Archivo de etiquetas| Alaya

Cuota sindical obligatoria

Pepe Álvarez es el Secretario General de la UGT – Unión General de Trabajadores desde 2016. Nació en Asturias en el año 1956, en dónde cursó estudios de Formación Profesional. En 1975 se traslada a Barcelona, a trabajar en La Maquinista Terrestre y Marítima, y se afilia a UGT. Al año siguiente es nombrado secretario de Acción Sindical de su empresa, con la legislación del régimen anterior. Desde entonces no ha dejado de tener cargos sindicalistas con plena dedicación, hasta el puesto que hoy ocupa.

Nacionalista catalán, apoya el referéndum y está favor de las diferentes personas que protagonizaron la última asonada independentista catalana.

 

Famoso por sus mariscadas, fotografiado para la posterioridad para que no quepa la menor duda de ello, ahora se encuentra ahíto de poder con el Gobierno sanchista-podemita, ya que la reforma laboral del gobierno de Rajoy le dejó para simplezas como que las mesas están separadas por noventa centímetros en vez de un metro, naderías varias y una pérdida constante de afiliados que, aunque se desconocen las cifras oficiales, algunos empresarios estiman en el 50%.

Bien, pues este elemento, que no sabe ya dónde está la fábrica a la que tendría que volver a trabajar si desapareciera del mundillo sindical, es el que ha declarado que las manifestaciones pacíficas de los agricultores de Extremadura son “cosas de la derecha terrateniente y carca”. Bonita manera de defender a los obreros.

El pasado lunes batió el récord de estulticia al exigir que todos los españoles tengan que pagar una cuota a los sindicatos. Lo que faltaba, vuelven los Sindicatos Verticales, de obligada afiliación y pago. Qué bien vivíamos en España cuando solo había un tonto por pueblo.

En la mayoría de las empresas, de mandos intermedios o jefes de sección para arriba, mantienen unas condiciones bilaterales con las empresas en las que nada, absolutamente nada, tienen que ver los sindicatos; en los organismos públicos tienen perfectamente definidos cuáles son los niveles profesionales que le corresponden, y prácticamente solo se afilian los interinos que no han obtenido plaza por concurso-oposición, amigo del amigo del amigo de turno, que quiere equiparase a quién ha estudiado, preparado y superado una oposición para ser funcionario público; y, no nos engañemos, los malos trabajadores que aprovechan su afiliación e incluso su incorporación al Comité correspondiente para que la empresa no los despida; quedan, por fin, unos cuantos, los menos, que sienten el sindicalismo como solidaridad colectiva, como reminiscencia de la lucha de clases, imposible con huelgas de un día, porque no pueden prolongarse si los sindicatos no cubren el salario que pierden.

Pero eso es en América; aquí los ejemplos son los ERE’s de Andalucía, no se por qué las clases de formación a los parados no se dan en Institutos y Universidades, por profesores titulados y preparados para la docencia, cuyo monto no se sabe a ciencia cierta pues desde que le dieron una “ascensión percutiente” a la jueza Alaya (“nosotros somos contingentes, tú eres necesario”, en honor al ayer fallecido José Luis Cuerda), los legajos transitan más lentos que “el caballo del malo” de las películas de indios (americanos) de nuestra infancia.

Por el norte de España, la Fiscalía pide 10 años para el exsecretario de UGT-Asturias por desviar fondos públicos para cursos de formación. Y para otros cinco exdirigentes y técnicos del sindicato acusados, penas de entre 4 años y dos meses y 10 años de cárcel, mientras que para la organización sindical el Ministerio Público solicita que se le imponga una multa de más de doscientos mil euros, así como la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas durante cuatro años.

La Fiscalía sostiene que el desvío sistemático de fondos públicos se llevaba a cabo mediante diversos subterfugios con los que UGT y su fundación IFES (Instituto de Formación y Estudios Sociales) lograban enmascarar los costes reales de ejecución de las acciones formativas por las que recibían subvenciones. Por lo que se ve, no son cosas locales, sino que se repiten en diferentes federaciones del sindicato.

Creo que mi opinión, en este caso, es la de millones de españoles. Pues va a ser que no. Que a los sindicatos los mantengan sus afiliados, como a las organizaciones empresariales las mantengan sus empresas afiliadas, como al Alcalá Club de Futbol lo mantengan sus socios, como que las corridas de toros se nutran de las entradas que vendan, como ….. que todas y cada una de las organizaciones habidas y por haber vivan con los ingresos que aporten su socios o afiliados, que son a los que representan y, presumiblemente, defienden. En democracia, no hay “afiliaciones obligatorias” ni “bienes privados comunes” de ningún tipo; eso es propio de dictaduras.

 

 

 

 

 

 

Todo a Cien – 194 No os acompañan las leyes

“Sois muy buenos policías, pero no os acompañan las leyes”. Entre todos aquellos que la transgreden, en especial entre los más de quinientos grupos mafiosos internacionales que operan en España, la frase es bien conocida y utilizada.

Todos estos personajes saben de leyes más que cualquier ciudadano honrado, pues como sus actividades ilícitas e ilegales manejan mucho dinero, también manejan muchos profesionales, de distintas ramas, que los asesoran.

El Ministro Ledesma, en su día, hizo una importante reforma del Código Penal, propia del paso de una dictadura a una democracia. Desde entonces, España y el mundo han cambiado mucho. Han aparecido nuevos delitos y nuevas formas de llevarlos a cabo. Yo creo que hay que acometer una gran reforma de la Justicia, en la que se proteja al que cumple las leyes ante los delincuentes, de corbata y sin corbata, con penas efectivas reales en función de la gravedad y la reincidencia.

¿Llegará un momento en el que los diferentes Cuerpos de Policía pierdan la moral al ver que vale poco su trabajo y esfuerzo? Horas, días, meses, investigando, dinero del contribuyente invertido y perdido, burocracia, teatralización, procesos interminables, fallos inexplicables, el tema no está contemplado como importante, libertad rápida.

juez

Por cierto, D. Jordi, no todos los intocables son inocentes. Lo digo yo y lo ha dicho la juez Mercedes Alaya en la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada, lamentando una y otra vez las injerencias del poder político en la actividad del poder judicial, sin distinción de partidos ni colores. «Hay una justicia para poderosos y hay una justicia para los que no lo son».

Hubo un tiempo en el que solo podías esperar que te agrediera la policía, sin explicaciones y sin contemplaciones. Hoy en día te puede agredir cualquiera, sin explicaciones y sin contemplaciones, menos la policía. Y entonces, entra en acción el párrafo anterior.

 

Publicado en el Blog de Campos el 11-02-2017