Empiezan los tiros verbales

En marzo de este año, cuando era el único optante a sustituir a Pablo Casado como líder y presidente del Partido Popular, escribía yo sobre Núñez Feijóo que las personas procedentes de la dirección de las comunidades autónomas, de todos los signos y condiciones, están muy marcadas por su pasado, los íntimos amigos desde la infancia, las mujeres van a la misma peluquería, coinciden en bares y restaurantes, en entregas de trofeos, obras de teatro y fiestas de cumpleaños de los hijos, en gustos, vacaciones e incluso en fotografías y reportajes que, de cuando en cuando, se vuelven en contra de los protagonistas, en historias financieras que algún día alguien sacará a la luz …/…

No es que yo sea más listo que nadie, pero sí vengo analizando desde hace años el panorama político español y la vida, milagros y mentiras perpetuas de gran parte de los que nos gobiernan, tanto del poder como de la oposición.

El mayor felón, indigno, mentiroso y desleal político, posiblemente en la historia de España y, sin lugar a duda, desde el año 1950 hasta ahora, es Pedro Sánchez, del que voy a obviar cualquier comentario pues  ahí están las hemerotecas, de todas las ideas, signos y colores, para que pueda comprobarlo quién quiera.

Una de las personas salidas de la nada más absoluta es Irene Montero, ministra de Igualdad, claro ejemplo de la Generación de Cristal, afiliada a las Juventudes Comunistas desde los 15 años, se unió a Podemos desde la PAH – Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Comunista de puño en alto y tuiteadora de “los Borbones, a los tiburones”, su experiencia profesional, según indica el Portal de Transparencia de Podemos, trabajó durante un año en 2010 en la empresa Saturn, una marca de electrodomésticos, en labores de nula importancia empresarial.

Fue pareja sentimental de Pablo Iglesias Turrión, con quien tiene tres hijos y que fue el que dijo que “un representante público tiene que dar ejemplo, no puede viajar en business cuando la gente normal viaja en metro”. Ambos son el ejemplo perfecto de la igualdad que pregonaban de todos los ciudadanos, principalmente de los pobres a quienes decían defender, comunistas que quieren tener su sueldo y vivir dónde vive ella, convertida en “casta” contra la que decía luchar en sus inicios.

En contra de lo que venía manteniendo cuando era pobre comunista, se ha montado un viaje a Nueva York con tres “compis”: Isabel Serra (condenada por sentencia firme y por tanto con antecedentes policiales, sueldo de 65.000 euros anuales), Ángela Rodríguez (secretaria de Estado de Igualdad, con un sueldo anual de 120.000 euros y denunciada en el año 2016 por llamar “puta coja” a la entonces líder de Podemos en Galicia) y Lidia Rubio (su jefa de gabinete, sueldo de 90.000 euros anuales), acompañadas del correspondiente servicio y escoltas, que diversas fuentes calculan ha costado 120.000 euros, cuando si hubieran viajado en ruta comercial, en clase turista, el importe no hubiera llegado a los 10.000 euros, mientras Europa se prepara para una recesión de impredecibles consecuencias, en la que -marcha atrás- declara con el calificativo de “verde” al gas y a la energía nuclear y Alemania, que es el verdadero líder europeo, vuelve a utilizar el carbón, eso sí, con cuidado de que no arda mucho.

Vilipendiada y censurada por la oposición, Irene Montero ha declarado: «No me van a encontrar nunca en un yate con un narcotraficante, eso quizá al señor Feijoo sí le deberían preguntar».

Han empezado los tiros verbales ante quien, previsiblemente, va a coger en quiebra técnica la presidencia del Gobierno de España, entre otras cosas porque la causa principal por la que los gobiernos pierden las elecciones es el caos económico, que los ciudadanos más adictos aguantan hasta que empiezan a faltar los elementos fundamentales de subsistencia. Y yo creo que es tan grande la que hay montada en estos momentos que es el mismo sanchismo quien quiere apartarse y que sean otros quienes tomen las drásticas decisiones financieras que se requieren para salir de esta crisis, que se intenta enmascarar bajo el enfrentamiento ruso-ucraniano cuando, además, es el gasto improductivo que fomenta el propio Gobierno para mantenerse en el poder.

No nos extrañemos que, a partir de ahora, vayan apareciendo frases sueltas al principio, párrafos más largos después, y documentos y dosieres de todo y por todo, contra todos. Es el síndrome político español: yo no arreglo nada, pero tú eres más feo que yo.

Antonio CAMPOS

Publicado en https://www.eldiestro.es/2022/07/empiezan-los-tiros-verbales/

Anuncio publicitario

Etiquetas: , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: