Archivo de etiquetas| castellano

Nada es gratis

Nada es gratis en esta vida. Al Dúo Diabólico lo mantienen los separatistas e independentistas en el Gobierno. Y eso hay que pagarlo. Poco a poco, tratando que el pueblo no se dé cuenta de ello, aprovechando la falta de transparencia que están demostrando desde que ocupan el poder, recompensando los votos en el Congreso con esos pactos opacos que no conocemos los ciudadanos que los hemos votado.

Pero esto no es nuevo; todo empezó con Aznar y aquello de “parlar català en la intimitat”, transfiriendo las competencias sobre policía, prisiones y educación, entre otras, a un Jordi Pujol que tiene cogidos por cierta parte a muchos políticos de entonces y de ahora, con sus dosieres de “pata negra”. Han caído muchas cosas desde entonces, hasta el Rey Juan Carlos I, pero el ahora anciano jerarca del tres por ciento sigue intocable.

El artículo tercero de la Constitución Española dice:

1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

PSOE, Podemos y ERC, con la abstención de CD de Inés Arrimadas, han acordado cambiar la Ley Orgánica de Educación, eliminando “el castellano es lengua vehicular en toda España y las lenguas cooficiales lo son también en las respectivas Comunidades Autónomas”.

En una Comunidad Autónoma cuyos habitantes tienen la suerte de ser bilingües en castellano y catalán, en donde hasta hace muy poco los catalanes cambiaban al castellano en el momento en que se daban cuenta que alguien no entendía el catalán, ya era muy difícil recibir educación escolar o universitaria en castellano, si no perteneces a la élite autóctona, porque los hijos de Montilla (Colegio Alemán), Junqueras (Colegio Italiano), Rahola (Aiglon de Suiza), Mas (Aula, cuatrilingüe) o Guardiola (Benjamin Franklin) podrán disfrutar de una educación en varios idiomas.

El blog Dolça Catalunya, probablemente el más seguido por los catalanes españolistas, escribe: “Aclaremos que para el nacionalismo la lengua es una herramienta política para extender su ideología desde que Prat de la Riba escribiera que el catalán era un “instrument de nacionalisació“.

“La política de inmersión lingüística, por ejemplo, que ha sido, y es, un arma muy eficaz para crear las condiciones que han conducido a que la mitad de los catalanes busquen la independencia. (…)

La gente no sabe que la inmersión lingüística no es en realidad una invención de Jordi Pujol. La inmersión lingüística es en realidad un invento comunista que copian los socialistas y que estos presentan por primera vez en el 81. Es en ese momento cuando Marta Mata (PSC) se entrevista con Pujol y le convence de que eso del bilingüismo es una antigualla y que lo que hay que hacer es imponer la inmersión lingüística. (…) Y en el 83 aparece la Ley de normalización lingüística. Luego, Pujol va implantando esa inmersión con normas de bajo rango legal hasta que en el 92-93 la impone universalmente. Y eso pese a que, en el 94, el Tribunal Constitucional dice que el modelo constitucional es el bilingüismo. Pero les da igual y se lo pasan por el entreforro con el beneplácito de los socialistas (…)”

Y nos va a tocar contestar como Juan Marsé cuando le recriminaban usar el español: “Yo hablo y escribo en la lengua que me sale de los huevos”.

Sí, el nacionalisme ha convertit l’espanyol en la llengua de la llibertat a Catalunya”.

Hasta Antonio Miguel Carmona, que fue candidato socialista a la alcaldía de Madrid, profesor de reconocido prestigio en la Universidad CEU, discrepa de la decisión tomada ante las exigencias de los nacionalistas para apoyar los PGE: “El español es el idioma de todos y cada uno de los españoles, la base de nuestra cultura, diversa y plural, la principal garantía de la unidad cuya capacidad vehicular nos enriquece. El acervo literario y lingüístico pertenece a todos los españoles, sin excepción. Y a seiscientos millones de hispanoparlantes cuyas raíces comparten el orgullo de hablar y escribir la lengua de Cervantes”.

He dejado escrito en varias ocasiones que, durante mi estancia profesional en Barcelona, he tenido colaboradores con titulaciones de economistas, abogados, ingenieros …. que escribían el castellano con faltas de ortografía, y que se enfadaban muy mucho cuando yo se las resaltaba con un rotulador rojo. En una sociedad cada vez más cosmopolita, global y debiendo estar preparados para el futuro tan exigente que se nos viene encima, las empresas multinacionales, sus ejecutivos, los alumnos extranjeros, abandonarán Cataluña porque en sus países de origen lo que han estudiado ha sido el castellano o español.

Mientras esto ocurre, cada vez toma más visos de credibilidad el belicismo de Puigdemont cuando declaró la independencia de Cataluña en el año 2017, y los “10.000 soldados” rusos ofrecidos para el combate, si hubiera sido necesario para conseguir su objetivo.

En causa abierta por el magistrado del Juzgado 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, basada en la interceptación de conversaciones entre colaboradores del expresidente fugado que hablan de ese asunto concreto, incluso cita a Putin indirectamente como posible inspirador de una campaña que incluía, además del contingente militar, la asunción de la deuda catalana, cifrada en 80.000 millones de euros, 61.000 de ellos con el Estado. “En la estrategia de desinformación y desestabilización también habría participado el gobierno del Kremlin”, explica el juez instructor, que continua: “De haber aceptado, probablemente los acontecimientos habrían sido trágicos y habrían desencadenado un conflicto armado con el Estado con un incierto número de víctimas mortales”.

Las pretensiones de la Generalitat siempre han sido tener 18.000 hombres y mujeres, absolutamente fieles a la secesión, en sus propias Fuerzas Armadas o de utilizar a los Mossos d’Esquadra para reforzar su proyecto de independencia unilateral e imprescindible “para el combate global”.

A partir de entonces, varias han sido las personas y entidades catalanas que han hablado de un enfrentamiento bélico con España, incluso uno dijo que “podrían aguantar 50.000 muertos”. El último manifiesto en este sentido es del pasado mes de septiembre: La Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC) –las juventudes de JxCat, el partido de Carles Puigdemont –, aprobó un manifiesto para “dotar a la República catalana de unas fuerzas armadas propias con las que contribuir a la seguridad global …….”

La Deuda Pública Española, a través de las transferencias a Cataluña, está pagando la vida de rajá indio que Puigdemont lleva en Waterloo, su séquito y sus confabulaciones contra España. Y nuestro Gobierno va a facilitarnos vaselina en tubo con la entrega de la vacuna contra el coronavirus.

Pulula muy cercano al poder Iván Redondo, que antes había trabajado para el Partido Popular y ahora para el PSOE, que es la mente pensante que está sembrando cizaña en los campos de trigo, del que llevamos muchos años alimentándonos los españoles.

El PSOE está tocando muchos puntos de base, eliminando un párrafo aquí y otro allá, para crear los pilares para un cambio de régimen que va directo a una república federal, con varias naciones independientes, agrupadas bajo esa federación para seguir manteniendo los privilegios de pertenecer a la Unión Europea, e institucionalizar una sociedad civil débil y dependiente del Estado desde el nacimiento hasta la muerte. Eso tiene un nombre que todos sabemos, pero no somos conscientes que, como el lobo, llegará antes que después. Será entonces cuando vengan las lamentaciones.