Archivo de etiquetas| feminismo

Ministerio de asuntos genitales

Alcalá de Henares, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, cuna de Cervantes, ciudad universitaria, diócesis obispal, doscientos mil habitantes, vigesimonoveno núcleo más poblado de España, sede del Archivo General de la Administración Pública, queda subsumida a nivel nacional por quienes entran y salen de la cárcel Alcalá-Meco, por noticias calamitosas o por hechos anclados en el pasado.

Lo último, por ahora, es el inicio de un expediente disciplinario y suspensión cautelar de empleo por un periodo de seis meses a un profesor de Biología por decir en clase que solo existen dos sexos, el masculino y el femenino, que los hombres nacen con cromosomas XY y las mujeres con cromosomas XX y, aunque se puedan transformar con operaciones, genéticamente siempre van a seguir teniendo los cromosomas XY o XX, por parte de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, a instancia del instituto público IES Complutense, el centro de educación secundaria más antiguo de la ciudad, data de 1933 y fue el primero abierto en la provincia de Madrid fuera de la capital, cuya directora ha manifestado tener “quejas por escrito” de padres de alumnos sobre las enseñanzas de este profesor. A posteriori, todo el mundo trata de justificarse y no sabemos qué fue antes, el huevo o la gallina.

La lucha de clases de los primeros años del siglo XX ha derivado en la lucha de géneros, en la que parece que las batallas se ganan en horizontal, no en el campo del razonamiento, en donde hombres que se siente mujer -eso es lo importante- van a poder boxear, correr los cien metros lisos o competir en levantamiento de peso con mujeres que, además de serlo, se sienten mujeres.

Y se inventan palabras como si fueran Premios Nobel de Literatura: binario, cisgénero, cishetero, despatologización, hetero patriarcal, intersexualidad, progenitora gestante, cónyuge supérstite gestante, trans, trans no binaria y otras por el estilo, desconocidas por nuestros clásicos del Siglo de Oro, los Académicos de la Lengua Española y por el DRAE.

“El feminismo que denigra al hombre no existe; eso es el hembrismo. La otra cara de la moneda del machismo, tan denigrante y rancio como éste. Y es importante que lo entienda todo el mundo: las feministas queremos la igualdad, sin prevalencia de ningún tipo”, dice una psicóloga alcalaína con amplia experiencia en libros y artículos publicados.

Se ha instalado en nuestra sociedad un trastorno obsesivo compulsivo alrededor del sexo, tratando de confundirnos con el género, dando patadas al DRAE que, de siempre, ha sido el “espabila burros” de los semianalfabetos, que son peores que los analfabetos completos, porque estos no han tenido acceso a la cultura, mientras que los otros saben leer y escribir, muchos han ido a la universidad, pero les falta lectura comprensiva, cultura general, equilibrio mental y psíquico, y les sobran mentiras curriculares.

El Consejo de Ministros ha aprobado un Proyecto de Ley con el siguiente nombre: “Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI”, conocida a partir de ahora como “Ley Trans”.

En ella se invierte la carga de la prueba, “corresponderá a la parte demandada una justificación objetiva y razonable para probar su inocencia ante la persona que le acusa”  -para eso, mejor estábamos con Franco en cuyo régimen sí que eras tú quien tenías que demostrar tu inocencia, pero a cambio había mucha más tranquilidad y menos delincuencia callejera- como ocurre en lo legislado para los delitos sexuales, acuérdense del “yo sí te creo” y que el portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, acusado de violencia doméstica, ahora que le ha tocado a él en primera persona, dice que es víctima de una denuncia falsa, con una oposición política que mantiene la boca sellada como todo aquel que asiste a las reuniones de Bilderberg. Y prevé unas multas de hasta 150.000 euros, en el supuesto que el propietario de una vivienda rechace alquilarla a una pareja de gais o lesbianas porque, en su opinión, no haya seguridad en el cobro del alquiler, si ellas/os dicen que lo es en razón de sus circunstancias sexuales; casi sale más barato dar un golpe de estado en Cataluña.

Este proyecto de ley es de república bananera, de regímenes chavistas, nicaragüenses, cubanos, comunistas y derivados varios. Desde el Derecho Romano, la carga de la prueba corresponde a la acusación, lo que es lo mismo, todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

El colectivo TRANS y LGTBI se hacen las víctimas, con carácter general, de desafortunados hechos puntuales que todos lamentamos y que, estadísticamente, son muchos menos que los suicidios, los muertos en carretera, los accidentes laborales o los fallecidos por cáncer; y para ninguno de estos problemas hay un ministerio ni se gastan los millones de euros que se asignan a este Ministerio de Igualdad, mejor sería llamarlo de asuntos genitales, absolutamente desigual, porque ningún alto cargo, o carga, del mismo son personas heterosexuales, salvo la señora ministra, que esa sí que parece gran misionera de la causa.

Los españoles no somos xenófobos (aquí es bienvenido todo extranjero que venga a trabajar y a ganarse la vida honradamente; lo que nadie quiere es que vengan a delinquir y a vivir gratis de nuestros impuestos), homófobos (nadie se mete con lo que cada uno haga en su casa, muchísimos homosexuales ocupan puestos de relevancia política, económica o social, son respetados y conviven sin incidencias de ningún tipo, siendo, de la CCAA de Madrid, Alcalá de Henares donde más homosexuales hay después de la capital; lo que nadie quiere, ni los mismos homosexuales, es la mariquita putañera loca que va provocando a su alrededor), racistas (nadie se mete con nadie por el color de su piel sino por las actuaciones ilegales o delictivas que realizan algunos de ellos), antisemita (nadie se mete con los judíos) o antimusulmán (todo musulmán que se integra en la tierra de acogida es bienvenido y no hay problema de ningún tipo; lo que nadie quiere son guetos, prácticas medievales o atentados).

Que hay algunas personas que se meten, molestan e incluso agreden a estos colectivos, pues sí. Igual que hay algunos curas pederastas, algunos directores de banco infieles con su empresa, algunos militares que incumplen su juramento, algunos futbolistas o tenistas que se venden a las apuestas, algunos periodistas que se dejan sobornar (los famosos sobres de los toreros de los años sesenta, para que ninguno actual se dé por aludido), fontaneros que no pagan el IVA y defraudadores de Hacienda. ¿Son mayoría? No, rotundamente no. La única diferencia es que del tema de ese feminismo mal entendido y del colectivo LGTBI viven muchas personas, evidentemente a costa de subvenciones, que no valen ni para dar sombra al botijo. Antiguamente, cuando los labradores iban al campo a las siete de la mañana, se llevaban un botijo lleno de agua; y para que estuviera lo más fresca posible, lo ponían debajo de un árbol de tal forma que le diera la sombra para que se calentase lo menos posible. Pues eso, ahí hay mucha gente viviendo de agitar la calle que no encontraría ningún puesto de trabajo fuera de la canonjía que cobija ese falso feminismo.

Igualdad, SI. Prevalencia de hombre, mujer, LGTBI, transexual, cuotas por ser no por valer, NO. Y que cada uno, sin meterse con nadie, celebre lo que considere oportuno porque “todos somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Claro que todo esto son nimiedades al lado de la reforma de la Ley de Seguridad Nacional que se prepara por la que, si alguien no lo remedia, el Gobierno podrá movilizar obligatoriamente a los ciudadanos en caso de crisis, además de la obligación de los medios de comunicación de colaborar con las autoridades en la difusión de las informaciones que él les facilite. ¿Hay alguien a quien le suene esto?

Una parte importante de los ciudadanos no es consciente que está dándosele bocados a la Constitución, pellizquitos de monja, y podemos quedarnos sin ella.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 09-07-2021

No confundir feminismo con hembrismo

Llevo escribiendo artículos en los medios de comunicación desde muy joven, cuando imperaba el régimen franquista en España. Siempre me ha gustado escribir y no lo hacía mal del todo. Empecé en un periódico de provincia, Lanza, que dirigía un periodista “caballero mutilado” en la guerra civil, que firmaba bajo el seudónimo de KASAMA y que se llamaba Carlos María San Martín. Era una persona a la que, entonces, se le podría considerar mayor, de unos 50 años, casado, con varios hijos, uno de los cuales llegó a ser un prestigioso periodista de la prensa nacional.

KASAMA era una institución provincial, lo que él publicaba “iba a misa”. Tenía la habilidad de escribir de forma muy popular, de tal manera que todo el mundo lo entendía, a la vez que la capacidad para estar al filo de la navaja de la ley, nunca transgrediéndola para no enfadar a quienes le daban de comer, y de transmitir entre líneas metáforas y situaciones que denunciaban muchas de las cosas que pasaban en aquella España. Abrió su periódico a la publicación de personas jóvenes, digámoslo de alguna forma, no contentos con la situación que vivíamos.

Cuando yo empecé a colaborar, él revisaba los textos y si había algo que pudiera comprometer mi persona, me llamaba, me decía: mira, esto no podemos ponerlo así; vamos a decir lo mismo, pero cambia esta palabra, pon aquí esta coma, esta frase de forma subjuntiva …. Pero nunca, jamás, censuró un texto ni cambió su contenido; al revés, nos enseñó, a mí por lo menos, a movernos entre aguas turbulentas, bañándonos en ríos prohibidos, pero sabiendo guardar la ropa.

Cambiaba a menudo la firma de mis artículos, para despistar a quienes estábamos seguros nos controlaban, hasta que llegó un momento en el que tuve que elegir entre seguir escribiendo o, como digo en mi libro MIENTE MÁS QUE PARPADEA, el poeta murió al nacer, agobiado por tantos números como había que hacer para sustentarse, aunque la historia no me echará de menos.

De muchos años de ejercicio profesional, he aprendido a escribir en círculo, dejando una gatera por la que escapar si las cosas se ponen mal, cerrando todas las puertas al contrario, pero a la vez abriéndole una pequeña ventana por si quiere tirarse por ella; vamos, que sé bordear la forma de las materias sin quedar engullido en la masa.

Tuvieron que pasar muchos años, una vez conseguida cierta estabilidad profesional y dineraria, cuando volví a emborronar folios en blanco; desde entonces, han sido unos dos mil artículos de opinión, económica y política, publicados en diferentes medios de comunicación. Y nunca, jamás, ninguno de ellos ha cambiado ni una sola coma de lo escrito.

Y cuando creía que vivía en una sociedad verdaderamente plural y democrática, año 2021 d. C., haciéndose eco del fantasmagórico “Ministerio de la Verdad”, de la censura pura y dura, como los previos a las leyes de Fraga Iribarne, alguien, siempre es “alguien”, sin nombre ni apellidos, amparándose en algo que desconozco, sin intervención de autoridad judicial ninguna, solo por disentir de la opinión que en este momento se considera oficial, me sancionan, moralmente, pero me sancionan.

Ha sucedido en Facebook el pasado día trece de marzo. Publican el comentario que sigue a continuación:

Comenta un lector, llamado Francisco Serrano: ¿Este comentario no constituye delito de odio? ¿No interviene de oficio la Fiscalía? ¿No se le cierra la cuenta?  (…) De verdad, siento indignación, pena y vergüenza. A qué grado de perversión moral consentida estamos llegando.

Comento yo: ¿Se puede ser más marimacho y hembrista?

Facebook me comunica una sanción de 30 días sin publicar porque “tu lenguaje incita al odio”. No voy a entrar a comentar nada sobre lo legislado sobre los delitos de odio porque es un tema jurídico y aquí no ha intervenido para nada la justicia, los jueces, que son, incluso cuando vivía Franco, los que, a instancia de la autoridad gubernativa, cerraban las ediciones o prohibían publicar ciertos artículos de opinión.

Se trata del control de los medios de comunicación a fin de establecer el pensamiento único en descerebrados como la “señá Maruja”, claro ejemplo que muchas de las que claman por el feminismo, la igualdad entre hombre y mujer, sobre lo que estamos de acuerdo prácticamente todos los hombres, es mentira; lo que verdaderamente quieren es el hembrismo, la prevalencia de la mujer sobre el hombre, la proclama del “yo sí te creo”, la elevación a leyes con pátina democrática de actuaciones dictatoriales, como son que el acusado sea el que tiene que aportar la prueba de su inocencia, que va contra los principios democráticos en cualquier país del mundo.

Como el proletariado ya no existe, el no tener prole las familias, el mal llamado feminismo ha sustituido a la lucha de clases marxista, convirtiéndose en una lucha desigual entre quienes portan la pancarta de cabecera y las que van a partir de la segunda fila: ahí sí que hay agravio dinerario, cultural y mental, porque las que la portan viven a costa de la ignorancia de quienes las siguen.

He trabajado, y cotizado, durante cuarenta y cinco años y tres meses, de forma ininterrumpida, sin un solo día en paro y, nunca, en las empresas en las que he estado, a misma categoría profesional, he visto discriminación, dineraria ni funcional, con ninguna mujer. Y creo que hoy no existe: Jueces, fiscales, médicos, veterinarios, funcionarios públicos de carrera, periodistas, empleados de banca, de grandes almacenes, policías, guardias civiles, militares, políticos, presidentes de consejos de administración, empleados de limpieza, profesores, catedráticos, auditores, y otros mil y un tipos de trabajo, la única discriminación es la preparación cultural, humana, dedicación, experiencia y esfuerzo en aportar valor añadido cada día a la empresa que te paga, siendo consciente que si no fuera por ella tendrías que vivir de las subvenciones del Estado, en sus diferentes eslabones, con lo que compra tu voto de forma permanente. Eso sí, no puede ganar lo mismo el botones que la presidenta del Banco Santander; el soldado que el coronel; ni Messi lo mismo que Pepito. En todos los casos, porque no aportan lo mismo a sus empresas.

No voy a enumerar las mujeres que en la historia han dado ejemplo triunfando en sus especialidades; pero sí tienen todas ellas un denominador común: Nunca se han quejado, nunca se han sentido discriminadas ni minusvaloradas y han sido tratadas con el mayor respeto y consideración; recuerden a Marie Curie, Rosa Parks, Rosalind Franklin, Hedy Lamarr, Benazir Bhutto, Margaret Thatcher, Frida Kahlo, Margarita Salas, Angela Merkel y otras muchas que han influido de forma significativa en todo el mundo.

Varias son las personas, empresas e ideologías que han plagiado un icono feminista, el cartel de WE CAN DO IT, creado por el artista gráfico H. Howard Miller en 1943, basado en la vida de Rose Will Monroe (1920 –1997). Lo que desconozco es si saben que las mujeres sustituyeron a los hombres que habían ido al frente en la Segunda Guerra Mundial diciendo “nosotras podemos hacerlo”, trabajando de operarios en las fábricas. A ver si plagian también el trabajo que esa generación aportó a su país, porque hoy en día el movimiento LGTB es muy de izquierdas, pero los comunistas acaban con los homosexuales; ser pacifista es muy de izquierdas, pero el comunismo causó cien millones de muertos en el siglo XX; ser feminista es muy de izquierdas, pero no ha habido una sola mujer al frente de ningún gobierno de izquierdas, el último ejemplo es que la derecha machista presenta a Isabel Díaz Ayuso y a Rocío Monasterio para pelear con la izquierda feminista que presenta a Ángel Gabilondo y a Pablo Iglesias por la presidencia de la CCAA de Madrid. Eso sí que debería ser motivo de dolor, hoy, Viernes de Dolores.

Fuerte con el cobarde y cobarde con el fuerte

Un candidato de Junts per Catalunya (JxCat), la plataforma política de Carles Puigdemont, pide encerrar a los «españoles» en Centros de Internamiento de Inmigrantes (CIE) si su partido gana las elecciones autonómicas previstas para el próximo 14 de febrero. «¿Y si renovamos el CIE cómo centro de internamiento de españoles? Ni siquiera tendríamos que cambiar las siglas» o «La implementación de la república hará limpieza de la morralla colaboracionista con los extranjeros», … «Venga, españolazos, ñordos (excrementos), salid a la calle, os hemos derrotado en la UB y os derrotaremos el 14-F, y asaltaremos el Colegio de Abogados, no os comeréis ni un kiko. Sufriréis, ¡prometido!» …. «Colau no es nada más que una puta histérica española», ha dejado dicho Josep Sort, líder de Reagrupament, que es una asociación catalana cuyas finalidades son «la defensa, el fomento, la difusión y el estudio del independentismo y el republicanismo en el ámbito de Cataluña» y «el fortalecimiento de la base social del independentismo en los Países Catalanes».

Yo trabajé muchos años en una multinacional. Cuando me prejubilaron (sí, verbo que enmascara laboralmente el término despedir mediante pago diferido) por razón de edad (bendito momento porque ahora las empresas van a despedir de forma fulminante a los empleados que antes prejubilaban, con lo que la pensión se verá reducida de forma drástica), me contrató una empresa con sede central en Barcelona, que se auto adjetivaba multinacional porque tenía sucursales en el resto de España y en Portugal. En la entrevista previa al contrato, solo hice tres preguntas: «No sé catalán, ¿qué pasa con ello?; cuales son los objetivos; y cuánto me vais a pagar». A la primera, que es la que interesa a efectos de estas líneas, me contestaron: No te preocupes, primero porque tenemos sucursales en toda España y segundo porque el catalán «es fuerte con el cobarde y cobarde con el fuerte». Efectivamente, en todas mis relaciones con los grandes empresarios, con los políticos y con los organismos públicos, a mí me hablaban en castellano, sin siquiera yo insinuarlo. Y aprendí catalán, hasta donde sé, gracias a que impuse a mis colaboradores «una hora diaria de catalán», porque las clases que patrocinaba la Generalitat y el Ayuntamiento para aprender el idioma, eran a las once y a las trece del mediodía, o sea, horas en la que solo pueden asistir personas paradas e inmigrantes que viven de la magnificencia pública, sus futuros votantes.

Ahora, la situación está mucho más enconada que cuando yo vivía allí; insultan a los españoles con impunidad total; proclaman la independencia y un gobierno filocomunista no sabe qué hacer para ponerlos en libertad y que lo vuelvan a hacer, que a nadie puede sorprender porque lo han repetido hasta la saciedad; dicen con total descaro que están dispuestos a una guerra con España en la que estarían dispuestos a morir hasta 50.000 catalanes; hacen publicidad en contra del consumo de productos españoles; nos insultan y vilipendian; y, lo que es peor todavía, parece que los malos somos nosotros, que la destrucción del estado de convivencia, de la unidad de España, de la seguridad de la nación, es de los españoles. Y saben por qué: «Porque el catalán es fuerte con el cobarde y cobarde con el fuerte»; y en este caso, el cobarde, el débil, el que vende su poltrona por un plato de lentejas, es el Gobierno español. ¿Hasta cuándo vamos a aguantar los españoles esta situación?

Este fin de semana han aparecido otras noticias que los grandes medios de comunicación han ocultado:

  1. Una mujer, de 49 años intentó, presuntamente acabar con la vida de su expareja (hombre) prendiendo fuego a la habitación donde dormía en la antigua cárcel de Palma de Mallorca, lugar en el que se refugian numerosos indigentes.
  • En Zaragoza, ha fallecido una niña de dos años como consecuencia de una supuesta paliza por la que han sido detenidos tanto su madre, de 28 años, como su actual compañero sentimental. «La niña tenía golpes en la nariz, el rostro… Pero cuando me quedé impresionado fue al levantarle la camiseta para hacerle las maniobras de reanimación. Llevaba moratones enormes por todo el cuerpo. Uno especialmente grande en el costado, debajo del brazo derecho».

¿Dónde están las feministas y los miles, sí, miles, de millones de euros que han recibido en los últimos diez años? Tal como está concebido el feminismo en España, no se trata de igualdad ¿la ministra del ramo era cajera o pescadera, que ya tengo una edad que confundo los términos?, en realidad es HEMBRISMO, la prevalencia de la mujer sobre el hombre, chiringuitos dónde refugiarse mujeres incapaces para desempeñar puestos de responsabilidad en la empresa privada, prestas a agitar la calle en primer tiempo de saludo a las órdenes de la izquierda y ultraizquierda, incluidos sindicatos dirigidos por gente que ni siquiera recuerda dónde está la fábrica en la que trabajaban.

Siento tener que escribir sobre todas estas cosas, pero es que es el devenir diario español en estos momentos.

8 M – Día internacional de la mujer

Mañana, día 8 de marzo – 8 M – es el Día Internacional de la Mujer.

Eres tú mujer, lo más importante y maravilloso de este mundo. La persona que más amor y respeto merece. Gracias por ser mujer.

A ti que no dejas que la adversidad te haga caer y ante lo imposible haces lo posible, porque eres madre y muchas veces padre, porque eres abuela, tía, hermana e hija.

A ti que haces con tus manos cosas maravillosas y con tu corazón cosas increíbles y, sobre todas las cosas, eres mujer.

Quisiera regalarte una flor que nunca se marchitara, porque tú, mujer, no mereces solo un día en el que honrarte, sino toda una vida para amarte.

A ti, mujer, amiga, compañera, amante, madre, que caminas junto a mí en las verdes praderas y en los caminos pedregosos.

 

 

A ti, mujer, que glosan los poetas:

 

Nada mejor para cantar la vida,

y aun para dar sonrisas a la muerte,

que la áurea copa donde Venus vierte

la esencia azul de su viña encendida.

Por respirar los perfumes de Armida

y por sorber el vino de su beso,

vino de ardor, de beso, de embeleso,

fuérase al cielo en la bestia de Orlando,

¡Voz de oro y miel para decir cantando:

la mejor musa es la de carne y hueso!

Rubén Darío.

 

 

Si el hombre pudiera decir lo que ama,

si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo

como una nube en la luz;

si como muros que se derrumban,

para saludar la verdad erguida en medio,

pudiera derrumbar su cuerpo,

dejando sólo la verdad de su amor,

la verdad de sí mismo,

que no se llama gloria, fortuna o ambición,

sino amor o deseo,

yo sería aquel que imaginaba;

aquel que, con su lengua, sus ojos y sus manos

proclama ante los hombres la verdad ignorada,

la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien

cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;

alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina

por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,

y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu

como leños perdidos que el mar anega o levanta

libremente, con la libertad del amor,

la única libertad que me exalta,

la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:

si no te conozco, no he vivido;

si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

Luis Cernuda

 

En el proceso de muerte lenta a la que se está sometiendo la democracia de la Transición, el feminismo supremacista, nueva lucha obrera del comunismo porque en un país desarrollado como España, por mucho que digan lenguas interesadas, nadie pasa hambre, nadie es capaz de comer en un restaurante los sábados o domingos si no ha reservado con antelación, nadie acude los “puentes de fiesta” ni fines de semana a los comedores de asistencia social que no sean los “indigentes profesionales”, pretende imponerse, sin esfuerzo, preparación ni conocimiento, solo por el hecho de haber nacido mujer, igualando las cuotas de poder por sexos y no por méritos.

La organización de este año en Madrid la ha acaparado “La Comisión 8-M” bajo el lema de “Revuelta Feminista” y un sospechoso color violeta, de cuya página en internet tomamos los puntos más interesantes de su “Manifiesto”:

Quieren cambiarlo todo; vidas dignas y derechos para todas (no se habla nunca de obligaciones); unidas contra el patriarcado; denunciamos la justicia patriarcal que no nos considera personas de pleno derecho; exigimos que el aborto esté fuera del Código Penal; exigimos alternativas para las trabajadoras migrantes en situación administrativa irregular; exigimos las pensiones que nos hemos ganado (sic), no más pensiones de miseria que nos obliga a sufrir pobreza en la vejez; nos oponemos con firmeza al neoliberalismo; apostamos decididamente por la soberanía alimentaria de los pueblos; somos antimilitaristas y estamos en contra de las guerras; estamos en contra de los estados autoritarios y represores que imponen leyes mordaza y criminalizan la protesta y la resistencia feminista, y nos posicionamos frente al discurso de la extrema derecha que nos ha situado a mujeres, migrantes, racializadas (sic) y LGTBI como objetivo prioritario de su ofensiva ultraliberal, racista y patriarcal; estamos; vamos a romper con las fronteras; exigimos la acogida de todas las personas migradas y refugiadas, sea por el motivo que sea; exigimos que la perspectiva feminista sea transversal a todas las disciplinas y todos los niveles; una sociedad libre de valores heteropatriarcales.

En resumen, un manifiesto ultraizquierdista de agraciadas por las subvenciones, de ese feminismo que ataca centros católicos pero ni una sola mezquita, del que está en contra, dice, del Islán, pero no se manifiesta ni clama justicia cuando hay algún caso de violencia de género de esa procedencia, ni cuando la mujer musulmana no tienen ningún derecho de las que ellas disfrutan; y eso sí, ni hablar de Arabia Saudí ni del Irán ¿se acuerdan cuando hace 40/50 años las mujeres iban con minifalda en Persia?, porque podría acabarse la materia prima con la que funciona el sistema.

 

 

Aquellos, aquellas y aquelles que se sientan representados en sus ideas por lo aquí expuesto, esta es su manifestación; pero aquellos otros acomplejados que quieran asistir por el qué dirán, que a quienes admiran son a las mujeres descritas en la primera parte de este artículo, mejor es que se queden en su casa antes de hacer el ridículo, que los descubran, los abucheen y los señalen para que estas nuevas Amazonas con imaginación de guitarra y envoltura indefinida, si pudieran, nos cortaran los huevos a todos los hombres para mostrar su prevalencia sobre nosotros. Como suena.

 

¿Qué es aquello que rebuzna en los altos corredores?

Apaga la luz, hijo mío, que acaban de dar las doce.

 

 

 

 

 

 

 

 

Subvenciones

En España se confunde la justicia social con las subvenciones. Cuando yo era joven, en el Derecho Romano siempre se hacía referencia a lo que dijo el jurisconsulto romano Domicio Ulpiano, de origen fenicio, como los catalanes, para definir lo que es la JUSTICIA: Es la constante y perpetua voluntad de dar a uno lo que le corresponde.

Amparados en una idea marxista-leninista, se pretende que todos seamos iguales, que apruebe igual el que estudia y el que no, que cobre lo mismo el que trabaja que el que no, el soldado que el General. Eso no es solidaridad y mucho menos justicia, eso es inequidad comunista, y no hay mayor injusticia que tratar iguales a diferentes.

Veamos unos datos que afectan a toda la población española:

Muertos por cáncer previstos para el presente año 2019, fuente Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), un total de 277.234 personas, de los que serán 161.064 hombres y 116.170 mujeres. Existe una partida presupuestaria nacional de 140 millones de euros para la investigación del cáncer.

Muertos por accidentes de trabajo en 2018, un total de 652 personas, de las que 602 eran hombres y 50 mujeres. No existe partida presupuestaria nacional para estos casos. Datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Muertos por suicidio, un total de 3.769 personas en el año 2017, cifras que se han mantenido similares en 2018, de los que el 70% han sido hombres y el 30% mujeres.  No existe partida presupuestaria nacional contra el suicidio. El INE no facilita datos desde el año 2006.

Violencia de género. Las mujeres muertas por violencia de género, fuente Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, han sido:

 

 

Según MEDITERRÁNEO DIGITAL del 25-11-2019, el 87% de los detenidos durante el año 2019 por violencia de género, no son españoles, o sea, extranjeros, cuando los extranjeros representan el 9,8% de la población según las cifras oficiales del Padrón Municipal al 01-01-2018 según el INE.

Para la lucha contra la violencia de género existe una partida presupuestaria de 220 millones de euros.

De los hombres muertos por violencia de género, no hay estadísticas desde el año 2007.

 

 

Son los partidos políticos de izquierda los principales promotores de las algarabías feministas y del buen vivir de quienes en ellas militan, de las subvenciones y canonjías de que disfrutan. No tengo datos de Unidas Podemos, pero la red del PSOE en este tema, según Actuall del año 2016, es la siguiente:

 

 

Cuadro explicativo de las relaciones establecidas entre las dirigentes de las principales
organizaciones feministas vinculadas al PSOE y a la llamada «industria» de los malos tratos /Actuall.

Lo hasta aquí expuesto, son datos y las fuentes de las que los he obtenido. Que cada uno saque sus propias conclusiones, pero no con el corazón, que no piensa, solo hace fluir sangre, a algunos hasta obnubilarles el cerebro.

 

 

 

A tus órdenes, mi general

La vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo ha dicho que el feminismo “no es de todas” porque se lo ha “currado” el socialismo. “Ha aflorado que el feminismo es de todas, no bonita, nos lo hemos currado en la genealogía del pensamiento progresista, del pensamiento socialista”.

Patricia Ortega, recientemente nombrada primera General de la historia de las Fuerzas Armadas Españolas, ha dicho que el feminismo “es de todos”. “No es un tema de mentalidades políticas, es un derecho humano que extrapola el género”, ha añadido. “El mismo valor tiene que yo haya llegado aquí, que cualquier hombre haya llegado hasta aquí”. “Se trata de una cuestión de equidad más que de igualdad”. Para la General, “los cupos no son buenos y se nos pueden volver en contra”.

 

 

Esta les ha salido respondona. Los Generales lo son, además de por su preparación, porque el dedo del Ejecutivo les señala como fieles al Movimiento Reinante, actualmente el Movimiento Sanchista, y fuera de toda sospecha de que le discutan algo. Pero mira por dónde ésta, que tiene sangre castrense, reivindica su esfuerzo personal y no las boberías de una boba, hoy día de su onomástica, y en el que se ha conocido, pero no publicitado, un nuevo “caso Gürtel” en el socialismo aragonés. A tus órdenes, mi general.

 

Publicado en el Blog de Campos el 16-07-2019

 

 

Con mi autorización marital

La historia es la “disciplina que estudia y expone, de acuerdo con determinados principios y métodos, los acontecimientos y hechos que pertenecen al tiempo pasado y que constituyen el desarrollo de la humanidad desde sus orígenes hasta el momento presente”. Otra cosa es que cada uno cuente “su” historia” que, además, cambia cada día a través de nuevas investigaciones y nuevos descubrimientos. Y cada uno cuenta su cuento, porque “el miedo del hombre … ha inventado todos los cuentos” (León Felipe).

La izquierda política española enarbola la liberación de la mujer. Pero oculta que la primera vez que las españolas votaron en igualdad con los hombres fue en las municipales de 1925, bajo la dictadura del general Primo de Rivera y el reinado de Alfonso XIII (por primera vez en Europa) y en las elecciones generales durante la segunda república. Defendió el voto femenino Clara Campoamor, del partido Radical, encuadrado en la derecha. Se opuso Victoria Kent, republicana y anarquista, votando en contra toda la izquierda porque, decían, que “las mujeres votarían lo que les indicase la Iglesia Católica”. La primera mujer que defendió la igualdad de derechos de la mujer fue Emilia Pardo Bazán, de derechas. En el prólogo de su libro “El encaje roto” está su pensamiento sobre lo que ahora se llama feminismo y entonces era simplemente igualdad ante la ley, sin considerar a la mujer un ser débil e inferior.

Clara Campoamor, Concepción Arenal, María Zambrano, Isabel Oyarzabal, Concha Méndez, Mercedes Formica (una de las primeras juristas españolas, pionera en la lucha por los derechos de la mujer en la posguerra española), tomaron el relevo.

La ley 14/1975 de 2 de mayo, ​ fruto de la lucha feminista liderada por María Telo, reconoció la plena capacidad de obrar de la mujer casada, al establecer que el matrimonio no restringe la capacidad jurídica de ninguno de los cónyuges y suprimir la licencia marital,  derogando el deber de obediencia a la autoridad marital que hasta ese momento existía, que para poder suscribir cualquier contrato o abrir una cuenta en un banco, necesitaba que firmara el marido bajo la estampación de un sello que decía: “Por mí y con mi autorización marital”.

Lo que en su momento fue una reivindicación para la igualdad entre sexos, a causa de las subvenciones públicas, se ha convertido en el medio de vivir de una serie de personas, que lo que pretenden no es la igualdad, sino la prevalencia de la mujer sobre el hombre, hasta tal punto que una ley, inconstitucional para mí, transgrede la presunción de inocencia del hombre ante cualquier acusación de género por parte de la mujer.

Ayer fue el DIA DE LA MUJER, con convocatoria de huelga y manifestación en casi todas las ciudades de España. Yo asistí a la concentración que hubo en la ciudad en la que vivo, muchas estudiantes con camisetas moradas y banderolas (como aquellas que se repartían cuando Franco llegaba a cualquier ciudad) de CCOO y UGT sobre fondo morado ¿no era rojo su distintivo?, personas que no han trabajado nunca dada su situación de estudiantes, algunas jubiladas y unos pocos hombres y mujeres que deben “trabajar” en algún partido político o sindicato, -por cierto ayer también fue el día en el que “El Mundo” publicaba: “Se eleva a 41,7 millones de euros el fraude de UGT Andalucía con subvenciones de la Junta. El perito judicial certifica que desvió el 64% de las 11 ayudas que Chaves y Griñán les concedieron entre los años 2009 y 2013”- porque hablaban del lugar donde tenían “el almacén del material que nos han enviado”.

Una de las manifestantes, de unos veinte años, llevaba en su espalda un gran cartel que ponía We can do it! Le pregunté si sabía qué era eso; me contestó, ofendida: Eso dice “nosotras podemos hacerlo”; yo le dije: Te he preguntado si sabías lo que era, no que me tradujeras el cartel. Como en la obra de teatro, miróme, diose la vuelta, fuese, y no hubo nada.

Por si no se lo han explicado en su partido, en su sindicato, o en su asociación feminista, le informaré que es un cartel creado por H. Howard Miller en 1943, en honor a la vida de Rose Will Monroe (1920 –1997), una joven trabajadora de una fábrica de aviones bombarderos, que se incorporaron al trabajo en sustitución de los hombres que habían ido al frente, en la II WW.

Entonces no se decían chorradas como “No es casualidad que la guitarra tenga forma de mujer, sino una forma en que los hombres reflejan su poder sobre nosotras. Tocar la guitarra es como abusar de una mujer a la que sujetas con una mano y la manoseas con la otra”. A la autora de este texto se le ha olvidado lo de sentarse a una mesa camilla, ordeñar las ubres caídas de las vacas o contemplar las esculturas de Botero.

Ahora, todo el mundo es feminista. En este tema hay mucho business. Hasta Ana Botín patrocina el “orgullo gay” en el Reino Unido y lanza una “banca feminista” en España. Y pregona que siete de las trece Direcciones Territoriales que el Santander tiene en España, están dirigidas por mujeres. Pero calla que de los casi siete mil empleados desenganchados (despedidos o jubilados anticipadamente) en ese banco durante el año pasado, el 60% aproximadamente fueron mujeres. ¿Por qué será …? ¿No será porque quiere a los trabajadores más preparados, más dedicados, más eficientes, sean del sexo que sean? Este puede ser el meollo de la cuestión, en el que no valen las cuotas ni los sueños inducidos por radicales y sociedades más o menos secretas: Todos queremos que nos atienda el mejor médico, el mejor abogado, el mejor arquitecto, el mejor juez, el mejor guardia civil, el mejor empleado, sin importarnos si es hombre o mujer.

 

 

Esta huelga del Día de la Mujer del 8-M, tiene poco que ver con el feminismo. Hoy en día, todos (hombres, mujeres, X), estamos de acuerdo en la IGUALDAD, a todos los efectos, de cualquier género; podrá haber alguna “oveja negra” (perdón por la expresión) que se haya quedado anclada en la primera mitad del pasado siglo XX, pero son insignificantes. La realidad es que triunfan los mejores, y los enchufados, que siempre los ha habido y los habrá, como nuestra vicepresidenta de Gobierno que dice esta simpleza de niña de segundo de la ESO: “Yo también trabajé en el ámbito privado muchos años. Soy funcionaria pública”.

Por cierto, ¿dónde y cuándo es la manifestación en defensa de la mujer de la fotografía que a continuación expongo:

 

 

El “Manifiesto” de la concentración, manifestación y huelga de ayer, contiene ideología de extrema izquierda, reclamando comunismo; fronteras abiertas; sustituir el actual orden patriarcal, racista, colonizador y capitalista;  educación pública, laica y con currículos feministas; que el personal judicial, policial y servicios sociales reciba, de manera continuada y obligatoria, formación feminista; legalizar la venta ambulante de los manteros; que el aborto esté fuera del Código Penal y se reconozca como un derecho de las mujeres y personas con capacidad de gestar a decidir sobre su cuerpo y su maternidad, que se respete la autonomía de las mujeres de 16 y 17 años y se garantice su realización en los servicios públicos de salud para todas las mujeres. ¡Aborto libre, seguro, gratuito y en la Sanidad Pública! (de la responsabilidad penal de esas mismas mujeres en actos delictivos no dice nada); derogar de forma inmediata la Ley de Extranjería; lograr un modelo económico nuevo que no se base en la división sexual del trabajo, que sea social y ambientalmente sostenible y que defienda a las personas frente a la acumulación de capital y los beneficios del mercado; facilitar una cultura que, frente a los modelos individuales de éxito, facilite lo comunitario, las relaciones vecinales, la gestión participativa y el uso compartido de bienes, de espacio público; construir una economía sostenible, justa y solidaria que gestione los recursos naturales de forma pública y comunitaria, que esté en función de las necesidades humanas y no del beneficio capitalista; construir un modelo de banca social y pública.

Quiero acabar estas reflexiones dedicándole el poema que sigue a continuación, de origen anónimo, a mi mujer, esposa, compañera, amante, madre de mis hijos, alegría de mi vida, con la que llevo casado 45 años y a la que quiero más cada día.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 09-03-2019

 

 

Violencia de género internacional

El negocio feminista, dicen los que saben de ello que existen más de dos mil chiringuitos viviendo de las subvenciones para este tema solo en Andalucía, se movilizan rápidamente cuando el acusado es español, y todo ese colectivo de izquierdas ultras dicen “… luchamos por la igualdad de las personas independientemente de su condición sexual o a los que, frente a posturas medievales defendidas por instituciones arcaicas, machistas y homófobas …”, eso sí, siempre refiriéndose a la religión católica.

Pero no dicen nada sobre los derechos de las mujeres inmigrantes y en especial de la situación a nivel mundial de la mujer musulmana, cuya sociedad mantiene unos principios de clara desigualdad de sexos, inaceptables en el mundo occidental.

Escribí sobre este mismo tema en el ya lejano 2016 (el tiempo pasa sin darse uno cuenta). El Derecho Islámico, que compete a todas las personas musulmanas del mundo, sea el que sea el lugar en que se encuentren, procede de fuente divina.

Los párrafos que siguen son copia textual de EL CORÁN, traducción de Vernet, Editorial Óptima de Barcelona, año 2000, adquirido en la Mezquita de Granada.

A IV – 3. Casaos con las mujeres que os gusten, dos, tres o cuatro …

A IV – 12. Dejad al varón una parte igual a la de dos hembras …

A IV – 38. Los hombres están por encima de las mujeres, porque Dios ha favorecido a unos respecto de otros, y porque ellos gastan parte de sus riquezas a favor de las mujeres. Las mujeres piadosas son sumisas a las disposiciones de Dios; son reservadas en ausencia de sus maridos en lo que Dios mandó ser reservado. A aquellas de quien temáis la desobediencia, amonestadlas, mantenedlas separadas en sus habitaciones, golpeadlas. Si os obedecen, no busquéis procedimiento para maltratarlas. Dios es altísimo, grandioso.

A XXIV – 2. A la adúltera y al adúltero, a cada uno de ellos, dadle cien azotes. ¡Que un grupo de creyentes dé fe de su tormento!

A XXIV – 31- Di a las creyentes que bajen sus ojos, oculten sus partes y no muestren sus adornos más que en lo que se ve. ¡Cubran su seno con el velo! No muestren sus adornos más que a sus esposos, o a sus hijos, o a los hijos de sus esposos, o a sus hermanos, o a los hijos de sus hermanos, o a los hijos de sus hermanas, o a sus mujeres, o a los esclavos que posean, o a los varones, de entre los hombres, que carezcan de instinto, o a las criaturas que desconocen las vergüenzas de las mujeres; éstas no meneen sus pies de manera que enseñen lo que, entre sus adornos, ocultan.

Las figuras más representativas de esta desigualdad es el matrimonio polígamo masculino pero no femenino, la disolución del matrimonio a través del repudio (disolución extrajudicial del matrimonio pronunciado por el marido a su arbitrio) y la prohibición de matrimonio entre una musulmana y un no musulmán.

En Arabia Saudí, país amigo y que no admite inmigrantes musulmanes de ningún otro país ¿por qué será?, se siguen realizando matrimonios pactados por los padres, como práctica habitual.

Todas las mujeres deben tener un tutor masculino y deben estar acompañadas si quieren salir a la calle. Ellos reciben el nombre de “guardián” y no tiene por qué tratarse de sus maridos, pero deben obtener la autorización de él para hacer cualquier cosa. No obedecer es motivo suficiente para que el tutor lo considere una deshonra y la castigue, llegando incluso a la muerte en los casos más extremos.

 

 

 

En algunas provincias, las mujeres solo pueden llevar descubiertas las manos y los ojos, pero las leyes pueden cambiar de una provincia a otra. Aunque esto pueda ser diferente dependiendo del sitio, es una práctica bastante común.

No pueden estudiar ni trabajar en lo que les apetezca, ni mucho menos estar sola en una zona que no sea exclusivamente para mujeres. Su destino es convertirse en amas de casa y no mezclarse con los hombres que no sean de su familia. Está mal visto en la sociedad saudí y tachan a las mujeres que lo practican de prostitutas. Además, hay líderes religiosos que promulgan que las mujeres no deben conducir por estar estrechamente relacionado con la infidelidad.

Tampoco deben usar el transporte público solas, si lo hacen debe de ser en compañía de su “guardián”.

 

 

La violencia de género en España, probablemente el tema amparado en la Ley más injusta que haya en la Legislación española, presenta la siguiente estadística de delitos de extranjeros en esta materia al día quince de enero del presente año:

– 2 rumanos violan en Burriana a una chica cuando volvía de la fiesta de Nochevieja.

– 1 guineano viola a una barrendera en Vigo.

– 1 dominicano mata a su pareja en Laredo.

– 1 guineano intenta violar a otra barrendera en Valencia

– 4 ecuatorianos nacionalizados drogan y violan a una chica en Alicante

– 1 magrebí detenido en El Ejido tras cometer una agresión sexual, cuatro atracos, y dos robos con arma de fuego.

– 3 musulmanes violan a una chica de 15 años en Algeciras y le rompen la mandíbula.

– 1 marroquí en Melilla pagaba a niños de 12 años por sexo oral.

– 1 marroquí detenido en Murcia por propinar una paliza y encerrar en un armario, inconsciente, a una mujer.

– 1 marroquí da una paliza a una menor de 17 años de Villareal.

– 1 marroquí detenido por dar un navajazo a su mujer embarazada.

– 1 marroquí detenido en Granada por abuso sexual a una niña de 17.

– 2 marroquíes agreden sexualmente a una mujer en el Hospital de Villajoyosa.

– 1 inmigrante menor de edad, (MENA) detenido en Barcelona acusado de dos violaciones consumadas y otra en grado de tentativa.

– 1 libanés droga y viola a una chica en Valencia.

– 1 pakistaní viola a su hijastra en Safor, Valencia.

– 1 colombiano de 28 años detenido por violar a una niña de 16 en Valencia.

– 2 magrebíes atacan y violan a una celadora en un hospital de Alicante.

– Un alemán mata a puñaladas a su expareja en Fuengirola

– Un argelino viola a una chica en Valencia (van tres en esta ciudad en este año)

– Tres marroquís atracan una vivienda en Madrid y amenazan a una madre con matar a sus hijos

– Dos marroquís detenidos en Movera por atacar a una mujer

– Un costarricense de 27 años detenido por un asunto de abuso sexual contra una menor en Palencia

– Noticia del 08-01-2019: latribunadeespaña.com. La Manada de Aláataca de nuevo. Y “la prensa del sistema” lo silencia, no dice ni una palabra. Ni las femiestalinistas se tiran como histéricas a las calles a pedir que nos cuelguen a todos los varones españoles blancos. Ha ocurrido en Caravaca (Murcia). ¡Hasta ocho menores musulmanes han agredido sexualmente a una adolescente! Los hechos ocurrieron hace unos días, pero es ahora cuando hemos tenido conocimiento en La Tribuna de España.

La recién nombrada candidata por el Partido Popular a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (Madrid, 1978) ha dicho: “Estoy a favor de romper con la dictadura de las feministas radicales”; “Lo que viene es un frente popular que quiere llevarnos a una dictadura encabezada por Podemos”. La vicesecretaria de comunicación y portavoz del PP de Madrid asegura que le gusta “hablar claro” y se ha convertido en la mejor embajadora del “discurso sin complejos”.

Yobana Carril es una abogada que solo defiende a los hombres maltratados por las leyes de género en España. Ha dicho: ¿Por qué creéis que en países como España, Alemania o Inglaterra se necesita defender la figura de la mujer y no creéis que deba hacerse en países como Marruecos, Arabia Saudí, Irán, Irak… ? ¿Por qué siempre veo defender, supuestamente, los derechos de las mujeres allá donde las mujeres ya tenemos esos derechos?”

El movimiento feminista occidental, que se declara inequívocamente progresista, ¿no ve en la condición de la mujer bajo el imperio del Corán, motivo alguno de protesta y movilización? ¿O le parece aceptable ese estado de cosas? ¿Cuáles son las razones de esta indiferencia? ¿A qué se debe ese clamoroso silencio en tan vital cuestión, al que se han sumado los medios de comunicación y los responsables policiales y gubernamentales? El abuso y la discriminación islámicos contra la mujer ya no es una cuestión lejana, sino que ha irrumpido con su cortejo de injusticias en nuestras sociedades europeas. Con una particularidad, las subvencionadas asociaciones feministas, callan, transigen y no montan manifestación alguna con el consabido lema de “nosotras sí te creemos”, más propio de acto de fe que de justicia democrática en la que  se incumple el mandato constitucional de la presunción de inocencia.

 

Publicado en el Blog de Campos el 19-01-2019