Ministerio de asuntos genitales

Alcalá de Henares, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, cuna de Cervantes, ciudad universitaria, diócesis obispal, doscientos mil habitantes, vigesimonoveno núcleo más poblado de España, sede del Archivo General de la Administración Pública, queda subsumida a nivel nacional por quienes entran y salen de la cárcel Alcalá-Meco, por noticias calamitosas o por hechos anclados en el pasado.

Lo último, por ahora, es el inicio de un expediente disciplinario y suspensión cautelar de empleo por un periodo de seis meses a un profesor de Biología por decir en clase que solo existen dos sexos, el masculino y el femenino, que los hombres nacen con cromosomas XY y las mujeres con cromosomas XX y, aunque se puedan transformar con operaciones, genéticamente siempre van a seguir teniendo los cromosomas XY o XX, por parte de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, a instancia del instituto público IES Complutense, el centro de educación secundaria más antiguo de la ciudad, data de 1933 y fue el primero abierto en la provincia de Madrid fuera de la capital, cuya directora ha manifestado tener “quejas por escrito” de padres de alumnos sobre las enseñanzas de este profesor. A posteriori, todo el mundo trata de justificarse y no sabemos qué fue antes, el huevo o la gallina.

La lucha de clases de los primeros años del siglo XX ha derivado en la lucha de géneros, en la que parece que las batallas se ganan en horizontal, no en el campo del razonamiento, en donde hombres que se siente mujer -eso es lo importante- van a poder boxear, correr los cien metros lisos o competir en levantamiento de peso con mujeres que, además de serlo, se sienten mujeres.

Y se inventan palabras como si fueran Premios Nobel de Literatura: binario, cisgénero, cishetero, despatologización, hetero patriarcal, intersexualidad, progenitora gestante, cónyuge supérstite gestante, trans, trans no binaria y otras por el estilo, desconocidas por nuestros clásicos del Siglo de Oro, los Académicos de la Lengua Española y por el DRAE.

“El feminismo que denigra al hombre no existe; eso es el hembrismo. La otra cara de la moneda del machismo, tan denigrante y rancio como éste. Y es importante que lo entienda todo el mundo: las feministas queremos la igualdad, sin prevalencia de ningún tipo”, dice una psicóloga alcalaína con amplia experiencia en libros y artículos publicados.

Se ha instalado en nuestra sociedad un trastorno obsesivo compulsivo alrededor del sexo, tratando de confundirnos con el género, dando patadas al DRAE que, de siempre, ha sido el “espabila burros” de los semianalfabetos, que son peores que los analfabetos completos, porque estos no han tenido acceso a la cultura, mientras que los otros saben leer y escribir, muchos han ido a la universidad, pero les falta lectura comprensiva, cultura general, equilibrio mental y psíquico, y les sobran mentiras curriculares.

El Consejo de Ministros ha aprobado un Proyecto de Ley con el siguiente nombre: “Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI”, conocida a partir de ahora como “Ley Trans”.

En ella se invierte la carga de la prueba, “corresponderá a la parte demandada una justificación objetiva y razonable para probar su inocencia ante la persona que le acusa”  -para eso, mejor estábamos con Franco en cuyo régimen sí que eras tú quien tenías que demostrar tu inocencia, pero a cambio había mucha más tranquilidad y menos delincuencia callejera- como ocurre en lo legislado para los delitos sexuales, acuérdense del “yo sí te creo” y que el portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, acusado de violencia doméstica, ahora que le ha tocado a él en primera persona, dice que es víctima de una denuncia falsa, con una oposición política que mantiene la boca sellada como todo aquel que asiste a las reuniones de Bilderberg. Y prevé unas multas de hasta 150.000 euros, en el supuesto que el propietario de una vivienda rechace alquilarla a una pareja de gais o lesbianas porque, en su opinión, no haya seguridad en el cobro del alquiler, si ellas/os dicen que lo es en razón de sus circunstancias sexuales; casi sale más barato dar un golpe de estado en Cataluña.

Este proyecto de ley es de república bananera, de regímenes chavistas, nicaragüenses, cubanos, comunistas y derivados varios. Desde el Derecho Romano, la carga de la prueba corresponde a la acusación, lo que es lo mismo, todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

El colectivo TRANS y LGTBI se hacen las víctimas, con carácter general, de desafortunados hechos puntuales que todos lamentamos y que, estadísticamente, son muchos menos que los suicidios, los muertos en carretera, los accidentes laborales o los fallecidos por cáncer; y para ninguno de estos problemas hay un ministerio ni se gastan los millones de euros que se asignan a este Ministerio de Igualdad, mejor sería llamarlo de asuntos genitales, absolutamente desigual, porque ningún alto cargo, o carga, del mismo son personas heterosexuales, salvo la señora ministra, que esa sí que parece gran misionera de la causa.

Los españoles no somos xenófobos (aquí es bienvenido todo extranjero que venga a trabajar y a ganarse la vida honradamente; lo que nadie quiere es que vengan a delinquir y a vivir gratis de nuestros impuestos), homófobos (nadie se mete con lo que cada uno haga en su casa, muchísimos homosexuales ocupan puestos de relevancia política, económica o social, son respetados y conviven sin incidencias de ningún tipo, siendo, de la CCAA de Madrid, Alcalá de Henares donde más homosexuales hay después de la capital; lo que nadie quiere, ni los mismos homosexuales, es la mariquita putañera loca que va provocando a su alrededor), racistas (nadie se mete con nadie por el color de su piel sino por las actuaciones ilegales o delictivas que realizan algunos de ellos), antisemita (nadie se mete con los judíos) o antimusulmán (todo musulmán que se integra en la tierra de acogida es bienvenido y no hay problema de ningún tipo; lo que nadie quiere son guetos, prácticas medievales o atentados).

Que hay algunas personas que se meten, molestan e incluso agreden a estos colectivos, pues sí. Igual que hay algunos curas pederastas, algunos directores de banco infieles con su empresa, algunos militares que incumplen su juramento, algunos futbolistas o tenistas que se venden a las apuestas, algunos periodistas que se dejan sobornar (los famosos sobres de los toreros de los años sesenta, para que ninguno actual se dé por aludido), fontaneros que no pagan el IVA y defraudadores de Hacienda. ¿Son mayoría? No, rotundamente no. La única diferencia es que del tema de ese feminismo mal entendido y del colectivo LGTBI viven muchas personas, evidentemente a costa de subvenciones, que no valen ni para dar sombra al botijo. Antiguamente, cuando los labradores iban al campo a las siete de la mañana, se llevaban un botijo lleno de agua; y para que estuviera lo más fresca posible, lo ponían debajo de un árbol de tal forma que le diera la sombra para que se calentase lo menos posible. Pues eso, ahí hay mucha gente viviendo de agitar la calle que no encontraría ningún puesto de trabajo fuera de la canonjía que cobija ese falso feminismo.

Igualdad, SI. Prevalencia de hombre, mujer, LGTBI, transexual, cuotas por ser no por valer, NO. Y que cada uno, sin meterse con nadie, celebre lo que considere oportuno porque “todos somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Claro que todo esto son nimiedades al lado de la reforma de la Ley de Seguridad Nacional que se prepara por la que, si alguien no lo remedia, el Gobierno podrá movilizar obligatoriamente a los ciudadanos en caso de crisis, además de la obligación de los medios de comunicación de colaborar con las autoridades en la difusión de las informaciones que él les facilite. ¿Hay alguien a quien le suene esto?

Una parte importante de los ciudadanos no es consciente que está dándosele bocados a la Constitución, pellizquitos de monja, y podemos quedarnos sin ella.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 09-07-2021

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: