Dictadura talibán

La toma de Afganistán por parte de los talibanes musulmanes es la evidencia que Occidente se escuda en el potencial bélico de Estados Unidos, y su despliegue en el mundo, para que el resto de los países tengamos una paz controlada y sin grandes sobresaltos. Cuando el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York por parte de los terroristas islamistas, no hubo discriminación de víctimas; si Estados Unidos hubiera hecho lo mismo con los campos de opio y colaboradores necesarios de los talibanes, no se hubiera producido la situación a la que hemos llegado.

La Segunda Guerra Mundial se fundamentó por el dictador Hitler en la extensión de sus fronteras y en el aniquilamiento de un sentimiento religioso: los judíos.

La Guerra de Vietnam y la expansión de la URSS, igual: la extensión de sus fronteras y el establecimiento del comunismo.

Mao Zedong, el dictador que ha matado más millones de personas, exactamente lo mismo: Imposición del comunismo y un inicio expansivo que hoy alcanza a muchos países de América del Sur y África, con un montaje económico en todo el mundo controlado por el gobierno chino.

Cuando Estados Unidos ha retirado sus ejércitos de Afganistán, se ha puesto de manifiesto la actual guerra latente que afecta a todo el mundo, también de carácter religioso y expansivo: “Si no renuncian a la cultura occidental, tenemos que matarlos”, dicen los talibanes afganos, protegidos por aquellos países que quieren tomar el relevo económico de Estados Unidos, como son Rusia, Turquía y China, estos dos últimos ya han reconocido a los talibanes como gobierno legítimo de Afganistán en el momento de escribir estas líneas.

En Europa, y en España en concreto, son muchas las voces y personas que se llevan las manos a la cabeza de lo que está pasando en Afganistán, y lo que puede pasar donde lleguen estas almas medievales: “Yo soy el martillo del mundo… donde mi caballo pisa no crece hierba”. Esta frase atribuida a Atila, rey de los Hunos, también conocido como “El azote de Dios”, nos da una idea de la crueldad con que actuaba este líder tribal de los años 400 d.C. en lo que entonces era Europa Occidental y Asia Central. Pues estos, igual. Y los que hayan leído, estudiado o vivido las fuentes islamistas, el adoctrinamiento de las madrazas, o la evolución de países como Marruecos o Turquía, posiblemente, con Túnez, los socialmente más avanzados del mundo musulmán, habrán visto pasar de la minifalda al burka en los últimos 25 años, y no les pillará de sorpresa la situación.

Según EL PERIÓDICO, la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA) ha publicado una lista de las prohibiciones que tienen las mujeres musulmanas:

1.Prohibición total de trabajar fuera del hogar. Solo unas pocas doctoras y enfermeras pueden trabajar en algunos hospitales de Kabul. Pero todas las otras profesiones quedan restringidas a los hombres

2.Prohibición total de la actividad de las mujeres fuera del hogar a menos que estén acompañadas de un mahram (pariente masculino cercano, como padre, hermano o esposo)

3.Prohibición de tratar con comerciantes masculinos

4.Prohibición de que sean atendidas por médicos varones

5.Prohibición de que estudien en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa. (Los talibanes han convertido las escuelas de niñas en seminarios religiosos)

6.Obligación de usar un velo largo (burka), que las cubra de la cabeza a los pies

7.Se azotará, golpeará e insultará a las mujeres que no vayan vestidas de acuerdo con las reglas de los talibanes o las que no estén acompañadas de un mahram

8.Si no tienen los tobillos cubiertos se les castigará con azotes en público

9.Lapidación pública a las mujeres acusadas de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio (los dos amantes son apedreados bajo esta regla)

10.Prohibición del uso de cosméticos. (A muchas mujeres con las uñas pintadas se les han cortado los dedos)

11.Prohibición de que las mujeres hablen o estrechen la mano de hombres que no sean mahram

12.Prohibición a las mujeres de reír a carcajadas. (Ningún extraño debería escuchar la voz de una mujer)

13.Prohibición a las mujeres de usar zapatos de tacón, que producirían sonido al caminar (un hombre no debe escuchar los pasos de una mujer)

14.Prohibición a las mujeres de viajar en taxi sin mahram

15.Prohibición de la presencia de mujeres en radio, televisión o reuniones públicas de cualquier tipo

16.Prohibición de que las mujeres practiquen deportes o ingresen a un centro o club deportivo

17.Prohibición a las mujeres de andar en bicicleta o motocicleta, incluso con sus mahrams

18.Prohibición de que las mujeres usen ropa de colores brillantes. En términos de los talibanes, estos son “colores sexualmente atractivos”

19.Prohibición de que las mujeres se reúnan para ocasiones festivas como los Eids, o con fines recreativos

20.Prohibición a las mujeres de lavar ropa junto a ríos o en lugares públicos

21.Modificación de todos los topónimos incluida la palabra “mujeres”. Por ejemplo, “jardín de mujeres” ha pasado a llamarse “jardín de primavera”

22.Prohibición de que las mujeres aparezcan en los balcones de sus apartamentos o casas

23.Pintura obligatoria de todas las ventanas, para que las mujeres no se vean desde el exterior de sus casas

24.Prohibición de que los sastres masculinos tomen medidas de mujeres o cosan ropa de mujer

25.Prohibición de baños públicos femeninos

26.Prohibición a hombres y mujeres de viajar en el mismo autobús. Los autobuses públicos ahora han sido designados “solo para hombres” (o “solo para mujeres”)

27.Prohibición de pantalones acampanados (anchos), incluso debajo de un burka.

28.Prohibición de fotografiar o filmar mujeres

29.Prohibición de fotografías de mujeres impresas en periódicos y libros, o colgadas en las paredes de casas y tiendas

La izquierda radical española, esa que hoy critica la retirada y dejar huérfanos de derechos humanos ese país, en su día criticaron la invasión, como acto imperialista; no creo, pero es posible que llevaran razón y que cada pueblo se ocupe de derrocar a sus señores feudales, y al que San Pedro se la dé, Alá se la bendiga.

“Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente”. Groucho Marx. Mientras la ministra Irene Montero, se nota que para estar en forma las personas necesitamos engrase y puesta a punto como los automóviles, culpa de lo que pasa con las mujeres en Afganistán a los países de la OTAN, y a España, por la “violencia estructural” que causa la “industria militar”, una tal Olegaria Marín, con cara de pan de pueblo, escribe en su twitter que es: Podemita orgullosa; sanidad pública; atea; republicana; no binaria; bisexual; antitaurina; feminista; abolicionista; abortista; antiespecista; antifascista; que escribe: “Creo que estamos siendo injust@s con los chicos talibanes, los estamos criminalizando y ellos solo son víctimas de la sociedad. No han conocido otra cosa y dándoles charlas sobre feminismo e inculcándoles valores feministas podríamos cambiarlos fácilmente, ellos nos comprenderán”. Pues nada, que forme un grupo de los que salen a manifestarse en España únicamente cuando el violador no es inmigrante, en el que se integren las del Ministerio de Igualdad, las comunistas-loewe y resto de vividoras de chiringuitos subvencionados, y que marchen a Afganistán a darles esas charlas a los talibanes y quejarse de la falta de paridad en la composición del nuevo gobierno afgano … ¿Quién fue aquél que dijo que no cabe un tonto más en este país?

Antonio CAMPOS

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: