Archivo de etiquetas| Borrell

Gracias Europa

Por la importancia de la noticia para el futuro de España, copio artículo publicado en VOZPOPULI el 18-10-2020 y firmado por Jorge Sáinz

Moncloa oculta su mayor victoria en Europa contra el separatismo para no irritar a sus socios

La nueva guía del Consejo de Europa para la celebración de referéndums es un duro revés para el independentismo catalán, ya que sitúa a la Constitución como único marco legal para un plebiscito. La labor de Josep Borrell como ministro de Exteriores fue clave en su elaboración

La información se publicó en el boletín interno del Ministerio de Asuntos Exteriores hace unos días, según ha sabido Vozpópuli. El Gobierno ha obtenido una de sus victorias internacionales más relevantes contra el independentismo catalán. El Consejo de Europa ha deslegitimado definitivamente la estrategia de los partidos separatistas de convocar un referéndum de independencia utilizando las instituciones catalanas. Y en las nuevas pautas de actuación para la celebración de plebiscitos ha establecido que la Constitución o una Ley nacional que cumpla la Constitución es el único marco legal para amparar un referéndum.

Se trata de un revés durísimo para el independentismo. La regla sugiere que solo un cambio en la Constitución española y una ley ad hoc del Parlamento nacional, que supere los filtros de órganos como el Tribunal Constitucional, permitiría un referéndum sobre la independencia de Cataluña que votasen solo los catalanes. Ni la voluntad, ni las encuestas, ni los resultados de unas elecciones autonómicas, ni una mayoría de escaños son argumentos válidos, a pesar de la retórica separatista.

La Carta Magna, tal y como han interpretado tanto el Tribunal Constitucional como el Consejo de Estado, garantiza que todos los españoles deben participar en una consulta de esa naturaleza, porque la soberanía nacional reside en el pueblo español y no solo en un parte del mismo. Es decir, la modificación introducida por el Consejo de Europa obliga a España a reformar la Constitución para celebrar un referéndum de autodeterminación en cualquiera de las comunidades autónomas. La guía en sí misma no es vinculante, pero las recomendaciones del Consejo de Europa son la base sobre la que se mide la calidad democrática de los países del continente.

Moncloa oculta el éxito de Borrell. La Moncloa ha escondido esta información para no molestar a sus socios. La sorpresa ha sido grande entre un buen puñado de diplomáticos, que leyó con agrado este boletín. “Lo que ha hecho el Consejo de Europa es asumir la posición que siempre ha defendido el Gobierno central en el contencioso con Cataluña”, dicen fuentes consultadas por este diario. Otro de los misterios de este silencio es que el indiscutible éxito internacional es atribuible en gran parte alas gestiones de Josep Borrell durante su etapa como ministro de Asuntos Exteriores.

La Comisión de Venecia es la encargada de asistir y aconsejar a los países miembros del Consejo de Europa en asuntos constitucionales para mejorar el funcionamiento de las instituciones democráticas. Líderes separatistas como Carles Puigdemont y Oriol Junqueras la invocaron sin éxito durante los meses previos al referéndum del 1-O en 2017.

La Comisión ha aprobado recientemente esta nueva Guía para la Celebración de Referéndums, que sustituye al Código de Buenas Prácticas sobre Referéndums del 2006. Se trata de un documento de extraordinario valor, porque es la guía que se considera acorde a los principios democráticos y valores de Europa y, por lo tanto, un marco de actuación ineludible para todos los países que integran el Consejo.

El texto no menciona el caso catalán en concreto, pero hay numerosas alusiones a los sucesos de octubre del 2017 en esta comunidad. En la introducción, se explica que la nueva guía parte de varias disputas surgidas en los estados. Y recuerda que en algunos de los controvertidos referéndums (sin citar expresamente el 1-O) se vulneró la legalidad al convocar las consultas sin mayorías cualificadas. La Comisión sostiene además que estos referéndums -de nuevo sin mencionar ejemplos- solo buscaban reforzar al poder Ejecutivo y arrinconar al Legislativo.

Referéndum y Constitución

Ante estos antecedentes, el artículo primero del nuevo reglamento formaliza que cualquier referéndum “debe cumplir con el sistema legal en su conjunto”. “No se pueden celebrar referéndums sin la Constitución o un estatuto o ley que cumpla la Constitución”, dice.

Y añade que incluso si un Parlamento tiene la competencia de convocar un referéndum, la consulta no debe convocarse si incumple el marco constitucional. La Comisión entiende que la Carta Magna es precisamente el garante de los derechos y libertades del conjunto de una sociedad.

El separatismo catalán insiste en la celebración de un referéndum para la independencia de Cataluña. Y ha vuelto a plantear las elecciones autonómicas de febrero como un plebiscito. El Gobierno de Pedro Sánchez se comprometió en su acuerdo de investidura con ERC a someter a una consulta en Cataluña el hipotético acuerdo que alcance con la Generalitat de Cataluña en una mesa de diálogo. Esta mesa se ha reunido una vez desde el inicio de la legislatura.

La solución, con la palabra

Con el asunto del coronavirus, además de los miles de muertos que está dejando y los millones de parados que va a dejar en España, algunos están aprovechando el momento para dar un empuje a sus planteamientos de implantar sus ideas más extremistas.

Uno. Los independentistas catalanes no están dispuestos a participar en ningún foro que implique un pacto nacional para la recuperación económica, porque “lo que queremos es la independencia”.

Dos. Los inmigrantes africanos, huyendo de la pandemia en ese continente, van a invadirnos de forma ilegal por miles, con nuevos rebrotes de la enfermedad y gasto de dinero que no tenemos. O se cierran las fronteras herméticamente para estos casos o tendremos una revuelta social.

Tres. El exministro Borrell, un socialdemócrata convencido, ha realizado unas declaraciones muy intranquilizadoras.

Cree que la crisis del coronavirus “pondrá de relieve el papel del Estado, que aparece no sólo como el prestamista de última instancia”. “Ahora el Estado es el empleador de última instancia, el consumidor de última instancia, el propietario porque habrá inevitablemente que capitalizar empresas con nacionalizaciones, aunque sean transitorias, y el asegurador de última instancia”.

Borrell vaticina que “se volverán a poner sobre la mesa debates sobre el impuesto sobre el capital, sobre las grandes fortunas, la fiscalidad como instrumento de construir respuestas sociales, permanentes, consolidadas, que no dependan de la generosidad de un momento de crisis”.

Cuatro. Bajo el rótulo “Europa ¿game over?”, Pablo Iglesias, alias Pablénin Mingafuego, ha manifestado, de forma textual:

“La Europa actual es el mejor ejemplo del totalitarismo de mercado, sobre todo para los estados del sur de Europa ¿qué es entonces lo que debería hacer una fuerza política democrática que ganara unas elecciones en el sur de Europa? Yo no tengo dudas. Debería tomar el control de la política monetaria, saliendo del euro e inmediatamente devaluar para favorecer las exportaciones; debería también decretar la suspensión del pago de la deuda y nacionalizar la banca para garantizar así la inversión y el crédito para las familias y la pequeña y mediana empresa, debería establecer sistemas de control para evitar la fuga de capitales  y para proteger las condiciones de trabajo dignas, ampliar la titularidad pública a las áreas clave de la economía como la energía, el  transporte y todos los servicios públicos y todos los demás sectores estratégicos; debería además iniciar un proceso de reindustrialización mediante inversión pública, apostando por formas de economía verde y alta tecnología, debería llevar a cabo una reforma fiscal redistributiva, que acabara por fin con el fraude de las grandes fortunas; esto y muchas cosas más, evitando que le dieran un golpe de estado. Y ahora viene la segunda pregunta.  ¿Sería todo esto posible en el marco de un solo estado del sur de Europa? Ni de coña. Así que, europeos del sur, uníos”.

Si alguien quiere que España se hunda definitivamente y para siempre como una gran nación europea, que nacionalice empresas, expropie propiedades privadas y suspenda pagos no pagando su Deuda; no habrá nadie que invierta un solo euro en nada, y la miseria se establecerá entre la ciudadanía.

La actual situación sanitaria es delicada, habiendo sido caótica en algunos momentos, la financiera va a ser peor que la de la crisis de 2008, menos dinero en circulación y más robos y delitos en la calle, todos lo vamos a pasar mal y tendremos que renunciar a muchas cosas que hasta ahora hemos dado por supuesto que teníamos derecho a ellas de una forma gratuita, rescate económico por parte de Europa, que querrá saber en qué se ha gastado el dinero en los últimos años, y en qué se va a gastar las nuevas ayudas, parciales o totales, según acuerden aquellos países que han ajustados sus presupuestos, las refinanciaciones de deuda pública y privada serán un “patadón pa’lante”, a largo plazo y de difícil pago puntual y dinerario; y si verdaderamente somos conscientes de la situación, habrá que ponerse a trabajar como lo hizo Alemania después de la II WW para que, algún día, volvamos al estado de bienestar que hemos venido disfrutando.

 

 

Sánchez, apoyado en el comunismo y la secesión, no tiene conocimientos, relaciones internacionales, prestigio ni liderazgo para ser el principal agente de la recuperación de España, lo que Felipe González resumió ayer como “inexperiencia” del Gobierno de Sánchez e Iglesias, en donde la política puede volverse conflictiva en cualquier momento: Desde el cambio de sistema político, de una democracia a una autarquía tipo bolivariana, sin disparar un solo tiro y a través del BOE, la Revolución que nunca ha negado Podemos, a que la ciudadanía haga frente con los medios a su alcance para que nadie le arrebate su propiedad privada, se restrinja su libertad personal, económica y religiosa, y no permita que se instaure una sociedad de dos bloques irreconciliables, liderados por un sistema cuasi totalitario, misma situación y protagonistas que en la guerra civil del siglo pasado.

Hoy es Jueves Santo, día del Amor Fraterno, de hermanos. Nada volverá a ser igual, no solo en España sino en todo el mundo, dónde se estima que perderán el trabajo alrededor de 250 millones de personas. Busquemos entre todos la solución con la palabra y que nadie pase a la acción. España y la democracia española deben prevalecer por encima de cualquier cosa.