Archivo de etiquetas| Errejón

Cuestión de pelo

Yolanda Díaz Pérez, vicepresidenta del Gobierno por la gracia de Pablo Iglesias, comunista, amiga íntima de Irene Montero, no ha trabajado nunca en la empresa privada, es abogada laboralista y activista feminista.

De izquierda radical y sindicalista desde la cuna, dicen que es una brillante oradora, durísima negociadora, inflexible en sus planteamientos, feminista convencida, y sobre la que existen opiniones encontradas, una de ellas la que asegura que es la persona adecuada para joder cualquier iniciativa de emprendedores.

Con gran bombo y boato, ha asegurado que en el documento que el Ejecutivo ha enviado a Bruselas para acceder a los Fondos Europeos de Recuperación, se ha incluido la derogación de la reforma laboral del PP, para devolver derechos a los trabajadores.

Los próximos meses serán una “revolución en el mercado de trabajo”, una enmienda a la totalidad a la política laboral de la Administración Rajoy, a la que culpó del retraso en la salida de la anterior crisis por las medidas de austeridad y reducción salarial practicadas. Anunció su intención para “tejer un nuevo contrato social” para devolver “derechos arrebatados” y reequilibrar la negociación colectiva, priorizando la contratación indefinida como norma y el contrato fijo-discontinuo para las actividades de fuerte temporalidad, como el turismo o la agricultura…. dado que “la pauta va a ser la estabilidad en el empleo y la excepción van a ser los despidos”. “La legislatura empieza ahora”, ha concluido. Demasiados obstáculos a la contratación laboral en pleno siglo XXI.

No ha tardado mucho en ser “infiel” a su amiga Irene Montero; en una nueva lucha de poderes, le ha faltado tiempo para intentar coaligarse con Errejón, apoyada por CCOO y el Partido Comunista, y convertirse en el nuevo socio chavista para extender Más Madrid a Más País, apoyada por Roures y Pablo Iglesias desde un nuevo medio de comunicación creado ad doc.

En las últimas elecciones generales, Errejón se presentó con un libreto en el que se dirigía a votantes ecologistas, feministas e izquierda radical en un mundo de naturaleza idílica: Acuerdo verde para España, acuerdo verde y feminismo confluirán en una agenda común con un enorme potencial para transformar nuestro país en un sentido progresista, modernización ecológica y digital de la economía, una nueva constitución a la altura de la emergencia climática, empleo verde, rehabilitación de edificios o limitar los vuelos peninsulares a favor del uso del tren, electricidad 100% renovable.

La otra característica de sus propuestas es el intervencionismo, en donde aflora el sustrato comunista.

“Impulsaremos los cambios legislativos necesarios para, aprovechando los avances tecnológicos y los aumentos de la productividad, reducir la jornada laboral sin pérdida de salario a 32 horas semanales en el marco de la próxima década, intentando que en la mayoría de los sectores esto se traduzca en una semana laboral de 4 días”. Esta reducción de la jornada laboral “podrá ser modulada de modo flexible, en semanas de 5 días o mediante su acumulación en años sabáticos pagados”, añade.

“Trabajar todos y trabajar menos”, ha resumido Errejón, para quien la reducción de la jornada, sin merma salarial, arrastra ventajas medioambientales (menos transporte) y en salud (más tiempo para deporte).

Rebajar la edad de voto a los 16 años; se es menor de edad a efectos legales y de responsabilidad penal, pero no a efectos sexuales, para abortar o políticos porque, en teoría, recogería el voto de los más jóvenes y de la generación “millennial”, tomándolos de la parte más reaccionaria del PSOE.

“Cada viaje en tren de alta velocidad contamina veinte veces menos que un viaje en avión. Debemos hacer del tren el elemento vertebrador del transporte en nuestro país: mejorando las redes de cercanías, alcanzando la electrificación total de la red, desarrollando proyectos como el corredor mediterráneo, el corredor Atlántico o el tren a Extremadura y rehaciendo la estructura tarifaria de RENFE”.

Un cambio verdaderamente importante: Cambiar el concepto del PIB como hasta ahora lo conocemos porque “es un indicador necesario pero cada vez más contraproducente en sus dos tareas fundamentales: cuantificar la riqueza nacional y marcar metas colectivas que orienten un proyecto compartido de país. Su carácter distorsionante ha quedado en evidencia en una situación de crisis climática radicalmente nueva, que el PIB ni sabe medir ni ayuda a atajar, ejemplo de la necesidad de replantear la idoneidad de muchos esquemas económicos que se están demostrando obsoletos”. Por ello proponen una Reforma Ecológica y feminista de la Contabilidad Nacional en dos claves: “en primer término, desplazaremos al PIB del centro de gravedad de la acción económica. Siguiendo el camino inaugurado por Nueva Zelanda, constituiremos una Comisión Parlamentaria para introducir un Índice de bienestar que constituirá el nuevo concepto-guía en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado y en los objetivos de las diversas políticas públicas españolas”.

Y aparca, sin citarlos, los más acuciantes problemas que tenemos: La unidad de España, la Constitución Española, la Monarquía, Cataluña, Euskadi, pensiones, sanidad y seguridad social, paro, inmigración, subvenciones a todo el mundo, crisis económica, vivienda, …

Mientras se enarbola la bandera verde, dimite la Secretaria de Estado de Economía, responsable de la gestión de la Deuda Pública Española, a la que sustituye Gonzalo García Andrés, quien el año pasado escribió un artículo en el que decía “sería un gesto de los pensionistas aceptar una reducción de sus pensiones nominales el año que viene … sería coherente con el mantenimiento de su poder adquisitivo. Si no se reducen se estará de nuevo aumentando el poder adquisitivo de los pensionistas en un entorno de fuertes caídas en las rentas reales de los trabajadores activos”;

y el Director General de Economía y Estadística del Banco de España avisa que, si no se lleva a cabo ningún tipo de ajuste, la Deuda Pública no alcanzará los niveles pre-covid al menos hasta el año 2035;

y el Gobierno español propicia que en Euskadi se agiten en sus tumbas los muertos por ETA mientras sus asesinos quedan libres y “socializados”, y en Cataluña se indulta a los golpistas, que tienen intención de volver a intentarlo, y surge el eslogan “guerra por la tierra” contra el “invasor” español y “a morir por Cataluña”. Quedo a las órdenes de mi paisano, el príncipe de Vergara y duque de la Victoria.

Desde que ha dejado la política activa, Pablo Iglesias se ha cortado la coleta y aparece con un nuevo look de corte menos libertario y más de profesión liberal, de cuarentañero ligón; Yolanda Díaz, algo mayor que él, es la rubia pizpireta que sabe mover la melena y que puede confundir al contrario. Hemos cambiado el estilo SEPU por el de ejecutiva dinámica y agresiva. Para mí, va a resultar que hemos salido de Málaga para entrar en Malagón. Todo, en una España crispada en donde la única verdad universal es que cada uno queremos que la razón sea la nuestra.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 21-05-2021

Errójovich y Más País

Más País, nuevo Partido Político liderado por Errójovich, ha presentado el adelanto de su programa electoral para las elecciones generales del 10-N. Ochenta y tres páginas todas muy verdes, tanto en su concepción, desarrollo y redacción de trabajo fin de curso de Bachiller, como en el destino de su mensaje: Votantes ecologistas, feministas e izquierda cuasi radical en un mundo de naturaleza idílica: Acuerdo verde para España, acuerdo verde y feminismo confluirán en una agenda común con un enorme potencial para transformar nuestro país en un sentido progresista, modernización ecológica y digital de la economía, una nueva constitución a la altura de la emergencia climática, empleo verde, rehabilitación de edificios o limitar los vuelos peninsulares a favor del uso del tren, electricidad 100% renovable … Ni un solo dato, ni una sola aportación concreta, ni una sola indicación de quién y con qué se va a pagar la fiesta verde.

