Archivo de etiquetas| Isabel Díaz Ayuso

Democracia a la española

Cuando alguien que no sabe quién fue Carlos III, Espartero, Bartolomé de las Casas, Galdós o el general Rojo, es un menor de cuarenta años, que vive de las subvenciones y de manifestarse cuando sus jefes políticos se lo ordenan, podría disculparse su actuación por la condescendencia que los padres hemos tenido con ellos, por su ausencia de esfuerzo personal y porque, tras su apariencia, siempre está el clásico pícaro español que su único objetivo es vivir a costa del trabajo de otros.

Pero cuando alguien que fue director de un Instituto por la gracia del PSOE, universitario, preparado, escritor, historiador, que hizo el Bachiller con las leyes de Lora Tamayo y de Villar Palasí, y que formó parte de aquellos que consiguieron un estado democrático en España, escribe lo que sigue a continuación, textualmente, es para preocuparse seriamente.

“El pueblo siempre tiene razón. No, no es verdad, el pueblo también se equivoca, los errores de los individuos traen consigo el desacierto de la colectividad.

La señora Ayuso ha recogido votos de todas las clases sociales, de todos los colectivos, de los jóvenes, de los mayores, de las mujeres, de las feministas y de las que no lo son, de los maestros, de los sanitarios, , de los parados, de los del ERTE, los pensionistas, los pensionados, los que reciben el IMV, los que padecen los contratos temporales o directamente los de basura, los de grandes, medianos y pequeños empresarios de la hostelería, de curas y de monjas y de una elevada dosis de hartazgo … ¡de todo y de todos!”.

Estas palabras representan la negación de la democracia, porque el pueblo siempre tiene razón, pero solo cuando me vota a mí, a lo que yo quiero, a lo que yo represento. Es un claro ejemplo de la deriva marxista del actual socialismo español; y es que es muy fácil pasar de un piso de sesenta metros cuadrados en Vallecas a una mansión de más de dos mil metros cuadrados en Galapagar; de ser abogado con toga sin estrenar a vivir en un chalet en “zona nacional”; de no saber nadar a pilotar un yate propio; en cambio, al revés, es muy malo porque a todos nos gusta el jamón de Jabugo, el vino de reserva y los hoteles de cinco estrellas. Lo malo de ello es que quienes les votan siguen pasando estrecheces. Y si surge una voz discordante, como Alfonso Guerra, que no se calla ni debajo del agua, queda inmediatamente inhabilitado por sus propios conmilitones: corresponde a otra época, está viejo, ideas obsoletas; eso sí, no como las suyas, que se remontan al siglo XIX.

Estoy empezando a pensar que Antonio Machado llevaba razón, que en España no puede ser y además es imposible:

“Ya hay un español que quiere / vivir y a vivir empieza / entre una España que muere / y otra España que bosteza. / Españolito que vienes / al mundo, te guarde Dios. / Una de las dos Españas / ha de helarte el corazón”.

Me ha encantado una frase que he hallado en internet: Tengo amigos de izquierda y de derecha; ateos y creyentes; del Real Madrid y del Barça; y el denominador común es respeto.

Lástima que solo sea una frase.

El pueblo ha votado

El cuatro de mayo se han celebrado elecciones al parlamento autonómico de Madrid. Finalizado el escrutinio, con una participación del 76,25% el resultado ha sido el siguiente:

Mi opinión sobre lo acontecido, discutible como cualquier otra, es la siguiente:

1.La verdadera ganadora de estas elecciones ha sido Isabel Díaz Ayuso, a título personal, que ha obtenido votos prestados de otros partidos por su actuación durante la pandemia del coronavirus, en la que ha sabido conjugar la salud de los ciudadanos y el mantenimiento de la actividad comercial. Estoy seguro: si en estos momentos se hicieran unas “primarias” en el Partido Popular, desbancaría al indeciso Pablo Casado, que quiere estar en misa y repicando. Ha nacido una lideresa nacional que lo primero que tiene que hacer es cuidarse del fuego amigo.

2.El bloque de la derecha ha obtenido el 57,35% de los parlamentarios autonómicos. No es que haya más gente de derechas y mucho menos que sean fascistas, es que está harta. Stanley G. Paine delimita el fascismo en el tiempo: La era fascista habría muerto en 1945, dice, y el mantenimiento del concepto solo permanece en la retórica política del consenso progresista en el que vivimos. “La clave del éxito fascista era el partido, con un estilo y discurso populista, capaz de movilizar agitando los peores sentimientos y emociones; en especial, el odio y la venganza como formas de justicia casi divina. A esto sumaban el constituir un nuevo tipo: el “partido-milicia” compuesto por tropas de civiles destinadas a someter por la violencia o la intimidación a sus oponentes”.

3.Desaparece de la política Pablo Iglesias, su populismo guerracivilista y sus pretensiones chavistas. La gente no quiere que le digan cómo tiene que pensar, cómo tienen que hablar y con qué ideología tienen que educar a sus hijos. Y ve cómo la izquierda marxista-comunista vive en plan capitalista: Pablo Iglesias en un chalet en Galapagar; Pedro Sánchez en “zona nacional” de Pozuelo; Yolanda Díaz en el barrio de Salamanca; y Mónica García en un piso de trescientos metros cuadrados junto al Retiro de Madrid.

4.Emergen dos nuevas figuras políticas nacionales en la izquierda, o ultraizquierda, ya veremos, trabajadoras, preparadas y que pueden tomar el relevo del ahora defenestrado Pablo Iglesias: la comunista Yolanda Díaz y la también comunista Mónica García, ésta última si Errejovich, personaje más peligroso que Pablo Iglesias porque a este se le veía venir, más impulsivo, más primario en sus manifestaciones y reacciones. Errejón, no. Prefiere mostrarse como conciliador, posición con la que aspira a vivir al albur del PSOE con una política marxista para un nicho de votantes “verdes” dispersos hasta ahora, sin entrar en la resolución de los verdaderos problemas presentes. Y mucho cuidado con esta Fashionaria del Retiro, que ha dicho: “A trabajar para derrotar al gobierno salido de las urnas”. Democracia comunista.

5.Una verdadera lástima la apabullante derrota de dos personas, para mí, muy válidos, inteligentes y dialogantes: Edmundo Bal y Ángel Gabilondo.

6.Y dejo para el último al verdadero perdedor de estas elecciones, al supervalorado, al egocéntrico Pedro Sánchez, el que llevó al PSOE al marxismo y arrinconó a los socialistas que hicieron la Transición y colaboraron de forma determinante en que la democracia llegara a España.

Una de las cosas que más molesta al actual PSOE, y que trata de ocultar de forma intencionada, es que es MARXISTA, porque Marx también era un dictador, chulo de su mujer, de la que gastó todo su dinero y vivió como un rey, y que le “endosó” un hijo ilegítimo con otra a Engels. Solo los que no saben leer ni escribir, o mal intencionados, pueden decir que el marxismo es democracia y libertad. Cien millones de muertos en el siglo XX por el marxismo-comunismo. Nadie, de ninguna democracia, se ha ido a un país marxista. Y lo peor de todo es que esos analfabetos, o malintencionados, nos tratan de tontos haciéndonos creer que la verdad es su mentira. Y es tan elevada su altanería que no se le ha pasado por la cabeza tener una persona de repuesto, joven, honrada, trabajadora, preparada, moderada, relacionada internacionalmente, que conjugue las necesidades de los menos favorecidos con la actividad privada, sin limitaciones ni cortapisas de ningún tipo, que es la que genera el capital y el empleo para que el sistema pueda seguir funcionando.

En nuestra ciudad, Alcalá de Henares, el bloque de derecha ha obtenido el 52,3% de los votos y 42,4% el de izquierda; la diferencia hasta el 100% corresponde al resto de partidos políticos, hasta un total de 20 que se han presentado. De ellos, solo siete han obtenido más de 100 votos, que eran los diputados a elegir y que completaban todas las listas. Este es otro fallo de la democracia. Cualquier grupo de amiguetes puede formar una pequeñísima organización que se presente a las elecciones, que no se votan ni ellos, y así se hacen con el censo de la población y la probable, no aseguro, pero sí imagino, comercialización de datos de los ciudadanos. Alguno de estos partidos ha obtenido únicamente 10 votos, los del fundador y su familia directa.

Acabo estas líneas, no sin antes recordar que en una democracia hay temas que son sagrados; uno de ellos la limpieza de las elecciones. Ha surgido un insistente rumor acerca de un Organismo Público como es Correos que, fundado en el año 1716, tiene una historia impoluta y centenaria, como tenían las Cajas de Ahorros hasta que fueron tomadas al asalto por políticos, sindicalistas y caciques locales, pero que se ha visto involucrado últimamente por unos asuntos feos, como el tema de las balas a políticos y los justificantes de votos para las elecciones autonómicas de Madrid por parte de muchas personas que afirman no haber votado.

¿Qué custodia electoral, policial o judicial tienen los sobres con los votos emitidos? ¿Quién tiene acceso a ellos y, supuestamente, podría cambiarlos? ¿Dónde y por cuántas manos pasan los sobres antes de depositarse en las urnas correspondientes? Todo esto también es aplicable al voto de los españoles residentes en el extranjero.

¿Votos no identificados convenientemente han dado vencedor a la derecha? ¿Votos no identificados convenientemente han hecho menos dura la derrota de la izquierda? En cualquier caso, la justicia tiene la obligación de investigar y aclarar qué es lo que realmente ha pasado, porque Correos y la confianza que inspira a todos los ciudadanos no puede quedar en entredicho. Que nadie diga que “se ha equivocado la máquina”. Las máquinas no se equivocan; las máquinas cumplen las órdenes y los parámetros que la mano del hombre le ha indicado.

Alguien tiene que dar explicaciones convincentes y asumir su responsabilidad, alguien tiene que convencer a los ciudadanos que no existen elecciones trucadas, que todo es limpio y que quien gana es porque lo han votado las personas y no un programa informático. No estamos hablando de ideas ni posicionamientos políticos, se trata de honradez, de decencia y de democracia.

Hipócrita España

El pasado día nueve, un virus informático ha atacado los ficheros base del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), secuestrando datos que según ha manifestado el director de dicho organismo “no se ha visto afectada la confidencialidad ni el sistema para el pago de prestaciones y de ERTE”, “no está afectando al sistema de nóminas”, por lo que “la prestación seguirá recibiéndose sin problema”, pero en cambio “causará un retraso en la gestión en toda España”. También lo ha sido el INSS, ficheros de peticiones de pensión pública o las prestaciones de maternidad y paternidad. No es muy listo el virus informático, pues ha accedido a los datos de los pobres, parados y jubilados, y ha pasado de largo sobre los componentes del Gobierno, Parlamento y grandes contribuyentes fiscales.

El CNI, a través del Centro Criptológico Nacional, se encarga de las investigaciones.

El SEPE está saturado desde hace meses, por la antigüedad de sus sistemas informáticos, por no haber incrementado las plantillas en proporción al aumento del trabajo, y al desmesurado crecimiento de personas en paro y en situación de ERTE.

La Hacienda española tiene menos ingresos por cierres de negocios y empresas, por la disminución de beneficios, por la deslocalización habida y por la morosidad en el cobro de impuestos.

Las dos principales actividades económicas del país, construcción y turismo, prácticamente paralizadas, reclamando ayudas e indemnizaciones, eso sí, siendo los negocios lícitos (excluyo drogas, prostitución, armas y delitos de cuello blanco) que más dinero negro generan, directa e indirectamente, y que, en el caso del turismo, pretenden obtener beneficios en medio año para vivir un año entero. Seguimos centrados en estos trabajos, esperando su resurgimiento y olvidando, una vez más, fomentar las empresas de mayor valor añadido, tecnológico y humano, investigación, nanotecnología y desarrollo puntero.

En la construcción, con tanto parado, inmigrante subvencionado, sueldos precarios y más ajustados y legislación contraria a quien pone los recursos monetarios, los préstamos hipotecarios son riesgos cada vez más inciertos en las carteras de los bancos, que en muchos casos han vendido sus operaciones morosas a fondos o inversores expertos en recobros, que tienen su beneficio, precisamente, en el desahucio del mal pagador y la reincorporación de la vivienda al mercado de alquiler o nueva venta.

En cuanto al turismo, España ha dejado de ser ese país barato y en el que nadie te molestaba, para pasar a ser competencia directa de otros países que en estos momentos disfrutan de esos parámetros.

Por otra parte, todo el mundo reclama ayudas y subvenciones. Muchas de las ayudas que estoy viendo, por lo que publica la prensa, son a empresas zombis desde hace años, refinanciadas y vueltas a refinanciar por la banca en muchas ocasiones: es poner dinero bueno sobre dinero malo, que al final todo se convierte en malo. En otros casos, sus dueños se han embolsado buenos dividendos durante años, que no han repartido con nadie, pero ahora pretenden repartir las pérdidas. La explicación para mantener esas empresas inviables financieramente hablando, es clara: Evitar el aumento del paro que se produciría.

En cuanto a las subvenciones a chiringuitos de todo tipo, es una completa administración política paralela, dónde colocar a adictos al régimen imperante, que al igual que en épocas pasadas éramos “la reserva espiritual de Occidente”, estos son “la reserva obrera”, presta a hacer la revolución en la calle a instancias de quienes los sostienen.

Cuando un mal contable quiere cuadrar un balance y no lo consigue, o quiere ocultar la realidad de una empresa, aumenta el importe de las existencias hasta que debe y haber se igualan. No sé hasta qué punto podremos seguir haciendo eso en España, pero lo que es una verdad incontestable para cualquiera que sepa lo mínimo de finanzas, es que la falta de liquidez es el inicio, sin parada, de la suspensión de pagos.

La otra noticia importante de la semana ha sido la convocatoria anticipada de elecciones a la CCAA de Madrid. Isabel Díaz Ayuso, que durante el tiempo que llevamos de pandemia por coronavirus ha conseguido situar la región como el principal motor económico de España, con los menores impuestos, se ha adelantado, por minutos, a la moción de censura presentada por el Partido Socialista, en una partida de trileros en la que todas las partes tenían preparadas sus cartas marcadas, porque ni una ni otra cosa se improvisa en diez minutos, planteándose una disputa jurídica sobre qué fue primero, si el huevo o la gallina, si prevalece o no la convocatoria de elecciones y la disolución del parlamento autonómico, o la presentación de la moción de censura.

La opinión de acreditados juristas es que los efectos del decreto son “ex tunc”, es decir, “desde siempre”, desde el momento mismo en que el acto tuvo su origen, retrotrayendo la situación jurídica a ese estado anterior, a la hora de la firma del decreto de disolución. Así se ha pronunciado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) rechazando las medidas cautelares instadas por la Mesa de la Diputación Permanente de la Asamblea de Madrid, porque “la disolución anticipada de la Asamblea de Madrid -cumpliendo las exigencias impuestas legal y estatutariamente para la adopción de tal acuerdo-, la validez y eficacia del correspondiente Decreto no pueden verse comprometidas por la presentación ulterior de una o varias mociones de censura. Sostener lo contrario dejaría, eventualmente, a la mera voluntad del número de diputados que ostentaran la representación exigida para presentar una moción de censura -15 por 100- el eficaz ejercicio de aquella potestad, bastando con presentarla con posterioridad a la adopción del acuerdo de disolución para privarle de virtualidad alguna”. Ahora, cabe la posibilidad de recurso de reposición y de casación, hasta llegar a las más altas instancias de los tribunales de justicia españoles.

En la práctica, una moción de censura -que es legal, constitucional y democrática- son pactos entre partidos políticos que se presentaron a las elecciones con programas no solo diferentes sino contradictorios, como en este caso es constatable por la insistencia en llevarla adelante para evitar el voto directo de todos los ciudadanos en unas nuevas elecciones, cuya convocatoria por parte de Díaz Ayuso trastoca toda la política nacional. Ciudadanos (Inés Arrimadas) y Más Madrid (Íñigo Errejón) podrían pasar a ser partidos residuales en Madrid, y la dimisión de Pablo Iglesias como VP del Gobierno y su presencia como candidato a la presidencia de la CCAA Madrid, es una convulsión total al futuro de España, sea cualquiera el resultado.

El Partido Socialista ha elegido cabeza de cartel autonómico a Gabilondo, peón que da escolta a Sánchez en cuanto le indica, ya que el tiempo corre en su contra para designar un candidato alternativo. Sus huestes en los medios de comunicación están asustadas: han empezado a bombardear con “elegir entre socialismo o barbarie” de la marxista polaca Rosa Luxemburgo en 1915, años a los que el marxismo-comunismo quiere retrotraernos.

VOX aumentaría su presencia y, posiblemente, sería socio indispensable para que el Partido Popular siguiera en el Gobierno, debiendo tragarse Pablo Casado sus palabras en contra de ese partido. Y si Díaz Ayuso ganara, sola o acompañada de terceros que decía aquella triste sentencia judicial, pasaría a ser, junto a Núñez Feijóo, la alternativa de futuro de su partido, que es lo que en el fondo se está cuestionando con esta moción de censura ideada por el maquiavélico Iván Redondo desde La Moncloa.

Mientras todo esto pasa, nos confinan en Semana Santa en cada una de las diecisiete taifas nacionales: Quien viva en Madrid no puede ir a ver a su familia a Ciudad Real. Pero en cambio, todos los aeropuertos nacionales pueden recibir a quien quiera aquí venir desde cualquier parte del mundo. ¿Es lógico? Pensándolo bien, a los comunistas, marxistas, ateos, musulmanes y otras personas no cristianas, no les importará porque no tienen nada que celebrar y podrían dedicarse a seguir trabajando en esos días; y a los católicos, tampoco, pues ellos deben vivir esas fechas con el espíritu religioso y de recogimiento acorde a lo que se conmemora. ¡Ah!, ¿que no es así? Hipócrita España.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 19-03-2021

Estado de guerra de clases sociales

Los Sindicatos verticales franquistas estaban a las instrucciones del Gobierno, construían viviendas para los obreros de mono azul y empleados con corbata, y pactaban una subida anual de los sueldos de 300/400 puntos básicos por encima de lo que llamaban el precio de incremento de la vida, IPC, que era de dos dígitos.

Los dos principales Sindicatos horizontales obreros son la Unión General de Trabajadores (UGT) que se fundó en 1888, compartiendo origen histórico con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). En la Transición era Secretario General Nicolás Redondo; y Comisiones Obreras (CCOO) que empezó teniendo como referente el sindicato clandestino Oposición Sindical Obrera durante los años 1960 en Asturias, Cataluña, Madrid y las provincias vascas de Guipúzcoa y Vizcaya como movimiento surgido de conflictos laborales para su dirección al margen del sistema franquista, impulsado por el Partido Comunista de España (PCE), el Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), movimientos cristianos obreros (JOC y HOAC) y otros colectivos opuestos al régimen franquista. En la Transición era Secretario General Marcelino Camacho.

Tanto Nicolás Redondo como Marcelino Camacho fueron dos personas honradas, trabajadoras, luchadores por la libertad y los derechos fundamentales de los trabajadores, demócratas en el más amplio sentido de la palabra, respetando las ideas de quienes no compartían las suyas, y que antepusieron el bien general de la nación y el reencuentro pacífico y fraternal de todos los españoles, a cualquier interés personal.

Desde esa fecha ha llovido mucho y tanto uno como otro sindicato se han visto envueltos en algunos asuntos turbios, promoción de viviendas frustradas, problemas con los cursos de formación profesional, refugio de malos trabajadores para evitar su despido en la empresa, ERE’s en Andalucía ….. ligados a los partidos políticos de los que se nutren.

Como los afiliados que tienen cada uno de ellos son cada vez menos, y estos pagan una cuota muy reducida, su capacidad de resistencia en huelgas es prácticamente nula, pues no pueden atender los salarios que los trabajadores dejan de percibir en esos días. Para que puedan subsistir se crearon una serie de subvenciones a cargo del Estado, bajo distintas nomenclaturas y finalidades, algunas de ellas perdidas monetariamente por el camino. Como todo subvencionado es esclavo de quien lo subvenciona, el perro mueve el rabo cuando se lo indica su dueño, ellos se movilizan cuando los partidos de izquierda se lo ordenan.

