Archivo de etiquetas| Isabel II

España – Siglo XIX – Isabel II

Casa de Borbón (segunda restauración)

Rey de España por la gracia de Dios y la Constitución.

Las Guerras Carlistas en España

El acontecimiento por el que se originaron dichos enfrentamientos fue la Pragmática Sanción de 1830, por la que se derogaba la ley sálica, una ley que prohibía a las mujeres acceder al trono de España.

Este hecho de debió a que Fernando VII, ya muy enfermo, no había tenido descendencia masculina y, sin embargo, había tenido una hija, Isabel, quien a partir de 1830 pasaba a ostentar el título de princesa de Asturias.

Ante esto, el hermano del monarca (el infante Carlos María Isidro) viendo que se le cerraba el acceso al trono de España aprovechó en el año 1832 el estado de salud de su hermano para que este derogara la Pragmática Sanción. El problema fue que, antes de su muerte, la volvería a validar haciendo de nuevo imposible el acceso de su hermano al trono.

Siguiendo con nuestro breve resumen sobre las guerras carlistas, el 29 de septiembre de 1833, fallecía Fernando VII y con ello llegaba al poder Isabel II, aunque por su minoría de edad, el trono de España fue regentado por su madre, María Cristina.

Para poder gobernar, la regente hubo de apoyarse en los liberales, que vieron una oportunidad para acabar con la monarquía absoluta de Fernando VII y crear en España un sistema liberal en el cual existiera una monarquía parlamentaria.

La Primera Guerra Carlista (1833-1839)

El mismo día de la muerte de Fernando VII su hermano, Carlos María Isidro se proclamaba rey de España, produciendo un levantamiento en el País Vasco y Navarra, a los que se le añadió rápidamente Cataluña.

El triunfo en estas comunidades se debe a que el nuevo gobierno liberal quería acabar con los fueros del País Vasco y Navarra, mientras que Cataluña se sumó a la rebeldía con el sueño de recuperar los fueros que les habían sido sustraídos con los Decretos de Nueva Planta introducidos bajo el reinado de Felipe V tras la Guerra de Sucesión española.

Dentro de esta primera guerra carlista, el aspirante al trono, Don Carlos, contó con la ayuda de Rusia, Austria y Prusia, mientras que Isabel II contó con la ayuda de Inglaterra, Francia y Portugal. Uno de los generales más importantes del bando carlista fue Zumalacárregui, que mantuvo en vilo a las tropas liberales durante mucho tiempo. Tras su muerte, el bando rebelde comenzó a desmoronarse produciéndose movimientos liberales en las zonas que hasta entonces habían sido sus bastiones, como fue el caso de Bilbao en el año 1835.

Tras este hito, el general Espartero, líder indiscutible del bando liberal, fue tomando más plazas carlistas, haciendo que ese bando se dividiese aún más, consiguiendo con ello una serie de tratados de paz. El Convenio de Vergara del año 1839 ponía fin a la primera guerra carlista en España, que dejaba como monarca de España a Isabel II. Aunque los combates siguieron hasta el año 1840 con la toma del Maestrazgo aragonés, el cual fue el último reducto del general Cabrera.

 

 

La Segunda Guerra Carlista (1846-1849)

Aunque se denomina Segunda Guerra Carlista, podemos decir que fue un levantamiento producido en una región de Cataluña y más bien es conocido como la “guerra dels matiners” que se produjo tras la negación de Isabel II a contraer matrimonio con Carlos Luis de Borbón (líder carlista). Dicho levantamiento fue rápidamente sofocado por el gobierno.

Continuando con nuestro breve resumen sobre las guerras carlistas tenemos que decir que tras este segundo enfrentamiento encontraremos una serie de levantamientos entre los que destacamos los del año 1855, 1860 y 1869 en los que los carlistas se levantarían en armas contra los diversos gobiernos.

Todos estos levantamientos no llegaron a buen cauce por los mismos militares que se encontraban en sus filas, los cuales o eran unos ineptos o bien decidían a última instancia no combatir (pues las ideas que defendían no eran muy convincentes).

La Tercera Guerra Carlista (1872-1876)

Para acabar con este resumen corto sobre las guerras carlistas, deberemos de hablar que la llegada al trono de Amadeo I de Saboya, quien creó un fuerte recelo de la nueva dinastía haciendo que la idea carlista de volver a la dinastía borbónica, tomara fuerza. De ese modo, encontraremos de nuevo un levantamiento en el País Vasco, Navarra y Cataluña que rápidamente se extendería por Aragón.

 

 

Pero tras la llegada de Alfonso XII al poder, la balanza cambió de nuevo pues el monarca traído por Cánovas del Castillo (que además era el hijo de Isabel II y que había sido educado en Europa) fue muy bien acogido por los españoles, los cuales irían dejando de lado a los carlistas.

Además, el mismo monarca, una vez tomó el control del trono, marchó hacia el norte de la península donde tomaría el mando de los ejércitos siendo él mismo el que acabara derrotando a las tropas de Carlos María de Borbón, quien el 28 de febrero del año 1876 era obligado a marcharse para siempre de España, negándole la entrada a cualquiera de sus descendientes. Así, se ponía fin a las guerras dinásticas de una vez por todas.

Nota del Blog: La realidad es que estas Guerras Carlistas fueron el origen de la situación política del siglo XXI en España en cuanto a nacionalismos e independentismos.

  Leer Más…

España – Siglo XIX – Isabel II

Casa de Borbón (primera restauración)

A partir de la Constitución de 1837, Isabel II pasa a denominarse Reina de las Españas.

Casa de Saboya

El único monarca de esta dinastía es Amadeo I, elegido por las Cortes reunidas tras la revolución que en 1868 destronó a Isabel II. El nuevo título fue Rey de España, por la gracia de Dios y la voluntad nacional.

Casa de Borbón (segunda restauración)

Rey de España por la gracia de Dios y la Constitución.

De: Historia de España: Siglo XIX.

http://www.websaber.es/historia/espana/sigloxix/historiaespanasigloxix.htm

 

Durante el siglo XIX España se transformó profundamente, ya que se modernizó la agricultura y nació una industria moderna. Además, la vieja monarquía absoluta se sustituyó por una parlamentaria y constitucional. También desaparecieron la Inquisición y los derechos señoriales, y la antigua sociedad feudal provocó la llegada de una sociedad de clases, compuesta por burgueses y obreros.

Todo este proceso de renovación fue denominado Revolución Industrial y liberal-burguesa. Fue parecido a la que existía en Europa occidental, aunque en España la industrialización no logró tener un gran desarrollo. Además, la agricultura siguió siendo el sector más importante de la economía española.

Tampoco el régimen parlamentario consiguió una gran estabilidad debido a la práctica del caciquismo y la burguesía no fue tan determinante en la vida española como la europea. No obstante, a lo largo del siglo XIX se comenzó un proceso de cambio constante que consiguió la modernización del país y el inicio de la Edad Contemporánea.

Los enfrentamientos entre absolutistas y liberales burgueses provocaron contrarrevoluciones absolutistas, guerras civiles, pronunciamientos y luchas entre los mismos liberales que condujeron a la caída de la monarquía y al origen de la Primera República en España, para concluir la centuria con la Restauración Borbónica en el hijo de Isabel II, Alfonso XII. La reputación del sistema parlamentario fue decreciendo y desembocó en 1917 en una gran crisis bajo el reinado de Alfonso XIII que supuso el fin de la monarquía.

La economía se modernizó y se desarrolló a finales de siglo, especialmente de la industria textil catalana y la siderurgia vasca. Tuvieron un gran auge la explotación de las minas por empresas extranjeras y las comunicaciones, ya que se creó una red de ferrocarriles y se ampliaron y mejoraron las carreteras.

 

Leer Más…