Archivo de etiquetas| escrache

Democracia

Yo creía que la Transición había cerrado heridas, todo el mundo respetaba a todo el mundo y, cada uno defendiendo verbalmente sus ideas, España era un país democrático.

Mi amiga y escritora Ana Alba ha dicho: “Ya han pasado más de 78 años de la finalización de la Guerra Civil española y más de 43 años desde el fallecimiento del general Franco. Hoy estamos ante una crisis inoportuna y un inconcebible menoscabo de los valores y la ética tradicionales, debido a que los gobiernos de las izquierdas dieron lugar a la degradación del concepto de familia, de la autoridad paterna, del concepto de la moral, de los límites éticos, de las reglas de convivencia y de los frenos al libertinaje que imponían los preceptos de la religión católica, hoy perseguida como enemigo a batir por el materialismo y el laicismo, impuesto por las izquierdas libertarias que se hicieron cargo de España gracias a la llegada al poder de Rodríguez Zapatero.

Las consecuencias las tenemos hoy reflejadas en un gobierno presidido por otro visionario, en este caso más hábil y peligroso si cabe, Pedro Sánchez, que sería capaz de vender al país a cualquiera que le garantizara el permanecer en el poder. Gran parte de la sociedad española contemplamos horrorizados como España se va autodestruyendo, todo aquello en lo que creíamos, aquellos principios que recibimos de nuestros mayores”.

 

 

Compruebo algunas de las frases pronunciadas por el marxista Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE:

“nosotros defendemos el sufragio universal por ser un excelente medio de agitación y propaganda para nuestras ideas, pero le negamos la virtud de poder por sí mismo emancipar a la clase proletaria. (Comentarios al programa socialista, Madrid, 1910)”.

“El partido que yo aquí represento aspira a concluir con los antagonismos sociales ,… esta aspiración lleva consigo la supresión de la magistratura, la supresión de la iglesia, la supresión del ejercito… Este partido está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones”.

“No nos interesa hacer hoy buenos obreros, buenos empleados, buenos comerciantes. Queremos destruir la sociedad actual desde sus fundamentos.”

Todo lo anterior viene a cuenta del escrache previsto al Parlamento de Andalucía por parte de quienes dicen ser demócratas, pero “está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones”.

Podemos, PSOE, y sus subvencionadas asociaciones LGBT, feministas y otras vividoras de la nada, que son capaces de pactar con todos los grupos comunistas, independentistas y proetarras para ganar una moción de censura y llegar al poder, no aceptan el voto democrático del pueblo que ha elegido al Partido Popular, Ciudadanos y VOX para regir el Gobierno Andaluz, en poder durante 38 años del PSOE y asociados. ¿Qué podemos esperar que pudiera pasar si estos mismos partidos políticos que han obtenido mayoría en Andalucía ganaran las próximas elecciones generales?

 

 

Después de tantos años, miedo a ser desalojados de sus puestos, a que el nuevo gobierno “levante” las alfombras, a que aparezcan documentos hasta ahora desconocidos, a facturas pendientes de pago archivadas en los cajones, al coche oficial, a la tarjeta de crédito, al final judicial de los ERES, a las mariscadas, al soplar y sorber lenocinio, a los palcos del Sevilla y del Betis, a que se acaben las subvenciones, a que las peonadas sean solo eso, peonadas, dentro de un trabajo durante todo el año, pagando impuestos y seguridad social ….

En vez de organizar cursos de estimulación del clítoris o seminarios para que un hombre le de crema en la espalda a otro hombre, podrían gastarse el dinero en enseñar qué es democracia, respetando la frase atribuida a Voltaire pero que en realidad la pronunció su biógrafa británica Evelyn Beatrice Hall: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.

 

Publicado en el Blog de Campos el 16-01-20108

Todo a Cien – 256 Crispación

La crispación social y política cada día es más evidente en España.

Joaquín Bosch Grau es un magistrado y jurista valenciano que fue portavoz de Jueces para la Democracia desde 2012 a 2016.

El 15-04-2013 dijo en su twitter: “Análisis jurídico del escrache como forma de protesta amparada por la libertad de expresión y el derecho de crítica”.

El 19-10-2017 y ante el escrache sufrido por la Vicepresidenta del Gobierno Autonómico de Valencia, de Compromís, en el mismo medio, declaró: “No es libertad de expresión de ideas irrumpir con máscaras intimidatorias ante un domicilio con menores. No al acoso fascista a Mónica Oltra”.

Todo el mundo tiene derecho a manifestar su libertad política, pero cuando es un miembro de la judicatura quién cambia su opinión, menos mal que no sentencia, según quién sea el atacado o el atacante, algo no funciona en quienes tienen que poner orden y ley por delante de cualquier ideario.

Irene Montero, 29 años, dirigente de Podemos, el 18-10-2017 manifiesta que “una Constitución debería durar lo que dura una generación, los muertos no pueden estar dirigiendo eternamente a los vivos”. ¡Qué mal hemos educado a nuestros hijos y nietos! Hemos querido facilitarles la vida y hemos creado monstruos que persiguen acabar con sus progenitores para implantar su revolución de hambre y pobreza.

Menos mal que no todos los jóvenes son así. Yo creo en la juventud. En esa que estudia, trabaja, aporta valor añadido y contribuye al estado de bienestar que, pese a algunos, se disfruta en España, en esa que lucha cada día por un futuro mejor para todos, en unidad, convivencia y paz.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 20-10-2017