Archivo | agosto 2021

Otra vez Venezuela

Artículo publicado por El País el 05 agosto 2021

Venezuela resta seis ceros a su moneda ante la hiperinflación y lanza el “bolívar digital”. El Gobierno de Maduro anuncia la segunda reconversión monetaria en tres años

Por ALONSO MOLEIRO, Caracas – 05 AGO 2021

El Gobierno de Venezuela ha anunciado la segunda reconversión monetaria en el país en tres años y la tercera en lo que va de siglo. En un marco hiperinflacionario que lleva ya cuatro años, la operación que ejecutará el Banco Central de Venezuela y se concretará el 1 de octubre persigue quitarle seis ceros a la moneda: el billete de un millón pasará a ser de un bolívar. La ocasión ha sido utilizada para anunciar la llegada del llamado “bolívar digital”.

“Este cambio de escala monetaria, que se apoya en la profundización y desarrollo de la economía digital en Venezuela, constituye un hito histórico necesario en un momento en el cual el país comienza a transitar el camino de la recuperación económica, tras la crisis producida por el brutal ataque a nuestra economía, nuestra moneda nacional y la criminal aplicación de un bloqueo económico y financiero”, afirma el Banco Central de Venezuela en un comunicado.

El BCV afirma que la transformación de la moneda en su formato digital y su uso a través de los medios electrónicos “facilitará la mayor conexión de la población con el signo monetario, a pesar de los ataques externos y los procesos especulativos inducidos.”

Venezuela se queda sin dinero en efectivo. El economista Víctor Álvarez, quien fue ministro de Hugo Chávez y Premio Nacional de Ciencias, sostiene que esta reconversión no será la última .“A la primera reconversión monetaria se le quitaron tres ceros, a la segunda, en 2018, cinco ceros, y a esta se le van a suprimir seis ceros. En uno o dos años vendrá otra, y habrá que quitarle siete y ocho ceros. Esto seguirá ocurriendo hasta que no se corrijan las causas estructurales de la hiperinflación, que disuelve el poder adquisitivo de la población”.

Una opinión que comparte Rodrígo Cabezas, exministro de Finanzas de Chávez y promotor de la primera reconversión monetaria de 2008: “Es improcedente iniciar un proceso de reconversión monetaria sin atender antes las causas estructurales, monetarias, fiscales, cambiarias, que está produciendo el brutal aumento de los precios en Venezuela, y en el cual el Gobierno de Nicolás Maduro tiene una primera responsabilidad”.

El año pasado, la inflación en Venezuela alcanzó el 2900% en un año, una cifra que, si bien parece muy alta, presenta un aspecto más atenuado que el de años anteriores. El Gobierno de Maduro nunca emplea el vocablo “hiperinflación” para referirse al desbordado y cotidiano aumento de los precios en Venezuela, el primero de toda su historia.

El aumento de los precios comenzó a salirse de control en Venezuela en 2013, año de la muerte de Hugo Chávez. Entonces se concretó una costosa y millonaria crisis cambiaria salpicada de desproporcionados casos de corrupción en torno a ella, que el nuevo Gobierno de Maduro no quiso reconocer. La crisis se tradujo en un enorme déficit fiscal y la evaporación de la mayoría de los fondos estatales de ahorro en tiempos de altísimos precios petroleros. La prolongación excesiva del anclaje cambiario produjo también un grave daño al negocio petrolero nacional. La hiperinflación es una realidad desde 2016 y el anclaje cambiario fue derogado en 2018.

Maduro decidió entonces radicalizar el programa económico del chavismo, expresado en el denominado Plan de la Patria, y vino un draconiano proceso de persecución al sector privado comercial e industrial, con expropiaciones y tomas temporales, sanciones y cárcel a empresarios, que se tradujo en el derrumbe de la estructura productiva del país y el agravamiento de la escasez y la recesión.

Las sanciones internacionales a Maduro, vigentes desde 2018, año en el cual se hizo reelegir para un segundo mandato, han agravado la situación financiera del país, han dificultado el comercio de petróleo y cualquier perspectiva de recuperación.

El economista y analista financiero Orlando Ochoa describe: “El bolívar digital se lanza para cubrir la escasez nacional de papel moneda, que no pueden emitir con suficiencia desde acá, y tampoco en el exterior, porque tiene grandes deudas con las casas emisoras. La Casa de la Moneda puede fabricar muy poco y el resto de las transacciones se complementa con el bolívar digital y los dólares que estén en la economía”. El dólar es legal en Venezuela desde 2018.

Esta sería la quinta familia de billetes lanzada a la calle en los ocho años de Gobierno de Maduro. Las rondas de piezas emitidas pierden valor a una velocidad cada vez más alta y muy rápidamente son material de desecho, en una economía que depende como nunca del dinero plástico, de las transacciones digitales y de la existencia de dólares, muchas de cuyas piezas también escasean. La escasez de papel moneda ha producido disturbios sociales en varias ocasiones.

Desde 1940 hasta 1982, Venezuela, entonces una de las economías más estables del mundo, se acostumbró a disfrutar de minúsculos índices inflacionarios de 1 o 2% anual que se empezaron a resquebrajar progresivamente hacia los años 90.

Líderes en la liga política de Regional

…/ … Toda esa perorata, delante de Felipe VI El Escayola, rey desprovisto de cualquier iniciativa y convencido que su gran aportación a la grandeza de la patria consiste en mantener hieráticamente el saludo militar y leer con voz desprovista de cualquier matiz o emoción los discursos que otros le preparan, muy comedidos, previamente censurados, ninguneado por el Gobierno, cuando España más necesita un rey que sirva verdaderamente para algo más, mucho más, que eso, para unir una nación que se descompone y defenderse de los ataques a la institución monárquica que claramente pretenden deponerlo,  derogar la Constitución e instaurar una nueva República. Es algo así como aquellas figuritas decorativas de nuestra infancia, pintadas de colores, sobre escayola.

V E R:

Líderes en la liga política de Regional

Deuda Perpetua

No hace mucho y comentando el anteproyecto de ley de Seguridad Nacional que el Gobierno tiene en estudio, escribíamos que dicha ley podría propiciar el embargo y/o expropiación de depósitos bancarios a particulares y empresas que han generado un ahorro con su trabajo y esfuerzo diario, para pagar la Deuda Pública con la que se mantiene a los que no aportan nada vía impuesto a la sociedad.

Continuábamos diciendo que Nouriel Roubini, profesor de Economía en la Universidad de Nueva York, que predijo con exactitud la crisis de 2007, ha dicho que los niveles de deuda pública y privada se encuentran en máximos de las últimas décadas, mientras que la inflación empieza a asomar la cabeza, azuzada por unas políticas fiscales y monetarias sin precedentes. “Se está preparando el escenario para la madre de las crisis de la deuda estanflacionaria (aceleración de la inflación coexistiendo con tasas de desempleo elevadas) en los próximos años”. Y la realidad confirma este pronóstico: El IPC general en Estados Unidos, interanual a junio 21, es del 5,4%.

Que la Deuda Pública, apoyada en unos tipos de interés mínimos e incluso negativos, ha alcanzado cifras impagables en muchos países del mundo, no es ninguna noticia de actualidad, pues ha sido un tema analizado y comentado por miles de economistas. Ello ha permitido mantener un estado de bienestar ficticio, viviendo por encima de las propias posibilidades y propiciando así una paz social que ha facilitado la permanencia de gobiernos cuyas políticas han sido, fundamentalmente, el trasvase de la riqueza vía liquidez monetaria de quienes la generan a quienes la gastan, algo que la rusa Ayn Rand, nacionalizada estadounidense, defensora del capitalismo como único sistema económico que le permite al ser humano vivir como tal, es decir, haciendo uso de su facultad de razonar, dejó escrito en el año 1920: “Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada.”

El Banco Central Europeo, con su presidenta Christine Lagarde al frente, y el Fondo Monetario Internacional, han ido filtrando diversos mensajes desde hace tiempo, a ver cómo reaccionamos los europeos, sobre una posible requisa o quita de un 10% de los ahorros de los hogares destinada a reducir la Deuda Pública, que reputados economistas como Richard Portes o Niño-Becerra amplían a la deuda privada, para estabilizar la crisis económica.

España tiene una Deuda Pública impagable, que se renueva años tras año con un incremento desmesurado, exponencial durante los gobiernos de Rajoy y Pedro Sánchez, con un deficiente control de la misma, una bomba en manos de los citados organismos europeos y mundiales, que explotará cuando se dejen de recibir los fondos por ellos facilitados, desistan de comprar masivamente la deuda nacional (el 90% de la DP de España está en manos del BCE) y los intereses se ajusten a una inflación ya latente, que en nuestro caso queda enmascarada por diferentes artículos que el ciudadano ya no consume con asiduidad, pero que es notoria en los productos de primera necesidad, alimentación y servicios básicos, en una doble vertiente: Incremento de precios o disminución del volumen o capacidad de la mercancía.

Como se observa, se ha duplicado la deuda en los últimos diez años, nos hemos acostumbrado a vivir con déficit, a gastar mucho más de lo que ingresamos, a mantener toda serie de canonjías, subvenciones, gastos superfluos y claramente prescindibles, beneficios sociales a quienes no trabajan ni aportan nada a la sociedad, a consentir el trabajo en dinero negro, a mantener 17 taifas en la que, en algunos casos, lo que antes era un concejal de una ciudad, hoy es un señor -epiceno- consejero autonómico, con todo tipo de prebendas y asesores, en dónde para mantenerse en el poder, desde el primer momento de la Transición, se han dado transferencias y financiación a ciertas Autonomías que lo han dedicado para montar su infraestructura de odio contra España.

Tras la II Guerra Mundial, para reconstrucción de ciudades y no morir de hambre, se emitió Deuda Perpetua por parte de algunos países. Ahora, no es el caso. En estos momentos, en general, somos pobres, pero gastamos como ricos; y no podemos comer chuletón de buey todos los días, regado con vino reserva de La Rioja e invitando a una cuadrilla de amigos a la mesa familiar.

El Banco Santander ha alargado los plazos de pago y las carencias al 60% de su Cartera de préstamos ICO, patada adelante para no cargarse de nueva morosidad por importe de unos 20.000 millones de euros en este apartado.

Se anuncia una nueva reforma de la ley concursal, si el fracaso de una empresa es su desaparición, el previo es el actualmente llamado Concurso de Acreedores, Ley Concursal del año 2003 que derogó leyes vigentes de los años 1869, 1904, 1912, 1917, entre otras muchas, modificada varias veces desde su publicación, clara señal que no cumple con los objetivos inicialmente previstos, que volverá a echar agua al mar y el efecto real será que bancos y proveedores volverán a poner dinero bueno sobre dinero malo, llevando la falta de liquidez a esos proveedores que, a su vez, tendrán que declararse en concurso, sin que tengamos datos, y posiblemente sea lo más importante, del número de empresas que logran superar el Concurso y pagar correctamente el Convenio, porque el silogismo milagroso, los fantásticos (de fantasía) planes de viabilidad y el power point de las empresas de reestructuring, lo aguanta todo.

Otra cosa es la realidad. Y la realidad es que la falta de liquidez en las empresas que se acogen a Concurso tiende a aparecer en una fase final, próxima a la suspensión, y se origina en empresas que, si bien históricamente han tenido una evolución comercial positiva, sus estructuras de pasivo, fuertemente endeudadas, les hace más vulnerables a situaciones de recesión o crisis económica, como la actual.

Por mucho que se suban los impuestos, cuyo peso siempre recae en los mismos, con las políticas económicas filocomunistas actuales, ahuyentando a los inversores en palabras de la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz, que dice “no le preocupa la rentabilidad de los Fondos de Inversión, lo que hay que hacer es pagar más impuestos” -para mantener su zulo de votos- de momento y mientras recibamos los 140.000 millones de euros de Europa, iremos tirando, renovando créditos y viviendo del apalancamiento ajeno, hasta agotar la presente legislatura.

Luego, ya veremos a quien le toca poner orden y establecer la Deuda Perpetua en este país, en el que la insolvencia e incumplimiento de pago también ha afectado, a través de la historia, al Reino de España, fuente Invertia y Carlos Díaz Güell, que ha suspendido pagos en trece ocasiones: 1557 (Felipe II), 1575 (Felipe II), 1596 (Felipe II), 1607 (Felipe III), 1627 (Felipe IV), 1647 (Felipe IV), 1652 (Felipe IV), 1662 (Felipe IV), 1666 (Carlos II), 1799 (Carlos IV – Impago de intereses), 1820 (Fernando VII – Desequilibrio presupuestario durante la Restauración absolutista), 1866 (Isabel II) y 1939 (Franco – Impago Deuda Republicana).

Antonio CAMPOS

https://www.vozpopuli.com/opinion/una-deuda-perpetua.html

No te fíes ni de tu padre

Era una mujer guapa, alta, bien formada, física e intelectualmente, con un cuerpo que sabía lucir, lo que la convertía en el centro de todas las miradas de la universidad, de envidia por parte de sus compañeras y de deseo por todos los hombres, y algunas mujeres, de aquel entorno.

Había nacido con el siglo, hija mayor de un matrimonio formado por un perito agrícola y una mercantilista empleada de banco, con trabajos consolidados y amplia experiencia en sus profesiones.

Una infancia feliz, desahogada económicamente, sin deseos incumplidos dentro de una familia integrada por sus progenitores, sus tres hermanas y su abuela materna, que era la que imponía carácter de matriarcado en el hogar.

El padre viajaba mucho por temas profesionales, estudiando, analizando y dictaminando sobre las hanegadas de naranjos, las hectáreas de olivos, fanegas de alfalfa, retamas y plantas de campo en cotos de caza.

Como quiera que la soledad no deseada es muy mala compañera, que antes del anochecer estaba ya ocioso y de vuelta al hotel, y las vírgenes únicamente se encuentran en las ermitas románicas y en pequeñas iglesias de pueblo, un día se dijo que no tenía más importancia meter un gol en campo ajeno, al fin y al cabo, se lava y nunca se acaba, y nadie se iba a enterar.

Al haber jugado ese partido de forma satisfactoria y sin ningún tipo de problema, se aficionó a esa nueva liga en las diferentes ciudades que visitaba, pero no tuvo en cuenta que tenía que volver a esos mismos sitios con cierta frecuencia, en cumplimiento de sus labores profesionales, y una portera que le paraba los penaltis no se conformó con un relajo futbolístico cada cierto tiempo y cuando quiso darse cuenta le había comido el seso y el sexo, y acabó divorciándose de su mujer.

Su mujer había sido un bellezón en su juventud, hasta tal punto que la apodaban “la polvorona”, pues más que un polvo tenía un polvorón, que se había dedicado en cuerpo y alma a su trabajo en el banco, a cuidar de sus retoños, de su marido, de su madre, y a vivir de forma acomodada en un nivel medio-alto que le permitía llevar a sus hijos a colegios privados.

El divorcio le llegó por sorpresa, sin esperárselo, sin asumir que otra mujer pudiera darle a su marido algo que ella estaba convencida le había entregado en su totalidad. Cayó en una gran y larga depresión en la que se abandonó como persona, engordó de una forma rápida, dejó de maquillarse y presentaba un aspecto ajado y descuidado. Económicamente, perdió cierto poder adquisitivo, pero entre su sueldo, la pensión que le pasaba su exmarido y la de su madre, no echaba a faltar grandes necesidades.

Hubo un punto de inflexión en su vida. Con la crisis económica y financiera derivada de la pandemia por coronavirus, dejó de recibir la pensión de su antiguo cónyuge, al que despidieron de su trabajo y se acogió a la situación legal de Concurso de Acreedores a título personal.

Las desgracias nunca vienen solas, el coronavirus se llevó a su madre al mundo de los muertos lo que, de nuevo, la sumió en otra depresión, y se quedó sin los ingresos de la pensión de la difunta.

Un día, los compañeros de la universidad privada en la que estudiaba su hija, se preguntaron qué le podía haber pasado, pues hacía días que no aparecía por allí. Nadie había vuelto a saber nada de ella y, como hace años indicaban los carteros cuando devolvían una carta por no haber encontrado a su destinatario, “se ausentó sin dejar señas”.

En el banco, todos los clientes preguntaban por la eficiente gestora, pues llevaba muchos años en la misma oficina, conocía a todos ellos y todos ellos la conocían a ella, con la que tenían una confianza extrema, tanto por sus conocimientos financieros y operativos como por la exquisita forma con que los trataba. Había hasta quien, para no esperar su turno en la ventanilla de Caja, le dejaba el dinero para que se lo ingresara en cuenta y “ya me pasaré otro día por aquí para que me des el justificante del ingreso”.

¿Está de vacaciones? ¿Está enferma? ¿La han trasladado a otra oficina?, preguntaban los clientes. Su sustituta era una veterana con cara cartón, trasladada de una oficina de fuera de la ciudad, que por toda contestación decía: Ya no trabaja aquí, no sabemos si tendrá otro trabajo. No sé qué decir, no está la España sanchista para dejar un trabajo como ese, fijo, seguro, bien pagado, con aire acondicionado en verano y calefacción en invierno.

Imaginemos que la vida te golpea de tal forma que, de un día para otro, pierdes tu estatus social, que, por la circunstancia que sea, dejas de ingresar el dinero que te permitía llevar la vida que hasta ese momento disfrutabas. Y que ves pasar delante de tus ojos millones y millones de euros manejados por semianalfabetos, por La España de las tres -C- (cerveza, cemento y corrupción), por personas que no han trabajado en toda su vida y se llevan tus impuestos, por pensionistas que se quejan de su pensión y han estado defraudando a todos los españoles no pagando la seguridad social y que tienen dinero negro en las cajas de alquiler del banco …. Todos más ceporros que tú, que tienes necesidad de dinero en ese momento en el que se te cruzan los cables mentales.

Sigamos imaginando que un empleado, gestor, apoderado, director de un banco se dedica a controlar a aquellos clientes que han fallecido por coronavirus. Que les solicita una tarjeta de débito o de crédito, que se apodera de ella cuando llega a la oficina desde su central; que saca dinero, no en cifras que salten a la vista, pero sí muchas veces y de muchas cuentas. El muerto no lo va a comprobar ni se va a quejar, y cuando los herederos soliciten el certificado para establecer el caudal hereditario, solo necesitan el saldo, no los movimientos; todo perfecto.

Continuemos suponiendo que los bancos están prejubilando a los empleados de más edad e incorporando jóvenes universitarios, con idiomas, licenciados en matemáticas e informática, que los envían a las oficinas a hacer un training para que conozcan el negocio antes de ponerlos a estudiar fórmulas y desarrollar logaritmos para la banca del futuro, y que uno de ellos, casualidades de la vida, lo destinan a una oficina en la que tiene cuenta su difunto abuelo, y él, lógico, mira las posiciones del muerto, dinerarias no con los que alcanzó el sueño eterno, y ve que hay movimientos posteriores a la fecha del fallecimiento, y ….. se descubre el pastel.

Entra en escena inspección interna, algo similar a auditoría; la diferencia estriba en que inspección es la revisión del cien por cien de las operaciones realizadas durante un periodo determinado, y auditoría revisa operaciones por muestreo aleatorio, elevando a conclusiones finales los errores detectados en función del periodo y volumen analizado, por lo que es muy frecuente la justificación de “no entró en la muestra” cuando se evidencia un fallo no detectado en su momento.

El banco no quiere escándalos, le dice al empleado que firme la baja voluntaria sin indemnización o que presentará denuncia ante la policía; y el empleado, para evitar el escarnio público, firma, y aquí paz y en el cielo gloria.

Siempre, estos casos se dan entre el personal más capacitado y preparado, que más sabe sobre la operatoria interna, que cierra el círculo para que no haya fisuras por las que puedan cogerlo. Salvo imprevistos, como en el caso que nos ocupa.

Detrás de estas actuaciones hay temas relacionados con el juego, las drogas, las mujeres, la homosexualidad y un nivel de vida por encima de las posibilidades, en este orden. Y, desde hace un tiempo, aumentan los delitos informáticos, como ese que desviaba diez céntimos de euro en cada liquidación de cada cliente de toda España a una cuenta “opaca” a simple vista, tras la que se escondía su propio lucro.

Pero que nadie se asuste con las trampas e infidelidades que se producen en el sector bancario, en oficinas y en servicios centrales. Hay empleados infieles en todos los sectores, gente que cobra “astillas” en muchas empresas privadas y públicas, políticos que llegan pobres a cargos públicos y salen ricos. Y no hablemos de las empresas, esas constructoras que cuando el Estado tardaba año y medio en pagar, ellos cobraban a los quince días y llegaban al banco diciendo: Tal día recibirás el importe de la certificación; o el promotor cuyo arquitecto certificaba obra por 20.000 m/2 y lo realmente construido eran 5.000 m/2; o el partido político que no pagaba los préstamos y que se renovaban junto con los intereses impagados y que ningún periodista se ha preocupado de ver dónde están contabilizados según la CIR; o aquel ejecutivo -llamadme presidente- que tiró la pared de un edificio muy alto para poder meter un gimnasio en su despacho, por cuenta de la empresa; o el silencio que tengo que poner en mi boca para acabar dignamente estas líneas como alerta para el público en general, sin conculcar el secreto profesional pero repitiendo aquello que me enseñó mi progenitor: No te fíes ni de tu padre.

Antonio CAMPOS

Amenaza a la democracia

Por su interés, reproducimos el siguiente artículo:

Amenaza a la democracia: alarmante plan escrito por Sánchez para perpetuarse en el poder

República o una nueva España ‘plurinacional’, son algunas de las propuestas que quiere imponer en el ‘nuevo’ PSOE

DAVID LOZANO – 02 agosto 2021 en Periodistadigital

Son los planes de Pedro Sánchez para hacerse con el control absoluto del PSOE con el fin de perpetuarse en el poder, en el Gobierno, durante muchos años más. Sánchez trabaja codo con codo con su nuevo gurú en Moncloa: Félix Bolaños, ‘estrella emergente’ en el socialismo (y en su nuevo Ejecutivo) y que tiene el encargo también de remodelar el PSOE que tendrá que salir del congreso Federal que se celebra este otoño. De él tiene que salir el nuevo partido que quiere liderar Sánchez durante la próxima década con un liderazgo personalista.

El líder socialista lo tiene muy claro y lo que ha encargado a Bolaños es que diseñe lo que será el PSOE hasta 2030. Es la fecha que se ha marcado el presidente del Gobierno para su retirada, no solo del partido sino de Moncloa, porque Sánchez no contempla ya sentarse en la bancada de la oposición.

El secretario general del PSOE ya no tiene nadie que le ‘tosa’ en su partido y ahora mira a un futuro que pasa por él o por él, pero en el que va a ser fundamental su ‘fontanero’, al que aprecia especialmente por haber diseñado, porque fue Félix Bolaños quien se encargó de toda la logística e incluso detalles mediáticos como la retransmisión por TVE, de la exhumación de Francisco Franco.

Mano a mano entre Sánchez y Bolaños escriben las directrices del nuevo PSOE que se derive del congreso Federal (Valencia, del 15 al 17 de octubre). Según han explicado a Periodista Digital fuentes socialistas que conocen los cambios que dibujan el presidente del Gobierno y su fontanero, “se puede decir que pasamos de ser el Partido Socialista a ser el Partido Sanchista, sin cambiar las siglas: PSOE, Partido Sanchista Obrero Español”.

Pedro Sánchez ejecutará una renovación profunda de los órganos socialistas de dirección. “En la Ejecutiva nadie tiene confirmada su continuidad y quien haya dicho que va a renovar el cargo mente”, explican a PD las mismas fuentes.

La continuidad de la ‘superpoderosa’, orgánicamente hablando, Adriana Lastra, está en el aire. Incluso Santos Cerdán, que ha relevado al cesado José Luis Ábalos en la secretaría de Organización, no tiene asegurada su continuidad.

Pero, tal y como han explicado a Periodista Digital las fuentes consultadas, Sánchez quiere tener una Ejecutiva con fuerte presencia del Consejo de Ministros. El ‘capo’ socialista incluirá a muchos de sus ministros, la mayoría de ellos con poca solidez dentro del PSOE y con inexistente poder orgánico, en su Ejecutiva. Es su plan para seguir ganando elecciones: muchas ministras en su Ejecutiva.

Esa remodelación de caras es el primer paso porque quiere cambiar sus líneas ideológicas: apuesta por la República y por la plurinacionalidad de España. También quiere romper los convenios que España mantiene con la Santa Sede. Los planes también pasan por controlar el CGPJ o tribunales ‘hostiles’ como el de Cuentas.

Esto es, romper con la España que conocemos y el cuestionamiento de nuestra monarquía parlamentaria para contentar a la ultraizquierda, nacionalistas e independentistas y ganar, al menos, dos citas electorales más. Pedro Sánchez no se ve fuera de Moncloa hasta 2030.

Ley y propiedad privada

Fue Edmund Burke en 1787, parlamentario escocés el que por primera vez habló de la fuerza política de la prensa y la consideró el cuarto poder, porque el ciudadano solo conocemos lo que nos cuentan los medios de comunicación. En la actualidad, el tema es mucho más grave, pues las ideologías de unos y otros, las subvenciones para subsistir y las olas que por todos sitios golpean el barco periodístico en un mar convulso y con constantes tempestades, hacen que cada uno cuente la misma historia de forma diferente.

Lanzadigital, continuador del histórico periódico Lanza de Ciudad Real, titula ayer día uno de agosto la siguiente noticia: “Un hombre de 35 años ha fallecido a consecuencia de un disparo por arma de fuego en una vivienda en Ciudad Real”.

A partir de ese momento, la noticia ha corrido como reguero de pólvora entre todos los medios de comunicación nacionales, con titulares similares en prácticamente todos los casos.

Cuando profundizamos en el texto de la noticia, vemos que el título es absolutamente torticero de un medio subvencionado y que lo correcto hubiera sido algo parecido a: Extranjero de 35 años, delincuente habitual con antecedentes penales, entra de madrugada en una vivienda con intenciones de robar, a lo que el dueño, de 77 años, responde en defensa de su vida y de su hacienda, con un disparo de escopeta que le produce la muerte de forma accidental.

Los antecedentes delictivos de este individuo hondureño son innumerables, fue detenido el 27 de junio 2021 por el robo de una furgoneta en Daimiel (Ciudad Real) e intento de homicidio de un ciclista, y puesto en libertad seguidamente por nuestro sistema judicial.  El 30 de julio fue detenido una vez más en Daimiel por allanamiento de morada y delito contra la intimidad, entró ilegalmente en una casa para robar y fue detenido por la Guardia Civil. Fue puesto en libertad por el juez el día antes de llevar a cabo el asalto de madrugada a la finca donde falleció por disparo.

Ni que decir tiene que será la Fiscalía quién calificará penalmente la acción, que algunos periódicos consideran asesinato cierto y no presunto; y que el abogado defensor mantendrá el caso como homicidio imprudente, con atenuante de miedo ante un agresor más joven y corpulento, dos disparos fallidos anteriores al que causó la muerte de forma accidental porque no estaba en su ánimo causar la muerte, colaboración con la policía y la justicia al llamar inmediatamente a dichas fuerzas públicas, etc…..

El artículo 20.4 del Código Penal dice que:

“Está exento de responsabilidad criminal el que obre en defensa de la persona o derechos propios o ajenos, siempre que concurran los requisitos siguientes:

Primero. Agresión ilegítima. En caso de defensa de los bienes se reputará agresión ilegítima el ataque a los mismos que constituya delito y los ponga en grave peligro de deterioro o pérdida inminentes. En caso de defensa de la morada o sus dependencias, se reputará agresión ilegítima la entrada indebida en aquélla o éstas.

Segundo. Necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla.

Tercero. Falta de provocación suficiente por parte del defensor”.

Y aquí vendrá la discusión de si el medio empleado fue “racional” para repeler la intromisión en la propiedad privada.

Cuando se van conociendo más noticias sobre lo ocurrido esa madrugada, más preocupada está la ciudadanía. La persona que disparó llamó inmediatamente a la policía y la conversación que ha trascendido ha sido:

Policía: Policía Nacional, buenas noches.

Vecino: Muy buenas, mire usted, esta noche he tenido un asalto y unos destrozos y ha habido unos disparos. Aquí hay una persona en el suelo.

P: Que hay una persona en el suelo… Pero herida ¿o qué?

V: Sí, claro, herida porque he tenido que defenderme.

P: Pero, oiga, espere, espere. ¿Pero le ha disparado usted?

V: Sí, claro, lógicamente.

P: A ver, escuche, pero qué ha hecho, ¿dispararle con una escopeta o qué?

V: Sí, claro, lógicamente.

P: Pero así sin más le ha disparado usted. ¿Por qué no ha llamado a la Policía?

V: ¿A la Policía? ¿Pero usted se cree que estando yo solo aquí voy a ponerme a hacer llamadas por ahí?

P: Pero, escuche: esta persona que tiene usted, ¿dónde se encuentra? La persona que está tirada que se encuentra en el…

V: …en el corral de mi casa…

P: Ah, en el corral. Vale. Esta persona que tiene usted tirada en el suelo, ¿está viva? ¿La puede mirar usted? ¿Es un hombre?

V: No lo sé, señor. A mí estas cosas me ponen muy nervioso.

P: Ya, ya, pero ¿qué era? ¿Una persona sola, un varón solo?

V: Sí, un varón, pero es que esta tarde había tenido dos asaltos.

P: Ajá. A ver si puede usted salir al exterior de la vivienda.

V: Yo tengo que vestirme y después ir hacia allí andando.

P: ¿Tiene usted licencia de armas?

V: Sí, sí.

P: ¿De cazador?

V: De cazador, sí.

P: Ajá. ¿Vive usted solo?

V: Vivo solo, sí.

P: Y usted dice que ha podido herir a esta persona, ¿que se ha caído al suelo?

V: Es que tenía el motosierra (sic) en las manos, el motosierra mío.

Como se observa, el policía no le pregunta si a él le ha pasado algo, solo le preocupa lo que le haya podido pasar al presunto asaltante y ladrón. Y si tiene licencia de armas, cosa que no debe ser muy grave porque en España mucha gente tiene pistola de forma ilegal, en concreto los componentes de determinados grupos y nacionalidades, que la policía conoce perfectamente pero que no es capaz de demostrar.

La jueza de instrucción manifiesta en el auto de prisión provisional y sin fianza que “El detenido, al declarar a presencia judicial, ha afirmado que muy probablemente la motosierra era suya, que, pese a la ausencia de luz, está seguro de que el fallecido la portaba en sus manos, apuntando en su dirección, sin que, sin embargo, el finado se dirigiera a él. La desproporción en la respuesta ofrecida por el detenido, quien, no existiendo riesgo para su integridad física, y frente a una persona que estaba en actitud defensiva, disparó un arma, hasta en tres ocasiones —previa recarga de la misma—, causándole la muerte, nos lleva en este inicial momento de la instrucción y sin perjuicio de lo que pueda resultar de la misma, a excluir que nos encontremos ante un supuesto de legítima defensa”.

Lo que es lo mismo, el presunto ladrón utilizó la motosierra “en actitud defensiva”; espero que nunca asalten el domicilio privado de dicha jueza con un cuchillo, una pistola o una motosierra en la mano “en actitud defensiva” ante la ferocidad, corpulencia y experiencia guerrera de su señoría.

Ya me dijo hace años un catedrático de Derecho Penal que “aunque te pillen con la pistola en la mano, recién disparada, no hay que declarar nada” porque el acusado, en cualquier democracia, es inocente mientras no se demuestre lo contrario.

El miedo se ha instalado en la ciudadanía. Y en la policía. Todos los días hay noticias sobre agresiones, que se tratan de ocultar, de forma especial si son cometidas por extranjeros, incluso las de tipo sexual no son contrarrestadas con la misma contundencia en las manifestaciones feministas que las protagonizadas por nacionales.

“Dos magrebíes cortan el cuello a un chaval de 19 años en Canarias”, “Siete inmigrantes apalizan de muerte a un joven de 23 años en Amorebieta”, Cuatro inmigrantes violan a dos veinteañeras en Gijón”, Siete ‘nacionalizados’ apuñalan a un chico de 17 años en Ceuta” …. La última, por ahora, es la negativa de una joven, violada en Zaragoza por inmigrantes de “Dominican Don’t Play”, a denunciarlos por miedo a represalias.

Y así podríamos seguir llenando páginas enteras. Esta es la realidad cotidiana española, por mucho que se quiera enmascarar como xenofobia o racismo. Y la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero.

¿Cómo podía estar libre este extranjero con ese historial de delitos, puesto en libertad un día antes de cometer el asalto que acabo en su fallecimiento?

Nuestro Código Penal es munificente con el transgresor, con el delincuente, con una misericordia mal entendida para quienes son deudores de la sociedad por sus hechos, no por ninguna otra razón. Si el muerto en Ciudad Real hubiera estado en la cárcel por sus fechorías anteriores o expulsado a su país de origen, todos nos hubiéramos evitado el triste suceso acaecido. ¿Alguien ha conculcado la Ley de Extranjería?

La única reforma importante de nuestro ordenamiento jurídico fue la llevada a cabo por el que fue ministro de Justicia de 1982 a 1988, Fernando Ledesma, que dejó atrás la etapa franquista y lo actualizó a la democracia. Desde entonces, solo se ha “parcheado”, a veces con demasiada impaciencia, sin ajustarlo a los delitos, la sociedad, la ciudadanía, los modos físicos y telemáticos actuales, la protección legal a los ataques a la propiedad privada, porque si no se dota de recursos legales a la policía y la justicia para defender a las víctimas, si la ley no protege adecuadamente a quien la respeta, no la transgrede y cumple con sus obligaciones cívicas, pueden suceder situaciones como la descrita, que algún gobierno debiera acometer, para evitar estas lamentables situaciones y también, las agresiones y muertes que muchísimas personas sufren en sus viviendas. Las leyes deben protegernos a todos, incluso a quienes las respetan.

Antonio CAMPOS