Un cuento del Gobierno

Pedro Sánchez declara en TVE que «aquí hemos vacunado a todo el mundo y no hemos preguntado ni su origen, ni sus creencias, ni lo que votaban».

Hay que ser canalla, malvado y ruin, para decir eso; él es el presidente de todos los españoles, de los que le votan y de los que no le votan, hasta de esos inmigrantes musulmanes de los que ninguno se ha vacunado. Es una muestra evidente, lapsus linguae que deja ver sus verdaderas ideas, gobierna únicamente para los suyos, yo creo que para él solo, para pasar a la historia como el peor dirigente político español desde el siglo XIX.

Está en imprenta, y prevista su venta para el próximo mes de octubre, mi libro titulado UN CUENTO DEL GOBIERNO en el que dejo testimonio con datos, citas, artículos y referencias documentadas, al único propósito de dejar constancia para el futuro, de la realidad de lo ocurrido en España con la pandemia del coronavirus, en donde, aprovechando el estado de alarma, declarado posteriormente inconstitucional, vivimos un deficiente control parlamentario, político y social, no antes visto en la historia de la democracia. Una situación en la que las autopsias no parecían necesarias, las cifras de muertos nunca estuvieron claras y las fotografías y reportajes no llegaban a los medios de comunicación.

Todo ello, bajo el mando único centralizado del Gobierno del Sr. Sánchez, que traspasó la responsabilidad a las Comunidades Autónomas cuando el tema se le fue de las manos, con importante retraso en poner en funcionamiento las medidas necesarias para tratar de atajar el problema y realizando compras de material sanitario a precios muy por encima de mercado. Sí ha hecho una cosa bien: Ha comprado muchas vacunas, algunas revendidas o regaladas a otros países, aumentando la Deuda Pública, dinero bien empleado, no como el que destina a acoger a todo el que llega a este país a vivir de forma regalada durante toda su vida, o a fortalecer el poder bélico de ciertas autonomías que alguna vez se volverá en contra de todos los españoles.

Porque en la misma entrevista, declaró que, de esa mesa de negociación bilateral prevista entre España y Cataluña, como si esta Comunidad Autónoma fuese un país del mismo rango que España, saldría “un referéndum dentro de la ley”.

El 30 de junio de 2021 compareció en el Congreso de Diputados y dijo que “no habrá referéndum de autodeterminación …..” Y yo escribí: Conociendo al personaje y la mentira permanente en la que está establecido desde que llegó a la presidencia del Gobierno, la trampa está en la expresión “referéndum de autodeterminación”. No hace falta tal consulta si la Generalitat organiza una o varias votaciones, sin que sean legalmente vinculantes, preguntando sobre la independencia con una frase retorcida gramaticalmente, con censos a la medida y sin control democrático, para que el resultado sea “el sentir del pueblo catalán” y sirva de justificación, con pátina de mayoría en las urnas, para tomar la calle y reclamar o volver a proclamar la república catalana en nombre del pueblo.

Le respondió el líder de ERC, Gabriel Rufián, que le llamó mentiroso de una forma inusual en este parlamentario, o sea, con educación, diciéndole “Usted ha dicho que nunca habrá un referéndum de autodeterminación; la verdad es que también dijo que nunca habría indultos, así que, denos tiempo”.

Los socios de Pedro Sánchez en el Gobierno, Podemos, manifestaron que “estos son los mínimos consensos con los que debemos ir a la mesa de diálogo, autodeterminación y amnistía”.

Un refrán es un dicho agudo y sentencioso de uso común. “En la mesa y en el juego se conoce al caballero”. Pedro Sánchez está acostumbrado a jugar sucio, a decir una cosa y la contraria, a vender su alma al diablo con tal de mantenerse en la columna peridiana del poder. Ha concedido prebendas a las autonomías proindependentistas impensables hasta que este ególatra llegó al poder y que, ojalá, no tengamos que lamentar en el futuro.

La oposición, liderada por el estatuario Casado, se limita a pequeños discursos de repulsa, sin una posición clara sobre sus propuestas y su postura política en el supuesto de llegar a la situación descrita, ni cuál es su proyecto nacional si alcanzase el Gobierno de España.

Esperemos acontecimientos para comprobar si Pedro Sánchez miente una vez más y sigue haciendo concesiones a los secesionistas hasta que acabe todo en un proceso de independencia de Cataluña, al que seguirían otras regiones de España con las mismas pretensiones.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: