Archivo de etiquetas| Andalucía

Ministra de Hacienda

Ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno

María Jesús Montero Cuadrado, del barrio de Triana en Sevilla, 53 años, divorciada de un abogado de CCOO y dirigente de IU, dos hijas, licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla, máster en Gestión Hospitalaria por la Escuela de Negocios EADA, su carrera profesional ha estado centrada en la gestión sanitaria, no en el ejercicio de la medicina.  Trabajó entre 1995 y 1998 como subdirectora médica para el Hospital Universitario Virgen de Valme de Sevilla, entrando entonces como subdirectora médica y luego como directora gerente en el también sevillano Hospital Universitario Virgen del Rocío.

De valores cristianos, perteneció a la Juventud Obrera Cristiana (JOC) y a las Juventudes Comunistas durante su juventud y etapa universitaria, fue lectora de Marx y era considerada una hippie comunista, totalmente en contra del capitalismo y de los ricos. Es una mujer inteligente, dura negociadora, razonable e instalada actualmente en la socialdemocracia.

Ostenta cargos públicos desde 2002, siempre en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía, en dónde desde 2013 hasta 2018 fue consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, durante cuyo tiempo redujo la plantilla en 7.773 sanitarios, que no se si es bueno o es malo.​

En junio de 2018, tras de la moción de censura presentada por el PSOE contra el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, María Jesús Montero fue elegida por Pedro Sánchez para formar parte de su gobierno, al frente de la cartera de Hacienda.

En la actual Legislatura repite el cargo y asume la portavocía del Consejo de Ministros.

 

 

En su comportamiento político hay disparidad de criterio entre cómo actuaba cuando era consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía y como Ministra de Hacienda. Estando en Andalucía decía:

Año 2013: “No es casualidad que esta injusticia en el déficit sea sobre las administraciones responsables de educación, salud y políticas sociales”.

Año 2014: “Devuelven antes rescate bancario y ¿no pueden ampliarnos tres décimas de déficit a comunidades autónomas”.

Año 2014: “Si continuamos con la senda de disminución por el estricto objetivo de déficit vamos a salir más tarde de la crisis y con peores resultados”.

Año 2015: “El Gobierno ha aprobado un objetivo de déficit injusto con las CCAA a pesar del voto contrario de la mayoría. Injusto y arbitrario”.

Año 2016, El Gobierno de España “ha hecho de banquero con las CCAA, algunas veces incluso con usura”.

Año 2017: “Demoledor para el estado del bienestar la imposición de ayer de Montoro de la mitad del déficit que nos correspondía. Imponer un déficit más duro a las Comunidades Autónomas es atacar al estado del bienestar. Ajustar la sanidad, educación o dependencia”.

Siendo Ministra de Hacienda prohíbe a Andalucía adherirse al Fondo de Financiación a las Comunidades Autónomas para 2020, lo que significa intervenir de facto sus cuentas. Lo escandaloso de esta decisión es que María Jesús Montero va a impedir a Andalucía financiarse en los mercados por incumplir el déficit de 2018, cuando era el PSOE el que estaba gobernando en la región y ella la Consejera de Hacienda Autonómica.

En esta nueva etapa, María Jesús Montero deberá ser dura y firme defensora de la estabilidad de las cuentas públicas, junto a la Vicepresidenta Calviño, ante los deseos y promesas electorales de un incremento desaforado del gasto propuesto por Podemos y algunas otras personas del régimen sanchista, la reforma del sistema de reparto de los fondos públicos entre CCAA’s y la relación bilateral prometida por Pedro Sánchez con la Generalitat de Cataluña, el incremento de los impuestos, la uniformidad que pretenden en algunos impuestos subvencionados en las Comunidades regidas por el Partido Popular en donaciones, herencias y similares, y el cumplimiento presupuestario con la Unión Europea, van a hacer de ella una de las mayores protagonistas de esta nueva legislatura.

En cuanto a su nombramiento como ministra portavoz, ha sido muy celebrado por los periodistas que cubren la información del Gobierno, pues Montero es de las que se fajan para que no quede asunto sin responder, persuasiva y muy directa.

 

 

 

Poca democracia nos va quedando

Vengo escribiendo, desde hace meses, que veo unos tics dictatoriales en las decisiones que toma Pedro Sánchez. Pero lo de hoy con Andalucía es una confirmación en toda regla: El PSOE prohíbe al Gobierno andaluz del PP y Cs que salga a los mercados a financiarse y le impone un plan de ajuste por incumplimientos cometidos en el último año de mandato de Susana Díaz, textualmente para «intervenir financieramente» a Andalucía, el Gobierno del PSOE en funciones alega que la comunidad ha incumplido «el objetivo de estabilidad, deuda pública y regla de gasto del ejercicio de 2018», dice la carta fechada el 5 de diciembre que firma Diego Martínez López, secretario general de Financiación Autonómica y Local, subordinado de la ministra en funciones de Hacienda, María Jesús Montero, y verdadera culpable de ese incumplimiento del objetivo presupuestario porque era ella la Consejera de Economía del PSOE en Andalucía.

Lo que nos faltaba, la ineptitud de la Sra Montero, a la que han echado las urnas de Andalucía, la pagan los Andaluces, que, en palabras de su actual presidente, “Andalucía es hoy modelo de estabilidad y rigor, pero el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez interviene nuestra financiación y nos exige recortes por el déficit heredado. Esperamos una rectificación de esta medida arbitraria que atenta contra nuestra autonomía”.

No quiero pensar que sea un golpe bajo por las sentencias de los ERE’S, por las cajas fuertes descubiertas ahora, o porque Andalucía ahora va bien, demostrando que, con menos impuestos, pero con más corrección en todos los aspectos de la vida política, se puede vivir mejor. También es un aviso al resto de Comunidades regidas por el Partido Popular, en dónde el PSOE quiere subir los impuestos a nivel centralizado para que no puedan ser removibles a nivel autonómico, ante la ya más que evidente realidad que las gestionadas por el PSOE son las que más impuestos tienen y dónde peores resultados se están dando.

Que pregunten a la Comunidad Valenciana, gobernada por el PSOE con sangre contaminada de Compromís, cuatro décimas por encima de Andalucía; y no pasa nada. Y el ejemplo más claro y vergonzante es Cataluña, en quiebra económica, debe 70.000 millones de euros a España, que no va a pagar nunca, y todo consiste en dar más y más dinero y autonomía para el gasto; habrá comprendido el lector que, con esta situación, es Juan Español quien compra las armas que un día se pueden volver en su contra, el que paga a los CDR, a Puigdemont y otros fugados con deshonor, pues al menos los condenados han sabido  hacer frente a sus actuaciones anticonstitucionales.

Intervenir las cuentas de un gobierno golpista en Cataluña, es antidemocrático. Intervenir la Junta de Andalucía por culpa del déficit que dejó la actual Ministra del PSOE, es un deber democrático. Esa no es la democracia con la que yo soñaba.

Podía tirarme páginas y páginas poniendo símiles, pero voy a dejar que hable Alfonso Guerra, “El Canijo” de mi época, exvicepresidente del Gobierno socialista durante muchos años, avisando de lo que se nos viene por delante si Pedro Sánchez porfía en su coalición con Podemos e independentistas

En su última visita a Herrera en COPE, Alfonso Guerra afirmaba que es “escalofriante” que “un 35 % de la Cámara no acate la Constitución”. En este sentido, ha dicho que el acuerdo entre PSOE y ERC “no es fácil de aceptar” porque “no va a funcionar” debido a la falta de “estabilidad”.

“Es como si a los niños se les da para jugar una granada explosiva”, ha señalado sobre los acuerdos para la investidura de Sánchez. Por eso, ha afirmado que le parecería “lógico” que PSOE, PP y Cs se sentaran a hablar. Sin embargo, ha criticado que “los dirigentes políticos de la mayoría de partidos son demasiado adolescentes”, aunque a su juicio “todavía están a tiempo de hablar”, ya sea para acuerdos parlamentarios, de legislatura o para abordar grandes temas. Ello con el fin de “evitar que la gobernación de España quede en manos de gente que no tiene responsabilidad”.

Lo que sigue a continuación es parte de la sentencia a 38 años de cárcel a cada uno de los jugadores de la Arandina por supuesto delito sexual. Si alguien lo entiende, que me lo explique. Supongo que el caso llegará ante los más alto tribunales de justicia españoles y europeos. A los jueces también habría que ponerles alguna pena cuando se equivocan, pues sus sentencias redundan en toda la sociedad española.

 

Democracia

Yo creía que la Transición había cerrado heridas, todo el mundo respetaba a todo el mundo y, cada uno defendiendo verbalmente sus ideas, España era un país democrático.

Mi amiga y escritora Ana Alba ha dicho: “Ya han pasado más de 78 años de la finalización de la Guerra Civil española y más de 43 años desde el fallecimiento del general Franco. Hoy estamos ante una crisis inoportuna y un inconcebible menoscabo de los valores y la ética tradicionales, debido a que los gobiernos de las izquierdas dieron lugar a la degradación del concepto de familia, de la autoridad paterna, del concepto de la moral, de los límites éticos, de las reglas de convivencia y de los frenos al libertinaje que imponían los preceptos de la religión católica, hoy perseguida como enemigo a batir por el materialismo y el laicismo, impuesto por las izquierdas libertarias que se hicieron cargo de España gracias a la llegada al poder de Rodríguez Zapatero.

Las consecuencias las tenemos hoy reflejadas en un gobierno presidido por otro visionario, en este caso más hábil y peligroso si cabe, Pedro Sánchez, que sería capaz de vender al país a cualquiera que le garantizara el permanecer en el poder. Gran parte de la sociedad española contemplamos horrorizados como España se va autodestruyendo, todo aquello en lo que creíamos, aquellos principios que recibimos de nuestros mayores”.

 

 

Compruebo algunas de las frases pronunciadas por el marxista Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE:

“nosotros defendemos el sufragio universal por ser un excelente medio de agitación y propaganda para nuestras ideas, pero le negamos la virtud de poder por sí mismo emancipar a la clase proletaria. (Comentarios al programa socialista, Madrid, 1910)”.

“El partido que yo aquí represento aspira a concluir con los antagonismos sociales ,… esta aspiración lleva consigo la supresión de la magistratura, la supresión de la iglesia, la supresión del ejercito… Este partido está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones”.

“No nos interesa hacer hoy buenos obreros, buenos empleados, buenos comerciantes. Queremos destruir la sociedad actual desde sus fundamentos.”

Todo lo anterior viene a cuenta del escrache previsto al Parlamento de Andalucía por parte de quienes dicen ser demócratas, pero “está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones”.

Podemos, PSOE, y sus subvencionadas asociaciones LGBT, feministas y otras vividoras de la nada, que son capaces de pactar con todos los grupos comunistas, independentistas y proetarras para ganar una moción de censura y llegar al poder, no aceptan el voto democrático del pueblo que ha elegido al Partido Popular, Ciudadanos y VOX para regir el Gobierno Andaluz, en poder durante 38 años del PSOE y asociados. ¿Qué podemos esperar que pudiera pasar si estos mismos partidos políticos que han obtenido mayoría en Andalucía ganaran las próximas elecciones generales?

 

 

Después de tantos años, miedo a ser desalojados de sus puestos, a que el nuevo gobierno “levante” las alfombras, a que aparezcan documentos hasta ahora desconocidos, a facturas pendientes de pago archivadas en los cajones, al coche oficial, a la tarjeta de crédito, al final judicial de los ERES, a las mariscadas, al soplar y sorber lenocinio, a los palcos del Sevilla y del Betis, a que se acaben las subvenciones, a que las peonadas sean solo eso, peonadas, dentro de un trabajo durante todo el año, pagando impuestos y seguridad social ….

En vez de organizar cursos de estimulación del clítoris o seminarios para que un hombre le de crema en la espalda a otro hombre, podrían gastarse el dinero en enseñar qué es democracia, respetando la frase atribuida a Voltaire pero que en realidad la pronunció su biógrafa británica Evelyn Beatrice Hall: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.

 

Publicado en el Blog de Campos el 16-01-20108

Sevilla – Primera semana de diciembre

El domingo apareció un día radiante, soleado, con ese azul especial que tiene el cielo de Sevilla. La gente votó tranquilamente, sin ningún incidente digno de mención.

El gobierno autonómico de Andalucía lo ocupa el Partido Socialista Andaluz desde el dos de junio de 1979, siendo el primer presidente democráticamente elegido Rafael Escuredo. Lo que es lo mismo, llevan en el poder, de forma ininterrumpida, más años que Franco.

Andalucía, cuando murió Franco en el año 1975, tenía una tasa de paro del 13,54%, una Renta Regional en millones de pesetas constantes de 1975 de 630.617 millones, la tercera de España, detrás de Cataluña y Madrid, una Tasa de crecimiento anual del 4,7%. Fuente: “Renta Nacional de España y su distribución provincial años 1955-1975”, del Servicios de Estudios del Banco de Bilbao.

EPA. Tasa de actividad: 56,81%; EPA. Tasa de paro: 22,85%; es la última CCAA en el informe PISA en materia educativa. Fuente: INE, datos año 2017. Andalucía es una de las regiones más pobres de Europa, con la mayor tasa impositiva de España y la última en PIB per cápita. Siempre envuelta en temas de corrupción, amiguismo y populismo obrero subvencionado, en la actualidad se sienten en el banquillo de los acusados por la Justicia, dos expresidentes del gobierno autonómico por un caso de dinero público utilizado fraudulentamente, en el que existen más de cien personas involucradas y un importe de miles de millones de euros.

El resultado de las elecciones ha sido el siguiente:

 

 

La mayoría absoluta está en 55 diputados, que hasta ahora sumaban los partidos de izquierda PSOE y Podemos; por primera vez desde la democracia, el centro-derecha, representado por Ciudadanos, Partido Popular y VOX, pasan a tener mayoría absoluta.

La respuesta de Podemos, partido de ultraizquierda, asesor del régimen chavista en Venezuela, comunista leninista, no se ha hecho esperar. Ha llamado a “tomar la calle en contra del fascismo”, que es como ellos llaman a todos los que no estén a favor de su ideario, con eslóganes como “sin piernas, sin brazos, fachas a pedazos”, ellos, que quieren acabar con la Constitución Española que nos dimos en el año 1978, que son amigos y se relacionan con personajes cuyo ADN está manchado de sangre de otros españoles, que quieren proclamar la república (España ha tenidos dos repúblicas y las dos han acabado en guerra civil), que odian llamar a España por su nombre, y que quieren crear pequeños países federados en torno a esa república, cuando las actuales Comunidades Autónomas españolas tienen transferidas más competencias que los landers alemanes o los estados confederados norteamericanos.

Transcribo a continuación una “Carta abierta a Pablo Iglesias” (líder de Podemos), escrita por Juan Manuel Jimenez Muñoz, médico y escritor malagueño que, creo, resume el sentir de la mayoría de españoles, y que suscribo en su totalidad.

Hoy, a tan sólo unas horas de que el pueblo andaluz haya dicho ¡BASTA YA! a 40 años de Régimen Monocolor, cuando las trituradoras de papel están echando chispas en todos los despachos de la Administración andaluza y cuando Pablo Iglesias anda en Madrid, estupefacto, preguntándose qué coño habrá pasado aquí para que el avance fascista haya sido tan rotundo, yo le voy a dar unas claves para que reflexione.

Mire usted, señor Iglesias. Vivo a temporadas en un pueblecito de Málaga que se llama SEDELLA. Son pocos habitantes en Sedella, pero magníficas personas. Tendría usted que conocer el pueblo. Por sus gentes, por su gastronomía y por sus vistas a la Tejea. Yo le invito a mi casa. También a Irene.

 

 

Sedella tiene un alcalde de Izquierda Unida porque 6 de sus 7 concejales son de Izquierda Unida. Y la gente quiere a su alcalde porque da trabajo y porque se preocupa por el pueblo.

Ningún concejal de Vox hay por allí que pueda molestarle a usted, señor Iglesias. Nadie de Ciudadanos. Nadie del PP. Nadie de derechas que deba quitarle el sueño. Son unos rojos mis paisanos de Sedella. Unos rojos irredentos. Unos rojos de cojones.

 

 

Pero mire usted por dónde hace unas horas, como por ensalmo, se me han vuelto fascistas mis paisanos, o medio fascistas. 109 votos han ido al Partido Socialista y a Podemos, y otros 105 se han marchado a VOX, al PP y a Ciudadanos. ¿No le asombra eso, señor Iglesias? ¿No le dice nada que un pueblo de rojos se haya convertido en facha de la noche a la mañana? ¿Sigue pensando usted que hay que “salir a la calle para combatir el fascismo”? ¿Cree necesaria una marcha con el lema “No Pasarán? ¿No se da cuenta, señor Iglesias, de que ese supuesto fascismo ha nacido de las propias filas de usted y del Partido Socialista, de sus propios errores, de sus propias contradicciones, y de tanto tocarnos los cojones al conjunto de la sociedad?

Mire usted, señor Iglesias:

Cuando usted dice que no puede pronunciar la palabra España porque le duele la boca, nace un fascista.

Cuando usted grita ¡Visca Cataluña Libre y Soberana!, nace un fascista.

Cuando usted se va a una cárcel a negociar los presupuestos nacionales con unos investigados por sedición, nace un fascista.

Cuando usted predica pobreza y sobriedad, pero se compra un chalé, nace un fascista.

Cuando una parlamentaria de Podemos retira la bandera española del Parlament Catalán, nace un fascista.

Cuando Ada Colau (alcaldesa de Barcelona) dice que ha votado Sí a la Independencia Catalana en un referéndum ilegal, nace un fascista.

Cuando usted y los suyos hacen parabienes de Chaves y Maduro, nace un fascista.

Cuando Pedro Sánchez y usted se reparten, como cromos, los puestos directivos de Radiotelevisión Española, nace un fascista.

Cuando usted se lleva las manos a la cabeza porque un inmigrante ilegal murió de un infarto en Lavapiés, pero no se las lleva cuando asaltan en grupo la valla de Melilla, nace un fascista.

Cuando le tiran excrementos a nuestra policía de frontera y usted no dice nada, nace un fascista.

Cuando a Pedro Sánchez lo encumbran a la Presidencia del Gobierno los votos de usted, y los de Bildu, y los de Gabriel Rufián, nace un fascista.

Cuando escupen los independentistas a Borrell, y usted se calla, nace un fascista.

Cuando Susana Díaz dice que la huelga de los médicos catalanes le parece justa y necesaria, pero que la de los médicos andaluces es cosa de personas de derechas, nace un fascista.

Cuando un andaluz tiene que esperar 10 meses una colonoscopia y luego, tras hacérsela, resulta que tiene un cáncer de intestino, nace un fascista.

Cuando un andaluz va a la farmacia y hay desabastecimiento, nace un fascista.

Cuando a un maestro andaluz le pegan, o le insultan, y la izquierda no dice nada, nace un fascista.

Cuando a una auxiliar de enfermería andaluza le arrojan una escupidera de orines a la cabeza, y la izquierda no dice nada, nace un fascista.

Cuando en las aulas se les obliga a los niños a estudiar temarios tendenciosos, nace un fascista.

Cuando Susana Díaz dice que la Gürtel estuvo mal pero que los ERE fueron una tontería, nace un fascista.

Cuando un puñado de altos cargos socialistas se va de putas con el dinero de los andaluces, nace un fascista.

Cuando Pedro Sánchez dice ayer que lo ocurrido en Cataluña es una rebelión, y dice hoy que sólo es una sedición, nace un fascista.

Cuando Willy Toledo se caga en Dios y la izquierda progresista le ríe la gracia, nace un fascista.

Cuando un cómico se suena los mocos en la bandera española y la izquierda progresista lo defiende, nace un fascista.

Cuando Ada Colau, sin despeinarse, dice que un almirante español del siglo XIX era un fascista, nace un fascista.

Cuando Podemos de Zaragoza organiza unas Jornadas Antifascistas e invita como ponente a una exterrorista de Terra Lliure que asesinó a nueve personas, nace un fascista.

Pues eso, señor Iglesias. Ya no le canso más.

Busque usted a los fascistas en las propias sedes de Podemos. Y que Susana Díaz y Pedro Sánchez los busquen en las sedes del Partido Socialista. Pues quien siembra vientos, recoge tempestades. Y se cría lo que se come. Y algunas junteras no son buenas. Y todos los fascismos tienen, o han tenido, un motor desencadenante.

El fascismo de Mussolini nació por la depresión económica y el paro de los años treinta. El de Hitler, por la depresión económica europea y la humillación de Alemania tras la Primera Guerra Mundial. Y el fascismo de ahora, ese que todos tememos, ese que nadie queremos, ese que vemos esparcirse como una mancha de aceite por Europa, hunde sus raíces en la falta de luces de la socialdemocracia europea y en trepas como usted, señor Iglesias, a quienes lo único que les interesa, para lo único que han venido a la política española, es para cargarse la Constitución de 1978 y para ponernos como ejemplos a seguir otros paraísos caribeños. Bueno, y para comprarse un casoplón.

 

 

Así que, señor Iglesias, ahórrenos ahora llantos y lamentos en las calles. Ahórrenos barricadas y carreras policiales. La movilización ha de hacerse antes de ir a las urnas, no después, cuando no gusta el resultado. Eso, al menos, es lo que dicen los verdaderos demócratas.

Deje tranquilo a Andalucía por cuatro años, y veamos todos, al menos por una vez, qué saben hacer, por estas maltratadas tierras, Ciudadanos y el PP.

Y si dentro de cuatro años no nos gusta lo que hacen, si montan otro cortijo de otro color o si la gente sigue esperando diez meses para una colonoscopia, haremos como hemos hecho ahora con el cortijo de Susana: mandarlo a hacer puñetas, y a otra cosa, mariposa.

Pues eso, precisamente, es lo que me encanta de la democracia: que nunca damos los votos. Tan sólo los prestamos.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en el Blog de Campos el 05-12-2018

 

 

 

Sevilla – Última semana de noviembre

Por mucho que uno haya viajado, hecho guardia en muchas garitas o, lo que es más importante, kilómetros de andén de estaciones antiguas, esas en las que no sabías ni a la hora que llegaba el tren ni cuando salía, todos los días se aprende algo.

Acompaño a mi hijo a un viaje profesional a Sevilla la semana pasada. Mientras él se ocupa de su trabajo, yo deambulo por calles y plazas, callejuelas y plazuelas, olvidándome casi por completo del centro de la ciudad y de sus monumentos, ya visitados en diversas ocasiones con anterioridad.

 

 

La primera asignatura a aprender es cuando entramos en internet a buscar alojamiento. Junto a hoteles de todas categorías, aparece la página de airbnb.es que son viviendas, apartamentos y habitaciones, más baratas y como alternativa a la red hotelera. La página te ofrece muchísimos sitios dónde alojarse y, por su gestión, cobra diez euros diarios más IVA correspondiente, facturados de acuerdo a la legalidad española vigente.

El propietario o el explotador turístico cobra de acuerdo a sus propias tarifas, en las que se incluyen el aparcamiento del coche en una ciudad imposible para aparcar, más doce euros diarios por limpieza. Hasta ahí, todo bien. Pero el problema llega cuando tras contactar al menos con ocho o diez alojamientos, ninguno facilita factura de ningún tipo por esos servicios: El importe de la limpieza se lo dan en mano a quien se encarga de esos menesteres, y el de alquiler del apartamento, directamente al bolsillo de un encargado/chico para todo, que es quien te facilita las llaves y su número de teléfono por si hubiera algún problema. Aquí no paga impuestos nadie, ni quien limpia, ni el encargado ni el propietario.

Eso sí, el apartamento era una monada, en el barrio de la Macarena, cuatro alturas con cuatro apartamentos por planta, patio central a cielo abierto, dos habitaciones de matrimonio, un salón, cocina y servicios, perfectamente decorado y dotado de cuanto se pudiera necesitar, hasta librería llena de libros de diversas época e idiomas para disfrute de los clientes. Nuevo, limpísimo, hecho a propósito y por profesionales para el fin al que estaba destinado.

Llenamos el depósito del coche poco antes de entrar en Sevilla. En la Autonomía con el Impuesto de Sucesiones más alto, también el diésel: 0,12 euros más caro el litro que en Madrid.

En toda Andalucía y en Sevilla en concreto, son muy amables, expansivos, comunicativos y es difícil no hacer amigos de tasca en cuanto vas dos días seguidos a tomar una cerveza. Cerca del apartamento hay una casa okupa y muchos de ellos, al caer la tarde, sentados en dos bancos de piedra, con vasos en las manos. El camarero, sin decir yo palabra: Mire usted, ahí los tiene, sin hacer nada en todo el día y por las noches se hartan de cubalibres, no sé de dónde sacarán el dinero; y yo aquí, diez horas diarias por novecientos euros y las propinas.

Nadie desayuna en su casa; a eso de las diez o diez y media, es difícil tomar asiento en una mesa de cualquier bar en el que pongan un mollete antequerano con tomate, aceite y jamón del bueno, junto con un café con leche servido en vaso grande y a una temperatura que te arde el paladar, lo que da pie a entablar conversación hasta que se vaya enfriando. Yo había logrado una mesa, estaba solo, se acerca un hombre de unos sesenta años y me pregunta si puede sentarse conmigo, que no hay ningún sitio libre en todo el bar. Sin problema, siéntese por favor. Usted no es de aquí. No. Se le nota, los de aquí hablamos mucho. ¿No habrás venido usted por lo de las elecciones? No, estoy pasando aquí unos días acompañando a mi hijo. Bueno, pues mire: Yo fui árbitro de fútbol en Preferente y Tercera, en aquellos campos de tierra que había, en los que la directiva del equipo local nos llevaba un botella de coñac y un paquete de Chesterfield en el descanso, para que no pasáramos frío. Luego trabajé en un “mercao”, cuando se pesaba con pesas, yo les hacía un hueco en el culo y les rebañaba más de cien gramos en cada kilo; luego me metí de guardia urbano, a poner multas, muchas multas; y ahora soy de los que controla la Zona Azul. Así que imagínese las veces que se han acordado (en realidad dijo otro verbo) en mi padre y en mi madre.

Y aunque se vuelvan a acordar de ellos, tengo que decir lo que siento: Ya está bien, no voy a votar a los socialistas porque le están haciendo el juego a los independentistas; esos dos que se han puesto de huelga de hambre, a ver si tienen coraje (aquí también dijo otra palabra) y llegan hasta el final, y se mueren, y dos idiotas se convierten en héroes de los separatistas, y sacan las armas que tienen escondías, y va allí entonces la Legión y los Paracas y los machacan en tres o cuatro días, y aquí paz y en el cielo gloria …

Barrio de Triana, cerca de la Iglesia del Cachorro. Acodado en la barra de un bar. Unos cuarenta años. Tenemos que ir a votar el domingo. Yo cobro el PER de las quince peonas al año; luego, mi mujer; luego mis dos hijos; y con algunas chapucillas que vamos haciendo, ¡qué se puede pedir más para tomar un vinito!

Carretera Carmona. Avenida de Llanes. Casa de comidas caseras. Sirve un peruano, que parece el dueño. Tengan cuidado cuando salgan, aquí en la plaza de la derecha, está llena de negros que no se sabe de dónde han llegado ni qué hacen. Al menor descuido les roban y si ustedes se dan cuenta y les plantan cara, los otros salen a defenderlos.

 

 

Hay una tasca, en una callejuela del centro, que siempre está de bote en bote; tiene dos puertas y, dentro, una barra corrida, de mármol blanco a juego con la decoración y la mugre que tiene, que bien podría remontarse a cien años. Por la puerta de la derecha entran los “guiris”, que se ponen moraos a medias y a tintorro. Por la de la izquierda, los sevillanos, que toman fino y tapas, todos con traje, corbata y pañuelo en el bolsillo alto de la americana, que es como se llama aquí a la chaqueta. El repertorio de tapa, media o ración, que es con lo que se acompaña a la bebida, sigue teniendo los mismos precios que yo conocí hace años, pero las cazuelas han disminuido su circunferencia, algo así como pasa en los supermercados en muchos productos, que han pasado de pesar un kilo a ochocientos gramos, o de medio kilo a cuatrocientos cincuenta gramos. La inflación no está en el precio sino en la cantidad servida.

Y en ese ambiente de pingoneo y holgazanería por mi parte, llegamos al domingo dos de diciembre, en el que se celebraron elecciones autonómicas al Gobierno de Andalucía. Sobre eso de las nueve de la tarde, un amigo periodista de Sevilla, me llama y me pregunta: ¿Quién crees que va a ganar? Le contesto: Los de siempre, sustentados por Podemos, igual que en el Gobierno de España. Me responde: Hummm, no sé, no me gustan algunas caras que estoy viendo …

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en el Blog de Campos el 04-12-2018

 

 

Todo a Cien – 50 Libros

Era una familia pobre, solo trabajaba el padre y la mujer se dedicaba a las labores del hogar, lavando, cosiendo y remendando hasta bien entrada la noche. Él era un zagal despierto, estudiante del PIO, de quince o dieciséis años, al que le daban sus padres, como “paga semanal”, la cantidad de cien pesetas (sesenta céntimos de euro). Plaza & Janés era una editorial que vendía libros a “puerta fría”. Firmó no sé cuántas letras mensuales de cien pesetas, una de las cuales está hoy en un cuadro en su despacho, para comprar sus primeros libros. Me enseñó hace poco su biblioteca, que vale muchos miles de euros.

Dedicado a la Junta de Andalucía, que prohíbe a los docentes recomendar a los alumnos la compra de libros que no consten en la bolsa de gratuidad.

 

Libreria

Publicado en PUERTA DE MADRID de ALCALA DE HENARES, nº 2.345 del 27-09-2014, PÁG. 17