 

 

La otra característica de sus propuestas es el intervencionismo, en donde aflora el sustrato comunista.

“Impulsaremos los cambios legislativos necesarios para, aprovechando los avances tecnológicos y los aumentos de la productividad, reducir la jornada laboral sin pérdida de salario a 32 horas semanales en el marco de la próxima década, intentando que en la mayoría de sectores, esto se traduzca en una semana laboral de 4 días”. Esta reducción de la jornada laboral “podrá ser modulada de modo flexible, en semanas de 5 días o mediante su acumulación en años sabáticos pagados”, añade.

“Existen claras ventajas medioambientales al reducir los desplazamientos al trabajo y permitirnos más tiempo para implicarnos en actividades bajas en carbono: deportivas, culturales, etc. Además, favorecería enormemente la conciliación familiar, la mejora de la salud y sería una medida clave para que el trabajo no remunerado, esencialmente de cuidados y de mantenimiento doméstico, se reparta de forma equitativa entre hombres y mujeres”.

“Trabajar todos y trabajar menos”, ha resumido Errejón, para quien la reducción de la jornada, sin merma salarial, arrastra ventajas medioambientales (menos transporte) y en salud (más tiempo para deporte).

Rebajar la edad de voto a los 16 años; se es menor de edad a efectos legales, pero no a efectos políticos porque, en teoría, recogería el voto de los más jóvenes y de la generación “millennial”, tomándolos de la parte más reaccionaria del PSOE.

“Cada viaje en tren de alta velocidad contamina veinte veces menos que un viaje en avión. Debemos hacer del tren el elemento vertebrador del transporte en nuestro país: mejorando las redes de cercanías, alcanzando la electrificación total de la red, desarrollando proyectos como el corredor mediterráneo, el corredor Atlántico o el tren a Extremadura y rehaciendo la estructura tarifaria de RENFE”.

Para ello, “limitaremos los vuelos peninsulares para los cuales exista una alternativa competitiva en tren. Primero, retirando los privilegios fiscales de la aviación: aumentando el IVA de los billetes, gravando el impuesto al queroseno de los vuelos peninsulares, mediante la posibilidad de una tasa adicional a los billetes de avión como la que ha establecido Alemania y, finalmente, planteando la limitación progresiva de dichos vuelos, usando cuando sea posible la recaudación para subvencionar y reducir el precio de los billetes del transporte ferroviario de pasajeros”.

Un cambio verdaderamente importante: Cambiar el concepto del PIB como hasta ahora lo conocemos porque “es un indicador necesario pero cada vez más contraproducente en sus dos tareas fundamentales: cuantificar la riqueza nacional y marcar metas colectivas que orienten un proyecto compartido de país. Su carácter distorsionante ha quedado en evidencia en una situación de crisis climática radicalmente nueva, que el PIB ni sabe medir ni ayuda a atajar, ejemplo de la necesidad de replantear la idoneidad de muchos esquemas económicos que se están demostrando obsoletos”. Por ello proponen una Reforma Ecológica y feminista de la Contabilidad Nacional en dos claves: “en primer término, desplazaremos al PIB del centro de gravedad de la acción económica. Siguiendo el camino inaugurado por Nueva Zelanda, constituiremos una Comisión Parlamentaria para introducir un Índice de bienestar que constituirá el nuevo concepto-guía en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado y en los objetivos de las diversas políticas públicas españolas”.

Errejón es, en mi opinión, un personaje más peligroso que Pablo Iglesias; a este se le ve venir, es más impulsivo, más primario en sus manifestaciones y reacciones. Errejón, no. Prefiere mostrarse como conciliador, posición con la que aspira a vivir al albur del PSOE y con la que, al menos, se aseguran unas cuantas personas su buen sueldo y posición política durante los próximos años, abre un nicho de votantes “verdes” dispersos hasta ahora, propuesta de futuro, y no entra en el juego de los verdaderos problemas presentes: La unicidad de España, la Constitución Española, la Monarquía, Cataluña, Euskadi, pensiones, sanidad y seguridad social, paro, inmigración, subvenciones a todo el mundo, crisis económica, vivienda, … Todo muy verde en una España muy convulsa.

 

 

Todo a Cien – 334 El mercedes

Íñigo Errejón ha dicho que “En el acto de VOX había familias de las que van a misa en Mercedes”. Se refiere a la presentación en Vistalegre de Madrid de la puesta de largo de ese nuevo partido político.

No seré yo quien defienda a Podemos, a VOX ni a ningún partido político; bastante indignos han demostrado ser todos con el paso del tiempo, usando mentiras y más mentiras para mantenerse en el poder. No hay nada más que comparar dónde vivían los “líderes supremos” de Podemos hace dos o tres años, y dónde viven ahora; dónde y quienes han pasado por puertas giratorias; donde mentir en tesis, currículum y en el propio Parlamento, no pasa por una dimisión o sustitución inmediata.

El fondo de la cuestión de la frase de Errejón es la disparidad entre el socialismo-comunismo y el capitalismo. Hay un video en internet que muestra muy claramente la diferencia entre ambos planteamientos.

 

 

“”Estaba cargando gasolina a mi Mercedes, cuando un hombre se me acercó y me dijo: ¿Sabes a cuántas personas se les podría dar de comer con el dinero que cuesta tu coche?

Yo le respondí: No sé a cuántas. Pero seguro alimentó a muchas familias en Stuttgart, Alemania, donde lo fabricaron. Y también alimentó en Japón a los que trabajaron para hacer las llantas. Y en Guanajuato, México, a muchos trabajadores que hicieron los componentes internos. En Chile, a las personas de las minas del cobre por los cables eléctricos. Y alimentó a las personas que hicieron los camiones que transportaron el cobre, y a los chóferes de los camiones.

Seguramente alimentó a los ganaderos que vendieron el cuero de los asientos, a los trabajadores de la agencia de esta ciudad. Al vendedor que me atendió muy amablemente y hasta las personas encargadas de la limpieza de la sala de ventas. Y con los impuestos que pago por tenerlo y usarlo, el gobierno paga sueldos de policías, maestros y otros servidores públicos.

El hombre se quedó mudo. Dio media vuelta y se fue.

Esta es la gran diferencia entre el capitalismo y el socialismo. Cuanto usted compra algo, usted pone dinero en el bolsillo de muchas personas, y les da la dignidad por haber producido algo a lo que usted le da valor. Este dinero hace andar la economía.

Muy distinto es lo que ocurre en el socialismo que, a pesar de sus bellas promesas, termina generando un mundo de miseria. Cuando usted da dinero a alguien a cambio de nada, usted le roba la dignidad y la autoestima. Y este dinero gratis no produce ningún valor. Es más, destruye su capacidad de logro.

El capitalismo es dar libremente el dinero que usted gana con esfuerzo, a cambio de algo que tiene valor para usted. El socialismo es cuando toman su dinero para dárselo gratis a alguien que la mayoría de las veces no hizo nada para merecerlo””.

 

Publicado en el Blog de Campos el 18-10-2018

 

 

 

Comienza la temporada

Este fin de semana, en el coso de Vistalegre, otrora paseillo y triunfo de grandes figuras del toreo, se han corrido morlacos de la afamada dehesa de Podemos, ganadería de reciente creación con sementales de diferentes procedencias, todos astifinos, peligrosos, cabeceando claramente a la izquierda, con frecuentes arreos y malas intenciones de pillar a los diestros actuantes, con fuerza, pero faltos de trapío y bondad en la lidia.

 

 

Presidían la corrida Irene Montero y Rita Maestre; actuaban en un mano a mano los toreros Pablo Iglesias “El Flautista de Hamelín” e Íñigo Errejón “El Pitagorín de Bolivia”; Carlos Monedero, Pablo Echenique, Diego Cañamero, Rafael Mayoral, y otros menos conocidos, como monosabios; y Miguel Urbán como sobresaliente.

El público portaba pancartas, camisetas y banderas de todo tipo, pero ninguna con la enseña nacional de todos los españoles. Puños en alto unos, y otros con los dedos índice y corazón, alzados hacia ese cielo en el que no creen.

Sabedores que los únicos que son verdaderamente ricos son los diez primeros del escalafón, los matadores salieron al ruedo desplegando la capa a portagayola, ganándole terreno al toro en ocasiones y retrocediendo en otras; tras las puyas y banderillas, floreadas estas, con la pañosa el tema pasó a mayores.

El Flautista de Hamelín la tomó con la izquierda, naturales ajustados, extremos, triunfar o morir, pensando que todos, autoridades, toreros, comentaristas, críticos y público en general, es lo único que les gusta, la uniformidad de pensamientos y pases toreros, siempre con la izquierda, cerca de la taleguilla, por si algún día muere en cualquier plaza de toros otro de los que encabezan el escalafón, allí está él para ocupar el puesto vacante.

Pitagorín de Bolivia trasteó al toro por los bajos, tratando de neutralizar sus iniciales toscas embestidas. Luego toreó, generalmente con la muleta ayudada, con la izquierda y con la derecha, dejando claras sus diferencias con el matador anterior, no quiere uniformidad, sí toreo más moderado, pensando en esos grandes empresarios taurinos, que los hay, que contratan por parejas, diferentes pero iguales con el objetivo final de llenar los cosos taurinos, para torear cien corridas cada año, forma rápida y segura de entrar entre los diez primeros del escalafón.

Ambos dejaron dar unos muletazos al sobresaliente, que por un instante tuvo su momento de gloria.

El festejo sirvió, además, para dejar meridianamente claro que estos toreros se han olvidado de los maletillas que, a la luz de la Luna y de las farolas de la Puerta del Sol de Madrid, intentaban torear en círculo, consensuando a mano alzada la forma de desplegar capa, muleta y espada; que se han agarrado al número de corridas que cada uno de ellos tiene actualmente, que les reportan unos ingresos muy superiores a los que pregonaban cuando no eran nadie en este mundillo; y que se han transformado en organización vertical presidencialista en la que, como en otras muchas plazas y toreros, no son bien vistos los espontáneos ni los disidentes.

El público asistente quedó dividido: Pablo Iglesias cortó la mitad de las orejas, más un pelo (50,58%); Errejón, un tercio de las orejas (33,68%), y el anticapitalista Urbán el 13,11%. Pero el reparto en el Consejo Ciudadano, beneficiando a las mayorías, es de 37 representantes de Iglesias, 23 de Errejón y 2 de Urbán. Y todos ellos piden, en contra de sus propias actuaciones, cambiar las leyes electorales porque son perjudiciales para las minorías. Haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga.

Mi más sincera enhorabuena para Pablo Iglesias. Eso no quiere decir que esté totalmente en contra de “tomar la calle” que pregona como forma de presionar la democracia parlamentaria; y aquello de “recobrar el país que nos han robado”, pues yo he sido un obrero, eso sí, de corbata y cualificado, que no ha robado nada a nadie, y espero que nadie trate de robarme a mí, pues aunque yo tuviera que transitar por Alcalá-Meco, el que lo intentase acabaría, seguro, en la Almudena, y no precisamente para ver al Arzobispo Cardenal de Madrid, sino a su jefe supremo.

Cuando el público desalojaba la plaza de toros, se veían caras típicas de todos los festejos taurinos, desgana, decepción y evidente división de opiniones; y es que cuando los que mandan son varios y entre ellos hay órdenes y contraórdenes contradictorias, no funciona bien ninguna empresa, y menos los toreros, que se juegan la vida cada día que actúan.

 

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

http://www.alcalahoy.es/2017/02/13/comienza-la-temporada/

Publicado en el Blog de Campos el 13-02-2017