Archivo de etiquetas| Baleares

Ya está aquí el comunismo

En mi artículo de la semana pasada, exponía la idea de Podemos de expropiar sin indemnización viviendas vacías, a costa de los grandes propietarios de inmuebles, catalogando como tal a quien tenga cinco o más propiedades inmobiliarias.

Poco tiempo ha pasado desde que las palabras se han convertido en hechos, a manos del Partido Socialista –“policía bueno”-, que mientras pide templanza a Podemos -“policía malo”-, deja que el detenido se desangre sin que lo examine un médico.

El consejero de Movilidad y Vivienda del Gobierno Socialista de Baleares, Josep Marí, ha firmado una resolución por la que el Ejecutivo balear inicia la expropiación durante siete años de 56 viviendas de grandes propietarios inscritas en el registro oficial, con cobertura legal en la Ley Autonómica de Vivienda 5/2018 de 19 junio, aprobada en su día por el PSOE, Podemos y los nacionalistas de Més.

Se trata de 27 viviendas en Mallorca, 23 en Menorca y seis en Ibiza, propiedad de sociedades inmobiliarias y entidades bancarias, por las que gastará 1,8 millones de euros, lo que es lo mismo, unos treinta y tres mil euros por vivienda, precio absolutamente ridículo en cualquier pueblo de España y mucho más en las Islas Baleares.

Marí ha resaltado que esta actuación les permite “sacar pisos del mercado libre especulativo para ponerlas en manos de quien más lo necesita”, devolviendo a estas viviendas “una función social que se incumple cuando están cerradas”.

Este argumento parece calcado de la propuesta de Podemos en el Gobierno de la Nación: “Necesitamos una Ley de Vivienda que corresponsabilice al sector inmobiliario, al sector privado, en la garantía del derecho a la vivienda y le comprometa a cumplir con la función social que ha de tener necesariamente la vivienda. Para ello es imprescindible que los grandes tenedores de vivienda, por ejemplo, pongan a disposición de las administraciones públicas un porcentaje de su parque para destinarlo a vivienda social”.

Es un ataque directo a la línea de flotación de la libertad y de la democracia, un atentado al derecho a la propiedad privada, un claro ejemplo sobre el que las entidades financieras deberían tomar nota y mostrar públicamente su disgusto y posición contraria para seguir financiando operaciones hipotecarias, que repercute en la previsible ausencia de inversores inmobiliarios, el menoscabo de los resultados de los bancos y correspondiente depreciación de sus acciones en bolsa, en el valor de los fondos de pensiones y de inversión, o sea, en millones de ciudadanos de todas las clases y colores.

En el cine, muchas veces me he preguntado cómo debería ser la estima y el sentido de abatimiento que deberían tener los judíos cuando los secuaces de Hitler les hacían pasar a las cámaras de gas y no se oponía ninguno, ni intentaban huir. Eran muchos y aunque hubieran matado a unos pocos, que de todas maneras iban a morir, alguno lograría salvarse o, al menos, que los acompañaran al otro mundo algunos de los asesinos carceleros. Una situación muy parecida es la que está pasando ahora en España: Todo el mundo habla de la deriva comunista que está tomando la vida aquí, pero nadie hacemos nada para evitarlo; solo la ultraizquierda usa algarabías y revoluciones callejeras, sin que las fuerzas de Orden Público tengan el respaldo por parte de la autoridad competente para reprimirlos.

Todo a Cien – 238 PSOP de Baleares

El Gobierno Autonómico de Baleares, presidido por la socialista Francina Armengol con el respaldo de marcas blancas de Podemos, ha aprobado un proyecto de Ley de Vivienda que “obligará a los grandes poseedores de viviendas” ponerlas a disposición temporal del Ejecutivo autonómico, siempre que sean diez o más viviendas, se encuentren vacías más de dos años y sean propiedad de personas físicas o jurídicas que desarrollen una actividad económica con ellas, para destinarlas a alquiler social.

¿Estamos ante el nacimiento de una nueva serpiente, inicio de la desaparición de la propiedad privada? ¿Los inversores, bancos, promotores y empresas inmobiliarias van a invertir en un territorio en el que, además de salirles mal un negocio no habiendo podido vender las viviendas, se van a quedar sin la disponibilidad de su patrimonio? ¿Es todo esto constitucional? ¿Es lo que se puede esperar del PSOP – Partido Socialista Obrero Plurinacional – en el futuro?

Cada día que pasa se suma un problema más a los muchos ya existentes en este país. Nadie va a invertir nada sin seguridad jurídica. Si no hay inversión privada, no hay trabajo; si no hay trabajo … puede salir el sol por cualquier sitio.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 09-08-2017