Archivo de etiquetas| Alfonso Guerra

Cuando vinieron a buscarme a mí

Si Dios no lo remedia, perdón por referirme a Dios, que junto al Rey y a la democracia está en peligro en España, tendremos un Vicepresidente leninista, favorable a la plurinacionalidad (secesión de varias regiones), asfixia financiera de la Iglesia Católica, establecimiento de la República (no olvidemos que las dos repúblicas anteriores vinieron acompañadas de una Guerra Civil cada una de ellas) y el derrocamiento de la monarquía, sin olvidar un espectacular incremento de la deuda pública e impago de la misma si llega el caso.

Lo bueno, si hay algo que pueda catalogarse así, es que Pablo Iglesias miente mucho menos que Pedro Sánchez. Pablo Iglesias no dice la verdad, la esconde en palabras y párrafos subjuntivos y condicionales, que hay que saber traducir convenientemente.

Pedro Sánchez, no. Miente compulsivamente. Tomo de

https://www.elpradopsicologos.es/blog/mitomania-mitomano-mentiroso-compulsivo/ el texto que sigue a continuación:

 

“”Alexander Pope, un poeta británico, dijo que “el que dice una mentira no se da cuenta del trabajo que emprende, pues tiene que inventar otras mil para sostener la primera”.

Sin embargo, hay personas que caen en la tela de araña de la mitomanía y hacen de la mentira su forma de vida, se convierten en mentirosos compulsivos.

Un estudio realizado en la Universidad de Massachusetts reveló que el 60% de las personas mienten al menos una vez durante una conversación de diez minutos, caen en lo que se conoce como “mentiras esporádicas”.

Sin embargo, detrás de la costumbre de mentir compulsivamente no siempre se esconde el deseo de obtener algo o evitar un castigo, el mitómano suele mentir sin tener un motivo válido, por compulsión. Esa tendencia a mentir compulsivamente puede colocarle en situaciones ridículas o llevarle a inventar historias insostenibles. De hecho, aunque el mitómano sepa que lo han descubierto, puede seguir mintiendo y complicar aún más su narración. ¿Les suena a ustedes algo de esto?

Para el mitómano, mentir se convierte en un hábito, es su forma de relacionarse. Esta persona no solo siente la necesidad de mentir en las situaciones que están en su contra para evitar las consecuencias sino también en los pequeños detalles, aunque no gane nada con ello. Quien padece mitomanía puede sentirse raro diciendo la verdad, pero se siente cómodo mintiendo.

El problema es que cuando faltar a la verdad se convierte en un hábito y se cae en la mentira patológica, el mitómano tendrá que enfrentarse a diferentes dificultades debido a que pierde la confianza de los demás. Un mentiroso patológico puede llegar a perder su trabajo, tener problemas familiares, romper con su pareja y sufrir aislamiento social.

… / … De hecho, en algunos casos las historias que cuentan los mitómanos están muy bien hilvanadas y resultan creíbles ya que contienen un gran nivel de detalles, lo que denota que la persona ha estado procesando cuidadosamente esa información.

La mentira suele ser una estrategia para eludir la realidad y, por consiguiente, la responsabilidad de afrontar las consecuencias de determinados actos o situaciones.

Diferentes trastornos psicológicos están vinculados con la mentira, ya que se trata de una forma de evitación, sobre todo en el caso de las adicciones, cuando la persona no desea reconocer su problema o pierde el control y recurre a la mentira para mantener su patrón adictivo.

En la base de la mentira patológica se esconde una baja autoestima, la persona cree que si se muestra tal cual es, no será aceptada. Los mitómanos suelen tener una personalidad insegura, por lo que a menudo sus mentiras no son más que una imitación o un plagio de las ideas, pensamientos o experiencias de los demás, generalmente de personas que admiran. Los mentirosos patológicos también suelen carecer de habilidades sociales, por lo que intentan suplirlas recurriendo a las mentiras, para parecer más interesantes y competentes ante quienes les rodean””.

Ya hemos dicho que Pablo Iglesias es más primario, más directo, más bruto, más ultra. Hoy viernes día 22 de noviembre, se ha celebrado un acto organizado por la plataforma “Adiós Monarquía, Hola Democracia” que apuesta por un referéndum nacional sobre el modelo de representación de Estado. “Destituyamos al Rey, que ruede la corona”, para que los ciudadanos «tenga la oportunidad de votar el tipo de modelo de Estado de nuestro país».

 

 

La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Isabel Serra, ha invitado a la militancia a este acto, apostando por «dejar atrás la Monarquía y construir una república democrática, justa y feminista».

Isabel Serra nació en el año 1989, licenciada en filosofía, diputada regional en la Asamblea de Madrid por Unidas Podemos, sector anticapitalista, no se le conoce trabajo alguno que no sea su activismo político de ultraizquierda.

Esta misma semana, la presidenta de la Comunidad de Madrid le ha reprochado que “mientras yo estoy haciendo convenios con entidades bancarias para hacer obra social, usted quema cajeros”.

Esto es lo que tenemos hoy día en España, y cada pueblo tiene, y se merece, a quien vota. Hasta Alfonso Guerra, la lengua más viperina y afilada de la Transición, pero más español que el primero, ha dicho “que el acuerdo entre el PSOE y los comunistas puede acabar en un drama”.

 

 

El pastor luterano alemán Martin Niemöller (1892-1984) escribió un poema titulado “Ellos vinieron”, del que existen diferentes versiones transmitidas de forma verbal, sobre la cobardía de los intelectuales alemanes tras el ascenso de los nazis al poder y la subsiguiente purga de sus objetivos escogidos. Puede aplicarse tanto a la derecha como a la izquierda, a cualquier sistema totalitario. Una de las versiones dice así:

“Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio,

porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,

guardé silencio,

porque yo no era socialdemócrata

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,

no protesté,

porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a buscar a los judíos,

no pronuncié palabra,

porque yo no era judío,

Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí,

no había nadie más que pudiera protestar.”

 

 

 

Agamenón y su porquero

Que Podemos es el resultado de la corrupción del PP y del PSOE, aderezado con estrategias gobelianas y leninistas, a mí no me cabe ninguna duda.

 

Que el PSOE se niega a pactar con el PP aduciendo la corrupción existente en este partido, lo dice por activa y por pasiva el líder del nuevo PSOE marxista Sr. Sánchez. Y es verdad.

Leer Más…