Tag Archive | amistad

Todo a Cien – 184 Felicitaciones navideñas

Se ha acabado la Navidad, amor cristiano, familiar y excusa social por parte de empresas, familiares, amigos y hasta enemigos encubiertos en espera del error ajeno, con una cortés felicitación postal navideña antes, un correo electrónico después y un wasap más tarde.

Me dice un JUJO, jubilado joven, que antes de jubilarse recibía unas dos mil felicitaciones navideñas; unas mil el primer año de jubilado; el segundo, sobre ciento cincuenta; y este año, treinta y dos contadas. Es el juego de la vida, parecer y no ser, ser pero no estar, amigo mientras me puedas dar, árbol que no da sombra ni fruto, ¿para qué lo quiero? No cuentes nada más que con aquellos que más íntimamente te quieren. Feliz año nuevo 2017.

 

el-cartera

 

Publicado en el Blog de Campos el 02-01-2017

Grabado en piedra

Autor desconocido, archivo de internet año 2012

 

Cuenta una historia que dos amigos iban caminando por el desierto. En algún punto del viaje comenzaron a discutir, y un amigo le dio una bofetada al otro. Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena: “MI MEJOR AMIGO ME DIO HOY UNA BOFETADA”.
Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse. El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó. Después de recuperarse, escribió en una piedra: “MI MEJOR AMIGO HOY SALVO MI VIDA”.
El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó: “Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra. ¿Porqué?”
El otro amigo le respondió: “Cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo. Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en piedra donde ningún viento pueda borrarlo.
“APRENDE A ESCRIBIR TUS HERIDAS EN LA ARENA Y GRABAR EN PIEDRA TUS VENTURAS”.

 

Publicado en el Blog de Campos el 03-03-2016

Cultiva …

Cultiva …

Fichero internet año 2013

 

02-Cultiva

15 de septiembre de 2014

Vida llena

Vida llena
Autor desconocido, archivo de internet año 2008

Un profesor, delante de sus alumnos de la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, cogió un bote grande de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

 

El profesor cogió una caja llena de perdigones y los vació dentro del bote. Estos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí.

Leer Más…