del otro, sin prejuicios, con amor
  1. Detenerte para ayudar. Estar atento a quien te necesita
  1. Levantarle los ánimos a alguien
  1. Celebrar las cualidades o éxitos de otro
  1. Seleccionar lo que no usas y regalarlo a quien lo necesita
  1. Ayudar cuando se necesite para que otro descanse
  1. Corregir con amor, no callar por miedo
  1. Tener buenos detalles con los que están cerca de ti
  1. Limpiar lo que uso en casa
  1. Ayudar a los demás a superar obstáculos
  1. Llamar por teléfono a tus padres, si tienes la fortuna de tenerlos
  • Ayuna de palabras hirientes y transmite palabras bondadosas
  • Ayuna de descontentos y llénate de gratitud
  • Ayuna de enojos y llénate de mansedumbre y de paciencia
  • Ayuna de pesimismo y llénate de esperanza y optimismo
  • Ayuna de preocupaciones y llénate de confianza en Dios
  • Ayuna de quejarte y llénate de las cosas sencillas de la vida
  • Ayuna de presiones llénate de oración
  • Ayuna de tristezas y amargura y llénate de alegría el corazón
  • Ayuna de egoísmo y llénate de compasión por los demás
  • Ayuna de falta de perdón y llénate de actitudes de reconciliación
  • Ayuna de palabras y llénate de silencio y de escuchar a los otros

🌟 Si todos intentamos este ayuno, lo cotidiano se llenará de: PAZ, CONFIANZA, ALEGRÍA Y VIDA.

 

Publicado en el Blog de Campos el 02-03-2017

 

 

El corazón del lobo

En los pasados años ochenta, cuando viajabas en avión, se podía fumar y beber cuanto quisieras, sin pagar. Las azafatas eran mujeres monumentales, preparadas, amables, jóvenes y de una belleza impresionante a primera vista.
La mayoría de los viajeros eran ejecutivos de grandes empresas, y en algunas ocasiones, Semana Santa por ejemplo, parejas, algunas desparejadas, que iban a la playa a tomar el sol y poner al día sus deseos, pongamos que hablo de Menorca.

Leer Más…