CCOO de Alcalá de Henares (Madrid) ha hecho un comunicado en el que acusan a la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de “declarar el estado de guerra de clases en el Sur de nuestra Comunidad”, y que explicitó en “una frase que la acompañará en el resto de la escasa vida política que le resta “hay que evitar la declaración del estado de alarma, porque sería la ruina económica”. No alcanza a entender que la dicotomía entre salud o economía no existe”. Y acaban: “Exigimos que la vida de las personas se anteponga a los intereses económicos y que la gestión de esta pandemia se base en criterios científicos y sociales. No admitiremos ninguna medida que no venga acompañada de las medidas de refuerzo del sistema sanitario y de vigilancia epidemiológica que la situación demanda. Exigimos la dimisión inmediata de un gobierno regional incapaz de gestionar esta crisis sanitaria, cuya ineptitud está costando miles de vidas”. El comunista Pablo Iglesias se ha unido rápidamente a la censura de Díaz Ayuso.

 

 

Se olvidan del confinamiento llevado a cabo en las zonas del el Bajo Aragón, Bajo Cinca y las ciudades de Zaragoza y de Huesca; y de las ciudades de Andorra (Teruel) y Egea de los Caballeros (Zaragoza), sin ninguna protesta. Aragón está gestionada por el PSOE.

De cuatro barrios de Palma de Mallorca: Soledad Norte, Can Capes, Son Canals y Son Gotleu, y varias zonas de Ibiza, como el Eixample y San Antonio Abad, también sin protestas. Baleares está gestionada por el PSOE.

Confinamiento de Bolaños de Calatrava (Ciudad Real) y Villalamea (Albacete), en Castilla-La Mancha, gestionada por el PSOE.

Alcántara (Cáceres) y Villarta de los Montes (Badajoz), confinadas por consejo de los epidemiólogos de la región, también sin protesta alguna y gestionada por el PSOE.

En Benigànim (Valencia) los vecinos no pudieron entrar y salir libremente del municipio entre el 1 y el 14 de septiembre, también sin queja alguna por parte de nadie, y gestionada por el PSOE.

Alfaro en La Rioja, CCAA gestionada también por el PSOE.

Torrelavega (Santander), barrio de La Inmobiliaria, Comunidad gestionada por Miguel Ángel Revilla.

De todas estas zonas, Comisiones Obreras no ha dicho nada. Ni de la prohibición del Gobierno a que se hicieran pruebas PCR a los pasajeros llegados al aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas, ni a los que llegaban por tren, ni a los ilegales que se fugan de los CETIS y a los MENAS, que ni se intentan localizar y detener por parte de la Subdelegación del Gobierno (PSOE), ni a los que llegan todos los días a trabajar a Madrid procedentes de las Comunidades Autónomas circundantes, ni …… se acuerdan que el Gobierno Estatal reaccionó tarde y mal ante esta pandemia.

La primera declaración del Gobierno español fue el 25 de enero. En lo que va a ser la tónica dominante durante semanas, transmite un mensaje de tranquilidad. Hay que evitar el alarmismo. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del ministerio, el epidemiólogo Fernando Simón, considera muy poco probable que se importen casos de China; “No es imposible que vengan personas potencialmente infectadas, pero el número no es suficientemente alto como para pensar que va a haber una importación importante de casos”. Y que eurodiputados del PSOE pidieron a Bruselas test y mascarillas 45 días antes de la manifestación del 8-M liderada por Irene Montero, y que se compró tarde, mal y a precios fuera de mercado el material sanitario de la primera oleada del coronavirus.

A estos sindicalistas alcalaínos se les ve el plumero, el enemigo tiene la culpa de todo. Ojalá me equivoque, pero si esta segunda oleada deja los mismos muertos que la primera, si hay que volver a confinar todo el país o hay que volver a declarar otra vez el Estado de Alarma, la pobreza y la miseria van a dejar otros pocos miles de muertos, que a lo peor es lo que alguien quiere para que volvamos a otra dictadura en la historia de España.