¿Quién recuenta mi voto?

INDRA es una compañía global de consultoría, tecnología, innovación y talento, líder en soluciones y servicios de alto valor añadido para los sectores de Transporte y Tráfico, Energía e Industria, Administración Pública y Sanidad, Servicios Financieros, Seguridad y Defensa. Opera en más de 140 países y cuenta con más de 52.000 profesionales a nivel mundial.

Según la página oficial de INDRA SISTEMAS SA, el capital social es de 35,3 millones de euros correspondientes a 176.654.402 acciones con un precio de cotización en Bolsa de 9,025 euros a fin del mes de octubre, lo que alcanza una capitalización de 1.594.305.978 euros. En el año 2020 presentó unas Pérdidas de 28,8 millones de euros y unos Beneficios de 26,8 millones de euros en 2021.

Los socios principales son: El 28,00% lo tiene la SEPI; Amber Capital con el 9,99% y SAPA con el 8,00%, que forman el núcleo duro gubernamental. El capital flotante en Bolsa es del 25% aproximadamente y el resto de otros diversos accionistas identificados.

La SEPI – Sociedad Estatal de Participaciones Industriales pertenece al Estado español, creada en 1995 siendo presidente del Gobierno Felipe González.

SAPA Placencia ha estado ligada al sector de la defensa y a trabajar para el Ejército Español, en tecnología de transmisiones en el campo de la movilidad militar, de la generación de energía y de la defensa antiaérea y desarrollo de vehículos de combate terrestre (tanques). Es una empresa familiar con sede en Andoain (Gipuzkoa) perteneciente a la familia Aperribay, uno de los cuales es presidente del club de fútbol Real Sociedad. El pasado 30-10-2021 el Gobierno ha inyectado 32 millones de fondos de la Unión Europea (UE) a esta empresa para el desarrollo del coche eléctrico.

Pero el principal aliado en Indra del sanchismo es AMBER CAPITAL, fondo de inversión británico, fundado en 2005 en Nueva York, por Joseph Oughourlian (francés), cuya sede principal está en Londres. Es un fondo que pretende influir -mandar- en las empresas en las que invierte, participando directa o indirectamente en diferentes sectores, como el Zaragoza Club de Fútbol, el Lens, el Millonarios de Bogotá, el Inter de Miami, Suez en Francia, Prisa (29,8% del capital) en España, etc…. La próxima operación que ha puesto en su objetivo es hacerse con el control del Atlético de Madrid a través del fondo de inversión Ares Management Group.

En España, de la mano de Pedro Sánchez, ha entrado en Prisa, convirtiéndose en el factótum del futuro del grupo para salvar a El País y la Cadena Ser, en quiebra técnica. Para llegar a cabo el salvamento, cuentan con la participación del Estado en Caixabank, a la que presionan para que aporte dinero que su presidente y su CEO, acreditados banqueros, saben no recuperarán.

Este hombre, cuya bondad empresarial glosan en la mayoría de los medios de comunicación españoles, a mí me parece un personaje como el que interpreta Richard Gere en la película Pretty Woman, un especulador empresarial que ya ha comunicado a Pedro Sánchez que, si no gana dinero en Indra, deja caer a Prisa.

Ese núcleo duro gubernamental ha colocado como presidente no ejecutivo de Indra a Marc Murtra, ingeniero industrial, persona de la máxima confianza del PSOE.

Se está repitiendo, paso a paso, con la fidelidad de una fotocopia, lo que hizo Chaves en Venezuela, expropiar o comprar mediante testaferros los medios de comunicación privados, incluso pegando un tiro al aire, a ver qué cae del cielo, a través de una ministra, de obligar a todos ellos a incluir el NODO DEL SANCHISMO en los noticieros y telediarios de toda la nación.

¿Qué tiene Indra que genera el interés de todos estos personajes? Pues unos conocimientos en materia de defensa militar, tecnología de transmisiones, relaciones internacionales, sistemas de seguridad y de recuento electoral en muchos países del mundo, entre ellos, España.

Bajo distintos nombres, tanto en la empresa privada como en la pública, siempre existe un grupo de trabajo dedicado a controlar que los empleados cumplan lo reglamentado por la empresa y por la ley, son los intocables de la ley seca americana trasladados a la realidad del devenir diario actual.

Pero ¿quién controla al controlador? En la inmensa mayoría de las veces, nadie. En el recuento de votos de nuestra democracia, nadie. Y en la época en la que con un solo clic o introduciendo una fórmula matemática o un algoritmo, -conozco un caso en el que un empleado derivaba diez céntimos de todas las liquidaciones que se practicaban en su empresa a una cuenta suya en el extranjero, y aunque diez céntimos no van a ninguna parte, millones de diez céntimos todos los meses se convierten en millones de euros- es pecado mortal poner la más mínima duda el que nadie pudiera intentar hacer algo en un proceso electoral. Imaginemos por un momento las recientes elecciones en Brasil, ganadas por décimas por Lula, que cierra así el ciclo de gobernantes montoneros y marxistas en Hispanoamérica, cualquier pequeño desliz informático podría haber cambiado el curso de la historia.

En un país como España, de pícaros, corruptos, cantamañanas, meapilas, vendedores de crecepelos y todas esas cosas, hubo un tiempo en el que el pucherazo fue una emanación del caciquismo provinciano español, típico de ambientes rurales donde los señoritos, los terratenientes y la nobleza rural imponían su ley. Pero, cuando el movimiento obrero empezó a tomar protagonismo, esta perspectiva cambió, pues sabido es que tanto los anarquistas, como los socialistas, comunistas y separatistas, no tienen absolutamente ningún escrúpulo a la hora de tomar el poder, y de mantenerse.

Es así como a los espadones militares amigos de desfilar por logias que protagonizaron asaltos al poder en el XIX ―Espartero, Riego, O’Donnell, Prim, etc., todos masones― sucedieron los redentores obreristas, los mesías proletarios que clamaban contra la democracia burguesa diciendo que las libertades les importaban un comino, que ellos eran demócratas solamente si ganaban las elecciones, y que irían hasta a una guerra civil con tal de que en España ondeara la bandera roja bolchevique …. “El jefe de Acción Popular decía en un discurso a los católicos que los socialistas admitimos la democracia cuando nos conviene, pero cuando no nos conviene tomamos por el camino más corto. Pues bien, yo tengo que decir con franqueza que es verdad. Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, daremos de lado a la democracia burguesa e iremos a la conquista revolucionaria del Poder”. Palabras de Francisco Largo Caballero. Gabriel Mario de Coca. Anti-Caballero. Crítica marxista de la bolchevización del Partido Socialista (1930-1936). Madrid, 1936, pp. 119 a 121. El Socialista, 14 de noviembre de 1933, p. 3.

En casi todas las elecciones del siglo XX, todos los triunfos de la izquierda se debieron o a un fraude electoral, o a un golpe de Estado, explícito o no: “El pacto de San Sebastián” del año 1930, el golpe de Estado de las elecciones del año 31, cuando los monárquicos entregaron el poder sorprendentemente a los republicanos cuando eran ellos los que habían ganado las elecciones, el golpe de Estado del año 1933 ―cuando las izquierda amenazaron con una insurrección si gobernaba la CEDA, que había conseguido la mayoría en las elecciones―, la revolución armada de octubre del año 34, el alevoso fraude del año 36.

El colmo de los colmos es que ….. Sánchez protagonizó un pucherazo en la misma sede de Ferraz en octubre de 2016, cuando, detrás de una mampara, y sin autorización alguna, sus partidarios iniciaron una votación en una urna sobre la celebración de un Congreso extraordinario exprés. Votación sin control, sin censores, sin interventores, este pucherazo provocó asco y lágrimas incluso entre los miembros más cercanos a él.

Los expertos opinan que el pucherazo es técnicamente posible en España porque no se conservan las actas de las mesas, lo que impide un recuento científico posterior a la proclamación de resultados. El punto débil del proceso de recuento está en los ordenadores y en el cómputo de los votos, donde, en teoría, caben chapuzas y alteraciones, por muchos interventores que se sitúen en las mesas.

Nadie duda de la profesionalidad y honorabilidad de la empresa Indra ni de ningún político español, pese a las muchas veces que nos ha mentido Pedro Sánchez. Pero hay que recordar que Indra era la responsable de la seguridad de las comunicaciones del Gobierno español en el tema del espionaje telefónico Pegasus, a raíz del que nuestro presidente, reunido consigo mismo y con su esposa en ese colchón que compró cuando llegó a la Moncloa, sin comunicación alguna al Rey, a la UE, a su Gobierno, a la oposición política ni al Parlamento Español, tomó la decisión de considerar el Sahara como parte integrante de Marruecos, en contra de lo mantenido por la diplomacia española hasta entonces.

Y es que empieza a oler a podrido, no solo en la Dinamarca de Hamlet sino en la España de Sánchez: El Ministerio del Interior sigue con su opacidad, esta vez con ocasión del contrato para adjudicación de la gestión del proceso electoral español durante los próximos cuatro años, porque la única oferta presentaba fue la de Indra, pero no cumplía con los requisitos necesarios que contempla la ley, habiendo propuesto la Mesa de Contratación declarar desierto el concurso. Seguro que se corrige el tema e Indra es la adjudicataria en fechas próximas. La aplicación utilizada será auditada por el CNI. ¿Y de quién depende el CNI?

Lo dejó escrito Baltasar Gracián: “El que no sea casto, que sea cauto”. El año próximo es electoral de todo tipo, locales, autonómicas y generales. Aún hay tiempo para poner los medios y contratar a un equipo multinacional, multidisciplinar y ajeno a cualquier interés para que controle al controlador. Así nos evitamos todos los pecados de pensamiento, palabra, obra u omisión.

Antonio CAMPOS

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 02-12-2022

Anuncio publicitario

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: