Sanidad o votos cautivos

Para que no haya malentendidos, he de empezar estas líneas diciendo que yo tengo sanidad privada, que pagaba la empresa en la que trabajaba como retribución en especie y que, cuando me prejubilé, incluyeron en la liquidación correspondiente, con proyección de futuro.

Por ello, he utilizado muy poco la Seguridad Social en temas de envergadura pues, aunque tenía mi residencia en Alcalá de Henares, de lunes a viernes vivía en otras ciudades en los que tenía mi puesto de trabajo.

Cuando llegué a esta ciudad, me encontré con el doctor Mata Guijarro, al que conocía de Granada, dónde él estudiaba la carrera de medicina y vivía mi entonces novia, y hoy mujer, tiempos castos y puros, coincidiendo más de una noche en el bullicio de aquella preciosa ciudad. Fue mi médico de cabecera, de familia se llama ahora, hasta que me mudé de vivienda y me asignaron a la doctora Purificación Hernández García, y si Mata era amigo y un magnífico profesional, Puri es la mejor médico de familia que existe, atenta, amable, atención sin prisas, no le importa la hora de salida del trabajo, dedica a sus pacientes toda su sabiduría médica y humana, que es muy grande. Si existiera un premio como Ciudadano Ejemplar, ella sería mi elegida sin ningún género de duda.

Mientras escribo estas líneas, estoy hospitalizado en el HUPA, para una intervención no urgente, pero muy vigilado por tema de posible sangrado por deficiencia de plaquetas, que llevo conmigo desde hace décadas. Porque como en Alcalá de Henares no hay un hospital privado que pueda responder de inmediato a cualquier complicación, ahora sí uso más asiduamente la Seguridad Social, esa que he estado manteniendo con mis impuestos durante cuarenta y cinco años y tres meses de forma ininterrumpida, sin un solo día en el paro.

Mato las horas leyendo, y me encuentro en PUERTA DE MADRID del día cuatro de noviembre un artículo en el que una llamada Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS) recoge firmas para la mejora de la sanidad pública madrileña, etc, etc ….. y reclama “que la sanidad sea universal, eliminando los requisitos de tiempo mínimo de estancia en el país para poder acceder al SNS”. El escrito no lo ha realizado ningún principiante, pues domina las leyes y las propuestas al Congreso de Diputados.

En otra página se da información sobre que “el día que se abrían las urgencias 24 horas de 80 centros de salud, se produjeron el 57% de bajas en el personal sanitario”, cuando lo habitual es del 10%.

Y la prensa nacional escribe que “El sindicato Amyts, Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid, ha sido quien ha convocado la huelga indefinida para los profesionales sanitarios de los centros de atención 24 horas que atienden las urgencias extrahospitalarias. Un paro que también respalda Más Madrid, con Mónica García a la cabeza, que a lo largo de su trayectoria médica y política ha mostrado en numerosas ocasiones su sintonía con este sindicato”. Hemos llegado dónde íbamos.

Dejo aparte el trato, excepcional, que he tenido en el HUPA durante mi estancia allí, desde la señora que hacía la limpieza de la habitación por la mañana hasta la cirujana que me operó, todo el mundo se ha portado de maravilla, no teniendo nada que envidiar a la sanidad privada.

Si tenemos en cuenta que la CCAA de Madrid es la que tiene más profesionales de la medicina por mil habitantes (ratio de 3,7); que el tiempo de espera para operaciones es de 73 días cuando en las CCAA de Aragón es de 183 días, Cataluña 156 días, Baleares 134 días, CLM 113 días, Valencia 100 días, y mejores que Madrid solo están el País Vasco con 71 días y Melilla con 40 días; y que los pacientes que llevan más de seis meses en espera de una operación quirúrgica no urgente (como era la mía) es del 0,5% en Madrid, mientras en CLM es el 36,4%, del 29,7% en Cataluña, del 27,9% en Extremadura, del 12,5% en Valencia y del 9,2% en Aragón, por ejemplo, es fácil llegar a la conclusión que estamos no ante un problema sanitario sino político, de acoso y derribo a quien lo está haciendo no bien, pero sí mucho mejor que los demás, soliviantando a la gente y llenando la calle de algaradas de quienes, probablemente, de buena fe, pero sin datos ni conocimientos suficientes para ello, reclaman cosas como esa de sanidad gratis para todo el mundo, incluso si mañana llegase aquí toda la población de África. ¿Se han puesto enfermos en Marruecos, Argelia, Egipto, Venezuela, Bolivia, Ecuador o en Estados Unidos? En los países del tercer mundo, no te atiende ni Alá; y en Estados Unidos, si no llevas una tarjeta visa oro, tampoco. Unos son la meta suprema a lo que muchos aspiran, y otro es el líder de la democracia.

Y en cuanto a la sanidad privada, ¿cómo es posible que sea atractiva para la inversión privada y de resultados suficientes para repartir beneficios y eso no pueda hacerse así en la pública? A ver si hay que buscar las razones en quienes defraudaron en su momento al fisco no pagando impuestos por lo que realmente cobraban, a que en su momento se aprobó la sanidad gratuita cuando en España había un número de extranjeros regularizados y cotizando, o en el Real Decreto-Ley 33/2020 en el que se subvenciona de forma munificente a organizaciones como Federación de Mujeres Progresistas, Fundación Triángulo, Federación Estatal de Pensionistas y Jubilados CCOO, Asociación de mujeres libres y combativas, Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, Asociación Socio-Cultural de las Minorías Étnicas ‘Unga’, Kifkif-Entre Iguales-Asociación de Migrantes y Refugiados LGTB, y otras similares. ¿No será que tenemos que invertir, por ejemplo, en duplicar los turnos de los hospitales y reducir los gastos en votos cautivos?

Antonio CAMPOS

Anuncio publicitario

Etiquetas: , , , ,

3 responses to “Sanidad o votos cautivos

  1. Miguel A. Moratilla says :

    Espléndido Antonio, lo podrás decir en voz alta, pero más claro, imposible.

    Me gusta

  2. Joaquín Ramos says :

    Sin duda alguna, Antonio, clarísimamente va de proselitismo político escorado.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: