Archivo de etiquetas| Cuba

La vida en Cuba

Para los cubanos, no para los turistas ni para los comunistas en el poder

Muchos lo hemos vivido, hemos estado en sus “casas” y hemos vuelto destruidos, impotentes y rabiosos. Y siempre es peor de lo que uno se imagina.

Autor: Sergio Vicente Plata Romero

Te levantas por la mañana, y no hay agua, porque el agua por las cañerías solo la ponen una vez al día y no todos los días. Vas a desayunar, pero por la tarjeta de abastecimiento solo toca un pan al día, y el tuyo se lo dejas a tu hijo para la merienda.

Te vas al trabajo, en una guagua abarrotada, que solo pasa una vez cada dos horas, con la gente colgando de las puertas.

Llegas a trabajar, y todo son consignas de viva la revolución, cuadros de fidel, reuniones del partido comunista, y convocatorias de manifestaciones a favor del gobierno. Ocho horas al día por un sueldo de 10 euros al mes, da igual si eres médico, ingeniero, profesor u oficinista. En el “comedor obrero” hay para el almuerzo, un poco de arroz blanco y agua con limón y azúcar prieta.

Vuelves a casa e intentas comprar algo que llevar a la mesa. Donde único venden algo para comer es en tiendas donde el precio es en dólares, y tienes alguno que te mandó tu familiar, el emigrado, el gusano, el enemigo. Vas a intentar comprar un pedazo de pollo congelado o una botella de aceite a precio de primer mundo. El pollo congelado por cierto, es de Estados Unidos. El bloqueo permite mandar y comercializar alimentos. Y muchos de los que mandan solidariamente, son vendidos por el gobierno en esas tiendas en dólares. Llegas a la tienda donde te avisaron que hay, y encuentras una cola de varias cuadras. No sabes si después de dos horas alcanzarás. Finalmente, consigues una lata de atún pero si quieres conseguir un jabón, tienes que hacer otra cola en otra tienda porque en esa no hay.

Vuelves a casa deshecha, pones algo de comer en la mesa, te sientas a ver la televisión, donde todo son más consignas revolucionarias. Eso si no hay apagón, que duran hasta 10 y 12 horas. Tu casa se cae a trozos, porque jamás habrá con qué pintarla ni arreglarla.

Si te atreves a decir algo en contra, te expulsan del trabajo. Y si sales a la calle con un cartel, te condenan a cárcel de varios años.

Esa es Cuba. Y no de ahora. Desde hace 60 años.

Con el apoyo y la complicidad de la izquierda de salón de Europa que va allí de vacaciones, a tomar mojitos y a follar mulatas por poco dinero.

En el país solo una empresa puede importar y exportar mercancías, y está en manos de los militares de la familia Castro. Su yerno general es el gerente.

¿Cómo está tu familia allá? -Me pregunta la buena gente. Vivos y no presos, es todo lo que se puede pedir por ahora. Gracias.

Y hay más. Claro que hay más. Hay gente pobre, muy pobre, que no tiene comida, como en el peor de los terceros mundos. Hay barrios enteros al borde del derrumbe. Hay calles llenas de aguas albañales.

Hay (poca) gente que vive un poquito mejor, no por su talento, ni por su esfuerzo, sino por ser lamebotas del amo y chivatos del vecino.

Hay una cultura de la delación y del daño.

En los hospitales tienes que pagarles a las enfermeras y a los médicos para que te atiendan, y llevar las sábanas para la cama, y morirte por falta de un balón de oxígeno o de antibiótico, o porque el medicamento que te tocaba se lo revendieron a otro.

Y podría seguir… Hacer un libro.

Cuéntaselo a tu amiguito que te borró porque dijiste que es una dictadura. Cuéntaselo a todo el ignorante que habla sin saber. Cuéntalo y dile que el comunismo real es igualito al fascismo, y que es un infierno viviente. Que cuando al fin se atrevieron a salir a la calle por primera vez en 62 años, los han masacrado, han sacado tanques, coches de policía y guaguas llenas de reclutas, obligados a enfrentarse a sus hermanos. Porque para el arsenal militar no hay bloqueo.

Cuéntalo todo. Y di que el pueblo cubano, al fin, ya dijo basta. ¡Viva Cuba Libre!

Para los cubanos, no para los turistas ni para los comunistas en el poder

Muchos lo hemos vivido, hemos estado en sus “casas” y hemos vuelto destruidos, impotentes y rabiosos. Y siempre es peor de lo que uno se imagina.

Autor: Sergio Vicente Plata Romero

Te levantas por la mañana, y no hay agua, porque el agua por las cañerías solo la ponen una vez al día y no todos los días. Vas a desayunar, pero por la tarjeta de abastecimiento solo toca un pan al día, y el tuyo se lo dejas a tu hijo para la merienda.

Te vas al trabajo, en una guagua abarrotada, que solo pasa una vez cada dos horas, con la gente colgando de las puertas.

Llegas a trabajar, y todo son consignas de viva la revolución, cuadros de fidel, reuniones del partido comunista, y convocatorias de manifestaciones a favor del gobierno. Ocho horas al día por un sueldo de 10 euros al mes, da igual si eres médico, ingeniero, profesor u oficinista. En el “comedor obrero” hay para el almuerzo, un poco de arroz blanco y agua con limón y azúcar prieta.

Vuelves a casa e intentas comprar algo que llevar a la mesa. Donde único venden algo para comer es en tiendas donde el precio es en dólares, y tienes alguno que te mandó tu familiar, el emigrado, el gusano, el enemigo. Vas a intentar comprar un pedazo de pollo congelado o una botella de aceite a precio de primer mundo. El pollo congelado por cierto, es de Estados Unidos. El bloqueo permite mandar y comercializar alimentos. Y muchos de los que mandan solidariamente, son vendidos por el gobierno en esas tiendas en dólares. Llegas a la tienda donde te avisaron que hay, y encuentras una cola de varias cuadras. No sabes si después de dos horas alcanzarás. Finalmente, consigues una lata de atún pero si quieres conseguir un jabón, tienes que hacer otra cola en otra tienda porque en esa no hay.

Vuelves a casa deshecha, pones algo de comer en la mesa, te sientas a ver la televisión, donde todo son más consignas revolucionarias. Eso si no hay apagón, que duran hasta 10 y 12 horas. Tu casa se cae a trozos, porque jamás habrá con qué pintarla ni arreglarla.

Si te atreves a decir algo en contra, te expulsan del trabajo. Y si sales a la calle con un cartel, te condenan a cárcel de varios años.

Esa es Cuba. Y no de ahora. Desde hace 60 años.

Con el apoyo y la complicidad de la izquierda de salón de Europa que va allí de vacaciones, a tomar mojitos y a follar mulatas por poco dinero.

En el país solo una empresa puede importar y exportar mercancías, y está en manos de los militares de la familia Castro. Su yerno general es el gerente.

¿Cómo está tu familia allá? -Me pregunta la buena gente. Vivos y no presos, es todo lo que se puede pedir por ahora. Gracias.

Y hay más. Claro que hay más. Hay gente pobre, muy pobre, que no tiene comida, como en el peor de los terceros mundos. Hay barrios enteros al borde del derrumbe. Hay calles llenas de aguas albañales.

Hay (poca) gente que vive un poquito mejor, no por su talento, ni por su esfuerzo, sino por ser lamebotas del amo y chivatos del vecino.

Hay una cultura de la delación y del daño.

En los hospitales tienes que pagarles a las enfermeras y a los médicos para que te atiendan, y llevar las sábanas para la cama, y morirte por falta de un balón de oxígeno o de antibiótico, o porque el medicamento que te tocaba se lo revendieron a otro.

Y podría seguir… Hacer un libro.

Cuéntaselo a tu amiguito que te borró porque dijiste que es una dictadura. Cuéntaselo a todo el ignorante que habla sin saber. Cuéntalo y dile que el comunismo real es igualito al fascismo, y que es un infierno viviente. Que cuando al fin se atrevieron a salir a la calle por primera vez en 62 años, los han masacrado, han sacado tanques, coches de policía y guaguas llenas de reclutas, obligados a enfrentarse a sus hermanos. Porque para el arsenal militar no hay bloqueo.

Cuéntalo todo. Y di que el pueblo cubano, al fin, ya dijo basta. ¡Viva Cuba Libre!

Comunismo

El ministro de Consumo del Gobierno de España ha escrito: “Cuba es un ejemplo de país, los manifestantes tienen que ser reprimidos por las fuerzas del orden a toda costa, el estado cubano da todo lo necesario a cada persona para vivir, los comunistas somos gente humilde que reparten todo para el pueblo, mi respeto y admiración al gobierno de Cuba”.

Más alto se puede decir, pero no más claro. El objetivo final de Pedro Sánchez, sostenido en el poder por los comunistas, es acabar con el régimen democrático que nos dimos los españoles mediante la Transición, eso sí, vestido con pátina progresista, pero constriñendo cada vez más las libertades, y establecer un periodo constituyente similar al venezolano.

Cuando murió Franco, y con anterioridad, se presentaban a los comunistas como si fueran el diablo, con rabo y cuernos. Pero nos encontramos con luchadores de unas ideas que postergaron ante la reconciliación nacional y el abrazo fraternal entre españoles. Y colaboraron, con Santiago Carrillo al frente (no importa el pasado) para que hoy tengamos el periodo democrático más largo en la historia de España.

Estos no, lo único que quieren es vivir en chalets, casa de trescientos metros cuadrados, comer (hacer lo que yo diga, pero no lo que yo haga) buenos chuletones y mejor marisco, a costa de un pueblo ciego que no es consciente que todo ello acabará en una dictadura mucho peor que la de Franco, porque las dictaduras de derecha mueren con el dictador, pero las de izquierdas se perpetúan por esa “represión por las fuerzas del orden” de la que habla el Sr. Garzón (ateo, republicano, crítico contra el capitalismo y el neoliberalismo, no se le conoce trabajo alguna fuera de la política y sus referencias son Marx y Lenin; ministro responsable, entre otros, del juego y las apuestas, ese filo de la navaja entre el entretenimiento y la adicción, y sus derivados crematísticos). Cuando queramos darnos cuenta, será tarde. Habrán terminado de hacerse con todos los resortes del poder ejecutivo, legislativo y judicial, con los medios de comunicación subvencionados, con el voto de los mantenidos por el Estado con carácter permanente e impuesto el miedo en el resto de la ciudadanía mediante esa “represión por las fuerzas del orden”.

Cuando los judíos eran conducidos a las cámaras de gas hitlerianas, sabían a dónde iban, y callaban. Igual callamos ahora nosotros. Somos la ranita que se bañaba plácidamente en agua caliente y no se dio cuenta que iba subiendo el calor de tal forma que al final murió de asfixia. Pues muy bien, ya saben ustedes que el ejemplo a seguir es Venezuela y Cuba, con sus casas en ruina, hambre, miseria, turismo de prostitución, cartillas de racionamiento y ausencia de libertad.

Recuerden aquel poema de 1946, mal atribuido a Bertolt Brecht, que en realidad fue escrito por el pastor luterano alemán Martin Niemöller (1892–1984), que acaba con el siguiente verso: “Cuando vinieron a buscarme / no había nadie más que pudiera protestar”.

Mi amigo cubano

Viaje de una semana. Visitas culturales por España. Mes de mayo. Ningún viajero tiene menos de sesenta años. Distintas procedencias, profesiones y situación personal y familiar. Gente sencilla, amable, acostumbrada a trabajar duro, sin ego, unos por no haberlo tenido nunca, y otros por haber desaparecido con el paso de los años.

Quiero contarles la historia de Alba y Manolo. Son cubanos y aman a su patria por encima de cualquier historia. Él es nieto e hijo de españoles. Su padresito vive allá, tiene noventa y tres años. Llegaron a España hace ocho años, con una mano delante y otra detrás. Les dio cobijo otra familia cubana, prestándoles una pequeña habitación sin mueble alguno. Compraron una colchoneta hinchable, dónde dormían cada noche, sin manta ni cobertura de ningún tipo.

A la semana, tenían trabajo. Ella cuidaba a una persona mayor, y él de barrendero. Gracias a la Ley de Memoria Histórica accedieron a la doble nacionalidad y a una pequeñísima ayuda. Alquilaron un pequeño piso, que fueron llenando de muebles con los desechados por otros inmigrantes. Más trabajo, cada uno de ellos cuida a dos personas dependientes, turnos de mañana y tarde. Alta legal en la Seguridad Social. Consiguen ahorrar cinco mil euros que les cuesta traer a España a su hija, junto con los trámites en Cuba para la emisión del título de enfermera que allí ha estudiado. Al día siguiente de llegar a España, trabaja limpiando escaleras de portales. Convalida sus estudios y entra a trabajar como enfermera titulada en una clínica privada. En ocho años, la pareja no ha tenido ni un solo día de vacaciones. Después de conocer esta historia, no comprendo cómo hay tanto parado en España, nacionales e inmigrantes. ¿No será que son vagos?

¿Ustedes saben lo que es poder tomar un vaso de leche?, dicen. Allá la leche solo es para los menores de siete años y a través de la hoja de racionamiento. Él fuma tabaco “Popular”, que es la marca oficial del régimen cubano. Para que les den pañales a las mujeres, tienen que ir todos los años, en enero, a que el médico certifique que tienen menstruación. Ella revisa las esquelas mortuorias en Madrid para pasarse por la casa de los difuntos a ver si le pueden dar ropa usada para enviársela a sus familiares en Cuba. El salario mensual de un cubano es de unos diez o doce euros, veinte en el caso de médicos y titulados superiores. Allá se come mucha pizza, que es muy barata; en vez de queso por encima, se ponen tiritas de un condón (sic), que con el calor se derrite y parece que es queso. ¿Nuevo o usado?, pregunta alguien. Y así, cuentan y cuentan historias y situaciones que te ponen los pelos de punta.

Los españoles nos quejamos de todo lo que pueda engrandecer a España. Los políticos que han venido a cambiarla, los que han llegado para destruirla, los que salen a la calle cada vez que gana el que no piensa como él, el que quema contenedores, los que se alegran que muera un policía, los que agreden al que no es afín a sus ideas, los que se cubren la cara para que no se les reconozcan en sus fechorías, los que colocan a sus amigos y adictos en puestos de poco trabajo y mucha retribución, los que viven de las subvenciones, aquellos a los que les es imposible pronunciar la palabra España o respetar su bandera y su himno, los que no quieren hablar en castellano (mejor, español) prefiriendo lenguas alternativas que solo sirven para pequeñas culturas de determinadas regiones, los que dicen que somos una nación fascista, los traidores a sus promesas o juramentos, los componedores, los corruptos, los organismos que permiten todo ello, el poder legislativo, la fiscalía, el poder judicial y …. El periodista Paco Rubiales recoge un texto de Sergio Acedo que creo representa el sentir de la mayoría de los españoles: “La gente de este país es la hostia. Somos líderes mundiales en donación de órganos, y en misioneros por el mundo. Cuando nos ponemos todos a una no hay quien nos gane. Pero hay un puñado de políticos empeñados en que los españoles vivamos eternamente enfrentados, porque viven bien de ello, y porque mientras estemos enfrentados unos contra otros, no lo estamos todos contra ellos”.

Y concluye mi nuevo amigo cubano: Ustedes no saben lo que tienen. No se lo dejen arrebatar nunca.

Esta historia ocurrió hace un par de años, antes de la pandemia por coronavirus. Los cubanos han aguantado todas las penurias intrínsecas del comunismo porque su sistema sanitario era de primer nivel mundial. Pero se les ha engañado, una vez más, haciéndoles creer que se les inmunizaba contra ere virus cuando en realidad no eran vacunas efectivas, solo placebos que no impedían el contagio y muerte de los ciudadanos.

Y el pueblo cubano ha salido a la calle, a protestar contra la falta de libertad, contra el hambre, la miseria y el comunismo del régimen castrista. El presidente Díaz-Canel Bermúdez ha dado órdenes de disparar contra los manifestantes. Los desaparecidos se cuentan por cientos. Parece que Raúl Castro se ha puesto a salvo fugándose a Venezuela, incluso hay quien asegura que su destino será España, en dónde nuestro Gobierno no solo no reconoce que Cuba es una dictadura, sino que trata de enmascarar la situación con declaraciones como la realizada por la nueva portavoz gubernamental, la exalcaldesa de Puertollano, el pueblo de las dos mentiras, que ni es puerto ni es llano, digna continuadora de su mentor Pedro Sánchez.

Lo que está ocurriendo en Cuba traspasa, con mucho, el ámbito local de aquella isla, porque es uno de los reductos dictatoriales más antiguos del comunismo, y de caer el régimen cubano sería el principio del fin de los existentes en países como Venezuela, Nicaragua o Bolivia, incluso el sanchista-comunista de España. De ahí la posición de La Moncloa, del PSOE, de Podemos y de los independentismos españoles, callados ante lo que podría ser el punto final a sus pretensiones.

Comunismo

Desde que Podemos se organizó como partido político, he venido publicando diversos artículos poniendo de manifiesto sus verdaderas intenciones, documentándome sobre sus programas de actuación y comparándolo con las ideas de bolcheviques históricos, de su forma de actuar y propaganda, y de opiniones de personas que han vivido, y algunas siguen viviendo, en países como Cuba o Venezuela, a quienes han asesorado políticamente no hace tanto tiempo los líderes podemitas.

He tenido que oír de todo sobre mis opiniones, principalmente por la tupida red tendida por Podemos en medios digitales y de comunicación que tiene controlados, incluso de algunas personas a las que conozco personalmente desde hace muchos años, que han tenido unas nóminas de doscientos mil euros anuales, viven en un chalet o en el centro de Madrid y tienen una formación personal importante, de los que no puedo por menos pensar que son resentidos históricos de hechos pasados que no fueron capaces de perdonar con la Transición, porque no alcanzo a comprender otro motivo.

La forma de dar un golpe de estado quedó obsoleta a partir de Tejero y el 23-F, que sigue siendo uno de los secretos de Estado de la democracia, aunque los que vivimos aquel día en primera persona tengamos nuestras propias ideas sobre el fondo de la cuestión.

Los secesionistas catalanes declararon la independencia de ese territorio español en 2017, otro golpe de estado que ha motivado el torticero retorcimiento de las leyes para que los juzgados y condenados por aquellos hechos se encuentren en semilibertad a los tres años de aquellos acontecimientos.

Con el desgraciado tema del coronavirus y el Consejo de Ministros que decretó el Estado de Alerta en España, Pablo Iglesias, Vicepresidente del Gobierno, intentó dar otro teórico golpe de estado proponiendo la nacionalización de los medios de comunicación para su control, y la nacionalización de las grandes compañías, entre las que se encuentran las eléctricas y la sanidad privada, a la voz de ¡exprópiese! de Hugo Chávez o Nicolás Maduro. A cambio, Pedro Sánchez lo ha incluido en el Consejo Asesor del CNI, ha puesto el lobo a cuidar de los corderos, y le ha permitido un mitin publicitario de una hora en todas las televisiones españolas.

Y aprovechando la situación, hechos con sabor a Maduro en estado puro: Suspender el control parlamentario de la oposición mientras dure la crisis del coronavirus; conceder la gracia del indulto a los que estuvieran en tramitación con fecha 14 de marzo de 2020 o que se hayan iniciado o vayan a iniciarse con posterioridad a dicha fecha, o lo que es lo mismo, de todos los condenados por el procés catalán; y decretar la intervención de internet a cualquier nivel en caso de desórdenes públicos sin orden judicial previa, cosa sin precedente en la democracia española, sellar la discrepancia.

Supongo, y espero, que esto haya abierto los ojos a todos aquellos que piensan que Podemos va a acabar con su pobreza y vivir de las subvenciones, pues no hay país comunista en la historia que lo haya conseguido; en cambio, todos los dictadores comunistas han sido o son ricos y viven en un micro mundo capitalista fuera del alcance de quienes los eligieron.

Recojo a continuación la versión que circula por internet de un cubano de 85 años que en su juventud adoraba a Fidel Castro:

¿Qué es y cómo funciona el COMUNISMO? Primero te prometen muchas cosas bonitas. Igualdad, salud “gratis”, educación “gratis”, esto “gratis”, aquello “gratis”, etc. etc. OJO con la palabra GRATIS, este es el primer engaño de los demagogos comunistas.

Después que llegan al poder, te dicen que la oposición, son “enemigos”, los gringos son “enemigos”, tus familiares y amigos de derecha son “enemigos”, etc. etc. OJO con la palabra ENEMIGOS.

Ellos necesitan un enemigo fantasma, primero para polarizar al pueblo, después para dividir a las familias y por último para echarle la culpa de todos sus fracasos a los “imperialistas yanquis”.

 

 

Después recogen las armas por un lado, pero se las dan a sus simpatizantes. Luego nacionalizan todas las industrias, confiscan todos los negocios, te dicen que no puedes vender tus propiedades (carro, casa, etc.) ni puedes abrir tu propio negocio.

Todo le pertenece al estado, o como dicen ellos, al “pueblo”. Bajan los salarios (sólo a los profesionales, los soldados son “comprados” con salarios más altos), porque todos esos servicios “gratis” hay que pagarlos y en realidad salen de tus ingresos. Es decir, si ganabas 1000 ahora te dan 200. Los otros 800 son para tu salud y tu educación “gratis”.

Pero con 200 no puedes ni comer ni arreglar tu casa que con el tiempo se desmorona, ni arreglar tu carro que ya está viejo. Entonces subsidian los alimentos y te dan una especie de “libreta” donde mensualmente puedes ir a la bodega del estado a adquirir 1 huevo, 1 libra de papa y … no hay más nada.

Inducen el hambre, el pueblo ya no tiene tiempo para innovar, ni dinero para invertir, ni incentivos para estudiar. Tu tiempo lo empleas “inventando”, ingeniándotela para sobrevivir en un lugar donde hay hambruna, tus hijos están malnutridos, los edificios parecen ruinas, la gente envidia lo poco que puedes adquirir, tus hermanos están exiliados, un tío preso por cuestiones políticas, dos amigos desaparecidos y tú te quedaste sin ilusiones.

Después viene la parte más cruel. Resulta ser que el gobierno es oficialmente “ATEO”. Las iglesias llevan años clausuradas. Los obispos fueron expulsados, los sacerdotes y pastores enviados a campos de concentración, una especie de esclavitud moderna.

Tú tienes necesidades espirituales, pero no hay templos abiertos, no puedes orar en público ni puedes llevar una Biblia en mano. La vida te dio duro (en realidad fue el comunismo quien te noqueó) y te dejó sin metas, sin aspiraciones.

El comunismo te desangró, peor aún, te quitó esa parte espiritual que hace que nuestra existencia trascienda más allá de la carne y el hueso, más allá del polvo y la triste realidad que nos rodea.

Se pierde todo, el alma, los deseos, la educación, es una decadencia total de los valores y todo lo que nos hace humanos. ESO ES EL COMUNISMO. Si quieres comprobarlo, estudia la historia de Cuba. No la que te contó Castro. La verdadera historia sin censuras. Habla con los viejitos que vivieron en la antigua Unión Soviética, con los de Alemania Oriental.

No vayas tan lejos, pregúntale a un venezolano qué se respeta, cuánto le ha dado su “socialismo del siglo XXI” Por eso, estimado latinoamericano, yo soy 100% anticomunista. El problema no es EEUU, el problema es tu dictador oportunista que te vende la filosofía utópica y fracasada de Karl Marx. Ni Castro, ni el Che, ni Chávez, son ejemplos a seguir.

¡¡TRABAJA, LUCHA LO TUYO, QUE NO TE DEN NADA “GRATIS” Y ELIMINA DE TU TIERRA TODO LO QUE HUELA A COMUNISMO!!

 

 

 

Democracia marxista

Nicolás Maduro se ha apresurado a felicitar a Pedro Sánchez (por cierto, desaparecido desde el momento de su nombramiento porque ahora le afecta a su equipo y a él directamente el tema de falsos CV y antecedentes no siempre limpios) como nuevo presidente del Gobierno español: “Ahora sí vas por el camino correcto, el socialismo” … “Al fin la vieja madre patria ha retomado el camino correcto, el de la izquierda” … “Que venga, para que conozca lo que es una salud gratuita, una enseñanza gratuita, aunque si hace escala primero en La Habana la conocerá antes”. “Lo he invitado para que visite Venezuela a la mayor brevedad posible. Y que haga escala en La Habana, para que conozca los dos socialismos americanos: el del Siglo XX y el del Siglo XXI. Para que pueda comparar y decidir cuál es mejor para los intereses de la empobrecida clase obrera española”.

Venezuela es el país con las mayores reservas petroleras del mundo, y una hiperinflación del 270,7% en el año 2015; del 550,2% en 2016; del 2.616,1% y una tasa de desempleo del 27,1% en el año 2017; de una tasa interanual febrero 17/18 del 5.174% y prevista para fin de año del 13.864,6% y tasa de desempleo del 33,3% por el Fondo Monetario Internacional, y del 12.874,6% y tasa de paro del 37,4% para el año 2019, también previsión del FMI.

Nos apoyamos en “especiales.prodavinci./hiperinflacion” para que nadie pueda decir que sesgamos conceptos: La inflación es el aumento generalizado de los precios de bienes y servicios durante un período en un país. El consumidor puede comprar menos productos con la misma cantidad de dinero cuando sube la inflación. Las personas se empobrecen y la calidad de vida se deteriora.

La hiperinflación es un tipo inusual de inflación que implica un aumento general de precios a niveles muy altos. La moneda tiende a perder la capacidad para desempeñar sus tres funciones: ser unidad de cuenta, medio de intercambio y reserva de valor. El dinero es funcional cuando cumple los tres propósitos. Se vuelve disfuncional cuando no puede cumplir alguno de ellos.

La principal consecuencia de la hiperinflación es el crecimiento súbito de la pobreza. Como no se puede anticipar el ritmo al que suben los precios, los ingresos en términos reales se rezagan y los ciudadanos pierden capacidad de compra. Las cantidades demandadas de bienes y servicios disminuyen mientras que los costos crecen, lo que compromete la sostenibilidad económica y financiera de las empresas. El impacto es desigual, tanto para las empresas como para las personas, debido a las diferencias en el acceso al crédito y a los activos en divisas. Aumenta el incumplimiento de contratos porque no pueden mantenerse los precios y los costos de transacción. Esto se agrava en Venezuela por la rápida desactualización del cono monetario y la escasez de productos por los controles de precios y la caída de las importaciones.

Los precios transmiten información sobre la escasez relativa de los bienes y guían la asignación de recursos productivos en una economía. La hiperinflación destruye la calidad de información que ofrecen los precios y genera ineficiencias en la asignación de recursos, lo cual compromete la viabilidad de las empresas y afecta la creación de empleo. Las empresas empiezan a sufrir problemas con el flujo de caja porque la contracción en la demanda afecta el ritmo de aumento de los precios, mientras los costos se incrementan. Reaparecen viejos métodos de intercambio, como el trueque, y se tiende a exigir el pago de ciertos servicios en divisas, en lugar de la moneda afectada por la hiperinflación.

No hace muchas fechas, publiqué un pequeño artículo sobre Cuba, esa otra vida maravillosa que Maduro recomienda a nuestro Presidente. Se trataba de un matrimonio cubano, que así contaba el modo de vida en la preciosa isla caribeña:

¿Ustedes saben lo que es poder tomar un vaso de leche?, dicen. Allá la leche solo es para los menores de siete años y a través de la hoja de racionamiento. Él fuma tabaco “Popular”, que es la marca oficial del régimen cubano. Para que les den pañales a las mujeres, tienen que ir todos los años, en enero, a que el médico certifique que tienen menstruación. Ella revisa las esquelas mortuorias en Madrid para pasarse por la casa de los difuntos a ver si le pueden dar ropa usada para enviársela a sus familiares en Cuba. El salario mensual de un cubano es de unos diez o doce euros, veinte en el caso de médicos y titulados superiores. Allá se come mucha pizza, que es muy barata; en vez de queso por encima, se ponen tiritas de un condón (sic), que con el calor se derrite y parece que es queso. ¿Nuevo o usado?, pregunta alguien. Y así, cuentan y cuentan historias y situaciones que te ponen los pelos de punta. Y concluyen: Ustedes no saben lo que tienen. No se lo dejen arrebatar nunca.

En la última reunión de la UCAB, la Universidad Católica de Caracas, el padre Luis María Ugalde Olalde (Bergara, Guipúzcoa, 1938), teólogo e historiador jesuita venezolano nacido en España, de reconocido prestigio internacional, que fue Rector de dicha Universidad, dijo:

Apreciados amigos: Anoche estuve en una reunión de la Cámara Venezolana de la Educación Privada, evento llamado: Punto de encuentro de la Educación, que se realizó en el Hotel Tamanaco y la verdad es que salí sumamente preocupado por todo lo referente a la intervención del Estado. En pocas palabras, la intervención total, a través, del Ministerio de Educación tanto en los colegios privados como públicos que afectará tanto a nuestros hijos como a la familia venezolana, es una copia disfrazada de la ley de Educación cubana que entre otras perlas contempla:

Nuestros hijos pasarán a ser activistas-ideólogos del régimen.

Todo lo concerniente al Pensum de Estudio está dirigido desde pre-escolar hasta los niveles superiores, es decir, hasta las universidades y TSU.

El pre-escolar pasará a llamarse Educación Doctrinal Inicial.

Los colegios privados serán intervenidos por Comités Controladores de Pensum, creados por ellos con criterio eminentemente “revolucionario”. Al respecto ya se han sustituido a nivel de educación pública 110.000 profesionales de la educación, de los 165.000 existentes. Estos nuevos ingresados son todos afectos al régimen, previamente adoctrinados con la nueva Ley de Educación.

En cada aula de los colegios privados se incorporarán 5 nuevos educandos, pobladores de los barrios aledaños, quienes previamente adoctrinados, desempeñarán el rol de espías o soplones del régimen y de controladores sucesivos de los otros alumnos, e incluso, de los profesores, denunciando a quienes no estén ideológicamente identificados con el proceso.

Todos los colegios, tanto públicos como privados, pasarán a tener la denominación oficial de Colegio Bolivariano. Por ejemplo: El actual Colegio Don Bosco pasará a llamarse COLEGIO BOLIVARIANO DON BOSCO. El actual Colegio Santa Teresa pasará llamarse COLEGIO BOLIVARIANO SANTA TERESA. La actual Universidad Metropolitana pasará a llamarse UNIVERSIDAD BOLIVARIANA METROPOLITANA, y así sucesivamente.

El personal administrativo (incluyendo personal de limpieza), que no tiene nada que ver con la parte educativa, tendrá Voz y Voto para decidir e intervenir en cualquier tipo de decisión en los colegios privados, los cuales, a futuro no muy lejano desaparecerán.

El Estado se reservará la Patria Potestad de nuestros hijos menores de edad, hasta los 18 años. Esto no es ciencia ficción, es copia exacta de la Ley de Educación Cubana. Para ser más explícito: Un colegio privado que actualmente tenga unos 350 alumnos, como Colegio Bolivariano contará nada menos que con 185 personas espías integrantes; de la comunidad educativa, obreros, comunidad vecinal, representantes del Ministerio de Educación, padres y representantes, maestros, profesores, etc…

Esta es la verdad de Cuba y Venezuela, aunque les duela a esos españoles que sienten admiración pública por estos países y sus líderes, que dicen es la auténtica democracia socialista-marxista, pero que viven en magníficas viviendas en España, comen en los mejores restaurantes, cobran sueldos o minutas millonarias y tienen un vestuario que cambian todos los días, en la “fascista” España del siglo XXI, viejo dictado estalinista de adjetivar a todo aquel que discuta o contradiga sus soflamas.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 23-06-2018

Publicado en el Blog de Campos el 23-06-2018

 

 

Todo a Cien – 305 Cuba

Viaje de una semana. Visitas culturales por España. Mes de mayo. Ningún viajero tiene menos de cincuenta años. Distintas procedencias, profesiones y situación personal y familiar. Gente sencilla, amable, acostumbrada a trabajar duro, sin ego, unos por no haberlo tenido nunca, y otros por haber desaparecido con el paso de los años.

 

 

Quiero contarles la historia de Alba y Manolo. Son cubanos y aman a su patria por encima de cualquier historia. Él es nieto e hijo de españoles. Su padresito vive allá, tiene noventa y tres años. Llegaron a España hace ocho años, con una mano delante y otra detrás. Les dio cobijo otra familia cubana, prestandoles una pequeña habitación sin mueble alguno. Compraron una colchoneta hinchable, dónde dormían cada noche, sin manta ni cobertura de ningún tipo.

A la semana, tenían trabajo. Ella cuidaba a una persona mayor, y él de barrendero. Gracias a la Ley de Memoria Histórica accedieron a la doble nacionalidad y a una pequeñísima ayuda. Alquilaron un pequeño piso, que fueron llenando de muebles con los desechados por otros inmigrantes. Más trabajo, cada uno de ellos cuida a dos personas dependientes, turnos de mañana y tarde. Alta legal en la Seguridad Social. Consiguen ahorrar cinco mil euros que les cuesta traer a España a su hija, junto con los trámites en Cuba para la emisión del título de enfermera que allí ha estudiado. Al día siguiente de llegar a España, trabaja limpiando escaleras de portales. Convalida sus estudios y entra a trabajar como enfermera titulada en una clínica privada. En ocho años, la pareja no ha tenido ni un solo día de vacaciones. Después de conocer esta historia, no comprendo cómo hay tanto parado en España, nacionales e inmigrantes. ¿No será que son vagos?

¿Ustedes saben lo que es poder tomar un vaso de leche?, dicen. Allá la leche solo es para los menores de siete años y a través de la hoja de racionamiento. Él fuma tabaco “Popular”, que es la marca oficial del régimen cubano. Para que les den pañales a las mujeres, tienen que ir todos los años, en enero, a que el médico certifique que tienen menstruación. Ella revisa las esquelas mortuorias en Madrid para pasarse por la casa de los difuntos a ver si le pueden dar ropa usada para enviársela a sus familiares en Cuba. El salario mensual de un cubano es de unos diez o doce euros, veinte en el caso de médicos y titulados superiores. Allá se come mucha pizza, que es muy barata; en vez de queso por encima, se ponen tiritas de un condón (sic), que con el calor se derrite y parece que es queso. ¿Nuevo o usado?, pregunta alguien. Y así, cuentan y cuentan historias y situaciones que te ponen los pelos de punta. Y concluyen: Ustedes no saben lo que tienen. No se lo dejen arrebatar nunca.

 

Publicado en el Blog de Campos el 26-05-2018

Todo a Cien – 177 Ha muerto Fidel Castro

Ha muerto el revolucionario cubano Fidel Castro, libertador de una dictadura de derechas, que implantó su dictadura de izquierdas, reafirmada todos los días de su vida: “Que nadie lo dude, somos comunistas y leninistas … Este es el comunismo cubano”.

En el país de la polisemia cuando se intenta confundir a las masas, la izquierda radical española proclama a Castro como líder y guía mundial del socialismo; para Alberto Garzón, es “referente del socialismo …/… para una sociedad sin clases”; Pedro Sánchez aparece en su peregrinar a ninguna parte política, al son de la Internacional, acompañado por una ex – comandante del ejército con el puño en alto; PNV, Bildu, Podemos y, ¿sorpresa?, el PSOE, se manifiestan juntos en defensa de los detenidos en Alsasua por golpear en forma de guerrilla a dos guardias civiles y a sus novias.

Descanse en paz Fidel Castro, y a ver cómo conseguimos la paz aquí con los citados elementos como compañeros de viaje.

 

Publicado en el Blog de Campos el 28-11-2016

 

 

 

Acapulco70

Yael Farache, española muchos años residente en Venezuela, es una periodista que escribe en ACAPULCO70, y cuyos artículos, como yo en este caso, han sido copiados y referenciados en todo el mundo de habla hispana en temas sobre Podemos, Cuba, Venezuela y la democracia en general.

 

Jael

Ella opina que “la libertad y la democracia son incompatibles”, grave aseveración que no se corresponde con lo que escribe. Sin profundizar en sus ideas y posiciones ante la vida, lo que sigue a continuación son retazos sueltos acerca de PODEMOS.

 

A mí, lo que más me ha impactado es lo que dice sobre que los líderes españoles de Podemos no iban a Venezuela a enseñar, sino a aprender para implantarlo posteriormente en España. Nueva visión del tema que, de ser verdad, cambia sustancialmente la hoja de ruta del Flautista de Hamelín Pablito.

Leer Más…

Ni quito ni pongo coma

La carta que Zapatero escribió a Fidel Castro

Publicado el 09-01-2014 en “LA VERDAD OFENDE”

CANELA FINA

Leer Más…

Todo a Cien – 65 Ángel boludo vestido de blanco

“Hoy, Estados Unidos está tomando medidas históricas para trazar un nuevo rumbo en nuestras relaciones con Cuba y para confraternizar y empoderar (1) al pueblo cubano”… “Al tomar estas medidas, hacemos un llamamiento a Cuba para que desencadene el potencial de once millones de cubanos poniendo punto final a las innecesarias restricciones impuestas en sus actividades políticas, sociales y económicas. Con ese mismo espíritu, no debemos permitir que las sanciones de EEUU impongan una carga aún mayor a los ciudadanos cubanos a los que estamos intentando ayudar”. Son palabras de Obama pronunciadas ayer dia 17 de diciembre, que se enmarcará en la historia como la de reconciliación de dos grandes pueblos, auspiciado por un ángel boludo vestido de blanco que se está ganando el cielo en la tierra.
(1) Hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido. Avance de la vigésima tercera edición del Diccionario de la RAE.

Publicado en el Blog de Campos el 18-12-2014