Ayudemos a las empresas, por caridad

El Grupo CELSA – Compañía Española de Laminación – es el mayor grupo siderúrgico de España, se funda en el año 1967 en Castellbisbal (Barcelona) por Francesc Rubiralta Vilaseca, ingeniero industrial con amplia experiencia internacional, muy conocido, y reconocido, en la sociedad catalana, benefactor del Gran Teatro del Liceo, del Instituto de Empresa Familiar (IEF) y con subvenciones a la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), al IESE Business School y al ESADE de Barcelona; murió en 2010 y fue sustituido por su hijo Francesc Rubiralta Rubió como presidente y CEO de Celsa. Es una multinacional de capital familiar, ​está presente en 120 países, tiene casi 10.000 empleados de forma directa, que alcanzan los 28.500 si consideramos directos e indirectos, y factura más de 4.000 millones de euros al año, prácticamente lo mismo que facturaba en el año 2013, última constancia fehaciente que tengo de sus cuentas.

Adelantado a las políticas de adjetivos verdes, naturales o ecologistas, su filosofía de trabajo ha sido los principios de la economía circular. Actualmente, todas las actividades de las compañías del grupo se desarrollan acorde a estos principios. Devolver productos a su ciclo de vida. Reciclan anualmente más de ocho millones de toneladas de chatarra férrica, lo que supondría más de 1.000 campos de fútbol llenos, evitando así la acumulación de residuos en vertederos y obteniendo nuevamente productos de acero de alto valor para la sociedad sin necesidad de menoscabar los recursos naturales.

El grupo fue creciendo mediante la compra, entre otras muchas, de empresas que tenían problemas de estrangulamiento financiero, como Sidegasa y Nueva Montaña Quijano, la adquisición de viejas factorías de hierro vascas en la que figuraban nombres como los Echevarria, Delclaux y Churruca, catalanas como Altos Hornos de Cataluña, Altos Hornos del Besós y Tycsa, y fuerte expansión en los países nórdicos, a la vez que surgían disputas familiares y se asumía un elevado endeudamiento que tuvieron que refinanciar, alargando plazos (lo que en el mundillo bancario se denomina patada pa´lante) y con cláusulas de reconversión en acciones en el caso de incumplimientos de pago.

Aunque la página web de la empresa no muestra su situación financiera actual ni ha deposito cuentas consolidadas en el Registro Mercantil, los mayores acreedores son los bancos Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y hasta 20 bancos en total, que en 2017 tuvieron que hacer una refinanciación por importe de 2.600 millones de euros, calificada como pérdidas futuras, y que han ido vendiendo por menos del 25% de su valor nominal a fondos buitres, de esos que pretenden comprar a precio de saldo, fraccionando empresas, inmuebles, instalaciones y mercancías para proceder a su venta por separado.

CELSA solicitó al Gobierno de España, a través de la SEPI y acogido al Fondo de Rescate de Empresas Estratégicas, 700 millones de euros a primeros de este año. Ahora, parece ser que el Gobierno pretende que los acreedores hagan una quita del 80% y darles únicamente 550 millones de euros.

De toda esta historia, vista desde fuera, yo saco las siguientes conclusiones:

  • Antes de morir Rubiralta padre, se le estimaba una solvencia superior a los 2.000 millones de euros, que habrá pasado a los herederos, quienes seguirán aumentando su patrimonio con los dividendos obtenidos en los años de bonanza. Pregunta de alumno de bachillerato: ¿No sería lógico que avalaran personalmente la aportación que vamos a hacer todos los ciudadanos españoles para tratar de solucionar su problema?
  • El Estado, Hacienda Pública y Seguridad Social, ¿está al corriente de pago por parte de estas empresas? En caso contrario, ¿está avalada la deuda convenientemente? No olvidemos que ese dinero es también de todos los españoles. Yo tengo en estos momentos un contencioso con Hacienda en el que me reclama 2.200 euros, por disparidad de criterios, que he recurrido al TEAR; y me han obligado a presentar un aval bancario por ese importe.
  • Para hacer el planteamiento que ha hecho la SEPI, no hacían falta alforjas, con que hubieran presentado Concurso necesario, se hubiera llegado al mismo destino.
  • Los bancos, una vez más, pecan con el riesgo comercial de crecimiento. No puede ser que los analistas y responsables de los bancos antes citados sean todos tontos y no se hayan dado cuenta de la situación financiera de este grupo, aunque podría haberse dado otra circunstancia, más factible: Ser conocedores de la realidad, pero haber accedido a la refinanciación para no reconocer la falencia y provisionar la pérdida.
  • Si una empresa como la que estamos hablando dice que necesita 700 millones, salvo prueba evidente en contrario, con lo que quedaría en muy mal lugar la solicitante tratando de engañar al Estado, es que verdaderamente necesita ese importe y no otro menor que se le quiera dar. Una cosa son las necesidades y otra las intenciones.
  • Facturando 4.000 mil millones de euros anuales, con una deuda rabiosa de 2.600 millones y otra a largo de 550 millones, hasta donde sabemos, ¿alguien piensa que podrá cumplir con sus compromisos de pago puntual y dinerariamente?

Dejo para lo último, pero no por ello menos importante, el problema de los trabajadores. Si el Grupo CELSA cayera definitivamente y no se pusiera dinero bueno sobre dinero malo, ¿cuánto le costaría al Estado, política, social y económicamente? Busquemos ahí la respuesta a todo el tinglado que se ha montado acerca de las empresas zombis, muchas de las cuales no volverán a ser rentables nunca, estando condenadas, desgraciadamente, a desaparecer.

Etiquetas:, ,

Una respuesta a “Ayudemos a las empresas, por caridad”

  1. florencioamayahotmailcom dice :

    He leído tu libro y me ha gustado tu exposición de los hechos que estamos viviendo aunque como hemos visto posteriormente, la situación es convulsa y cambiante de un momento a otro por la inestabilidad, el oportunismo y la improvisación. Cada ministro hace sus comentarios y al día siguiente son modificados por otro ministro. Como tu bien dices “la historia sigue…”

    Fe de erratas:
    Pag. 183 Infestados o infectados?
    Pag. 191 tas
    Pag. 309 yas
    Pag. 352 marinistas
    Pag. 358 comparece

    Muchas gracias y a seguir con los escritos aunque los silencien.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: