Cerremos 2021

Ha terminado el año 2021 con los datos que siguen a continuación de los fallecidos e infectados por Covid en España.

La pandemia ha alcanzado cifras exponenciales. Al 15-01-2022 en España ha afectado a más de ocho millones de personas, el 17% aproximadamente de la población total. Eso sí, con una incidencia de mortalidad muy inferior.

La inflación ha alcanzado el 6,5% anual. Con la trampa saducea del ministro Escrivá, ya dije en su momento que no era ningún “piernas” y que sabía más que muchos que hablan en representación del Gobierno, de incrementar las pensiones y salarios en convenio de acuerdo con la media interanual de noviembre, con la ayuda de los aplausómetros sindicatos, todos los ciudadanos españoles restamos poder adquisitivo para siempre jamás, amén, porque, aunque se estancara o redujera la inflación, lo perdido no lo vamos a recuperar nunca.

Los datos de la inflación, desde el año que murió Franco, en el que se subían los sueldos y las pensiones doscientos o trescientos puntos básicos por encima de ella, han sido:

De momento y para los que dicen que la inflación es transitoria, todo el mundo busca un culpable: la luz y el gas. Me voy a permitir recordar algunas de las declaraciones y reivindicaciones que personas pertenecientes a las siglas que hoy gobiernan, e incluso alguna de ellas dentro del propio Gobierno, dijeron al respecto cuando estaban en la oposición, varias en la Navidad del año 2018, en la que “la factura de la luz de 2018, la tercera más cara de la última década: sube un 2,5% respecto al año pasado” según se recoge el 31-12-2018 en El periódico de la energía:

  • La subida de la luz del 8% prueba el fracaso de la reforma eléctrica de Rajoy, y alerta del riesgo de más gente sufriendo pobreza energética. Pedro Sánchez, agosto 2014.
  • La política energética del Gobierno de Rajoy empobrece al país. El recibo de la luz se encarece un 4,6% en lo que va de diciembre. Pedro Sánchez, Navidad 2017.
  • Esta navidad la luz tendrá un precio un 10% superior a la del año pasado. Miles de familias no podrán mantener sus casas a temperaturas adecuadas, lo que repercutirá gravemente en la salud de los que menos tienen. Ningún gobierno decente debería tolerarlo. Alberto Garzón, Navidad 2017.
  • Disparar la factura de la luz un día como hoy solo demuestra la codicia de las eléctricas. Si el Gobierno lo consiente, será cómplice. Pablo Iglesias, enero 2017.
  • Podemos asegurar que a los ciudadanos de este país se le va a bajar la factura la luz. Pablo Iglesias, Navidad 2018.
  • Es intolerable que estas Navidades siete millones de personas vayan a tener dificultades para pagar la factura de la luz y cinco millones de personas no vayan a poder encender la calefacción en todo el invierno. Irene Montero, Navidad 2018.
  • Hemos retrocedido décadas en derechos laborales y en derechos sociales así que ya no hay nadie a salvo de la lotería de la pobreza. Íñigo Errejón. Año 2018.
  • Mientras los expresidentes del Gobierno José María Aznar, Felipe González y muchos ministros de aquellos gobiernos se sientan ahora en las mesas de los Consejos de Administración de las grandes eléctricas, para ganar cantidades millonarias, la factura de la luz sigue subiendo y subiendo dejando a millones de personas en situación de pobreza energético. Carolina Bescansa, Navidad 2018.

He tenido acceso a las facturas que por gas y electricidad han satisfecho tres diferentes entes familiares:

  1. Vivienda urbana habitada por tres personas en la CCAA de Madrid
  2. Vivienda urbana habitada por una sola persona en la CCAA de Madrid
  3. Chalet individual en zona rural en la CCAA de Castilla La Mancha, segunda residencia, habitado por dos personas únicamente en verano

Los resultados de las correspondientes facturaciones, en porcentajes sobre medias anuales, han sido:

GAS

  • El precio real del gasto por consumo de gas ciudad, permanece prácticamente estable en la vivienda urbana; y disminuye en la rural porque la subida de la materia prima se ha producido después del verano, en cuyo periodo no ha tenido consumo. Es de esperar que el incremento del precio sea mucho más significativo en el presente año 2022.
  • Hay que destacar que el gasto por consumo es del 69% del total del importe de la factura en la vivienda urbana, habitada durante todo el año; en cambio, en la vivienda rural el gasto por consumo es muy pequeño siendo los costes fijos (consumas o no) del 68,19% y del 62,09% sobre el total.

LUZ

  • Aquí sí que se produce un incremento exagerado en todas las situaciones. Teniendo en cuenta que se trata de precios medios y que el “último pico” es superior a la media, por lo que aunque se estabilizara la subida de precios, siempre existiría un decalaje, irrecuperable, para el poder adquisitivo del consumidor final.
  • Significativa la diferencia del precio/vatio en las diferentes comunidades autónomas, que no he logrado averiguar a qué es debido y que no sé si es puntual en esta pequeña muestra o real a nivel nacional e incluso entre las diferentes empresas de suministros y/o servicios.
  • La media de la muestra nos indica que el coste por consumo real oscila sobre el 45% del total de la factura, y que los gastos fijos (consumas o no) es de un tercio del total de esta.

Manteniendo siempre el principio de libertad empresarial, Gobierno, oposición -que se va a ahogar en su propia sangre-, sindicatos y, sobre todo, la ciudadanía, debe recordar que la democracia no es solo introducir una papeleta en las urnas cada cuatro años, sino ser partícipe activo en la mejora constante de las condiciones de vida de los que aquí habitamos.

Los datos expuestos es una pequeñísima muestra del estudio que debería hacerse por parte de alguna universidad seria e independiente, ya no me fio de ningún olor político, porque a un punto de consenso en el precio de mercado del gas y la luz, habría que añadir el análisis de los costes verdaderos del resto de conceptos de la factura final, y buscar, además, soluciones alternativas en la energía nuclear, nos guste o no.

La “ultrafachenda treinta” pivota, además de un control totalitario sobre los individuos, en las energías limpias: la energía solar, la energía geotérmica, la energía eólica y la energía hidráulica e hidroenergía, que se consideran muy abundantes e inagotables. Serán el nuevo “patrón riqueza” de la segunda parte de este siglo y del siguiente, al menos hasta que alguien descubra un nuevo chip o minibatería rápida y fácilmente recargable, con potencia suficiente para desplazar a lo hasta ahora conocido, igual que el pen drive reemplazó a millones de empleados en los trabajos que venían realizando.

Es por ello por lo que el asunto del gas y de la electricidad no se limita a las penurias económicas familiares actuales, sino que el futuro del mundo, entre otros factores claves, pasa por el control de estas materias y, siempre, quien controla la deuda, controla al deudor.

Antonio CAMPOS

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: