Archivo de etiquetas| Albert Rivera

Masoquismo político

Lo reconozco. Anoche supe lo que es el masoquismo viendo en televisión el debate de los cinco líderes políticos a nivel nacional.

Debatir es “Discutir un tema con opiniones diferentes”. Allí no hubo discusiones, ni diálogo ni verdades evidentes. Solamente un micrófono para que cada uno de ellos soltase su perorata y contestara que las sandías son muy caras en Japón cuando les preguntaban algo que pudiera restarles un solo voto.

Albert Rivera, de Ciudadanos, dijo dos obviedades. Una, que facilitaría el próximo Gobierno; está claro que ha llevado la contraria a Soros, a través de Girauta, no apoyando a Sánchez hasta ahora; probablemente le va a costar el liderazgo de esa formación, pero, por si acaso, deja claro su futuro apoyo. Y otra, “negar los problemas no solucionan los problemas”. Totalmente verdadero, el que tiene una adicción, del tipo que sea, no puede solucionar nunca su problema hasta que no lo reconozca y ponga los medios.

Pablo Iglesias, de Unidas Podemos, habló de mamarla (yo creo que no fue un lapsus de profesor universitario), sino una evidencia de las veces que se arrodilló ante Pedro Sánchez para “formar un gobierno de coalición con el PSOE”, porque sabe que es, prácticamente, su última oportunidad de sentarse en sillón de cuero. Se declaró comunista y proclamó una subida al 55% el tipo máximo del IRPF y al 30% a las rentas del capital, un Banco Público (quiebra segura para Bankia), intervenir el precio de los alquileres, establecer un SMI de 1.200 euros mensuales y claramente a favor de los secesionistas catalanes y vascos. Quedó claro su pátina leninista y su idea de llevarnos a los españoles a la miseria.

Santiago Abascal, de VOX, descubierto como los toreros nuevos en plaza, fue el único que, en mi opinión, arrancó votos a otras formaciones. Puso las cosas claras, sin tapujos, que podrán gustar o no, pero no engañó a nadie: Despilfarro de las Autonomías, duplicidades, inmigrantes ilegales y expolio fiscal. Y fue el único que acabó su discurso con un ¡Viva España!, que algunos de los allí presentes se niegan a gritar.

Pablo Casado, del Partido Popular, el mejor orador de todos ellos, sin papeles, con una memoria prodigiosa, atacó parcialmente a VOX porque empieza a verlo como un serio contrincante, si no para ganar, sí para restarle votos. Y muy directamente al PSOE en general y a Pedro Sánchez en particular. “El PSOE necesita los votos independentistas”. Y las preguntas que se han hecho viral y que Pedro Sánchez no contesto, por eso de que “el que calla, otorga”.

 

 

Pedro Sánchez, del PSOE, se limitó a leer, de forma dispersa pero casi en su totalidad, el Programa electoral del PSOE para las próximas elecciones generales del 10 de noviembre, publicado el pasado miércoles 30-10-2019 y a analizar en este Blog el próximo jueves día siete de noviembre. Tenso, inseguro, sin mirar a los contrarios, con la cabeza gacha, en plan chulesco, como diciendo “a mí me la refanfinflan estos, voy a salir de esta penitencia y a otra cosa mariposa”. Subida de impuestos y más gastos para subvencionar a los que menos, o nada, aportar al erario público. Todo ello sabiendo de antemano los datos que se han publicado hoy: “El paro sufre la mayor subida desde 2012 pese al fuerte tirón del empleo en educación. El número de parados creció, sobre todo, en el sector servicios, seguido del de la agricultura y la industria. Con este repunte ya son tres los meses consecutivos con datos de paro al alza”. No sé quién ganó el debate, pero a mí me parece que el PSOE se dejó algunos votos en la lid. ¡Ah!, y dejó caer una trampa sibilina: Que gobierne quien más votos tenga. Empieza a aparecer el miedo en sus pupilas.

Yo no sabía que el masoquismo cansaba tanto. Quedé dormido a los cinco minutos de terminar esa anticuada forma, cansina, plomiza y obsoleta de hacer periodismo.

 

 

 

San Antonio de Padua

“San Antonio de la Florida, la primera verbena que Dios envía”. En aquella época se aprovechaban las verbenas y las fiestas mayores de los pueblos para comer turrón de Castuera, que era de cacahuetes, comprar algo que necesitabas y que estabas esperando a poder hacerlo en los puestos de verbenas y ferias, que se alumbraban con candiles de carburo, las casetas de bebidas, el baile para los mayores y los juegos para los pequeños.

 

 

Los pequeños llevábamos pantalón corto hasta los diez años. Recuerdo que Luisito, que se metía en todos los líos y siempre salía victorioso, le dijo a un muchacho muy grandote, con pelos ya en las piernas y uniforme de la OJE, ten cuidado chaval, que se te va a salir la cola por la pierna de los pantalones.

En la pobreza, y en la ignorancia, éramos felices. Y esas pequeñas fiestas, junto al cine de los domingos, eran el único asueto que disfrutábamos. Así fuimos creciendo, con mucho esfuerzo, trabajo, comiendo garbanzos, lentejas (que había que “limpiar” porque las vendían al por menor y traían pajizas y pequeñas piedras que se separaban), sardinas de cuba (no de la Habana, sino porque se vendían en unas cubas de madera) y, lo más, un pollo de campo el día del cumpleaños del padre o en Navidad.

Aquello quedó atrás, y fue con los lópeces (Gregorio López Bravo y Laureano López Rodó), aprovechando el dinero del turismo, de las remesas en divisas de los emigrantes, de la prosperidad mundial, y su pertenencia y colaboración del OPUS, cuando se empezó a comer bien, tres comidas al día, abundantes y compensadas nutricionalmente.

Aquello pasó hace muchos años, aunque algunos no se acuerden de ello ni del origen que lo produjo: Una guerra civil que empezó antes de la fecha por todos reconocida del 18 de julio, desde que socialistas y comunistas se alzaron contra la República y todas las actuaciones que de ello se derivaron.

En estos momentos, tras las elecciones habidas, se está en periodo de negociación, reparto de poderes y colocación de amigos, conocidos y adictos de todos los Partidos Políticos, aunque sean ineptos.

Las elecciones generales las ha ganado el PSOE por amplia mayoría, pero no la suficiente para decidir por sí mismo. Partiendo de un axioma general de que quien ostenta el poder no lo deja por ningún concepto, Pedro Sánchez ha de ser el próximo Presidente de Gobierno, acompañado, como dijo aquel juez de sentencia dubitada, de una o varias personas de ignorada procedencia.

El socialismo tiene dos opciones, siempre pensando que nunca va a renunciar al poder: Pactar con Podemos (ultraizquierda comunista-leninista), con los independentistas catalanes, con los independentistas vascos, y resto de anticonstitucionalistas. O que la derecha constitucionalista se abstenga.

 

 

Es en estos momentos cuando hay que ser estadistas, cuando hay que sacrificar el bien personal en aras al bien general. La derecha debe abstenerse por el bien de España y, en concreto, Ciudadanos. Además, si Ciudadanos no ayuda a Pedro Sánchez en esta ocasión, se van a enfadar mucho con Albert Rivera su socio Girauta, amigo íntimo de Soros, algún que otro masón, los de Bilderberg, el Banco Santander y el resto del IBEX, además de “quemar” desde ya, a uno de los mayores activos que tiene, que es Inés Arrimadas.

Europa es cada vez más populista de derecha, más intransigente con las nuevas tendencias políticas globales de trabajar para que otros vivan de la caridad, hoy llamada solidaridad, de su esfuerzo, más consciente que está perdiendo su identidad e idiosincrasia. Si no se ayuda a que los socialistas lleguen a la Presidencia del Gobierno, tendrán que “vender” su poltrona mediante concesiones a ese nuevo Frente Popular del siglo XXI, y al final alguien puede pensar que una nueva guerra contra el comunismo y el socialismo podría llegar a reproducirse.

Celebremos San Antonio de Padua, ese franciscano portugués, predicador que conocía de memoria más de 6.000 citas de la Biblia, y de quién se ha escrito:

Reconducía a la paz fraterna a los desavenidos, […] hacía restituir lo sustraído con la usura y la violencia […]. Liberaba a las prostitutas de su torpe mercado, y disuadía a ladrones famosos por sus fechorías de meter las manos en las cosas ajenas […]. No puedo pasar por alto cómo él inducía a confesar los pecados a una multitud tan grande de hombres y mujeres, que no bastaban para oirles ni los religiosos, ni otros sacerdotes, que en no pequeña cantidad lo acompañaban.

Y encomendemos al santo el buen hacer de nuestros políticos.

 

Publicado en el Blog de Campos el 13-06-2019

 

 

Esto lo arregla Soros

Improviso estas líneas para, como no podía ser de otra forma, felicitar al PSOE por el triunfo, sin paliativos, en las elecciones generales de hoy. La marca PSOE es tan fuerte y acreditada que no puede acabar con ella ni Pedro Sánchez.

VOX ha resultado ser un cohete de feria que explotó antes de tiempo. Podemos ha sido la misma feria de pueblo vista desde un casoplón custodiado veinticuatro horas por la Guardia Civil. El Partido Popular ha tenido los peores resultados habidos en la derecha en el periodo democrático, que queda huérfana de un líder claro y con apoyo suficiente para tener las miras puestas en alcanzar el poder en el futuro.  Ciudadanos, en una tercera posición general de voto, tiene la llave de la próxima legislatura, para que el PSOE no tenga que hipotecarse más de lo que está con radicales, anticonstitucionales y secesionistas.

En mi artículo del pasado día seis de abril, https://ancamfer.wordpress.com/2019/04/06/proxima-contienda-electoral/, decía:

César Vidal (marzo 2019). El lunes 18 de febrero del corriente año, como todos los lunes, fue la reunión de la ejecutiva nacional de Ciudadanos compuesta por 37 personas, de las cuales, solo 14 son los que tienen derecho a voto. 13 de las 14 personas con derecho a voto, aprobaron “No pactar con el PSOE” tras las elecciones. El único que se opuso a dicha medida, fue el economista Luis Garicano. Tras la ejecutiva, Rivera anuncia ante la prensa que Ciudadanos no pactara con el PSOE de Pedro Sánchez.

Tras la reunión, Luis Garicano coge un vuelo dirección a Suiza y se presenta ante George Soros para comentarle el resultado de la ejecutiva y le pide que se presente en Madrid inmediatamente para poner orden dentro del partido. Tras esta visita, George Soros, coge su avión y se planta en Madrid para cantarle las 40 a Rivera en un chalet de un conocido empresario en la localidad serrana de Somosierra.

 

Luis Garicano (al fondo), mantiene una estrecha relación de amistad con George Soros.

 

A esa cena-reunión asistieron también los esbirros de Soros, el masón Manuel Valls, la presidente del Banco de Santander, Ana Patricia Botín, la socialista Cristina Narbona y Karima Benyaich, embajadora de Marruecos en España, acompañada de Nadia Jalfi, esposa del diplomático y exdirigente del PP, Gonzalo de Arístegui. Nadia Jalfi trabaja para el servicio secreto de Marruecos, DGST, y está involucrada en la intermediación de diversas operaciones “muy turbias” entre el gobierno socialista, la Casa Real y el Reino de Marruecos. Total, 13 personas. (Marcos Larrazabal, 04-03-2019)

En dicha cena, Soros y Valls llevan la voz cantante y le dicen a Rivera que se olvide de un gobierno que sea apoyado por VOX, que va en contra de sus planes globalistas y que la derecha no puede gobernar en España. Las condiciones, siempre que sumaran las cifras de PSOE, Ciudadanos y PNV, con la mayoría necesaria de 176 escaños, sería fundamental que hubiera un bloqueo, es decir, que las mayorías de izquierdas o derechas, no sumaran. Y ante esta situación, Albert Rivera desbloquea la situación, y acepta formar un gobierno conjunto con PSOE-PNV-C’s. Pero esto se tendría que hacer de una forma disimulada, es decir, llegando Rivera en plan salvador de todos los españoles para evitar otro nuevo pacto de Sánchez con golpistas, comunistas y proetarras.

El resultado final sería que Pedro Sánchez volvería a ser presidente del Gobierno, con Albert Rivera como vicepresidente, y siguiendo las directrices marcadas por Soros que, recordemos, es, además, uno de los grandes valedores del independentismo catalán, de la ideología de género y de la dictadura del colectivo LGTBI.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, declara que “prefiere pactar con Ciudadanos” a depender de los independentistas del PDeCAT y ERC en una entrevista a El Español, lo que parece confirmar lo anteriormente expuesto.

Con posterioridad, ambos partidos han negado una coalición PSOE-Ciudadanos, incluso a una pregunta directa de Pablo Iglesias en el debate llevado a cabo en televisión. Pero ya sabemos que, como dice el Dr. House, todo el mundo miente, y más los políticos.

Yo, que solo me represento a mí mismo, apoyaría esa coalición que rompería el Frente Nacional y el Frente Popular a los que, antes de estas elecciones, estábamos abocados en España. Además. los españoles nos ahorraríamos comprar un colchón nuevo para la Moncloa y tendríamos una fuerte representación de catalanes para coser lo descosido desde hace años. Y pensar en prohibido prohibir, crear empleo, estabilizar la economía, controlar la deuda pública y prepararnos para la próxima crisis financiera que empieza a vislumbrarse en el horizonte.

Antonio Campos

 

Publicado en el Blog de Campos el 28-04-2019